Вы находитесь на странице: 1из 3

¿ES POSIBLE ADMITIR CONFESIÓN SINCERA CUANDO EL PROCESADO ADEMÁS

DE ADMITIR SU PARTICIPACIÓN EN EL HECHO DELICTIVO, ALEGA ALGUNA


CIRCUNSTANCIA EXCLUYENTE DE RESPONSABILIDAD? - Ejecutoria Suprema del 15
de junio de 2004, R. N. 860-2004 Huánuco:
“Que está probado que el imputado de 18 años de edad hizo sufrir el acto sexual a la
agraviada de 13 años de edad con quien mantenía relaciones sentimentales; que el
agravio que el imputado hace valer en su impugnación, en el sentido que desconocía la
edad de la víctima –error de tipo– se descarta, no sólo con la declaración de la imputada,
quien alega que le mencionó expresamente su edad, sino con la circunstancia de su propia
relación sentimental, lo que evidencia que no se trató de una vinculación esporádica u
ocasional que pudiera tornar verosímil una equivocación como la denunciada; que,
además el imputado es un joven urbano con secundaria y estudios preuniversitarios, con lo
que su coartada de que desconocía que era delito tener trato sexual con una menor de
mutuo acuerdo y sin violencia - error de prohibición- no resulta razonable; que, si bien no
es de aplicación ninguna de las dos circunstancias de atenuación excepcional, en cambio,
corresponde aplicar la referida confesión sincera prevista en el artículo 136 del Código de
Procedimientos Penales, dado que el imputado aceptó lo esencial del cargo imputado: la
relación sexual con la agraviada y el vínculo sentimental que le unía a ella, quien acepta
plenamente ambos hechos sustanciales”.
¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS DE LA CONFESIÓN SINCERA? - Ejecutoria Suprema
del 26 de abril de 2005, R. N. 478-2005:
“No corresponde rebajar aún más la pena impuesta, en la medida en que incluso la propia
invocación del instituto de la confesión sincera en la sentencia recurrida no se condice con
los requisitos que la jurisprudencia de este Supremo Tribunal ha definido sobre el
particular: declaración espontánea, veraz, coherente y uniforme en todo el curso del
proceso”.
Feliciano Francia Flores
18 horas ·

¿QUÉ SE ENTIENDE POR CONFESIÓN SINCERA COMO BENEFICIO PROCESAL? -


Ejecutoria Suprema del 7 de junio de 2000, R. N. 861-2000:
“La confesión sincera es la declaración del procesado, hecha en forma libre y espontánea,
en la que se acepta o narra haber participado en un hecho delictuoso. Al haber el
procesado reconocido su participación en los hechos que se le imputan tanto a nivel
policial como judicial, surte los efectos de una confesión sincera para reducir la pena por
debajo del mínimo legal”
¿LA CONFESIÓN SINCERA CONSTITUYE PRUEBA SUFICIENTE PARA EMITIR
SENTENCIA CONDENATORIA? - Ejecutoria Suprema del 7 de febrero de 2005, R. N.
3090-2004 Huánuco:
“Que es de enfatizar que la confesión no es una prueba autónoma, requiere de prueba
objetiva y distinta que la corrobore, y como en el caso de autos no existe incautación de
bienes delictivos vinculados al delito de terrorismo o alguna evidencia que establezca
siquiera que el inculpado fue intervenido en una situación vinculada a algún acto terrorista,
tanto más si su inicial inculpación no fue persistente y sobre los hechos que narra no obra
elemento probatorio de su realidad, la única conclusión es su absoluta falta de elementos
de convicción”.
ES NECESARIO EXIGIR UNIFORMIDAD EN LAS DECLARACIONES QUE BRINDA EL
CONFESO EN EL TRANSCURSO DEL PROCESO PARA QUE OPERE LA
DISMINUCIÓN PRUDENCIAL DE LA PENA?:
* Ejecutoria Suprema del 15 de octubre de 1998, Exp. 3705-98:
“Si el acusado durante el desarrollo del proceso ha negado en unas ocasiones y aceptado
en otras ser autor de delito que se le imputa, no es procedente aplicar a su favor los
efectos atenuantes que establece el artículo 136 in fine del Código de Procedimientos
Penales”. Ejecutoria Suprema del 17 de marzo de 1998, Exp. 264-98
“Si el acusado admite parcialmente la imputación que se le hace, pero niega haber
materializado el delito con empleo de arma punzo-cortante, no cabe concederle efectos
atenuantes que para la confesión sincera establece el artículo 136 del Código de
Procedimientos Penales”.
* Expediente Nº 99-96:
¿Constituye una facultad u obligación por parte del magistrado la reducción de pena por
confesión sincera? “La reducción de la pena por debajo del mínimo legal en virtud a la
confesión sincera de inculpado, es una atribución del magistrado, una facultad dejada a su
discrecionalidad y no una obligación que se pueda exigir”
¿QUÉ DIFERENCIA EXISTE ENTRE CONFESIÓN SINCERA Y MERA ADMISIÓN DE
CARGOS? - Ejecutoria Suprema del 19 de mayo de 2004, R. N. 3082-2003 Huaura:
“Los acusados si bien aceptan su participación en los eventos incriminados; sin embargo,
se advierte de autos que la conducta de los encausados no es propiamente de una
confesión sincera sino de una mera admisión de los cargos en su contra, sin mayor
información sustancial, aunado a ello, han tratado de encubrir a los demás partícipes de
los asaltos, por lo que su confesión no ha sido virtualmente sincera”.
¿ES POSIBLE ADMITIR CONFESIÓN SINCERA CUANDO EL PROCESADO ADEMÁS
DE ADMITIR SU PARTICIPACIÓN EN EL HECHO DELICTIVO, ALEGA ALGUNA
CIRCUNSTANCIA EXCLUYENTE DE RESPONSABILIDAD? - Ejecutoria Suprema del 15
de junio de 2004, R. N. 860-2004 Huánuco:
“Que está probado que el imputado de 18 años de edad hizo sufrir el acto sexual a la
agraviada de 13 años de edad con quien mantenía relaciones sentimentales; que el
agravio que el imputado hace valer en su impugnación, en el sentido que desconocía la
edad de la víctima –error de tipo– se descarta, no sólo con la declaración de la imputada,
quien alega que le mencionó expresamente su edad, sino con la circunstancia de su propia
relación sentimental, lo que evidencia que no se trató de una vinculación esporádica u
ocasional que pudiera tornar verosímil una equivocación como la denunciada; que,
además el imputado es un joven urbano con secundaria y estudios preuniversitarios, con lo
que su coartada de que desconocía que era delito tener trato sexual con una menor de
mutuo acuerdo y sin violencia - error de prohibición- no resulta razonable; que, si bien no
es de aplicación ninguna de las dos circunstancias de atenuación excepcional, en cambio,
corresponde aplicar la referida confesión sincera prevista en el artículo 136 del Código de
Procedimientos Penales, dado que el imputado aceptó lo esencial del cargo imputado: la
relación sexual con la agraviada y el vínculo sentimental que le unía a ella, quien acepta
plenamente ambos hechos sustanciales”.
¿SE ADMITE LA CONFESIÓN SINCERA EN CASOS DE FLAGRANTE DELITO?:
* Ejecutoria Suprema del 14 de junio de 2002, R. N. 816-2002 Callao:
“La Sala Penal Superior al graduar la pena contra la acusada ha considerado de manera
indebida la confesión sincera para imponer la pena por debajo del mínimo legal, porque en
casos de flagrante delito, como el presente, no es de aplicación este beneficio en tanto no
se ha aportado nuevos hechos, en tal mérito resulta procedente modificar la
pena impuesta, en atención a la forma y circunstancias en que se cometió el delito”
* Ejecutoria Suprema del 15 de enero de 1999, Exp. 4850-98 Lima:
“No puede calificarse como confesión sincera la admisión de los hechos motivada por las
circunstancias, o sea que, como ha sucedido en autos, los acusados fueron descubiertos y
perseguidos, luego de sustraer los artefactos que se incautaron con motivo de su
detención y donde no tenían otra alternativa que admitir tales hechos”
¿QUÉ SE ENTIENDE POR CONFESIÓN SINCERA OPORTUNA? - Sentencia del 30 de
junio de 1999, Exp. 98-0660-020201-JP2 Ancash:
“La confesión sincera para efecto de rebajar la pena por debajo del mínimo debe ser
oportuna, esto es que el infractor asume responsabilidad desde la etapa preliminar
manteniendo una versión coherente conforme a la vasta jurisprudencia en este sentido,
por lo que no es procedente aplicar el segundo párrafo del artículo 136 del Código de
Procedimientos Penales que autoriza rebajar la pena del confeso a límites inferiores del
mínimo legal”.
DOLO CONOCIMIENTO Y VOLUNTAD EN EL COHECHO:
«El cohecho se encuentra dentro de los tipos dolosos porque existe el conocimiento y la
voluntad necesarios para el pacto ilícito. Así tenemos que el elemento subjetivo que motiva
al funcionario es la oferta o promesa, en tanto que al corruptor le motiva la obtención de un
beneficio representado por la realización de un acto o por la abstención de otro». (Exp. 05-
2002, sentencia emitida por la Sala Penal Especial de la Corte Suprema el 3 de junio de
2008)