Вы находитесь на странице: 1из 2

¿Te has preguntado alguna vez cómo se regulan las hormonas para que tu ciclo

menstrual sea posible?

Las hormonas sexuales femeninas son dos: los estrógenos y la progesterona

Los estrógenos:Los estrógenos son hormonas sexuales esteroideas (derivadas del


colesterol) de tipo femenino principalmente, producidos por los ovarios, la placenta durante
el embarazo y, en menores cantidades, por las glándulas adrenales.Es la responsable de
regular la función reproductora de la mujer y todo su ciclo menstrual. La falta de esta
hormona ha sido relacionada con la depresión que ocurre después del parto (depresión
postparto), ya que suelen bajar los niveles de la misma.

La progesterona:La progesterona pertenece a una clase de hormonas llamadas


progestágenos, y es el principal progestágeno humano de origen natural. Su fuente principal
es el ovario (cuerpo lúteo) y la placenta, la progesterona también puede sintetizarse en las
glándulas adrenales y en el hígado.
Estas hormonas sexuales que se desarrollan en la pubertad y en la adolescencia en el sexo
femenino, actúa principalmente durante la segunda parte del ciclo menstrual, deteniendo los
cambios endometriales que inducen los estrógenos y estimulando los cambios madurativos,
preparando así al endometrio para la implantación del embrión. Estos efectos también
ocurren en las mamas. También se encarga de engrosar y mantener sujeto al endometrio
en el útero: al bajar sus niveles, el endometrio se cae, produciendo la menstruación. Es la
hormona responsable del desarrollo de caracteres sexuales secundarios en una mujer, y
sirve para mantener el embarazo.

Cualquier desequilibrio en la producción de estas hormonas, provocará no sólo un


desequilibrio en el ciclo, sino también afectará negativamente en la líbido y disminuirá el
deseo sexual. Por tanto, los estrógenos y la progesterona son determinantes para la
reproducción.

Después del último día de menstruación: El nivel de estrógenos se encuentra bajo mínimos.
A medida que la mitad del ciclo se acerca, el nivel de estrógenos aumenta, hasta llegar a su
clímax, momento en el que se produce la ovulación. Los estrógenos son los responsables
del deseo sexual y del aumento de la líbido. Además, estas hormonas son las encargadas
de moldear el cuerpo de la mujer administrando la repartición de grasas. Así pues, cuando
la mujer está ovulando, sus curvas son más prominentes y sus pechos más tersos, para
atraer más al hombre.

Días antes de la ovulación: La progesterona también empieza a subir. Es cuando


estrógenos y progesterona se unen y preparan al útero para el anidamiento del óvulo
fecundado. Si pasados los días más fértiles, esta concepción no se produce, la
progesterona empieza a bajar, hasta que los niveles son tan bajos que se produce la caída
del endometrio. La regla no es otra cosa que la caja de tejido y sangre que protegerá al
óvulo en la matriz, en caso de fecundación.