You are on page 1of 12

APLICACIONES DE LA PERFORACION HORIZONTAL

Entre las aplicaciones de la perforación horizontal tenemos

Recuperación Mejorada de Crudo

Los pozos horizontales han sido utilizados en procesos de recuperación mejorada de crudos;
tales como: Inyección de agua, fluidos miscibles y recuperación de petróleo por métodos
térmicos, ya que pueden ser empleados como productores o inyectores. Los pozos
horizontales son usados como inyectores para lograr un mayor desplazamiento de los fluidos
hacia los pozos de producción, así como también un incremento en la eficiencia de barrido,
debido a que poseen una mayor área de contacto con el yacimiento y reducen el número de
pozos requeridos para la inyección.

METODO DE RECUPERACION SAGD

Método de producción térmica para el petróleo pesado que forma un par entre un pozo de
inyección de ángulo elevado y un pozo productor cercano perforado a lo largo de una
trayectoria paralela. El par de pozos de ángulo elevado se perfora con una separación vertical
de alrededor de 5 m [16 pies]. El vapor se inyecta en el yacimiento a través del pozo superior.
A medida que el vapor sube y se expande, calienta el petróleo pesado y reduce su viscosidad.
La gravedad fuerza al petróleo a drenar hacia el pozo inferior donde se realiza la producción.

ANTECEDENTES

Antecedentes y Desarrollo <br />Del Proceso SAGD <br />La idea de drenaje por gravedad fue
concebido originalmente por el Dr. Roger Butler, un ingeniero del Imperial Oil en el año 1969.
Pero no fue hasta 1975 cuando el Imperial Oil lo transfirió a Calgary, Alberta, al frente de una
importante investigación acerca de este proyecto. Puso a prueba el concepto en un piloto en
Cold Lake, que aparece como uno de los primeros pozos horizontales en la industria, con
inyectores verticales. A partir de ser considerado ineficiente por el Alberta OilSandsTechnology
and ResearchAuthority (AOSTRA) en los 80, se dio lugar a la primer prueba de pozos dobles
horizontales SAGD, en el Underground Test Facility (UTF) en las OilSands de Athabasca, donde
se probó la factibilidad del concepto. Los primeros pozos SAGD realizados en el UTF fueron
perforados horizontalmente desde un túnel en la piedra caliza, accediendo desde el tunel
vertical de una mina. El concepto coincidió con el desarrollo de técnicas de perforación
direccional que permitió a las empresas de perforación, realizar pozos horizontales con
precisión, mas baratos y eficientes.<br />
OTRAS Aplicaciones de los pozos horizontales

Yacimientos con Empuje de Agua o Capa de Gas

Uno de los factores más importantes que limitan la producción de petróleo mediante
pozos verticales cuando existe un acuífero o una capa de gas asociada al yacimiento, es la
tendencia de estos fluidos a invadir la zona de producción del pozo. En estos casos el pozo
debe completarse a una distancia de los contactos que evite la temprana irrupción de los
fluidos por efecto de la conificación. Un pozo horizontal tiene un mayor contacto con la
formación por lo que la caída de presión para una producción dada es menor que en el
caso de un pozo vertical. Esta disminución de la caída de presión, reduce la tendencia del
agua o gas a conificarse.

Yacimientos Naturalmente Fracturados

Muchos yacimientos de baja permeabilidad, están conectados por fracturas verticales o


aproximadamente verticales. Para obtener una alta producción se debe obtener la
conexión de un pozo con esas fracturas. Con pozos horizontales puede lograrse el contacto
del pozo con la mayor cantidad de las fracturas y así mejorar la productividad en forma
sustancial.

Yacimientos de Alta Permeabilidad

En pozos verticales, la velocidad del gas en la cercanía del pozo es alta, lo cual produce un
efecto de turbulencia que origina una disminución de la presión que restringe la tasa de
gas. El efecto de turbulencia puede reducirse por un fracturamiento de la formación el cual
reduce la velocidad del gas alrededor del pozo.

Yacimientos de baja permeabilidad

Los pozos verticales difícilmente drenan grandes volúmenes de gas debido a que la
permeabilidad es baja, siendo necesario un fracturamiento o una estimulación para drenar
el yacimiento. Dado a esto presentado los pozos horizontales surgen como una alternativa,
ya que reducen el número de pozos verticales requeridos para drenar el yacimiento,
debido a que el espaciamiento entre los pozos debe ser menor en comparación con un
yacimiento de alta permeabilidad.

Yacimientos de poco espesor de arena

La relación de índices de productividad decrece a medida que el espesor del yacimiento


aumenta, ya que se puede obtener una mayor ganancia en el área de contacto, es decir,
que en la perforación de yacimientos de grandes espesores, el incremento de
productividad de un pozo horizontal es menor en comparación a in pozo vertical, a
diferencia de los yacimientos que poseen poco espesor, donde el incremento en la
productividad de un pozo horizontal es significativo en comparación con el pozo vertical.
Parámetros y limitaciones en la planificación de un pozo horizontal En la planificación de
un pozo horizontal se deben adoptar ciertos criterios de acuerdo a la factibilidad de la
aplicación del mismo, del desarrollo que puede aportar y de mayor importancia del ámbito
económico que este representa.

Modelo geológico

En la perforación de un pozo horizontal se requieres contar con la mejor caracterización


geológica posible de la zona a perforar y de las propiedades petrofísicas del yacimiento.
Además de considerar el buzamiento, fallas, heterogeneidades, extensión lateral del
yacimiento, comunicaciones entre arenas, contactos entre los fluidos.

Espesor del yacimiento

Dado a que los pozos horizontales resultan más efectivos en yacimientos que presentan
espesores pequeños debido a que el índice de productividad que estos presentan es
mayor en comparación con un pozo vertical, es de suma importancia determinar el
espesor que presenta el yacimiento, lo cual puede efectuarse a través de mapas isópaco-
estructurales o de registros. En yacimientos con poca capa de gas y acuífero activo,
muchos resultados de campo demuestran que para obtener resultados económicos
factibles, necesario tener espesores de más de 20 pies por yacimiento.

Permeabilidad vertical de la formación

Para que un pozo horizontal presente una buena productividad, el yacimiento que está
drenando el mismo, debe poseer buena comunicación vertical. En yacimientos donde
existan demasiadas intercalaciones de barreras de lutitas no es recomendable la
perforación de pozos horizontales.

Espaciamiento entre pozos

Cuando existe la perforación de pozos muy próximos entre si en yacimientos altamente


drenados puede ocurrir la interferencia entre ellos. Además dado a que los pozos
horizontales pueden drenar mayor área que los pozos verticales obteniendo así mayor
porcentaje de recobro en un mismo tiempo se recomienda perforar los primeros
mencionados con un mayor espaciamiento de modo que se obtengan menores costos de
perforación y mayor ganancia económica. Dirección de las fracturas Tomando en
consideración que un porcentaje grande de pozos horizontales han sido perforados
exitosamente en yacimientos naturalmente fracturados, la dirección e intensidad de las
fracturas son parámetros claves en la programación de este tipo de pozos, ya que el
número de fracturas interconectadas por la sección horizontal va a obedecer a la dirección
que estas posean. Asimismo con la intersección de varias fracturas se garantiza un
incremento en la productividad del pozo horizontal, sobre todo si la intersección es
perpendicular a la dirección de las fracturas.

Longitud del hoyo

El diseño de un pozo horizontal incluye definir la longitud óptima del hoyo, siendo esta
uno de los factores que más influyen sobre la productividad. Para investigar la
productividad del pozo horizontal el pozo es visualizado como una fractura vertical de
conductividad infinita. Dependiendo de los parámetros del hoyo la recuperación de
hidrocarburos es influenciada por la longitud del mismo.

Área de drenaje de pozos horizontales

Debido a la longitud de los pozos horizontales, en un periodo de tiempo dado bajo


condiciones de operaciones similares, un pozo horizontal drenaría un área mayor del
yacimiento que un pozo vertical. Conociendo que un pozo vertical drena un área circular
de radio re y en un periodo de tiempo determinado, entonces esta información puede
usarse para calcular el área de drenaje de los pozos horizontales.

Ventajas y desventajas de la perforación horizontal

· Mejora la eficiencia de barrido.


· Incrementa la productividad del yacimiento y mejora el recobro final
del mismo, debido a que se incrementa el área de contacto entre el
yacimiento y el pozo.
· Reduce la conificación y/o adedamiento de los fluidos viscosos.
*Ventajas de pozos horizontales:

1: Mejorar la eficiencia del barrido en proyecto de recuperacion de petroleo.

2: incrementar la productividad del yacimiento y mejorar el recobro del mismo.

3: reduccion de la codificacion de agua y gas en formaciones con problemas de interfaces de


fluido y los problemas de produccion de area.

4: posibilidad de explotar yacimientos con bajo porcentaje de recobro.

5: aumentar el indice de productividad de 3 a 5 veces en comparacion con un pozo


convencional.

6: en caso de arenas delgadas ( de 10 a 20 pies resultan mas economicos producir por pozos
horizontales.

Ventajas que ofrece la Perforacion de los Pozos Horizontales

Las principales ventajas que presenta un pozo horizontal con respecto a un pozo
vertical son las siguientes:

 Aumenta el índice de productividad de tres a cinco veces, para una misma


caída de presión.
 Incrementa el área de drenaje por pozos en el yacimiento
 Reduce la conificación y canalización de agua y/o gas.
 Mayor petróleo producido por pozo al final de su vida, con la consecuente
reducción del número de pozos requeridos para desarrollar un yacimiento.
 Puede remplazar cuatro pozos verticales en un mismo yacimiento.

Desventajas que ofrece la Perforación de los Pozos Horizontales


Algunas de las desventajas que poseen los pozos horizontales con respecto a los
verticales son:

 Altos costos de perforación, debido a que se requiere mayor tiempo de


taladro que en un pozo vertical y el incremento del riesgo a presentar problemas
operacionales.
 Las barreras de permeabilidad vertical limitan la eficiencia de barrido vertical.
 Las opciones de recompletación son limitadas, en los casos en que se desee
controlar los problemas ocasionados por altos cortes de agua y/o altas
relaciones gas/petróleo.
 Requieren fluidos especiales y libres de sólidos para prevenir el daño a la
formación.
 Altos costos de perforación, debido a que se incrementa el tiempo y el riesgo de
problemas operacionales.
 Las opciones de recompletación son limitadas especialmente cuando se trata de
alto corte de agua y/o alta relación gas/petróleo.
 altos costos de perforación, debido a que se requiere mayor tiempo de
perforación que en un pozo vertical y el incremento del riesgo al presentar
problemas operacionales
 las opciones de recopletacion son limitadas, en los casos en que se desea
controlar problemas ocacionales por altos cortes de agua y alta relacion gas
petroleo
 requieren de fluidos especiales y libres de solidos para prevenir el daño en la
formacion
 en yacimientos fracturados el pozo podria no interceptar las fracturas aun
trayendo la trayectoria planificada
 la corrida de registro presenta dificultad para corregir el rumbo de la
perforación.
Perforación Horizontal Vs. Perforación Vertical:
El pozo vertical atraviesa todo el espesor de la formación, mientras que en el horizontal
la mecha penetra por el centro del espesor de la formación hasta la longitud que sea
mecánicamente aconsejable.
−El ángulo de penetración del hoyo horizontal en la formación tiene que ver con la
facilidad de meter y sacar la sarta de perforación del hoyo. A medida que la longitud
del hoyo horizontal se prolonga, la longitud y el peso de la sarta que descansa sobre la
parte inferior del hoyo son mayores. Esto crea más roce, más fricción, más esfuerzo de
torsión y más esfuerzo de arrastre al extraer la sarta de perforación. Condiciones
similares de esfuerzos se presentan durante la inserción y cementación del revestidor
de terminación y durante la toma de registros o perfiles corrientes o integrantes de la
sarta de perforación.

LIMPIEZA DE HUECO.
En las secciones horizontales los cortes de la perforación tienden naturalmente a caer
a la cara inferior del pozo, formando acumulaciones que restringen el movimiento de
tubería, aumentando el arrastre, lo cual puede llevar a una pega de tubería.
Varias precauciones se toman con el fin de evitar esto:
Velocidades anulares altas, que produzcan flujo turbulento en la sección horizontal (Las
bombas del taladro deben ser capaces de suministrar altas ratas de flujo que permitan
esto).
Eficiente equipo de superficie que mantenga al mínimo el contenido de sólidos en el
lodo. Un umbral de geles alto pero un bajo punto de cedencia (yield point). Circular
exhaustivamente antes de sacar tubería.
Los factores que mas afectan la limpieza del pozo son:
Velocidad de flujo en el espacio anular.
Inclinación del pozo.
Propiedades y régimen de flujo del fluido de perforación
Ritmo de penetración.
Excentricidad entre la tubería y agujero.

LIMPIEZA DE POZOS

¿PARA QUE SE HACE LIMPIEZA DE POZOS?

Un tratamiento de limpieza del pozo utiliza el ácido para eliminar los residuos
de cemento, lodo de perforación, la escala y los desechos de perforación de
un pozo. Hay poca o ninguna circulación de ácidos durante la limpieza de un
pozo.
La acumulación de arena y sólidos en los pozos perjudica significativamente
la producción de petróleo y gas. De hecho, prácticamente la mitad de las
operaciones con tubería flexible conllevan trabajos de limpieza de pozos para
la remoción de los escombros.
La integración innovadora de equipos, los programas de computación, los
sistemas de limpieza a base de fluidos y la vigilancia rutinaria de los
tratamientos ayuda a los ingenieros a reducir el costo y el riesgo de las
operaciones de limpieza de pozos y restituye la producción en menos tiempo.

¿COMO SE HACE LIMPIEZA DE POZOS?

Aproximadamente para la misma época, los exploradores de petróleo de


Texas comenzaron a utilizar una técnica innovadora para evitar que declinara
la producción de petróleo; el torpedo. Un “torpedista” baja cuidadosamente en
el pozo cantidades sustanciales de nitroglicerina.

Una vez que los recipientes con nitroglicerina alcanzaban su objetivo, se


dejaba caer un peso en el pozo, poniéndose en marcha una secuencia de
eventos que culminaban con una explosión espectacular y, con un poco de
suerte, estimulaban el pozo removiendo sus escombros y reiniciando el flujo
de petróleo.

Hoy en día, los ingenieros utilizan métodos más seguros y más eficaces para
eliminar la arena y otros escombros del pozo. En este artículo, algunos
ejemplos de América del Norte, el Mar del Norte y Malasia demuestran cómo
los procesos de limpieza de pozos cuidadosamente diseñados e integrados
ahorran tiempo, reducen costos y riesgos, así como también mejoran la
eficiencia operacional, permitiendo al mismo tiempo que los operadores
produzcan más petróleo.

TRANSPORTE DE SOLIDOS HACIA LA SUPERFICIE

El relleno del pozo constituye una preocupación importante para los operadores de
todo el mundo. Este problema, que inhibe la producción, se encara normalmente a
través de intervenciones con tubería flexible (TF). No obstante, a medida que aumenta
la complejidad de los pozos y de las terminaciones y la producción de reservas se lleva
a cabo en condiciones cada vez más dificultosas, se presentan ambientes en los que las
técnicas de limpieza con TF convencionales no resultan adecuadas para una remoción
efectiva del relleno.

Las operaciones de limpieza de pozos constituyeron unas de las primeras aplicaciones


para los servicios de TF. Las estimaciones globales indican que casi un 50 % de las
operaciones con TF se llevan a cabo para remover sólidos y escombros móviles, tales
como arena producida o restos de apuntalante provenientes de los tratamientos de
fracturamiento hidráulico. En general, los desarrollos continuos registrados en los
sistemas de operaciones con TF han permitido que los operadores avancen al mismo
tiempo que se incrementan las profundidades y tortuosidades de los pozos y aumentan
las complejidades de las condiciones ambientales de fondo de pozo.

La técnica más común para la limpieza de pozos desviados utiliza una herramienta
de limpieza por chorro que se baja en el pozo con TF. Durante el bombeo del fluido de
limpieza por la tubería de producción, esta herramienta se baja o lava dentro de la
arena u otros escombros, comúnmente llamados relleno. Una vez penetrado el relleno,
el movimiento descendente se detiene. Mientras se sigue haciendo circular el fluido de
limpieza, la herramienta de limpieza a chorro se sube levemente y en forma lenta en
un proceso que se conoce como barrido.

Cuán grande es el bocado tomado y cuánto se sube la herramienta en dirección a la


superficie dependen de numerosos factores incluyendo el gasto, la tasa de flujo, el tipo
de relleno, el diámetro de la tubería de producción y de la tubería de revestimiento, el
fluido de limpieza utilizado, el diseño de las boquillas, la presión de fondo de pozo y la
trayectoria del pozo. Ocasionalmente, el barrido tendrá que ser llevado nuevamente a
la superficie antes de proceder a tomar el siguiente bocado. Una vez que el relleno ha
sido barrido en sentido ascendente hasta una profundidad predeterminada, se hace
retornar la herramienta al fondo para tomar el siguiente bocado de relleno. El proceso
se reitera hasta que todo el relleno ha sido movilizado y removido del pozo.

La herramienta de limpieza por chorro, o boquilla de lavado, generalmente está


diseñada para producir turbulencia en el fluido, lo que ayuda a movilizar y dejar en
suspensión las partículas sólidas. No obstante, en lo que respecta a los pozos inclinados,
la turbulencia se reduce al aumentar la distancia con respecto a las boquillas y los
sólidos a menudo forman capas en el lado bajo del pozo al caer, o desprenderse, de la
suspensión. A medida que aumenta la altura de esta capa de sólidos, se dispone de
menos sección transversal de pozo para el flujo, de manera que la velocidad del fluido
a lo largo de la superficie de la capa aumenta hasta que alcanza una velocidad de
movilización crítica. Una vez alcanzada esta velocidad, la totalidad o parte del relleno
se dispersa, se vuelve a mezclar con el fluido de limpieza y es transportado hacia la
superficie, formando a menudo una nueva capa un poco más arriba dentro del pozo.

(A)

(B)
(C)

(D)
Pasos del proceso de limpieza.
Un proceso de limpieza de pozo típico consta de varios pasos.
Primero, se baja la herramienta de limpieza con TF hasta el tope del relleno(A). En la
imagen B, la herramienta penetra en el relleno durante la circulación, lava y moviliza
los sólidos y toma un bocado. Luego, en la imagen C, se ha alcanzado una longitud de
bocado previamente planificada y se está subiendo la herramienta de limpieza por
chorro hacia el extremo superior de la tubería de revestimiento corta (liner), para dar
comienzo al proceso de barrido. En la imagen D, el relleno está siendo barrido a través
de una porción de la sección angular crítica (40 a 65 grados) del pozo. En general, una
vez que los sólidos son barridos hacia el extremo superior de la tubería de revestimiento
corta, la boquilla vuelve al fondo, se toma el siguiente bocado y el proceso se repite
hasta remover todos los sólidos del pozo.

INTEGRACIÓN DE LOS SISTEMAS DE LIMPIEZA.


Los ingenieros consideran diversos factores a la hora de diseñar operaciones de
limpieza de pozos, incluyendo la geometría de las operaciones determinación de pozos,
la desviación del pozo, las propiedades de los fluidos de limpieza, el gasto, los límites
de la presión de circulación, la presión y la temperatura de fondo de pozo, el tipo de
sólidos que debe removerse y la distancia a lo largo de la cual se deben transportar los
sólidos. Con mucha frecuencia, los gastos más altos, las terminaciones de pozos de
menor tamaño, los sólidos más livianos y con formas más angulares, las desviaciones y
temperaturas de fondo de pozo menores, y las distancias más cortas para el transporte
de sólidos se traducen en operaciones de limpieza más sencillas. No obstante, con
ángulos que oscilan entre 40 y 65 grados, los efectos de la inclinación del pozo pueden
dificultar la limpieza de casi todo tipo de pozo.