Вы находитесь на странице: 1из 62

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

MONOGRAFÍA

“FORMAS EXISTENTES PARA EL RECONOCIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES”

Alumno

 Hugo Abraham Meléndez Cueto

Asesora:

Mg. Jhon Cristian Fuentes Vasquez

Tarapoto-Perú

2018

1
A Dios:

Por la fuerza espiritual que nos brinda,


inteligencia y sabiduría que nos da día a
día; e iluminarnos durante este trabajo
y por permitirnos finalizarlo con éxito y
gran satisfacción.

A nuestro Docente:

Quien es nuestro guía en el aprendizaje,


dándonos los últimos conocimientos para
nuestro buen desenvolvimiento en la
sociedad y en nuestro ámbito profesional.

A nuestros padres:

A nuestros padres que siempre nos brindan su


impulso, fuerza y tenacidad ya que son parte de
nuestra formación, como muestra de gratitud les
dedicamos el presente trabajo elaborado con
dedicación.

2
INDICE
CARATULA……………………………………………………………………………………………………………………………………I

DEDICATORIA……………………………………………………………………………………………………………………………….II

INDICE………………………………………………………………………………………………………………………………………….III

INTRODUCCION .................................................................................................................................. V
CAPITULO I
CONCILIACION EXTRAJUDICIAL .......................................................................................................... 7
1. CUESTIONES PREVIAS............................................................................................................... 7
1.1. ANTECEDENTES DE LA CONCILIACIÓN EXTRAJUDICIAL COMO INSTITUCIÓN JURÍDICA 7
1.2. REGULACION LEGAL ....................................................................................................... 8
1.3. CONCEPTO DE CONCILIACION EXTRAJUDICIAL .............................................................. 9
2. PRINCIPIOS RECTORES DE LA CONCILIACIÓN ........................................................................ 10
3. OBLIGATORIEDAD DE LA CONCILIACION ............................................................................... 14
4. MATERIAS CONCILIATORIAS .................................................................................................. 15
4.1. Materia Civil ................................................................................................................. 15
4.2. MATERIA DE FAMILIA ................................................................................................... 16
4.3. CONTRATACIONES CON EL ESTADO ............................................................................. 16
5. SUPUESTOS Y MATERIAS NO CONCILIABLES DE LA CONCILIACIÓN....................................... 17
6. EL PROCEDIMIENTO CONCILIATORIO .................................................................................... 19
6.1. ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO CONCILIATORIO ........................................................... 19
6.1.1.AUDIENCIA ÚNICA .............................................................................................. 19
6.1.2.PROCEDIMIENTO Y PLAZO PARA LA CONVOCATORIA ........................................ 20
6.1.3.SOLICITUD DE CONCILIACIÓN ............................................................................. 21
6.1.4.INVITACIÓN A CONCILIAR ................................................................................... 23
6.1.5.CONCURRENCIA .................................................................................................. 24
6.1.6.REGLAS DE LA AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN .................................................... 25
7. ACTA DE CONCILIACIÓN ......................................................................................................... 27
7.1. CONTENIDO DEL ACTA ................................................................................................. 27
7.2. FORMAS DE CONCLUSIÓN DEL PROCEDIMIENTO CONCILIATORIO ............................. 29
7.3. RECTIFICACIÓN DEL ACTA ............................................................................................ 31
7.4. MÉRITO Y EJECUCIÓN DEL ACTA .................................................................................. 32

3
CAPITULO II
CONCILIACIÓN JUDICIAL................................................................................................................... 34
8. REGULACIÓN LEGAL Y CONCEPTO DE LA CONCILIACION JUDICIAL ....................................... 34
9. OPORTUNIDAD DE LA CONCILIACION JUDICIAL .................................................................... 34
10. FORMALIDAD DE LA CONCILIACIÓN Y REQUISITOS DE FONDO DE LA CONCILIACION ......... 35
11. CONCILIACIÓN JUDICIAL Y EFECTOS DE LA MISMA ............................................................... 36
CAPITULO III
CONCILIACION LABORAL .................................................................................................................. 39
12. ANTECEDENTES ...................................................................................................................... 39
13. GENERALIDADES .................................................................................................................... 40
13.1.NOCION ....................................................................................................................... 40
14. LA CONCILIACIÓN COMO MEDIO ALTERNATIVO DE EXTINCIÓN DEL PROCESO .................... 40
15. LA CONCILIACION EN EL DERECHO LABORAL PERUANO ....................................................... 41
16. FORMAS ESPECIALES DE CONCLUSION DEL PROCESO .......................................................... 42
17. TEST DE DISPONIBILIDAD DE DERECHOS ............................................................................... 42
18. AUDIENCIA DE CONCILIACION ............................................................................................... 42
19. ESTANDARES MINIMOS PARA SALVAGUARDAR LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES.... 44
20. LA CONCILIACION SE PRESENTA DE ACUERDO A LA ETAPA .................................................. 45
21. La conciliación extrajudicial y privada ................................................................................... 46
21.1.NOCIÓN ....................................................................................................................... 46
22. LA MATERIA LABORAL ES CONCILIABLE EN LOS SIGUEINTES PARAMETROS:........................ 46
23. LA MATERIA LABORAL SERA ATENDIDA:................................................................................ 47
24. CARACTERISTICAS .................................................................................................................. 47
25. EL ACTA CONCILIATORIA DEBE PRESENTAR LOS SIGUIENTES FORMALISMOS: ..................... 47
26. LA CONCILIACION LABORAL SE PUEDE PRESENTAR EN DOS SUPUESTOS: ............................ 49
DIFERENCIAS DE LA CONCILIACION JUDICIAL, EXTRAJUDICIAL Y LABORAL ..................................... 50
27. DIFERENCIAS DE LA CONCILIACION EN SUS DIVERSOS ASPECTOS ........................................ 50
CAPITULO IV_
28. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS .............................................................................................. 54
29. CONCLUSIONES ...................................................................................................................... 55
ANEXOS.....................................................................................................................56

4
INTRODUCCION
El presente trabajo que desarrollaremos a continuación, se presenta información sobre La
Conciliación Extrajudicial, Judicial y Laboral.

El objeto de este trabajo es dar una explicación de que tan importante es saber sobre La
Conciliación Extrajudicial, Judicial y Laboral como Mecanismos Alternativos de Resolución de
Conflictos.

Vale precisar que La Conciliación como Mecanismos Alternativos de Resolución de Conflictos


actualmente constituyen aquel proceso de diálogo estructurado, que se desarrolla con la
participación de un tercero neutral e imparcial denominado Conciliador. Este tercero no puede
decidir la solución más conveniente, pero está facultado para proponer eventualmente fórmulas
de solución no obligatorias a las partes para la resolución de sus conflictos.

En una sociedad donde el sistema de administración de justicia se encuentra abarrotado y los


conflictos no cesan (carga procesal), es necesario voltear la mirada hacia La Conciliación como
Mecanismo Alterativo de Resolución de Conflictos, medio que ha sido utilizado desde épocas
ancestrales adoptadas por el ser humano para la solución de conflictos utilizando como
modalidad el diálogo entre las partes con la presencia de un o conciliador. Ya que a dicha
sociedad, actualmente, ya no le basta con que el Estado a través de sus Instituciones "satisfaga"
ese aspecto.

Como metodología se utilizó la recolección de datos, a través de la utilización de libros netos


sobre la conciliación extrajudicial, asimismo como un manual de conciliación extrajudicial, además
de fijarnos en nuestro ordenamiento jurídico para poder realizar el presente trabajo, como
también libros virtuales de las cuales ciertos autores especifican con firmeza y coherencia sobre
este tema.

En el Capítulo I se plasmó conceptos previos de la institución jurídica de la conciliación


extrajudicial, después de menciono su regulación legal, procedimiento además de hablar de
manera esencial del acta de conciliación.

Luego en el Capítulo II, se habló netamente de la conciliación judicial, llevada a cabo dentro del
proceso en sí. En el Capítulo III, se menciona la conciliación laboral, antecedentes, concepto,
además de estudiar diferentes puntos para una mejor comprensión para el lector. Ya en el
Capítulo IV se mencionan las conclusiones, referencias bibliográficas y anexos.

5
CAPITULO I

6
CONCILIACION EXTRAJUDICIAL
1. CUESTIONES PREVIAS

Para empezar con el presente trabajo, hemos considerado por razones netamente académicas
tocar en el siguiente punto cuestiones previas de la conciliación, para luego desenvolvernos en lo
que respecta a la conciliación extrajudicial, judicial y la laboral específicamente. Se hace necesario
abordar las cuestiones previas, para un mejor entendimiento para los lectores, asimismo para el
cumplimiento del syllabus de manera eficiente y eficaz.

1.1. ANTECEDENTES DE LA CONCILIACIÓN EXTRAJUDICIAL COMO INSTITUCIÓN JURÍDICA

El Perú no ha sido ajeno a tener una historia neta de la institución jurídica de la conciliación,
tenemos que remontarnos hasta el año de 1812 cuando apareció la famosa Constitución de Cádiz,
la que específicamente en el artículo 284° señalaba el carácter de obligatoriedad de intentar la
solución del conflicto médiate la vía de la conciliación al establecer que “sin hacer constar que se
ha intentado el medio de la constitución, no se entablara pleito alguno”. Asimismo, la
Constitución de 1823 en su artículo 120° describía “No podrá entablarse demanda alguna civil,
sin haberse intentado la conciliación ante el Juez de paz”. Las Constituciones de 1826 y 1828
reconocieron de manera constitucional la conciliación de una manera previa, cuya características
más saltante era la de la obligatoriedad de intentar un acuerdo satisfactorio entre las parte antes
de acudir al poder judicial, recayendo en el alcalde primero, y luego en el Juez de Paz, tan delicada
labor.
María Inés Manco Ledezma en su libro Manual de Conciliación Extrajudicial reconoce como
antecedente lo siguiente:
En materia procesal, el primer código procesal que regulo la conciliación previa del condigo
de procedimientos civiles de Bolivia, que en plena época de la Confederación Peruano-
Boliviana, paso a regir desde el primeo de noviembre de 1836 y que fue conocido también
como Código de Santa Cruz, cuyo artículo 119° señalaba “No se admitirá la demanda civil
sin que se acompañe de un certificado del Juez de Paz, que acredite haberse intentado el
juicio conciliatorio, bajo la pena de nulidad, excepto e los casos en que este no sea
necesario”. El código de Enjuiciamiento en Materia Civil, vigente desde el 28 de julio de
1852, regulo la conciliación previa, así el artículo 284° prescribía que “la conciliación debe
proceder a toda la demanda correspondiente a un juicio escrito”. (Ledesma, 2013, pág. 101)
Ya en 1912 la conciliación en el Perú tuvo loas siguientes características: Previa, Obligatoriedad y
ante el Juez especializado, llamado de Paz, no ante el juez de litigio. Después, el Código de
Procedimientos Civiles, aprobado por Ley No. 1510 del 15 de diciembre de 1911 y vigente desde

7
el 28 de julio de 1912 no regulo la conciliación previa, es más, suprime la conciliación extrajudicial
como diligencia preparatoria.
A diferencia de su antecesor de 1912, (Y hasta antes de la modificación contenida en el
Decreto Legislativo N° 1070 del 28 de junio de 2008) el Código Procesal Civil de 1993
regulaba la institución de la conciliación pero con el carácter de ser una audiencia
obligatoria que debía realizar el Juez al interior del proceso, perdiendo su carácter de ser
pre-procesal. Durante su vigencia se estableció la conciliación procesal en el Perú con las
siguientes características: procesal (dentro del proceso); obligatoria, bajo la sanción de
nulidad del proceso; se hacía ante el Juez del litigio y; e hacía con la audiencia de
conciliación respectiva o en cualquier momento posterior del proceso, a pedido del Juez o
de las partes”. (Ledesma, 2013, pág. 101)

1.2. REGULACION LEGAL

A medida de la evolución de la institución jurídica de la conciliación se tuvo la necesidad de tener


una disposición legal como es una ley para así regular el proceso de conciliación. La finalidad de
esta ley es brindar las medidas necesarias y garantías para la conciliación se de una manera
buena, satisfactoria, eficaz y que ambas partes puedan resolver su conflicto, pero también es
menester mencionar que así como las partes pueden resolver su conflicto, también puede que la
conciliación no legue a su finalidad que es la resolver un conflicto, y puede que termine sin ningún
acuerdo satisfactorio, o por las diferentes causales para la terminación de la conciliación. VER
ANEXO N°1 Y 2

Actualmente la normatividad que regula el sistema conciliatorio son los siguientes:

La ley de Conciliación, Ley N° 26872 (promulgada el 13 de noviembre de 1997), modificada por el


Derecho Legislativo 1070, publicada el 28 de junio de 2008. Ley N° 29876 que modificada el
artículo 9 de la Ley N° 26872, Ley de Conciliación.

Nuevo Reglamento de la Ley de Conciliación, Decreto Supremo N° 014-08-JUS del 30 de agosto


de 2008, modificado mediante Decreto Supremo N°006-2010-JUS.

La regulación legal de la conciliación extrajudicial en nuestro sistema jurídico peruano se sustenta


actualmente en una la Ley 26872 modificada por el Decreto Legislativo 1070 como también por el
Nuevo Reglamento de la Ley de Conciliación el Decreto Supremo N° 014-2008-JUS del 30 de
agosto de 2008, modificado mediante Decreto Supremo N° 006-2010-JUS, pues dichos preceptos
normativos regulan sistemáticamente las bases de la conciliación extrajudicial en el Perú, así

8
mismo norma el proceso y procedimiento de esta institución jurídica, como grupo nos guiaremos
en los siguientes párrafos de la normativa, ya que aparte de ser fuente del Derecho, cumple la
función de normar la institución jurídica de la Conciliación en el Perú, esto también para lograr el
objetivo de lograr una noción concreta en bases del proceso de conciliación.

1.3. CONCEPTO DE CONCILIACION EXTRAJUDICIAL

Para delimitar el concepto de la conciliación extrajudicial partiremos como grupo de la Ley 26872,
el D.L 1070 y además de algunas fuentes concretas que enriquecerán el presente trabajo,
concluyendo en este numeral con nuestra propia definición de la conciliación extrajudicial de una
manera concreta.

La Real Academia de la Lengua Española nos dice sobre la conciliación es lo siguiente:

1. Acción y efecto de conciliar.


2. Conveniencia o semejanza de una cosa con otra.
3. Favor o protección que alguien se granjea.
4. Der. Acuerdo de los litigantes para evitar un pleito o desistir del ya iniciado. (Real
Academia de la Lengua Española, 2018)

El Decreto Legislativo 1070 establece lo siguiente

Artículo 5.- Definición La Conciliación

Es una institución que se constituye como un mecanismo alternativo para la solución de


conflictos, por el cual las partes acuden ante un Centro de Conciliación extrajudicial a fin
que se les asista en la búsqueda de una solución consensual al conflicto. (Congreso de la
Republica, 2008)

Asimismo establece que

La Conciliación es una institución consensual, que implica la generación de un acto jurídico,


por medio del cual, las partes buscan solucionar su conflicto de intereses con la ayuda de
un tercero llamado Conciliador. Se funda en el principio de la autonomía de la voluntad.
(Congreso de la Republica, 2008)

Para nosotros la conciliación es aquel proceso de diálogo estructurado, que se desarrolla con la
participación de un tercero neutral e imparcial denominado Conciliador. Este tercero no puede
decidir la solución más conveniente, pero a diferencia del Mediador, está facultado a proponer
eventualmente fórmulas de solución no obligatorias a las partes para la resolución del conflicto,
sin transgredir la voluntad de las partes.

9
2. PRINCIPIOS RECTORES DE LA CONCILIACIÓN

Es necesario delimitar los principios, ya que sabemos que un principio es una pauta rectora que
encamina a un determinada institución jurídica, para su eficaz y eficiente funcionamiento, pues
dentro de nuestra legislación, el artículo segundo -tanto de la Ley N° 26872, de fecha trece de
noviembre de mil novecientos noventa y siete, como de su Reglamento, Decreto Supremo N° 001-
98-JUS-, regulan los Principios rectores de la Conciliación Extrajudicial, los cuales paso a detallar a
continuación:
El Decreto supremo 14, 2009 establece los siguientes principios
Artículo 2°.- Principios de la Conciliación
De conformidad con lo dispuesto en el Artículo 2° de la Ley, los principios que rigen la
Conciliación se sujetan a lo siguiente:
a) Principio de equidad.- En el procedimiento conciliatorio se velará por el respeto del
sentido de la Justicia aplicada al caso particular, materia de Conciliación.
El Conciliador está obligado a generar condiciones de igualdad para que los conciliantes
puedan lograr acuerdos mutuamente beneficiosos.

En este principio el conciliador debe asegurar que el acuerdo que se obtenga sea aceptado por
ambas partes. Sin embargo, esto no lo exime que vele por la legalidad de los acuerdos. No puede
admitir información falsa e inadecuada. No puede existir negociación de mala fe, si la hay puede
comunicar a las partes sobre lo que ha venido percibiendo, inclusive podría retirarse del proceso.
Cabe señalar, que el artículo 15º de la Ley contempla las formas de conclusión de la conciliación,
pero no prevé esta última posibilidad. Considero que es más una potestad del conciliador que
responde a su buen criterio y ética.

b) Principio de veracidad.- La veracidad está dirigida a la búsqueda de lo querido realmente


por las partes. El Conciliador no alterará nunca el sentido o significado de los hechos,
temas, intereses o acuerdos a que arriben éstas en el procedimiento conciliatorio.

Los operadores del sistema conciliatorio deben remitir la información veraz y auténtica
cuando les sea requerida por el MINJUS.

Este principio se encuentra dirigido a que las partes dentro de la conciliación deban dirigir su
comportamiento y brindar información de forma adecuada, real, veraz y fidedigna, respecto de
todos los hechos materia de la controversia para poder mantener un intercambio de ideas y, de
ser el caso, llegar a un acuerdo respectivo. Esto implica que no se deba tergiversar, modificar y/o
alterar la información, evitando brindar declaraciones falsas o inexactas, que puedan acarrear la

10
pérdida del camino hacia la búsqueda de un acuerdo. Asimismo, lo que se busca es desvestir los
verdaderos intereses de cada parte, para poder lograr un acuerdo inteligente y satisfactorio.

Al respecto, es importante señalar que ambas partes deben de colaborar con la información que
poseen para que, de esta manera, una y otra tomen conocimiento del rumbo al que podría ser
dirigido la resolución del conflicto. Durante el transcurso de la reunión o reuniones, el conciliador
deberá involucrarse en los hechos materia de la conciliación para así tener la información clara
respecto de los intereses de ambas partes.

Asimismo, este debe de ser evaluado a la par que el principio de buena fe, el cual se encuentra
relacionado con la información que ambas partes poseen y son reveladas al conciliador para que
así éste pueda formular alternativas de solución para las partes y llegar así a un acuerdo que los
beneficie.

Con este principio lo que se busca es que el resultado, es decir acuerdo conciliatorio, sea
aceptado por las partes. Teniendo como resultado final, que ambas partes se encuentren
satisfechas sin tener la percepción que el conciliador beneficie a una de las partes.

El conciliador debe buscar igualdad de condiciones en todo el proceso de conciliación, inspirando


justicia. Vale decir, el acuerdo con el que las conciliantes ponen fin a su conflicto debe ser justo y
equitativo, duradero, considerando los intereses de ambas partes, para que puedan lograr
acuerdos mutuamente beneficiosos.

c) Principio de buena fe.- La buena fe se entiende como la necesidad que las partes
procedan de manera honesta y leal, confiando en que esa será la conducta a seguir en el
procedimiento conciliatorio.

Cuando el Conciliador tenga duda de la viabilidad de un acuerdo, tiene conocimiento o al


menos un indicio de que está basado en información falsa o de mala fe, deberá recomendar
a los conciliantes que se apoyen en expertos de la materia relacionada con dicho acuerdo
antes de finalizarlo, cuidando que tal intervención no perjudique o entorpezca el
procedimiento de Conciliación o, en su caso, a alguno de los conciliantes.

Es una obligación de las partes de conducirse con buena fe durante la Audiencia Conciliatoria. La
Buena fe se vincula con la información que maneja el conciliador. El conciliador debe formular las
alternativas suficientes para poder resolver el conflicto.

La buena fe se entiende como la necesidad que las partes procedan de manera honesta y leal,
confiando en que esa será la conducta a seguir en el procedimiento conciliatorio. Cuando el

11
Conciliador tenga duda de la viabilidad de un acuerdo, tiene conocimiento o al menos un indicio
de que está basado en información falsa o de mala fe, deberá recomendar a los conciliantes que
se apoyen en expertos de la materia relacionada con dicho acuerdo antes de finalizarlo, cuidando
que tal intervención no perjudique o entorpezca el procedimiento de Conciliación o, en su caso, a
alguno de los conciliantes.”

d) Principio de confidencialidad.- La información derivada del procedimiento conciliatorio


es confidencial, y no debe ser revelada a persona ajena a las negociaciones, sin el
consentimiento de quien proporcionó dicha información. La confidencialidad involucra al
Conciliador, a las partes invitadas, así como a toda persona que participe en el
procedimiento conciliatorio.

Guarda relación con la información que es recibida por el conciliador, la cual es confidencial, es
decir que no puede ser revelada a nadie. Este principio presenta también excepciones, es decir
que el conciliador puede romper ese deber de confidencialidad cuando advierte que hay de por
medio un delito o que se va a producir un atentado contra la integridad de una persona. Sin
embargo, es necesario precisar que dichas excepciones son planteadas en el artículo 8 del
reglamento mas no de la Ley, generando un problema legislativo, debido a que la ley no admite
excepciones.

Este principio está referido a la información recepcionada por el conciliador, en el primer contacto
con cada una de las partes y en conjunto en las sesiones.

El conciliador debe guardar la confidencialidad de la información proporcionada por una de las


partes y sólo brindarla en conjunto, con consentimiento de ésta.

Igualmente, este principio señala que la información proporcionada dentro de la conciliación, no


pueda ser divulgada ni usada en ningún proceso adversarial (arbitral o judicial).

e) Principio de imparcialidad.- El conciliador no debe identificarse con los intereses de las


partes, quien tiene el deber de colaborar con los participantes sin imponer propuesta de
solución alguna. La Conciliación se ejerce sin discriminar a las personas y sin realizar
diferencias.

Este principio constituye un estado mental que debe conservar el conciliador durante el
desarrollo de sus servicios. Es en sí el compromiso que el propio conciliador asume para ayudar a
las partes.

12
La imparcialidad podría ser definida como la autonomía en la decisión, independientemente a las
propuestas que generen las partes en conflicto. Asimismo, vista desde el arbitraje, no tiene razón
de ser, debido a que las mismas partes designan a un árbitro; el principio que se toma en
consideración dentro de la práctica es la neutralidad porque la decisión final (laudo) es neutral y
equitativa. Sin embargo, dentro de la conciliación, la imparcialidad se muestra al momento de la
realización de la audiencia en la cual el conciliador dirige a ambas partes a un acuerdo sin
parcializarse con alguna parte.

Este principio se ve materializado en el compromiso que asume el conciliador en ayudar a las


partes, en el desarrollo de sus funciones, en el cual se encuentra íntimamente ligado con el
principio de la neutralidad. La imparcialidad es un estado mental que exige del conciliador
durante el proceso y desarrollo de su gestión, se mantenga al margen de los prejuicios o
favoritismo hacia algunas de las partes en conflictos a través de acciones o actitudes.

f) Principio de neutralidad.- El Conciliador debe en principio, abstenerse de conocer los


casos en los que participan personas vinculadas a él o su entorno familiar, al personal del
Centro de Conciliación, o en los que participen conciliantes con los cuales lo vincule
parentesco, salvo que las partes soliciten expresamente la intervención de aquél.

Es decir, que no exista vínculo con alguna de las partes. Esto es más para evitar la aparición de un
nuevo conflicto de intereses cuando se cumple con las funciones conciliatorias. Si se rompe con
dicha neutralidad, pueden suceder dos situaciones: Que se desista el mismo conciliador.

g) Principio de legalidad.- La actividad conciliatoria se enmarca dentro de lo establecido en


la Ley y Reglamento, en concordancia con el ordenamiento jurídico.

En un procedimiento conciliatorio, las partes pueden modificar, extinguir y crear relaciones


jurídicas con la suscripción del acuerdo conciliatorio en el que estas manifiestan su voluntad para
dar fin a un conflicto. En virtud de este principio, el acuerdo al que lleguen las partes deberá
ajustarse con el ordenamiento jurídico, a fin de que lo pactado no contravenga las normas
vigentes, el orden público y/o las buenas costumbres. El conciliador deberá observar la legalidad
de los acuerdos adoptados.

h) Principio de celeridad.- La función conciliatoria debe ejercerse permitiendo a las partes


la solución pronta y rápida de su conflicto.

Entendiendo a la conciliación como un mecanismo alternativo de resolución de conflictos en el


cual las partes buscan una solución justa, con la asistencia de un tercero, basándose netamente

13
en la voluntad de éstas; las actuaciones que se realicen deben centrarse, entre otros, en el
principio de celeridad, el cual consiste en evitar obstaculizar una rápida y dinámica solución del
conflicto, de manera tal que la controversia se resuelva lo más ágil posible, ya que de esa manera
las partes sentirán que están accediendo a la justicia oportunamente, ahorrando así tiempo y
costos.

i) Principio de economía.- El procedimiento conciliatorio está orientado a que las


partes ahorren tiempo y costos que les demandaría involucrarse en un proceso
judicial.

Debemos entender que este principio de la conciliación procura dirigirse al ahorro de tiempo,
gastos, esfuerzo y desgaste emocional que demandaría a las partes si inician un proceso judicial.
Cabe resaltar que, el tiempo invertido durante el proceso conciliatorio debe ser el indispensable,
evitando dilatar dicho trámite de forma innecesaria, tratando de buscar puntos en común entre
las partes intervinientes que conlleve al arribo de un acuerdo satisfactorio para las mismas, en
lugar de evaluar todas las posibles responsabilidades que se puedan encontrar por el conflicto de
intereses enfrentado. Asimismo, con este principio se buscar el abaratamiento de gastos
incurridos por las partes, sea en tasas judiciales y el pago de honorario de abogados, así como
para la Administración Publica, por ejemplo, la gestión de labor de los funcionarios a cargo de
conducir audiencias, programar salas de reunión, etc. Cabe agregar que una correcta aplicación
de este principio rector es evitar la fatiga y desgaste emocional al que podrían quedar expuestas
cualquiera de las partes, al verse inmersas en un tedioso y extenso proceso judicial–debido a la
ingente carga procesal de las diversas áreas con la cual nuestro Poder Judicial cuenta; sin tomar
en consideración la incertidumbre que se podría generar en el resultado final que culmina todo
proceso, es decir, la emisión de la sentencia judicial respectiva, la misma que podría ser
absolutoria, de condena, restableciendo un derecho o suprimiéndolo.

3. OBLIGATORIEDAD DE LA CONCILIACION

El Decreto Legislativo N° 1070 en su artículo 6 señala:

Artículo 6.- Falta de intento Conciliatorio


Si la parte demandante, en forma previa a interponer su demanda judicial, no solicita ni
concurre a la Audiencia respectiva ante un Centro de Conciliación extrajudicial para los
fines señalados en el artículo precedente, el Juez competente al momento de calificar la
demanda, la declarará improcedente por causa de manifiesta falta de interés para obrar.”
(Congreso de la Republica, 2008)

14
Ormachea (1998) señala que la obligatoriedad consiste en : “...la exigencia del agotamiento
de la vía conciliatoria antes de la presentación de la demanda ante el Poder Judicial, no se
obliga a ninguna persona a asistir o a estar presente en una audiencia de conciliación ni
mucho menos a forzar el logro del acuerdo”. (Rubio Betancourt & Fayad Valverde, 2014)

En comento de este precepto normativo nos parece que es importante señalar que el artículo 6
del Decreto Legislativo 1070 indica que si la parte demandante antes de interponer su demanda,
tiene que asistir a una audiencia de conciliación, o si no el juez competente la declara
improcedente por falta de interés para obrar.

4. MATERIAS CONCILIATORIAS

Son materias conciliables aquellas pretensiones determinadas que versan sobre derechos de libre
disposición de las partes, plasmadas en la solicitud y las pretensiones determinables que las
partes conciliantes puedan desarrollar en la Audiencia de Conciliación.

En concordancia con la Directiva N° 001-JUS/DGDP del 12-08-2016, de observancia obligatoria a


los Operadores del Sitema Conciliatorio, tenemos las siguientes materias conciables:

4.1. Materia Civil

En materia civil, se consideraran como materias conciliables, sin ser excluyentes, las que a
continuación se indican:

a) Materia Civil
En materia civil, se considerarán como materias conciliables, sin ser excluyentes, las que a
continuación se indican:
1) Resolución de Contrato
2) Incumplimiento de Contrato
3) Otorgamiento de escritura
4) Rectificación de Áreas y linderos
5) Ofrecimiento de pago
6) Desalojo
7) División y Partición
8) Indemnización
9) Indemnización por separación unilateral de Unión de Hecho
10) Retracto
11) Petición de Herencia

15
12) Interdicto de retener y recobrar
13) Obligación de dar suma de dinero
14) Obligaciones de Dar, Hacer y no Hacer
15) Reivindicación
16) Sentencia con condena a futuro
17) PAGO DE MEJORAS

4.2. MATERIA DE FAMILIA

En esta materia, se considerarán como materias conciliables y sin ser excluyentes, las que se
indican:
1) Pensión de alimentos
2) Pensión de Alimentos a favor del conviviente
3) Reducción o Aumento de pensión de alimentos
4) Exoneración de Alimentos
5) Régimen de visitas
6) Tenencia
7) Gastos de embarazo, tenencia y alimentos
8) Liquidación de sociedad de gananciales
9) Liquidación de sociedad de bienes durante la unión de hecho
Los temas de familia se han transformado en materia conciliable facultativa en mérito
de la modificación introducida por la ley No 29876.

4.3. CONTRATACIONES CON EL ESTADO

En materia de Contrataciones con el Estado, conforme a la Ley No. 30225, Ley de contrataciones
con el Estado y su reglamento aprobado mediante Decreto Supremo N° 350-2015-EF, se
considerarán como materias conciliables, sin ser excluyentes, las que a continuación se indican:
1) Resolución de contrato
2) Ampliación de plazo contractual
3) Recepción y conformidad
4) Valorización o metrados
5) Liquidación de contrato
6) Obligaciones posteriores al pago
7) Pagos
8) Resarcimiento de daños y perjuicios

16
9) Vicios ocultos

5. SUPUESTOS Y MATERIAS NO CONCILIABLES DE LA CONCILIACIÓN.

No procede la conciliación en los siguientes casos:


a) Cuando se desconoce el domicilio de la parte invitada.
b) Cuando la parte invitada domicilia en el extranjero, salvo que el apoderado cuente con
poder expreso para ser invitado a un Centro de Conciliación.
c) Cuando se trate de derechos y bienes de incapaces a que se refieren los
Artículos 43 y 44 del Código Civil.
d) En los procesos cautelares
e) En los procesos de garantías constitucionales.
f) En los procesos de nulidad, ineficacia y anulabilidad de acto jurídico, este último en los
supuestos establecidos en los incisos 1, 3 y 4 del artículo 221 del
Código Civil.
g) En la petición de herencia, cuando en la demanda se incluye la solicitud de declaración
de heredero.
h) En los casos de violencia familiar, salvo en la forma regulada por la Ley Nº
28494 Ley de Conciliación Fiscal en Asuntos de Derecho de Familia.
i) En las demás pretensiones que no sean de libre disposición por las partes conciliantes.
a. Materia Civil
Algunas materias contienen derechos no disponibles que cuentan con una vía propia de
tramitación, otras deben ser objeto de actuación probatorio que conlleva declaración de
derechos, y en otros casos no existe conflicto, razón por la cual no procede que sean
abordada través de la Conciliación Extrajudicial. Dichos casos están referidos, sin ser
excluyentes, los que a continuación se indican:
1) Mejor derecho a la propiedad y de posesión
2) Recisión
3) La accesión
4) La rendición de cuentas
5) Reconocimiento que la parte del solicitante es acreedor preferente sobre de los
flujos de los derechos de cobranza a carga de los clientes y/o deudores de la parte
invitada.
6) Administración judicial de los bienes
7) Deslindes de tierras de comunidades campesinas

17
8) Suscripción de contrato de arrendamiento
9) Prueba anticipada
b. Materia de Familia
Privilegiando el Intereses superior del niño, por tratarse de tema dispuestos en sede judicial o
ser materias que versando sobre derechos no disponibles de las partes, no se dará tramite a
través de la Conciliación Extrajudicial. Dichos casos están referidos, sin ser excluyentes, los
que a continuación se indican:
1) Extinción de alimentos
2) Prorrateo de Pensión de Alimentos
3) Reducción de Pensión de Alimentos
4) Exoneración de Alimentos
5) Variación de Tenencia
6) Variación de Régimen de Visitas
7) Autorización de viaje o trabajo de menor
8) Patria Potestad
9) Reconocimiento o conclusión de unión de hecho
10) Filiación
11) Anticipio de herencia
12) Donación de muebles y inmuebles
13) Separación de patrimonios
14) Pago de devengados de pensión de alimentos
15) Colocación familiar
16) Formación de consejo de familia
17) Impugnación de paternidad
18) Anulación de partida de nacimiento
19) Nombramiento de tutor o curador
20) Separación convencional y divorcio ulterior
21) La constitución de patrimonio familiar
c. Contrataciones con el Estado
En materia de Contrataciones con el Estado, conforme a la Ley N° 30225, Ley de
Contracciones del Estado y su reglamento, aprobado por Decreto Supremo N° 350-2015-EF, se
tiene por materias no conciliables, sin ser excluyentes, las que a continuación se indica:
1) Nulidad del contrato
2) Aprobar o no la ejecución de prestaciones adicionales

18
3) Enriquecimiento sin causa o indebido
4) Indemnización que se derive u origine en la falta de aprobación de prestaciones
adicionales o aprobación parcial.

6. EL PROCEDIMIENTO CONCILIATORIO

El proceso conciliatorio es la secuencia lógica de actos de comunicación entre el conciliador y


las partes, activamente conducidas por el conciliador. Comprende una serie de etapas que se
desarrollan de manera continua y flexible. VER ANEXO N° 5
En este tipo de acciones el manejo del conciliador es crucial, así como su conocimiento del
procedimiento y las técnicas que emplee para que las partes involucradas en una discrepancia
pueda resolverla y llegar a acuerdos que puedan cumplir y que sean beneficiosos para ambos.
Es importante tener en cuenta que:
 No todo procedimiento conciliatorio concluye con acuerdo.
 Todo procedimiento conciliatorio empieza con las presentaciones de la solicitud y
concluye con las expediciones de un acta de conciliación.
 El poder en lo referente al procedimiento reside en el Conciliador en tanto lo dirige, lo
encausa y lo administra.
 El poder sobre el fondo del asunto y su resolución lo tienen las partes en conflicto.

6.1. ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO CONCILIATORIO

Estas etapas, las cuales para su mejor comprensión explicamos en su procedimiento y en


las técnicas a emplear, pueden ser simplificadas por el conciliador y llevadas a cabo en
forma sencilla dependiendo del caso y de las personas involucradas.
Debemos tener en cuenta que el objetivo que mueve a las partes puede ser el deseo de
arreglar y solucionar el conflicto, pero también puede ser solamente el cumplir con el
requisito de admisibilidad.

6.1.1. AUDIENCIA ÚNICA

La Audiencia de Conciliación es única y se realizará en el local del Centro de


Conciliación autorizada en presencia del conciliador y de las partes, pudiendo
comprender la sesión o sesiones necesarias para el cumplimiento de los fines
previstos en la presente ley, pudiendo excepcionalmente el Ministerio de Justicia
y Derechos Humanos autorizar la realización de la audiencia de conciliación en un

19
local distinto, el cual deberá encontrarse adecuado para el desarrollo de la
misma.(Artículo 10 de la Ley)
El plazo de la Audiencia Única podrá ser de hasta treinta (30) días calendarios
contados a partir de la fecha de la primera sesión realizada. Este plazo sólo podrá
ser prorrogado por acuerdo de las partes (Artículo 11 de la Ley)

6.1.2. PROCEDIMIENTO Y PLAZO PARA LA CONVOCATORIA

El artículo 12 de la Ley señala que “


Recibida la solicitud, el Centro de Conciliación designará al conciliador al día hábil
siguiente, teniendo éste dos días hábiles a fin de cursar las invitaciones a las
partes para la realización de la audiencia de conciliación. VER ANEXO N° 3 Y 4
El plazo para la realización de la audiencia no superará los siete días hábiles
contados a partir del día siguiente de cursadas las invitaciones, debiendo mediar
entre la recepción de la invitación y la fecha de audiencia no menos de tres días
hábiles.
De no concurrir una de las partes, el conciliador señalará una nueva fecha de
audiencia notificando en el acto a la parte asistente, respetando los plazos
señalados en el párrafo anterior”.
Por otro lado el artículo 17 del reglamento de la Ley indica que “
La notificación de las invitaciones a conciliar será responsabilidad del centro de
conciliación, que podrá contratar a una empresa especializada para estos fines
debiendo verificar que ésta cumpla con los requisitos de validez de la notificación
bajo apercibimiento de no producir efecto alguno. La forma y los requisitos de la
notificación de las invitaciones a conciliar son los siguientes:
a. Las invitaciones a conciliar deben ser entregadas personalmente al invitado, en
el domicilio señalado por el solicitante.
b. De no encontrarse al invitado, se entregará la invitación a la persona capaz que
se encuentre endicho domicilio en caso sea persona natural. De tratarse de una
persona jurídica se entenderá la notificación a través de sus representantes o
dependientes, debidamente identificados.
c. En caso no pueda realizarse la notificación conforme a los literales a) y b) se
dejará aviso del día y hora en que se regresará para realizar la diligencia de
notificación. Si en segunda oportunidad tampoco se puede realizar la notificación
se podrá dejar la invitación bajo puerta y se levantará un Acta donde deberá

20
consignarse la imposibilidad de realizar la notificación de la invitación de acuerdo
a los literales precedentes y las características del inmueble donde se dejó la
invitación, fecha, hora así como el nombre, número de documento de identidad y
firma de la persona que realizó el acto de notificación bajo esta modalidad,
incorporando, de ser posible, la participación de un testigo debidamente
identificado que corrobore lo manifestado por el notificador.
Es responsabilidad y obligación del Centro de Conciliación verificar que en el
cargo de la notificación de la invitación a conciliar a los que hacen referencia los
párrafos a) y b) se deje constancia escrita del nombre, fecha, hora, firma e
identificación del receptor de la invitación, así como del o los testigos del acto, de
ser el caso.
Podrán acompañar en el acto de notificación de la invitación a conciliar un
Notario Público haciéndose cargo del costo quien lo solicita.
El Centro de Conciliación, en caso de concluir el procedimiento conciliatorio por
dos inasistencias de una de las partes a dos sesiones o por una inasistencia de
ambas partes, previamente a la elaboración del
Acta, deberá incluir certificación expresa de haber realizado las notificaciones de
acuerdo a lo señalado en los párrafos precedentes del presente artículo”.

6.1.3. SOLICITUD DE CONCILIACIÓN

El artículo 13º de la Ley señala que las partes pueden solicitar la Conciliación
Extrajudicial en forma conjunta o individual, con arreglo a las reglas generales de
competencia establecidas en el artículo 14o del Código Procesal Civil.
En el artículo 12 del Reglamento de la Ley menciona que la solicitud de
Conciliación deberá presentarse por escrito y contendrá:
1. Fecha. Si la fecha de recepción no coincide con la fecha de solicitud, se
tomará en cuenta la fecha de recepción para el cómputo de los plazos.
2. El nombre, denominación o razón social, documento (s) de identidad,
domicilio del solicitante o de los solicitantes. En el caso que la solicitud sea
presentada en forma conjunta, quien desee ser invitado en una dirección
diferente, deberá señalarlo en la solicitud.
3. El nombre y domicilio del apoderado o representante del solicitante o
solicitantes, de ser el caso.

21
4. En los casos de padres menores de edad que sean representantes de sus
hijos en materias de alimentos y régimen de visitas, podrán identificarse
con la partida de nacimiento o su Documento Nacional de Identidad.
5. El nombre, denominación o razón social de la persona o de las personas
con las que se desea conciliar.
6. El domicilio de la persona o de las personas con las que se desea conciliar.
7. Los hechos que dieron lugar al conflicto, expuestos en forma ordenada y
precisa.
8. Deberá indicar, en el caso de alimentos, si existen otras personas con
derecho alimentario a fin de preservar los principios de buena fe y
legalidad de la conciliación.
9. La pretensión, indicada con orden y claridad, precisando la materia a
conciliar.
10. La firma del solicitante; o su huella digital, si es analfabeto.

La solicitud de Conciliación podrá realizarse también verbalmente. Para este


efecto, los Centros de Conciliación elaborarán formatos de la solicitud de
Conciliación, los que deberán contener todos los requisitos señalados en el
párrafo anterior. En este caso, todos los datos serán requeridos directamente por
el Centro de Conciliación, bajo su responsabilidad.

En caso, el solicitante deba ser representado por imposibilidad de acudir al Centro


de Conciliación deberá consignar este hecho en la solicitud.

En caso, el solicitante deba ser representado por imposibilidad de acudir al centro


de Conciliación, deberá consignar este hecho en la solicitud.

El artículo 14 del Reglamento se refiere a los anexos de la solicitud de


Conciliación. En este caso a la mencionada solicitud se deberá acompañar lo
siguiente:

1. Copia simple del documento de identidad del solicitante o solicitantes y,


en su caso, del representante.
2. . El documento que acredita la representación, de ser el caso. En el caso
de padres menores de edad, cuando se trate de derechos de sus hijos,
éstos se identificarán con su partida de nacimiento o con su documento
de identidad.

22
3. Documento que contiene el poder para conciliar cuando se actúe por
apoderado y el certificado de vigencia de poder para aquellos que se
encuentren inscritos.
4. Copias simples del documento o documentos relacionados con el
conflicto.
5. Tantas copias simples de la solicitud, y sus anexos, como invitados a
conciliar.
6. Certificado médico emitido por institución de salud, acreditando la
discapacidad temporal o permanente que imposibilite asistir al centro de
conciliación extrajudicial.
7. Constancia de movimiento migratorio o certificado domiciliario que
acredite que el solicitante domicilia fuera del territorio nacional o en otro
distrito conciliatorio

6.1.4. INVITACIÓN A CONCILIAR

En el artículo 16 refiere que las invitaciones deberán redactarse en forma clara,


sin emplear abreviaturas. Asimismo, señala que deberán contener lo siguiente:
1. El nombre, denominación o razón social de la persona o personas a
invitar y su domicilio
2. La denominación o razón social y dirección del Centro de Conciliación.
3. El nombre, denominación o razón social y dirección del solicitante de la
Conciliación.
4. El asunto sobre el cual se pretende conciliar.
5. Copia simple de la solicitud de Conciliación y sus anexos.
6. Información relacionada con la Conciliación en general y sus ventajas en
particular.
7. Día y hora para la Audiencia de Conciliación.
8. Fecha de la invitación.
9. Nombre y firma del Conciliador.

En lo que concierne al día y hora de la audiencia de Conciliación en las


invitaciones, se fijará sólo la fecha de la sesión que corresponda.

Adicionalmente, en las invitaciones, el Centro de Conciliación deberá consignar


obligatoriamente la indicación pertinente para que en el caso de personas

23
analfabetas o que no puedan firmar, éstas comparezcan acompañadas de un
testigo a ruego.

6.1.5. CONCURRENCIA

La concurrencia a la audiencia de conciliación es personal (regla general) pero con


el ánimo de ampliar el uso de la conciliación como mecanismo alternativo, la Ley
ha previsto algunas excepciones a la concurrencia personal. Se debe dejar en
claro que fuera de las situaciones excepcionales de concurrencia por
representante que establece la normatividad de la conciliación, no hay
excepciones, dispensas o justificaciones
Al respecto el artículo 14 de la Ley señala que La concurrencia a la audiencia de
conciliación es personal; salvo las personas que conforme a Ley
Deban actuar a través de representante legal.
En el caso de personas domiciliadas en el extranjero o en distintos distritos
conciliatorios o que domiciliando en el mismo distrito conciliatorio se encuentren
impedidas de trasladarse al centro de conciliación, se admitirá excepcionalmente
su apersonamiento a la audiencia de conciliación a través de apoderado. Para
tales casos, el poder deberá ser extendido mediante escritura pública y con
facultades expresamente otorgadas para conciliar, no requerirá inscripción
registral en el caso de haber sido otorgado con posterioridad a la invitación a
conciliar.
En el caso que una de las partes esté conformada por cinco o más personas,
podrán ser representadas por un apoderado común.
En el caso, que las facultades hayan sido otorgadas con anterioridad a la
invitación el poder deberá además contar con facultades para que el apoderado
pueda ser invitado a un proceso conciliatorio.
Es responsabilidad del centro de conciliación verificar la autenticidad de los
documentos presentados al procedimiento conciliatorio y la vigencia de los
poderes, en su caso.
En el supuesto en que alguna de las partes no pueda desplazarse al local del
Centro de Conciliación para llevar a cabo la audiencia por motivos debidamente
acreditados, ésta podrá realizarse en el lugar donde se encuentre la parte
impedida, siempre y cuando pueda manifestar su voluntad en forma indubitable.

24
Para tal efecto, el Conciliador señalará nuevo día y hora para la realización de la
audiencia, observando los plazos previstos en el artículo 12 de la presente ley.
Por otro lado, el artículo 13 del Reglamento, señala que tanto para las personas
naturales como para las jurídicas los poderes deberán consignar literalmente la
facultad de conciliar extrajudicialmente y de disponer del derecho materia de
conciliación. Lo mismo se aplica a los contratos de mandato con representación.
Por otro lado, el gerente general o los administradores de las sociedades
reguladas en la Ley General de Sociedades, así como el administrador,
representante legal, presidente del Consejo Directivo o Consejo de
Administración de las personas jurídicas reguladas en la Sección Segunda del Libro
I del Código Civil, tienen, por el sólo mérito de su nombramiento, la facultad de
conciliar. La representación se acredita con la copia notarialmente certificada del
documento donde conste el nombramiento, debidamente inscrito.

6.1.6. REGLAS DE LA AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN

Es necesario considerar que el procedimiento conciliatorio debe de realizarse


respetando la normatividad y los principios básicos propios de la naturaleza de
esta institución.
En ese sentido, el artículo 21, del Reglamento, ha establecido una serie de reglas
de estricto cumplimiento, las mismas que se describen a continuación:
1. Las partes pueden estar asesoradas por personas de su confianza o
especialistas que coadyuven en el logro de la conciliación. La
participación de los asesores o especialistas tiene por finalidad brindar
información especializada a las partes, a fin de que éstas tomen una
decisión informada y no deberán de interferir en las decisiones de las
partes ni asumir un rol protagónico durante las discusiones que se
promuevan en la Audiencia de Conciliación.
Para el caso de las personas analfabetas o que no puedan firmar la
conciliación se llevará a cabo con la participación del testigo a ruego que
aquellas designen y que deberá suscribir el Acta.
2. Si la Audiencia se lleva a cabo en más de una sesión, deberá dejarse
expresa constancia de la interrupción en el acta correspondiente,
señalándose el día y la hora en que continuará la Audiencia.

25
La sola firma de las partes en el acta señalada significa que han sido
debidamente invitados para la siguiente sesión.
3. Si ninguna de las partes acude a la primera sesión, no debe convocarse a
más sesiones, dándose por concluido el procedimiento de Conciliación.
4. Cuando sólo una de las partes acude a la primera sesión, deberá
convocarse a una segunda. Si la situación persiste en la segunda sesión,
deberá darse por concluida la Audiencia y el procedimiento de
Conciliación.
5. Cuando cualquiera de las partes deja de asistir a dos sesiones alternadas
o consecutivas, el Conciliador deberá dar por concluida la Audiencia y el
procedimiento de Conciliación.
6. Cuando las partes asisten a la audiencia, el Conciliador debe promover el
diálogo y eventualmente proponerles fórmulas conciliatorias no
obligatorias. Si al final de dicha sesión, las partes manifiestan su deseo
de no conciliar, la Audiencia y el procedimiento de Conciliación deben
darse por concluidos.
El Centro de Conciliación queda obligado a entregar una copia
certificada del Acta de Conciliación respectiva a cada parte asistente a la
Audiencia de Conciliación.
En caso asistiera una sola de las partes, el Centro de Conciliación
entregará a ésta una copia certificada del Acta de Conciliación, de
manera gratuita. En caso ninguna de las partes concurra a la Audiencia,
el Centro de Conciliación queda facultado a entregarles una copia
certificada del Acta, previo pago del derecho correspondiente.
La copia certificada de las mencionadas Actas deberá estar acompañada
de copia de la solicitud de Conciliación, debidamente certificada.

Cabe señalar que el artículo 24º del Reglamento señala que el conciliador
privilegiará la comunicación entre las partes e incluso de éstas con terceros
involucrados en el conflicto, siempre y cuando ambas partes expresen su
conformidad para ello.

Por otro lado, el artículo 21°de la Ley manifiesta que el conciliador conduce el
procedimiento conciliatorio con libertad de acción, siguiendo los principios
establecidos en la presente Ley y su Reglamento. El conciliador es responsable de

26
las acciones que lleve a cabo dentro del procedimiento conciliatorio, en aras de
facilitar el dialogo en búsqueda de un acuerdo mutuamente satisfactorio para las
partes.

7. ACTA DE CONCILIACIÓN

7.1. CONTENIDO DEL ACTA

El Acta es el documento que expresa la manifestación de voluntad de las partes en


la Conciliación Extrajudicial.
Según el artículo 16 de la Ley de Conciliación Nº 26872 señala que “El Acta es el
documento que expresa la manifestación de voluntad de las partes en la Conciliación
Extrajudicial. Su validez está condicionada a la observancia de las formalidades
establecidas en la presente ley, bajo sanción de nulidad”
El artículo 18 de la Ley de Conciliación Nº 26872 señala que “El Acta con acuerdo
conciliatorio constituye título de ejecución. Los derechos, deberes u obligaciones
ciertas, expresas y exigibles que consten en dicha Acta se ejecutarán a través del
proceso de ejecución de resoluciones judiciales.”
Según el Artículo 688 modificado por el Artículo Único del Decreto Legislativo
N° 1069, publicado el 28 junio 2008, señala que “
Sólo se puede promover ejecución en virtud de títulos ejecutivos de naturaleza
judicial o extrajudicial según sea el caso. Son títulos ejecutivos los siguientes (...) 3. Las
Actas de Conciliación de acuerdo a ley.
Por otro lado, en la quinta Disposición Complementaria, Transitoria y Final señala
“Incorpórese el inciso 7) al Artículo 425 del Código Procesal Civil; “7. Copia certificada
del Acta de Conciliación Extrajudicial, en los procesos judiciales cuya materia se
encuentre sujeta a dicho procedimiento previo”
El Acta debe contener necesariamente una las formas de conclusión del
procedimiento conciliatorio señaladas en el artículo anterior.
El Acta deberá contener lo siguiente:
a. Número correlativo.
b. Número de expediente.
c. Lugar y fecha en la que se suscribe
d. Nombres, número del documento oficial de identidad y domicilio de las
partes o de sus representantes y, de ser el caso, del testigo a ruego.
e. Nombre y número del documento oficial de identidad del conciliador.

27
f. Número de registro y, de ser el caso, registro de especialidad del conciliador.
g. Los hechos expuestos en la solicitud de conciliación y, en su caso, los hechos
expuestos por el invitado como sustento de su probable reconvención, así
como la descripción de la o las controversias correspondientes en ambos
casos. Para estos efectos, se podrá adjuntar la solicitud de conciliación, la que
formará parte integrante del Acta, en el modo que establezca el Reglamento.
h. El Acuerdo Conciliatorio, sea total o parcial, consignándose de manera clara y
precisa los derechos, deberes u obligaciones ciertas, expresas y exigibles
acordadas por las partes; o, en su caso, la falta de acuerdo, la inasistencia de
una o ambas partes a la Audiencia o la decisión debidamente motivada de la
conclusión del procedimiento por parte del conciliador.
i. Firma del conciliador, de las partes intervinientes o de sus representantes
legales, de ser el caso.
j. Huella digital del conciliador, de las partes intervinientes o de sus
representantes legales, de ser el caso.
k. El nombre, registro de colegiatura, firma y huella del Abogado del Centro de
Conciliación Extrajudicial, quien verificará la legalidad de los acuerdos
adoptados, tratándose del acta con acuerdo sea este total o parcial.

En el caso que la parte o las partes no puedan firmar o imprimir su huella digital
por algún impedimento físico, intervendrá un testigo a ruego quien firmará e
imprimirá su huella digital. En el caso de los analfabetos, también intervendrá un
testigo a ruego, quien leerá y firmará el Acta de Conciliación.

La impresión de la huella digital del analfabeto importa la aceptación al contenido


del Acta. En ambos casos se dejará constancia de esta situación en el Acta.

El artículo 16-A de la Ley 26872, respecto a la Rectificación del Acta señala que “El acto
jurídico contenido en el Acta de Conciliación sólo podrá ser declarado nulo en vía
de acción por sentencia emitida en proceso judicial.”

La omisión de alguno de los requisitos establecidos en los literales a), b), f), j) y k) del
presente artículo no enervan la validez del Acta, en cualquiera de los casos de
conclusión de procedimiento conciliatorio señalado en el artículo 15º.

La omisión en el Acta de alguno de los requisitos establecidos en los incisos c), d),
e), g), h), e i) del presente artículo, dará lugar a la nulidad documental del

28
Acta, que en tal caso no podrá ser considerada como título de ejecución, ni posibilitará
la interposición de la demanda. En tal supuesto, la parte afectada podrá proceder
conforme a lo establecido en el artículo 16º-A.

El Acta no deberá contener en ningún caso, enmendaduras, borrones,


raspaduras ni superposiciones entre líneas, bajo sanción de nulidad.

El Acta no podrá contener las posiciones y las propuestas de las partes o del conciliador,
salvo que ambas lo autoricen expresamente, lo que podrá ser merituado por el Juez
respectivo en su oportunidad.

Por otro lado el artículo 22ºdel reglamento señala que el acta que contiene el

acuerdo conciliatorio es un documento privado y puede ser ofrecido como medio


de prueba en un proceso judicial.

El acuerdo conciliatorio subsiste aunque el documento que lo contiene se declare


nulo.

El acta que contiene el acuerdo conciliatorio debe precisar los acuerdos ciertos,
expresos y exigibles establecidos por las partes. En todos los casos de actas que
contengan acuerdos conciliatorios, necesariamente deberá consignarse la
declaración expresa del Abogado del centro de conciliación verificando la legalidad
del acuerdo.

El Acta de Conciliación a que se refiere el artículo 16º de la Ley será redactada en


un formato especial que deberá ser aprobado por el MINJUS.

El Acta de Conciliación se ejecutará a través del proceso único de ejecución.

Con respecto a la reconvención contenida en el inciso g) del artículo 16º de la

Ley de Conciliación como formalidad del Acta de conciliación, es necesario


considerar lo estipulado en la disposición única de las disposiciones
modificatorias del D.L. 1070, articulo 445º señala que en caso que la pretensión
reconvenida sea materia conciliable el Juez para admitirla deberá verificar la asistencia
del demandado a la Audiencia de Conciliación y que conste la descripción de la o las
controversias planteadas por éste en el Acta de Conciliación Extrajudicial presentada
anexa a la demanda.

7.2. FORMAS DE CONCLUSIÓN DEL PROCEDIMIENTO CONCILIATORIO

29
El artículo 15° de la Ley señala cuales son las formas de conclusión del
procedimiento conciliatorio, siendo estas las siguientes:
a. Acuerdo total de las partes.
b. Acuerdo parcial de las partes.
c. Falta de acuerdo entre las partes.
d. Inasistencia de una parte a dos (2) sesiones.
e. Inasistencia de ambas partes a una (1) sesión.
f. Decisión debidamente motivada del Conciliador en Audiencia efectiva, por
advertir violación a los principios de la Conciliación, por retirarse alguna
de las partes antes de la conclusión de la Audiencia o por negarse a
firmar el Acta de Conciliación.

La conclusión bajo los supuestos de los incisos d), e) y f) no produce la


suspensión del plazo de prescripción contemplado en el Artículo 19° de la Ley, para la
parte que produjo aquellas formas de conclusión.

La formulación de reconvención en el proceso judicial, sólo se admitirá si la parte


que la propone, no produjo la conclusión del procedimiento conciliatorio al que fue
invitado, bajo los supuestos de los incisos d) y f) contenidos en el presente artículo.

La inasistencia de la parte invitada a la Audiencia de Conciliación, produce en el proceso


judicial que se instaure, presunción legal relativa de verdad sobre los hechos expuestos
en el Acta de Conciliación y reproducidos en la demanda. La misma presunción se
aplicará a favor del invitado que asista y exponga los hechos que determinen sus
pretensiones para una probable reconvención, en el supuesto que el solicitante no
asista. En tales casos, el Juez impondrá en el proceso una multa no menor de dos
ni mayor de diez Unidades de Referencia Procesal a la parte que no haya asistido
a la Audiencia.

Así pues, tenemos audiencias efectivas y audiencias no efectivas.

Una audiencia efectiva, es cuando todas las partes asisten a la audiencia y la no efectiva
cuando las partes o una de las partes no asisten a la sesión programada.

El acta de acuerdo total es aquella acta que se genera cuando todas las partes
involucradas se han puesto de acuerdo en los puntos controvertidos discutidos a
lo largo del procedimiento conciliatorio.

30
Su valor es de título ejecutivo.

El acta de acuerdo parcial tendrá dos valores: Titulo ejecutivo, respecto a los acuerdos
arribados por las partes respeto a los puntos controvertidos. Y de título de procedencia
respecto al extremo donde las partes no se pusieron de acuerdo.

Tanto el acta de Falta de acuerdo (que es aquella donde las partes no arribaron a
acuerdos), el acta de Inasistencia de una parte, se constituyen en requisitos de
procedencia. Si bien el acta de inasistencia de ambas partes, da por cumplido
el procedimiento, este tiene efectos legales para el que motivo la audiencia, las mismas
que implican la falta de interés para obrar Decisión motivada del conciliador. Esta forma
de conclusión siempre se da en sesión efectiva.

7.3. RECTIFICACIÓN DEL ACTA

El artículo 16° de la Ley señala los siguientes casos en que procede la Rectificación
del Acta:
c) Lugar y fecha en la que se suscribe.
d) Nombres, número del documento oficial de identidad y domicilio de las partes
o de sus representantes y, de ser el caso, del testigo a ruego
e) Nombre y número del documento oficial de identidad del conciliador
g) Los hechos expuestos en la solicitud de conciliación y, en su caso, los hechos
expuestos por el invitado como sustento de su probable reconvención, así como la
descripción de la o las controversias correspondientes en ambos casos. Para estos
efectos, se podrá adjuntar la solicitud de conciliación, la que formará parte
integrante del Acta, en el modo que establezca el
Reglamento
h). El Acuerdo Conciliatorio, sea total o parcial, consignándose de manera clara y precisa
los derechos, deberes u obligaciones ciertas, expresas y exigibles acordadas por las
partes; o, en su caso, la falta de acuerdo, la inasistencia de una o ambas partes a la
Audiencia o la decisión debidamente motivada de la conclusión del procedimiento por
parte del conciliador.
i) Firma del conciliador, de las partes intervinientes o de sus representantes legales, de
ser el caso.

31
El artículo 16º de la Ley, el Centro de Conciliación de oficio o a pedido de parte, deberá
convocar a las partes para informarles el defecto de forma que contiene el Acta y,
expedir una nueva que sustituya a la anterior con las formalidades de Ley.
De no producirse la rectificación del Acta por inasistencia de la parte invitada, el Centro
de Conciliación expedirá nueva Acta por falta de Acuerdo.
En caso de conclusión del procedimiento conciliatorio sin acuerdo, si dicha
Acta hubiese sido presentada en proceso judicial, y no se haya cuestionado la nulidad
formal en la primera oportunidad que tiene para hacerlo, se produce la convalidación
tácita de la misma. De haberse producido cuestionamiento por la parte contraria o
haber sido advertida por el Juez al calificar la demanda dará lugar a la devolución del
Acta, concediendo un plazo de quince (15) días para la subsanación.
El acto jurídico contenido en el Acta de Conciliación sólo podrá ser declarado nulo en vía
de acción por sentencia emitida en proceso judicial.

7.4. MÉRITO Y EJECUCIÓN DEL ACTA

El artículo 18° de la Ley de Conciliación señala que el acta con acuerdo


conciliatorio constituye título de ejecución. Los derechos, deberes u
obligaciones ciertas, expresas y exigibles que consten en dicha Acta se ejecutarán a
través del proceso de ejecución de resoluciones judiciales. Ralamente el mérito del
acta de conciliación es la de Titulo Ejecutivo de naturaleza extrajudicial y se ejecuta
en el proceso Único de ejecución, tal como lo establece el reglamento. Este
artículo es anterior a las modificatorias al Código Procesal Civil que establece el
nuevo proceso de ejecución (Decreto Legislativo Nº 1069).

32
CAPITULO II

33
CONCILIACIÓN JUDICIAL
8. REGULACIÓN LEGAL Y CONCEPTO DE LA CONCILIACION JUDICIAL

Cuando el conflicto de intereses de las partes se somete al proceso judicial excepcionalmente


no puede concluir en sentencia, sino que en base al principio de autonomía privada de las
partes termine el proceso de una manera especial, mediante la conciliación.

La conciliación judicial se entiende como el consenso que existe entre las partes del proceso
judicial para solucionar de una manera especial su conflicto de interés en el proceso
netamente, haciendo prevalecer el principio de consensualidad pero de manera limitada, por
que esta se realiza dentro del ámbito judicial. La conciliación judicial se entiende en nuestro
Derecho Procesal Civil como una forma especial de conclusión del proceso.

La regulación legal de esta institución jurídica se encuentra en nuestro Código Procesal civil
específicamente en el Titulo XI (Formas especiales de Conclusión del Proceso), Capítulo I
(Conciliación), del articulo 323 al 329.

Nos dice también Marianella Narvaez en su libro Comentarios al Código Procesal Civil:

La conciliación judicial es el acto jurídico, procesal, bilateral y solemne orientado a poner


fin al conflicto. Constituye una de las formas atípicas, anormales o especiales de concluir
el proceso judicial. (Narvaez, 2008, págs. 6-7)

Sin duda alguna este artículo demuestra que las partes hacen efectivo el ejercicio de
autonomía privada (en sede judicial) que pueden invocar en el conflicto jurídico en discusión,
siempre y cuando este fuera disponible. Además se recurre a un modo de solución de
conflictos, como es la autocomposición, ajeno al que se viene operando, como es el modo
heterocompositivo, en el que aparece un tercero con poder de definición.

9. OPORTUNIDAD DE LA CONCILIACION JUDICIAL

La oportunidad de la conciliación judicial, quiere expresar el momento en la cual se puedo


incoar una conciliación dentro del proceso, es así que el artículo 323 del Código Procesal Civil
establece …” Las partes pueden conciliar su conflicto de intereses en cualquier estado del
proceso, siempre que no se haya expedido sentencia en segunda instancia”…. (Gaceta
Jurídica, 2018, pág. 520)
En comento del artículo podemos decir que se puede incoar la conciliación en cualquier
estado del proceso, siempre que no haya concluido. Para que tenga eficacia y validez jurídica
debe ser aprobada por el juez y celebrada hasta antes de emitir sentencia en segunda

34
instancia, porque la decisión ha de recaer en el proceso todavía no goza de la inmutabilidad
de la cosa juzgada.

Nótese que la posibilidad de disposición del objeto de litigio, a través de la conciliación,


es una constante durante todo el desarrollo del proceso porque solo las partes son las
únicas legitimadas para poder disponer del derecho en litigio. (Narvaez, 2008, pág. 7)

10. FORMALIDAD DE LA CONCILIACIÓN Y REQUISITOS DE FONDO DE LA CONCILIACION

El artículo 324 del C.P.C establece lo siguiente:

Formalidad de la conciliación.-

Artículo 324.- La conciliación se lleva a cabo ante un centro de conciliación elegido por
las partes; no obstante, si ambas lo solicitan, puede el Juez convocarla en cualquier
etapa del proceso. El Juez no es recusable por las manifestaciones que pudiera
formular en esta audiencia.

Los Jueces, de oficio o a solicitud de ambas partes, podrán citar a una audiencia de
conciliación antes de emitir sentencia, salvo en los casos de violencia familiar. Si la
audiencia de conciliación fuera a petición de ambas partes y cualquiera de ellas no
concurre a la misma, se le aplica una multa de entre tres y seis unidades de referencia
procesal (URP). (Gaceta Jurídica, 2018, pág. 520)

Este artículo nos dice de manera clara y concisa de que la conciliación se lleva a cabo ante un
Centro de Conciliación extrajudicial elegido por las partes, pero asimismo, si las partes
solicitan, el juez puede invocarla en cualquier etapa del proceso

En comento del presente precepto normativo Marianella Narvaez nos dice

Una de las etapas del proceso que se realizaba de manera obligatoria, era la actividad
conciliatoria, luego del saneamiento procesal. La vieja redacción del artículo 468 del
CPC la tornaba en una actividad obligada para el juez luego del saneamiento, pero hoy
dicha actividad ha sido trasladada a los Centros de Conciliación Extrajudicial, dejando
la posibilidad que las partes la pueda promover en cualquier etapa del proceso,
inclusive hasta segunda instancia, como señala el artículo 323 del CPC. En otras

35
palabras, la conciliación judicial ha dejado de ser obligatoria para convertirse en una
actividad facultativa, de tal manera que el juez podrá convocar a la conciliación, en
cualquier estado del proceso, cuando estas la soliciten; sin embargo, debe dejarse
establecido que también el juez puede ejercer esa atribución de convocar a las partes
a una audiencia conciliatoria, en atención a la facultad que le confiere el artículo '185
de la LOPJ. (Narvaez, 2008, pág. 9)

El artículo 325 del Código Procesal Civil señala lo siguiente

Requisito de fondo de la conciliación.-

Artículo 325.- El Juez aprobará la conciliación que trate sobre derechos disponibles,
siempre que el acuerdo se adecúe a la naturaleza jurídica del derecho en litigio.
(Gaceta Jurídica, 2018, pág. 520)

En comento del presente artículo podemos resaltar unas características de la conciliación


judicial, pues el juez lo aprobara la conciliación siempre que trate o verse sobre derechos
disponibles, versando siempre en lo que señalo la pretensión de la demanda la decisión de
acuerdo.

11. CONCILIACIÓN JUDICIAL Y EFECTOS DE LA MISMA

Ya en la parte ultima del presente capitulo nos guiaremos en los artículos 327 y 328
específicamente. Es así que el artículo 327 establece la conciliación y el proceso, estipulando
lo siguiente:
Artículo 327.- Conciliación y proceso
Si habiendo proceso abierto, las partes concilian fuera de éste, presentarán con un
escrito el Acta de Conciliación respectiva, expedido por un Centro de Conciliación
Extrajudicial.
Presentada por las partes el acta de conciliación, el Juez la aprobará previa verificación
del requisito establecido en el artículo 325 y, declarará concluido el proceso.
Si la conciliación presentada al Juez es parcial, y ella recae sobre alguna de las
pretensiones o se refiere a alguno o algunos de los litigantes, el proceso continuará
respecto de las pretensiones o de las personas no afectadas. En este último caso, se
tendrá en cuenta lo normado sobre intervención de tercero. (Gaceta Jurídica, 2018, pág.
521).

36
En comento de la presente Marianella Narváez nos dice que

1. No podemos concebir que la conciliación extraproceso solamente pueda


invocarse previamente a este. Nada prohíbe para que esta pueda realizarse luego
de iniciado el proceso judicial. La diferencia está en que su discusión no
necesariamente debe darse ante el juez-conciliador del proceso sino que se puede
recurrir paralelamente a conciliadores de los centros de conciliación extrajudicial"
(Narvaez, 2008, pág. 528)

Además es necesario señalar la importancia de lo que nos dice el precepto normativoa sobre
lo siguiente Si la conciliación presentada al Juez es parcial, y ella recae sobre alguna de las
pretensiones o se refiere a alguno o algunos de los litigantes, el proceso continuará respecto
de las pretensiones o de las personas no afectadas. En este último caso, se tendrá en cuenta
lo normado sobre intervención de tercero. (Gaceta Jurídica, 2018, pág. 521)

El artículo 328 señala de que…” La conciliación surte el mismo efecto que la sentencia que
tiene la autoridad de la cosa juzgada”...

En comentario del articulo podemos decir de la importancia que tiene la conciliación es


medular en el proceso ya que equivale a emitir una sentencia con calidad de cosa juzgada.

37
CAPITULO III

38
CONCILIACION LABORAL
12. ANTECEDENTES

En el Perú los sistemas de conciliación laboral a nivel judicial y con algunos esfuerzos a nivel
prejudicial se han venido implementando normativamente a lo largo de estos últimos años,
pero aún no se percibe en los actores de la relación laboral una cultura de paz en el uso de
este mecanismo para la solución de sus conflictos laborales individuales. Por eso es necesario
plantear la problemática actual de este importante mecanismo de resolución de conflictos.
La conciliación en materia laboral aparece en los años setenta a cargo del Ministerio de
Trabajo mediante la conciliación administrativa. Luego en el año 1996 con la Ley N° 26636 -
Ley Procesal del Trabajo vigente a la fecha, se introduce la Conciliación Judicial como etapa
procesal obligatoria, asimismo este cuerpo normativo la prevé como forma de conclusión
anticipada del proceso. Esta norma procesal también incorporó la conciliación privada, la cual
requería de homologación judicial para que adquiera el valor de cosa juzgada, lo que generó
su poco uso.
Como último desarrollo normativo en esta materia tenemos al Nuevo Reglamento de la Ley
de Conciliación Extrajudicial, aprobado por D.S. N° 004-2005-JUS (aprobado en febrero de
2005), el cual dispuso que el Ministerio de Justicia (MINJUS) en coordinación con el
Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), implementaran el Plan Piloto de
Conciliación Extrajudicial Laboral.
Actualmente ambos ministerios (MINJUS y MTPE), han programado para inicios del presente
año, un segundo curso de capacitación en conciliación extrajudicial laboral, dirigido a
servidores de ambos sectores, con la participación de expositores de primer nivel
especialistas en materia laboral y técnicas de conciliación extrajudicial.
Por último cabe mencionar que con la nueva Ley General de Inspección del Trabajo, Ley
28806, en vigencia a partir de Octubre de 2006, quedó derogada la conciliación del inspector
de trabajo prevista en el anterior procedimiento de inspección laboral regulado en el artículo
8 del Decreto Legislativo 910.
Luego de esta breve introducción vamos analizar la situación actual de cada una de estos
tipos de conciliación laboral, las cuales se mantienen en nuestra legislación.

39
13. GENERALIDADES

13.1. NOCION

Es un mecanismo auto compositivo de solución de conflictos laborales con


intervención de un tercero (conciliador o juez) quien busca acercar a las partes para
que lleguen a un acuerdo, teniendo la facultad de proponer fórmulas que den término
a las controversias. De acuerdo a José María Videla del Mazo, es aconsejable que la
conciliación y los otros mecanismos alternativos se efectúen antes de la etapa judicial
cuando no se tenga que interpretar normas legales o complejos antecedentes
Jurisprudenciales.
El Tribunal Constitucional la define como “una forma interventiva de solución pacífica
del conflicto laboral acentuado por el fracaso de la negociación directa entre los
representantes de los empleadores y de los trabajadores–, que consiste en que un
tercero neutral interpone sus ‘buenos oficios’ induciendo a las partes a zanjar sus
diferencias y ayudándolos a encontrar una solución satisfactoria para ambos; vale
decir, se propende a que alcancen por sí mismos un acuerdo que ponga fin al conflicto.
Así, la labor conciliadora consiste en apaciguar y frenar la confrontación.

14. LA CONCILIACIÓN COMO MEDIO ALTERNATIVO DE EXTINCIÓN DEL PROCESO

Cuando analizamos la conciliación en la nueva estructura laboral, lo primero que nos llama la
atención es que forma parte de un grupo muy grande de formas como puede finalizar un
proceso laboral. Y es que dentro de un proceso, además de la sentencia, pueden presentarse
otros tipos de actos extintivos que pueden pronunciarse respecto de la litis como otros que
simplemente lo extinguen sin adentrarse en el fondo del caso ni solucionar el conflicto de
intereses. Así, la anterior Ley Procesal del Trabajo, Ley Nº 26636 (en adelante, la ALPT),
regulaba de forma escueta solo dos medios alternativos de extinción de la relación procesal:
la conciliación y el desistimiento. Utilizándose supletoriamente el Código Procesal Civil para
aplicar los modos de extinción del proceso señalados en el referido cuerpo legal, cuando el
caso ameritara; ya que “[la ALPT] no se refiere a formas especiales de conclusión del proceso,
sino a la conclusión anticipada del proceso a través de la conciliación y el desistimiento.
Se trata pues de situaciones distintas, lo que nos lleva a sostener que el precepto de la [ALPT]
no es limitativo, lo que significa que en un proceso laboral hay dos maneras de concluir el
proceso: una, en forma anticipada, mediante la conciliación y el desistimiento; la otra, a
través de la sentencia, lo que no impide que el proceso laboral, también concluya por alguna

40
de las vías a la que el CPC denomina formas especiales de conclusión del proceso”. Esta
disyuntiva se dejó de lado con la NLPT, que de forma expresa señaló los medios de extinción
del proceso; se dejó de lado la escueta clasificación de medios extintivos que tenía la ALPT,
por una detallada mención de los mismos
La Ley Nº 26872 señala que la conciliación “es una institución que se constituye como un
mecanismo alternativo para la solución de conflictos, por el cual las partes acuden ante un
centro de conciliación extrajudicial a fin de que se les asista en la búsqueda de una solución
consensual al conflicto”.
De estas definiciones observamos que la conciliación supone la presencia de un tercero que
asiste a las partes a conciliar, es decir, impulsa para que ambas partes propongan soluciones
a la litis; a diferencia de la mediación donde el mediador no solo impulsa que las partes
solucionen ellas mismas sino que la partes autorizan específicamente al conciliador la
presentación de una o varias propuestas de solución.
En ese sentido, la conciliación es un medio autocompositivo de solución de conflictos donde
las partes logran una solución consensuada contando con la participación de un tercero (un
juez, funcionario o particular debidamente autorizado) que la impulsa, llegando a un acuerdo
de sus intereses en conflicto, el cual tendrá el carácter de cosa juzgada siempre que no
contravenga la ley y reúna los requisitos que esta exige.

15. LA CONCILIACION EN EL DERECHO LABORAL PERUANO

Para empezar a definir la conciliación en el derecho laboral peruano es menester mencionar


que desde 1949, en la Cuarta Conferencia de los Estados de América miembros de la OIT
realizada en Montevideo, se remarcó el fomento a la conciliación antes que se dicte un fallo
judicial, recién desde los años setenta comenzó la experiencia conciliatoria peruana, lo cual
ha permitido inculcar en las partes su uso y ventajas, y así mantenerlo como una etapa
obligatoria en los conflictos colectivos y no dudamos que esa obligatoriedad en pocos años
se trasladará al ámbito de los conflictos derivados de las relaciones individuales de trabajo.
Considero necesario que se resuelva el problema de la formación de los conciliadores a fin
que se especialicen en materia laboral, actualmente los conocimientos de estos operadores
en sede administrativa se adquieren empíricamente, pese a que se les requiere que
previamente se acrediten como conciliadores extrajudiciales en el Ministerio de Justicia, pero
sucede que en la mayoría de los casos, la experiencia que estos operadores poseen antes de
inscribirse en dicho Registro se reduce a una escasísima práctica en los cursos de formación y

41
la insuficiente preparación que se les brinda en los Centros de Formación existentes. VER
ANEXO N° 6

16. FORMAS ESPECIALES DE CONCLUSION DEL PROCESO

El proceso laboral puede concluir, de forma especial, por:


 Conciliación,
 Allanamiento,
 Reconocimiento de la demanda,
 Transacción
 Desistimiento o abandono
 También concluye cuando ambas partes inasisten por segunda vez a cualquiera de las
audiencias programadas en primera instancia.
La conciliación y la transacción pueden ocurrir dentro del proceso, cualquiera sea el estado
en que se encuentre, hasta antes de la notificación de la sentencia con calidad de cosa
juzgada. El juez puede, en cualquier momento, invitar a las partes a llegar a un acuerdo
conciliatorio, sin que su participación implique prejuzgamiento y sin que lo manifestado por
las partes se considere declaración. Si ambas partes concurren al juzgado llevando un
acuerdo para poner fin al proceso, el juez le da trámite preferente en el día.

17. TEST DE DISPONIBILIDAD DE DERECHOS

Para que un acuerdo conciliatorio o transaccional ponga fin al proceso debe superar el test
de disponibilidad de derechos, para lo cual se toman los siguientes criterios:
 El acuerdo debe versar sobre derechos nacidos de una norma dispositiva, debiendo
el juez verificar que no afecte derechos indisponibles;
 debe ser adoptado por el titular del derecho; y
 debe haber participado el abogado del prestador de servicios demandante.
Los acuerdos conciliatorios y transaccionales también pueden darse independientemente de
que exista un proceso en trámite, en cuyo caso no requieren ser homologados para su
cumplimiento o ejecución.
La demanda de nulidad del acuerdo es improcedente si el demandante lo ejecutó en la vía
del proceso ejecutivo habiendo adquirido, de ese modo, la calidad de cosa juzgada

18. AUDIENCIA DE CONCILIACION

La audiencia de conciliación se lleva a cabo del siguiente modo:

42
1. La audiencia, inicia con la acreditación de las partes o apoderados y sus abogados. Si el
demandante no asiste, el demandado puede contestar la demanda, continuando la
audiencia. Si el demandado no asiste incurre automáticamente en rebeldía, sin necesidad de
declaración expresa, aun cuando la pretensión se sustente en un derecho indisponible.
También incurre en rebeldía automática si, asistiendo a la audiencia, no contesta la demanda
o el representante o apoderado no tiene poderes suficientes para conciliar. El rebelde se
incorpora al proceso en el estado en que se encuentre, sin posibilidad de renovar los actos
previos.
Si ambas partes inasisten, el juez declara la conclusión del proceso si, dentro de los treinta
(30) días naturales siguientes, ninguna de las partes hubiese solicitado fecha para nueva
audiencia.
2. El juez invita a las partes a conciliar sus posiciones y participa activamente a fin de que
solucionen sus diferencias total o parcialmente.
Por decisión de las partes la conciliación puede prolongarse lo necesario hasta que se dé por
agotada, pudiendo incluso continuar los días hábiles siguientes, cuantas veces sea necesario,
en un lapso no mayor de un (1) mes. Si las partes acuerdan la solución parcial o total de su
conflicto el juez, en el acto, aprueba lo acordado con efecto de cosa juzgada; asimismo,
ordena el cumplimiento de las prestaciones acordadas en el plazo establecido por las partes
o, en su defecto, en el plazo de cinco (5) días hábiles siguientes. Del mismo modo, si algún
extremo no es controvertido, el juez emite resolución con calidad de cosa juzgada ordenando
su pago en igual plazo.
3. En caso de haberse solucionado parcialmente el conflicto, o no haberse solucionado, el
juez precisa las pretensiones que son materia de juicio; requiere al demandado para que
presente, en el acto, el escrito de contestación y sus anexos; entrega una copia al
demandante; y fija día y hora para la audiencia de juzgamiento, la cual debe programarse
dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes, quedando las partes notificadas en el acto.
Si el juez advierte, haya habido o no contestación, que la cuestión debatida es solo de
derecho, o que siendo también de hecho no hay necesidad de actuar medio probatorio
alguno, solicita a los abogados presentes exponer sus alegatos, a cuyo término, o en un lapso
no mayor de sesenta (60) minutos, dicta el fallo de su sentencia. La notificación de la
sentencia se realiza de igual modo a lo regulado para el caso de la sentencia dictada en la
audiencia de juzgamiento”.
La conciliación en la NLPT tiene un matiz totalmente diferente al que hallamos en la ALPT,
pues como señalamos la nueva normativa no solo supone un cambio de normas sino implica
un cambio en la forma de resolver los conflictos laborales, preponderando la rapidez en la
tutela, ya que prima la celeridad y la oralidad, en el entendido de que “justicia que tarda no
es justicia”.

43
19. ESTANDARES MINIMOS PARA SALVAGUARDAR LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

a) El acuerdo debe versar sobre derechos nacidos de una norma dispositiva; en este caso la
norma hace referencia al objeto de la conciliación, y al hecho de que no se puede lesionar
con este acto el principio de irrenunciabilidad de los derechos laborales; así, cuando se
plantee una conciliación, esta puede versar sobre derechos que son inciertos o discutibles,
vale decir, derechos dudosos o controvertidos, los cuales serán transigibles y renunciables,
siempre y cuando no desconozcan el mínimo de derechos y garantías que se le reconocen al
trabajador; caso contrario, cualquier conciliación en el campo laboral, que desconozca estos
derechos, carece por completo de validez.
b) Debe ser adoptado por el titular del derecho; las partes son el prestador de servicios
laborales, formativos o cooperativistas, y el empleador. Para que las partes que intervienen
en la conciliación se puedan obligar es necesario que tengan plena capacidad para conciliar,
así en el caso de las personas que actúen como representantes de la partes, deberán tener
un poder con facultades expresas para poder llegar a un acuerdo conciliatorio; y
c) Debe haber participado el abogado del prestador de servicios demandantes. En este caso
se busca que el trabajador cuente con el debido asesoramiento al momento de la firma del
acto, de modo que tenga claro el alcance y efectos de este acuerdo.
Asimismo, podemos apreciar dentro de la NLPT dos supuestos o momentos en los cuales
puede presentarse la conciliación dentro del proceso laboral:
a) La conciliación como etapa del proceso, en este caso lo que observamos es la conciliación
como una etapa obligatoria del proceso laboral (ordinario o abreviado), pero que a diferencia
del proceso laboral de la ALPT tiene características muy particulares.
a.1) En el proceso ordinario laboral: En este caso observamos que presentada la demanda, lo
que sucede es que el juez, verificados los requisitos de la demanda, emite resolución
disponiendo: a) La admisión de la demanda; b) la citación a las partes a audiencia de
conciliación, la cual debe ser fijada en día y hora entre los veinte (20) y treinta (30) días
hábiles siguientes a la fecha de calificación de la demanda; y c) el emplazamiento al
demandado para que concurra a la audiencia de conciliación con el escrito de contestación y
sus anexos. Es decir, se puede apreciar que la conciliación tiene una audiencia
predeterminada a diferencia de lo que señalaba la ALPT, donde no existía una audiencia
especial preestablecida sino era una etapa de la audiencia única del antiguo proceso
ordinario laboral.
Otra gran diferencia es que la convocatoria a la audiencia de conciliación sucede antes de la
contestación de la demanda. Es una etapa inicial y anterior en sí al establecimiento de las
posiciones en conflicto. Esto, suponemos, en un afán de que las partes puedan tener mayor
libertad para el planteamiento de soluciones a la litis, y se evite estar sujetas al “corsé” que
implica el conocimiento de las pruebas y argumentos de defensa de ambas partes, y se evite
el cálculo costo-beneficio de continuar o no con el proceso; tanto es así que esta es la única
etapa del proceso laboral que no se graba en audio y video.
En la audiencia y con las partes presentes, el juez invita a las partes a conciliar sus posiciones
y participar activamente a fin de que solucionen sus diferencias total o parcialmente.
Debemos señalar que esta es la única etapa del proceso laboral que no se graba, el juez
ordena que cese la grabación mientras las partes llegan a una solución conciliada.

44
Asimismo, debemos señalar que por decisión de las partes la conciliación puede prolongarse
lo necesario hasta que se dé por agotada, pudiendo incluso continuar los días hábiles
siguientes, cuantas veces sea necesario, en un lapso no mayor de un mes. Obsérvese que a
diferencia de lo que sucede en la ALPT donde la conciliación aparecía solo como una “valla”
que pasar en el tedioso proceso ordinario. En la NLPT, la conciliación tiene mucha
importancia, pues el juez debe promoverla y de ser el caso incluso durar un mes si se avizora
que las partes por sí solas pueden llegar a una solución sin la necesidad de llegar a una
sentencia.
Ahora bien, en el caso de que las partes acuerdan la solución parcial o total de su conflicto el
juez, en el acto, que aprueba lo acordado tendrá efecto de cosa juzgada; asimismo, ordenará
el cumplimiento de las prestaciones acordadas en el plazo establecido por las partes o, en su
defecto, en el plazo de cinco días hábiles siguientes. Del mismo modo, si algún extremo no es
controvertido, el juez emite resolución con calidad de cosa juzgada ordenando su pago en
igual plazo.
En caso de haberse solucionado parcialmente el conflicto, o no haberse solucionado, el juez
precisa las pretensiones que son materia de juicio; requiere al demandado para que
presente, en el acto, el escrito de contestación y sus anexos; entrega una copia al
demandante; y fija día y hora para la audiencia de juzgamiento, la cual debe programarse
dentro de los treinta días hábiles siguientes, quedando las partes notificadas en el acto. Así,
se observa que recién el acto de contestación de la demanda se producirá si la conciliación
fracasa y recién se convocará a la audiencia de juzgamiento. Pudiéndose en este caso
apreciar que la razón de que la conciliación se produzca en una etapa anterior a la
contestación reside en el hecho de que se busca en aras de la economía procesal lograr
soluciones a los conflictos sin la necesidad de generarle gastos innecesarios al Estado.
Podemos afirmar que la NLPT está a favor de los medios autocompositivos de solución de
conflictos, antes de los heterocompositivos que son la solución más extrema cuando los
primeros han fallado.

20. LA CONCILIACION SE PRESENTA DE ACUERDO A LA ETAPA

a.2) En el proceso ordinario laboral: En este caso la conciliación se presenta como una etapa
dentro de la audiencia única, y esto obedece al hecho de que este proceso es muy corto a
diferencia del ordinario, guardándose los mismos formalismos, aunque a diferencia del
ordinario, donde no se conocen los medios de defensa de ambas partes, aquí ya se produjo la
contestación.
b) La conciliación judicial intraproceso (durante el proceso). En este caso no estamos
hablando de la conciliación como una etapa procesal sino como un acto que puede ocurrir en

45
cualquier momento en el ínterin de la audiencia de juzgamiento (proceso ordinario) o dentro
del proceso único, luego de la etapa conciliatoria (proceso abreviado).
En este caso, de existir en los momentos citados, un ánimo de las partes de conciliar, el juez
invita a las partes a conciliar sus posiciones y participa activamente a fin de que solucionen
sus diferencias total o parcialmente. En este caso, mientras el juez sigue el procedimiento,
puede tal vez percibir visos de una solución conciliada del conflicto, y puede en cualquier
momento invitar nuevamente a las partes a llegar a un acuerdo conciliatorio, sin que su
participación implique prejuzgamiento y sin que lo manifestado por las partes se considere
declaración. El juez con el conocimiento de todo lo ocurrido en el proceso “podrá apreciar
con mayor detenimiento qué distancias o cercanías existen entre los oponentes para que sus
puntos de vista se morigeren y de esa forma concluyan sus diferencias. Además de que el
juez será siempre la autoridad idónea para auspiciar una conciliación, por estar premunido
de una especial investidura que puede conducir a la terminación anticipada del proceso”.
A diferencia de lo que sucedía en la ALPT donde por aplicación supletoria del CPC solo podía
conciliarse hasta antes de que se emita la sentencia en segunda instancia; en la NLPT se
puede conciliar hasta antes de la notificación de la sentencia con calidad de cosa juzgada.
Vale decir, la NLPT ha extendido esta oportunidad hasta antes del acto de notificación del
fallo casatorio. Asimismo, consideramos que las partes pueden conciliar en los siguientes
supuestos

21. La conciliación extrajudicial y privada

21.1. NOCIÓN

Es un mecanismo alternativo para la solución de conflictos, por el cual las partes


acuden ante un Centro de Conciliación extrajudicial a fin de que se les asista en la
búsqueda de una solución consensual al conflicto.
La conciliación extrajudicial se rige por la Ley de Conciliación, Ley N° 26872; que
establece las reglas para un acuerdo conciliatorio válido. En este caso el acuerdo
conciliatorio lo recoge un acuerdo conciliatorio que tiene mérito de título ejecutivo, y
no será necesario homologarlo en un proceso judicial; teniendo validez por sí solo.

22. LA MATERIA LABORAL ES CONCILIABLE EN LOS SIGUEINTES PARAMETROS:

Según el artículo 7 de la Ley N° 26872, la materia laboral es conciliable en la medida que se


efectúe sobre los siguientes parámetros:

46
a) La conciliación en materia laboral se llevará a cabo respetando el carácter irrenunciable de
los derechos del trabajador; es decir, en concordancia con lo señalado en el artículo 30 de la
NLPT, deberá superar del test de disponibilidad de derechos antes explicado.

23. LA MATERIA LABORAL SERA ATENDIDA:

-Centros de Conciliación Gratuitos del Ministerio de Justicia.


- Centros de Conciliación Gratuitos del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.
- Centros de conciliación privados para lo cual deberán de contar con conciliadores
acreditados en esta materia por el Ministerio de Justicia. En la audiencia de conciliación en
materia laboral las partes podrán contar con un abogado de su elección o, en su defecto,
deberá de estar presente al inicio de la audiencia el abogado verificador de la legalidad de los
acuerdos.

24. CARACTERISTICAS

 Es un instrumento de solución voluntaria de un conflicto.


 Es un instrumento diligente, ya que pretende lograr la descongestión de los
despachos judiciales.
 Es un mecanismo alternativo de solución de conflictos que puede ejecutarse por
fuera del proceso judicial o en el curso del mismo.
 Es un mecanismo de participación de la sociedad civil en los asuntos que la afectan.
 Es un mecanismo excepcional.
 Es un mecanismo útil para la solución de conflictos.
 Es un sistema voluntario, privado y bilateral de resolución de conflictos.
 Es una actividad preventiva, ya que busca la solución del conflicto antes de acudir a la
vía formal procesal.
 Es una forma de resolver los conflictos con la intervención de un tercero.
 Tiene un ámbito que se extiende a todos aquellos conflictos susceptibles de ser
negociados y es altamente aplicado en el derecho laboral

25. EL ACTA CONCILIATORIA DEBE PRESENTAR LOS SIGUIENTES FORMALISMOS:

- Números correlativo y de expediente. Aunque su omisión no enerva el documento.


- Lugar y fecha en la que se suscribe.
- Nombres, número del documento oficial de identidad y domicilio de las partes o de sus
representantes y, de ser el caso, del testigo a ruego.

47
- Nombre y número del documento oficial de identidad del conciliador.
- Número de registro y, de ser el caso, registro de especialidad del conciliador. Aunque debe
resaltarse que la falta de este no enerva la validez del acta.
- Los hechos expuestos en la solicitud de conciliación y, en su caso, los hechos expuestos por
el invitado como sustento de su probable reconvención, así como la descripción de la o las
controversias correspondientes en ambos casos.
- El Acuerdo Conciliatorio, sea total o parcial, consignándose de manera clara y precisa los
derechos, deberes u obligaciones ciertas, expresas y exigibles acordadas por las partes; o, en
su caso, la falta de acuerdo, la inasistencia de una o ambas partes a la Audiencia o la decisión
debidamente motivada de la conclusión del procedimiento por parte del conciliador.
- Firma del conciliador, de las partes intervinientes o de sus representantes legales, de ser el
caso. En el caso de que la parte o las partes no ha podido firmar o imprimir su huella digital
por algún impedimento físico, deberá verificarse la firma y huella digital de un testigo. En el
caso de los analfabetos, también intervendrá un testigo a ruego, quien leerá y firmará el Acta
de Conciliación. La impresión de la huella digital del analfabeto importa la aceptación al
contenido del Acta. En ambos casos se dejará constancia de esta situación en el Acta.
- Huella digital del conciliador, de las partes intervinientes o de sus representantes legales, de
ser el caso. Aunque debe resaltarse que la falta de este requisito no enerva la validez del
acta.
- El nombre, registro de colegiatura, firma y huella del abogado del Centro de Conciliación
Extrajudicial, quien verificará la legalidad de los acuerdos adoptados, tratándose del acta con
acuerdo sea este total o parcial. Aunque debe resaltarse que la falta de este no enerva la
validez del acta.
- Firma del abogado del trabajador, atendiendo precisamente el test de disponibilidad de
derechos antes explicado
La conciliación que cumpla los requisitos y sea presentada en la oportunidad debida
determina que el juez declare la conclusión del proceso y tendrá la autoridad de la cosa
juzgada, por lo que los derechos, deberes u obligaciones ciertas, expresas y exigibles que
consten en dicha acta podrán ser exigibles a través del proceso de ejecución. En caso de que
el acta de conciliación no cumpla con los requisitos señalados se podrá iniciar un proceso de
nulidad de acuerdo conciliatorio, pero si este ya se ejecutó judicialmente y ya tiene la calidad
de cosa juzgada, la demanda de nulidad del acuerdo será improcedente12.
Asimismo, puede darse el caso de un acuerdo de conciliación parcial, en cuyo caso el
conflicto continuará respecto de los extremos no conciliados.

48
Ahora bien, cuando se promulgó la Ley de Conciliación se estableció un vacatio legis para que
la conciliación extrajudicial sea obligatoria en varias materias, incluida la laboral. Sin
embargo, con la promulgación del Decreto Legislativo Nº 1070, la Conciliación establecida no
resulta exigible a efectos de calificar la demanda en materia laboral. Vale decir, no es
necesario recurrir a la conciliación antes de inicio de la demanda, siendo en todo caso un
derecho potestativo de las partes recurrir a esta forma de conclusión del proceso.
Consideramos que este cambio de criterio legal también se debe a que dentro de la
estructura del nuevo proceso laboral constituye una etapa obligatoria.

26. LA CONCILIACION LABORAL SE PUEDE PRESENTAR EN DOS SUPUESTOS:

A) Que la conciliación se produzca durante el proceso laboral, pero fuera de la sala de


audiencia; en este caso ambas partes pueden concurrir a la audiencia de conciliación o
juzgamiento con el acuerdo conciliatorio celebrado, lo que tendrá como efecto que el juez
inmediatamente ponga fin a la litis.
Asimismo, puede darse el caso de que, antes de cualquiera de las audiencias citadas,
cualquiera de las partes presente un escrito adjuntando el acuerdo conciliatorio original o
una copia legalizada por notario.
En este caso, igualmente, el juez deberá examinar que este acuerdo cumpla test de
disponibilidad de derechos, y en caso de que los cumpla, debe dar por concluido el proceso
judicial. Debemos resaltar que esta verificación no es una homologación que era el acto por
el que el juez otorgaba validez y reconocía efectos respecto de conciliaciones; en este caso,
el acto de conciliación per se extingue el proceso, lo único que hace el juez es verificar que
dicho acto no lesione el principio de irrenunciabilidad de los derechos laborales.
B) Que la conciliación se hubiera efectuado antes del inicio de un proceso laboral; es el caso
de que las partes arriban a un acuerdo antes de plantearse una litis, en un claro afán de no
recurrir a un proceso judicial. Sin embargo, en acto creemos de mala fe y temeridad
procesal, una de las partes demanda.
En este la conciliación celebrada puede ser opuesta como una excepción, la que puede ser
señalada por escrito en la contestación, o también presentada en la confrontación de
posiciones. Aunque también, teniendo en cuenta la posibilidad que ofrece la ley de un
juzgamiento anticipado, en mérito del último párrafo del artículo 43.3 de la NLPT; el juez,
teniendo a la vista el acuerdo conciliatorio y verificando que lo reclamado fue materia
conciliada, pueda dar por concluido el proceso y no lesionó el principio de irrenunciabilidad

49
de los derechos laborales, puede dictar una resolución amparando y ordenando la
terminación del proceso laboral.

DIFERENCIAS DE LA CONCILIACION JUDICIAL, EXTRAJUDICIAL Y LABORAL


27. DIFERENCIAS DE LA CONCILIACION EN SUS DIVERSOS ASPECTOS

Empezamos diciendo que la Conciliación Extrajudicial, a diferencia de aquella realizada dentro de


un proceso, es mucho más flexible; genera características propias; fomenta la creatividad entre
las partes, y sobre todo tiene bien definido su marco de acción en cuanto a la orientación que se
le debe dar al conflicto.
Entre las diferencias que se pueden presentar están:

Nivel de solución:

En el Proceso Judicial se busca enfocar cuáles son las pretensiones o exigencias planteadas en la
demanda, contestación o en su caso en la reconvención.

La Conciliación Extrajudicial, se centra en resolver problemas manifestados en la solicitud de


conciliación o que surjan durante la respectiva Audiencia, conforme al tercer párrafo del artículo 9
del Decreto Supremo N° 001-98-JUS, con la finalidad de dar posibles soluciones que satisfagan los
intereses y necesidades de ambas partes.

En la Conciliación Laboral, se busca atacar al problema, es decir eliminar el conflicto, solucionarlo


de una manera satisfactoria, pero si no se logra extinguirlo totalmente, puede ser parcial, es decir
se resolverá el conflicto de la parte parcial, y seguirá el proceso con normalidad de la parte que no
se llegó a un acuerdo.

Criterios de Solución:

En la conciliación judicial se busca interpretar y aplicar la norma correcta para solucionar el


conflicto.
En la Conciliación Extrajudicial existe un marco amplio que garantiza la legalidad de los acuerdos
sin la necesidad que sea la norma la que respalde en estos casos.

En la Conciliación Laboral se busca dar solución al conflicto laborar que versa entre el trabajador y
la otra parte que sería la persona jurídica o la empresa.

Contexto:

En la Conciliación Judicial se sigue una orientación Adversarial.

50
En la Conciliación Extrajudicial se persigue una orientación Negocial, consensual, estratégico, es
decir predomina el principio de cooperatividad y el ambiente es no adversarial.

En la Conciliación Laboral, se sigue un ambiente consensual donde las partes puedan resolver su
conflicto a través de unc entro de conciliación privado, o en el mismo proceso o también fuera del
mismo.

Personajes

En la conciliación judicial interviene el juez, parte demandada y demandante

En la Conciliación extrajudicial intervienen las partes y el conciliador acreditado por el ministerio


de justicia y derechos humanos.

En la conciliación laboral interviene un juez, también un conciliador privado que trabaja en un


centro de conciliación privado, y un abogado e conciliador que puede ser del centro de
conciliación público y del Estado.

CONCILIACIÓN EXTRAJUDICIAL

La Conciliación Extrajudicial, de acuerdo a lo antes expresado, busca que las partes con asistencia
del conciliador puedan:

 Lograr su propia solución en base a la creatividad.


 Promover la comunicación, entendimiento mutuo y empatía.
 Mejorar sus relaciones.
 Minimizar, evitar o mejorar la participación en el sistema judicial.
 Trabajar conjuntamente hacia el logro de un entendimiento mutuo para resolver un
conflicto.

CONCILIACIÓN JUDICIAL

 Es aquella que tiene lugar dentro del proceso judicial correspondiente, ya sea como
instancia obligatoria o como mecanismo voluntario.

CONCILIACIÓN LABORAL

Es una forma interventiva de solución pacífica del conflicto laboral acentuado por el fracaso
de la negociación directa entre los representantes de los empleadores y de los trabajadores–,
que consiste en que un tercero neutral interpone sus buenos oficios induciendo a las partes a
zanjar sus diferencias y ayudándolos a encontrar una solución satisfactoria para ambos; vale

51
decir, se propende a que alcancen por sí mismos un acuerdo que ponga fin al conflicto. Así, la
labor conciliadora consiste en apaciguar y frenar la confrontación.

52
CAPITULO IV

53
28. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 Congreso de la Republica. (28 de Junio de 2008). Decreto Legislativo 1070. Decreto


Legislativo 1070. Lima, Perú, Perú.

 Gaceta Jurídica. (2018). Codigo Procesal Civil. Lima: Gaceta Jurídica.

 Ledesma, M. I. (2013). Manual De Conciliación Extrajudicial. Lima.

 Narvaez, M. L. (2008). Comentarios al Código Procesal Civil. Lima: Gaceta Jurídica.

 Real Academia de la Lengua Española. (17 de Mayo de 2018). Real Academia de la Lengua
Española. Obtenido de Real Academia de la Lengua Española: http://www.rae.es/

 Rubio Betancourt, E. R., & Fayad Valverde, A. V. (2014). Manual De Conciliacion


Extrajudicial. Perú: Centro de Estudios en Justicia y Derechos Humanos .

54
29. CONCLUSIONES

Para nosotros la conciliación extrajudicial es aquel proceso de diálogo estructurado,


que se desarrolla con la participación de un tercero neutral e imparcial denominado
Conciliador. Este tercero no puede decidir la solución más conveniente, pero a
diferencia del Mediador, está facultado a proponer eventualmente fórmulas de
solución no obligatorias a las partes para la resolución del conflicto, sin transgredir
la voluntad de las partes.
La conciliación judicial se entiende como el consenso que existe entre las partes del
proceso judicial para solucionar de una manera especial su conflicto de interés en el
proceso netamente, haciendo prevalecer el principio de consensualidad pero de
manera limitada, por que esta se realiza dentro del ámbito judicial. La conciliación
judicial se entiende en nuestro Derecho Procesal Civil como una forma especial de
conclusión del proceso.
Es un mecanismo auto compositivo de solución de conflictos laborales con
intervención de un tercero (conciliador o juez) quien busca acercar a las partes para
que lleguen a un acuerdo, teniendo la facultad de proponer fórmulas que den
término a las controversias.

55
ANEXOS

56
ANEXO N° 1

Fuente: Libros, RECUPERADO DE Rubio Betancourt, E. R., & Fayad Valverde, A. V. (2014). Manual
De Conciliacion Extrajudicial. Perú: Centro de Estudios en Justicia y Derechos Humanos .

En esta imagen se puede apreciar la regulación legal de la conciliación extrajudicial


en nuestro sistema jurídico peruano

57
ANEXO N° 2

Fuente: Libros, RECUPERADO DE Rubio Betancourt, E. R., & Fayad Valverde, A. V. (2014). Manual
De Conciliacion Extrajudicial. Perú: Centro de Estudios en Justicia y Derechos Humanos .

En esta imagen se puede apreciar la normas accesorias l de la conciliación


extrajudicial en nuestro sistema jurídico peruano

58
ANEXO N° 3

Fuente: Libros, RECUPERADO DE Rubio Betancourt, E. R., & Fayad Valverde, A. V. (2014). Manual
De Conciliacion Extrajudicial. Perú: Centro de Estudios en Justicia y Derechos Humanos .

En esta imagen se puede apreciar procedimiento de la conciliación extrajudicial en


nuestro sistema jurídico peruano

59
ANEXO N° 4

Fuente: Libros, RECUPERADO DE Rubio Betancourt, E. R., & Fayad Valverde, A. V. (2014). Manual
De Conciliacion Extrajudicial. Perú: Centro de Estudios en Justicia y Derechos Humanos .

En esta imagen se puede apreciar una ejemplificación del procedimiento de la


conciliación extrajudicial en nuestro sistema jurídico peruano

60
ANEXO N° 5

Fuente: Libros, RECUPERADO DE Rubio Betancourt, E. R., & Fayad Valverde, A. V. (2014). Manual
De Conciliacion Extrajudicial. Perú: Centro de Estudios en Justicia y Derechos Humanos .

En esta imagen se puede apreciar de manera concisa el proceso de conciliación


extrajudicial

61
ANEXO N° 6

Fuente: Libros, RECUPERADO DE: Gaceta Jurídica

En esta imagen se puede apreciar el test de disponibilidad de la conciliación laboral

62