You are on page 1of 18

APLICACIONES PRÁCTICAS DE LA TEMPERATURA

1. INVERSION TERMICA

1.1 Definicion: Una inversión térmica es una derivación del cambio normal de las
propiedades de la atmósfera con el aumento de la altitud. Usualmente
corresponde a un incremento de la temperatura con la altura, o bien a una capa
(capa de inversión) donde ocurre el incremento. En efecto, el aire no puede
elevarse en una zona de inversión, puesto que es más frío y, por tanto, más denso
en la zona inferior. El fenómeno climatológico se presenta normalmente en las
mañanas frías sobre los valles de escasa circulación de aire en todos los
ecosistemas terrestres o por la entrada de frentes fríos a la región.
1.2

1.3 Como y porque ocurre


1.4

La temperatura del aire disminuye con la altura, de tal manera que en una atmósfera normal
hay una disminución de 0.64 a 1 ºC cada 100 metros en la zona más próxima a la superficie de
la tierra, llamada tropósfera; por encima de ella la temperatura disminuye más rápidamente.

Pues bien, cuando hay inversión térmica ocurre lo contrario,la temperatura del aire aumenta
según ascendemos (disminuye según descendemos). Esto ocurre especialmente en invierno.

En las noches despejadas el suelo se enfría rápidamente y por consiguiente pierde calor por
radiación, a su vez enfría el aire que entra en contacto con él haciendolo más frío que el que
está en las capas superiores cercanas a él, lo cual ocasiona que se genere una temperatura
positiva con respecto a la altitud. Esto provoca que la capa de aire caliente quede atrapada
entre las 2 capas de aire frío sin poder circular, ya que la presencia de la capa de aire frío cerca
del suelo le da gran estabilidad. Este aire frío pesa más, no puede ascender y no se mezcla.

Cuando existen condiciones de inversión térmica y se emiten contaminantes al aire se


acumulan (aumenta su concentración), debido a que los fenómenos de transporte y difusión
de los contaminantes ocurren demasiado lentos y permanecen retenidos, en esos momentos
la circulación atmosférica queda paralizada, con lo que no se renueva el aire de las capas bajas
provocando una contaminación atmosférica de consecuencias graves para la salud de los seres
vivos.

Generalmente, la inversión térmica se termina (rompe) cuando se calienta el suelo con lo cual
restablece la circulación normal en la tropósfera.

1.3 Efectos de la Inversion Termica

La inversión térmica es un fenómeno peligroso para la vida cuando hay contaminación porque
al comprimir la capa de aire frío a los contaminantes contra el suelo la concentración de los
gases tóxicos puede llegar hasta equivaler a 14 veces más.

Aunque los anticiclones suelen estar limpios de nubes cuando las capas de subinversión y la
superficie están secas (sobre interiores continentales y desiertos, por ejemplo), las inversiones
térmicas pueden atrapar nubes, humedad, contaminación y polen de capas próximas a la
superficie, pues interrumpen la elevación del aire desde las capas bajas. Los estratocúmulos de
bajo nivel pueden adquirir un carácter extenso y persistente y provocar una ‘oscuridad
anticiclónica’, sobre todo si el aire viene del mar. Cuando la velocidad del aire es baja a
consecuencia de la inversión, los gases de escape de los automóviles y otros contaminantes no
se dispersan y alcanzan concentraciones elevadas, sobre todo en torno a centros urbanos
como Atenas, Tokio, Houston, São Paulo, Nueva York, Milán, Bombay, Pekín, Singapur, Kuala
Lumpur, Los Ángeles, Londres, Santiago de Chile, San Diego y la Ciudad de México. Es el smog
(mezcla de niebla y contaminación). La mala calidad del aire a que ello da lugar aumenta la
tasa de asma y otras afecciones respiratorias e incluso eleva la mortalidad.

Lima es un claro ejemplo de los efectos de la inversión térmica. La poderosa corriente de


Humboldt enfría la costa, y las capas superiores de la atmósfera más calientes, junto con los
Andes circundantes , impiden que la nubosidad se disipe, creando una clima
permanentemente nuboso, con niveles de insolación sorprendemente bajos dada su latitud
trópical, pero sin embargo sin apenas lluvias dado que la formación nubosa de tipo
estratocúmulos no precipita. Esta combinación genera un clima paradójico de permanente
nubosidad, escasa insolación, altísima humedad relativa y casi nulas lluvias, que crea un
desierto litoral, propio a la práctica costa peruana, excepto a las partes más septentrionales,
dónde el debilitamiento de la Corriente de Humboldt, limita la inversión términca, volviendo a
permitir los procesos de convección.

Es un fenómeno muy significativo en la aeronáutica. Puede generar una cizalladura horizontal,


especialmente peligrosa en las fases de despegue y aterrizaje de una aeronave, porque
favorece o induce la entrada en pérdida.

Las condiciones de inversión térmica de larga duración con contaminantes de dióxido de


azufre y partículas de hollín (el famoso smog) causaron la muerte de miles de personas en
Londres, Inglaterra en 1952 y en el Valle de Ruhr, Alemania en 1962. Actualmente en Tokio, la
Ciudad de México y en otras ciudades se toman medidas para disminuir el consumo de
calefacción y el uso de vehículos si se producen esas condiciones.

1.5 Inversion Termica en el Peru


1.6

Las frías temperaturas superficiales del mar adyacente a las costas del Perú son en efecto la
causa del también inusual fenómeno de “inversión térmica” en la atmósfera. Lo normal en el
planeta es que la atmósfera registre un continuum de cada vez menor temperatura conforme
se va ascendiendo. Ésa es la condición que, mediante la evaporación ascendente, permite la
formación de grandes nubes (cúmulu-nimbus), en alturas de hasta 10-15 kilómetros, y que son
las que dan origen a las lluvias (precipitaciones de 60-150 mm en un día). En las partes bajas de
la costa peruana, en cambio, las frías aguas superficiales enfrían la capa inferior de la
atmósfera que resulta así teniendo temperaturas más bajas que las inmediatamente
superiores. El Gráfico muestra claramente:

1.5 Tipos de Inversion Termica

Inversión frontal
Inversión que generalmente está asociada con frentes fríos y cálidos. En el avance de cada
frente, el aire cálido desplaza al frío y crea una inversión que generalmente se debe al
movimiento horizontal de los frentes, esto sucede en las proximidades de una zona frontal.

Inversión por subsidencia

Tipo de inversión elevada, casi siempre asociada con sistemas de alta presión cuando el aire
desciende y se calienta sobre una capa de aire más frío.

Inversión por radiación

Este tipo de inversión se presenta generalmente por la noche, cuando la superficie terrestre, al
no recibir la radiación del sol que la calienta, se enfría y por tanto el aire que se encuentra en
contacto con la superficie se enfría más que el de mayores alturas.

2. ACLIMATACION

Es el mecanismo por el cual el organismo es capaz de adaptarse a las distintas temperaturas


por medio de repetidas exposiciones. Estas exposiciones durante 4-7 días al calor o al ejercicio,
originan unas modificaciones en los mecanismos nerviosos, sensitivos, hormonales y
cardiovasculares, que permiten una mejor tolerancia al calor.

La aclimatación al calor empieza con la primera exposición, progresando rápidamente y


encontrándose bastante avanzada el tercer o cuarto día. Durante las primeras exposiciones es
frecuente que aparezca una gran congestión en cabeza y cara; la temperatura rectal y la
frecuencia cardíaca están elevadas, la pérdida sudoral es baja y existen molestias y dolor
generalizado. En los días siguientes disminuye el malestar, desciende la temperatura rectal y la
frecuencia cardíaca, aumentando la sudoración.
El sistema respiratorio queda relativamente protegido, ya que la temperatura del aire caliente
inhalado baja rápidamente en las vías aéreas superiores (de 100º a la entrada de la nariz, llega
a 40º a la rinofaringe)

La aldosterona, hormona muy implicada en el mecanismo de aclimatación, ejerce una función


similar sobre las glándulas sudoríparas que sobre los túbulos renales, aumentando la absorción
activa de sodio. El Na que se absorbe, se acompaña de ión cloruro . La importancia de este
efecto de la aldosterona, es disminuir al mínimo la pérdida de ClNa por el sudor, cuando la
concentración de esta sal es baja en la sangre. La pérdida extrema de sudor, lo que ocurre en
ambientes continuamente calientes, puede agotar los electrolitos del líquido extracelular,
pudiendo llegar a perderse hasta 20 gr de Na/día. Gracias a la acción de la aldosterona, tras un
periodo de aclimatación la pérdida se reduce a solo 3-5 gr/día.

La aclimatación del hombre al calor se consigue con más perfección si se realiza un trabajo
ligero que, progresivamente se irá aumentando.

La sudoración en la persona aclimatada aparece más precozmente que en la no aclimatada.

Tras la aclimatación, hay menos molestias subjetivas a la exposición del calor. El incremento de
la frecuencia cardíaca es menor, las respiraciones son moderadas, existe mayor estabilidad
cardiovascular, la producción de sudor empieza tras una exposición más breve al calor y
disminuye la concentración de Na en sudor (que será de 5 mEq/l) y en orina.

La aclimatación completa ocurre entre los 4-7 días y se mantiene durante semanas aunque
cese la exposición al calor.

3. Estabilidad e Inestabilidad

El grado de estabilidad atmosférica se determina a partir de la diferencia de temperatura entre


una porción de aire y el aire circundante. Este contraste puede causar el movimiento vertical
de la porción (esto es, su elevación o caída). Este movimiento se caracteriza por cuatro
condiciones básicas que describen la estabilidad general de la atmósfera. En condiciones
estables, el movimiento vertical se inhibe, mientras que en condiciones inestables la porción
de aire tiende a moverse continuamente hacia arriba o hacia abajo. Las condiciones neutrales
no propician ni inhiben el movimiento del aire después del gradiente de calentamiento o
enfriamiento adiabático. Cuando las condiciones son extremadamente estables, el aire frío
cercano a la superficie es “entrampado” por una capa de aire cálido sobre este. Esta condición,
denominada inversión, prácticamente impide la circulación vertical del aire. Estas condiciones
están directamente relacionadas con las concentraciones de contaminantes en el aire
ambiental.

A. Condiciones inestables

Recuerde que una porción de aire que empieza a elevarse se enfriará en el gradiente
adiabático seco hasta que alcance su punto de rocío, en el que se enfriará en el gradiente
adiabático húmedo. Esto supone que la atmósfera circundante tiene un gradiente vertical
mayor que el gradiente vertical adiabático (con un enfriamiento a más de 9,8 °C/1.000 m), de
modo que la porción que se eleva seguirá siendo más cálida que el aire circundante. Este es un
gradiente superadiabático. Como se indica en la figura, la diferencia de temperatura entre el
verdadero gradiente vertical de temperatura del ambiente y el gradiente vertical adiabático
seco en realidad aumenta con la altura, al igual que la flotabilidad.

Aumento de la flotabilidad relacionado con la inestabilidad

(gradiente vertical superadiabático)

A medida que el aire se eleva, el aire más frío se mueve por debajo. La superficie terrestre
puede hacer que se caliente y empiece a elevarse nuevamente. Bajo estas condiciones, la
circulación vertical en ambas direcciones aumenta y se produce una mezcla vertical
considerable. El grado de inestabilidad depende de la importancia de las diferencias entre los
gradientes verticales ambientales y los adiabáticos secos. La figura muestra condiciones
ligeramente inestables y condiciones muy inestables.

Las condiciones inestables más comunes se producen durante los días soleados con vientos de
bajas velocidades y fuerte insolación. La Tierra absorbe rápidamente el calor y transfiere parte
de este a la capa de aire superficial. Si las propiedades térmicas de la superficie son uniformes,
es posible que exista una masa flotante de aire, o numerosas porciones de aire si dichas
propiedades varían. Cuando el aire se calienta, se vuelve menos denso que el aire circundante
y se eleva.

Otra condición que puede conducir a la inestabilidad atmosférica es la producción de ciclones


(sistema de presión baja), caracterizados por aire ascendente, nubes y precipitación.
B. Condiciones neutrales

Cuando el gradiente vertical de la temperatura del ambiente es el mismo que el gradiente


vertical adiabático seco, la atmósfera se encuentra en estabilidad neutral. Estas condiciones no
estimulan ni inhiben el movimiento vertical del aire. La condición neutral es importante
porque constituye el límite entre las condiciones estables y las inestables. Se produce durante
los días con viento o cuando una capa de nubes impide el calentamiento o enfriamiento fuerte
de la superficie terrestre.

Figura 4-9. Condiciones neutrales

C. Condiciones estables

Cuando el gradiente vertical ambiental es menor que el gradiente vertical adiabático (se enfría
a menos de 9,8 °C/1.000 m), el aire es estable y resiste la circulación vertical. Este es un
gradiente vertical subadiabático. El aire que se eleva verticalmente permanecerá más frío y,
por lo tanto, más denso que el aire circundante. Una vez que se retira la fuerza de elevación, el
aire que se elevó regresará a su posición original. Las condiciones estables se producen
durante la noche, cuando el viento es escaso o nulo.

Figura 4-10. Condiciones estables

D. Estabilidad e inestabilidad condicional


En la discusión previa sobre la estabilidad y la inestabilidad, hemos asumido que una porción
de aire ascendente se enfría en el gradiente vertical adiabático seco. Sin embargo, muchas
veces la porción de aire se satura (alcanza su punto de rocío) y empieza a enfriarse más
lentamente en el gradiente vertical adiabático húmedo. Este cambio en el gradiente de
enfriamiento puede modificar las condiciones de estabilidad. La inestabilidad condicional se
produce cuando el gradiente vertical ambiental es mayor que el gradiente vertical adiabático
húmedo pero menor que el gradiente seco. La figura ilustra esta situación. Las condiciones
estables se producen hasta el nivel de condensación y las inestables, sobre este.

Figura 4-11. Estabilidad condicional

Ejemplos de condiciones de estabilidad atmosférica

La figura 4-12 representa las diversas categorías de estabilidad. La finalidad de estas analogías
es ilustrar las diferentes condiciones de estabilidad atmosférica. La figura 4-12 (a) describe
condiciones atmosféricas estables. Nótese que cuando se elimina la fuerza de elevación, el
carro regresa a su posición original. Como el carro resiste el desplazamiento de su posición
original, se trata de un ambiente estable.

La figura 4-12 (b) describe condiciones neutrales. Cuando se ejerce una fuerza sobre el carro,
este se mueve mientras la fuerza se mantenga. Cuando esta es eliminada, el carro se detiene y
permanece en su nueva posición. Esta condición representa la estabilidad neutral.

La figura 4-12 © describe condiciones inestables. Una vez que se ha ejercido una fuerza sobre
el carro, este continúa moviéndose incluso después de que se ha eliminado la fuerza.
Figura 4-12. Condiciones de estabilidad atmosférica

4. DORMANCIA

Se llama dormancia a un período en el ciclo biológico de un organismo en el que el


crecimiento, desarrollo y, en los animales, la actividad física se suspenden temporariamente.
Esto reduce drásticamente la actividad metabólica permitiendo que el organismo conserve
energía. La dormancia tiende a estar íntimamente relacionada con las condiciones
ambientales. Los organismos pueden sincronizar su fase de dormancia con el medio ambiente
en formas llamadas predictivas o consecuentes. La dormancia predictiva ocurre cuando un
organismo entra en la fase de dormancia antes de la llegada de las condiciones adversas. Por
ejemplo muchas plantas usan el fotoperíodo o la disminución de la temperatura para predecir
la llegada del invierno. La dormancia consecuente tiene lugar cuando un organismo entra en
dormancia después de la llegada de las condiciones adversas. Este tipo es común en regiones
con climas que fluctúan en forma imprevisible. Si bien los cambios climáticos bruscos pueden
llevar a una tasa de mortalidad elevada entre los animales que dependen de la dormancia
consecuente, ésta les permite permanecer activos más tiempo y les concede ciertas ventajas
en el uso de los recursos disponibles.

A. Dormancia en los animales

1. Hibernación

La hibernación es un mecanismo que les permite a muchos animales escapar del frío y de la
carencia de alimentos durante el invierno. La hibernación es más predictiva que consecuente.
Un animal se prepara para hibernar aumentando su capa de tejidos graso durante el final del
verano y en el otoño; ésta le provee energía durante el período de dormancia. Durante la
hibernación el animal experimenta muchos cambios fisiológicos, incluyendo una disminución
del ritmo cardíaco (hasta del 95%) y disminución de la temperatura corporal. Entre los
animales que hibernan encontramos los murciélagos, marmotas y otros roedores, los lémures
ratón, el erizo común europeo y otros insectívoros, monotremos y marsupiales.
2. Diapausa

La Diapausa es una estrategia predictiva que está predeterminada genéticamente. La diapausa


es común en muchos insectos, permitiéndoles que suspendan su desarrollo entre el invierno y
la primavera y en mamíferos como el ciervo rojo europeo, en el cual la implantación del
embrión en el útero se demora un tiempo, permitiendo que la cría nazca en la primavera
cuando las condiciones son más favorables.

3. Estivación

La estivación es un ejemplo de dormancia consecuente que se produce en respuesta a


condiciones muy cálidas o secas. Es común en los invertebrados, como caracoles del género
Helix y las lombrices de tierra, pero también puede ocurrir en otros animales como el pez
pulmonado.

4. Brumación

La brumación es un ejemplo de dormancia en los reptiles, similar a la hibernación. Difiere de la


hibernación en los procesos metabólicos afectados.

Los reptiles generalmente empiezan la brumación a fines del otoño, la fecha específica varía
según las especies. A menudo se despiertan para beber y vuelven a su sueño. Pueden
alimentarse durante esta etapa pero también pueden pasar meses sin comida. Los reptiles
pueden desear comer más de lo ordinario justo antes de la brumación, pero cuando baja la
temperatura comen menos o simplemente nada. Sin embargo necesitan beber agua. La
brumación es un período de entre uno a cuatro meses según la temperatura ambiente, la
edad, tamaño y estado de salud del reptil. Durante el primer año de vida muchos reptiles no
realizan una brumación completa, simplemente disminuyen su actividad y alimentación. La
brumación no debe confundirse con la hibernación. En los mamíferos, cuando hibernan,
verdaderamente duermen, viven de sus reservas grasas y su metabolismo disminuye al punto
que no necesitan comer. Durante la brumación, la actividad de los reptiles disminuye y
necesitan comer menos. Algunos reptiles pueden pasar todo el invierno sin comer. La
brumación es activada por el frío (falta de calor) y la disminución de las horas de luz durante el
invierno.

B. Dormancia en Plantas
En fisiología vegetal la dormancia es el estado de reposo del crecimiento de una planta. Es una
estrategia de muchas especies de plantas que les permite sobrevivir cuando las condiciones
climáticas no son apropiadas para el crecimiento, como durante el invierno o durante la
estación seca.

Las plantas que exhiben dormancia tienen un reloj biológico que sigue el ciclo circadiano,
informándoles cuando disminuir la actividad de los tejidos vivos en preparación para un
período de heladas o de escasez de agua. Después de un período de crecimiento normal, la
dormancia llega a causa de los días más cortos, caídas en las temperaturas o disminución de
las lluvias.

1. Semillas durmientes

Cuando una semilla se encuentra en condiciones favorables pero no germina se dice que está
durmiente. Hay dos tipos básicos de dormancia de semillas. El primero se llama dormancia del
tegumento o dormancia externa, que es causada por la presencia de una cubierta dura que
protege a la semilla y no permite la entrada del agua o el oxígeno hasta el embrión, por eso
éste no puede ser activado. El segundo tipo se llama dormancia del embrión o dormancia
interna la cual es causada por la condición del embrión que no permite la germinación. La
semilla más antigua que ha llegado a germinar y producir una planta viable es la de un fruto de
loto recuperado del lecho de un lago seco en el noreste de China. Su edad se calcula en 1300
años.

Muchos árboles emergen de su dormancia en la primavera. Brote de Arce Hacer


pseudoplatanus en dormancia.
2. Árbol durmiente

Muchas especies de árboles tienen una dormancia bien desarrollada que puede ser reducida
artificialmente hasta cierto punto pero nunca del todo. Por ejemplo si al arce japonés (Hacer
palmatum) se le da un verano eterno por medio de manipulación de las horas de luz crecerá
en forma continua por dos años a lo sumo. Sin embargo, acabará entrando en dormancia
independientemente de las condiciones. Las plantas deciduas pierden sus hojas, las siempre
verdes reducen el nuevo crecimiento. Pasar por un verano eterno forzado y entrar en una
dormancia automática a continuación es muy estresante para la planta y hasta puede ser fatal.
La tasa de mortalidad puede llegar al 100% si la planta no pasa por un período de baja
temperatura requerido para salir de la dormancia. La mayoría de las plantas requieren un
cierto número de horas de frío con temperaturas de entre 0 °C y 10 °C para poder salir de
dormancia.

5. ADAPTACIÓN

Además del calor proveniente del exterior, por las radiaciones infrarrojas del Sol, los animales
poseen calor propio, proveniente de los procesos de transformación u oxidación de los
alimentos.

En base a esta producción de calor y a la velocidad de intercambio entre el organismo y el


medio, se distinguen animales de temperatura cambiante o “sangre fría”, denominados
poiquilotermos, y animales de temperatura constante o “sangre caliente”, denominados
homotermos.
Los poiquilotermos producen relativamente poco calor y éste se desprende rápidamente al
ambiente. Por esta razón necesitan, para entrar en actividad, el calor ambiental, como es el
caso de los reptiles (lagartijas, caimanes, culebras), anfibios (sapos y ranas), e insectos, entre
otros.

Por ejemplo, las lagartijas de la Puna (Liolaemus spp.) son incapaces de moverse y huír de un
depredador antes que el sol caliente el ambiente, y viven bajo las piedras, las matas de pasto,
y en las grietas de las rocas, que son lugares más abrigados y donde se protegen.

Los poiquilotermos resisten temperaturas desde pocos grados bajo cero hasta más de 500 C;
los homotermos pueden vivir también a temperaturas más bajas. Las especies que soportan
grandes diferencias de temperatura se denominan euritermas, y estenotermas las que
soportan pocas diferencias.

Hay poiquilotermos que pueden mantener su Tº bastante estable. Fisiológicamente es más


correcto clasificar a los animales en función de la fuente de calor. Distinguimos:

•Animales endotermos: Producen calor por su propio metabolismos. Este calor es el que
mantiene su Tº corporal. Son aves y mamíferos. Un animal endotermo-homeotermo es aquel
que es capaz de generar calor y mantener su Tº estable.

•Animales ectotermos: La fuente de calor es el exterior del animal.

•Animales heterotermos: Es un caso intermedio. Su fuente de calor es interna, pero no son


capaces de mantener estable su Tº. Podemos diferenciar dos tipos:
Heterotermos temporales: La variación de calor se produce a lo largo del tiempo.

Heterotermos regionales: A lo largo de la estructura del organismo hay varias regiones


con distinta temperatura.

La temperatura ambiental es determinante también para la reproducción y el desarrollo.


Generalmente a mayor temperatura el desarrollo es más rápido, es decir, el tiempo requerido
para una determinada etapa del desarrollo se acorta. La razón está en que a mayor
temperatura se aceleran los procesos fisiológicos del organismo.

La influencia de la temperatura sobre el proceso de reproducción y el número de


descendientes es determinante en muchos casos. Por ejemplo, la maduración de los huevos de
la mosca doméstica (Musca domestica) demora 20 días a 20º C y sólo 4 días a 30º C. Asimismo,
se ha comprobado que las aves de la Puna ponen menos huevos que sus congéneres de las
partes más bajas o tienen un periodo de incubación más prolongado para compensar las bajas
temperaturas. La pichisanka o gorrión americano (Zonotrichia capensis) pone un promedio de
dos huevos en la Puna y hasta cinco en las partes más bajas, como en la costa.

Todo ser vivo, planta o animal, es sensible a una temperatura mínima, óptima y máxima, en
forma especial las plantas. Esto determina la distribución de los organismos por zonas
cismáticas, debido a las adaptaciones a la temperatura ambiental. Existen animales y plantas
propios de las zonas frías y de las zonas cálidas. Las especies de las zonas cálidas no pueden
vivir en las zonas frías en forma natural. Por ejemplo, la palmera pijuayo de la selva amazónica
no puede crecer en la Puna, por estar adaptada a las zonas cálidas. La trucha es un pez de
aguas frías y no puede vivir en aguas cálidas, por eso prospera en las aguas frías de la Sierra.

Los animales de sangre caliente u homotermos pueden adaptarse a diferentes ambientes


tanto fríos como cálidos, porque regulan su temperatura corporal. Esta cualidad les da una
mayor adaptabilidad a distintos ambientes cismáticos y les permite un mayor rango de
distribución. Por ejemplo, los cerdos y los vacunos pueden vivir tanto en zonas cálidas como
frías, porque logran mantener su temperatura y desarrollaron ciertas adaptaciones a esas
condiciones.

6. VERNALIZACION

En muchas especies vegetales, la temperatura influye de manera decisiva sobre la iniciación y


desarrollo de los órganos reproductores. Se ha comprobado que en la mayoría de las plantas
bienales un tratamiento de frío artificial seguido por condiciones de fotoperíodo y
temperaturas adecuadas permitía la floración de la planta durante la primera temporada de su
crecimiento. Se puede hacer florecer una planta bienal en el mismo período de tiempo
requerido para la floración de plantas anuales.

La vernalización ha sido definida como la adquisición de la capacidad de florecer, o su


aceleración, mediante la utilización de un tratamiento de frío. La vernalización es sólo un
proceso que determina una aptitud para la floración, pero, en general, ésta sólo se manifiesta
bajo las condiciones de fotoperíodo y temperaturas adecuadas.

Son muchas las plantas que precisan vernalización para poder florecer. Entre ellas, se incluyen
los cereales de invierno, la mayoría de las plantas bienales y un elevado número de plantas
perennes. El período de frío invernal es esencial para los cereales de invierno, Si no lo sufren
no espigan, o su floración es escasa y, por tanto, la producción final se merma de manera
considerablemente.

La duración del período de vernalización es muy variable ya que depende de la especie y


variedad. Se suele medir en “días de frío” a los cuales tiene que estar sometida una planta para
que pueda florecer de forma adecuada. La necesidad de vernalización puede ser absoluta,
como en muchas plantas bienales que no pueden florecer sin ella, o relativa, como en muchas
de las plantas anuales como el trigo o el centeno, entre otras, que responden
cuantitativamente a la vernalización. En estos cereales, la respuesta de floración es tanto más
positiva cuanto mayor es el tiempo de vernalización. Así, la vernalización completa requiere
unos 50 días de frío con temperaturas comprendidas entre –2 y 12º C (los óptimos de
temperatura se sitúan entre 2 y 5 ºC). En general, la respuesta de floración ante la
vernalización depende de la temperatura usada y de la duración del período de vernalización.
La combinación de temperaturas y tiempos de exposición que resulta más eficaz para
conseguir una respuesta máxima debe determinarse para cada especie vegetal. Muchos
autores consideran que para la percepción de la vernalización es necesaria la presencia de
células en división, sin importar cuál sea su localización en la planta. En principio, cualquier
tejido de la planta en fase de división celular es un punto de percepción potencial de la
vernalización. Una vez que el tejido ha recibido el estímulo vernalizador la inducción es ya
permanente. Es decir, la células originadas a partir de células vernalizadas mantienen siempre
la vernalización. También los embriones de las semillas pueden ser vernalizados. El efecto
inductor de la vernalización puede ser revertido por un tratamiento inmediato posterior a altas
temperaturas (próximas a 30º C). Este efecto se conoce como desvernalización y es tanto más
intenso cuanto más corto haya sido el tratamiento frío.

7. UNIDAD DE CALOR

La unidad de medida del calor en el Sistema Internacional de Unidades es la misma que la de la


energía y el trabajo: el Joule (unidad de medida).

Otra unidad ampliamente utilizada para la cantidad de energía térmica intercambiada es la


caloría (cal), que es la cantidad de energía que hay que suministrar a un gramo de agua a 1
atmósfera de presión para elevar su temperatura 1 °C. La caloría también es conocida como
caloría pequeña, en comparación con la kilocaloría (kcal), que se conoce como caloría grande y
es utilizada en nutrición.

1 kcal = 1.000 cal

Joule, tras múltiples experimentaciones en las que el movimiento de unas palas, impulsadas
por un juego de pesas, se movían en el interior de un recipiente con agua, estableció el
equivalente mecánico del calor, determinando el incremento de temperatura que se producía
en el fluido como consecuencia de los rozamientos producidos por la agitación de las palas:

1 cal = 4,184 J
El joule (J) es la unidad de energía en el Sistema Internacional de Unidades, (S.I.).

El BTU, (o unidad térmica británica) es una medida para el calor muy usada en Estados Unidos
y en muchos otros países de América. Se define como la cantidad de calor que se debe agregar
a una libra de agua para aumentar su temperatura en un grado Fahrenheit, y equivale a 252
calorías.