Вы находитесь на странице: 1из 3

Estudiar y entender a la persona del Espíritu Santo, como ella se relaciona, ¿Cuál es su papel en

el crecimiento espiritual de cada ser humano?

El Espíritu Santo pertenece a la trinidad, Jesús dijo en su palabra que nos dejaría al consolador, el
Espíritu Santo es Dios, tanto como el Padre y el Hijo. En la Biblia hay varias pruebas de eso. Podemos
encontrar; “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña,
aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu
del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios” (1
Corintios 2:10-11). En cada acción que realicemos siempre debemos pedir el derramamiento de este
para que las cosas se hagan de forma correcta.

Debido a nuestra limitación humana, es imposible comprender muchas cosas sobre Dios, su persona
y sus obras. En relación con la persona del Espíritu Santo no es diferente: lo que podemos y debemos
saber sobre él está revelado en las páginas de las Escrituras, sea o no lógico para la razón humana.
Con este cuidado en mente debemos analizar lo que nos dice la Palabra de Dios sobre la tercera
persona de la Trinidad. Es necesario para nuestro crecimiento espiritual porque nos va guiar por una
senda correcta, nos va guardar y proteger.

Describir los dones espirituales mencionados en los escritos de pablo, y para que la iglesia recibe
estos dones (Corintios, Efesios, Filipenses)

Dios es quien nos a cada uno de nosotros los dones a la medida que él cree. Los dones del Espíritu
Santo son por ejemplo operaciones de milagros, y a otros se les da el de profecía; y a otro, discreción
de espíritus; y a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas; y Espíritu los repartió
ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores. En la
segunda venida de nuestro Señor Jesús él nos preguntara que hemos hecho con nuestros dones, si
hemos ganado almas parta el o si hemos dormido. Así el Espíritu nos haya dado un solo don
debemos utilizarlo al máximo y para ayuda de la Iglesia. En filipenses dice 2:12-13 dice “Por tanto,
amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho
más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; Porque Dios es el
que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Ahora que el Espíritu
Santo está con nosotros debemos obedecer y cumplir nuestra misión, conquistar más almas para
Jesús.
En consulta con tu Consejero, escoger uno de los siguientes temas:

“LA BUEN SAMARITANO” - Lucas 10:25-37

La parábola del Buen Samaritano, nuestro Señor Jesús el conto para enseñarnos lo importante que
es amar a nuestro prójimo. De todas las parábolas esta es la que más representa lo importante de
perdonas y amar a todos. En aquellos días los judíos y los samaritanos se tenían mucho odio, no se
podían ver y siempre estaban en constante ataque, es especial los judíos que pregonaban ser el
pueblo escogido por Dios y por lo tanto solo podían adorarlo en ese lugar; como en la actualidad las
personas se llevan mal unas con otras, a pesar de que somos cristianos nos cuesta hacer el bien
aquel que nos dañó o hizo algún mal.

En la parábola este hombre fue auxiliado por un samaritano quien lo curo y pago todos los gastos
hasta que este hombre se recupere. Los antiguos cristianos consideraban al unísono que el buen
samaritano representaba a Cristo. Crisóstomo sugiere que el samaritano constituye una
representación acertada de Cristo porque “así como el samaritano no es de Judea, Cristo no es de
este mundo”. El amor de Dios es así por más que uno se aleje, lo rechace y sede caer, él siempre
está presto a perdonarnos y redimirnos.

A través del estudio de la Biblia, descubrir el verdadero significado de la observancia del sábado.

Como Adventistas del Séptimo día nos diferenciamos del resto de Iglesias por nuestra observancia
del sábado que es enunciada en Isaías 58:13 de la siguiente manera: “Si retraes del sábado tu pie,
de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamas ‘delicia’, ‘santo’, ‘glorioso de Jehová’, y lo veneras,
no andando en tus propios caminos ni buscando tu voluntad ni hablando tus propias palabras,
entonces te deleitarás en Jehová” (Isa. 58:13, 14). No haciendo nuestra voluntad en ese día porque
le corresponde a Dios, desde la creación el Señor bendijo ese día y lo santifico para que su pueblo
se reúna con él y lo alabe.

En Éxo. 20:8-11 se desacredita la realización de actividades seculares en el sábado, que generen


lucro o beneficio material. Involucrados en tales actividades están los programas de planificación y
preparación para la vida profesional, incluyendo la asistencia a clases y la participación en prácticas,
simposios, seminarios y ponencias de índole profesional, concursos públicos y pruebas selectivas.
En caso de confinamiento para rendir exámenes después de que termine el sábado, las horas de
este día deben ser invertidas en actividades espirituales. Nuestro padre celestial desea que nos
congreguemos en su casa para cultivar los atributos del amor perfecto. Esto preparará a los
moradores de la tierra para las mansiones que Cristo ha ido a preparar para todos los que le aman.