You are on page 1of 25

Universidad Tecnológica Centroamericana

Catedrática: Miriam Valladares Gomez

Estudiante: Andrea Nicolf Castro Pinto

Número de Cuenta: 31711823

Asignatura: BBCH2

Trabajo de: Enfermedades Del Sueño

Fecha: 05/06/2018
Insomnio
¿Qué es el insomnio?
El insomnio es un trastorno del sueño común. Si usted lo padece
tiene problemas para conciliar el sueño, quedarse dormido o los
dos. Como resultado dormirá poco o tendrá un sueño de poca
calidad. Quizás no se sienta descansado al levantarse.

¿Cuáles son los síntomas del insomnio?


Los síntomas del insomnio incluyen:

Permanecer despierto por un largo tiempo antes de dormirse


Dormir solo por períodos cortos
Estar despierto durante gran parte de la noche
Sentirse como si no hubiera dormido nada
Despertarse demasiado temprano

¿Cuáles son los tipos de insomnio?


El insomnio puede ser agudo (de corta duración) o crónico (de larga duración). El insomnio agudo es común. Las
causas más frecuentes incluyen estrés en el trabajo, presiones familiares o un evento traumático. Por lo general,
dura días o semanas.
El insomnio crónico dura un mes o más. La mayoría de los casos de insomnio crónico son secundarios. Esto
significa que son el síntoma o el efecto secundario de algún otro problema, como ciertos problemas médicos,
medicamentos y otros trastornos del sueño. Sustancias como la cafeína, el tabaco y el alcohol también pueden ser
una causa.
A veces, el problema principal es el insomnio crónico. Esto significa que no tiene otra causa. Su origen no se
comprende bien, pero el estrés de larga duración, el malestar emocional, los viajes y el trabajo en turnos pueden ser
factores. En general, el insomnio primario dura más de un mes.

¿Quién tiene insomnio?


El insomnio es común. Afecta con mayor frecuencia a las que a los hombres. Puede tenerlo a cualquier edad, pero
es más común en adultos mayores. También tiene un mayor riesgo de insomnio si:
 Tiene mucho estrés
 Está deprimido o tiene otros problemas emocionales, como el divorcio o la muerte de un cónyuge
 Tiene problemas de dinero
 Trabaja de noche o cambios frecuentes en su horario de trabajo
 Viaja largas distancias con cambio de horas
 Tiene un estilo de vida sedentario
 Es afroamericano: La investigación muestra que los afroamericanos tardan más en quedarse dormidos, no
duermen bien y tienen más problemas respiratorios relacionados con el sueño que los blancos

¿Qué otros problemas pueden causar el insomnio?


El insomnio puede causar somnolencia diurna y falta de energía. También puede hacerle sentir ansioso, deprimido o
irritable. Puede tener problemas para concentrarse en tareas, prestar atención, aprender y recordar. El insomnio
también puede causar otros problemas graves. Por ejemplo, puede hacer que sienta sueño mientras maneja, lo que
podría provocar un accidente automovilístico.
¿Cómo se diagnostica el insomnio?
Para diagnosticar insomnio, su proveedor de atención médica considerará:
Su historial médico
Su historial de sueño. Su proveedor le pedirá detalles sobre sus hábitos al dormir
Un examen físico para descartar otros problemas médicos que pueden causar insomnio
Puede recomendar un estudio del sueño. Un estudio del sueño mide qué tan bien duerme y cómo
responde su cuerpo a los problemas para dormir
¿Cuáles son los tratamientos para el insomnio?
Los tratamientos incluyen cambios en el estilo de
vida, terapia y medicamentos:
Los cambios en el estilo de vida, incluidos los
buenos hábitos para dormir, a menudo ayudan a
aliviar el insomnio agudo (a corto plazo). Estos
cambios pueden hacer que le sea más fácil
conciliar el sueño y mantenerse dormido
Un tipo de terapia, la terapia cognitiva-conductual,
puede ayudar a aliviar la ansiedad relacionada con
el insomnio crónico
Varios medicamentos también pueden ayudar a
aliviar el insomnio y le permiten restablecer un
horario de sueño regular

Narcolepsia
Es un problema del sistema nervioso que causa somnolencia extrema y ataques de sueño durante el día.
Causas
Los expertos no están seguros de qué es exactamente lo que causa la narcolepsia. Puede tener más de una causa.
Muchas personas con narcolepsia tienen un nivel bajo de hipocretina (también conocida como orexina). Esta es una
sustancia química producida en el cerebro que le ayuda a mantenerse despierto. En algunas personas con
narcolepsia, hay una menor cantidad de las células que producen esta sustancia química. Esto puede deberse a
una reacción autoinmunitaria. Una reacción autoinmunitaria es cuando el sistema de defensas del cuerpo ataca por
error el tejido sano.
La narcolepsia puede ser hereditaria. Los investigadores han encontrado ciertos genes ligados a este trastorno.

Síntomas
Los síntomas de la narcolepsia generalmente ocurren por primera vez entre los 15 y los 30 años de edad. A
continuación, se presentan los síntomas más comunes.

SOMNOLIENCIA DIURNA EXTREMA


Usted puede sentir un impulso fuerte de dormir, con frecuencia seguido por un período de sueño. Usted no puede
controlar cuando se queda dormido. Esto se denomina ataque de sueño.
Estos períodos pueden durar desde unos pocos segundos hasta algunos minutos.
Pueden suceder después de comer, al hablar con alguien o durante otras situaciones.
Usted casi siempre se despierta sintiéndose renovado.
Los ataques pueden ocurrir mientras usted está conduciendo o haciendo otras actividades donde quedarse dormido
puede ser peligroso.

CATAPLEXIA
Durante estos ataques, usted no puede controlar sus músculos y no se puede mover. Las emociones fuertes, como
la risa o la ira, pueden desencadenar la cataplexia.
Los ataques a menudo duran de 30 segundos a 2 minutos. Usted permanece consciente durante el ataque.
Durante el ataque, la cabeza cae hacia adelante, la mandíbula baja y las rodillas se pueden doblar.
En casos graves, usted puede caerse y quedarse paralizado hasta por varios minutos.

ALUCINACIONES
Usted ve o escucha cosas que no existen, ya sea mientras se queda dormido o cuando se despierta.
Durante las alucinaciones, usted puede sentirse con miedo o bajo ataque.

Pruebas y exámenes
El médico llevará a cabo un examen físico.
Le pueden hacer un análisis de sangre para descartar otros trastornos que puedan causar síntomas similares,
como:
Insomnio y otros trastornos del sueño
Síndrome de las piernas inquietas
Convulsiones (crisis epilépticas)
Apnea del sueño
Otras enfermedades psiquiátricas, médicas o del sistema nervioso

Le pueden hacer otros exámenes como:


ECG (mide la actividad eléctrica del corazón).
EEG (mide la actividad eléctrica del cerebro).

Estudio del sueño (polisomnografía).


Prueba de latencia múltiple del sueño (MSLT, por sus siglas en inglés). Se trata de un examen para ver cuánto
tiempo le lleva a usted quedarse dormido durante una siesta en las horas del día. Las personas con narcolepsia se
quedan dormidas mucho más rápido que las personas que no padecen esta afección.
Pruebas genéticas para buscar el gen de la narcolepsia.
Tratamiento
No existe una cura para la narcolepsia. Sin embargo, el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas.
CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA
Ciertos cambios pueden ayudar a mejorar su sueño en la noche y aliviar la somnolencia diurna:
Acuéstese y despiértese a la misma hora todos los días.
Mantenga su dormitorio oscuro y a una temperatura confortable. Asegúrese de que su cama y almohadas
sean cómodas.
Evite la cafeína, el alcohol y las comidas pesadas varias horas antes de acostarse.
No fume.
Haga algo relajante, como tomar un baño caliente o leer un libro antes de irse a dormir.
Haga ejercicio regular todos los días, lo cual puede ayudarle a dormir por la noche. Asegúrese de planear
hacer ejercicio varias horas antes de acostarse.
Estos consejos pueden ayudarle a desempeñarse mejor en el trabajo y en situaciones sociales.

Planee siestas durante el día cuando normalmente se sienta cansado. Esto ayuda a controlar la somnolencia diurna
y reduce la cantidad de ataques de sueño imprevistos.
Coménteles a los maestros, supervisores en el trabajo y amigos acerca de su afección. Quizá quiera imprimir
material de la web sobre la narcolepsia para que ellos lo lean.
Consiga asesoría, si es necesario, para ayudarle a enfrentar este
padecimiento. Tener narcolepsia puede ser estresante.
Si sufre narcolepsia, puede tener restricciones para conducir. Estas
restricciones varían de un estado a otro.

MEDICAMENTOS
Los estimulantes pueden ayudarle a mantenerse despierto durante
el día.
Los antidepresivos pueden ayudarle a reducir los episodios de
cataplejía, parálisis del sueño y alucinaciones.
El oxibato de sodio (Xyrem) sirve para controlar la cataplejía.
También puede ayudar a controlar la somnolencia diurna excesiva.
Estos fármacos pueden tener efectos secundarios. Colabore con su médico para encontrar el plan de tratamiento
que funcione para usted.

Posibles complicaciones
La narcolepsia puede llevar a lo siguiente:

Dificultad para el desempeño en el trabajo.


Dificultad para estar en actividades sociales.
Lesiones y accidentes si los ataques ocurren durante las actividades.
Efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratar el trastorno.
Catalepsia
La catalepsia es un trastorno nervioso central caracterizado por la inmovilidad y la rigidez muscular, junto con una
disminución de la sensibilidad al dolor. En la hipnosis, la catalepsia se refiere a un estado de rigidez muscular, por lo
general de una parte del cuerpo, tal como un brazo, inducida por el hipnotizador en el paciente. En este último
sentido, la catalepsia se utiliza a menudo como una prueba antes de la hipnosis adicional.

Síntomas
Los síntomas de la catalepsia incluyen:
Postura extremadamente rígida
Disminución de la sensibilidad al dolor
Las ramas que se mantienen en la misma posición cuando se mueven
Funciones corporales lentas, sobre todo para respirar
Disminución de control muscular, o completa pérdida del control muscular
Además de los síntomas mencionados anteriormente, un paciente cataléptico puede experimentar ansiedad, dolor
de espalda, fatiga, etc. Las extremidades pueden permanecer en cualquier posición en la que están colocadas.

Causas
La catalepsia es un síntoma de una serie de trastornos, incluyendo la enfermedad de Parkinson, la epilepsia, la
esquizofrenia, la abstinencia de cocaína, apnea del sueño, la obesidad, la depresión, y el choque emocional.
También puede ser un efecto secundario de los fármacos antipsicóticos utilizados para tratar la esquizofrenia. Rara
vez, las emociones extremas pueden hacer que la catalepsia.
La catalepsia es también un posible efecto secundario del septo plastia, una cirugía realizada para enderezar el
tabique, el cartílago que separa las fosas nasales.

Tratamiento
El tratamiento de la catalepsia generalmente se enfoca en mejorar las causas neurológicas subyacentes de la
enfermedad. Los relajantes musculares pueden ser efectivos para algunas personas con catalepsia.
Cuando la catalepsia es causada por la abstinencia de drogas, las personas suelen volver a la normalidad después
de varios días o semanas. Sin embargo, los médicos deben vigilar cuidadosamente para detectar signos de
enfermedades potencialmente mortales. Cuando la catalepsia es causada por choque, emoción o trauma extremo,
por lo general desaparece por sí sola.
Si persiste durante un período prolongado de tiempo, sin embargo, los medicamentos antipsicóticos en combinación
con psicoterapia pueden ayudar a poner remedio a la causa subyacente. En casos extremos, la terapia
electroconvulsiva (TEC) puede ser eficaz.

Apnea Del Sueño


La apnea del sueño es un trastorno común
en donde la respiración se interrumpe o se
hace muy superficial. Estas interrupciones
pueden durar desde unos pocos segundos a
minutos y pueden ocurrir más de 30 veces por hora.

El tipo más común es la apnea obstructiva del sueño. Esta causa un colapso en las vías respiratorias o una
obstrucción de ellas durante el sueño. Luego, la respiración vuelve con un ronquido o resoplido. La gente que
padece de apnea suele roncar muy fuerte. De todos modos, no todas las personas que roncan tienen apnea.

Las personas que tienen más riesgo de apnea son: hombres, personas que tienen sobrepeso, historia familiar o
pequeñas vías respiratorias. Los niños con amígdalas y adenoides hinchadas también pueden sufrir de apnea.

El diagnóstico se basa en su historia médica y familiar, un examen físico y en los resultados de un examen del
sueño.

Cuando el sueño se interrumpe durante la noche, puede estar somnoliento durante el día. Las personas con apnea
del sueño tienen mayor riesgo de sufrir accidentes de tránsito, accidentes de trabajo y otros problemas médicos. Si
usted tiene apnea del sueño, es importante que reciba tratamiento. Estos pueden incluir cambios en el estilo de vida,
dispositivos bucales, cirugía y aparatos para la respiración.

Tratamientos y terapias
CPAP Nasal
CPAP para la apnea del sueño
Uvulopalatofaringoplastia (UPFP)

Asuntos relacionados
Síndrome de hipoventilación y obesidad (SHO)

Asuntos específicos
Adultos con apnea obstructiva del sueño
Apnea central del sueño
Síndrome De Piernas Inquietas
Es un problema del sistema nervioso que provoca un
impulso irrefrenable a levantarse y pasear o caminar.
Usted se siente incómodo a menos que mueva las
piernas. El movimiento detiene la sensación
desagradable durante un corto tiempo.

Causas
Nadie sabe exactamente qué causa el síndrome de las
piernas inquietas (SPI). Puede deberse a un problema
con la forma como las células del cerebro utilizan la
dopamina. La dopamina es un químico cerebral que
ayuda con el movimiento muscular.

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) puede estar relacionado con otras afecciones y puede ocurrir con mayor
frecuencia en personas con:

Enfermedad renal crónica


Diabetes
Deficiencia de hierro
Mal de Parkinson
Neuropatía periférica
Embarazo
Esclerosis múltiple

También puede ocurrir en personas que:


Usen ciertos medicamentos como bloqueadores de los canales del calcio, litio o neurolépticos.
Están suspendiendo el uso de sedantes.
Consumen cafeína.
El síndrome de las piernas inquietas ocurre con mayor frecuencia en personas de mediana edad y adultos mayores.
Se transmite con frecuencia de padres a hijos y esto puede ser un factor cuando los síntomas comienzan a
temprana edad.

Síntomas
Este síndrome lleva a sensaciones desagradables en la parte inferior de las piernas. Estas sensaciones provocan
unas ganas irrefrenables de mover las piernas. Usted puede experimentar sensación de:

Arrastre y gateo
Borboteo, tirón o jalón
Ardor u hormigueo
Dolor, palpitaciones o molestia
Picazón o raedura
Estas sensaciones:
Son peores en la noche cuando usted está acostado.
Algunas veces ocurren durante el día.
Comienzan o empeoran al acostarse o sentarse por períodos prolongados.
Pueden durar una hora o más.
Algunas veces se presentan en la parte superior de las piernas, los pies o los brazos.
Se alivian cuando usted se mueve o se estira en tanto continúe moviéndose.
Los síntomas algunas veces pueden dificultar el hecho de sentarse durante los viajes por aire o en automóvil o a lo
largo de las clases o las reuniones.

El estrés o una alteración emocional pueden empeorar los síntomas.

La mayoría de las personas con este síndrome tienen movimientos rítmicos de las piernas cuando duermen. Esta
afección se denomina trastorno de movimiento periódico de las extremidades (PLMD, por sus siglas en inglés).

Todos estos síntomas dificultan el hecho de dormir y la falta de sueño puede conducir a:

Somnolencia diurna
Ansiedad o depresión
Confusión
Dificultad para pensar claramente
Pruebas y exámenes
No hay ningún examen específico para el SPI. Su proveedor de atención médica elaborará la historia clínica y
realizará un examen físico. Le pueden hacer exámenes de sangre y otros exámenes médicos para descartar
afecciones que puedan causar síntomas similares.

Tratamiento
El SPI no se puede curar. Sin embargo, el tratamiento puede aliviar los síntomas.

Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudarle a hacerle frente a la afección y aliviar los síntomas.

Dormir lo suficiente. Vaya a la cama y despiértese a la misma hora todos los días. Asegúrese de que su cama y
dormitorio sean cómodos.
Pruebe el uso de compresas calientes o frías en las piernas.
Ayude a relajar los músculos con estiramientos suaves, masajes y baños calientes.
Dedique tiempo de su día simplemente a relajarse. Pruebe con yoga, meditación u otras maneras de aliviar la
tensión.
Evite la cafeína, el alcohol y el tabaco. Estos pueden empeorar los síntomas.
Su proveedor de atención puede prescribirle medicamentos para tratar el SPI.

Algunas medicinas ayudan a controlar los síntomas:

Pramipexol (Mirapex)
Ropinirol (Requip)
Dosis bajas de narcóticos
Otras medicinas pueden ayudarle a dormir:

Sinemet (combinación arbidopa-levodopa), un medicamento antiparkinsoniano


Gabapentina y pregabalina
Clonazepam u otros tranquilizantes
Las medicinas para ayudarle a dormir le pueden causar
somnolencia diurna.
El tratamiento de enfermedades con síntomas similares,
tales como neuropatía periférica o deficiencia de hierro,
también puede ayudar a aliviar los síntomas.

Expectativas (pronóstico)
Este síndrome no es peligroso. Sin embargo, puede ser
molesto y perturbar el sueño y afectar su calidad de vida.
Posibles complicaciones
Es posible que usted no pueda dormir muy bien
Prevención
No hay una manera de prevenir el síndrome de las
piernas inquietas.
Nombres alternativos
Mioclonía nocturna; SPI; Acatisia

Sonambulismo
Es un trastorno que ocurre cuando las personas caminan o realizan otra actividad estando aún dormidas.

Causas
El ciclo normal del sueño tiene etapas, desde la somnolencia leve hasta el sueño profundo. Durante la etapa
llamada sueño con movimientos oculares rápidos (MOR), los ojos se mueven rápidamente y son más comunes los
sueños vívidos.
Todas las noches, las personas pasan por varios ciclos de sueño no MOR (desincronizado) y sueño MOR. Caminar
dormido (sonambulismo) ocurre con mayor frecuencia durante el sueño profundo no MOR, en las primeras horas de
la noche (denominado sueño N3).
Caminar dormido se da más frecuentemente en niños que en adultos mayores. Esto se debe a que a medida que
las personas envejecen, tienen menos sueño N3. El sonambulismo tiende a ser hereditario.
La fatiga, la falta de sueño y la ansiedad están asociadas con el sonambulismo. En los adultos, el sonambulismo
puede ocurrir debido a:

Uso de alcohol, sedantes u otros medicamentos, como algunas pastillas para dormir
Afecciones, tales como convulsiones
Trastornos mentales
En adultos mayores, el sonambulismo puede ser un síntoma de un problema médico que hace que las
funciones mentales disminuyan (trastorno neurocognitivo).

Síntomas
Cuando las personas sufren de sonambulismo, se pueden sentar erguidas y lucir como si estuvieran despiertas
cuando de hecho están dormidas. Se pueden levantar y caminar o realizar actividades complejas como mover
muebles, ir al baño, al igual que vestirse y desvestirse. Algunas personas incluso conducen un vehículo mientras
están dormidas.
El episodio puede ser muy breve (unos cuantos segundos o minutos) o puede durar hasta 30 minutos o más. La
mayoría de los episodios duran menos de 10 minutos. Si no se los perturba, los sonámbulos regresarán a dormir.
Sin embargo, pueden quedarse dormidos en un lugar diferente o incluso inusual.

Los síntomas del sonambulismo incluyen:

Al despertar, la persona puede mostrarse confundida y desorientada


Comportamiento agresivo cuando alguien la despierta
Tener una expresión facial ausente
Abrir los ojos durante el sueño
No recordar el episodio de sonambulismo al despertar
Realizar una actividad detallada de cualquier tipo durante el sueño
Sentarse erguido y parecer despierto durante el sueño
Hablar dormido y decir cosas que no tienen sentido
Caminar mientras se duerme
Pruebas y exámenes
Generalmente no se necesita ningún tipo de exámenes o pruebas. Si el sonambulismo ocurre con frecuencia, el
proveedor de atención médica puede realizar un examen o pruebas para descartar otros trastornos (como
convulsiones parciales complejas).
Si la persona tiene antecedentes de problemas emocionales, es posible que también necesite someterse a una
evaluación de la salud mental para buscar causas como ansiedad o estrés excesivos.

Tratamiento
La mayoría de las personas no necesita ningún tratamiento específico para el sonambulismo.
En algunos casos, los tranquilizantes de corta duración ayudan a disminuir los episodios de sonambulismo.
Algunas personas creen erróneamente que no se debe despertar a un sonámbulo. No es peligroso despertar a un
sonámbulo, aun cuando es común que la persona esté confundida o desorientada durante un tiempo corto cuando
despierta.
Otra idea errada es que la persona no puede lastimarse cuando camina dormida. En realidad, los sonámbulos se
lesionan con frecuencia cuando tropiezan y pierden el equilibrio.
Para evitar lesiones, se pueden requerir medidas de seguridad. Esto puede incluir mover objetos, como cables
eléctricos o muebles para reducir los riesgos de tropezones y caídas. Igualmente, es posible que sea necesario
bloquear las escaleras con una puerta.

Expectativas (pronóstico)
El sonambulismo por lo regular disminuye a medida que los niños crecen. Generalmente, no es indicio de un
trastorno grave, aunque puede ser un síntoma de otros trastornos.
Es inusual que los sonámbulos realicen actividades que sean peligrosas, pero se deben tomar precauciones para
prevenir lesiones como caerse por las escaleras o treparse por una ventana.

Prevención
El sonambulismo se puede prevenir haciendo lo siguiente:

Si presenta sonambulismo, no consuma alcohol ni antidepresivos.


Evite la privación de sueño y trate de prevenir el insomnio, ya que estos factores pueden desencadenar el
sonambulismo.
Evite o minimice el estrés, la ansiedad y los conflictos, los cuales pueden empeorar la afección.
Nombres alternativos
Caminar durante el sueño; Caminar dormido
Enuresis
Qué es
La enuresis o incontinencia urinaria consiste en la emisión repetida de orina de manera involuntaria durante el día o
en la cama por la noche. Para que sea considerada enfermedad debe producirse por lo menos dos veces cada día
durante un mínimo de tres meses consecutivos y en niños mayores de 4 años.

Suele ser más frecuente en varones, a partir de los cinco años y aparecer con más frecuencia durante la noche. La
enuresis no suele desencadenarse como consecuencia de otra enfermedad, como diabetes o narcolepsia, entre
otras, o por la toma de sustancias como los diuréticos.
A pesar de que es un trastorno relativamente común, la Asociación Española de Pediatría indica que no se han
realizado muchos estudios epidemiológicos de esta enfermedad, aunque casi todos los datos coinciden en que la
incidencia disminuye a medida que el niño crece.
Se estima que, en la actualidad existen más de 500.000 niños en uréticos y que afecta al 10-13 por ciento de los
infantes de 6 años y al 6-8 por ciento de los de 10 años.

Causas
La enuresis nocturna se produce principalmente porque el niño está profundamente dormido y no se
despierta cuando su vejiga se llena y debe vaciarla. En la mayoría de los casos esta patología es hereditaria,
por lo que, si uno de los progenitores ha tenido enuresis durante su infancia, las probabilidades de que sus
hijos también la tengan son elevadas.

Otras causas pueden ser la alteración del sueño, no haber aprendido bien a controlar la micción durante los
primeros años de aprendizaje o como resultado de tener alguna otra patología.

Las situaciones de estrés también pueden provocar la aparición de la enuresis, sobre todo secundaria.
Éstas pueden ser el divorcio o la separación de los padres, el fallecimiento de un familiar, el cambio de
residencia, el nacimiento de un hermano, debido a accidentes e intervenciones quirúrgicas, ante abusos
sexuales, hospitalizaciones, etcétera.

Además, los niños que viven en hogares desestructurados o con pocos recursos económicos, tienen también
más probabilidades de padecer enuresis.

Síntomas
El principal síntoma de la enuresis es la pérdida de orina involuntaria. Ésta puede ocurrir varias veces durante
la noche, periodo en el que pueden ser muy abundantes.
En algunos niños con enuresis nocturna pueden aparecer dificultades para despertarse y estreñimiento.

Prevención
La mejor forma de prevenir la enuresis es educar al niño para controlar bien la micción durante los años de
aprendizaje.
Los expertos recomiendan que empiecen fijando la frecuencia con la que tienen que acudir al baño y no levantarlo
por la noche si el niño no pide ir al aseo.
Otras recomendaciones incluyen no retirar el pañal antes de los 24 meses ni alargar su uso más allá de los 3 años.

Tipos
Según la Asociación Española de Pediatría, puede clasificarse en sólo nocturna, si la emisión de orina se produce
sólo durante el sueño (la más frecuente); sólo diurna, si la micción involuntaria ocurre durante las horas de vigilia o
nocturna y diurna, si es una combinación de ambas.

Además, se distinguen dos tipos:


Enuresis primaria
La enuresis primaria ocurre cuando el niño nunca ha sido capaz de contener la orina. Esta forma es más frecuente
en el sexo masculino, entre 1,5 y 2 veces más que en las niñas y suele disminuir a medida que el niño va creciendo.

Enuresis secundaria
La enuresis secundaria surge cuando el niño ha tenido un periodo de continencia, habitualmente entre seis meses y
un año, y posteriormente ha tenido una recaída que se prolonga, como mínimo, seis meses. Esta reincidencia puede
deberse a situaciones que el niño está viviendo y que le provocan estrés, como el divorcio o la separación de los
padres.

Diagnóstico
El diagnóstico de la enuresis comienza con una entrevista clínica con el paciente. Ésta permitirá obtener información
sobre la enfermedad (presencia de estreñimiento, hematuria, capacidad de retención diurna, dolor de cabeza,
volumen de la orina que emite el niño, etc.), las características de la enuresis (primaria o secundaria, frecuencia de
noches con episodios, hora a la que se producen, facilidad para despertar, etcétera), presencia de factores que
favorezcan la enfermedad (antecedentes familiares o conflictos, por ejemplo) y la actitud de los padres (premios o
castigos).

A continuación, el especialista realizará un examen físico y podrá solicitar pruebas como un análisis de orina y un
urocultivo para confirmar una infección de orina. Si las pruebas dan negativo hay que descartar otros trastornos
menos habituales, como malformaciones o problemas nerviosos.
En el caso de que la enuresis no sólo sea nocturna, sino que el paciente también tenga problemas de incontinencia
durante el día, habría que hacer un examen clínico más exhaustivo que incluya una ecografía renal, una urografía
intravenosa (UIV) y radiografías con contraste de la vejiga y la uretra (cistouretrografía).
Si el paciente tiene enuresis nocturna secundaria, las probabilidades de que ésta aparezca como consecuencia de
algún problema orgánico, como por ejemplo una infección urinaria, es mucho mayor. Además, si tiene síntomas
intestinales es probable que el especialista encargue otros estudios adicionales que permitan confirmar el
diagnóstico.

Tratamientos
En un gran porcentaje de niños, la enuresis desaparece de forma espontánea antes de los 6 años de edad. Si este
proceso no se lleva a cabo hay que tener en cuenta los efectos psicológicos en el menor (vergüenza) y llevar a cabo
un asesoramiento inicial.
El mejor tratamiento para evitar estas incontinencias es que el paciente siga rutinas como miccionar antes de irse a
la cama, llevar la cuenta de las noches que moja o no la cama y no beber líquidos desde dos o tres horas antes de
acostarse (sobre todo refrescos con cafeína).
Además, existen unas alarmas de enuresis, que con un estruendoso sonido despierta al niño. Se trata de un
detector de humedad con una eficacia del 70 por ciento. Una vez parezca solucionado el problema, es
recomendable seguir usándola hasta tres semanas después de la última incontinencia.
Junto con esto se podría reforzar el tratamiento con ejercicios de la vejiga, como retrasar el máximo posible la
micción para fortalecer esa zona.
Por último, también existen tratamientos farmacológicos. Se recomienda el uso de desmopresina, que disminuye el
volumen de líquido mientras se duerme, o la oxibutinina que actúa aumentando la capacidad de la vejiga. A la
Imipramina se debería recurrir en última instancia, si los anteriores tratamientos no consiguen buenos resultados,
debido a sus efectos secundarios.
Terrores Nocturnos
Los terrores nocturnos (terrores al dormir) son trastornos del sueño en los cuales una persona se despierta
rápidamente de su sueño en un estado aterrorizado.

Causas
Se desconoce la causa, pero los terrores nocturnos pueden desencadenarse por:

Fiebre
Falta de sueño
Períodos de tensión emocional, estrés o conflictos
Los terrores nocturnos son más comunes en los niños de entre 3 y 7 años de edad y mucho menos comunes
después de eso. Pueden ser hereditarios. Se pueden presentar en adultos, especialmente cuando hay tensión
emocional o consumo de alcohol.

Síntomas
Los terrores nocturnos son más comunes durante el primer tercio de la noche, con frecuencia entre medianoche y 2
de la mañana.

Los niños a menudo gritan y están muy asustados y confundidos. Golpean violentamente a su alrededor y
con frecuencia no están conscientes de su entorno.
Es posible que el niño no sea capaz de responder cuando se le habla, se lo consuela o se lo despierta.
El niño puede estar sudando, respirando muy rápido (hiperventilación), tener una frecuencia cardíaca rápida y
pupilas dilatadas.
El episodio puede durar de 10 a 20 minutos y luego el niño se vuelve a dormir.
La mayoría de los niños no son capaces de explicar lo que sucedió a la mañana siguiente. Con frecuencia, no
hay ningún recuerdo del hecho cuando se despiertan al día siguiente.

Los niños con terrores nocturnos también pueden caminar dormidos.

En contraste, las pesadillas son más comunes en las primeras horas de la mañana. Pueden ocurrir después de que
alguien ve películas o programas de televisión de terror o tiene una experiencia emocional. La persona puede
recordar los detalles del sueño al despertar y no estará desorientada después del episodio.

Pruebas y exámenes
En muchos casos, no se necesitan más exámenes o pruebas. Si los episodios de terror nocturno son frecuentes, el
niño debería ser evaluado por un proveedor de atención médica. Si es necesario, se puede hacer la prueba del
sueño para descartar un trastorno del sueño.

Tratamiento
En muchos casos, un niño que experimenta un terror nocturno sólo necesita que lo consuelen.
Reducir el estrés o usar mecanismos de afrontamiento pueden reducir los terrores nocturnos. La psicoterapia
o la asesoría pueden ser necesarias en algunos casos.

Los medicamentos recetados para usarlos a la hora de dormir a menudo reducirán los terrores nocturnos,
pero rara vez se emplean para tratar este trastorno.

Expectativas (pronóstico)
La mayoría de los niños superan los terrores nocturnos al crecer. Los episodios generalmente disminuyen después
de los 10 años de edad.

Cuando contactar a un profesional médico


Solicite una cita a su proveedor si:

Los terrores nocturnos ocurren con frecuencia


Interrumpen el sueño de manera regular
Están acompañados de otros síntomas
Los terrores nocturnos causan, o casi causan, lesiones
Prevención
El hecho de minimizar el estrés o usar mecanismos de afrontamiento pueden reducir los terrores nocturnos.

Nombres alternativos
Pavor nocturno; Trastorno de terror durante el sueño
Hipersomnia Idiopática
La hipersomnia idiopática (HI) es un trastorno del sueño en el
que la persona está excesivamente somnolienta (hipersomnia)
durante el día y tiene una gran dificultad para despertar del
sueño. Idiopático significa que no existe una causa clara.

Causas
La HI es similar a la narcolepsia en el hecho de que usted siente un sueño extremo. Sin embargo, se diferencia de la
narcolepsia porque la HI no suele implicar quedarse dormido repentinamente (ataques de sueño) o pérdida del
control de los músculos debido a emociones fuertes (cataplejía). Además, a diferencia de la narcolepsia, las siestas
generalmente no son reparadoras en casos de HI.

Síntomas
Los síntomas con frecuencia se presentan lentamente durante los años de adolescencia o los primeros años de la
vida adulta. Estos incluyen:

Siestas durante el día que no alivian la somnolencia


Dificultad para despertarse de un sueño largo -- puede sentirse confundido o desorientado ("embriaguez del
sueño")
Aumento de la necesidad de sueño durante el día -- incluso estando en el trabajo o durante una comida o
conversación
Aumento del tiempo de sueño, hasta 14 a 18 horas al día
Otros síntomas pueden incluir:

Ansiedad
Sentirse irritado
Inapetencia
Baja energía
Inquietud
Pensamiento o discurso lento
Dificultad con la memoria
Pruebas y exámenes
El proveedor de atención médica preguntará sobre su historia del sueño. El planteamiento más común es tomar en
cuenta otras posibles causas para la somnolencia excesiva durante el día.

Otros trastornos del sueño que pueden causar somnolencia durante el día incluyen:

Narcolepsia
Apnea obstructiva del sueño
Síndrome de las piernas inquietas
Otras causas de somnolencia excesiva incluyen:
Depresión
Ciertos medicamentos
Uso de drogas y alcohol
Función tiroidea deficiente
Traumatismo craneal previo

Los exámenes que se pueden solicitar incluyen:

Prueba de latencia múltiple del sueño (un examen para ver cuánto tiempo le toma quedarse dormido durante
una siesta en el día)
Estudio del sueño (polisomnografía, para identificar otros trastornos del sueño)
También se puede realizar una evaluación de la salud mental para la depresión.

Tratamiento
Su proveedor probablemente recetará medicamentos estimulantes como anfetaminas, metilfenidato o modafinil. Es
posible que estos fármacos no sean tan eficaces para esta afección como lo son para la narcolepsia.

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a aliviar los síntomas y prevenir lesiones incluyen:

Evite el alcohol y medicamentos que puedan empeorar la afección


Evite manejar vehículos a motor o utilizar equipo peligroso
Evite trabajar por la noche o las actividades sociales que retrasen la hora de acostarse

Cuando contactar a un profesional médico


Si tiene episodios recurrentes de soñolencia, hable con su proveedor sobre su afección. Es posible que se trate de
un problema médico que necesite ser evaluado más profundamente.

Nombres alternativos
Hipersomnio de origen desconocido; Somnolencia idiopática; Somnolencia de tipo idiopático
Pesadillas
Una pesadilla es un mal sueño que produce fuertes sensaciones de miedo, terror, angustia o ansiedad.

Causas
Las pesadillas generalmente comienzan antes de los 10 años y casi siempre se consideran una parte normal de la
infancia. Tienden a ser más comunes en las niñas que en los niños. Las pesadillas pueden desencadenarse por
hechos aparentemente rutinarios, como iniciar estudios en un nuevo colegio, hacer un viaje o una enfermedad leve
en uno de los padres.

Las pesadillas pueden continuar hasta la edad adulta. Pueden ser una forma en la que nuestro cerebro maneja las
tensiones y temores de la vida cotidiana. Una o más pesadillas durante un breve período de tiempo pueden ser
causadas por:

Un hecho importante de la vida, como la pérdida de un ser querido o un acontecimiento traumático.


Aumento del estrés en el hogar o el trabajo.
Las pesadillas se pueden desencadenar por:

Un nuevo fármaco recetado por el médico


Abstinencia alcohólica de manera abrupta
Tomar demasiado alcohol
Comer justo antes de ir a la cama
Drogas ilícitas
Enfermedad con fiebre
Medicamentos o ayudas para dormir de venta libre
Suspensión de ciertos fármacos como somníferos u opiáceos para el dolor
Las pesadillas repetitivas también pueden ser un signo de:

Trastorno de la respiración durante el sueño (apnea del sueño)


Trastorno por estrés postraumático (TEPT), que puede ocurrir después de haber visto o experimentado un
acontecimiento traumático que implicó una amenaza de muerte o lesión
Trastornos de ansiedad o depresión más graves
Trastorno del sueño (por ejemplo, narcolepsia o trastorno de terror nocturno)
Cuidados en el hogar
El estrés es una parte normal de la vida. En pequeñas cantidades, es bueno. Puede motivarlo a uno y ayudarle a
lograr más, pero demasiado estrés puede ser perjudicial.
Si está bajo estrés, solicite apoyo de amigos y de parientes. Hablar sobre lo que está pasando realmente por su
cabeza puede ayudar.

Otros consejos abarcan:

Seguir una rutina de acondicionamiento físico regular, con ejercicios aeróbicos si es posible. De esta manera,
usted descubrirá que puede llegar a conciliar el sueño de una forma más rápida, tener un sueño más
profundo y despertar sintiéndose más renovado.
Reducir la cafeína y el alcohol.
Sacar más tiempo para los intereses y pasatiempos personales.
Ensayar con técnicas de relajación, como fantasías guiadas, escuchar música, practicar yoga o meditación.
Con algo de práctica, estas técnicas pueden ayudarle a reducir el estrés.
Escuche al cuerpo cuando le diga que disminuya la velocidad o que tome un descanso.
Practique una buena higiene del sueño. Acuéstese a la misma hora todas las noches y despiértese a la
misma hora cada mañana. Evite el uso prolongado de tranquilizantes, al igual que la cafeína y otros
estimulantes.

Cuando contactar a un profesional médico


Hable con su proveedor si sus pesadillas iniciaron después de iniciar con un nuevo medicamento. Él le indicará si
debe dejarlo. NO LO DEJE antes de hablar con su proveedor.

En caso de pesadillas causadas por drogas ilícitas o el consumo regular de alcohol, pídale asesoría a su proveedor
sobre la forma más segura y más eficaz de abandonar dicho consumo.

Consulte con el médico si:

Tiene pesadillas más de una vez a la semana.


Las pesadillas le impiden descansar bien durante la noche y ponerse al día con sus actividades diarias
durante un período prolongado.
Lo que se puede esperar en el consultorio médico
Su proveedor lo examinará y le hará preguntas sobre las pesadillas que está teniendo. Los siguientes pasos pueden
ser:

Determinados exámenes
Cambios en los medicamentos
Nuevos medicamentos para ayudar con algunos de los síntomas
Remisión a un profesional en salud mental
Jet-Lag
El jet lag, también denominado «trastorno de desfase horario», es un problema temporal del sueño que puede
afectar a cualquier persona que viaja velozmente a través de múltiples husos horarios.

El cuerpo tiene su propio reloj interno, o ritmos circadianos, que le indica cuándo debe permanecer despierto y
cuándo debe dormir. El jet lag se produce porque el reloj del cuerpo está todavía sincronizado con tu huso horario
original, en lugar del uso horario al que has viajado. Cuantos más husos horarios hayas cruzado, mayor es la
probabilidad de que experimentes jet lag.

El jet lag puede provocar fatiga diurna, malestar, dificultad para mantenerte alerta y problemas gastrointestinales. El
jet lag es temporal, pero puede reducir significativamente la comodidad de tus vacaciones o viaje de negocios.
Afortunadamente, hay medidas que puedes tomar para ayudar a prevenir o minimizar el jet lag.

Síntomas
Los síntomas del jet lag pueden variar. Es posible que experimentes solo un síntoma o muchos. Algunos de los
síntomas del jet lag son los siguientes:

Alteración del sueño, como insomnio, despertarse temprano o somnolencia excesiva


Fatiga durante el día
Dificultad para concentrarse o desenvolverse al nivel habitual
Problemas estomacales, estreñimiento o diarrea
Una sensación general de malestar
Cambios de humor
Los síntomas empeoran cuanto más lejos viajas
Los síntomas del jet lag generalmente ocurren en el transcurso de un día o dos del viaje si has cruzado al menos
dos husos horarios. Es probable que los síntomas empeoren o duren más tiempo cuantos más husos horarios hayas
cruzado, en especial si viajas en dirección este. Por lo general, lleva alrededor de un día recuperarse por cada huso
horario cruzado.

Cuando consultar al médico


El jet lag es temporal. Pero si viajas con frecuencia y luchas continuamente con el jet lag, podrías beneficiarte si
consultas con un especialista del sueño.

Alteración de los ritmos circadianos


El jet lag puede producirse toda vez que cruzas dos o más husos horarios. Aparece porque, al cruzar varios husos
horarios, el reloj interno o los ritmos circadianos que regulan el ciclo de sueño-vigilia se desincronizan con respecto
a la hora de la nueva ubicación.
Por ejemplo, si sales de Nueva York en un vuelo a las 4:00 p. m. del martes y llegas a París a las 7:00 a. m.
del miércoles, tu reloj interno todavía cree que es la 1:00 a. m. Eso significa que estás listo para ir a dormir
mientras los parisinos se están despertando.

Y dado que el cuerpo demora unos cuantos días en adaptarse, el ciclo de sueño-vigilia, junto con la mayoría de las
otras funciones corporales, como el hambre y los hábitos intestinales, permanecen desfasados con el resto de París.

Influencia de la luz solar


La luz solar es una influencia clave en tu reloj interno. Eso es porque la luz dificulta la regulación de la melatonina,
hormona que ayuda a sincronizar las células en todo el organismo.
Ciertas células del tejido de la parte posterior del ojo (retina) transmiten las señales luminosas a una región del
cerebro denominada «hipotálamo».
Por la noche, cuando la señal luminosa es baja, el hipotálamo estimula la glándula pineal, órgano pequeño situado
en el cerebro, para que libere melatonina. Durante las horas diurnas, ocurre lo contrario y la glándula pineal produce
muy poca melatonina.
Es posible que puedas facilitar la adaptación a tu nuevo huso horario exponiéndote a la luz diurna en el nuevo huso
horario, siempre y cuando la sincronización de la luz se realice correctamente.

Presión y atmósfera de la cabina aérea


Algunas investigaciones muestran que los cambios en la presión de la cabina y las altitudes elevadas asociadas a
los viajes aéreos pueden contribuir a causar algunos síntomas del jet lag, sin importar el viaje a través de los husos
horarios.
Además, en los aviones hay niveles bajos de humedad. Si no tomas suficiente agua durante el vuelo, puedes sufrir
deshidratación leve. La deshidratación también puede provocar algunos síntomas del jet lag.

Factores de riesgo
Algunos de los factores que aumentan las probabilidades de que experimentes jet lag son los siguientes:

Cantidad de husos horarios que cruzaste. Cuantos más husos horarios cruces, mayor es la probabilidad de
que experimentes jet lag.
Volar hacia el este. Es posible que te resulte más difícil volar hacia el este, porque «pierdes» tiempo, que
volar hacia el oeste, ya que lo vuelves a «ganar».
Volar con frecuencia. Los pilotos, los asistentes de cabina y los viajantes de negocios tienen más
probabilidades de experimentar jet lag.
Ser un adulto mayor. Es posible que los adultos mayores necesiten más tiempo para recuperarse del jet lag
que los adultos jóvenes.
Complicaciones
Los accidentes automovilísticos ocasionados por conducir somnoliento son más probables en personas afectadas
por el desfase horario.

Prevención
Unas pocas medidas básicas pueden ayudar a prevenir el jet lag o reducir sus efectos:

Llega temprano. Si tienes una reunión importante o cualquier otro acontecimiento que requiera estar en plena
forma, trata de llegar unos días antes para darle al cuerpo la oportunidad de adaptarse.
Descansa mucho antes de viajar. Si comienzas con falta de sueño, el jet lag empeora.
Ajusta progresivamente tu horario antes de salir. Si viajas al este, trata de acostarte una hora antes todas las
noches durante unos días antes de la partida. Si vuelas al oeste, acuéstate una hora más tarde durante
varias noches. Si es posible, organiza tus comidas
en un horario más cercano al que comerás en tu
región de destino.
Regula la exposición a la luz brillante. Dado que la
exposición a la luz es una de las influencias
principales en el ritmo circadiano del cuerpo, la
regulación de la exposición a la luz puede ayudarte
a que te adaptes a tu nueva ubicación.

Bruxismo
Es cuando una persona aprieta los dientes (sujeta fuertemente los dientes superiores e inferiores) o los hace
rechinar (deslizar o frotar los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro).

Causas
Las personas pueden apretar y rechinar los dientes inconscientemente. Esto puede suceder durante el día y la
noche. El bruxismo durante el sueño a menudo es el mayor problema, ya que es más difícil de controlar.

Existe desacuerdo sobre la causa del bruxismo. El estrés diario puede ser el desencadenante en muchas personas.
Algunas personas probablemente aprietan sus dientes y nunca tienen síntomas.

Los factores que influyen, sea que el bruxismo cause o no dolor y otros problemas, varían de una persona a
otra. Estos pueden ser:

Cuánto estrés tenga usted.


Cuánto tiempo y qué tan fuerte aprieta y rechina sus dientes.
Si los dientes están desalineados.
Su postura.
Su capacidad de relajarse.
Su dieta.
Sus hábitos al dormir.
Síntomas
Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la
mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM).
El rechinamiento puede desgastar los dientes y puede ser tan ruidoso en las noches como para molestar el
sueño de los compañeros de dormitorio.

Los síntomas del bruxismo abarcan:

Ansiedad, estrés y tensión


Depresión
Dolor de oído (debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca
del conducto auditivo externo y a que usted puede percibir dolor en un lugar diferente de su fuente, lo cual se
denomina dolor referido)
Trastornos alimentarios
Dolor de cabeza
Sensibilidad muscular, especialmente en la mañana
Sensibilidad a las cosas calientes, frías o dulces en los dientes
Insomnio
Dolor o inflamación de la mandíbula
Pruebas y exámenes
Una evaluación puede descartar otros trastornos que pueden causar
un dolor mandibular o un dolor de oído similares, incluso:

Trastornos dentales
Trastornos auditivos como infecciones del oído
Problemas con la articulación temporomandibular (ATM)
Usted puede tener antecedentes de tensión y un alto nivel de estrés.

Tratamiento
Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento
de los dientes lo más que se pueda.

Estos consejos de cuidado personal pueden ayudar a aliviar el dolor:


Aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados. Cualquiera de las dos opciones
puede servir.
Evitar comer alimentos duros como nueces, dulces o filete.
Evitar masticar goma de mascar.
Tomar mucha agua todos los días.
Dormir bien.
Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar la acción de los músculos y
articulaciones a cada lado de la cabeza para regresar a la normalidad.
Masajear los músculos de su cuello, hombros y cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y
dolorosos, denominados puntos desencadenantes, que pueden causar dolor a lo largo de la cabeza y la cara.
Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día. El objetivo es hacer de la relajación facial
un hábito.
Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.
Para evitar daño a los dientes, a menudo se utilizan protectores bucales o aparatos (férulas) para el
tratamiento del rechinamiento y apretamiento de los dientes y de los trastornos de la articulación
temporomandibular. Una férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión del rechinamiento.

Una férula bien ajustada debe ayudar a reducir el rechinamiento de los dientes; sin embargo, algunas personas
descubren que los síntomas desaparecen siempre y cuando utilicen la férula, pero el dolor se vuelve a presentar
cuando se suspende. Es posible que la férula no funcione tan bien con el paso del tiempo.
Existen muchos tipos de férulas; algunas de ellas encajan en los dientes superiores y otras en los inferiores. Estos
aparatos pueden estar diseñados para mantener la mandíbula en una posición más relajada o para brindar alguna
otra función. Si un tipo no funciona, el otro lo puede hacer.
Un tipo de férula denominada NTI-tss encaja sólo sobre los dientes frontales. La idea es mantener todos los dientes
posteriores (molares) completamente separados. Esto se basa en la teoría de que la mayor parte del rechinamiento
se hace en estos dientes. Con el uso del NTI, el único contacto que se hace es entre la férula y un diente frontal
inferior.
Después de la terapia con la férula, el ajuste ortodóncico en el patrón de mordida puede ayudar a algunas personas.
La cirugía debe considerarse como último recurso.
Finalmente, hay muchos métodos para tratar de ayudar a que las personas abandonen el comportamiento de
apretar los dientes. Estos métodos son más efectivos durante el día.
En algunas personas, sólo la relajación y la modificación de comportamientos diurnos son suficientes para reducir el
bruxismo nocturno. Aún no se han estudiado bien métodos para modificar directamente este comportamiento, que
abarca dispositivos de biorretroalimentación, autohipnosis y otras terapias alternativas.
Expectativas (pronóstico)
El bruxismo no es un trastorno peligroso, sin embargo, puede
causar lesiones dentales permanentes, dolor molesto en la
mandíbula, dolores de cabeza o dolor de oído.
Cuando contactar a un profesional médico
Si tiene dificultades para comer o abrir la boca, acuda de
inmediato a un odontólogo. Tenga en cuenta que una amplia
variedad de posibles afecciones puede ocasionar síntomas
temporomandibulares que van desde la artritis hasta las
hiperextensiones cervicales o desnucamientos. Por lo tanto,
consulte a un odontólogo para obtener una evaluación
completa, en caso de que las medidas de cuidados personales
no ayuden al cabo de algunas semanas.
El apretamiento y rechinamiento de los dientes no encaja
claramente en una disciplina médica. No hay una especialidad
reconocida en odontología para la ATM. Para un método a base
de masajes, busque un terapeuta masajista especializado en
terapia de puntos desencadenantes, terapia neuromuscular o
masaje clínico.
Los odontólogos que tienen más experiencia con los trastornos de la articulación temporomandibular clásicamente
tomarán radiografías y recetarán un protector bucal. En la actualidad, la cirugía se considera un último recurso para
articulación temporomandibular (ATM).
Prevención
La reducción del estrés y el manejo de la ansiedad pueden disminuir el bruxismo en las personas que son
propensas a esta afección.
Mioclonías Del Sueño
Al hablar de espasmos mioclónicos se hace referencia a una serie de contracciones musculares bruscas y breves,
totalmente involuntarias, que provocan un desplazamiento del cuerpo o una parte de él. Suelen estar causadas por
contracciones musculares súbitas o por relajación muscular.
Si bien este tipo de espasmos se pueden hallar en algunos trastornos como la epilepsia, existen también las
llamadas mioclonías benignas. Estas por norma general no son consideradas patológicas, siendo consideradas
normales en personas sin patología asociada. De hecho, un fenómeno tan común como el hipo sería un ejemplo
válido de espasmo mioclónico benigno.
Estos espasmos pueden aparecer tanto en estado de vigilia como en durante el sueño, centrándose el presente
artículo en estos últimos.

Espasmos mioclónicos nocturnos


Si bien la definición general de mioclonía refleja el tipo de fenómeno del cual se habla, los que se dan durante el
sueño tienen una peculiaridad: al igual que ocurre con las alucinaciones hipnagógicas y hipnopómpicas, se
producen en un estado de conciencia alterada: el sueño o la transición entre éste y vigilia. Los espasmos
mioclónicos serían en este caso un tipo de parasomnia, fenómenos o trastornos episódicos que suceden
durante el sueño y que se caracterizan por la presencia de síntomas vegetativos o motores.
Se trata de un fenómeno en general no patológico con gran prevalencia en la población. Se estima que alrededor de
un 70% de la población ha presentado en algún momento un espasmo miaclónico durante el sueño. Ahora bien, si
los síntomas se producen de forma repetitiva y constante sería recomendable acudir a consulta médica, pues si se
dan de forma persistente podría indicar la presencia de algún trastorno.
Hay que tener en cuenta que resulta posible confundir este tipo de alteración, no peligrosa, con una crisis epiléptica.
En este aspecto una de las pocas maneras de diferenciarlas es mediante electroencefalograma, no suponiendo los
espasmos mioclónicos el mismo tipo de alteraciones que se visualizan en casos de epilepsia.

Causas neurológicas de los espasmos mioclónicos durante el sueño


El motivo de que se produzcan estos espasmos durante el sueño tiene una explicación neurocientífica.
La aparición de mioclonías nocturnas se debe a la presencia de una descoordinación, al mantenimiento al mismo
tiempo de la actividad, de dos áreas cerebrales específicas. Concretamente, la formación reticular o sistema de
activación reticular (SAR) y el núcleo preóptico ventrolateral.

Sistema de activación reticular


Este sistema situado en el tronco del encéfalo es el principal encargado de mantenernos con vida, pues se trata del
sistema cerebral que dirige procesos inconscientes tales como la respiración, digestión o el ritmo cardíaco. Al
margen de estos procesos fisiológicos, también participa en el mantenimiento de la alerta y la focalización de la
atención, manteniendo el estado de vigilia.
Núcleo preóptico ventrolateral
El núcleo preóptico ventrolateral puede hallarse en el hipotálamo anterior, cerca y en contacto con el lóbulo occipital.
Dicho núcleo es el responsable de “apagar la conciencia” induciendo el estado de sueño, así como de proteger el
organismo durante el sueño provocando la parálisis corporal que evita que nos movamos y dañemos durante el
sueño profundo.

Cuando suceden los espasmos mioclónicos


Para comprender la aparición de espasmos hay que tener en cuenta que, si bien durante el sueño reduce su
funcionamiento, el SAR no cesa su funcionamiento (ya que tal cosa produciría el deceso del afectado).
Así, este sistema aún presenta cierta activación que en ocasiones puede llegar a entrar en contradicción con el
funcionamiento durante el sueño del núcleo preóptico ventrolateral que nos provoca el sueño.
Esta contradicción, de la que aún se desconoce la causa, puede llegar a provocar de manera parcial reacciones
motoras típicas de la vigilia durante el sueño. Dicho de otro modo, es el origen de los espasmos mioclónicos durante
el sueño.

Tipos de mioclonías nocturnas


Los espasmos mioclónicos durante el sueño no son uniformes y homogéneos, sino que existen tres tipos básicos.

Un primer tipo lo encontramos en los movimientos repetitivos durante el sueño. Semejantes a los
movimientos típicos de las crisis epilépticas, estos movimientos aparecen durante el sueño no paradójico,
tratándose de movimientos repetitivos de corta duración. Si bien no suele requerirse tratamiento, formas muy
severas pueden ser tratadas farmacológicamente

Un segundo tipo de espasmo mioclónico de presentación durante el sueño son las sacudidas nocturnas o
mioclonías de sobresalto. El ejemplo más claro de este tipo de espasmo es el típico movimiento que se hace
al despertarse de un sueño en el que tenemos la sensación de estar cayéndonos. Se suelen dar en el sueño
superficial, es decir en las dos primeras fases del sueño, provocando el despertar del que lo sufre con cierta
brusquedad. Suelen ser sacudidas masivas de todo el cuerpo, especialmente de las extremidades inferiores.

Por último, se pueden encontrar algunos espasmos en el momento de transición entre vigilia y sueño. Este
tipo de mioclonías, catalogadas como inespecíficas, actúan sobre los músculos de cara y extremidades.
Disomnias
que corresponden a la dificultad para iniciar o
mantener el sueño, o bien por somnolencia
excesiva, en él se muestran: el insomnio,
narcolepsia, trastornos relacionados con la respiración y trastornos del ritmo circadiano.
SEPA QUE:
Las disomnias conllevan una alteración de los mecanismos reguladores del sueño y la vigilia. No hay que
confundirlas con las parasomnias (pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, ...), que son trastornos episódicos
que no afectan al ciclo vigilia/sueño.

Parasomnias
que se caracterizan por ser conductas o acontecimientos fisiológicos anormales que ocurren asociados al sueño, en
él se encuentran: los terrores nocturnos, las pesadillas, sonambulismo, somniloquio, bruxismo nocturno y enuresis
nocturno
La parasomnia es un trastorno de la conducta durante el sueño asociado con episodios breves o parciales de
despertar, sin que se produzca una interrupción importante del sueño ni una alteración del nivel de vigilia diurno.

Finalmente, el conocimiento del sueño y sus trastornos han evolucionado considerablemente, lo cual constituyen
uno de los problemas más frecuentes en las consultas médicas y psicológicas. Para ello, los trastornos del sueño
han adquirido gran importancia dada su repercusión sobre diferentes aspectos de la vida diaria, la salud, el
desempeño laboral, costos directos e indirectos en la atención médica requerida para su manejo y el bienestar de
los individuos. De esta forma, a partir de los avances de la investigación básica del sueño, junto a la experiencia
acumulada de los clínicos en su práctica profesional, se busca la comprensión de los trastornos del sueño y en
definitiva una mejor y eficaz intervención.