You are on page 1of 2

Name: Victor Castro Medina.

Course: 3-1.
Translate to Spanish.
Aldehídos y Cetonas.
Los aldehídos y las cetonas son derivados oxigenados de los
hidrocarburos, pero que tienen propiedades diferentes a partir de los
alcoholes y éteres, ya que contienen diferentes grupos funcionales.
Para estudiar los aldehídos y las cetonas es importante tener un
entendimiento preliminar de los carbohidratos, especialmente los
azúcares.
Propiedades químicas de los aldehídos.
Oxidación.- Los aldehídos se oxidan rápidamente, con su
correspondiente ácido, ya que ellos tienen una fuerte afinidad con el
oxígeno, esto se debe al hecho de que el átomo de hidrógeno está
unido a un grupo carbonilo.
Propiedades químicas de las cetonas.
Las propiedades químicas de las cetonas son un poco diferentes que
las de los de aldehídos. Las cetonas simples no se reducen con los
reactivos de Fohling o de Benedict. Las cetonas se oxidan con mayor
dificultad que los aldehídos, cuando estas se oxidan, el enlace con el
carbono se rompe y los ácidos con menos átomos de carbono se
forman. Las cetonas no forman resinas, pero poseen la propiedad de
la condensación; dos moléculas de acetona pueden condensarse en
presencia de una dilución alcalina para formar una sustancia aceitosa
llamada alcohol de diacetona.
Acetona, la cetona más importante.
La acetona es incolora, un líquido altamente inflamable obtenido por
la oxidación o la deshidrogenización de un alcohol secundario, posee
un olor dulce, y es miscible en agua en todas las proporciones. En los
hospitales, la acetona es usada como antiséptico suave y un solvente
para remover aceite y suciedad de la piel, antes de suministrar
inyecciones hipodérmicas; para remover el yeso de la piel, ya que
disuelve grasas y resinas. Y para secar la cristalería de las jeringas
hipodérmicas, ya que es altamente volátil y se evapora rápidamente.
La acetona es usada principalmente como solvente y como yeso en la
industria plástica. Normalmente se forma en la sangre en pequeñas
cantidades durante la oxidación de las grasas, pero está presente en
una gran cantidad de condiciones patológicas como la diabetes
mellitus, hambre y fiebres prolongadas. En la diabetes mellitus, hay
una oxidación incompleta de las grasas que cuenta con la presencia
de acetona en grandes cantidades en la sangre y en la orina.
El olor característico de la acetona puede ser detectado en el olor de
la orina de los diabéticos, lo cual indican que la orina contiene una
gran cantidad de cetona.