You are on page 1of 1

La memoria y el aprendizaje adulto.

La memoria consiste en almacenar la información que percibimos a través de los sentidos para
utilizarla posteriormente. Sólo logra ser almacenada en la memoria la información que ha sido bien
registrada.

Florentino Sanz (1994. 9136) define la memoria como " la capacidad de recordad procesos previamente
aprendidos y supone: recepción de los datos, codificación de los mismos, almacenamiento y
recuperación cuando se requiere. Es un proceso activo por cuanto no se guardan los datos, sino que
estos se cambian, se ordenan según la experiencia previa.

Es importante enfatizar el hecho de que las posibilidades de recordar (evocar) están estrechamente
ligadas a la manera como han sido interiorizados los conocimientos. No existen “memorias
buenas” y “memorias malas”, lo que se producen son procesos incorrectos de almacenamiento de la
información, de ahí que se tienda a olvidar todo aquello que ha sido registrado incorrectamente en la
memoria.

Existen diferentes tipos de memoria en función al tiempo que la información está presente en la misma.
Estos tipos son:

 Rastro de memoria. En este subsistema la información sólo dura almacenada poco tiempo, se
retiene gran cantidad de información unos segundos y sólo queda lo que denomina el espectro
de memoria.
 Memoria a corto plazo. Consiste en el almacenamiento temporal de una información a la
cual será utilizada durante un breve período de tiempo. Este tipo de memoria se facilita cuando
se presenta un nivel de estimulación alto.
 La memoria a largo plazo. En ella la información permanece almacenada por largo tiempo,
en muchos casos durante toda la vida. La capacidad de la misma es inmensa.

La memorización voluntaria es característica de los adultos, quienes ya están capacitados pra ejercer su
voluntad. De ahí que cuando los adultos buscan recordar los aspectos significativos de una información,
para poder aplicarlos más tarde, se dice que han llegado a la etapa del aprendizaje.

La capacidad de retención es mayor cuando el aprendizaje se realiza en periodos cortos, separados por
períodos en los que se realiza otra actividad; por consiguiente se vera reducida la capacidad de retención
cuando se raliza la actividad de aprendizaje por un período largo hasta que se domina la materia.

F. Sarramona (P. Pated I. 1996. P85-86) dice que las posibilidades de recordar están muy
vinculadas a las formas de aprender; o sea, a las técnicas de aprendizaje. Estas técnicas se vinculan con
el concepto de autoaprendizaje, propio de la enseñanza a distancia, puesto que se trata de tareas
estrictamente personales. Las mismas se ubican en las fases siguientes del proceso de aprendizaje.