You are on page 1of 4

ORGANIZACIÓN INDUSTRIAL

CUESTIONARIO SOBRE EFICIENCIA Y EQUIDAD

1. Según podemos encontrar en el libro de “la economía del bien


común” de Jean Tirole, el Playstation que usamos para jugar, el
Google que usamos para navegar, el WhatsApp o Facebook que
usamos para comunicarnos, son todos ejemplos de ‘mercados de
dos lados’ (two-sided markets), mercados en que una plataforma
permite que interactúen compradores y vendedores (jugadores y
creadores de juegos, usuarios y publicistas). Nuestro problema
económico es cómo asignar nuestro tiempo y nuestra atención a
una gran variedad de actividades potenciales. Los costos de
transacción más importantes son el evaluar lo que se nos ofrece,
escoger y enviar señales para convencer a nuestros interlocutores
de que somos confiables. Necesitamos de plataformas sofisticadas
que nos faciliten estas labores (tales como las recomendaciones
de Amazon o de Spotify). En esta categoría también encontramos
a lo que se conoce como ‘la economía del compartir’ cuya lógica es
ayudar para que se aproveche mejor los recursos que se usan
poco: dormitorios libres (Airbnb), asientos libres en el carro
(Drivy), etc. El usuario tiene que confiar en la plataforma: su
imparcialidad y calidad de las recomendaciones, tener confianza
que la información privada será protegida y que no será
transmitida a terceras partes. El reto es encontrar un modelo de
negocios viable que asegure la participación de los dos lados del
mercado aprovechando sus respectivos intereses. Los usuarios se
benefician de la presencia de los que están en el otro lado del
mercado (externalidad), a los usuarios que más se benefician se
les cobrará más (ellos tienen una menor elasticidad de demanda)
y se le cobrará menos al otro lado para que se vuelva atractivo
unirse a la plataforma. Esta estructura de precios toma total
ventaja de las externalidades. En algunos casos una de las partes
subsidia completamente a la otra parte pagando por ambas.

Utilice estas ideas para analizar el aporte a la eficiencia y equidad


de Airbnb. ¿podría usarse una plataforma similar en Cajamarca
para darle un mejor uso a bienes que tenemos en casa y que se
usan poco?

2. En la Encíclica “Caritas in Veritate” del Papa Benedicto XVI se


resume la doctrina social de la iglesia, allí se propone que el
mercado no sólo se concentre en la justicia conmutativa (con el
principio de la equivalencia en el valor de los bienes que se
intercambian) sino que abarque también a la justicia distributiva
(que le da paso a la solidaridad, la reciprocidad fraterna, la
amistad y la sociabilidad). Esto implica que la actividad
económica no prescinda de ciertos márgenes de gratuidad y de la
responsabilidad por conseguir la justicia y el bien común en la
sociedad (pues la solidaridad es que todos se sientan
responsables de todos). Junto a la empresa privada enfocada en
el lucro deben existir organizaciones productivas que persiguen
fines mutualistas y sociales que vayan más allá de mirar al lucro
como fin en sí mismo (mirando a la utilidad social, la cual no
excluye el beneficio, sino que lo considera instrumento para
objetivos de humanización del mercado y de la sociedad), una
especie de economía civil y de comunión, donde existan mercados
no sólo más competitivos sino también más cívicos. El mercado
de la gratuidad no existe y no se lo puede imponer por ley, sino
que requiere de personas abiertas al don recíproco y es que el ser
empresario, antes de tener un significado profesional, tiene un
significado humano. Por el lado de los consumidores, es necesario
que las personas se den cuenta que comprar es siempre un acto
moral y no sólo económico. El consumidor tiene una
responsabilidad social específica y debe ser educado
constantemente sobre el papel que ejerce diariamente y el que
podría desempeñar respetando los principios morales.

¿cuál es su opinión sobre esta particular propuesta de equidad?


¿será implementable? ¿cómo se la podría implementar en un
mercado de abastos? ¿podría afectar a la eficiencia en el mercado
de abastos?

3. En un artículo reciente de “The Economist” sobre la economía de


los lácteos, se informa que la Unión Europea protege a su
industria de derivados lácteos doméstica con un promedio de 34%
de aranceles (alimentos no procesados tienen un arancel menor
con la finalidad de atraer puestos laborales). Estados Unidos
exige a los productores de derivados lácteos abundante papeleo
que muestre de dónde vienen cada uno de sus ingredientes y así
poder asignar culpabilidades en caso haya problemas. Francia e
Italia tienen reglas que buscan evitar la imitación de quesos (tales
como el Brie y el Gorgonzola) pues tienen zonas productoras
oficialmente reconocidas.

¿son razonables estas intervenciones estatales? ¿qué falla de


mercado intentan resolver? ¿qué tipo de regulación son éstas?
¿está de acuerdo con que se busque la denominación de origen
para el queso cajamarquino como proponen algunos como por
ejemplo la Cámara de Comercio?

4. En la edición de Diciembre 2017 de “The Economist” se presenta


la evolución del mercado de bicicletas compartidas, aquí algunos
elementos de la historia:
• Un grupo anarquista holandés llamado Provo, en 1965,
fueron los primeros en intentar dejar algunas bicicletas
para el servicio comunitario, pero fueron confiscadas por la
policía.
• En la actualidad, en Beijing por ejemplo, se pueden
encontrar bicicletas amarillas, anaranjadas o plateadas que
brindan ese servicio comunitario. La empresa Ofo (cuyo
nombre tiene la forma de un ciclista en su bicicleta) es
dueña de las bicicletas amarillas y está presente en 200
ciudades en todo el mundo. Mobike de las bicicletas
anaranjadas y plateadas ha puesto en servicio 7 millones
de bicicletas en todo el mundo. Las bicicletas de ambas
empresas no requieren ser dejadas en paraderos especiales,
se las puede dejar donde se pueda y se las puede usar
donde quiera que encontremos una. Estas tienen un seguro
que puede ser abierto por cualquiera que tenga la llave, las
empresas cobran por el uso de esa llave que todos pueden
tener pues se trata de una aplicación para celular que se
acciona con la cámara apuntando al código inscrito en la
bicicleta. El préstamo por media hora de la bicicleta cuesta
1 yuan (aproximadamente 50 céntimos de sol).
• En Holanda está el esquema “bycyklen”, cuenta con el
apoyo del gobierno, las bicicletas sirven para que empresas
como Coca-Cola puedan poner publicidad en ellas y
además estas bicicletas han sido diseñadas para ser menos
atractivas para los ladrones (sus partes son no estándar,
son feas). Los usuarios ponen una moneda de 20 kroner en
los paraderos especiales donde están depositadas estas
bicicletas y así la bicicleta queda sin seguro. Al final de la
travesía, al dejarla en su estación y asegurarla, la máquina
le devuelve otra moneda de 20 kroner (y así busca evitar
que la dejen por cualquier parte).
• En Paris se inició un esquema de este tipo en el 2007:
Vélib. La ciudad fue convertida en amigable para los
ciclistas con una buena red de infraestructura. Se vende el
espacio en las bicicletas para hacer publicidad lo que
permite dar un servicio barato con el uso de tarjetas,
paraderos electrónicos y sensores en las bicicletas que
permite rastrearlas e identificar los patrones de uso.
• Esquemas de este tipo suelen ayudar a reducir la tasa de
robos de bicicleta en general, para todo poseedor de una
bicicleta, como ha ocurrido con Bycyklen en Holanda donde
los pobladores de la ciudad vieron reducirse
significativamente el robo de sus bicicletas.
• En este tipo de servicio, el principal problema a superar por
las empresas son los robos. Al esquema “Green bike”
iniciado en Cambridge en 1993, le robaron la mayoría de
sus bicicletas el primer fin de semana. Así también ocurrió
en Oregon en 1994 y en varias otras ciudades y en todas el
sistema fracasó por esta razón. En Paris, con Vélib, aunque
es un sistema exitoso, 3000 bicicletas le fueron robadas en
el primer año.
• Estos esquemas requieren algún financiamiento extra pues
ni con el apoyo financiero de quienes hacen publicidad
pueden cubrir todos sus costos. No pueden subir mucho
los precios, antes bien, tratan de mantener su base de
clientes dándoles incentivos como viajes gratis. Una opción
adicional es vender la información de movimientos que
generan los sensores montados en las bicicletas.
• El otro problema es que, cuando se permite que se las
pueda dejar donde se pueda, pueden terminar estorbando
el paso a los transeúntes. En al menos 7 grandes ciudades
chinas se ha prohibido que se introduzcan más bicicletas
de este tipo.

Analice ¿qué tipos de eficiencia económica mejoran este tipo de


esquemas? ¿resuelve algún tipo de falla de mercado? ¿genera
algún tipo de falla de mercado? ¿cómo cambia la equidad en el
mercado de transporte? ¿qué tipo de regulación económica o
social podría requerir? ¿se justificaría aplicar algún tipo de
política industrial para promover este tipo de esquemas?