Вы находитесь на странице: 1из 1

PRESENTACIÓN

En el debate público actual a la corrupción social y política en Colombia, en la búsqueda de


las medidas eficaces para contrarrestarla, no logran los colombianos dar todavía
contundentemente en el clavo. Suele afirmarse que para enfrentarse a resolver un
problema, hay que comenzar por conocerlo bien, de qué tamaño es, cuáles sus elementos
estructurantes y componentes causales del mismo, para a partir de ahí diseñar las medidas
necesarias y suficientes para superarlo. Hasta ahora el fenómeno problemático de la
corrupción en el país, al modo como ha sido tratado por voceros sociales y políticos y a
como ha sido expuesto principalmente en los medios de comunicación públicos y privados,
la corrupción asemeja a un fantasma asfixiante y devorador que con sus pesados
movimientos y manotazos estruja y sacude al establecimiento amenazando, con derribar la
manera normal de vivir de las gentes, pero sin que se sepa todavía de dónde proviene y
haciendo dónde se dirige. Tal parece ser algunas de las funciones cumplidas por la mayoría
de los medios de información, sin que sean menores las acciones de banalización del
problema ante la opinión social, que poco contribuye a la comprensión cabal de ese
fenómeno problemático.