Вы находитесь на странице: 1из 7

LOS EMBARGOS CONSERVATORIOS

Los embargos conservatorios son procedimientos que, al tiempo de inmovilizar los


bienes en manos del deudor, requieren de un procedimiento especial denominado
"Demanda en Validez" para que puedan convertirse en plenamente ejecutorios, y
proceder así a la venta de los bienes embargados.
Son embargos de tipo esencialmente mobiliario, y en su ejecución no requieren ni título
ejecutorio ni mandamiento de pago, aunque sí de la autorización del Juez.
Los diversos tipos de embargos conservatorios existentes y contemplados en nuestra
legislación, se localizan esencialmente en el Código de Procedimiento Civil de la
República Dominicana a partir del artículo 48 y siguientes y de manera excepcional el
artículo 172 del Código de Comercio para el Embargo Conservatorio Comercial y
artículo 81 y siguientes del Código Tributario para el embargo conservatorio de la
administración tributaria así como los artículos 2102, 2279 y 2280 del Código Civil que
prevén el Embargo en reivindicación.

El embargo ejecutivo
Es el procedimiento ejecutorio en virtud del cual el acreedor pone en manos de
la justicia los bienes muebles corporales del deudor, para hacerlos vender
públicamente y cobrar su acreencia, amparado en uno de los títulos ejecutorios
designados por la ley. También se define el embargo ejecutivo como el procedimiento
de retención o apoderamiento de los bienes del deudor, con el fin de que, con ellos o
con el producto de suventa, el acreedor satisfaga la obligación incumplida, siempre que
el acreedor posea título ejecutorio (Guillermo Cabanellas, Diccionario
Jurídico Elemental, p.112). Asimismo, el embargo ejecutivo (o embargo sobre muebles)
es el procedimiento trabado a requerimiento de un acreedor y en mérito a un título
revestido de la fórmula ejecutiva, sobre los muebles corporales pertenecientes al
deudor, con el objeto de realizar su venta en subasta, en beneficio del embargante y
demás acreedores oponentes (Henry Capitant. Diccionario Jurídico.
Las prescripciones legales sobre los embargos ejecutivos se encuentran en
el Código de Procedimiento Civil, en sus artículos 583 al 655, ambos inclusive.
Además, los artículos 197 y siguientes del Código de Comercio tipifican un particular
tipo de ejecución sobre los buques y naves mercantes en general, denominado
Embargo de Naves.
EMBARGO inmobiliario QUE GUARNECEN LOS LUGARES ALQUILADOS
El embargo de los bienes muebles que guarnecen los lugares alquilados o
arrendados, es un embargo mobiliario conservatorio, en provecho del arrendador de un
inmueble, acreedor del arrendatario, en virtud del cual se embargan los bienes que
guarnecen los lugares alquilados para venderlos, por vencimiento de los alquileres.
Asimismo, este embargo es extensible a los frutos o efectos que se encuentren en
dichas casas, establecimientos rurales y/o las tierras que a ellos correspondan.
Se ha sostenido que este tipo de embargos "solamente puede hacerse por créditos
de alquileres vencidos, conforme al artículo 819 del Código de Procedimiento Civil. En
consecuencia, -el crédito- que permite este embargo es más restringido que el
privilegio del arrendador que se extiende en todo o en parte a los alquileres vencidos y
por vencer".
Artículos 819, 820 y 821. Código de Procedimiento Civil Dominicano.
Una de sus principales características en relación con otros tipos de embargos, es
que no puede embargar "todo acreedor que posea un título ejecutorio..." sino los
propietarios de inmuebles cuyos inquilinos se encuentren en mora por el pago atrasado
de los alquileres a los que se comprometieron.
Las deudas que lo provocan nacen de los alquileres impagados, y si el persiguiente
actúa con permiso del Juez de Paz puede embargar «al instante.
EL EMBARGO CONSERVATORIO COMERCIAL

Es un tipo especial de embargos conservatorios, previsto para la materia


comercial, exclusivamente, pues su propósito es proteger el crédito comercial. Este
embargo se encuentra previsto en los artículos 172 del Código de Comercio y en el
artículo 417 del Código de Procedimiento Civil. Entre el embargo conservatorio general
y el embargo conservatorio comercial existen diferentes tipos.

El primero es un procedimiento ejecutivo en materia civil, permitido a todo acreedor


cuyo crédito esté en peligro, aunque no tenga título ejecutorio, y demuestre la
urgencia para el cobro de sus acreencias en vista de la inminente insolvencia del
perseguido.

El segundo, el embargo conservatorio comercial, es un procedimiento


conservatorio establecido, exclusivamente, en materia comercial, a favor de los
acreedores con letras de cambio protestadas, o cuando se requiere celeridad en el
cobro de las acreencias.

Por celeridad debe entenderse, en cuanto al embargo conservatorio comercial se


refiere, la necesaria prontitud o rapidez alegada por el acreedor en la ejecución de las
obligaciones del deudor, y tenemos entonces que, en el embargo conservatorio
comercial, sufren atenuaciones ostensibles los criterios de peligrosidad y urgencia en el
cobro del crédito.

El embargo conservatorio comercial sólo pretende indisponer los bienes del deudor
mientras existe Litis entre él y su acreedor, en atención a la inminente desaparición o
disminución grave de los mismos.
Es un embargo eminentemente mobiliario, y como tal, no es aplicable al dinero u
otros créditos, pues sería embargo retentivo. Por tanto, puede decirse que es un
embargo conservatorio restringido a los créditos comerciales.

El Embargo En Contra Del Deudor Transeúnte

Este embargo se encuentra consagrado en los artículos 822, 823 y 824 del CPC. Se le
llama embargo contra el deudor transeúnte aquella medida por la cual un acreedor con
autorización del tribunal competente que está conociendo el embargo y pone en manos
de la justicia los mueble corporales de su deudor que no habita en la común donde
reside el acreedor que persigue.
Es necesario saber que: para trabarlo no es necesaria la notificación de previo
mandamiento de pago (art. 820 CPC); puede llevarse a cabo sin título ejecutorio, sin
sentencia definitiva, con auto del tribunal competente; que solamente se puede vender
los bienes embargados una vez que se haya declarado la validez.

Características:

1- hay que probar la calidad de acreedor


2- el acreedor debe de tener residencia dentro de la común donde se encuentran los bienes del
deudor foráneo
3- solo afecta los bienes muebles; puesto que el objeto de la misma es evitar el desplazamiento
de la jurisdicción del acreedor.
4- los bienes deben ser propiedad del deudor

El Embargo en Reivindicación.

El embargo en reivindicación es el embargo conservatorio por medio del cual el titular


de un derecho de persecución sobre un bien mueble lo coloca bajo las manos de la
justicia, a fin de obtener ulteriormente su restitución, desde que se haya estatuido sobre
su derecho.
El embargo en reivindicación es un embargo conservatorio que tiene por finalidad
impedir la distracción de un bien mueble embargado haciéndolo indisponible entre las
manos de un tercero.
Eventualidad en la que puede ser realizado.
De conformidad con el artículo 2279 del código civil en materia de muebles la posesión
vale titulo. Este principio restringe, evidentemente, el campo de aplicación del embargo
en reivindicación.
Para trabar el embargo de reivindicación se necesita la previa autorización del tribunal,
de conformidad a lo expresado en el artículo 826 del código de procedimiento civil.
No se podrá proceder al embargo en reivindicación, sino en virtud de auto del presidente del tribunal de
primera instancia, a solicitud de parte, y esto a pena de daños y perjuicios, tanto contra la parte
como contra el alguacil que haya procedido al embargo.

Hipoteca judicial provisional

La hipoteca judicial provisional es una medida conservatoria de carácter real


inmobiliario mediante la cual los bienes del deudor pueden ser hipotecados por
acreedores bajo las mismas condiciones que en el embargo conservatorio de derecho
común

El procedimiento y requisitos para la interposición de esta medida se encuentran


contenidos en el artículo 54 del CPC y siguientes y si bien está sujeto al régimen
general de los embargos conservatorios, guarda las siguientes diferencias.
Hipoteca judicial es la que resulta de las sentencias o actos judiciales.

En el artículo 2123 del Código Civil menciona que la hipoteca judicial resulta de las
sentencias bien sean contradictorias, o dadas en defecto, definitivas o provisionales, en
favor del que las ha obtenido. Resulta también, de los reconocimientos o verificaciones
hechas en juicio de las firmas puestas en un acto obligatorio bajo firma privada. Puede
ejercerse sobre los inmuebles actuales del deudor, y también sobre los que pueda
adquirir, sin perjuicio de las modificaciones que a continuación se expresarán. Las
decisiones arbitrales no producen la hipoteca, mientras no estén previstas del mandato
judicial de ejecución.

La condición necesaria para que se pueda aplicar esta modalidad de hipoteca es que
exista un caso de urgencia en el que el acreedor con un crédito justificado crea que
dicho crédito está en peligro, entendiéndose que existe una urgencia cuando se
aportan elementos de prueba que permiten suponer que la insolvencia del deudor es
inminente.

Cuando la inscripción de la hipoteca es provicional, sus efectos solo serán por tres
años, pero es posible que sea renovada indefinidamente a través del auto que autorizó
la inscripción.

Requisitos:

1. Ordenanza certificada que ordena la inscripción de la hipoteca judicial o


sentencia.
2. Doble factura de la inscripción de la hipoteca, debe especificar el inmueble y
estar seguro en la descripción del mismo a través de la sala de consultas, debe
especificar contra quien, el monto y estar legalizado por un notario público.
3. copia de cédula del depositante
4. Recibo de la ley 33-91 de RD$10.00 pesos.
5. Un sello de ley 91 de RD$10.00 pesos.

Embargo de Frutos no Cosechado


El embargo de frutos pendientes de sus ramas o racimos, es embargo ejecutorio por
medio del cual, el ejecutante, provisto de titulo ejecutorio, pone bajo las manos de la
justicia, las cosechas aun pendientes de sus ramas o racimos, perteneciente al deudor,
a fin de realizar la venta y cobrarse lo adeudado, del producido de ella, una vez los
frutos hayan alcanzado su madurez.

Condición: Este embargo puede ser practicado por todo acreedor del dueño de la
cosecha. Mucha veces el ocurre que el terreno pertenece a una persona y la cosecha a
otro. Es evidente que el embargo solo puede practicarse sobre la cosecha y no sobre el
terreno, que por naturaleza inmobiliaria escapa a este tipo de embargo.
El crédito que sirve de base al embargante debe ser cierto, liquido y exigible.
Procedimiento: El articulo 626 del código de procedimiento civil establece lo siguiente:
No se podrá hacer embargo de los frutos, aun pendiente de de sus ramas o de sus
raíces, si no en las seis semanas que preceden a la época ordinaria de su madurez, y
previo mandamiento de pago, con un día de intervalo.
EL EMBARGO DE NAVES
El embargo de naves está regulado por los artículos 197 al 215 del Código de
Comercio. Es un embargo de tipo ejecutorio, cuyo objeto son los buques, naves o
barcos mercantes; en consecuencia está precedido de un mandamiento de pago,
redactado en los términos del artículo 583 del Código de Procedimiento Civil, que
estatuye la notificación a persona o domicilio, con plazo de 24 horas, computado de
hora a hora.
Art. 197.- Toda embarcación marítima puede ser embargada y vendida, por autoridad
judicial, y el privilegio de los acreedores quedará extinguido por las formalidades
siguientes.
Art. 198.- No se podrá proceder al embargo, hasta pasadas veinticuatro horas después
del mandamiento de pago.
Art. 199.- Este acto deberá notificarse al propietario en persona, o en su domicilio, si se
trata de ejercitar una acción general contra él. La intimación se podrá notificar al
capitán de la nave, si el crédito es del número de aquellos que tienen privilegio sobre la
nave, conforme al Art. 191.

Art. 200.- El Alguacil expresará en el acta de embargo: el nombre, profesión y morada


del acreedor por quien procede; el título en cuya virtud procede; la suma cuyo pago
persigue; la elección de domicilio hecha por el acreedor en el lugar donde reside el
tribunal ante quien debe pedirse la venta, y en el lugar donde se halle amarrada la nave
embargada; los nombres del dueño y del capitán; el nombre, la especie y la cabida de
la nave; y la enunciación y descripción de las chalupas, botes, aparejos, utensilios,
armas, municiones y provisiones; pondrá un guardián.

Art. 201.- Si el dueño de la nave embargada reside en el distrito del tribunal, el


ejecutante debe, en el término de tres días, hacerle notificar copia del acta de embargo,
y hacerlo citar ante el tribunal, para oír ordenar la venta de las cosas embargadas. Si el
dueño no está domiciliado en el distrito del tribunal, las notificaciones y citaciones se
harán al capitán de la nave embargada, o, en su ausencia, al que represente al dueño
o al capitán; y concederá un día fuera del término de los tres, por cada tres leguas de
distancia de su domicilio. Si es extranjero y se halla fuera de la República, las
notificaciones y citaciones se harán del modo prescrito por el Art. 69 del Código de
procedimiento civil.

Art. 202.- Si el embargo fuere de una embarcación cuya cabida sea de más de diez
toneladas, se harán tres pregones y publicaciones de las cosas en venta. Estos
pregones y publicaciones se harán seguidamente, de ocho en ocho días, en la bolsa, si
la hubiere, y en la principal plaza pública del lugar donde la embarcación esté
amarrada. El aviso se insertará en un periódico en el lugar donde resida el tribunal ante
el cual se siga el embargo; y si no lo hay, en uno de los que se impriman en el lugar
más próximo.

Art. 203.- En los dos días siguientes a cada pregón y publicación, se fijarán carteles: en
el palo mayor de la embarcación embargada; en la puerta principal del tribunal ante el
cual se proceda; en la plaza pública, y en el muelle del puerto donde la embarcación
esté amarrada; y también en la bolsa de comercio, si la hubiere.

Похожие интересы