Вы находитесь на странице: 1из 13

En otras páginas de este blog se han venido desarrollando diferentes capítulos de

la Historia de la Ingeniería Geotécnica antes del siglo XVII, también conocida como
la Era Pre-Científica de la Ingeniería Geotécnica, que se pueden consultar en:

Historia de la Geotecnia - Capítulo 1


Historia de la Geotecnia - Capítulo 2
Historia de la Geotecnia - Capítulo 3
Historia de la Geotecnia - Capítulo 4
Historia de la Geotecnia - Capítulo 5
Historia de la Geotecnia - Capítulo 6
Historia de la Geotecnia - Capítulo 7
Historia de la Geotecnia - Capítulo 8

Sébastien Le Prestre-Vauban (1633-1707)

A finales del siglo XVII, este ingeniero militar dicta reglas y fórmulas empíricas para la
construcción de muros de contención, creando un código de edificaciones militares. En
1704, el mariscal Vauban publicó el 'Tratado de ataque a las plazas', y en 1706 el 'Tratado
de la defensa de las plazas'.

Sébastien Le Prestre-Vauban (1633-1707)

Señor de Vauban y posteriormente Marqués de Vauban, llamado comúnmente Vauban


(Saint-Léger-Vauban, 15 de mayo de 1633 - París, 30 de marzo de 1707). Mariscal de
Francia y principal ingeniero militar francés de su tiempo, dicta reglas y fórmulas
empíricas para la construcción de muros de contención. Hoy día conocemos el
Sistema Vauban de fortificaciones (publicado bajo el título "The new method of
Fortification as Practised by Monsieur de Vauban. Made English [by Abel Swall]" 2nd. ed.
London, Abel Swall." en el año de 1693), en el que se establecen y desarrollan los criterios
para construir racionalmente fortalezas, y que son la correcta situación de los depósitos
de pólvora, los baluartes de defensa, la construcción de murallas concéntricas, las cortinas
abaluartadas, los fosos de agua, las estacadas y pasajes subterráneos o la ampliación de
las vías internas para maniobras, etc.
Fortificación Vauban Típica

En realidad, Vauban nunca dictó un sistema de construcción propiamente dicho, ya que


desarrollaba cada proyecto independientemente adecuando sus ideas en cada caso.

Enunció teorías importantísimas sobre la construcción de fortificaciones, que construía en


una célebre forma de estrella, conocida como la Estrella de Vauban, y también desarrolló
numerosos cálculos y sistemas constructivos para muros de defensa, sus espesores, sus
cimentaciones forma de los contrafuertes y demás detalles.

Ciudadela de Perpignan (Francia) diseñada por Vauban

Leonardo da Vinci (1452-1519)


Retrato de Leonardo da Vinci por Giorgio Vasari
Leonardo da Vinci tiene el mérito de ser el primero que hizo estudios cuantitativos sobre
el problema de la fricción. Los montajes experimentales de Leonardo para las mediciones
de fricción eran bastante simples. Midió el ángulo de α de un plano inclinado, donde un
cuerpo, colocado sobre el plano, comenzaba a deslizarse y el peso necesario para
desplazar un bloque sobre una mesa. Con sus métodos sólo fue capaz de medir la fricción
estática y muy probablemente no era consciente de la diferencia entre la fricción estática
y cinética. Leonardo encontró las dos siguientes leyes de la fricción:

 La fricción producida por el mismo peso será igual a la resistencia al principio de


su movimiento, aunque el contacto puede ser de diversas anchuras y longitudes.
 La fricción produce el doble de la cantidad de esfuerzo si el peso se duplica.

Experimentos en fricción propuestos por Leonardo da Vinci


(Dibujos originales)

Leonardo definió un coeficiente de fricción como la relación de la fricción dividida por la


masa del bloque deslizable. Experimentalmente, encontró con un coeficiente de fricción
universal independiente del material de 0,25. Este coeficiente de fricción universal de
0,25 se llama valor de Bilfinger. Muchos científicos de la fricción, con posterioridad a
Leonardo, creyeron en la existencia de un coeficiente de fricción universal independiente
del material. Sin embargo, la mayoría de ellos encontró otro valor diferente al de
Leonardo, pero todos en el rango de 0,1 a 0,6.

Vasari recordó a Leonardo como, "con frecuencia ocupado en la preparación de planes


para eliminar las montañas o atravesarlas con túneles de llanura a llanura". Sus estudios
de la Tierra y el trabajo en las áreas de la Geología le condujeron a a algunas conclusiones
interesantes y muy avanzadas. Él:

 Denunció el relato bíblico del Diluvio Universal. Señaló que no habría habido hacia
donde retroceder el agua y que cualquier gran diluvio permitiría encontrar fósiles y
conchas mezcladas en el lodo, dejándonos sin los pasos regulares y las capas que los
geólogos estudian con tanto cuidado.
 Se convirtió en el primer hombre en reconocer que los fósiles son los restos
preservados de formas de vida muertas.
 Concluyó que las rocas pueden estar formadas por sedimentos en el agua, y que
los ríos erosionan las rocas y llevan su sedimento al mar. Afirmó que, "las rocas
estratificadas de las montañas son todas capas de arcilla, depositadas una encima de otra
por las varias inundaciones de los ríos ... En cada concavidad en la cumbre de las
montañas siempre se encuentran las divisiones de los estratos en las rocas. "
 Planteó una teoría de que la Tierra había sido cubierto de agua y que, a lo largo
de los siglos, que había emergido de las profundidades del mar.
 También registró cómo distintas capas de rocas y fósiles podrían ser rastreadas a
lo largo de distancias, y que las diversas capas se formaron en momentos diferentes,
"... las conchas de los depósitos de Lombardía se encuentran en cuatro niveles, y así
están en los alrededores, habiéndose originado en diferentes tiempos ".

Casi 300 años más tarde, estos principios fueron redescubiertos y utilizados por los
geólogos modernos. Leonardo tenía las siguientes ideas sorprendentes sobre la
geología y los fósiles:

1. Los depósitos que aparecen en la cima de las montañas y los huesos de


peces en las cuevas deben ser los restos de animales que hace mucho nadaban
en estos lugares que estuvieron cubiertos por el mar. La afirmación de que fueron
arrastrados allí por el diluvio bíblico es una explicación totalmente insuficiente. Así
que la superficie de la tierra ha cambiado con el tiempo, con presencia de suelo
donde una vez hubo mar.
2. La fuerza de la naturaleza más poderosa es el movimiento del agua en los
ríos. El agua ha esculpido las características más importantes del paisaje mismo,
un proceso que debe haber tomado un tiempo muy largo.
3. Por lo tanto los procesos naturales lentos e implacables, y no el acto divino
instantáneo que se describe en el Génesis, han dado forma a nuestro planeta.

Las notas de los cuadernos de Leonardo demuestran que se preocupaba por los problemas
básicos de la ciencia y como llegó a algunas de sus radicales conclusiones. Él no se limitó
a pensar en estas cosas en abstracto - hizo una verdadera investigación. Cuando vivía en
Milán como artista de la corte de Ludovico Sforza estaba convenientemente cerca de los
Alpes. Se fue caminando a las montañas y se subió a la cima del Monte Rosa. Escribió en
sus notas sobre la exploración de una cueva en la montaña donde encontró grandes
huesos fósiles, y reveló que era famoso por su interés en las rocas y las
extrañas formas escondidas en su interior: un día, dice, cuando vivía en Milán, algunos
campesinos le trajeron un saco lleno de conchas marinas que habían encontrado en las
montañas.

Siglos más tarde, el reconocimiento de Leonardo de que los fósiles cuentan la verdadera
historia de la Tierra, sería redescubierto por la ciencia y esta observación trastocó el punto
de vista religioso de la creación. Pero los creacionistas que todavía tratan de argumentar
en contra de la evidencia de las rocas deben saber que no fue Darwin quien dio el primer
golpe contra el punto de vista bíblico de la naturaleza, fue Leonardo da Vinci.

Paisaje en la 'Virgen de las Rocas' (1483-1486)

Periodo Pre-Clásico de la Mecánica de


Suelos (1700 - 1776)
Antes de Coulomb, se hicieron muchos intentos de enfrentar los problemas de la mecánica
de suelos, en lo que podría llamarse el período pre-clásico; ejemplos de ello se pueden
encontrar fácilmente en la práctica del diseño racional para la construcción de
fundaciones y presas de tierra, basado en sanos criterios técnicos de ingeniería.

La Mecánica de Suelos en su forma actual es una adición relativamente reciente en el


campo de la ingeniería. El interés en el comportamiento de los suelos y rocas para
propósitos de ingeniería se remonta a la época romana (Paladio en su libro De Re
Rustica), pero los avances más significativos en el análisis parece que se remontan al
siglo XVIII, cuando la necesidad de construir grandes terraplenes defensivos, llevaron a
los primeros trabajos sobre los muros de contención. El informe de Coulomb, entregado
a la Académie Royale des Sciences en 1773, y publicado en 1776, representa uno de los
primeros reporteso que mostró una comprensión considerable, entre otras cosas, del
comportamiento de los suelos, y cuyos resultados siguen siendo válidos y en uso
(Heyman, 1972). Posteriores trabajos, principalmente emitidos por los
franceses, perfeccionaron mucho las soluciones disponibles, pero poco aumentaron el
conocimiento fundamental.

Este período se concentró en los estudios relativos a la pendiente natural y pesos


específicos de diversos tipos de suelos, así como las teorías semiempíricas de presión de
tierra. En 1717 un ingeniero real francés, Henri Gautier (1660-1737), estudió las
pendientes naturales de los suelos cuando reposan en una pila, para la formulación de los
procedimientos de diseño de muros de contención. La pendiente natural es lo que hoy
conocemos como el ángulo de reposo. Según este estudio, la pendiente natural de la
arena limpia y seca, y de la tierra común era de 31° y 45°, respectivamente. Además, el
peso unitario de la arena limpia y seca, y de la tierra ordinaria recomendados fueron de
18.1 kN/m3 (115 lb/pie3) y 13.4 kN/m3 (85 lb/pie3), respectivamente. No se reportaron
resultados de pruebas sobre arcilla. En 1729, Bernard Forest de Belidor (1671-1761)
publicó un libro de texto para los ingenieros militares y civiles en Francia. En el libro, él
propuso una teoría para la presión lateral de tierra en muros de contención que fue una
continuación del estudio original de Gautier (1717). También se especificó en el
documento un sistema de clasificación del suelo.

Clasificación de Suelos de Belidor (1729) en Das, B.-Principles of Geotechnical Engineering. 6th Ed. 2006

Peso Unitario y Ángulo de Fricción Interna de algunos Suelos

Los primeros resultados de las pruebas de laboratorio en un modelo de 76 mm de altura


(3") de un muro de contención construido con relleno de arena, fueron registradas en
1746 por el ingeniero francés, Francois Gadroy (1705-1759), quien observó la existencia
de planos de deslizamiento en la falla del suelo. El estudio de Gadroy fue
posteriormente resumido por J.H. Mayniel en 1808.

De acuerdo con Mayniel (1808), Bullet fue el primero en tratar de establecer una teoría
de la presión de tierras, en 1691. Más importante aún, es que Bullet señala la importancia
de la investigación de campo del sitio (site investigation) para las fundaciones
de estructuras de contención y recomienda el uso de sondeos para determinar los
diferentes estratos de suelo bajo un sitio, y para asegurarse de que suelos pobres no
subyacen a suelos buenos. Cuando no se podían hacer los sondeos, Bullet recomendó el
uso de un método indirecto de investigación mediante el cual la calidad del suelo se
determina a partir del sonido y la penetración alcanzada cuando era golpeado con una
barra de 6 - 8 pies de longitud (1.80 - 2.40 m).

Si bien el uso de sondeos para investigar el subsuelo data de los siglos atrás,
resulta sorprendente que el equipo para hacer sondeos en suelos blandos también tiene
una larga historia. Jensen (1969) y Whyte (1976) ilustran los tipos de equipos de
perforación en uso alrededor de 1700, y muchas de las herramientas presentan un gran
parecido con las utilizadas en la perforación de percusión ligera, en la actualidad en el
Reino Unido.

La pila helicoidal fue inventada en el siglo XVIII de acuerdo a reportes escritos. A


comienzos del siglo XIX un constructor inglés en hombre Alexander Mitchell utilizó pilas
helicoidales instaladas a mano en el diseño fundaciones para faros. Esta tecnología fue
llevada a los Estados Unidos, donde los faros fueron construidos sobre pilotes helicoidales
a lo largo de la Costa Este, algunos de los cuales todavía pueden ser visitados hoy día. La
instalación era mano utilizando la fuerza bruta humana o el trabajo de animales.

Un tiempo o después de la introducción de las pilas helicoidales en la industria de


fundaciones, se mejoraron los métodos de perforación de pilas e hincado de pilotes hasta
el punto de que los pilotes helicoidales instalados a mano ya no resultaban económicos,
y se abandonó su uso. No fue hasta mediados del siglo XX, que se desarrollaron equipos
de instalación trajeron nuevamente los pilotes helicoidales a la demanda.

El estudio de ingeniería de estabilidad de taludes en las excavaciones, así como en


terraplenes, se inició en 1769 por J.R. Perronet en Francia. Él ya había investigado
perforaciones y pozos de prueba para el diseño y construcción de terraplenes. En 1776
C.A. Coulomb, también en Francia, publicó un artículo sobre el análisis de equilibrio límite
en mecánica de suelos. Las presas de terraplén en Gran Bretaña eran diseñadas y
construidas con base en el conocimiento empírico. El reservorio Entwistle, construido en
el año 1837, fue la presa más alta del mundo hasta 1882, inicialmente con 33 m de altura
y más tarde elevada a 38 m. Más de 260 terraplenes de más de 15 m de altura fueron
construidos en Gran Bretaña hasta 1930. En los Estados Unidos se construyeron 360
terraplenes de más de 15 m de altura.

Reservorio Thurston y Entwistle (Lancashire, Inglñaterra)

Dentro de las prácticas agrícolas del siglo XVIII, los agricultores solían reemplazar suelos
livianos con una mezcla de arcilla y limo y drenaban sus tierras con zanjas rellenas con
piedra alineada.

Guillaume Amontons (1663-1705)


Guillaume Amontons (1663-1705)

En 1699, el físico francés Guillaume Amontons redescubrió las leyes de la fricción al


estudiar el deslizamiento entre dos superficies planas, tema que ya había sido estudiado
por el italiano Leonardo da Vinci a finales del siglo XV, pero desafortunadamente sus
escritos no fueron publicados hasta cientos de años después de sus descubrimientos.

Dos siglos después de los descubrimientos de Leonardo da Vinci, el físico francés


Guillaume Amontons, consideró nuevamente el problema de la fricción. En sus
experimentos utilizó resortes para medir las fuerzas laterales y por lo tanto debe de haber
sido capaz de medir la fricción estática y cinética, aunque Amontons no era consciente de
la diferencia entre estos dos fenómenos de fricción.

Amonton postuló las siguientes tres leyes de la fricción, estudiando es deslizamiento seco
de dos superficies planas:

 La resistencia causada por el roce solo aumenta o disminuye en proporción a la


mayor o menor presión (carga) y no de acuerdo con la mayor o menor área de las
superficies.
 La resistencia causada por el roce es más o menos la misma para el hierro, plomo,
cobre y madera en cualquier combinación, si las superficies están recubiertas con grasa
de cerdo.
 La resistencia es más o menos igual a un tercio de la presión (carga).

Dispositivo utilizado por Amontons para medición de la fricción


Amontons creyó que la fricción era predominantemente resultado del trabajo realizado
para arrastrar una superficie sobre la rugosidad de otra, o de la deformación o el desgaste
de la otra superficie. Varios siglos después del trabajo de Amontons, los científicos creían
que la fricción se debía a la rugosidad de las superficies.

Amontons encontró un coeficiente de fricción independiente del material, de 0,33 y por


tanto también creía en la existencia de un coeficiente de fricción universal.

Henri Gautier (1660-1737)

Hubert Gautier, también conocido como Henri Gautier, (Nimes, 21 de agosto de 1660
– París 27 de Septiembre de 1737) fue un ingeniero francés, que en 1716, escribió el
primer libro sobre la construcción de puentes, Traité des ponts. Estuvo muy atraído por
la ciencia matemática, y se dedicó a la astrología judicial. Fue nombrado ingeniero real y
sus primeros encargos fueron en la Marina. También fue utilizado en varias obras públicas
de Languedoc. Gautier se formó como médico, acudiendo finalmente a las matemáticas
y la ingeniería. Ejerció como ingeniero durante 28 años (desde 1689) de la provincia
de Languedoc, hasta 1713, cuando se mudó a París para convertirse en Inspecteur des
ponts et chaussées (inspector de puentes y caminos del reino) en 1716. En 1693, Gautier,
presentó su primera gran obra: Traité de la construction des chemins (Tratado sobre las
construcciones de carreteras de Francia) (1693). Entre sus principales obras se cuenta su
participación como arquitecto en el Coursan Bridge, como diseñador en el Canal du Midi y
como ingeniero en el Vauban Fort. En 1731 se retiró del ejercicio de la ingeniería.

Henri Gautier (1660-1737)

El 18 de octubre 1685, Luis XIV de Francia, mediante el Edicto de Fontainebleau, revoca


el Edicto de Nantes, que reconoce la libertad de culto para los protestantes, firmado en
abril de 1598 por Enrique IV de Francia.

Trabajó en el Fuerte Vauban en Nîmes entre 1686 y 1688. En 1689 se convirtió en


ingeniero en la provincia de Languedoc. Se convirtió al catolicismo de manos del abad
Fléchier, de la diócesis de Nimes, el 28 de junio 1689.

Publicó en 1693 el Traité de la construction des chemins (Tratado sobre las construcciones
de carreteras de Francia), publicado en Toulouse (siendo el primer tratado
moderno). Entre 1689 y 1694, participó en la construcción del puente Coursan,
Aude. Desde 1695 hasta 1713, trabajó en el Canal du Midi bajo las órdenes de Antoine
Niquet (en su Traité des ponts indica que los puentes del Canal du Midi, él dirigió la
construcción y proyectó arcos ondulados hacia el lecho del río).

Después de su segundo matrimonio, el 27 de febrero de 1700, obtuvo el título de Doctor


en Medicina y de Ingeniero del Rey sirviendo en la Marina. Sin embargo, el intendente del
Languedoc, Nicolas Lamoignon Basville, lo empleó para la construcción de obras públicas.

En 1713 se convirtió en uno de los primeros inspectores generales de Caminos y Puentes


y se estableció en París. En 1714, se definieron los inspectores de las intervenciones
generales de los puentes y caminos. Gautier fue encargado de las obras viales de la ruta
de Brie par Rosoy y de los trabajos en Bourbonne-les-Bains. En 1716, por razones de
economía, el Regente, Philippe d'Orléans, redujo el personal Puentes y carreteras. Los
despedidos de la comisión, el 4 de febrero de 1716 fueron:

 Lahite, Inspector General,


 Gabriel , arquitecto, primer ingeniero,
 La Guépière, Gautier y Fayolle, inspectores.

Henri Gautier en 1716 publicó la primera edición del Traité des ponts. Fue el único tratado
de los puentes, hasta que se publicó el de Émiland-Marie Gauthey en 1809-13. Hubo
varias ediciones hasta 1768. Fue traducido al alemán en 1759. En este libro definió la
regla del espesor de una pila entre un cuarto y un sexto de la apertura del arco adyacente.

Indica también, que la ataguía necesaria, para permitir la construcción de una pila dentro
de un río, debe tener un espesor igual a la altura de agua que debe soportar. Los pilotes
a realizar a cada lado de la ataguía deben estar separados uno de otro por tres pies.

En 1717 publicó la Dissertation sur l'épaisseur des culées des ponts, sur la largeur des
piles (ensayo sobre el grosor de los pilares del puente, y sobre la longitud de las pilas). En
1716 y 1721, se re-editó en París el Traité de la construction des chemins.

En 1729, se decidió reparar el puente de Compiègne. Gautier fue responsable de las


especificaciones de los trabajos. Sin embargo, se consideró que la reparación sería
insuficiente a expensas de un costo significativo. Luego se contrató al inspector Lahite
para hacer un proyecto de reconstrucción total del puente. Se construyó un puente
temporal de madera en 1730. El ingeniero Jean Hupeau dirigió los trabajos, que se
completaron en mayo de 1733.

Henri Gautier, incapaz de trabajar como contratista se retiró, el 7 de noviembre 1731 por
un decreto del Consejo de Estado: " El rey fue informado que el señor Gautier, Inspector
de Puente y Caminos de su reino, después de servir en calidad de ingeniero
de Languedoc durante veintiocho años, y desde 1716 y hasta el día de hoy, en calidad de
inspector general de París, ya no puede soportar el cansancio de un trabajo tan doloroso
en el que ha cumplido las funciones con la misma integridad y vigilancia, y Su Majestad
ha dispuesto de inmediato dar un testimonio de la satisfacción que tiene de sus servicios
de auditoría y de dar empleo a un sujeto capaz de cumplirlas dignamente ... Su Majestad
en Consejo ha comprometido y está comprometiendo, en sustitución del Sr. Gautier, y en
el citado cargo de inspector de puentes y carreteras del reino, al señor Pitrou actualmente
ingeniero de dichos puentes y carreteras en la generalidad de Bourges ... así concedido y
le da el Sr. Gauthier en auditoría de la suma de 2000 libras, cada año, para que ésta le
permita disfrutar de su vida en la forma de fondos de pensiones anual del Estado sobre
los puentes y carreteras ... "

En su Traité des ponts, Gautier sentencia sobre la ética del interventor:


Los contratistas no dudan en enriquecerse a costa del rey
o de quienes trabajan para ellos, y los ingenieros, los inspectores de las obras, por el
contrario, sólo tienen en mente la honestidad con la que actúan y de ser muy apreciados,
y no dudan en considerar al primero como a sus enemigos, cuando son infieles.

Adicionalmente, en su capítulo sobre los muros de contención, Gautier dice que los suelos
para uso en terraplenes se pueden clasificar como: arena, tierra ordinaria, o arcilla
(glaise), y determinó la pendiente natural de estos suelos en las dos primeras categorías,
midiendo el ángulo natural de reposo, al ser amontonados, como 5:3 (31°) para la arena
seca limpia y 1:1 (45°) para una tierra recién excavada y en terrones. No hizo pruebas
en arcilla, pero afirmó que cuando está bien compactada ejercerá presiones menores que
la tierra o la arena. También da los siguientes pesos unitarios: agua 63, 116 arena, tierra
84, albañilería 126 lb/ft³.

En la presentación de una teoría para el diseño de muros de contención, parte de la


observación de que mientras la tierra se mantendrá en su pie, sin soporte, en su
pendiente natural CA (siguiente figura) la función de un muro de contención, es
claramente retener la cuña de tierra ABC situada por encima de la pendiente natural.

Teoría de la cuña de Gautier (1717) (en Skempton, 1994)

Asumiendo que el muro se ha construido hasta un altura CE. Luego, la altura de la tierra
restante por encima de este nivel, reposaría en su ángulo de pendiente natural FG, y por
lo tanto, requiere una base que se extiende hasta F, donde EF = ½ BE, y por supuesto la
pendiente JG sería estable si el triángulo EFJ fuera reemplazado por mampostería. Este
argumento es el mismo para cualquier nivel entre C y B, por lo que el perfil teórico de un
muro de contención es el triángulo BCD en el que CD = ½ BC.

En la práctica, el muro debe tener un ancho superior de corona finito, y usualmente se


construye con una inclinación de la cara frontal de, por ejemplo, 1/5: 1. Como una regla
simple, por lo tanto, el muro puede ser construido con esta inclinación y con la misma
sección transversal del triángulo BCD, en otras palabras, el espesor medio del muro debe
ser un cuarto de su altura. Gautier dio una tabla de dimensiones del muro, y sigue la
regla anterior exactamente para un muro de 20 pies (de 6.096 m) altura. A bajas alturas,
sin embargo, aumenta la proporción ancho:altura para permitir el efecto
proporcionalmente mayor de las cargas vivas sobre la superficie de soporte y, más
bien ilógicamente, permite una pequeña disminución en la proporción en muros de mayor
altura.

En 1721, Henri Gautier publicó un libro con sus reflexiones sobre la geología "nuevas
conjeturas del globo terráqueo, donde se muestra cómo la tierra se destruye a diario, con
el fin de cambiar el devenir de su figura: cómo las rocas, los minerales, los metales y las
montañas se formaron, los cuerpos extraños tales como los restos de animales y conchas
son encontrados sepultados, el pronto retorno de los mares, por abismos de mares
interiores que circulan bajo la corteza para producir el flujo y el reflujo. Esto muestra el
espesor determinado de la corteza, la profundidad de los mares, el gran vacío que ocupa
el interior del globo, la altura de nuestra atmósfera y muchas otras dificultades muy
curiosas que aún no se resuelven, y de las que no tenemos ninguna razón".

Continúa su explicación: El propósito principal de este libro es la Tierra, y la forma en que


está compuesta, como la vemos en cualquier momento, y lo que por lo menos sabemos.
.... no puedo adelantar nada acerca de la disposición de la Tierra, como lo es hoy, que no
se haya probado mediante experimentos o por conjeturas probables, de los que saben
que algo pasó de una forma u otra, y no se sorprendan si en alguna parte de Francia,
durante un trabajo de excavación se encuentren marcas del mar, en pozos más
profundos, en las canteras de piedra, en las minas de carbón, yeso, etc. se están
constantemente descubriendo estos depósitos subterráneos con diferentes bancos de
piedra, etc. lugares en los que todos conjeturamos que todas estas tierras fueron una vez
el fondo del mar. Pero para entender más fácilmente lo que digo en esta Tesis, abreviando
aquí lo que he hecho, he dividido el tema en cuatro partes.

1. En la primera, comento cómo cualquier tipo de formaciones rocosas se


formaron sobre la Tierra y en los mares, y cómo se establecieron allí los cuerpos
extraños encontrados, o como quedaron enterrados.
2. En la segunda, explico cómo la Tierra se compone de una corteza gruesa
que sobrepasa las 5390 toesas (toesas) de profundidad, incluyendo la
profundidad del mar, que tiene 2390 toesas; que la atmósfera desde la superficie
del mar es compuesta por vapores suspendidos o nubes, es de 5705 toesas y el
resto de la Tierra por debajo de la corteza y el mar, es una gran brecha similar a
la de un globo o de la vejiga, la piel se puede comparar con la corteza de la Tierra,
y que supondría la anulación de 14 pulgadas y media de diámetro, llena de aire
infinitamente más sutil, como más agitado, que el que está fuera, y que compone
la atmósfera que respiramos sobre la Tierra.
3. En la tercera parte, represento la forma en que en la Tierra está envuelta
en materia etérea, y la forma en que gira alrededor del sol, constantemente
suspendida por el choque de sus rayos, en proporción a su equilibrio, con igual
cantidad de materia etérea: la forma de la corteza, aunque sea leve, puede
soportar el movimiento de la fuerza central, que la empuja en revoluciones
continuas desde su centro y es sostenida por el peso de la atmósfera, que empuja
y comprime hacia dentro, hacia su centro : de cómo los mares interiores que se
encuentran bajo la corteza se mantienen, así como los de fuera, en una
experiencia natural, y cómo los hombres puede caminar sobre la corteza interior,
asumiendo que fuera posible que no siempre se dirigieran hacia el centro de la
Tierra, de como un Zenith común a todos los seres humanos que habitan este
mundo, éste sigue siendo oscuro, en su lugar caminamos hoy en día sobre la
Tierra de una manera única con el punto Zenith exactamente opuesto y diferente.
Todavía se puede ver cómo la corteza de la Tierra puede ser deprimida en un
lugar, para formar vastos mares, y subir en otro, para formar montañas.
4. En la cuarta, demuestro por nuevas hipótesis, cómo la Tierra podría estar
formada en un principio por el Autor de la Naturaleza, como los metales y los
minerales se forman en su interior, como los arroyos y los ríos han sido la causa
de la disolución de la corteza para producir el diluvio que Dios quería usar para
reformar a la humanidad, cómo las secuencias de las montañas más altas se
conformaron, cómo en tan poco tiempo la marea sube y baja, y los lugares donde
se retiró. Todos los fenómenos más sorprendentes que suceden en la tierra y en
los mares, se explican por medio de estas nuevas conjeturas, de una manera muy
fácil y de acuerdo a los movimientos más simples de la naturaleza.

Pero las pruebas de explicaciones racionales de la formación de la Tierra, no se pueden


separar de la enseñanza de la Iglesia.

Publicaciones:
 Henri Gautier - Traité de la construction des chemins - Toulouse - 1693
 Henri Gautier - L'art de dessiner proprement les plans, porfils, elevations
geometrales, et perspectives, soit d'architecture militaire ou civile: avec tous les
secrets les plus rares pour faire les couleurs avec lesquelles les ingenieurs
representent les divers materiaux d'une place - 1697
 Henri Gautier - Traité des ponts - Paris - 1716 Google Livres
 Henri Gautier - Dissertation sur les culées, voussoirs, piles et poussées des
ponts - 1717
 Henri Gautier - Histoire de la ville de Nîmes et de ses antiquités - 1720 Google
Livres
 Henri Gautier - Bibliothèque des philosophes et des sçavans tant anciens que
modernes - 1723 Google Livres
 Henri Gautier - Dissertation sur les projets de canaux de navigation,
d'arrosage & pour la conduite des fontaines.
 Henri Gautier - Dissertation sur la conduite des mâts pour les vaisseaux du
roi, depuis les forêts où on les abbat jusque dans les ports de mer auxquels on les
destine - Paris
 Henri Gautier - Dissertaion qui résout les difficultés sur la poussée des voûtes
& des arches, à différents surbaissements, sur les piles, les voussoirs, la charge des
pilotis, le profil des murs qui doivent soutenir des terrasses, des remparts à telle
hauteur donnée que ce puisse être. Paris
 Henri Gautier - Traité de l'art de laver les différents desseins qu'on envoie à
la cour - Lyon
 Henri Gautier - Traité des armes à feu, tant des canons dont on se sert sur
terre et sur mer, avec leurs proportions, comme des mortiers pour leurs jets de
bombes, avec la manière de diriger leur portée - Lyon
 Henri Gautier - Traité des fortifications; avec l'examen de toutes le méthodes
dont on s'est servi jusqu'alors pour fortifier les places - Lyon
 Henri Gautier - Plusieurs lettres ou nouvelles conjectures sur la peste, & sur
tous les corps animés & inanimés - Paris
 Henri Gautier - Nouvelles conjectures sur le globe de la Terre.