Вы находитесь на странице: 1из 34
vueu.vo, sva3.oriaia 36 NoID038G ¥U137 4 ylsOSOIId 30 C= DS S3al¥ SONNE 30 GVCISYSAIND SVIMVNOIONTOATY SVENAND ie BUIepop pepy ey] us seuoronzoaal A sejjanaay uso8ez zaz0q Captruto XII Guerra civil revolucionaria: la revolucién inglesa I «Si en el tiempo, lo mismo que en el espacio, hubo fluctuaciones altas y bajas, creo que la mas alta de la época fue la que transcurrié entre los atios de 1640 y 1660s", Ast escribia el filésofo Thomas Hobbes al enjuiciar la revolucién inglesa contra la monargufa Es- jo, Hobbes hiuyé de Ing vveia que «se avecinaba un desorden», Al escribir mas tarde desde Francia, observaba cémo antes de que la violencia se volviera con- tra el pats, éste shervia con preguntas referentes a los derechos de dominio y'de la obediencia debida por parte de los sibditos, ele- mentos verdaderamente precursores de una préxima guerra». La- mentaba también falsos principios sbusos que se habfan cometido en nombre de 0s. «2 Cudntos reyes?» preguntaba, "Hobbes, Behemoth (1879), en English Works vo. 6, andres 1840, pig. 105. 136 ‘se equivocan al pensar que un rey tirana podsfa ser matado legal mente? ;Cudntas gargantas defienden que un principe puede ser de puesto por clertas hombres? zY qué asesinstos no ha causado esta Aoetrina errénea de que los riyes no son superiores, sino adminis tradores de la multitud?. Estas creencias populistas marcadas por Hobbes, por sus perni- ciosas consecuencias, nos resultan mas 0 menos familiares. Las he- mos hallado ya como parte de la estructura ideolégica de los rebel- des holandeses y hugonotes, que habian sido los primeros en difun- dirlas ampliamente. Las revueltas en Francia y en los Paises Bajos habjan tenido lugar medio siglo antes de que la inglesa comenzara, Pero las tres eran semejantes en st lucha contra los reyes y el ab- solutismo, y la tradicién revolucionaria que las dos primeras ayu- daron a engendrar fue fuertemente reformada y ampliada por su sucesora La revolucién comenz6 con la apertura del Parlamento Largo en. ‘Westminster el 3 de noviembre de 1640. Desde su comienzo apare- cié el ataque inmediato a las instituciones del poder real en la Iele- sia y el Estado, De sus postulados se siguieron una serie de hechos {que amputaron la autoridad real, continué con una lucha armada ‘menos de dos aiios, y se después de su de- fcién de la realeza y de la Camara de los Lores, la cionales y politicos. La génesis de Ia revolucién presenté algunos caracteres genera- les paralelos a los de los conflictos de Francia y los Paises Bajos. ‘También en Inglaterra la revuelta estuvo precedida por une crisis de autoridad que socavé la obediencia y destruyé la habil rey para dirigir. Hacia 1640 se habia producido una polarizacién entre el absolutismo'y sus €neiiigos que mostraba todos los ele- mehtos cién revolucionaria. La religion tuna funcién sediciosa similar, como el puritanismo, el del calvinismo, y atiadié su formidable fuerza a la postura de oposi cién contra la Corona. Como en otros lugares, una gran parte de 1s clase gobernante, el orden aristocrético y la gentry, redado marginados de la‘direecién del rey por sus métodos y politica. Fue- roti hombres pertenecientes a esta clase los que prestaron oidos a las protestas del reino y encabezaron la oposicién. que calminé en larevuelta, ‘No obstante, junto a estos paraletismos hubo especiales caracte- -Tagorin,«Thowas Hobbes's departure from England in 1640: An unpublished leters, Historical Journal, 20,1 (1978), pég 160 T, Hobbes, De cive, on English Works, vol I, Londres, 1841, pig, 20. 157 2 ost "aug 29 9p XI-GD“PIA ¢ “gost ‘SerRUeT weak gogr uownyocac yaydug ous Cpe) Sant Mg uo mIBBAG *y K SOON speerope Sus ee Hoel 3 aS Uh 9 en SOT BSBT-OFOL Lojane Tea 29 pu say Jo Kyunuine> aur Hey {9p SIMI wangELO wap seta soe 2 «4 soqesaua8 sajeuoronsnsuoo & seopytod saseq 1 sured uw ugiqures opeseq ze}s9 Te OWSTRDO} fo UqESedaiqos ane ‘1 S012 9p uo}pemee wy ¥ serspuod sa\qeiou Soy aitta uotaIsodo un too emarsysuoouy exe tu fouyax Top sasazayuT $0] ap uoysts end =u op=p : . H BL 0 voy WoIsuaye ey “nooqtugt 290 [pap opoun uno uo ysoteyqegosd gfegoauatqumey a os ‘OFOT BEY oNdure as o79s OW opeIOIDa[a fa ‘OIs0 LNFag “weryINOD carp» [9p aseq ¥| aaqos sayexorD9[9 soxusisIp somndye ue oftduse Spur 0104 [e owparap un ozuamBatstoap 9Xode souNMMOD SO] ap IVE A 9 osonud yo ‘uproe[qod wl ap soxasmuaejnueu A saperaratt0) sauoises 501 9p Upraeiuasaidas ¥| osndns anb opiBuLssal [eroI99[0 BUNS lun ap aesad y “eYouapuay e3so uquurtus epeDgp v| aiuemp SLE OUT “eired souoytnoz svj op touensay ey “sapepianoe sns & o1waueysay od spzaiuy siuaysara un gysapTreME OS ZO ap Upeo9p 7] Uy muaiq & peviogyy ns @ ‘ouar Jap so;tmse so] & ied x0 204 "pepmiqesuodsaz op vapr e80a e ‘opdoja uerqeq ane 8p ns ap opuriqny “jesoloaya OHLNSTP ns BIDBY UO! 100 aLLOTy eum uosesazdxo sosquiarur soj ‘oured wun 20g “opr um omoa syed Bp sod & sageioioaya sounsip sod upioriuasaidad jeroadso us od Saunueg sof ap exemp ¥] wo uo!sednsoaad aquayoau9 wun 10d NAX OS AS pp soidiouyd © epezsojed ony ugforuasaudar ap youLio} vj2 on yy anes -of “f eaeuH 80] suTaurejre wopifod 9p A ugeysedo ap sexadse 001 39 o1og “sosopod sod 0 aruoweuosiad wag ‘oruaureyseg [9 UO aquasaid uqeisa s9[8ut opos onb efuajsos vun20p wnsquE wUp) “sopopny & soB.nq So] ap ualgiutm outs SopepLudd £0] 2p 0195 ou uoroequesaucas ey uo eqwUWopaLd £i3u98 wy “saqeOs0 -09 A sapepsyo ‘sopeBoge ap (9482 1 9 0 -ad wun ap spuiape ‘saquayuayete} 9029 wasonduioa vonpiooystse vayqurese vikn 2p soaquroran 9Qg ap spui efter oPgT wo on) sounUIeD 89 B| ‘Sau07 $0] ap wzeUIND ej ap Teloduiay wraigou -ijod uooeu vy & vorjgnd uoruado ey» Up!2uaye ap oA! 40 omod K oyubuxoqad aseyo eB UNIO} ap o44sTs on s0Mta}ureys0duIe9 ns 1 -oosep jap wsnva e efsjajnaiqos ow ugronapsM ns anb [2 20 OZOL ap spe2gp vf ap sajetly ap oltourejseg Tap SOsquIaN $0] ap SALOU -a1 saxokvut soy ap oun anb ‘opopiad aysa ua 89} “uit Soj 2eyuatIaJoUT Bred Aas fap pepLiOIne vy woseFau sosquatUr SO] anb jo u9 soysandut arqos sayuopavaud ws ayeqap un v OTOL Ua SeIP ‘oxreno garpap saunuio3 soy ap vreurp) v anb o] 10d svonifod souez or " ‘vynsaz osad ‘saxo] soy 9p exeurpD B| Bp Saigon so] aod si J oquorpuodopay eaperortn eun op zodeour ‘oansoyout 0 ~tono un 19 soummI9D so] ap waewigD w] onb urqwureyooud nas SOT) "BUOI09 vl ap Saxapod & SeapteBoxs0d sey OTE) out e soifoysatid sns ap aqurou wo sotnWHOD soy anb A ‘sou soquarumpeooid ‘seisaioid seaonu woo seoniiod wouonym ns A pep “Home ns sepuerxe reaped ua uoseasnq SouMWOD SO] ap BELG.) Las diferencias politicas y el descontento a comienzos del reina- , cuando se convocaron tres Parlamentos sucesivos 'y 1628, fueron mds interesantes que ninguna rew- r. Las elecciones al Parlamento de 1628 conllevaror | go ‘de 1640 para al Corto y el Largo Parlamento, celebradas en un mo- ‘mento de erisis sin precedentes y de la mayor excitacién politica, Sobrepasaron aquellas de 1628 en todos los aspects. Con ron también una situacidn record de lucha: al menos sesont tanto en el Parlamento como en la . Cierta- pensé 0 {ario al control real que los anteriores, y excedié repetidamente los limites en los que el rey queria confinarlo. La agresiva conducta del Parlamento provoed el enfado y la preocupacién de la Corona, cuando desafié y atac6 la politica real, Esforzindose por extender ‘sus pri Ofrecer consejo sobre cualquier materia que afectara a los intere- ses de la nacion. Los sibditos se dirigieron a é! mis decididamente {que Nunca antes para expresar sus protestas y mantener la causa de la ley y la libertad, Sin el crucial papel institucional del Parla- ‘mento y sin el centralismo politico, el movimiento contra la monar- ‘quia Estuardo habria sido algo totalmente diferente de lo que fue. 0 La revolucién inglesa ha sido estudiada y discutida més intense ‘mente que ninguna otra anterior a 1789 y ha sido interpretada de muy variadas formas. Para entender su comienzo, es conveniente constatar qué es Io que no fue. Conforine a lo que he dicho en capitulos anteriores sobre las guerras eiviles revolucionarias y las definiciones en la concepcién fe la revolucién burguesa, la revolucién de 1640-60 no fue ni una cute ls elecciones y su impact politico; para cifras sobre as Siie'y apart eee 164 lucha de clases, ni una batalla por el poder supremo por parte de la or politica general que habia ocurrido hacia 1a revolucién no fue Ia inevitable culminactén de un lento pro- ceso de amplio cambio social, como habian deseado creer varios es- tudiosos. Aunque la centuria anterior a 1640, como ya he apunta- lad social, némico y pol 3s argumentos para.conec- tar la revolucién con las tendencias sociales a largo plazo y la coyuntura de ese momento han sido singularmente débiles al inten- tar demostrar una relacién ca entre las dos' si combinamos estas tendencias, resulta palpable inglesa en el siglo xV1 y principios del xvit permanecié fundamen- talmente estable en medio de los cambios que experimen’ mente, no sufrié modificaciones estructurales 0 desplazamaientos significativos,-ni innovaciones econdmicas quebrantadoras, que sembraran el ataque contra la Monarquia Estuardo. La revolucién de 1640 crecié fuera de la resist tismo en Ia caida del gobierno y del régimen. Suu cardcter prevalente desde su comienzo, yace en Corte y el Campo, un conflicto que signifies et la clase aristocrética gobernante a la Corona y la aparicién de una funesta desafeccién. El sistema politico, que crearon los Tudor en el siglo XVI estuvo basado en la simbiosis entre la Monarquia y el estamento aristocré- + “eigen 191 AT ‘esSM 9 po “a Wo ys ays Jo sutli0 24s uo Sa0YD) pur ina zsasnyno oa 9p AI 80 Pid ee “1898 Syd "9) 3D nope { souoyoom & sosmostp zepso0e “eBarensa wl rmz0uc ved sepeatid seynsuioo £ sauojunas weyueysog “soana{qo sns amiosiod ByoNY Bf uo aured eun embseuopy widaxd vy opuars ‘ugqunsop equiaaey Tea 200] pepLome wun 9p uorovureoUs wuardns vf owto9 odulan Sut tod epziapisuos wrong ou euoso) % anb osndng ‘wonyod uomEE ‘omoo odure) j2 ‘owsyorfomoordti9 omed a1105 ¥| foroTpEs Bi 8 PEP apy ows odures 19 ‘peparou wv mowpe ottoD a1I05 Bf ‘SaIuEDOU souotssoap & pean peproydans owoo odurea ya ‘sazaae[d sosorfiad ap onuao & wusqn upEOpSYOS omoD 1102) vl {PMAIIA ap oLITUOU AS outo9 oduree [9 “uptodnas09 op zeBny op omUOUIS owoD BAZIN 98 opnues 9159 ua e110 wy -odureD £ auioy anus sviou -eaouax $9] ua tu\saxdxe orrey orsg “-,SHISTIRIOSGE Saka -eso1i09 o| ap ezueqeye vf ap oaneHOu opE| [> en} anb eur: ‘upyoypen Bsoxo8}a vn ognd onb pepuorsaue Uso oxsta soUIaTT “Sep -eyseunuo9 sejesnyino osnjaut 9 sesorsifad ‘sopeiour souo(oerapistO9 38 8 oWLo} Ua sedna3e ¥ expuay odure K 94109 anua UOLOUNSIP ET “ z81q@]ostpur opor Un ouIoD vayandai A sapeprtint HOLE Jap PELIOGH B] OPUBLqUMISyA UEqRISE “OUIOTTTOTD ‘sojfaqsshid somsant sowapiad Ig “syed omsanu ap weuetyuoD » A eodured yep peizaqn BI Fearasaid 1oqap Onsanu Sa» ‘eoarore[2uy g1aua sow anb sepsova soaseyymsads ‘esaqyur A s3qiu @ Robe somsiase uoqerepaap saumuoD so] ap Brey) vj we odure:) [op oo “1p Ryd “mg “poze ed “Cuca ayy pue unos au "uaBe7 7 “cant oe op de ugiojsodo e| ap sorepnsed soy opueng -vapugzne U: ‘B{ 1od aquouresnp uosegony anb soy odn aise ap ‘agst0d 0 popnys ns sod soft w nsaadxa op pens 8] 2p ‘sted jop so.seprised 29s wagap ‘si uumjoxo enb oquoureseg 10p sorquioym 10d oisonduioo vquiso ‘ooupsodinoyu0o s0y}s9s0 un UTE -28 ‘odurey 1g “sowpqns soy 4 ovowepieg [ap sovfoyalid & pryz9qy, 8] ap seuopatianueMt Oto xeanTed Ua SCIStA Wee 91307) ¥] 9p <1 swauodo 507 worqndos vy ¥ woroeorpep & owisnowed ‘ooyiand raid -so equoyruats odure) Je ‘aisestuos wg “uprodnuiea f U9¥ stp sued G291 ap epyoap vj ap sersroxantoo Soy ua uosBox{dmny opatoT ¥ oursaiz09 Jo & 91209 vy ‘ououme wo weg! onb seroUOIaRD ap 011 -sedsa un uejrafns ovad ‘uepspre out sopazed so] an 1 apsep oppied ap seronbya waza on “sayuadzoatp svn ua sauozaisod Jworpun exed ise uviaias oduwe Jo A -o1st90 we sopeurey{ ue19 soz07 So] ap BIBULY seqgou soy & ‘odurey Ja ceseds & wap» tex9 an aui0 v ¥ wesuodo 2s anb soxqusorun soy ‘saunter $0] ap BIEUED | ug “odummp ‘eaqured watsoudo ey u2 epeuqutoo wqeiso uoTseit <8 & poprunmos ¥] eazy upIooAap w] “por tn owoa oUTAR © 19P aig ore spur fo Bred { «odureo» 0 opypuod [> ‘eo0] PEP! ns wxed 59) jpaurutiad onb ‘e359 woo wopraucd e] Jod soudnux -00 ou 0 alz05 BI ap saimarpuadapuy sarquOY ‘sJsaynte ey equUAs 2p ous) “soyeuosiad A sopeauid sasaxayuy sod vyja woo teqerD0s0 ‘98 anb sojjanbe v A sordape A sopeurpsogns ‘so8ze9 sus ‘e119 Ou “t01go8 te A euosoD vy v aruauraien & wyjdure eiayar a8 21309 vy “onyod odiano ya wa opuvurwso’ oqnisa anb wursto jo ueywodxs anb sorrextuoo somtouo[a sop “oswourEyed 18 ue aquamepedse ‘Qz9q ap epeogp ¥ ua zan woud 10d saquaLLt -09 ua wosopAAUGD as an 5 uel odarea 9 A aro 87 “oT Bou uoIsua} van equsnsoU euLOIsIS ouese Bia ugraesado0o ns ou91q08 18 BUN UB Sept uMquIsa AUIS 198 A oBzbuoNd un ap s9xes BOO Jaron protestas generales. Esto ocurrié en la Cémara de los Comu- nes, pero estuvieron también asociados con algunos pares de la Cé- mara de los Lores que compartian sus puntos de vista. A través de su actividad, los oradores de la oposicién lograron una influencia en los Comunes que socavé el ascendiente y manejo parlamentario de los ministros del rey. Algunos de estos partidarios del Campo te- nian entre ellos relaciones més amplias fuera del Parlamento. Se eneontraban unidos i ligién. Después de que Carlos I disolviera el Parlamer sse abstuviera de convocar otro durante once afios, este miicleo de la posieién continu su exstenca, Aquellos que pertenecin él se Parlamento, la disensién entre Corte y Campo afec- t6 de manera gradual a la mayor parte de la nacién y el reino. En al gunos ly ‘Campo fue sostenido por el conjunto de la gentry 10s de Londres, que eran los acreedores arios de sus concesiones econdmicas, los sectores burgueses y co- ‘merciantes aumentaban su hostilidad. Como la irri tes y de las comunidades contra las presiones reales s i Carona y los benef que incorporé diversas tensiones y protestas. A finales de 1630 la Corte parecfa encontrarse més aislada, mic po abarcaba a casi toda la clase dirigente a causa general. ‘La marginacién de la Corte procedia de toda una serie de accio- nes reales que fban reforsindose unas a otras debido a su efecto acumulativo. Durante diez afios, hasta que fue asesinado el duque de Buckingham en 1628, éste, favorito de Jaime I y de : mantuyo un monopotio de poder que originé amarga odio. Con singular ineptitud, el monarea contribuyé ta Espaiia y Francia al mismo tiempo. es inglese mento del acceso al trono de Carlos I el privilegio de éste de recau- % agg urt and the country, cap. 168 ~ puritanos al mismo tiempo que originé el disgusto dar las rentas aduaneras, que de todos modos él continué recogien- La Cémara de los Comunes bused, mediante la acusacin, derribar al favorito Buckingham y no prest6 oidos a las demandas del rey de que le concedieran dinero para la guerra. En 1627, el rey en sus aprietos financieros y con una guerra entre manos, pidié un présta- ‘mo obligatorio a sus sibditos bajo la amenaza del castigo, Aungue en general fue mas obedecido en esta ocasién, algunos se negaron alrededor de setenta caballeros que declinaron darle dinero fueron encarcelados sin causa legal auténtica, puritanos y no puritanos, la Iglesia sa habia estado firme, durante sesenta aiios, en su acepiacion de Ia doetrina de la predestinacién. Los arminianos repudiaron esta doc- trina, fundamento de la ortodoxia protestante, afirmando, eni su lu- mn la importancia de la predieacién y pidieron jurisdiceidn espiritual para los obispos sobre el Iaicado Udndote caricter de orden diva, Aunque no eran més que una pe- queiia minorfa, el rey concedié a los arminianos tal deferencia, que Negaron a dominar la Iglesia y favor de cualquier peticién real, exaltando el absolutismo y procla- ‘mis, al considerar el puritanismo como equivalente de la rebelién, lograron el medio de silenciarlo®*, El ascenso de los arminianos fomenté une nuevs Iglesia estatal, que tuvo peligrosas consecuencias tanismo era un antiguo elemento profundamente in ingles@, que nunca pudo ser erradicado a pesar de su re- presién periédica. Los ministros protestantes y sus simpatizadores laicos esperaban todavia mayores reformas y persistian en demos- trar su inconformidad. El ascendiente arminiano enfurecié a los los protestantes moderados, Uni a ambos en la oposi ‘minianos denunciaron con fiereza en el Parlamento st ricales. Una parte considerable de la opinién miraba al arminié ‘mo realmente como una pura apostasia. Su ritual, su sacerdot tr vonndo ey wo esq -eonsjod A opeisg ap epereut uequatmoUep 35 anb of eqeven opuens Aaj Bf ap vurDUa 20d Aas Je vqunits anb o1nyos ge sepod tm wynjour 9s ‘pepioyarue uoo orsta somey ood ‘seEITN So] ap onuay ‘seansfouiaid soydure & vjowmardns wae vim ose aeinbpens us ejasod wuos0) B| ‘oopsfod odsano fap ezaquo om) _ o}DUAILH Bf op aruodnfoued BIOUEpLAD ‘eprpow eo xeqnbpena amb syut dypnM ‘grey ag -odure], ep oredsex axiog ¥] ap uoseMBrem yl gra[dutos AouOW dTHS 1 a -puos [g “Yeu! [9 Wo esuajop ap HOY wun JoUaIUEER Bred OLLeS999u woo aisonduyy 2359 oounsnf owsayqo? 1q ‘Jenne oysonduay un omOD ‘uo}seU ®| vpor & gEgt to oTPUOTKS ofom onb A souueM sopep wea so] auqos oxourtzd osndury fax yo anb oysanduny un “kauoyy drys 8p woPonpaxnny BB por axqos O1GaP a5 BiLaNA Us °62-8ZOT BP B fanb aokeer oxontar sisi vam 9p orpnyaad ‘20844 opeaowea woo oxfns 04 upyorsodo BI ‘O69 ap BpeDep e| ep sapeUY Winey ‘apsm SE “pls BASH TUN OLGUY BLIAISap vy Wa TeTlOLTesap wred OFOL A gaor an ‘B1IOH ns Lorelap soso[8ut 0OO'OZ ap Lopopaste jomeuopunge anb SeistutaqeD SOpeIIXe So] WOrA!O lure) top uo!sodo wi ep sautzrreduns A soBrure zod =p aidura vam ‘suasnysesseyy op ¥ryeg ¥ ap viueduio) vl op so] ofeq visozeyBuy vaony @ eum” upioessturD Tesd B] 2p ozuaynion Jo 014 voodg wisa anb oj 10d ePauapoujoD wind sod anj ON “ouxayqo8 Jo eznuo9 upnoD pepjsourpre eum Ud asopuprun WosoTy osed v oseg “Aot [ap seprpam se] ap sosraape sor sozopfumstioo so] & soqpueoxau souoroeD0se Se ‘aus’ v| ‘sormguoas sasaraym a sodna® soxpny -njsesie smisqutiojtoom soumirnd sompans 4 ‘qepuoa puparoos wl a1qos osod onisasse ns opuesnge xeuojsio}x9 exed wuor0, ¥] ap sated sososaumnu Sof tu0 Buoous 9§ sowUaquoDsap So] ‘wIouaLTede ws9 ofeq ‘OruISqO ON -aoyndoduut 9 oxones oniraiqo8 un 9p $214 ay ou09, 2p 100 “OMIUDM seMOY, £ ‘KanqzoyuE) op ouTETMTE odsiqo 1 ‘poey ueHTEM ‘operse ap soustM sovraR) -soppUas soynUL out ‘ua ayrany spur eroutanypuy wu som sujnauy ofgeueutied qeax sapod | ‘un ‘iioynijstioa aod ‘opuerias “ope : ‘woo seiion3 se] “omeo Basrojay ap opouied Un gins UoLeNUTTOD » Ksapeynourp seise equosd grouen oui91q08 tg “eLseTUoUTETed OTD -ezqioine wy UIs sozouenpe soypazap ap Uptoupredes v| Jod sesa10ad umd sasuatqpuo] sareforamao so] ap aired sod sa ‘2p 2800 Je woo 4 viouappaqosap ap soomppiodsa sopylteiso ap O8:0] O| 8 aiuawonorg woreSudjoxd as sysi19 wiowad e180 9p sey *geu0x09 2 ap sapod {2 sedansn ered eourarqos Jo woo sozey so] 4 oxadsar Jo opow sodurox Bx Uy ono ‘souorsesoUN sofa vpsTTULIed spar voUMH oT of -sajusap A seplaeaie setosied sod exemmgy BI wo opei1ozel9 oTuTuIOp {2 auqos sauorsaase se grsu2y “soqwax -s001d wis soucisn.nuy op orpatit 40d sopey 9p mre spur sooniand & peptroine ns Jepusrxs ap sovre soum So, Uo 501 od sounig) so] ap ezeugD vf ¥ OMALODSY “orueMEL Ted so] ¥ Qfsoseous soprey -omOMIB|LeY Jp LoINIOsIp vreIpouu vy ‘op vpmifes sounuio; so] ap wxeuryZ) By Uo saytiapanesd wts wopsosep 2p wuaose wun ua xeUI[o ns oan BND ‘gzgT ap UgISas B] UD UOIDE tosyuoo 1O4eRr BUM LOLTEsTeD SeIsIOAONIUOD seis “SeUBNpE ap'soyo fayunse 9 31q05 Se} 1p SeAOT UoTeUIBLL0 as uponad e| ap sgndsap ‘arUEIsqo ON “OL! -uaqsysu ng “soqsw3e soj ap woreredos woud vy mis | SOqre B O19U tp unSunt zopsouco ou & opeuruzarap ‘Sapesauad sefanb sey & visa1 ond wana ortmax as gzgy ap oMTOUeELed IZ “OFOT OP 8 -sod ny opuemiyjaud ‘¢z-8Z9T uo eonrod eigeq onb euno wun ooo aTuaUTEULIOU sorsta uesa up}eURsepaud e ap czeyoa1 ns & ou reafirmada en 1637 en conexién con el Ship Money. En un tribunal de justicia nacido de la negativa de le oposicién del Campo a pager, la mayoria apoyé el impuesto, justificandolo varios jueces como un ejercicio del «poder absoluto> del rey para la seguridad del reino, tun poder, decian, no limitado por la ley 0 por los derechos de los stibditos. Esto era simplemente la reiteracién de una vieja doctrina relativa a la naturaleza del cargo real, pero que ahora era clara en carga di ciera estarfa permanentemente asegurada, ;Qué necesidad tendria ya del Parlamento? En 1626, un orador de la Corte advirtié a la Cé- ‘mara de los Comunes que su oposicién levaria al rey a adoptar nuevos consejos» que abogaran por la extineién del Parlemento. Recordé a los miembros que los Parlamentos existieron alguna vez en todos los reinos cristianos, pero que al fin piritu turbulento, los monarcas los habian: ‘Que dnicamente sobrevivia el de Inglaterra. Sin embargo, pedia a Tos Comunes que no se alejaran de la amistad real usurpando las prerrogativas de la Corona. El propio Carlos I declaré que Ia exis- tencia del Parlamento dependia enteramente de su voluntad y que segén considerara sus resultados, buenos o malos, continuaria * existiendo Fue este miedo de la extincién del Parlamento lo ‘que atemorizé a los miembros y opositores del Campo en la década de 1620 y que para 1629 ya habia pasado. Por un medio u otro, la ‘Monarquia de la década de 1630 se estaba liberando de las limita- ciones que quedaban a su absolutismo. El Ship Money fue un gran paso hacia este fin, invistiendo al estado real con un significative poder fiscal independiente del consentimiento del Parlament Posiblemente el rey hubiera logrado lo qué'su gobierno perse- guia de no haberse producido el estallido en 1638 de la revolucién en Escocia, que afecté decisivamente a la situacién en Inglaterra. precipits una rebelién provincial cuyo simbolo Ileg6 a ser el Natio- nal Covenant escocés?®, son, The criss ofthe constitution, New Brunswick, 1949, cap. 4, da una dbctrina Glyde solo dire expat por sbngadosy vee ‘agin, The court and the cour, pags. 8485, y cap IV de est libro zag Tae out andthe county 2% Vid csp. Dt de este libro. 172 En 1639, el rey recluté un ejército para suprimir la resistencia Weanters, pero se trataba de un cuerpo desafecto con és en hhasta qué punto habia perdido le lealtad de sus sibditos. El Parla- ‘mento se mostré ms favorable a los rebeldes escoceses que a las necesidades reales. Cuando la Cémara de los Comunes decliné con- ceder dinero e incluso amenazé con condenar la guerra contra los escoceses, el Parlamento fue disuelto precipitadamente después de s6lo tres semanas. Entonces el rey siguid adelante con sus esfuerzos ante las su- periores tropas escosesas, que invadieron Inglaterra en agosto de 1640 y ocuparon los condados del norte. En esta situacién tna peticién de convocatoria del Parlamento corrié por todo el pais. Sin Ayuda, Carlos I tuvo que sucumbir, y se siguieron una serie de de- ‘eretos para la reunién de un nuevo Parlamento en noviembre. ‘Asi, la rebelién escocesa supuso una crisis paralela en Inglate- ra, La Corona sufrié una desastrosa pérdida de autoridad, Mostra- da su vulnerabilidad, no podia hacer nada sin sus sibditos ingleses, generalmente hostilés a su mandato. Las recandaciones del Ship Money bajaron drésticamente cuando comunidades enteras se ne- garon a pagarlo. Hacia 1640, la nacién habia Megado a una virtual hhuelga de impuestos. La administracién condal estaba dejando de responder a las demandas del centro, puesto que los caballeros que dirigian su maquinaria habjan perdido la confianza en el rey. El sentimiento piblico se concentré en contra de la Corte y buscaba Wberar al Parlamento y a los lideres de la oposicién. Una crisis de obediencia, autoridad y confianza par jernar y supuso él colapso de la soberania. resistencia violenta, que, por otra parte, era innecesaria, porque mar Jas armas en nombre de su libertad y de la , se habfan convertido en sustitutos de la oposi- glaterra, todo lo que ocurrié fue que la mayor tico fue despedido de la Corte, Io que in- ivas defecciones oportunistas dentro de la propia Corte. ‘Detrés, en similar actitud, estaban las comunidades condales y los stibditos con agravios convergentes, La Monarquia no tenia me- dios en estas circunstancias para coaccionar y castigar. Era cast letamente dependiente para la ejecucién de sus mandatos de le la clase gobernante aristocritica. El la redujo a la impotencia. Mientras tan- inmovilizado, y las fuerzas rebel- 13 \N -nyosaa n ‘owamesous8 ‘ayueysqo ON “sestED3¢0 sus 9p 5a: souorperado su amoxa ap sojuaquy 9 ousyfesynow op sotto -2p too wozeuotsovax “ajo wxsoni v| ap souojoepasdop se] Ueyayns ‘nb ‘souiepuoize sovanbod op jem ugjae[qod vy ‘swaxy SeLIO1 Uy “seujsadureo souomoarmstr oqey ou ‘sopeption op vuaition vun Ud sauspugsap scorpprodso & souanbed opt 9p ¥pe29D v{ Ua 228 UoL ayant anbuny “odn ousrur tap vjouafoya o soLusae solqunasip oan -soyu8js ap opriuas jo wo soyDay soood ayuauIeanesedaiod oapord ‘ousuoronjoxar opo.zod yo ‘osuayureyueaoy ns ap zes0d v ‘opunos : -vood9 wap soqato seszand se] supoi op saio1se1 -x0 soaStjed sod epenoaye Sowa e] any ws} -Tepsuasg “seuox,) sm ap UoyUuN e] wa Sasyed SOP 9p LpIDeIDOse Bt 2p ‘opernsas fe omod wio{ueanx9 upjossonjoauy wun OWE) on Ou OTOK fopromsg wmnbrouopy vy sp auquiou wo spur A ‘ouaureyeg {ep sopsie omoo yg ua osaumed “exzaye[Suy a uororuyarorUy soe -200959 soy anb pepiaa sq “OPOE 9p epEDgp vf ua soUaLsesod sus 9p swunie wo svyoniar se] 1od vjourdso embseuoyy vl epuOd ef ap ‘upfanjosai e| 9p opyesa fa sod stuaarayuy eied vperoedeo soust osnjouy aanjso esaouMe embseuopY eT “OS8T 4 OFOT 2P SEDREP Se] ‘ajumanp seusoqu seqony sis ua serofueNxe Seloudiod ap UO|IUAAIA) -ty ou ¥] ap eandes o1ssuvuLied ‘enuaureanaaya ‘wxIoIe|BU ‘ESOT US Sooutild 80{ 2p Zeg U eswy SEOT apSOP op onb ‘eyedsg A wouEIy anus vuiend vo] ¥] op Bsnea v omlotedouT “SoxoLzOIx se -ojod sopues3 op uoloeionjonuy o wrouaieysonu ey sod upezeuoUe swuomesease ays 98 | sojre wnuoD wyjanaay Bf 'SOfeg sosfed 501 A wpoueag ap sozejanis souojfaqas se] Uo eystatlog wo ‘oseuta “oureuopontoa -22 opozod fap spw seonspaioesvo sop o wun seuasaid ¥ SoU A “e198 ap souorpnjonar ses20 sey ap exombyero e sojiadns so souvaye ond “eon vorugjod A azagap ap opwoutsoy un & ‘souepepnia soysazep soj ap ofeq 4 op tu seuepag so] axiti9 aotreaw tm ‘TeOIpex & VORBIDOWOP WOLDUHIFe 9p opis ore: joe UN ‘eyrEUOPNIoAe B19 vl op UIMFUIS spuL guusn90 OSST ep ¥I ep A OFOT ap BpEDgp YL ap sapru Bonny “olwoUE|Zeg Ye JoLradns aquoueuy [eA “11 zepod 9p uofoisod wun, ‘asvy epunos ng ono] oysq -sasou aL -p4 “Cnunoo ays pus sneo suy *uo8ez ‘overeat ap sorsane sh -oad oydexe un oquo v sesoq{ odume9 jo & oroureysed {2 ered 109) & -saureapeped any | sojse2 ap owa!qo8 ap sopergtx So] eNUOD SupyA 10] Suziony op uoran vy 9p wsn99 Vy “Kas jap popuosne upesies | B31 -wod pepramnido ap opfogas woronad yl ep [eiuaurepuny aseq w BIL -nsuoo anb ugrompsut ‘omuoureeg fe aod aywauedjouad wpeur -op oamsa ugionjoxas B| eapy Ms U9 OUI0D pEpHDs NS 9 OUD, “pq Iota Uo Uoron|oaar wf wed ony 0] 6821 ap ofeu ap soqesousn Sopersy So] 9p upsimMax BL MLGD "UOIONIOA “24 4] ap opsuy Jo ouodns uormTiax ng "uorpnjonan Bap O7UaTUIOD |e oon] exire(Bu ‘POT uo ofttey oMustNETENg op eamIOde HU) m ‘opuaknjour sountto? so] ap exbUID w] B UOIOIS Joa upyosodo 8 ap soraemmeduns soyonyy “e110 e] ap uoToeadomms ‘2p ef 4 odurea op orurmopard jo woxeuLNsuoD seuo|soa|a Se} “Tes 42pod jop osdejoo yop orpout ud opeqaqe) "Baap SPU Opis -oAad UO}OENYIS BUN op LDUDSE v[ UOIwALD SO}LTUTIE UOTE SOIS, ‘osnyout sokom oxy 28 ompmn aise ep orsadsox yeas wruepuodep wy ‘omuoUrETe [Pp sTuaa wxpod 019s susayBur sodon sey ap wBed vy ugrquM uy aS2 | ‘ered osourp Jo owoy “o1veud one im v 595900939 $0] 100 HOIDE| seueitem Te apuasuos anb osm | sop) ‘zed ap operes un ap wu “1 ®| ap atuaypuag “ayz0U [9 opuEdndo WeqenuEUOD Ses200989 Sap cin inglesa fue més notable por la relativa ausencia que por la pre- sencia de protestas agrarias serias™. rincipal area de accién en un princi después de 1640 inspird nuevamente a presentar sus peticiones de reformas. do por una violenta y observante 0} actuar por primera vez en medi ‘Algo enteramente nuevo era el volumen de peticiones. Desde Lon- dres yde muchas comunidades de todo el reino legaban demandas y protestas dirigidas a las dos Cémaras, que permanecian en el cen- tro de una insurgencia sin precedentes entre el pueblo inglés, lo que capacitaba al Campo para imponer su voluntad. El colapso del régimen libero también la presién de cualquier censura efectiva, de mod {importante funcién com se revel6 también en la cién de la largamente buscada reforms. istica se debilitS con el colapso det poder 176 \2 so. La reunién del Parlamento trajo consigo violentas denuncias de los arminianos y obispos, que iniciaron controversias de largo al- cance sobre la forma de Ia buscada reforma. Todas las acorraladas fuerzas espirituales de la época buscaron la Liberacién en los afios revolucionarios, empujando a Inglaterra a una era de extraordina- Ho desarrollo religioso. Muchos puritanos querian abolir el gobier- Iglesia y reemplazarlo por un sistema nacional iano; otros, favorecian el mantenimiento de un episcopado Feformado despojado de su jurisdiceién espiritual y de sus funcio- nes seglares, tales como ser miembros de la Cémara de los Lores; ‘tin habia otros, congregacionalistas o independientes, que no esta an necesariamente en contra de la Iglesia nacional con tal de que juales se vieran libres de presiones exter yor parte de los puritanos deseaban una Tas congregacion nas, Pero aunque Iglesia del Estado reformada, comenz$ una proliferacién de nuevos icién eclesi grupos religiosos que rechazaban cualquier nacional. imiento del sectarismo ¥ lerane principio altamente divisor en la agenda de Ha. Las luchas entre los cuerpos religioso: causas més fértiles de desunién cuando la Finalmente, deberiamos apuntar le inflacién dc cidn, Los predicadores puritanos promovieron este énimo apocalip tico, exhortando al Parlamento y a sus congregaciones a acabar con Babilonia y a plantear la reforma en todas partes**, Las pasiones, ~ esperanzas y militancia desatadas por la revolucién provocaron fre~ cuentemente desorden e incidentes violentos. Bastante antes de que comenzara la guerra civil, el potencial de confrontacién fisica rin, The court and the cou Liberty and reformat "pars este sentido apocaliptico arlament por los instr puriaos, ton, 1968; y Zagoin, The court and the county, pigs. 245-346, "92e-112 60tz-102 B94 “PIA oe -#1ur sod sopednooasd ueqeypey 35 4 opyonposd weyqey 28 BK onb soo -Byrod soiquivo wa epeseq peprliqesa wun weLLaNd) “sofel opEiseuIap opuefory equise oveuauaed ofzerepy ja anb ayU9s ® UorezuaM -09 Sopeiepour souquiarm ‘sezewp.) soqure Ug “Aax [9 22908 guolsozd onraueeg [2 opueno ‘odum) Jop wzueyfe TI ap oxuap souoTstes ap A Sorquiea nosafnposd 9s ‘ofruquie WIS “eLopeULIOJAL UOTDRLS!39q \ eiourd ns ap souny] soy ap ¥ITe spur weal sb sopeuorsrpe Soxapod ~ 2 asresiaye 8 Za4 ns B QBygo sal PEpIszg0U wISg “Kaz jo BUCO sap epundos & sopuered ap wpanbsng vy Us uooJequiO as smUaBAIp ss & oivouepse Je ‘saxoutel sns op wsteD v “eB opunfas uy soopyfod odzano tap oxzuap ‘ypaxg Bf OANMEMT eruELZUOD op TIE) LIOPTISEAOP BUN VULIO} wIS9 2q ‘adjo# un aquouazue;suoo wea) k oWUaUTE|TEY J BIE waLoTy jp Sapeayo sounsfe woo Year UglsestdswoD Hu] ‘sopeMOpNaRsUoD sopione sosonit So] Uo 1Bs0qeI09 teypod Ot anb wrwegucosep 4 eypadsos ap ousiqe [et 10d Soperedas worotoeu wad soyeuatayysed seruo$tup so} & 491 Jo ‘meBny sound uy “2Iqop 80 ugtoRoTidxa YT ZaIRESOd O30 ory onb 0} se 9nd? -wjuEsagos Us sp BSUD|ap Us oyuoun ‘euionf wim reprur ap, uoyp|sod ua eqeiso 40a J9 “ous un ap couse 79 Uo ‘opresyUOD {> 40d “Uy NSB UOTDMIOA 21 ¥| seA0q] Ua © pepmgeass vf rmanmsax U9 9seO8s} odUID Top Ett -01044 Bap Uuptoeprosuon m ‘seopyfod semsoyau S59 ap sesad Y “ue sepod tm exiuoo pepaydoad vy 4 sorpans sns op perioqy Wy x08) -o1d eed ax jop owo1god ye seuojsoinsar seaand oraIsndul] “SOL ssuromepredesixe sosardut ap saytiany sns sepot 1se9 3p VUOIO) Y © upiqumn oreand & oquaurseg fap oman fo UaremnFosy “opzend So] ¥ opeda] wiquy sopny Bmnbreuoyy wy anb sapeuojonanst sea joxroxd v] ua Sepeseg sastpnfassy souoraoexe senjo 4 ‘oqusurelred jap oyuayENES -Uoo ja tis wisondun seuenpe ep upjoepnesar Xn 1P erowendy any ‘eutmd eoUspIstp wl ap upysaadax B] WoTUOd “ti 9 eziany tex wejua) sodsigo soy fend Bf Uo ‘worsTmED YB Lap Bul ‘2-002 Bed ‘cuunos ay pue noo a4 “MOREZ ce yun wo epeynsos any 40a fap woo SopHoge uosany “esnIeU : 2d ous0(q08 ap somei9 soar ad eaneBouioxd ap [Bunge ueiB un “epeyonsy wv -2 #1 ap a1109 ey ‘Soye san wped sous fe omoureyseg Top uoTMa PL eqeuspro Touaiay BOY Ig “oNMoURELIeg Jap SaUOISTOOp suf e OMTUE “Bussuod ns zeBz0}0 anb oam opeyste opanb ax [3 otN0) “TeuOIIND sast09 & Uupfonjoaas wl 8 woreurns 2s anb ‘[ FQ 9p olson to us sopeja|dieo ‘soatyeysi39] sorqurea ap alses wun Giax99p oLNOUI| “~4vq [P ‘seoypoyeat soy wzI0D seapjund seppou Seisa 8 ony “3apao 8 fax [® 9210} saupury ap oypejnidod jap vxauaqous v] opuens worodussord 8p O98 un od djessyuapudo ap serdsep ‘Teor ap ov Ua OpeInD ofo ong “wyuesn vein Boey syTSUT OU 1GOR Jo TE]quIEO sea 9 Koj arszenqns 20d ¥{ 9p soumpepnia soy ¥ aez 1B & sazoy so] ep exemy, sopeye & some uetaso "J soi) ua aired opewio} uyquy anb sosoprnd ruodnyyur eats eo “wapduregy uyor fsounutoy Soy op wreure vy ua orfusaid wes? ap vqeinaystp anb 10p -e1o 4 oonapad conyod aruaumia f oynoureyreZ fap 21qUI04 opejoUT spedxa un ‘ug uyor 8 vynyou odnuB yg “oquina Ns AISLE ap sozed -o wero aquogpaase ns op sae ¥ anb & yeuLLOpU o87eIap}] uN owOD ueqenioe onb odursp Jap saroysodo ap upoeapayuoo erjdure oun Ua expisaa oquaum[seg ep UoIsoaxNp e] “UoLonjoAal v| ap ase] eioM hd eT oqeo v gaaq] 98 ‘Seiuapaoaid wis sersumsunouys seIsO Uy “aiuaoeAqns erauopora wun ap epedat| BL eqvonsouord anb uorsuay ap vzajsouije pun woxo(npoxd ‘ojusutEyre > ‘eaiuo9 wzaany sezqHN sed optenidsuoo equiso Kas Jo anb ap 10UL 2119 4 ‘sauojoentdsuoo ap saxourns soppadas ‘TEAM ap [ear O1D eyed 19 & ‘sasvyndodur so{qou ‘sodsiqo v reoey8 woo equevuoure anb oypendod “ioisurmyso my, uo sammeisamtueyy “oonnod waps0 ap UDI “snusap v| uequinsyard onb seusase ep oBsa1 any “eLeuO!ONIOA 2x BLIO;mBul Bf ap UOZEIOD [9 ‘orBUNTRIDadsa SOxpUOT “AIUapLAD BIO do que el espiritu revolucionerio en libertad escapara de todo con- trol. El espectéculo de la creciente anarqufa religiosa, los desérde- iento, Fue esta in- las primeras tentativas de establecimiento de una sob. de la Monarquia. Las Cémaras nombraron mandos mili ron sus propios comisionados a Escocia; al suspenderse durante revestido de una autoridad que recordaba el germen de un gobierno eecutivo. In- cluso més si bar ordenanzas que des- icacién més temprana de un En agosto de 1641 se concluyé por fin un tratado de paz con los rebeldes eseoceses, después de lo cual se retiraron sus tropas ¥ también ol ejército inglés se dispersé. El rey habia codido a todas las demandas del Covenanter, dejando su reino escocés virtualmen- te independiente de la Corona®®. Entonces viajé a Escocia, donde cron ls corprendemvesntieng eho. viembre del estallido de la revuelta en Irlanda, acompatiadas por informes de terribles atrocidades contra los cofonizadores protes- les habia privado de autoridad. Los lideres parlamentarios estaban convencidos de que Carlos I habia’ 2% [bid pis, 244-250, © Vid cap de est libro. “Sobre el ertalldo de In rebelin irlandeta, vid exp. IX de este libro, 180 advenimiento de la guerra civil en Inglaterra. Para hacer frente a estos nuevos peligros, Pym y su partido estaban decididos a poner nuevos impedimentos a la Corona y a.quitar a Carlos I el derecho legal de mandar Jas fuerzas militares del reino. Por consiguiente, propusieron que el rey sometiera su nombramiento de ministros y consejeros a la aprobacién del Parlamento. Esta propuesta de largo alcance fue incorporada a la Grand Remonstrance, condena de todo el mandato de Carlos I, que originé un fiero debate y que fue apro- bada por la Cémara de los Comunes s6lo por una ligera mayoria a finales de noviembre. Tanto en la Cémara de los Comunes como en estableci- princi pio, por fin, a su temic contra sus oponentes, teniendo a su ambio de la opinign inglesa y la ayuda de algunos oficia- después de arrestar a Pym y-a otros cinco miembros del Parlamen- to por alta traicién, pero fue prevenido por la violenta reaccién del populacho de Londres, Al mismo tiempo, los seguidores del Parla- ‘mento en Londres, que habjan formado una organizacion de activis: tas en las guards tomaron ol gobierno dela ciudad eon su mov. miento insurreccionario. Procedieron a establecer un comi [Findad extraordinaro, ue alinedoficalmente a la uniipalidad de Londres con los lideres parlamentarios. Los ciudadanos partida- rios del rey fueron intimidados y se rindieron ante estos ac mientos. Su intento de contrarrevolucién fracas6, el rey se ‘odeado por Ia hostilidad de los londinenses que se habian wt sus enemigos.y abandoné Londres el 10 de enero de 1642, mente como medio siglo antes lo hizo Enrique IMI de Fran: do por el Dia de las Barricadas en mayo de 1588. En el los i, también una revuelta urbana Ie habia costado su és de la salida del rey de Londres, los sucesos iban inexo- ‘hacia la guerra civil Incluso aunque el intentado golpe de Carlos I desanimé a muchos, que estaban regresando a su lado, no paré el impulso a su favor. Sus adversarios, apoyados por la mu- stante en Westminster, persiguieron implacable- ‘mente sus objetivos, a pesar de las profundas diferencias dentro de Ja Cémara de los Comunes y de agudas fricciones con los Lores, cuya mayoria condenaba su politica. Las presiones revo- lcionarias habjan debilitado firmemente la independencia de la cel 8 Bp ‘Cigunoo o4y pur yn ay u687 91D a» “yp Bed‘ 100 Bear PAOKO. ‘yon ghesoepy ah "2 “toa jd pus uoyagad oy Jo ALIS 24 MOPUSIO:) gy -24 sof op aesod 8 ‘vounu asrezeuiovem ou & epeunsep vansadsiad van ‘zed suvadurer van ofjsuo9 eiafen anb osjuraxduod tm eq -vesap sopnied soqure uo soyonyy “donyod outsmsnyu9 o osruioad ‘19 orongue ue sopepransrs anb “ugyByo1 4 sepia ‘peiiaqy, ‘sopeys9 sus too esonosou we operuco wey 4 ODEON ‘uoy sou Buoy wisoy anb soyjonbes e [Jato exzens ¥] op canoUT oD OF -Seljjavmr atn9]0s un ta uoLTerm[pop sezeurED Sop Se] ‘opom aS aq colmaumeyeg jo od opesaiadns & orpiosundio siwoweyponsa Amat ‘ezepey 96 hoa [9 aonb souout v ‘ouBiyfad uo vquiso seo wrexodso 0 oprngeswoo eratqny uoPnjoaex e anb ojanbe opor { per99} aL ‘sopreiuourejred Soy tame -ormauTM.TEG [ap swsaxsyjad K SoH -oisasie sv ap vziti09 wo osotfifax A reuOFSTUASUOD ‘Toso] W>pAO [ap lugedieo [2 uo opnroauoo eiqey os Kod [9 ‘Sosquoy sope wed ssguoptsod a} eisnfur 9 e8op1 9p wIquy soya ua anb oj ¥ sorsendo A Soyoaz0p :Ryguosa ‘uopuase(9 “upfonjoos wap oauprodmarues sopepoxsey wesd fo ‘sendy sopra ns 9p vin “Koz Tw popyopy sadnu wun v eioUe opesed UHIq “ty onb oxo ‘ode pe opefode wesavy ewoueyoud anh aewiod Lap & owouiejted Jap sorqurayar sorfenbe x0d oysendaco> Sead ondn 9359 op oftexapy A auUNIEG 1g “AID vIs0N8 | uo woswitagjuo 96 onb ouMmuouTMpced & mstTear sopmed soy © 228ny opuep ‘oruorueauge Osan un oMAaIqos ‘OsauNLd fap oyuNL ep A auog-odure) ermounue sosoque By ap e8y ug “eUOIOD eI 2p oN | zen {62 ane 2 pur nao as "oat ausond we uoreAay anb sewoqupsquoze so ap UppsaNs ep UDA Wun aie s2pefoy sazepod soy ap aszeydoude & sypeany v sexewyD sey v amou isa wtasord 9s:2ygp Mo oxod Iago wisond wim wo esd aypou ‘zon wiotnsd sod gfUtad a6 ofse7 olusueyreg Yo OpuEND AL sa[eax SoMNpNS So] SOpO3 GooAtIOD Koz -uof@ un zempar ios omtoteyreg [9 s00u0% -suepina ‘osiwosdmos 1g "eprerMoureyred wo 4 zed ua omzo]qo8 ns v zorouI0s wayuodr Se] 1g “opsonos un e zeBor| exed sepuriuep sem} ssodoug asonupeig sns 4a ye lata oWwamMee, 12 ‘0 -Ryosrp #1 # combsyuOU uaps0 Te OpUaTINpUDD BYEISS SaTEALL SOE qos anu ByDNY o[quPaUTDLN ouN TzMEYUODSEP UNIMUE v] BIO Op “zeal om loud wand uouny ou wound fy ate sen p ns ered O11 odurt waa ‘enuoun Aut 98 [UND Of od FepDTTaL ¥] auqos ezTEUepso wun ‘woo wareqoide sexomp) sop se] ‘oz ug “ej eur ¥|‘sepeure sezsary sv] ap opuem opeyndstp 9 wnson vy aoydqoaad op ayqusuodsex jo ony oWDoy, qeouTE anb atueuMEE|D goy|dxs oduran OUST Ty “tpTSA oo wu wun owed zy oT wpLquUIE) £ax a & ‘o\qureD [oI Xod eysns “stp ns ap tesed w zmuastioo uoseiqep sared S07 “odson9 259 ap WOK -nipsuoo vf us uoesanqe axws8 wun ‘sax07] So] ap IBID B ap Sod io soy v zesjndra ap wysandosd wun uoraknyou09 “eueLmd UOTE ado vj v ssogjsnes exeg “orwoureyzog Ye serTIUI pepyione ns wxwsa.n sto ox j@ onb uo uepsisuy oyuoure}seg jop SomeBLAEp £0] A wAg “ofog exomrgy ef ap peru ‘on vf sxmtoo snsisiod wed pepyrqny ns uoreAvo0s A ery IER ‘petidas negociaciones entre el rey y el Parlamento. En algunos con- dados hubo manifestaciones neutralistas, para precipltarse luego en la extendida violencia. Por otra parte, los puritanos eran procli- ves a ver la lucha como una guerra santa contra el mal. ‘Dentro de la Cémara de los miembros fueron parlamentarios de un bando o del otro. En la Cémara de los Lores, la mayoria de los no- bles se unieron al rey, dejando su Cémara en posesidn de una mi- noria de pares parlamentarios, La gente se incorporé en gran ni mero en ambos lados, aunque la mayor parte se incliné hacia el rey. Las élites burguesas y los estratos comerciales, artesanos y ur- ‘anos estuvieron también divididos. Aunque en general favorecian al Parlamento, y aunque Londres era un niicleo de vital importan- cia como plaza fuerte parlamentaria, importantes ciudades como Neweastle y Bristol y muchos magistrados urbanos o ciudadanos { eran decididamente realistas. Entre la pablacién agricola, los pe: quetios arrendatarios y agricultores siguieron simplemierte"eniu- + chas ocasiones a sus seflores o bien eran indiferentes al conflicto, | pero algunos de los més ricos pequefios terratenientes y arrendata- } tlos se adhirieron al Parlamento, Regionalmente, los distritos ma- j nufactureros textiles y los condados del sur y del este, donde el pu- | ritanismo estaba fuertemente arraigado, eran predominantemente parlamentarios; los condados menos desarrollados econémicamen- te, del ceste, surveste y norte, predominant obstante, esto esté lejos de ser una clara divisi bién soguidores entre los intereses manufact 10s condados ricos y pop ios por los dos amientos conflictivos‘en cada condado y en cada co dad, Segin esto, ninguna diferenciacién socioecondmica prept rrante separaba los partidos, cada uno de los cuales estaba asimismo irigido por sus élites aristocréticas®”. ada de las armas engendrd efervescentes argumentos ideoldgicos, que se intensificaban a medida que continuabe la gue- rra civil. A lo largo del siglo XViy principios del xV1t, el pensamien- to inglés politico y religioso habia mantenido con considerable con- sistencia el deber de los sibditos a someterse a los dirigentes por derecho divino. Le Iglesia anglicana habia ensefiedo continuemente © Thid, pige. 296-940, contione une daseipeién mis completa de tas aianzas. i apprenteship 1005-1765, Londres alg caps. 68 es un intento reciente de encom 186 \o que la rebelién era el peor de los pecados y la quintaesencia de to- das las maidades. Desde la ascensién de la reina Isabel, a pesar de la simpatia y apoyo al luchador protestantismo de Francia y Holan- da, ni un solo escritor protestante inglés habfa divulgado ninguna justificacién tedrica de la resistencia. La oposicién del Campo de las décadas de 1620 y 1630, partidaria acérrima de la legalidad, nunca abordé la cuestién de la resistencia violenta cuando intenta- ba resistir las presiones del gobierno de Carlos I. Sélo los Conve- nanters escoceses habian justificado su Jevantamiento de armas en defensa de la religién. Sin embargo, en Inglaterra, la lucha entre el rey y el Parlamento condujo a una decisiva salida de la tradicién politica, estimulando un gran niimero de eseritos en nombre de la Soberania popular, la supremacia del Parlamento y el derecho a la resistencia. Elrey y el Parlamento animaron su propia esealada de manifiestos para ganarse a la opinién publica. Debido a las usurpaciones del Parlamento, el rey, en un importante cambio de su primera situs- cidn, fue capaz de asumir la postura de defensor de la ley y de la constitucién histérica. Condené la invasién de sus derechos. por parte de las dos Cémaras y su in de encargarse de la milicia como ilegal y subversiva de la constitucién del reino. Para las Cé- maras dictar leyes sin el consentimiento real, declaré, era introdu- cir una via arbitraria de gobierno». Las Camaras respondieron tratando de 1 su posicion. Antes del Parlamento Largo, asi constitucionales de 1641, la oposicién al rey habia aparecido como sostenedora de la ley poder absoluto y arbitrario. Impreg- nados de reverencia por Ia ley, los partidarios del Campo podian ser politica ¢ intelectualmente conservadores y devotos de Ia ideo- logia del pasado normative. Fue en nombre de la ley por cellos habjan defendido los derechos y las libertades de los ciudada- nos. Sin embargo, ahora las Cémaras se vieron obligadas a mante- ner otros derechos y libertades a través de la resistencia armada contra su soberano. En estas circunstancias, su principal demanda de legitimidad residia en el hecho de que, incluso sin el rey, podian aparecer como auténtico Parlamento. Sentados todavia en’ sus escatios de West minster, los Lores y los Comunes seguian siendo el cuerpo repre- sentativo del reino. De acuerdo con esto, justificaban su recurso las armas mostrando al Parlamento como portador de Ja supresia confianza para la preservacién de la repiiblica y de su orden legal jinmemorial. Con esta idea proclamaron el derecho del Parlamento a controlar al rey cuando incumpliera su dgber. Aunque las Cama- as no afirmaron expresamente que el Parlamento pudiera elaborar, 185 A ist “ep pay nuinow nnod ysuFug uaqTY & He Bed aoa ays pue noo ayy ueez pa soumuaus|sed sosase so] asyseg ed ZOE ‘Sesmdsa pur siowsue ove sousolew sy Jo ue wedn SuORASeSAC AEA Hep -uayjesaigos ap sopaasod 4 pepyreuosiad woySigue wun omoD gjaAax as [Jomutox) “e119n8 ap seyerey sns sod ‘ 50] ap BxeUipg v] ap oxquarur £ oueyund o4 ‘opueno qaL exian8 wl ap ontalzBuES OorwU yesuodsax uoxemot owwaureyseg Te Sajvaq S9,9oU SOprAS ie ‘saunmoy soy ap exeuR) Yl ap soxquan somjanbe Boning “opens weqniso UA vsorstjoxr A woRsOd wIpIONSTp Ff ‘9p suqrmes sey amb so] aniua setuoura soxqurarm soxto Zod openit -fino9 any 4a Jo eNuOa oroTJUOD Tap oFzeLOpH I “SUISITeOX Soy EN -too yereq ue Ove oMsTuT Os9 ‘sont OLIN ‘IOUANAZUE Uo OpuNsas jo a1woureseoso ‘uopdumeyy “ezson8 w] ap seoudBixo so] e artog} 109 BY ap UY e SeIEUIGD Sey LYFE exed soziaNyse Sns 10d opEzoxnsap ‘erat op Souy © ormmun osod ‘epreruommepred esneo vy op so}oaxp fed -puuid jo owoo ojomeued wy “soropensrummpe £ soxopezttas0 jod owoo sopenramtradxa sarquroy Biquy soaquiayar Soy anu, faj00 sa}opO op audarors any oWwoUTELTAY TOP UOLDI—NP eT ‘opreromepivd varquese bun ap U9! -ensturumpe &f A exusogos vf ofeq ofeo onb edommg op opr peu -oypet opense 29M ya Ua ONTANOD as w2Jare BUY eULIO] TSO OC] ELT © ofgand yo too 04 anb souetn oyonnr Bue} opor tm ow we; -uoure;ted wiSozoapr v| oxeg “ootupay owraygod yo apuasaad A aruntad ax ap saiowow sopexnsyeur sof op Teqap [P asr119F2z Te wIOUsIsISOL Uy waqeounsn{ sasorts0s9 sounyy “osuostod 9 £ owexu09 jo ‘oygond et “gto ‘esat POO ne aga ee cry reg Pep peomyod ysiug “omy “aL wGIIEL Bl {Ser uo sotuowandan so] win “2C-Z0e [p wo vipisox J9pod yap orwourepimy jo onb wequunyge 4 evuoBtsp 12 Buqos pepHUnutoo ua OUFAX [EP PEpHOHTadns wy we;UaIUEYY “Sa10U0T -nyj So] ajuourexowpsd opeuroppord Ue}qey anb soqjenbe v san jourid uosesdops. soumuoueired saxostajap -oxd Soy A TAX OBIS [pp woemgaTEUOW BATIETA -ay miso gmisomap ovrewoyonyoaes oaRyod ‘exjuo9 we peprummoa’ zt ap 4 ojgend yep oyooxep yo uequdode amb sejouo3ny sopersx soppouca sono ap A souvesés w12U09 aepOIPULA, bj 9p osm UoIODIY sourBpuoMTe]Ted sof ‘oyJeNAGX Bl ap SOTEUL SO} ap ojdunafa oyqutias un omoo wegen v1 SESH “epueny ap BBE -ojonjoaad Tp eure wuesdurar ¥ woD jue So] ap wun WEG, “9p a5 sopttaq soqure ap 5091393], “say snsn{ ered ons eqefap ou onb uote’ -bxaqos ¥] ap CoYNSOY stsyEUE a's apa spa aa ag emo os gqand wigo exowyd ns zy ¥ (90H ‘ZF9T Wa “hea yo extIOD sila ‘S9BIayo souoypEse|VOP se] 9p sOUOPIOUIY sel Bp SPUIEPY “qp8U0x0D vf ap saquorpuadoput oyu -eraqos & tjoemaidns ap eyreuoyphyosas epueuiap wun opuaytodord eqviso anb op oysay je armedrear IemwosouUD opnd ou CwMaUIELTEY [p ‘sauojoqpEnuoD sus ap sesad v ‘oflrequne UIs "woraqes ap wUT 89 ja amjjaa exed wpyusysso oujnoop “Aas Jo Bry OD OM ‘opseMIsT SOT “rw waiU0D opueyony EquIse OfwOUTELIeg [9,anb TexeTOap ¥ SeIENII sure equippedeo os ugiqmmey -Teex peatmyon tis ovo 0d 8fopuylop 03 -uaumeyreg Te eqused an ‘Kaa jap vongiod pupizedea el vyQuosqe UO!O “armonunso esq “opepsyouag Ns ap sapecosiad soasep so] ap used wv ‘osuaurejreg Top spaen & pd) axqos equrazolo A eqasaxdx 9s “uy -ayurem ‘Tear o8re) 1g "euosied ns & Aas Top ofoYo Jo enue UpIOUN, un UOIO|DTY ayaMayINsazy “UNE SFY “SOP duqos wD9TeAoad ‘ns & Ko] 0] Wx9 anb of zexepap Bxed pepueyne w was oan tes dones politicos y militares, De todos los hombres de la revolu- cién inglesa, él vinicamente fue destinado a ser el gran lider nacio- nal, la encarnacién més fuerte de su voluntad religiosa ‘EL Parlamento tavo que improvisar su gobierno al mismo tiem- po que luchaba. Lo hizo ast principalmente para adaptarse a las ins- tituciones, practicas y estructuras existentes. A pesar de grandes ‘confusiones e ineficacia, el que fuera cepaz de mantener la autori- dad.con éxito y conducir la lucha hasta la vietoria, era una prueba de su fuerza institucional y de su tiderazgo. : Esencialmente, el poder del Perlamento significaba gobierno por comité, Por encima de todo habia un comité de seguridad, com- puesto por miembros de ambas Cdmaras, que actuaban como un di- ectorio central de guerra y que era la cabeza del ejecutivo. cuando entraron en la guerra los Covenanters escoceses i, que entonces era conocido como el Comité de ambos Reinos. Durante todo el periodo de la direccién parlamentaria, tal Grgano, nombrado por y responsable ante el Parlament i autoridad ejecutiva suprema. Ademés, para tratar lo ‘otra gran cantidad de asuntos de todo tipo, el Parla- Parlamento financié la guerra por medio de contribuciones, préstamos, multas y confiscaciones a los realistas, y por una orden de nuevos impuestos que excedian con mucho les exacciones de la Corona anteriores @ 1640. En fos condados controlados por los par- lamentarios, la administracién de impuestos, defensa local, y mu- chas otras tareas fueron asignadas a los recientemente creados co- mités del condado, autorizados y supervisados por el Parlamento. Estos comités estaban compuestos en su mayori guerra quebranta- ron el curso normal de la justicia y de la maquinaria de administra- cién de los condados. Los extraordinarios poderes ejercidos por los comités en el Parlamento y localmente en los condados engendra. ron métodos arbitrarios, corrupcién y violaciones de la ley. Incluso comunidades que habfan soportado la guerra se quejaron de la dis- tribucién de sus eargas y mostraron mis interés por sus propias reocupaciones que por las prioridades nacionales. Esto fue la ex: presién de un provincialismo familiar que inevitablemente se opu- so al régimen revolucionario y que final 3 tauracién de la Monarguia en 1660. Pero, nuaba con tedio, sus necesidades agotaron cales y el provincial al control contral. inglesa, como casi todas las ‘otras que han conat el poder (la rebelién de Holanda es una excepcién significativa) Promovié una mayor centralizacién gubernamental, creando en el proceso un aparato de estado mucho mas fuerte, mas agresivo, que la Monarquia nunca poseys*, El Parlamento tardé cuatro ailos en derrotar al rey. Como las realistas, sus fuerzas estaban compuestas por voluntarios y una mi- noria de reclutas, y en el verano de 1643 las Cimaras se vieron obligadas a recurrir a hombres retirados. El total de cada lado-pro- bablemente no excedié nunca los 60.000 6 70.000 hombres. La lu- cha estuvo marcada no sélo por batallas camples, sino por muchas escaramuzas locales y asedios de ciudades y guarniciones. Los pro- bblemas del pago y la desercién eran continuos. Aunque el Parla- ‘mento posefa superiores recursos mater i encontraba la debilidad de la organiza Ademés dol ejército del conde de Essex, general en asociaciones regionales de condados levantaron su pi jo generales rivales y separados. El resultado fue una preocupa- intereses locales y ausencia de un mando unificado y de tuna estrategia general®, El aio de 1643 fue testigo de las victorias realistas, de modo que ¢! Parlamento se vio obligado a buscar la ayuda escocesa. Una de las empresas mas importantes de Pym fue el consumar la Solemn. League and Covenant con Escocia en agosto de 1643, un vinculo religioso y un tratado politico, con lo cual los, = Sobre a organnain del gobierno paramenareinpusts, omits condales 1 conetos env ocalduesy centr, od. © © Ayer Te rs 1878, page 84 D. English Revohton y or BL 9p seco sey wejsjns anb soyjanbe axtue wisandsas oxnuooUa anb ‘usaroud eyidure e| uossqune s9]03209 4 sootpotied ‘sauoponed. ‘501 owed ap uorsnyo vu, ; “sound gw ofa woygndou wun opat 21 seu) «upon pr pn "ovsojou souqarta op | eBid [e gp9T op 52 “ a pp warned “ovoapfo fp okede yo woo Savuojpusdopar op opread | Ap Sw] “euseUo;PnjoAox Epuse v] ap zwSny sou fo Ua WOHDETBORE ‘FIM 9p seugiqoad soy goojoo [Ayo Bons vy] ap oarient or A “ssonuommeeg 19p suo. 9 uao gaqeut aro exzan8 oA ap Ue fat [op sopeatol sop 50] FOL op aueaas fe Hou wee “Sans sapod an ante giqumans ‘axauyp tis Koper fg "seieq 9p odtie Top oa fop SOELaEY SEF ta 9 dios eam ep oseurzd“Aqooon to Sesteas 0] 2 Op ig SPOL ap o1nnl wy ‘osotsqar JoaI3j [9 sod sopesdsur sounyad opouy[diostp sofaw ‘Saxosaoapaid sns anb aruawizeyndar sys opeied any OPO MON [y “ajo ua atuepUTUIOD OULD ‘ouLLD}on OpepIOS UR xopseY SPUON] sg ofeq ywx9UaB syUAIHAS opexquoN ory anb “jam mex woo uprodaoke Bun o7ty 9s ‘oBrequIA UIG “sajgou SomIO ap A 061 ie Sed +1 ys nomuo.g suo so spode pe eum au, “Po HONEY 2 esl ve ‘xossq op oxta2 [P goytuiits onb of ‘soisand sns seuopunge ¥ oxraxalo | (98 Je SeIBUIR SeqUIE ap sorquiarT so] P vee -aps0 “ssoppuoprpe sedon ap om ‘ a1 Sezi0n} Sop Sexo WOO xassq 9p o1}o3a[9 jap UP|sepyostOD “kuLIY [POW MON [9P SFST ap SoztiatIMeD e UO|La: BL UO quo. anb “TeyMHUr BuLIOJaL BUN e SvIoEAT s|sts0 PIs OuoMer OOTY I 50 & ‘oduiay sou sod Byny ‘Spt 200y| 95 OU BION El seeesoatoysap red etn © wey x sexsodos pxpod ot ojgond jo "esos voporgur ono ongis ow ‘eazoape i oquoUIE| Te CNEL “ed bj ap wxatLmqe 26 ouyoi {a anb ap apart sod eeasoaja 4 wSOx084A ‘preps sgt vison vl ap uptanaasoxd vue z0d gFoqe ‘SeuNnIOD SO] ap eioury5 ef wo osanasip eyuepodu un ug “42s [op [P0) "IOP BI ap sepuotioasuon se] B Loma} sod Oso}s0To1A fouy UN v vroNs vy [oa0q ou 9p A sofesaua’ sono w & 1a\soyowEyY ap apaco te wUEBsap 4 Tuo;oeuy ap gsnoly -oustumtrayqsaud fap exIeD wa woUET—|O} eA ws vous exuapuadapuy vy equsode & Tero) eazon8 vj op ouNpLINd w39 >} jjemutoxy ‘voroeurmnTo ns w sare aed orfaipla [op pexowed ayuaqaa} “ton un woo ‘seusLangsead sven] OpU: 7" jun 498 vjQop 18 ‘TULNOAL ¥] OgwD B Jesoq 9p BIOUEUE ¥] axqos OP "pup ortteiseg eqeiso orsetiomerzed opuied [a pra exed sor ‘ses $3 od sepyuedWoe Uossianyso SeISURIARD SEIS ‘ooBau wun ogeo w seaoq] ered Owoo ation ayNOuIST | ‘ojiourereg Jo an we}anb onb sosto soundiye vq 1s00 zed ap osytouduioo tn ueqeas “Sp sono feuo}r ef vISeY uN OUP fe BAIaNE e] ap uoTONIaS oxd un uspanb sot “s0 Anum weg} an ‘se or sopias 10d Seransqe say otrenoustiedcazonjs fo osed ‘Kau fp ofontiod wo / peuvped vf Teuqy|mMbasap e BqUpNéE 525090959 Sol ap EPELTD CT “eqp{duiayuoo operat oydoid ja anb pepyqysod ‘eo00sg ap wf anb wpongsaid vjsa[ay ap odp oust jap BAsoyeIBuy wo upToonposrE 1 op 2st of auqos juauraso{81ja1 soprun sasped sop So] V 104 ap SO Syste pique Weqeiso #] sojzsD ap ¥loxzap ¥| seindese va soseze1 "ay sovdaid sns ueyuay Sas9900s9 S07 ‘owwoweLreg [9p SopeITE ou109 ap varond vy v aszTUM Ua OpLaNoe ap uosesisou 9s sIOTTEUSACD : 7 civil. El New Model estaba infectado de estas ideas, y al po ' Qearse desafié al Parlamento en nombre de sus prop : religioso de un eonservaduris- 10 dentro del lado parlamentario, conservadurismo temeroso tals amples cambios yd as es radieales encendidas guerra civil En este sentid 0 igioso como politico, Los pres fect, silenciag aos rele ehpuest la wolerancia ala nacin. antes, PS aitadietone dela revolucién se demastraron en el Par lamento cuando se votd finalmente en 1646 establecer un gobierno de la Iglesia presbiteriana sometido a su autoridad, Habfa sido ven- ¢ido um intolerante anglicanismo para ser sustitldo por un intole- ante presbiterianismo. La decisin supuso el fin del episcopado y fue seguida por la confiscacién y venta de las tierras pertenecientes 2 los obispos, deanes y capitulos eatedralicios. Sin embargo, el do- minio presbiteriano no duré mucho, siendo roto cuando el ejército y los independientes purgaron el Parlamento como prefacio de un régimen republicano. Desde entonces Ta presbiteriana per ‘manecié simplemente como un sistema voluntario, obligada a coe- xistir con otras denominaciones. No obstante, las controversias que 192 acompatiaron a estos cambios religiosos fueron de suma importan- cia para la his olégica y politica de la revolucién, evocaban el apoyo de muchas mentes. En 1644, el ton, cuya pluma se dedicaba por estos afios a la pol ruego al Parlamento en contra de la censura. Al sos de prensa, pintaba a los ingleses como un pueblo despierto ansioso de buscar nuevas luces, que deberia ser libre para buscar la verded sin trabas. Algo més tarde, Milton estigmatizaba a los presbiteria- 10s, a los que Hlamaba elos nuevos violadores de la concleneia», con el mordaz comentario «e] nuevo presbitero rio es otra cosa antiguo, escrito en grandes*. Para Milton, para Cromwell y_ pa ‘muchos otros la libertad de conciencia para todo el pueblo de era una de las libertades esencieles por las que el Parlamento la guerra. El clero y los autores laicos, politicos teéricos, sectarios, radicales y hombres précti ian Ia tolerancia desde sus va rios puntos de vista. Racio ismo y creencia en la i anticlericalismo y re- chazo laico de cualquier monopolio de la Iglesia de dis autoridad espiritual; denuncia de persecucién como ¢ inmoral; ruegos por la separacién del neficio de la fe y de la paz civil; los beneficios econ¢ de la li bertad religiosa, todas estos argumentos y més figuraban en la cau sade la tolerancia, incia o la libertad religiosa eran raramen- eristianos: Poco, por ejemplo, les hubie- contra de los que se alegeba ser ranjero, el Papa. Los judios eran asi- 1inismo excluidos, a pesar del filosemitismo de algunos de los secta- rios de este periodo. Sin embargo, en general, la era revolueionatia en su pluralismo extendié los limites de la tolerancia confesional ms que en ninguna otra época desde In Reforme. Estas condicio- ma los otros grandes grupos prerrevolucionarios di- mas del presbiterianismo a echar raices firmemente y a buscar una existencia permanente. Para los congrogacionalistas -baptista e incluso para creencias tan heterodoxas como los unitarios, las décadas de 1640 y 1650 fueron afios cruciales para su desarro. Mo. También los cuéqueros nacieron en la de 1650; y aun- que entonces y después sufrieron persecuciones, pudieron propa: garse. Sélo la repiblica holandesa después de su propia revuelta ' J, Milton, Areopagitics (1644); On the new forcers of consciencie under the ‘Long Farilaments, impreso en una ediciém de ls trabajos del poeta ene sus soartos 193 to S6t -ns e] weyRfout opsonse Yep seTENuso souostaosd se] ‘os0q VUNTLT ns oto zejndod wjuexagos 2] wo “tesoID9{quis9 soT[a anb ouso19| -08 Je ojgand jo 10d sopeusise sorrary X sotepod “euli05 -epumny £aj 01409 zeuopz0 wie onsodosd ng ‘Teuo!DEU ope} ‘peudisap edoung wo sovesede uo esowrtid of ‘e119S9 woLoRyRSTOO un wro ‘wouasa ug ‘woyqnd uo!dyOsns e[ B opeuRsep ‘SoUOIS 49a seyteA 9p OFOUT fo fopzono® um LOsBIOgETP LFOT UA “oonyod ‘uapzo osanu un ap uo!easd Bf v zornded cyuaraRNuestioD Jo BLT -suren anb ov19}q08 9} yentoo Ua ‘o(dang Jap opxoNoy um. wojuodard ‘wopsiod oj apansuooas ered "soeyiodway spur seapy Sus * fap Bun WoXEZTUAR SIOTIOAOTT So{ ONb JO UO CHKAIUOD 959 UO IY “sonmeyuasardos so. 8 osed wrofop & wxoyafostp 95 anb onraueyzed ye UoxoTprd ‘ose unfog ‘pepLoine ns ap supeanid 89] WA uejasod OU “OFOT apsop sepruniax ‘Sue 905 “o[qand jap avons ef aetaye uo soseoRsy £ : “‘sounjranqsaid soy sod opejoritoo eqwaureonstod ‘ojuoumpreg jap BouMuap BxOAIS BUM UoreSAIEXS SIOTIOAOT SOT “ugyorsoduroo { upioo9j9 us ua eaperuasaidar aruoureumnues 295 viqap BIEUFD 1B anb ap opreposoo ya too ‘aiuoueott satmatTa; Sof Bp LEU Bl vjoomoadns vy anb warquiey vquoT TEs “ FIRLAQYTOP Se] Ud O10A ¥ ONDaLep TENTION ‘saxo So] ap weUIR vf { ax Jo anb ostdns ois “eqBALp owas syuastiog ofn ap o\gand [o aire ajqesuodsar ows “ayqusuodsa1s} PepLeyae wun wo ou oruouTETreG I “Max To B19 Of anb o] BP Ope} -sodap Bjqey 9] as onb wzmeyuoo Bap afqesuodsex souau Bx9 0% OF “uaurejreg ye anb ua estsuy ‘euro wso oq “ouaNxe oAgMU Un w Se -ndod wrusaqos op wopt vf ofisu09 gaaT Joqfasa'] wuresdoxd ya “Epa cred ap sound sns ap oun ono sordroutad 50359 U0) “4au j9 BIO aquanLioarue opeziian vyqey ourNpp aise au oydauTetseg [9 ENC sodyouuid somstn So] woqedoauy S13{[oA07 Sof “aMNOMTONTOS -sepnap sod onuarurejeozeone [ep HoLoTOge BK s92qod SO] ‘ap sapepisaoat se ‘oTosaut09 [op aKT|SP TEP EqEIqEH ‘soquIeAS so] 1 9p OTsa{gO3 Tap OPeAAEIDO ep “aod UL UquOMIy ‘S9iTWIOD Soy op A oruaUIOLTEY Top SOIqTIITET ap U9}D | “énuxoo ey equiountag ‘oqgond yo a1qos suisn{ar svaeo sesi0 A ‘Our | -nstoo [a agos sorsonduy soy ‘soqodouom soj eqeuepucd “souesBe | 2p soanom A sefonb ap pragnur Bum enum sajjanoy wuesBoad tq “oioweysag ofdoxd yo exntoo qeorpex vuLiojos wun sod eqeusey> anb aseq eqdure op omuoruxaou un svax0 Te 1x9 uOTOLAN} soRzu sns £ | 1p ‘Sorsorrtmenr { sojrasndo ap aytat1i09 wun f sauowpad ‘sauoyunes | 3p sone ¥ “ouraqjued 4 sopeytte oweo woody ns ap SoUuNgEN SO] ap vot xq 2182 9p LAE PLA “dosp 3M 208 sr Modiueegsnd fe upereodo of ommaKreNA “eptdod spe any & soonyfod soquoyupoquooe soy rexneurerp ered | onuapn yeuorodeoxs un gjasod aumawy ajqsidnszcoM Jo ‘2fex09 ap ovary 19 22908 puprioyny ns seBatt 30d $910] Sot opinl wis opeazeous opis wyqey anb ourEpTaure|sed on Teoyo ondipue £ osorStrex ovre}09s un ‘oun Gus ap aquauyuie syur fq “oWwaurezed Top wt | Gumes ons 10d opessradarooos wxany ojqand yo anb uespad onb sop | Suorduoo sorreyuouered Soy euejoauetsed sroljanoy soy oarEuia “Ug -odumon {a eqused unas owusrpermnau ye 0 Laz j9p Opel jaP WOH By ser & soutsodareo soypnU B Uoreuo|sNpsep sepeprsionpe Susy “QvOL 8p epeo9p ¥] aruaxrip vorMoUODe uo!sasdap 4 ‘pepardoud BoP gponnsap ‘sorsandux sopesed weynyout anb soys9j9 "AP exzoTs Bl ‘9p s0109J8 $9] Jod sopeadjo# awuaues rueyquy upg on & uvuongsard voueyiodan ayta}sex9 e] v weuodo as anb apyruany & gieq osejo ap eHiokeu ns uo Wor soluezHedin[s sng “saspuoT To Spenuao oueqin aiuauarreumopedd oyUOyNTAOW TM OWOD WOLa!D Gavariod $107[9807] 60] ‘Sajepuacid saioag sounsye op zwsod V “ut0s0; Wf BsIeO LD|DNYOAdL yap Ox -aap vonpupouap 4 erdure sytt Uo ‘un sod ‘ope9 ws “uose: | “toys 9g “soptesd sv] B ajuady sepepaidosd seanbad sel 2p 598930) “Ur sot ap 040} Uo TeguTqeN OSe9 OpOI ta foLI9qD esa ou Ors ‘Peper void e{ zejeayu roxonb ap so[qesuodsox weyoey sa] anb ‘sodrureuo sus od jst Sopetre|| were S1a{I=A2"] So] OFOT.9P PPEDEP UI TA ‘es LOOT US ‘aunsojoua soy wequouye an soyeisasyuwun so] 10d opezy Sou sayTaaay ap axquiou To ‘ax ops [9 Uo ‘aquamoHToN ap voiysoowap ugjoonnsuosas wun & TeIDOS PUNTO} op peviogy wo[dutoo spur vy mess soaHalgo sng “euressoad & Snuopmnas ‘soquodigp ‘sestanse ‘upuesedord dod nsw Ss opned um orang “sayeutBu0 soapalqo sus ap YITe “end Bj a1oMpuoo tod taxezwastee anb sajeorpes S2[e9P! Thar woxeuswoue sxojfena7 Soy ‘vadoana vj uo uprqare) K mn “od ua epsambz] ap omorunaout sound 1g “Sopueutos sasopod So] ‘Sopot v oyas tm outoD ‘LF-9FOT Uo me [pp ofons yo aezq4495 B opnce ep ‘ap BISIOSONTO9 FY + _gBs0}84]01 wpLA nS ap praydure eapeyos {A pepotroa 2] uo eyrouoonqoxos Bxiezeffg] ¥] Woo aszeseduoo wyxpod } premacia de los representantes del pueblo sin el rey ni la Cémara sufragio universal masculino, y una reeleccién de escatios y distritos electorales para asegurar una mejor representa- aldad ante la ley de todas las obligacién religiosa o la forma de culto®®, Leveller concebia a los hombres como ciudadanos , mAs que como stibditos. Esta concepcién constituia ificado esencial. Detrés de tal punto de vista yacfa una const- ‘Semejantes a otros rebi ‘empezaron por buscar rante seis conturias®, Esto, naturalmente, les supuso ver la. ta contra el rey como la restauracién y la recuperacién de las liber tades perdidas. Pero los Levellers fueron abandonando el campo del yyla perspectiva restauracionista. En su lugar basaron st pposicién en un abstracto, en lo que se debia dar al hombre en cuan: to ser racional formado a imagen de Dios, y en el derecho natural. ticas. Tales principios eran, desde luego, universales en su signifi cado; eran también profundamente optimistas en su estima de la capacidad humana de autogobierno. Servian para sancionar innova- ara el texto del acuerdo del Pueblo de 1647 y otras versiones posteriores, via Dale Tels manos of she Purtan melon, Nasr York, 4 "echo como soporte del cambio revolucions ciones in precedentes, tinicamente por la virtud de que los hom- bres las pudieron exigir por derecho natural. «Quienesquiera que fue- ran nuestros antepasados», escribia un panfletario Leveller, +0 qué hicieran o sufrieran, o fueran obligados; nosotros somos hombres de nuestro tiempo y debemos ser libres», Esto fue una transicién momenténea en el pensamiento revolucionario: mostré el cambio desde las doctrinas del pasado a ideales w 6 El periods 1647-48 mareé la fase més alta de los politicos radi- cales y de la sctividad Leveller. En la primavera de 1647, el New Model fue incitado al motin cuando e] Perlamento decidié disper- sarlo sin pagar sus atrasos o indultar por actos cometidos durante Ja guerra civil. El ejéreito desafié las érdenes del Parlamento, y doce regimientos eligieron agentes, o «agitadores» para repres los. En su experimento sin precedentes en la democracia los agitadores se mezclaron con los oficiales del regimiento y los tos mandos, Fairfax y:Cromwell, en un consejo general para hablar a'las tropas, Las tropas entonces elaboraron ne acuerdo o pacto para no dispersarse hasta que sus intereses y . El consejo general declaraba, justificando la conducta del ejéreit No éramos un simple ejército mercenario, alguiledo para servir a Justos dere ‘armas en conciencia hacia Estas palabras anunciaban la tormentosa entrada del ejército pareciera un abandono. Para lograr estos fines, el ejército no ‘en marcher hacia Londres para intimidar al Parlamento y al gobier- xno municipal. Al mismo tiempo, su politizacin y agravios hi al ejército receptivo a la influencia Leveller, que se extendié entre scrtosy programa de os Laveen, re English revolution, Londres, 1954, ca 197 ye 7 -ssiopetcyy prunes sod opepsone aycsuresto ‘suaigoad “soomjod sopnaed o sodnul omo> sovuaypundapey a Souiogsard stayP ot pas ae on “ruaureyzeg [op wail | “Shop uoqnsou wun 92330 S00 Tyee ded gggh SHPIqHND woRMuaE UMS 24 NOAH XT UO OPMENT -nandas van gyoeu soysay sosoruamxes $0359 t10D “Toya opered 2 ate opeyldesap anusuroyand ony GYOL 2p 03900 9p OF 1g woreuopuco af sooon Sas *meBaqe gzAyDAT A 1p Aqos TUNA ToD Uopopsul vf oSou woreuoM yo anbuny “oygand ns argos wired Zenumuos sod & uoyoyen ‘emer ap Aoa jo xesenf ured wousn! 9p [wunqus ove uM UPPENUATOD w gID9|qeISe BIPUIPD WT “seKOl 2D ‘easony HUSH Sas07 SO| ap BXoUrPD vf op O Aa4 Jap wIUALIMIUCD EL ‘ups ‘Saumui0) 0] ap seuapsg sei Of9s on £ fouraadns sapod waasod ‘orqond jap Sommsyuasaidan & sopyBaya ouroo ‘soumaxocy soy onb foysnt aapod op0) ap woSt [a ‘sarc ofnq ‘s9 ojqand jo anb opueseppep ‘sou “otanjosax san gion soununo) So] ep wTeEIED UPYENNUT ey] souCLITG Shad sorqumorar sus ap ugysyndxe wuajors BT Hoo oquoUTE}TEG [2 NOI “aBind & sexpuoy woredngo “has fe woresaade asquiayorp Wy "BalstoaP Juroreqm wos wun we someu sexdoud sus uo oymnse [9 woratsnd Soiorpuadapuy so] & oyfozafa yop oBzezepi] jo soouoyg “saysed sepot 1 orseide [OpOW MAN] fe OJog “ELIMI IST OMpes ‘outox jap soxsed seuzea uo toreypeiso anb ‘se 1 SeLIOS 8 OTpoUt Uo ‘gpgT OP OEIAA [9 TL “[ap eutand eaanit eum se3[ou op sousuodo sns x0d ajqedqno opssopisuos any | sopreD & ‘wss000se upjouansonm wf tod upiquin soppotiosdmos atueuepunjord waquisa Sasa[sut Sousla qsaud soy eurayejBuy uo sepumyn eueLIONgsaad wIso{sy WI 494 2p TS 2 eosouott [op sopuiye 19s v saajoa wred sopezedasd ueyoared wzoye ‘quap exzand 8] sex wse0 v orjana un;qey S9se009s9 SOT ‘PEpLOINE ins 2p oywTMDa|qeISar [ap UOIFPUOD BT WoO wATeINIBa] Wo OUTST TEL. “euqsaad [9 swowgges exed s9s900989 siayureUaAc) Soj ep UpTORS PUN {too opzatoe un v oBoy] eoseuom opvioxs9p |9 ‘Sopyed $0] Sopot ‘too aimamajuayuLiar zW8ynuy ap sgndsoq{ ‘wo!onsep widosd nS ‘v ofnputeo af anb osed Jo op | Sop optrEnd vount anb onlay syut ‘pared opronae um & ‘agysngtoo vj BqUuIax wapTIod wUADSA BL WE “ournzafo yap ugoastp Bf Uo sx0T[9A2] So] ap BUINT xokeu wun e outed jse ‘sopeplos So] ap ugpedvnred wl v uy osnd oysa “somuonmos ss wv sasoperyse soj op wijena x A orouplo TP ‘2800 fo punooxd [owmox) ‘hommng op oRUMOS | ndjeudo Jog “pepsiome wl k vumydiosrp vy OpUes | ‘IowsD0wap wsa anb ejpared ove) SexIUOEHY 861 -ugsmed “D3 a -onpusfe top yezaue? ofasono yap cxmnaoos [2 sod sopewnyuasary Ouoo res Svang soingap f0| euoppuoar amb ‘cioqy uF US{URIAE "9SNONPOOM, PIA ce -ono 0d sayuaqpuadapuy sosopearasuco “red vun sod ‘sopupios sumezneduns sus “pq svonyiod sepuauey se] wosensouap s0{ & eMtHOsD jane soy enue ap Sareqap SOT -umbpe souoromansay 2 soqpaz9p so] Soper e309 Tarvo ap svatpoodsiad age upmned jw) anb opuapayspe “amp fe upPejade 2] e uosoisndo ag ‘pepardozd wy op uomonnsop e | yoed oujar [2 Ua SozuauEuLied esasoseyUp ueyuD) Ou anb sopeLL Nosop sof ¥ zoa repaou09 & pepyaemny vy ap ofSesyns Yo swznuEEe “ginbroue vy v 0196 saruaonpuo9 sososdrTed souans owoD s1a;IeAeT So 9p sooisyq soudjoujad soy uosezeyoos ‘oyuoueyseg Jap eULIO}aI eungfe 12a 209s0p ap zesod w osnyou ‘soxopndas sus & yomeexD 2 eiaynbys yu anb ousa}go8 jonbe motos wisa ou wssare[auy ap aagod ‘Geuetd 4 foimerenaeuoo ofdoad ns woo oUseIqo8 asa oleq asioU ‘od agap owiaigod un ofeq aata onb aaqmioy oper anb Ose] yisa | “Syuayndisuoo sod A faptresd spe yo owtoo ‘31a anb wpya wun aun 7 ‘soya ap oun ejoop ‘eearoreSuy 9p 22404 pu (g» “oruaraijuasuos oydosd us 20d ows9Iqo8 v opyautos 498 op She otgs £ aaqyt aoe onb ojgond yo wa apysos Koj PT“ ‘ofzeiofear Jo oxo pepardoad ap orm sombreno sp opelodsop ous Sqquaurepred oypaxap un ‘eoppsoowep eaqqndexeun opteIOAasOS Corapod & soot soj ap soavjoso zs0oucunrad ered Aad [9 BIO OpEqa “Ry Heyqay sopepyos so] & o[gand je 15 100009 opuatsrse ‘soxBaniayrd xo Uattiagu [2 worepndey “sozzetyso sns uquatdsuy anb npssowap vopsjod eun ap ose2 yo uoxe|snd (Opes So] 2IQNK[TU! PEPE Uo) eyoNAaL Vl Bp 108 oxy oFIpouuty fo wa seap! ap UP|aeIUOITUOD vOqSPIO BT UFO aTTOML “epipouols sosouIe) Jos v opel] UeY Kaun ap sareqep SoIsE “ouyos jo wand vaxxoyereyd ayqus -ed wm ouroo ogo, [op opionay [2 atNosyp eed Kou Wo OHTMOL Suiue wptot[e0o etm Us wpesEg VqeIS9 [APO MAN Tep wHfenAoL Ey soya] eureiord | te wosonmsuco os sopeplos so ap sumed & saxopeyiie SOT “StI SUS | VI Gecucién fe Carlos i. Rebelden,conspieadores y asesino depuesto, encarcelado y asesinado a reyes a menudo. Pero los revo- lucionarios ingleses en 1649 eran los primeros en juzgar aun sobe- ano y en decapitarle como traidor de su pueblo. El regicidio fue seguido por dos actas de la Cémara de los Co- Hipro» con et ento como «la suprema autoridad de esta ne- idm, Las acciones del ejéreito, regicidio y repliblica fueron vigorosa- mente defendidas por los apologistas de la repaiblice. Milton y un ‘haciendo uso rupo de otros publicists eseribieron en su nom le las primeras ideas mo ner reyes y alterar su gobiern vod la sumisién a la repablica, a pesar del modo en que habia lle- gado al poder. En 1561 en el Leviathan, la mas completa exposicién de su pensamiento politico, aplicé su anilisis de la soberania a re- saltar que los si in de estar obligados a un soberano que ya no puede protegerles, El corolario era que’ podian Ieitamente ‘ransferir su obediencia al nuevo soberano que surgiera de la gue- tra civil y sus consecuencias. El propio Hobbes dio un efecto perso- ‘ensefianza al regresar a su pais desde el exilio ese mismo No obstante, el nuevo régimen republicano estaba encerrado en una serie de contradicciones que nunca iba a ser capaz de resolver. Lo mismo se puede decir del protectorado de Cromwell, que se es tablecié en 1653 después de la transmisiOn de Ia repibliea a cito, Todos los gobiernos del interregno sufrieron de i in dad, que finalmente dieron lugar a la ‘vuelta de la Monarquia Estuardo. ‘La repiiblica, aunque podia encarnar la soberania del pueblo, re- presentaba sélo a un remanente del anterior partido parlamentario. ‘La purga eliminé a 270 miembros, dejando alrededor de 200 en Ia Cémara de los Comunes. Esta asamblea, los sibditos se impresionaron y sorprendieron por Carlos 1. La'mayor parte de la clase gobernante y verse obligados a mantener un ejército en pi Rump sostuvo los pesados impuestos sobre la naci la Iglesia ya habian sido confiscadas cuando obtuvie pero la abolicin de la Monarquia Tes capacits pi 98 ¥ sus funciones transferidds a-comités parlamentarios supervisores. Los cargos 1o- cales eran purgados de aquellos individuos de poca confianza, En sbia depender de una considerable cantidad de hombres de los bajos estrat. las ciudades, su principal apoyo venia de gente: los més ricos estratos burgueses y de miembros de sectas y congrega- clones”. A la izquierda, los Levellers se oponian a la republica como totalmente ilegal. Las esperanzas del partido de una repiiblica popular a través de la implantacién de un acuerdo del pueblo se ha- bian frustrado, y consideraba el Rump como nada més que una oli garquia autodesignada. En 1649, varios motines Leveller en el ejér- o Rump les ata ampliemente B. Wor a tepiblice, vid. Underdovn, Prides Purge, 201 coe “30 aonsyef spumasy wos wrsas syromunos) ‘reo um ap soyTeno7 oxdeouoo je wis ¥piqeouc opts ioqey wxpod ounu anb A enpugfa jo 20d vpesoqeye yow0} wILose uoTPNATsHED | ‘25 walqurese wisz{ “soley Soos[od A seiDas ‘sauoTeBeuiz09 sep ‘opap © opifeya oruaurepreg uN ECgT Ta g90AU0D ONDIeLO [EP ofgsuo 19 ‘dummy oqwaureyseg [2 sod opefap ojoes fo rudy] weg “orc ap soa (9 oquo v awaayy wred opySoj9 opts wiqey anb ap atte oidoad 1g ‘seondifeoode sepajod se Xequiesasd “sourees sound{e unas estaba sora qfonwiony ua uiqu worely os sojreuay seseismiUg “;/S01G ap vse ofeq soajonn sns opmBestioa wy “ependt ms wzaqerroy eum A 35 e] 10d ‘pers ‘anb «sazqutoy ap fol Onsont» otH09 LOT 2] UC -teyon Jo4eur e] 2p vudipr pepeuosiad wun “eeutns0} ours gurEpe af TATE MaIpUY er90d [g “UOIONIOAAL ‘B® 59f82| BLABPOH SoNO Lod A EsoRSy[ex apuDs 0d otc ap optsajo un olwos-DISts Bx HTommOND ‘Sand ysy “opisere wIqeY 9 CHUapLACAd E ‘onb weqeureyooad ‘oyeBteag Te UpTonap eperefoap ns 4 vynbavUO ‘wuipUe 8 ap uploonssep ns ‘Tesoue# omo9 erate eiueLIoduI ng “oonymstre9 z9pF owoo vansjod vUodsd vj sIuaUTETE|O QseAeE [Tam -t01) ‘seqoay se459 404 “pepittqeisout ap oporiad un oviqe os & ow =109 Jviso US wyfos opsanae Um ‘Kaz [o Uo) BAN ¥SOISOD K WATE] BL ap sgnds 39f0 J9p sapod ourardns yap oiuouTesoxoME[> ons! -pe A easaieiuy ¥ owiagod wis ofep aeimtur warory op oe 218 “dummy omtour -n1rvg Te gsqndxa yfommosy ap souopzo sey ¥ sedan op odreno un | ‘sgo1 op Tre ua 4 ‘seaqorireut se1s9 09 widUaTDed vy woxerped cro Jossons owsUTYLreY [> UD soyDosd SNS WeLpuTyox onb send joxeyuarUL some ueUTY|sed soy osod ‘woyqndex Bl ep sours sraape sono A seisyear ap ugpoaj UL tea ured estesedad woo wosapacord zapod pe 07 -eesoonss& wpa speauysoud savotagas Sm wd ‘0ugn 58 9p XIE PA ue is qu ovfosafe fo woo tu sua vipod ou oyuoure|red 15 sojoqaoa 10d onbyd v ary as ouonqndas ozuouriads P, esandsop wsiare[S0y © BI90IST op wUa{OLA TOD -exodsoou v] 10d & ‘oxourpad “ejoosg op wsopSut EHH UpLoEMNI9 {od epmies any vioxzep Ng “T] SopreD ap euquiow wa BLIa}eIBUy UO “Srpeaty 72a ns ¥ Soj[e optend *12989010M Ue OAdNH 9p MOLI $0] “opim spur oe up “QSgT ap arquiandas ua zequnig Ua Sasa90089 Sol puoaiop 4 oF1oz9{6 ns Woo vlooaST OYpeAUY [TeMwOXD ‘ezEUaUIE wise ‘jojedar exag “oulsjuepongsaad ye A queuoauon [BuONEN [9 oxdaoe uuatnb ‘opeymoa{s woreuout [ap ox9poi0y ‘TT So}IED v OM 95 SIOWTEN SOpIpIATP $0] ap SUCUIULOP WOIDIH] wm “eID008z{ Ua ‘OBAM| “a oud & eso(uy vpoeuraadns wi © spur 294 un BpesTAqns any ep -x seoqyod sey o1na k vuresBoad 0 xojnoqed exdojoapy mamBuyt er | “Tnpsauttau gosng ou ouvoytandez wounds jo oxeg “oprodopwege WED “od onb ap wo1q @ TeRUEED vIgap OULIa|GOR [2 aub ap UaIg eOUDeID pap sono ‘Kas ws oper he us wexo sosquioyat A sosopl sodno ‘ugioTTeoo wuesIx® vim wz “eouyy eis9 tx UpeU OZ] OU ‘SOIQIIED SOND K sada{ Bp SoUEIOFOL 50 JSroop # damy [e uosoism oroz9fo [ap saqeayo so] ap soundje £ say “narpuadapuy ‘soyreipas sot enbuny ‘sopeuorsnysep ayuomases8 wos 1¢ setiojea ueqesadsa anb sosopmndes soyjonbe & ‘S91 souaéso sus ap zesad e dum nqndox vj ap wofseaMeIsUY &7 rumugoasovet fo oiteanp ugysaidas ena co wu woo ssuaszuaanb wozgins 98 ‘opesed wget wFesongay 1S ap O78 sew ojund Jo ‘ouza1qo8 [w eIuaUIENUTUOD UOIeTeE sey, “Sag saiapy, so] anbuny “eyuounriepawus sopmasyide worang ow 1g “Wojonjonas wf warqures oansap fundamental para el Estado. El protectorado unfa Inglaterra, Escocia Irlanda en un gobierno. de Lord Protector, Cromwell ‘era designado magistrado compartir el poder supre- mo con un nuevo parlamento representante de los tres paises y ele- ‘ido bajo un derecho al voto que excluia a los realistas. El protectorado de Cromwell mo esfuerzo significativo irreparable disolucién de la revolucién. M: aguda vuelta a la derecha después de la repiiblica al confer toridad ejecutiva a una sola persona, aunque estuviera limitada por el Parlamento. La inclinaci6n conservadora del protectorado fue amas fuerte cuando, en 1656, algunos de los simpatizantes de Crom- well propusieron hacerle rey. Fl rechazé la corona que se le ofre- cia, pero su cargo se convirtié en hereditario a través de su familia, Y se sumé al Parlamento una segunda cémara andloga a la Cémara de los Lores. Muchos que estaban cansados de insoguridad, y las ‘bases militares dieron la bienventda a estos acontecimientos como ‘un retorno gradual a la antigua constitucién monarquica. Cromwell se persuadio de que la estabilidad estaba en esa direccién y de ha- ber asumido la realeza hubiera vivido mas. Internamente, el protectorado, apoyado por el ejército en pie, era inexpugnable, y ocupaba una posicién internacional no menos dominante. Cromwell siguié una politica protestante e imperialista de agresivo nacionalismo: paz con los holandeses, alianza con Fran- cia, y guerra con Espatia, que consiguié la posesién inglesa de Js- maica en las Indias Occidentales y Dunquerque en los Paises Bajos. el estado revolucionario sobre Todavia el protectorado no era un cas6 en lo que respecta a sus Parlamentos, sus poderes y modificar el gobierno. Se suscité la oposicién contra ‘un tribunal recientemente ereado. La presencia y los gastos sospe- chosos del ejército, ademés de la continua amenaza de su interfe- rencia contribuyeron su impopularidad. Los defensores de la supremacia del Parlamento, los republicanos y gente que ha- bia pedido en vano reformas sociales acusaron a Cromwell de trai- cionar la causa por la que se produjo la guerra civil. Unos pocos ra- dicales animaron al tiranicidio por considerarle el destructor de la ‘libertad, I protectorado era incapaz de adquirir una legitimidad y (eeeaie sobre todo del ejército y de la preeminencia personal de _\Cromwell, Con su muerte en septiembre de 1658, su cargo pas6 a B, Seeley, The growth of British policy, 2 vols, Cambridge, 1695, sp 1 colons wna profunda discusén sobre polities exeriory guerras de cay del protecorado cromwelian, 204 ve = Moisés encargado de liberar al pu | su hijo Richard, Sin embargo, el ejército no se sentia ligado a una / dinastia Cromwell, y pronto se colapsé el protectorado, reabriéndo- {se asi el vaci entonces Ia restauracién de la Monarquia no » estaba muy I ‘Coincidiendo con los primeros ailos'del interregno y la instala- ‘ign del protectorado, un pequeiio pero importante movimiento mi- lenario aparecié en la escena politica. Aparte de la dictadura ans- baptista milenaria de Minster de 1534 y de la actividad de Thomas ‘Mintzer y de sus discipulos en la guerra alemana de los campesi- nos, esta fue la tinica crupeién de militancia milenaria en una revo- Jucién de la Edad Moderna’, ‘Algunos estudiosos han epuntado (y exagerado considerable ‘mente) a una corriente milenaria en el propio puritanismo tradicio- nal. Antes de la revolucién habia clerta especulacién milenaria ace- démica en el protestantismo inglés, y la década de 1640 comenzi ‘con bastantes esperanzas de uma reforma decidida que ayudara a nutrir un estado de &nimo de exeitacidn apocaliptica entre los pia- dosos. Siendo testigos de la caida de la Iglesia de Laud, los minis los reyes y reinos y Ia cafda de la tirénica Cuarta Monarquia profetizada por el Libro de Daniel. Convencidos de que ‘estaban viviendo los iltimos das, anunciaban la venida de un nue- vo cielo y una nueva tierra en el préximo milenio, que introduciria la Quinta Monarquia, el reino de mil afios de Cristo y los Santos. ‘La repuiblica fue una gran desitusién para estos creyentes a cau- primero de los elegidos, y otro de Dios. Después de que Cromwell se convirtiera en Lord Protector, sin embargo, se gané su enemistad. Le miraron de ahi en adelante como un renegado que ‘quien vieron com: 1 W. Lamont, Godly re; Londres, 1969, me saree entire deo normal ol componente ena l psn és, como lo hace C. Webster, The great insauration: Selene, medicine and reform, 1626-1650, Londres, 1975, cap: 1. 205, “9.9 sito usu Aasuopy uy 344 ‘dep wayQUIE BE eb nyo seopysHwpuoqe ent “deo ™ynoys Yeon yo Lo; ‘aps sojeatyd sop soup 50] £8450 9 SED SOT ae ‘uoyoeoquio} ‘oyowMpe ap sesuayo ap pepHTeIOUIUE B xE}053 my dumy owauejseg ta “sase[9 sepor ap sorsasoud & wat souopesidse us so[pi9y woxony ousa220001 [ap SOue SO TA “soqures 50} ap eat 1 opuejoqueuasap ‘ojdury o| wx ‘storiumyy ooo “4 “a PP uTonssop supKoud w] wo eoRUIpY af Bum gRATEduIOD oxed “eA ‘asap ns ua wuneidod tn ap sojuauiaya sound e revUB[ape ap, amnourreas grant ‘(emnbreuoyy BUND ¥] 9p $2z0}LI959 so] WeRPU;Op ‘uowout vino) sousadue) sot op vuruaTe BAZoN8 vi Uo JOZURWY anb opteiiuoo [y ‘Soumpepnp ouloo saiquiOY so] ap soqjar—p $0] opepma ws weptan of & wonysooe: wydomn esoxBeprar wun ofos wqxd -sng "Teroduro} sopod ya uxitoo seondysoode seztnéuo4 suonsyiUe, 2p 4 sopruido 50] ap iene) ua soMmUTUINY so;uaUTE] ap wuresTeUE ‘wun ong embrevopy BUND Ff ap cIUsTENAOT 1g ~oyaea augod Te wlop & soos soy wxed toaq vy alqe optNar Top 40] sions ej anb sexiuayud fopensesau fe & axgod je apuayap A op Je 40d e909 8 oaqe sorg ap Kaj B] anb we}2aq “aygop Jap upInapsad un vprondar aquane9yun onb OMS “eye YOU UN oUIGD oqox [2 ueqesopistco ou ‘sesaqsuy se] ap oLLIUOD Te ‘SpstOWY ap SeK9I SOq anb uorunde ‘odurap omstm: ye tpeqqes Tap uofoeuRjasd x £ ox -s}are Jp “ex0w od ap sesuczo soy axed ayionur ap vuad vf rouodaxd 3 ofepuon soy wei uprosoudionuy eons us “ion oop ot HL owtoo s9stoy{ ap o81p90 [a & semMsLO9q Se ey oUt mena weqecopres Syubreuayy ern ef of-epyalbe ay ‘s0iq sod epep pepriome B xs0al@ wedesom Soqte O198 A ‘sepenso00 uoweu eun 4 opeisa un ap SoIquIatu tos ‘teqRre|S9p ‘SOWUES SOT segsouquioy so ¥ aSuup £ rwus9QOs v 1ou—) Woponds ‘soysoyTeM sus op oun eqnyundaid ‘eoyooiop ond)? ~emmmensteur w & oysorap UWeyuei (uejsotopied ‘clam apsap ‘sorja Souarnb ») sopi#oro Sor o1gs anb optantayrent ‘soqr03u} pioed8 vf Ua WHy—I) "WAI9N V| UO OSD ap owas ppp upperedasd ua sows soy op ormimop un wequydutazu09 souopied sus A embreuoyy BuIA BI etopsn{u ¥] ap eS Ky “_sS0S9f 9p @1qUIOU Ud SauOIeU SEzI0 ap soprutdo soy peuzaqy ef Teurejoord weyroqope ‘ourouoya um wIqUIDS9 ‘«soysa(st Ten gaz “4860 “PIT ‘xrroaromuapurso. 29 9p svap se ws #9 UpIaELD sap wsoyen won aoayo 500 (2c6t ‘S2SPUCT You! ADUTUOW MULE OL) 29 sepeare ‘sorsigfo sonsonyyr uotonjosas v] ap uptowrs0dxe wy upIq 20) weypeg “«Se1i9N op oyuoTUEpUaL [9 wo SoEIBE £ souoIseido { 52] sepop too & seouy sopueA ap sovanp so] NOD URBUI,, “ou GH. Firth y R 8. Rais Acs and ordinances of the ineregnun, 1642-1660, 3 S'Vid.'M. James, Social problems and poligy during the Puritan revolution 1640-1650, Londres, 1890, cap. 7, passins y WK. Jordan, Men of substance, Chics Bo, 104, py. 21828 referent te nos eas de Henry Robin sobre 208 los prineipios de Hobbes sobre estos asuntos, Contenia un punto de vista totelmente seglar de la vida politica que dabe un ligero bienes- tar tanto a los realistas, cuyos sentimientos por Carlos I 61 habia compartido, como a los defensores doctrinales de la rep ca. El autor retrataba al ser humano como competitivo, sin desc 0, actuando tanto por miedo a la muerte como por el deseo ince- sante de poder. Hobbes hizo uso del concepto de un estado original de la naturaleza para demostrar la terrible inseguridad de los hom bres que, a pesar de ser libres, estin en un situacién de guerra de todos contra todos sin un soberano que les proteja. Bas6 la razén del gobierno y sometimiento en la pasién humana de autopreserva- cin como un derecho natural. Esto iltimo obliga al hombre a acep- dictado de la razén, que le ensefla a renunciar a la Whertad ‘un contrato entre el soberano y el pueblo, sino entre el pue- blo mismo, que al pactar transmitan el poder al soberano, qué les jen fuera uno, wn0s pocos o mur formidables, incluyendo el derecho exclusivo a soberano y el pueblo o comunidad no eran partes asociadas en un contrato y que de este modo el primero no podria ser acusado con la ruptura de sus condiciones. Una de sus mas dristicas desviacio- nes de Ia tradicién era su concepto de ley, que definia exclusive. mente como un orden que emanaba de mntad del soberano. Este punto de vista radical divorcié 1a de ley de cualquier contenido sustantivo de justicia, y le dio un caracter puramente for- mal. Al reflejar las calamidades de la guerra civil y 9I0p [op a5eq ‘e axqos 819119407 SOy jay of aN O| Bp SUL consjod wap [9 wqED -ynsnf ou anb se opoy op oyuwyzodur ‘OT “oUurarqod 333 aon um ap ofqseo fa & ayqensouy wouonsesu00 B anb epsoape ssoupqgs sus ap peproray 4 puppanBas v erdén, son fustigados: «Y verdaderamente la mayoria de las leyes no son otra cosa que esclavizar a favor del rico. El pobre deberia protestar de su suerte y recordar las palabras de las Eseri- turas, que dicen que el pobre heredaré la tierra, dos curas que co- bran el diezmo cierran de golpe su boca», diciendo que esto «es un medio de satisfaccién interior que tendré el pobre, aunque no lo isfruten en absolutos. En 1652, Winstanley dio expresién final a sus teorfas en The law of freedom, plan de una sociedad comunista ideal, que dedicé a Oliver Cromwell. Esta obra, aunque en un principio con serias in- tenciones de reforma, pertenece al género clisico utépico y se clasi- fica no lejos de la famosa Utopia de Tomés Moro en su humanidad, agudeza e inteligencia. La fundacién de ta repiblica propuesta por Winstanley es el li- bre disfrute de la tierra, que suprime no sélo la servidumbre exter- na, sino también los cautiverios internos de la mente, como la envi- dia, el orgullo, el miedo, la pena y la locura. La propiedad privada de la tierra y sus productos, el salario y el dinero son abolidos. Las familias viven por separado con sus posesiones personales, pero al- macenes comunales distribuyen todos los bienes materiales de tra- ‘bajo segiin las necesidades. Un Parlamento elegido popularmente y oficiales locales gobiernan la nacién y sus comunidades y supervi- san la economia comunal. Winstanley abandoné aqui su primera oposicién a la fuerza y a las penas institaidas, aunque asoguraba que la propiedad comiin las hace finalmente superfluas cuando los hombres legan al entendimiento de la libertad. El rechazo a traba- jar y el alquiler del trabajo eran castigados con un atio de trabajos duros, la compra o la venta de tierra o sus frutos con la muerte. Los ministros elegidos anualmente en cada parroquia conduci- ran a la observancia del Domingo, consistente en discusiones de __ Tos asuntos nacionales y discursos sobre «Fisica, Cirugia, Astrolo- sia, Astronomia, Navegacién y Labranza» y otras artes y ciencias. El nico conocimiento verdadero, declaraba Winstanley, est ssecretos de la Naturaleza». Saber estos secretos es conocer las obras de Dios; «y aprender las obras de Dios dentro de In Creacién, es conocer a Dios mismo». Ningin otro conocimiento de Dios es po- sible para el hombre. El clero advierte contra la razén confiada y promete el infierno a la felicidad después de la muerte para desviar In atencién de las injusticias de este mundo. Sin embargo, los hom 212 bres, afirmaba Winstanley, deben encontrar su felicidad en la tie- ra mientras viven, Las escuelas estén para instruir a los nifios en Jas artes titles, idiomas, y cualquier clase de conocimiento hallado a través de la observacién y la experimentacién, tinico saber verda- dero. Sostenia que muchos secretos de Ia i biertos cuando la humanidad disfrutara de Cautiverio Real es la causa de la servidumbrer, pero «cuando se es- tablezea la libertad de las Naciones... el conocimiento cubriré la Tierras. Tales ideas sugieren una mente que habia llegado més lejos que las de sus contemporéineos. Las influencias intelectuales que hayan. podido actuar permanecen ocultas. Posi ba familfarizado con la Utopfa de Moro, trabajados de Francis Bacon o con escritos de fildsofos herméticos gue tocaban temas parecidos a los suyos. Sin embargo, durante un redencién y la libertad de la propiedad comunal en una tiniea visién de una sociedad transformada®. La ideologia politica del republicanismo fue un desarrollo tar- dio de la era revolucionaria que se produjo en la década de 1650. Los Levellers lucharon por una repiiblica democritica, pero no ela- boraron ninguna teorfa republicana distintiva. Los ereadores de la nacién en 1649, aunque adeptos a la méxima soberania popular y al derecho de resistencia, no tenfan ningtin compromiso con un repu- Dlicanismo doctrinal. Si abolieron Ta realeza, lo hicieron en su mayor parte debido a exigencias précticas mas que a cualquier creencia en una repiblica como mejor forma de gobierno. No obs- ‘ante, el interregno, en su continua confusién, ofrecia una atmésfe- ra apropiada para las ideas republicanas. Después de la extincién de la Monarquia, hombres educados en la tradicion clisica y hums- nista empezaron a buscar entre los modelos republicanos su politi Casi todos los esertos de Winstanley estin publindas introduocién en The works of Gerard Winsanley, ed, Gy. Sab ‘también Zagorin, A history of political thought cap. , que ‘ertos comunistas del periodoy C. Hil, The world turned ups (Wersién espaiols: El mundo gastormad, Madrid, Ba. Siglo XX, tiene una descripcin de Winstanley, enmarcedo soctarsmo y antinomianiemo de la era revoluc Winstanley, Past and Present Suplement, 5 vals, (1978) Snvestigar a evotucion y naruraleza de las creencis religsosas siz 1d o Kons y usoBe7 vasquin pa tuniBuLseRE 2p se3p ‘upinosp fun sod sopypeoeud‘sosn59 sono & wire 1 ouanac dD 't wesuiey Souler Jo Syi0m PHO 20. ow 1 woruydo ey op ese wed wf ‘ort seRUOTTY je eAINONMA US areourENtIO ee NS tea jou ayuaped un omoD ‘ondsns OUT NS op ‘eT “soLEI90s & soueorqndas ‘sourmiuoureyrEd mas 9$ austeg wuINge By IWatosoId wrod SoM SOTTO -odxo op ot123 upides eu, ‘emumouy ap ofte ye uaxarsndap orvoz9fe 9p Saye $0] oputeno opeso:ar0ad qo ysdeqoo as ‘gggT ap Tage Ug TA ‘ govuounUY wx0Ny UpHoEIMNSOY eT ONbUNE osnoUT wap! wISO v we, searope a someayqndax soxoyeduios sus 4 1g ~zefmy optuel weyqey anb sajepos sorqutea Soy ap wsmea w exraym( wa ayqisodur wa ops “Joatto9 Exqey 2s wz9[vaa Uf anb op omBos souduE vqe}se ON “opUNL Pe owoo crue tata vppod sepeidoade souoroninsar sep U0 FOTTg cadaa eun anb gsuad anb oraqrimbe top wuzoai vl ap oprouaauoo wet eqzsg “axqy oepepnyo um onoD axquoy [ap UpIad—dtI¢D wl 40d Mp ‘ns ‘onwouroM [op soLrTUoFoNIoxax S0912091 snd w219 Top & eotaB pmusta ef ep crueurEp jaaninbeyy woo epreduro anb ‘ugHoTAIOD SI, PUpIsadIU vuN oMOD OTOS ot voHANE ‘eLNOOp ep os0S01 tm Tego} Soar -ejaz sommse & sejuojoo ‘seonqnd searqurese ‘ouepepnyp onpz9fe un auqos soueyuamion sus & ‘seoyqndar ap uproeredmon ns ‘OUIe1gO8 ‘SUULO} SU} Op SISTBUE NG ‘SouOTEAtESqO X seapt op BUaTT UqEISO y0s9 SOO Sus OUIOD Ise “UOIBUTLIEHT ap eUBIOO BI ‘eOIdOIN LOD ‘um ap oTeNAr OMtoD ooysprUMy OBfe IaIOpxW hs ap Tesod Y ‘ox8tjod un outtoo 01919 8 19pod opos oBau & wouayD 41819 w9 opepyna oan osad ‘otourepEg [9p Pep ourearg owemeyseg un ua X ean -ensidem un ua wxpisas owsaiqos [a “upeldurauoo eqeisa upiquTED ‘104 Top osn [2 Ua Ko8te9 Jo Us s9]nBax UpFoeIox BT “ayuaNEULIad wz un soasod vypod mn exe voriqnded ‘un ap ojuad je yoaD eoNPIOOISUE K1zuad Bl Sp 40s B] BqeurquI0D and ojepour OUD ‘eanjuyd wun quoqeye wosBasse} “uapio j@ & eyuouLse a ‘cod oi e1omy extoye{Bu ap OUTED ooyuN fo w19 BIqH Uo!seU wT ap "upIoeMLI0g B] ap saABN v OYDDY 0950 op opUaTUNTDOUGDAL jo onb wrUDy 808 ‘ors undag ‘eoLresmI09 Te Ou & “exz0n8 ¥] gooxosd oBaIgo8 A159 iP Bp onb worse ® sMMj9U09 OZ "tu Ax os op sou opsop euoreuy us ytoororquI9 To onb ea:9 uoiiuyLreH “eqqeso 19s owaTq08 9 epand ‘ops “au squoweyduie so wo|sosod By ‘oxqndes wun Ud H229qqou Pf op ‘sured suanbad wun ap A wuor09 vf ap so vxsan B ‘epernfas embaew our wun ua ‘aaquioy un ap 59 8128n ¥| op peprEio ef arsed soKeut ¥{ ‘einjosqe wMbrodow vEN Ug “VMIONUAsOxOdMs BI ‘OULDIGO 19 £01 -tourepury [2 $9 pepotdand wf ap orsqrrnbo yq “owwouo|qesour wt 9p Uexpuadap Bsuesagos B “euva9g Ua [UUIS}LO sIsajUys LUN 9a19 SapeLIa}EU SO}S9 aq “SOLE [HK ‘aquemp sorqure UIs OpiatAarqos BIqay anb B9~p epwadey v anb wy ap ‘rayqndes wsouey Sejouanyjuy resourad se ueaa ond saqqoH & ofeAeInbeHE ap "OISHO Pepondinue vf op ousyuvongridas jo owos sayuazayip wel so1uaTy ap soydaotoo sns wqumror woIsuLLIEHY “sot -sa vam wpoi op wofouardsuy ef Be (9Eg1) EUEeO JO orpaye ozad ‘sasoyazue So] aub ou7x9 seul oan) ou ey ‘pore of Zeyeosod 9p JouY ozsoTyso ore “eaRoUIOTTE BIER wf OMIO9 & vpout ap wutnoop owioo ssorLs959 & soannod 10d opinios ‘008 code ns geuwoye owsyusoyiqndad Je ‘Uoioeanersey BI ¥ Semuopesoid soge oouip $0] ug "euosiad Bos eu ap oyepueUr [OK reg owsHod “sep jo uequzeqzea anb “euosoeu v] 9p Sasquroys n souwaH|gndoa So] B "uvjayour {jomuioap ap opesoroeiasd top sewuouodo soy ‘vptroyaad w te giro hacia la realeza. En febrero de 1660 el general Monck, co- mandante en jefe de Escocia, dio el paso decisivo en este sentido: levé sus tropas a Londres y, en respuesta a una peticidn abrumadora, Constituyé el Parlamento Largo como lo habia estado anteriormente la purga militar de doce afios antes. Reunidos sus miembros, y ha- diendo facilitado un Parlamento sucesor, los disolvié finalmente. Entonces se reunié el Parlamento recientemente elegido, incluyen- do la Camara de los Lores, y convocé a Carlos Il, que regresé del exilio en mayo de 1660. Asi se complet6 la Restauracién**. La Restauracién tuvo lugar sin condiciones. Fue debida a la como por el gobierno de Londres y la mayoria de los ciudadanos. En 1642, Londres habia abandonado a Carlos I; en 1660, su apoyo aynd6 a reinstaurar a Carlos I. it 6 i porque compartia el sentimi ‘bian recibido la promesa del pago de los atrasos por Ia desmovilize- cin; aquellos oficiales que se hubieran opuesto a este aconteci- miento no habrian tenido poder ni cré eral y porque los soldados ha- supremé de nuevo, y el ejéreito fue contemplado a partir de enton- es por los ingleses como peligroso para su libertad. Ademé: el gobierno revolucionario y del interregno fa i rror erojo» sobre sus enemigos, la Restauracién tampoco estuvo ‘compaiiada por un terror «blanco» o la proscripeién politica. El acta de amnistia y perdén que aprobé el Parlamento en 1660 barrié el pasado al perdonar a todos los que hubieran levantado las armas contra el rey, excepto a tnos cincuenta hombres, la mayoria de los cuales habian participado en el juicio y ojecucién de Carlos 1. De estos regicidas, treinta fueron condenados y ejecutados. La guerra civil podria haber matado a miles de ingleses, ademas de las innumerables bajas por heridas y enfermedades, y habria destruido gran cantidad de propiedades, pero la magnitud de la re- volucién, con sus cambios sucesivos, hace pensar que debié forjar algunas cambios politicos y sociales duraderos. La verdad, sin em- ns scontecinients finales que condujeron a la Restauracion los estudie ‘A, Woolrych,eLast quests fora setlement 1657-1660, en Aylmer, The interregnum, Davies, The restoration of Charles If 1658-1680, San Marina, 1955. 216 bargo, es més compleja, Para sér exactos, la guerra civil y el derro- camiento de la Monarquia fueron una experiencia que nunca se bo- rraria. Ademés, el Parlamento se habia encargado del gobierno y de la administracién del Estado y no podia volver sin més a las cond ciones anteriores a 1640. Pero la revolucién, debido a su fracaso en conseguir establecer un régimen duradero, dejé muchas cosas sin resolver. Con la Restauracién todo el cuerpo legislativo aprobado desde 1642 fue considerado no vilido. El control de la milicia vol- vié a la Corona. El acta de 1642, que expulsaba a los obispos de la Camara de los Lores, fue abolida y ocuparon de nuevo sus escafios en el Parlamento, Los grandes estatutos de reforma constitacional permanecieron vigentes; sin embargo, aunque aseguraban la regu: laridad de las reuniones parlamentarias y las prerrogativas reales estaban fuertemente limitadas, no establecieron las futuras relacio- nes entre la Corona y el Parlamento. ‘De aqui que se comprenda que el periodo posterior: 1660, le- fase de consenso y armonia, lo fuera de una lucha itica y de partido. Al menos una vez durante el reina- las diferencias entre la Corona y sus opositores en no obstante, que el absolutismo real en una nueva ruptura del Esta- do era todavia posibilided abierta. Con la sucesién de Jacobo Ii en 1685, parecfa que el absolutismo ganaris. Tuvo lugar una segunda revolucign en 1688, emparejada con la intervencién de Guillermo de Orange y la deposicién de Jacobo If, antes de que este peligro se alejara por medio de un acuerdo politico que convirtié en supremo srlamento??, ‘ocialmente, tampoco la revolucién, debido a su convul yen ascenso después de 1660. Las dos décadas trajeron problemas, dislocaciones, apuros financieros y fragmentacidn politica a la clase tradicional gobernante, pero no perdi poder social. Podria supo- nerse que la direccién revolucionaria condujo a cambios perma: nentes en la distribucién de la propiedad y alimenté el levanta- miento de muchos hombres nuevos y familias, pero tampoco fue este el caso. Desde finales de la década de 1640, el Parlament ig cerca de dos millones y medio de libras de posesiones de la sia para financiar sus gastos; los gobiernos del interregno vendie- "Vid los comentarios de JR Jones, The rovelution of 1688 in England, Lond, 1972, jatroducsia, 217 dO Qh oz Tex0qH Peperaos v aruaure.e|O Uequansiyard anb sauojoes -rdse soy ‘exjo wundure anb spur ‘gureswg “vsoySq[91 A wopsyod petsaq IL ap sapexaual soidiourad op opetounuo je vadomna wulopoyy pepg BL ap aio wunguyu anb 0109 spur oBaq] wsofBu uoFonjosad By “oxNt uy 9p way] eptA tun tod svapl ap odzano tm v LoreUINs 26 sasopIn -28 sns & uowlunzz0q] tod souvoyqndax sordaoaxd ap ugioeymuio} B 4 ‘sano ap oqreuorsts owstdom Jo & saxopeUssoyax sounste ap [e508 ouisyeoqpex [2 ‘sopepaxat| sasazar soy & soormouoss sojzaytatd soy ¥ sanbue soj “uorayja3 wv o1sadsex Sopexnsysivut so] ap z0pod jap upyoe¥out 0 uoroousos vy ‘oruermuesuod ns © A sejndod wpteraqos 3] 8p euLND9p el v sopep sajeaqper sooMeUL So] “pepLLoMne B] ap $91 3] So] B19ID9IquIS9 A LoIoeWKSardax EL BxEIMBOse anb WILI9ED UOT : epttqesuodsai ef ua vp -vaassuy Pf ‘eLreiwaureed euLioyas vy A ovesyns [a 21qos seisian0% “09 sey “eonpIDOMAp Wo wan ue £ vrepepn peprendt x] ua sxoT[OAo7 50] ap erUPLU myBu oYDadap fo argos syseyug 1a “ed omg wa eounu anb opejjoazesap spur & opiany sya owsyfndod un 08 gor‘ thysoonuaude spusiug "wosgyy 9 ap uaunsas (@ upe H ‘aes eiumb (apg re -su09 ofesy uppongosas wy ‘oduron oust yy ‘wormgidtuw A wosowonb -}iu 294 ns v onb ‘equedunp jop uoKeNNY ap souoDIpeEN seIdosd Y 193} $0} ‘SaAax Soy ¥ zauodap 0 xejanuoo e peprmuoo v| ap ousosap fap A PoueISTSOL | 8p vsUaJep ns Ug ~vonHod toIDunoadso wl Ha BSUTD 0 Io} We ‘ory vodame vuopoyy pupae] 9p Uo!onfonar eunBUIN -perieqy, A Ow 291908 op seanoadsiad sesant woraroayyo BLreUOIONjoAaZ BID UI Op soopyod sewerfoid & soqwounsre ‘soapt soy ‘epiooxed “souur sns uo oxnany yo eta an Onsoat & os Te10mr ‘esze0qqquISa anb wezuay BUE|OUOD ap PEA! Bf AB -01 EL Ig “seyunN{ wypreM UeIqap seso¥Byfas A SeOAyIOd Soperioqyy se ‘anb ap owwarmjouauco ye w2iony gysaud ‘TEAIo aa9pod Je opuarEAToU -08 Jp vsorsyjar voususztd ey oredas wueUOTONIonaL wiouatsadxe 7 "corm wso1Stjax pepaqoos wun Jas aqap uoFaeu B| anb ap owondns * [@ awourepanjosd toreaeoos wppuex9]O1 axqos sevEqap soureA soy A ‘souojpourwousp ap worovaydnjnor v| ‘opsisg op Ws 9 -snusop 2] ‘s9i0qea soy A seqouses9 se] ua ofnpoxd anb ojqureo jo ‘any upfonjoaas ¥] ap eM sfx BIouaNSasTON ef aIUOTI|gDGOIg ‘saP*paidord vl ap worongunstp v] 9 o artioyuee1403 pEpo!oos ¥] ap SoUMALO§ se} axqos BouLOTE OBLIe ap SorD9yD ofmpoad yu ‘oruLE -Twop esejo v] op orwayurezepdsap un oftsuoo ofen ou ‘ugIonfonar ‘etuaqas|sto9 Jog “Q9gT Sp s9ndsop UO}aISod ns oMByEEL ap 839 -edeo uosany A aqueape UoseTes SeaNysDOIsLIe ser sey ‘SeuEA see ap esneo ¥ snayns Uo.eIqap anb seprpzpd se] ap aesad y uoTe -tmysoy BI sod sepeiooye uorsny ou opuisg [o tod swsond seypa so seed Bred oyuauTatsestinjon optpuos ueIqEY sesteR So] an sauOIS -2sod soy ‘sopeostyuoo sezi0n su] Uoo siseniuo ug “sepuaNsasuo) se] woreida0e A uozarpnd anb of uosatary sopepjos & sauopsexodioo ‘souopemnoodso A sopeayad sonptatpur ap vauyjaasiur vu ‘sosoperd won 807 “sopeuidixo coumoydaxd sns w Ao] sod uoresed se2i08 Se] 4& supupyreaur uosony sepeasizuoo sapepaydoud ap seiuaa seisa Sepot ‘ugpemeysoy of Woo ‘odreqma ug “seqy 9p NOTE tojea sod seisqvax supuaroey & stxqn ap ompaut & $0 Sepeioysa wuoi0) wl ap supEDsyUOD Sea UOTEX LUSH ) Orarine

Оценить