Вы находитесь на странице: 1из 4

LAS ARTES ORIGINARIAS EN BOLIVIA Y VALOR SOCIO CULTURAL PRODUCTIVO

El arte constituye una de las formas de conciencia social, y especialmente, una de


las formas de comunicación humana, para esto, es necesario aclararnos
primeramente algunos conceptos en torno al papel que juegan las imágenes
estéticas en el mercado capitalista, el cual reduce a la labor creadora del
trabajador, obrero –artista, considerando el arte una mera mercancía. En ese
“juego”, mucho de los creadores de arte producen su obra bajo los cánones y
criterios de la demanda del estado capitalista, y no de la demanda de la necesidad
del consumo del deleite de la obra estética creadora por los grandes sectores
populares productivos laborales (del proletariado). Sino éste se reduce al consumo
en los círculos pequeños de las élites, la pregunta es: ¿cómo se considera la obra
de arte producida por manos del pueblo de obreros, campesinos, mujeres y
hombres, y en especial el arte de las poblaciones indígenas? Para esto, la
producción del arte de los pueblos originarios, si se le reconoce como tal, en una
manifestación estética de los que el mercado capitalista denomina “artesanías o
artesanales”. Dichas manifestaciones, gozan del valor simbólico iconográfico de
ser elaborado por “indios”, y cuando esto sucede, por lo general es totalmente
anónimo. Ante éste atropello del derecho legítimo de su autoría intelectual
individual- colectivo, el arte elaborado por las manos del intelecto indígena, se
convierte nada más en pieza vendible; desde el punto de vista mercantilista, en
una cosa “bonita”, “decorativa”. Más que considerada en una expresión estética
legitima creadora.

En el arte colonial la mano del artista indígena plasmó con sus atributos estéticos
e intelectuales, un sello de identidad que marca la diferencia a lo considerado
netamente europeo colonial; logrando así, un arte exquisito, que lo podemos
apreciar en las numerosas construcciones de iglesias coloniales en
Centroamérica, de igual manera en su cerámica y demás expresiones de la
plástica de dicho periodo.

El etnocentrismo cultural en contra de la producción artística indígena solamente


es un atractivo cosmético de las empresas turísticas con fines económicos
mercantilista, donde se hunde la dignidad productiva del arte de los pueblos
originarios a la miseria económica. Lo exótico y lo vendible, lo cual produce
jugosas ganancias a las clases mercantilistas dominantes y no al indio, en todo
caso, son formas de concepciones del manejo caprichoso de las marejadas, a una
serie de valoraciones antojadizos del comerciante capitalista. En términos
generales. El arte producido en las entrañas del pueblo que denuncia, señala el
pisoteo al cual es víctima, son negadas a la categoría de arte. Las grandes
mayorías de las fuerzas productivas artísticas llamadas el proletariado, en la
producción estética son las que le producen capital financiero a las elites
capitalistas, éstas son consideradas por los estetas burgueses, simplemente
calificadas de artesanías en muchos casos, y no en un arte. No cabe duda que
esto, es una negación al alto nivel estético desarrollado espiritualmente, que
desde los ancestros el arte estuvo ligado a la intención ideológica de transmitir
significados de dominio sobre el otro. En las numerosas imágenes que hasta hoy
en día se produce por las manos de los pueblos testimonios, encontramos muchas
de estas aseveraciones, en torno al papel que juega el indígena como productor
de imágenes estéticas.

Arquitectura

En el territorio boliviano los edificios construidos tras la conquista española


presentan unas características que los distinguen de los del resto del virreinato. La
tradición artística indígena aparece en la rica decoración que cubre el exterior de
los edificios, que se basa en motivos sacados de la flora y la fauna. Este estilo
está claramente marcado en Potosí en el Templo de la Compañía de Jesús, obra
del indio Sebastián de la Cruz.

Escultura y Pintura

De la época colonial existen numerosas retablos barrocos pulcramente realizados,


pero también se conservan numerosas pinturas y tallas de tipo popular. El siglo XX
trajo a Bolivia diversas tendencias modernistas y en particular la "indianista"
originaria de México. Como representantes de esta línea cabe destacar el pintor
Cecilio Guzmán de Rojas y la pintora María Núñez del Prado.

Hasta ahora la educación boliviana se ha movido en el marco de las políticas


educativas de otras latitudes del mundo, la escuela de Bolivia se desarrolla en la
estructura de la economía capitalista, en Bolivia aún se aplica una educación que
ha olvidado sus raíces culturales, que niega valores, pisoteando derechos de
trabajadores, de pueblos indígena originarios campesinos, de la sociedad
boliviana, Latinoamérica fue colonizada por países europeos y norteamericanos,
los países desarrollados nos han impuesto política económica, modelo social,
forma de vida extranjera, cultura, lengua y costumbres.

Esta forma de dominio económico y político ha ocasionado, mayor dependencia


de bolivianos y bolivianas. A nivel nacional el Estado boliviano fue y es exportador
de materia prima, han invadido nuestro país productos manufacturados de otras
naciones, dedicándonos a comercializar estos productos. Por siglos la minería fue
el sostén de la economía del país, en el departamento de Oruro, aún sigue siendo
el sector productivo, falta diversificar otros recursos económicos con que cuenta
nuestra región.

Esta forma de dependencia ha ocasionado que nuestra educación también tenga


muchas dificultades y una orientación más teórica, discursiva, memorística,
repetitiva, individualista, egoísta, conformista, sumisa, consumista, elitista.

El magisterio se ha apropiado de los derechos de niños y niñas. Por la


aculturación ya no quieren hablar su idioma originario, no comprendemos el nuevo
currículo, la nueva ley educativa. En los maestros y la sociedad recae la
responsabilidad de la formación de los estudiantes. El maestro debe ser factor de
cambio.

Todos estos problemas han ocasionado mayor desocupación, miseria, Bolivia no


tiene industrias, empresas grandes, falta profesionales calificados, en tecnología,
la educación ha descuidado la formación de técnicos medios y superiores, la
educación superior se ha dedicado solamente la formación académica, es
necesario realizar un estudio de mercado para evitar la desocupación.

En la actualidad las clases se desarrollan en aula cerrada, donde se encuentran


alumnos y profesores sin comunicarse con la sociedad, la comunidad y el barrio,
se realiza muy poco, el trabajo práctico que es una parte de la educación
productiva. La educación técnica fue devaluada, ya sea en carpintería, albañilería,
mecánica, electricidad, corte y confección y otras especialidades técnicas no eran
consideradas profesionales, no estaban acreditadas, ahora con la nueva ley
educativa es posible este reconocimiento

Cuando los estudiantes del sistema regular aprendían áreas técnicas, no era
considerado válido; en las provincias, la Universidad no reconoce la formación de
técnicos superiores ni técnicos medios. Si quiere continuar a nivel de licenciatura,
el estudiante tiene que empezar de nuevo.

La escuela actual está formando empleados del Estado no emprendedores, con


orientación empresarial, desde el nivel secundario. Los estudiantes bachilleres son
gente desocupada, los estudiantes académicos egresados de las universidades se
encuentran completamente desocupados, gente desempleada, continúan
dependiendo de los padres de familia hasta que egresen de la universidad. La
escuela actual no ofrece una educación para la vida.

Falta mayor coordinación en: educación regular, alternativa, con educación


superior, la universidad, seguimos trabajando en forma aislada, esta forma de
trabajo perjudica la formación profesional de los estudiantes, los recursos
económicos del Estado, el desarrollo social y económico del país.
En el mercado no se puede encontrar profesionales técnicos, no existen albañiles,
técnicos medios, faltan profesores en áreas técnicas, las normales no fomentan la
formación de técnicos, no se forma con orientación técnica humanística.
Antes de la Ley 1565 se contaba con colegios técnico - humanísticos tanto en el
área fiscal, privada, en colegios de convenio de la iglesia, en la Comibol, cambiar
será un proceso en la educación sociocomunitaria y productiva.
Los técnicos del Ministerio de Educación necesitan mayor experiencia y
capacitación en el área técnica y productiva en la nueva política educativa.
Debemos desarrollar la inteligencia, la sociabilidad, afectividad, la emoción, el
pensar y el hacer en la formación de los estudiantes del sistema educativo
boliviano.

En las unidades educativas para la implementación de una escuela productiva, se


necesita laboratorios, gabinetes de computación, talleres, recursos tecnológicos,
áreas de terreno, las infraestructuras actuales se tienen que modificar en el marco
de la nueva ley educativa, para mejorar la formación científica y tecnológica de los
estudiantes.

Para que los docentes vayan implementando el currículo, se debe contar con la
capacitación permanente, de la nueva forma de educación, que relaciona la teoría
con la práctica. Para la nueva forma de educación necesitamos una planificación
participativa de estudiantes, docentes, autoridades municipales, de la
gobernación, autoridades originarias, haciendo lectura de las potencialidades
productivas de cada región o provincia.