Вы находитесь на странице: 1из 7

Narrador

Era un sábado por la mañana de Agosto de 1831, y un extraordinario día para el comienzo del
agricultor Guillermo Miller. Pues en el transcurrió de media hora ocurrió algo en su vida la cual le
cambiaria completamente.

Guillermo Miller no quería salir a predicar, pero este hizo un pacto con Dios de que si recibiría una
señal de que el saliera a predicar el saldría.

Es cuando aparece su sobrino Pidiéndole que vaya a la iglesia a predicar sobre la segunda venida,
tema el cual estudiaba Guillermo.

Como muchos otros que se han unido a las filas para seguir a Cristo, Guillermo miller era un
novato e indeciso pero este modesto agricultor de New york llegaría a ejercer una gran influencia
en la vida de miles de hombres y mujeres alrededor del mundo, ´pues ingreso en el bosque de
arces como un agricultor, pero regreso transformado en un predicador.

2300 daniel 8

Daniel 12

1818

Daniel 8:14

La primavera a de 1844 no llego y la profecía de Miller no llegó.

Lo que empoezo con algo dulce y esperanza termino con un CHASCO.

Primera escena
Desterró de la familia de ELENA.

Toda la familia se encontraba reunida en la iglesia, lugar de donde fueron desterrados y


expulsados por el pastor de la iglesia por creer en la segunda venida del señor.

DESTERRADOR: las palabras de miller y sus seguidores, ¡son falsas!, aquellos seducidos por sus
dulces promesas nooo tienen lugar en este templo, por eso deben ahora en nombre de Dios,
renunciar a estas ideas rádicales, ¡si no lo hacen, no serán bienvenidos en este templo!.

Robert: se para y menciona “usted cree que nos está echando. pero el anuncio el anuncio del
señor Miller, del regreso de cristo no puede ser ignorado. debemos seguir la palabra de dios, por
sobre la del hombre, no callaremos estas buenas noticias, y si debemos irnos nos iremos. mi
familia siente una gran alegría al esperar el regreso de cristo, sentimos amor el amor de Jesús, nos
levanta nos lleva hacia adelante. y nos guiará a casa.
Luego de que hubiese un intercambio de palabras entre robeth (padre de elana) y el anciano de la
iglesia. Robeth y su familia de retiraron.

El 22 de octubre de 1844.Desde muy temprano salieron al campo esperando la venida del señor,
tal como miller había predicado.

Mientras pasaba el tiempo las personas vendían sus cosas, propiedades, mucho se bautizaron. Los
líderes de las iglesias, volvieron a su casa para pasar en familia.

Y al ver que no venían, se sintieron decepcionados.

Escena 2. Todos lloran porque dios no vino, se sienten decepcionados.


PEQUEÑA ESCENA donde ectuan la compra venta de terrenos

Escena 3:
Narrador: mietras tanto en la casa de elena todos se sentían muy tristes, y como muchos
empezaban a perder la fe.

Elena: seguiremos esperando.

Elizabeth: ¿HASTA CUANDO?

Roberth: el tiempo necesario.

Escena 4.
Los primeros cristianos creyeron, pensaban que Dios haría un reino terrenal no celestial,
después de la muerte de Jesús. Daniel cap. 7 dice… es decir que está en el cielo, Jesús se volvoio
en el sumo sacerdote y paso del santuario terrenal al santuario celestial

Se dieron cuenta de que hablaban de un reino celestial.

Hairan se da cuenta.

Hairan anima a sus hermanos a orar.

Hairam: el señor escucho nuestra oración, ilumino nuestro gran chasco.


Los precursores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día concibieron el pensamiento de que
en esta fecha Jesucristo pasó del «lugar santo» del santuario celestial, al «lugar santísimo»,
donde comienza a juzgar a los profesos cristianos de todos los tiempos. Al concluir este juicio,
Jesucristo volvería a la Tierra (Segunda Venida de Jesucristo).2
Miller consideró que las 2300 tardes y mañanas mencionadas en el Libro de Daniel (8:14) eran
en realidad años.3 Se basó para ello en diferentes textos y pasajes de la Biblia:

 Libro de los salmos (77:5): «Consideraba los días desde el principio, los años de los
siglos».
 Levítico (25:8): «Y contarás siete semanas de años, siete veces siete años, de modo que
los días de las siete semanas de años vendrán a serte cuarenta y nueve años».
 Libro de los números (14:34): «Conforme al número de los días, de los cuarenta días en
que reconocisteis la tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada
día; y conoceréis mi castigo».
 Libro de Ezequiel (4:6): «Cumplidos estos, te acostarás sobre tu lado derecho segunda
vez, y llevarás la maldad de la casa de Judá cuarenta días; día por año, día por año te lo
he dado».

 En el Libro de Daniel (9:24) se afirma que 70 semanas serán cortadas (de los 2300 años)
para poner fin a la expiación, o sea para que se cumpliera la profecía de que Jesucristo (el
Mesías) iba a morir por los pecados de los seres humanos.

 En el Libro de Daniel (9:25) se explica que esos 2300 años comenzaron cuando los judíos
que estaban cautivos en Babilonia regresaron a Jerusalén a restaurarla y reedificarla. Esto
sucedió a partir del decreto dado por Artajerjes en el año 538/537 a. C., el cual se hizo
efectivo hasta el 457 a. C

Escena 5
Narrador: Joseph Bates, uno de los primeros Adventistas en guardar el sábado como día de reposo
bíblico. uno de los pioneros que empezó a difundir la verdad sobre el sábado fue JOSE bates, quien
tenía una imprenta. Decidió escribir las visiones de Elena. Aun no teniendo suficientes recursos
económicos y empezando a perder la confianza de su esposa.

jose wathes: te prometo, que regresare con nuevo entusiasmo, nesecito reunirme con el
REVERENDO Wilder.

ESPOSA, prudy : PERO NOSOTROS?, NESCETITAMOS SALIR DE ESTE APURO, NO TENEMOS NI UN


CENTAVO, A DONDE TE LLEVARA ESTE ASUNTO DE LOS SÁBADOS!?

JOSE: sigo mi corazón, creo en la palabra de Dios, no conozco otra manera de comprobar la
verdad.

Narrador: La Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce al sábado como señal distintiva de
lealtad a Dios (Éxo. 20:8-11; 31:13-17; Eze. 20:12, 20), cuya observancia es pertinente a todos los
seres humanos en todas las épocas y lugares (Isa. 56:1-7; Mar. 2:27). Cuando Dios “descansó” en
el séptimo día de la semana de la creación, también “santificó” y “bendijo” este día (Gén. 2:2, 3),
separándolo para un uso sagrado y transformándolo en un canal de bendiciones para la
humanidad. Aceptando la invitación para dejar a un lado sus “propios intereses” durante el sábado
(Isa. 58:13), los hijos de Dios observan este día como una importante expresión de la justificación
por fe en Cristo (Heb. 4:4-11).

Narrador.

Alguno hermano que no perdieron la fe se reunían para seguir a lavando a Dios.

Reunión para acordar el día sábado.

Hermana cuth: no entiendo porque Jesús no vino pero aun creo en las promesas de la biblia, y lo
que dice que algún día volverá. Por eso me aferro a la esperanza adventista.

Pastor: gracias señora cuth. ¿Alguien más desea hablar hoy?


Hermano x: yo elijo compartir mi fe, con aquellos que honran el día sagrado del séptimo día de la
semana, de hoy en más prometo observar el sábado como Dios no ha mandado.

Escena 6 las visiones de Elena


Diciembre de 1844

Toda la familia de ELENA esta orando, y en plena oración ELENA se desmaya.

Recibiendo su primera visión.

ELIZABETH: HAY NO, no esta respirando. ELENA despoierta eleeenaaa.

Voz del angel: yo soy el mensajero de Dios, miren otra vez un poco mas alto, no al final sino al
comienzo.

Sara:

Despierta Elena,

Elizabeth: te sientes bien, ven siéntate aquí, estábamos preocupados pesábamos que te habías
muerto.

Elena me llevaron a otro lugar, encima del mundo y yooo.. escuche una voz, la voz me hablo.

Elizabeth: yo estaba orando por ti, ¿escuchaste mi voz?

Elena: noo… creo que me hablo un ángel, vi a los creyentes caminando en la Venida hacia la ciudad
celestial, miestras mirando a Jesús quien les guiaba. Estaban a salvo, este mundo es tan oscuro. He
visto un mundo mejor y ha aruuinado este para mí. (llorando)

Escena 7
Carreta

Elena: siento que mis fuerzas se renovo hoy ELIZABETH. Vi cosas maravillosas oi cosas.

Elizabeth: si tu lo dices

Elena: Elizabeth nunca mentí sobre nada.

Elizabeth: no te digo que te estoy mintiendo, te desmayaste por la enfermedad, no sabes lo que
dices.

Elena: el espíritu santo me mostro el clamor de media noche y me explico nuestro chasco,
estimulo nuestra esperanza adventista, y muchos no escucharon y se perdieron.

Elizabeth: tuviste un accidente de niña, quedaste débil, no tendrás una vida normal, no te casaras,
no tendrás hijos lo entendemos, pero esta no es la manera de llamar la atención.

Elena: ¿Por qué me hablas asi?, te aseguro que digo la verdad.


Elizabeth: esta es mi verdad. Cristo no volverá pronto y termine con los grupos de oración.

Elena : ¿pero Elizabeth?

Elizabeth: nooo ya me oiste, tomame como una de las perdidas.

Escena 8
Elena empezó a compartir lo que había visto en sus visiones, pero tenía mucho miedo de nadie
le creyese. Pero impulsada y sintiéndose comprometida empezó a compartir lo que había visto
en visiones.

Pastor: estamos reunidos aquí, gente de distinta fe por nuestro compromiso con jesus y porque
aceptamos la biblia como la palbra de jesus, para guiarnos. Esta mañna un miebro d enuesytra
comunidad, ELENA HARMONT, fue invitada para hablarnos. Compartirá con nosotros en DON
que Dios le ha dado.

Elena : no se si pueda hacer esto.

Su madre: ten fe, estar aquí ya es un acto de valentía.

Pastor: señorita harmont

Elena: estaba horando en la casa de la señora harmon, me desmaye y sentí la presencia del
espíritu santo, me eleve por encima del mundo oscuro yyyy busque a los adventistas pero no los
encontré, una voz, un angel me dijo “mira otra vez” y luego busca mas arriba, entonces vi un
camino recto y angosto por arriba del mundo oscuro, los adventistas andavan por un camino
hacia una ciudad brillante y sagrada, había uz detrás d elos creyentes, la que el angel me dijo
erael clamor de media noche. El angel me confirmo que las palabras del señor miller eran ciertas
y que la fecha era el comienzo del viaje y no el final y que todos estaban a salvo si miraban a
jesus, quien los guiaba a la ciudad sagrada, algunos se cansaron, la ciudad estaba muy lejos.
Pero jesus los alentaba levantando la mano derecha, del cual venia una luz maravillosa que
iluminaba a todos los adventistas y mientras gritaban “aleluya”.

Escena 9.
Durante sus primeros viajes conoció a Ellen G. Harmon con quien se casó el 30 de agosto de
1846. James y Ellen tuvieron cuatro hijos varones, Henry Nichols (n. 26 de agosto de 1847, m.
8 de diciembre de 1863), James Edson (n. 28 de julio de 1849, m. 3 de junio de 1928), William
Clarence (n. 29 de agosto de 1854, m. 31 de agosto de 1937) y John Herbert (n. 20 de
septiembre de 1860, m. 14 de diciembre de 1860).2

Llegando a la congregación elena conocen Jaime.

JAIME: hola es un placer conocerla señorita harmont, me recuerdas soy Jaime White, pastor de la
conexión cristiana. Conozco a su padre, distribuimos folletos juntos.

Elena: es un placer señor White. B

Jaime: oi muchos elogios sobre su obra para el señor.

Elena: yo ohi elogios también, pero es una gran sorpresa para mi también.
Jaime: le puedo preguntar su edad señorita harmont?.

Elena: ¿cumpliere 18 próximamente señor White, y ud. Señor White?

Jaime: tengo 23 años

Narrador

Elena y jamine empezaron a noviar, casándose el 30 de agosto de 1846.

Saliendo de la iglesia después de haberse casado

Elena : elena g de White, suena bien no te parece?

Jaime. Es cierto, el nombre le sienta bien, señora White…momento de desilusión…

Que pasa?

Elena: siempre imagine este momento en una iglesia, pero no tenemos una nuestra

Jaime se acerca y la besa.


El trabajo de Elena de White se hizo más llevadero y eficiente porque Jaime siempre la
apoyó. Dios unió ese matrimonio para que uno ayudara al otro a cumplir su misión. Cuando Jaime
se enfermó, Elena lo cuidó con mucho cariño. Después que él murió, ella continuó sola el trabajo
que habían
comenzado. Ellos fueron sepultados uno al lado del otro. Cuando Jesús regrese, creo que habrá
mucha alegría; y ellos finalmente podrán abrazarse de nuevo.

ESCENA 10

Elección de un nombre y una constitución

En 1860, el movimiento inexperto finalmente eligió un nombre, «Adventista del Séptimo Día», el
cual representaba las creencias distintivas de la iglesia.26 Tres años más tarde, el 21 de mayo de
1863, se formó la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día y se convirtió en la
organización oficial de la Iglesia. En este encuentro, que se llevó a cabo en Battle Creek, se adoptó
una constitución la cual contenía nueve artículos.

Influencia de Ellen G. White

Aunque Ellen G. White (1827–1915) nunca tuvo un cargo oficial, fue un personaje dominante. Ella,
junto a su esposo James White, y al pionero Joseph Bates, dirigieron la denominación hacia un
enfoque en el trabajo misionero y médico, el cual sigue siendo de gran importancia para la iglesia
en el siglo xix.

Bajo la orientación de Ellen White, hacia 1870 la iglesia dirigió su atención al trabajo misionero y
las reuniones de reavivamiento, triplicando su membrecía a 16 000 en diez años, y hacia 1901 el
rápido crecimiento continuaba con un total de 75 000. En este tiempo, la iglesia operaba dos
colegios, una escuela médica, una docena de academias, 27 hospitales y trece casas publicadoras.3
En 1945, la iglesia reportaba 226 000 miembros en los Estados Unidos y Canadá y 380 000 en el
resto del mundo; el presupuesto era de $29 millones de dólares y la matrícula en la entidades
educativas de la iglesia era de 40 000.28 En 1960, se registraban 1 245 125 miembros en todo el
mundo con un presupuesto anual de casi $100 millones de dólares. La matrícula en las escuelas,
colegios y universidades era de 290 000 alumnos.29 En el año 2008 la membrecía global era de 15
921 408 con un presupuesto de aproximadamente $451 789 millones de dólares. El número de
alumnos en instituciones de la iglesia era de 1 538 607.30