Вы находитесь на странице: 1из 6

EJEMPLOS APLICADOS EN ARQUITECTURA

PUENTE ALAMILLO
Descripción general:
En el contexto de la Expo’92, se plantea un puente atirantado con
un mástil inclinado que debe tener unas dimensiones
considerables para convertirse en un emblema de la ciudad, y
además, dadas sus dimensiones, debe tener una capacidad
resistente importante para resistir esfuerzos de compresión,
flexión etc.
Para jerarquizar los distintos tráficos, el tablero central tiene una
sobreelevación, para que la figura predominante en el puente
sea el peatón, que destaca y se eleva del tráfico rodado. Es por
ello por lo que se diseñó una gran viga cajón metálica de 4.40 m,
de sección hexagonal, en la que se empotran cada 4 metros unas

costillas.
Con la inclinación del mástil, el puente actúa como una balanza,
en la que se da un estado de esfuerzos permanentemente
óptimo. Esta idea de la balanza es bastante compleja, sobre todo
en cuanto al desarrollo del proyecto, la construcción de la
estructura y el control de esta. Hubo que encontrar un equilibrio
entre las necesidades del Proyecto y la tecnología actual
disponible.
Desde el punto de vista estructural, es la primera vez que se
plantea la construcción de un puente atirantado cuyo mástil no
disponga de cables de retenida. En nuestro caso, el tiro de los
tirantes del tablero es equilibrado mediante la inclinación del
mástil, formando así una balanza, cuyo diseño planteó
importantes problemas estructurales relacionados con el proceso
constructivo.
Su ejecución fue todo un reto: se tuvo que construir un mástil de
134 m de altura, inclinado 32º con la vertical, sometido a grandes
esfuerzos cambiantes tanto en el proceso constructivo como en
la vida de la estructura y además su plazo de finalización vino
fijado por el comienzo de la Exposición Universal.
El Puente del Alamillo es una estructura atirantada de un único
vano de 200 metros de luz, con atirantamiento central compuesto
por 13 familias de tirantes paralelos formando un “arpa”.

CONCEPTUALIZACIÓN DEL PUENTE ALAMILLO:


El concepto de diseño de sus puentes se apoya en las reglas que
para el son indispensables: el conocimiento de la ingeniería y el
conocimiento de los sistemas en el momento del diseño.
para calatrava existen tres aspectos que pueden modelarse en el
diseño de un puente:
• las fuerzas simétricas o asimétricas en el arco del puente.
• el trabajo a tensión y compresión de los arcos.
• el trabajo de las columnas como apoyo y soporte para los
arcos en sus funciones de distribuir el peso hacia el
subsuelo.
así en este caso
tomando como
ejemplo la
conceptualización
análoga haciendo
referencia a un ave en
vuelo, logrando crear
un arco invertido y
girado sobre su base
de 58 grados.

ANÁLISIS FORMAL:

EJE LINEAL HORIZONTAL:


vista horizontal del puente alamillo, donde se observa un eje
lineal definido por dos puntos: la longitud y la dirección que
induce al movimiento y a la aparición de distintas perspectivas a
lo largo del recorrido.
SIMETRÍA:
Simetría irregular, no hay una disposición de elementos
equilibrados desde una vista lateral que entra en
contraposición frente a una vista frontal de dicho puente.

JERARQUIZACIÓN:
predominancia de
un elemento vertical
lineal (mástil), sobre
la disposición de un
elemento
horizontal(tablero) y
elementos
repetitivos
dispuestos en forma
inclinada de (cables
o tirantes)
RITMO Y REPETICIÓN:
repetición regular y
armónica de líneas
decrecientes, en este caso
los 13 pares de cables o
tirantes diagonales
suspendidos del soporte
vertical también están las
costillas metálicas
dispuestas en los laterales

ANÁLISIS FUNCIONAL:
el puente consiste en
un pilón de 142 m de
altura inclinado en un
ángulo de 58º, del
que parten trece
pares de tirantes
paralelos. dichos
tirantes sustentan
una viga de hormigón
hexagonal de 200 m
de luz que alberga
seis carriles de tráfico
rodado y un paseo
peatonal elevado en
el centro. de la viga
de hormigón
sobresalen en
voladizo unas
costillas de 10 m que
son las que sostienen las calzadas.
Calatrava situó la pasarela peatonal unos metros más elevada que
la destinada al tráfico rodado; de esta forma, aparte de ofrecer
una mayor seguridad para los propios usuarios del puente, éste se
convirtió no sólo en un lugar de paso, sino también en un lugar de
encuentro y de recreo.
El tablero, uso mixto, está formado por una viga cajón, que se
distribuyó en tres carriles para cada sentido de tráfico rodado a
ambos lados y una pasarela para peatones y bicicletas más
elevada en el centro.

«El ojo de la cabeza de caballo» y


desde el que se divisa una vista
panorámica de toda la ciudad de
Sevilla.