Вы находитесь на странице: 1из 2

4ª hora: Música

Los niños se ponen en fila para trasladarse al aula de música, que está en la planta de arriba.
Una vez allí, cada uno se sienta en una silla. Se hacen 4 grupos de 6 niños y se ponen de pie. A
cada grupo se le reparte un instrumento de percusión (triángulo, sonaja, crótalos y pandero). Sobre
la base de “la marcha turca”, de Mozart, los alumnos/as van marcando el pulso y el ritmo sobre
negras y corcheas. La maestra me pide que colabore con ella para poner o parar el CD para su
audición y luego ejecuta las partes de percusión marcando las negras y las corcheas con los
diferentes instrumentos según vaya ordenando.

4ª hora: Música

Esta hora me la ha adjudicado a mí para que la imparta, ya que sabe que yo soy profesor de
saxofón e imparto clases en la Escuela Municipal de Música. Nos trasladamos al aula de música y
allí les muestro el saxofón y les explico cómo fueron los inicios del instrumento, quién fue su
inventor, en qué año fue inventado. Comparándolo con la clasificación de la voz humana por su
timbre, les explico que la familia de los saxofones, se dividen de igual manera, es decir:

1. Barítono
2. Tenor
3. Alto
4. Soprano

También les digo que pertenece a la familia de los instrumentos de viento-madera por su
sonido, aunque esté construido de metal y que, debido a su tardía invención no tiene un lugar fijo
dentro de la composición de la orquesta sinfónica, por lo que cuando aparece es como instrumento
solista generalmente o por composiciones más contemporáneas.

Después de esto les muestro cómo suena interpretando diferentes estilos musicales, como un
pasodoble, un blues, y además toco dos temas muy conocidos por ellos como son “La Pantera
Rosa” y un fragmento de “Los Simpsons”. Luego hacemos un ejercicio práctico relativo al pulso,
comparando los estilos de la música popular con la música de jazz. En el primer ejemplo toco un
pasodoble y ellos/as van marcando el pulso en las partes fuertes, mientras que cuando interpreto un
tema de jazz, el pulso se va marcando en la fracción débil del compás y ellos me van siguiendo con
sus palmas. Acaba la hora y volvemos a la clase. Algunos niños y niñas me felicitan por la clase que
les he dado, porque les ha gustado mucho.

Viernes 30 de Enero

Hoy se celebra el Día de la Paz a partir de las 11.00 en el patio, pero hasta esa hora, las clases
se desarrollarán con normalidad.

La maestra acuerda conmigo en que les imparta a los alumnos/as una clase de música como
despedida y yo acepto, con lo que nos trasladamos al aula de música que a esta hora está libre y,
una vez allí, les digo que vamos a practicar una canción sobre 2 notas, (Do y Sol), y cuando
hayamos practicado bien esos sonidos y los entonemos sin problema, pasaremos a aprender la letra
de la canción. Seguidamente practicamos los sonidos Do y Sol entonándolos bajo el método de
fononimia Kodaly, que se basa en que los niños respondan emitiendo al sonido con los gestos que
el profesor les indique con la mano y enseguida lo captan y entonan perfectamente.
Después paso a enseñarles la letra, y para tal fin escojo a 4 voluntarios de todos los que
levantan la mano para salir, y les doy un instrumento de percusión a cada uno (tambor, maraca,
triángulo y sonajero), y les explico qué tienen que hacer. La letra dice:

“Tengo un tambor cerca de aquí, y cuando lo toco suena así:”

Entonces hago tocar al que tiene el tambor, un ritmo que previamente le he mostrado para que
lo imite.

“Tengo una maraca cerca de aquí y cuando la toco suena así:”

Indico al que tiene la maraca que toque el ritmo. Y así sucesivamente. La letra es fácil y se la
aprenden enseguida porque la melodía es muy pegadiza. Después cojo el piano y les canto:

“Tengo un piano cerca de aquí, y cuando lo toco suena así:”

Una vez que ya han asimilado todo esto, les digo que cierren los ojos sin hacer trampa, y que
ahora tienen que cantar lo siguiente:

“Tengo un instrumento cerca de aquí, y cuando lo toco suena así:”

Entonces yo indicaré a uno que toque su instrumento y los demás tienen que averiguar qué
instrumento es, incluido el piano y alguno nuevo que puede aparecer. Entonces la maestra me ayuda
y toca otros instrumentos de percusión distintos alternándolos con los instrumentos de los
voluntarios para que los niños/as lo averigüen.

Al final de la clase hago una variación: Saco a 2 niñas y 2 niños para que canten la canción y luego
pido 2 voluntarios, que se ponen de espaldas y tienen que adivinar quién es el compañero o
compañera que yo le he dicho que cante. Al principio lo aciertan pero cuando les digo a los niños/as
que modifiquen su voz para despistarlos lo consiguen y les hacen dudar. Después de esto, acabamos
la clase y volvemos al aula.

catalina_earnshaw@hotmail.com MILA TORNERO MESA