You are on page 1of 3

La importancia de un adecuado enfoque didáctico para el logro de aprendizajes útiles para la

vida.

La educación no se trata solo de un proceso que se inicia y se acaba en una institución, esto es
acerca de una formación para la vida, un trayecto donde se identifican y desarrollan tanto
habilidades como actitudes que permiten la supervivencia y la adaptación en una sociedad
exigente y critica. A la hora de seleccionar un formato de enseñanza se debe ser cuidadoso ya que
este puede dar resultados positivos o negativos, por lo general se busca que este sea adecuado y
efectivo para el desarrollo pleno de buenas cualidades.

El sistema educativo debe concentrarse en construir seres capaces de desenvolverse en una


comunidad “Queremos escuelas que brinden conocimientos y comprensión a un gran numero de
personas con distintas capacidades e interés y provenientes de medios culturales y familiares
diferentes, lo cual implica todo un desafío.” (Perkins, 1995, pág. 16) Lo citado anteriormente
demuestra que educar es una tarea de mucha complejidad pero es posible con la adaptación de
un enfoque didáctico competente, los enfoques que se vayan a aplicar deben integrar todos los
elementos del currículo para que estos se comporten de manera recíproca. La importancia de
asignar un buen enfoque radica en la orientación de la construcción de conocimientos y también
en la producción de estrategias que permitan un buen aprendizaje.

Si el sistema educativo promueve enfoques con buenas estrategias, le permite al estudiante


sobre pasar los límites de un sistema repetitivo y memorístico. Actualmente la educación cuenta
con diversas investigaciones y sobretodo con experiencias en diversos métodos que han ayudado
a trazar una dirección para crear un enfoque integral y efectivo.

Un buen enfoque educativo permite una amplia formación del ser humano, un ser creativo,
solucionador de problemas y capaz de integrarse a la sociedad como factor efectivo. Es necesario
tomar en cuenta los avances y cambios que se tienen en la sociedad, las generaciones de hoy no
son las mismas que las de hace diez años atrás, y esto también debe influirá la hora de crear un
nuevos sistema curricular.

Se trata de crear sistemas que sean atractivos y puedan disminuir que enfrenta la sociedad
educativa como; la deserción, el fracaso escolar, la poca sensibilización humana entre otros. Y así
establecer una educación con reflexión, comprensión, conceptos sólidos y desarrollo de
competencias. Una de las herramientas para alcanzar objetivos educativos con sentido son las
acciones pedagógicas que se presentan en el aula por lo que centrarse en estas generara una
buena dirección para una enseñanza efectiva.

La forma en que se adquiere al información ha evolucionado al igual que la educación, en


épocas anteriores cuando se hablaba de adquirir información; se enfatizaba en memorizar,
actualmente se ha decido renovar este concepto, con la idea de completar la información que ya
se tenía y los contenidos se vuelvan significativos y más fáciles de retener para el estudiante.

En modelos pasados (tradicional) se ha notado que el poco interés hacia el estudiante genera
una mínima participación por parte de este en su educación “La escuela tradicional al considerar
que el niño no puede producir nada, limitaba su horizonte a una mera repetición de conocimientos
y actividades” (Gutiérrez, 2000, pág. 156), un buen enfoque debe ser capaz de integrar al
estudiante como el centro de este proceso, pero sin opacar al docente. Para un buen resultado en
la educación es indispensable la implementación completa de todos los elementos curriculares ya
que esto permite una alimentación recíproca, lo cual es ideal en un sistema tan extenso como lo es
la educación.

Otro punto que se debe resaltar; es la adecuación de un buen ambiente con el enfoque
educativo, no todos los ambientes son aptos para todos los enfoques. Debe existir un poco de
coherencia en este aspecto, ya que esto va a actuar como un estímulo positivo en el estudiante y
le va a permitir a este ser el autor de su educación.

Una educación con gran índole proporciona a los estudiantes desafíos, retos y problemas para
que estos puedan desarrollar su autonomía, que en ellos se despierte el interés de investigar y
buscar soluciones. Actualmente la educación propone la investigación como estrategia, el
problema radica en la imposición de un reto ya que este solo investiga información pero no sabe
cómo aplicarla. El aprendizaje experimental debe tener un espacio en la educación, este influye
positivamente en el estudiante debido a que esta permite una participación activa, significativa y
experimental, que les desenvuelve la responsabilidad por su educación.

Es importante integrar un enfoque educativo con actividades grupales e individuales, para que
el estudiante se pueda desarrollar de manera independiente pero a la vez que desarrolle
habilidades sociales. La idea es que el estudiante se pueda desenvolver de buena manera con sus
pares en el proceso de educación.

En la educación actual es conveniente que el estudiante pueda construir sus propios


significados, así que los enfoques deben permitir un espacio en que esto sea posible, todo esto
con el fin de promover un ser crítico, capaz de aportar ideas fundamentadas para el bien de otros,
que su manera de expresarse sea asertiva y eficaz ante los ojos de otros.

Si enfoque efectivo es aplicado en las aulas, esto alivianara la carga para el docente, algunos
enfoques se centralizaban específicamente en la función del docente, este era considerado como
una máxima autoridad, responsable de mantener las disciplina y de impartir conocimientos a una
gran cantidad de estudiantes, estas tareas representan una gran carga y al final son inútiles debido
a que el estudiante no aprendía nada, solo memorizaba.

Poner en práctica un buen modelo simboliza una actividad igualitaria entre docentes y alumnos,
lo que le permite al maestro ser un acompañamiento confiable que apoya, ampliar, enriquecer y
clarificar los conocimientos que el alumno va construyendo a través de las actividades que este
propone. Se trata de crear un vínculo de confianza entre docente y estudiante, que exista respeto
y a la vez cariño para que esto genere un gusto por ir al colegio y no se vea como una obligación
forzosa y desagradable.

La utilización de materiales adecuados para impartir las clases, también interfieren en la


aplicación de un buen enfoque, los materiales deben ser variados, que puedan captar la atención
de los niños y que no se vuelvan tediosos. El uso de la tecnología es un recurso con mucho
potencial, este permite la creación de estrategias creativas y divertidas para los alumnos, solo se
debe tener cuidado al ponerlo en práctica y evitar caer en la dependencia de esta técnica.

Un enfoque que permita el acercamiento tecnológico ayuda más adelante a los estudiantes,
esto les da la oportunidad de descubrir, manejar y desarrollar habilidades en esta área que son
requeridas en una época tecnológica como la de ahora. Como se ha dicho anteriormente el
proceso educativo, debe contemplar la evolución de la sociedad y hacer todo lo posible para
acoplarse a esta.

Una educación de calidad va a permitir el fomento de valores en los estudiantes, más que este
es uno de los fines que se encuentra en la ley fundamental de la educación, se debe propiciar un
ambiente en donde se pongan en práctica estos valores, pero no solo el estudiante sino que todos
los profesionales en el ámbito educativo deben ser un ejemplo de estos “ no debería limitarse a
enseñar como actuar, sino que debería actuarlo y ofrecer a sus alumnos la ocasión de ponerlo en
practica” (Spiegel, 2000, pág. 60). Esto más adelante va a originar ciudadanos responsables y
respetuosos hacia los derechos de otros.

Aplicar de buena manera un buen modelo didáctico va a facilitar el aprendizaje y la obtención


de conocimientos va a ser eficaz. Es importante ser conscientes que una institución educativa
debe tener una base en donde apoyar y sustentar su labor, ya que este permite estructurar la
visión del proceso educativo. “Por lo tanto, educar implica tener la fantasía de una sociedad mejor,
y tener la posibilidad de hacer algo al respecto.” (Spiegel, 2000, pág. 22). La educación debe sobre
pasar barreras y dejar de limitarse a las aulas, esta es una herramienta poderosa para formar una
generación con grandes proyectos y humildes corazones.