Вы находитесь на странице: 1из 3

CEDIH

SUPUESTO PRÁCTICO NÚM. 35

COMPORTAMIENTO CON PRISIONEROS DE GUERRA

PLANTEAMIENTO

Durante un conflicto armado internacional, la tripulación de un Carro de


Combate es capturada por el enemigo. El Oficial encargado del interrogatorio se
encuentra con que los prisioneros sólo repiten su nombre, empleo militar, fecha de
nacimiento y número de identificación. Deseando obtener mas información, el Oficial
enemigo le manifiesta que, en caso de no proporcionar los datos requeridos,
comparecerán ante un Consejo de Guerra acusados de crímenes de guerra.
En el supuesto de que colaboren, les ofrece la posibilidad de ganar importantes
salarios si, con renuncia a su estatuto, aceptan trasladarse a una región de clima muy
insalubre donde trabajarían en las mismas condiciones que los nacionales, con
alojamiento gratuito pero la manutención sería a su cargo. Podrían enviar los ahorros a
su país de origen y se mantendría sobre ellos una vigilancia para evitar su evasión. El
Cabo A y el Soldado B aceptan este compromiso. El Cabo C y el Soldado D, que se
niegan a colaborar, son sometidos a Consejo de Guerra acusados de disparar con su
Carro de Combate dentro de una ciudad defendida, ocasionando la destrucción de
viviendas y la muerte de personas civiles en el ataque. El Consejo de Guerra condena a
ambos a la pena de muerte.
Cuando los condenados se encuentran en espera de ser ejecutados, reciben la
visita de un periodista que les entrevista y fotografía autorizado por el Jefe del Campo
de Prisioneros, que entiende que han dejado de ser prisioneros de guerra.
Pese a no haber recibido el consentimiento de los prisioneros, las fotografías, con el
nombre de los condenados a muerte, son empleadas en numerosos países para una
campaña publicitaria de la empresa “Tonteton United”, en sus anuncios de un jabón para
lavavajillas.

PREGUNTAS AL SUPUESTO PRÁCTICO NÚM. 35

1ª. ¿ Se vulneró alguna norma en el interrogatorio?

2ª. ¿ Es válido el compromiso aceptado por el Cabo A y el Soldado B?

3ª. ¿ El Cabo C y el Soldado D, cometieron un crimen de guerra?

4ª. ¿ Vulneró alguna norma el Jefe del Campo de Prisioneros?

5ª. ¿ Vulneró alguna norma la empresa “Tonteton United”?


CEDIH
SUPUESTO PRÁCTICO NÚM. 35

COMPORTAMIENTO CON PRISIONEROS DE GUERRA

SOLUNCIÓN RAZONADA:

COMENTARIO GENERAL .-
En este Supuesto se plantean dos de los problemas mas importantes del Derecho
Internacional Humanitario: El principio de irrenunciabilidad de los derechos y la
naturaleza y alcance de los posibles acuerdos especiales.
En cuanto al primer problema, es preciso siempre tener en cuenta que la
normativa internacional pretende cubrir los mínimos esenciales para que la víctima de la
guerra sea respetada. Parte, por tanto, de la idea de que las iniciativas de las Partes
deben ser restringidas a fin de que no puedan eludirse dichos mínimos.
La potencia en cuyo poder se encuentran los prisioneros de guerra no puede
hacer la propuesta que aquí hace, salvo que efectivamente ofreciese una situación mas
ventajosa con todas las garantías de que no cambiaría posteriormente. Pero, en todo
caso, debería ser consciente de que la renuncia hecha, por los prisioneros de guerra que
se acogiesen a tales ventajas, sería nula sí, en definitiva, no resultasen ventajosas. Es
decir, los prisioneros de guerra podrían exigir de nuevo el estatuto.
De aquí puede deducirse que una oferta de este tipo debería ser formulada por
otro camino: bien a través de la Potencia Protectora o del sustituto, mediante propuesta
a la Parte adversa – aquella a que pertenecen los prisioneros de guerra – para llegar a un
acuerdo especial de los comprendidos en el art. 6 del Convenio III, que permitiría una
situación mejorada de los prisioneros, con toda clase de garantías para ellos. Tales
acuerdos pueden, efectivamente, conceder mas y mejores derechos a las personas
protegidas , apartándose así de los mínimos del Convenio, para superarlos.

RESPUESTAS AL SUPUESTO PRÁCTICO NÚM. 35

1ª. El artículo 17 del III Convenio de Ginebra de 1949 establece que el prisionero de
guerra no tendrá obligación de declarar, cuando se le interrogue a este respecto, mas que
sus nombres y apellidos, su graduación, la fecha de su nacimiento y su número de
matrícula o, a falta de este, una indicación equivalente. Por tanto, los prisioneros de
guerra actúan de acuerdo con el III Convenio de Ginebra.
El mismo artículo 17 prohíbe expresamente cualquier tipo de tortura física o
moral o presión alguna para obtener datos de la índole que fueren. Los prisioneros de
guerra que se nieguen a responder, no podrán ser amenazados ni insultados ni expuestos
a molestias o desventajas de ningún género.
En consecuencia, el hecho de amenazarles con comparecer ante un Consejo de
Guerra es contraria al Derecho Internacional Humanitario.
El Oficial responsable del interrogatorio podría haber cometido el delito previsto
en el artículo 614 del Código Penal Español o 78 del Código Penal Militar.
2ª.- El artículo 7 del III Convenio de Ginebra de 1949, dispone que los prisioneros de
guerra no podrán, en ninguna circunstancia, renunciar total o parcialmente a los
derechos que le otorga el citado Convenio. Por tanto, el compromiso carece de validez
ante el Derecho Internacional Humanitario.
En el Derecho Español, el artículo 141 de las Reales Ordenanzas de las Fuerzas
Armadas establece que “no aceptará del enemigo ningún pacto ni favores especiales”.

3ª.- Del texto del Supuesto Práctico, partiendo de la condición de combatientes de la


tripulación del Carro de Combate, no se deduce la vulneración de las normas sobre el
ataque de los artículos 48 y siguientes del Protocolo I de 1977, Adicional a los
Convenios de Ginebra. En particular de los artículos 51, 57 y 59 del citado Protocolo.
Se trata de una ciudad defendida cuya ocupación, por tanto, constituye un objetivo
militar. La muerte de personas civiles y la destrucción de viviendas pueden ser daños
incidentales no excesivos en relación con la ventaja militar que se espera obtener del
ataque. Naturalmente se trataría de crímenes de guerra si se ocasionaran dolosamente o
si se trata de daños incidentales excesivos o indiscriminados. La expresión “ocasionar”
parece indicar que las personas civiles y viviendas no han sido objeto de un ataque
directo, sino que son consecuencia de un ataque.
Por otra parte, el artículo 53 del IV Convenio de Ginebra establece la
prohibición de destruir bienes inmuebles, salvo que sea absolutamente necesario a causa
de las operaciones bélicas.
En todo caso, el Cabo C y el Soldado D si se niegan a colaborar están amparados
por el artículo 17 del III Convenio de Ginebra.

4ª.- En primer lugar hay que precisar que los primeros condenados a la pena de muerte
siguen teniendo la condición de prisioneros de guerra, conforme al artículo 44,
número 2, del Protocolo I de 1977, Adicional a los Convenios de Ginebra.
En segundo lugar, los prisioneros de guerra no pueden ser expuestos a molestias
o desventajas de ningún género ( artículo 17 del III Convenio de Ginebra ), por lo que el
Jefe del Campo no debió autorizar que un periodista les entreviste o fotografíe sin su
consentimiento. A tal efecto, el artículo 13 del mismo III Convenio de Ginebra dispone
que los prisioneros de guerra deberán ser protegidos en todo tiempo (y ello es
responsabilidad del Jefe del Campo) de la curiosidad pública. Los prisioneros de
guerra tienen derecho, en todas las circunstancias, al respeto de su persona y de su
honor (artículo 14 del III Convenio de Ginebra).
El Jefe del Campo podría haber cometido el delito previsto en el artículo 614 del
Código Penal Español 0 el 78 del Código Penal Militar.

5ª.- Indudablemente la empresa, con independencia de un posible delito contra la


intimidad de las personas, vulneró los artículos 13 y 14 del III Convenio de Ginebra, al
exponer a los prisioneros a la curiosidad pública y violar su derecho al respeto de su
persona y honor, persiguiendo además un fin lucrativo.