Вы находитесь на странице: 1из 18

1

Portada……………………………………………………………………………………1

Índice ……………………………………………………………………………………..2

Introducción………………………………………………………………………………3

Que es competencia desleal..................................................................... ............4

Actos que se consideran desleales………………………………………………..….5

Clasificación legal de la competencia desleal………………………………………..6

Cláusula general………………………………………………………………….……..7

Actos de engaño………………………………………………………………………...8

Actos de confusión……………………………………………………………………...9

Omisiones engañosas…………………………………………………………………..9

Prácticas agresivas…………………………………………………………………….10

Los Límites y La Actividad Mercantil y De La Competencia Desleal……………..11

Conclusiones……………………………………………………………………………14

Anexos…………………………………………………………………………………...16

Bibliografías……………………………………………………………………………...18

2
Introducción

En el siguiente trabajo se trata de la represión de la competencia


desleal en Honduras, sus prácticas y actos para considerarse de Tal
manera que leyes se rigen en nuestro país para impedir este
comportamiento entres las organizaciones que desempeñan
actividades comerciales en Honduras.

La competencia desleal también llamada comportamiento


anticompetitivo se refiere a las práctica-cas contrarias a los usos
honestos en materia de industria y de comercio, también incluye como
Honduras busca frenar la competencia desleal tomando en cuenta el
bienestar de los consumidores a través de algunas regulaciones
impuestas por nuestro Estado.

3
¿QUÉ ES LA COMPETENCIA DESLEAL?

La represión contra la competencia desleal surgió con el liberalismo económico


Como consecuencia de la necesidad de evitar que los participantes en el mercado
perjudicaran a sus competidores mediante actuaciones desleales o deshonestas.
La represión de la competencia desleal se considera Como un complemento de la
protección de la propiedad industrial. La vinculación existente entre competencia
desleal y propiedad industrial se encuentra consagrada en el Convenio de París
que regula, junto con los derechos de propiedad industrial, la protección contra la
competencia desleal.

Las normas sobre competencia desleal protegen derechos legítimos que no


constituyen un derecho de exclusividad como la propiedad industrial y el interés de
su protección obedece tanto a la protección del mercado como a la de las
personas que participan en él (empresarios y consumidores).

Tanto la violación a los derechos de exclusividad conferidos por las leyes de


propiedad industrial como la violación a los derechos de los competidores forma
parte de la competencia ilícita, entendiendo como tal, tanto la competencia
prohibida como la competencia desleal.

Se considera competencia prohibida a aquélla en la que lo ilícito es el ejercicio


propio de una determinada actividad económica, que ha sido reservada por
disposición de la ley, a determinados sujetos, quedando en consecuencia
prohibida para todos los demás. La realización de un acto prohibido por la ley,
implica necesariamente la obligación de responder civilmente por los daños y
perjuicios causados, independientemente de que el acto constituya o no delito.

En la competencia desleal, la actividad económica que se lleva a cabo es, en sí


misma, lícita y permisible, y lo que la hace incurrir en ilicitud es ejercitarla con
determinados medios reñidos con los usos y prácticas honrados. Así por ejemplo,
desviar hacia sí la clientela de un competidor, aun cuando causa daño a ese
competidor no es sancionable porque esa es la finalidad de la competencia en el
mercado; pero hacerlo con medios deshonestos como la utilización de signos que
pueden crear confusión en el público respecto al origen de los productos, sí es
sancionable.

En materia de signos distintivos, el derecho al uso exclusivo reconocido por las


leyes confiere al titular el derecho a prohibir a terceros la utilización de dichos

4
signos. En el caso de que un tercero los emplee sin autorización de su titular, se
produce una infracción al derecho (competencia prohibida). Sucede, sin embargo,
que en algunas ocasiones los competidores no emplean directamente los signos
protegidos pero realizan su actividad utilizando para ello medios reñidos con los
usos y prácticas que se consideran honrados en el comercio (competencia
desleal).

Las leyes no definen en forma exhaustiva los actos que


constituyen competencia desleal y prácticamente ninguna legislación lo hace ya
que se considera desleal todo acto que sea contrario a los usos y prácticas
honestas del comercio realizado en toda actividad comercial e industrial. Aunque
algunos de los supuestos que constituyen actos de competencia desleal se
encuentran señalados en cada una de las leyes de marcas de la región
centroamericana, el listado es ejemplificativo.

Generalmente se consideran actos desleales los siguientes:

1. los actos capaces de crear confusión, por cualquier medio que sea, respecto del
establecimiento, los productos o la actividad de un competidor;

2. Las aseveraciones falsas que tengan por objeto o sean capaces de


desacreditar el establecimiento, los productos o la actividad empresarial de otro
competidor; y

3. Las aseveraciones, respecto de un producto, que induzcan a error al público


sobre su naturaleza, modo de fabricación, características, cantidad o cualidades.
Dentro de estos actos se incluye la prohibición de utilizar indicaciones geográficas
que señalen o sugieran que el producto proviene de una región geográfica distinta
al verdadero lugar de origen, sea que esa indicación se utilice en la designación
del producto o en su presentación.

Dentro de las disposiciones sobre competencia desleal se encuentra también la


protección de los secretos empresariales y de los datos de prueba. Se
considera secreto empresarial toda información que no sea generalmente
conocida ni fácilmente accesible para las personas introducidas en los círculos en
los que normalmente se utiliza esa información. No es preciso que la información o
el conocimiento que se mantiene secreto sean nuevo, pero sí es necesario que el
conocimiento de esa información se mantenga reservado, ya que supone una
ventaja competitiva para la empresa que lo posee. El hecho de que su ponga
una ventaja competitiva le confiere un valor comercial. Los datos de prueba es
toda la información que se desarrolla respecto de una especialidad farmacéutica o

5
de un producto agroquímico o fitosanitario para demostrar la eficacia y seguridad
del producto. La protección de los datos de prueba tiene su fundamento en la
deslealtad que supone el aprovechamiento del esfuerzo ajeno.

CLASIFICACIÓN LEGAL DE LA COMPETENCIA DESLEAL


Se entiende por competencia ilícita toda tentativa de aprovecharse indebidamente
de las ventajas de una reputación industrial o comercial adquirida por el esfuerzo
de otro que tenga su propiedad al amparo de las leyes existentes.
La limitación de la ley se limita entonces a los titulares de las empresas que hayan
inscrito los derechos conexos a la explotación (nombre, marca, patente, etc.) en
el registro de comercio. Esta limitación es arbitraria, por lo mismo que la exigencia
de lealtad en la competencia debe valer tanto para los comerciantes que
inscribieron o no sus derechos de propiedad. El sistema legal equivale a una
invitación a la competencia desleal contra los comerciantes que no inscribieron su
derecho en el registro de comercio.

La competencia desleal es un delito penal que abarca aquellas transgresiones


en materia de propiedad industrial que consistan en falsear la indicación de
procedencia, falsificar patentes de invención o marcas, dibujos o modelos de
fábrica, usurpar dichos derechos o el nombre comercial. De aquí las siguientes
consecuencias:

1. Basta la mera tentativa para que exista la competencia ilícita.


2. No se exige la realización de un daño.

Consiguientemente se impone la necesidad de indemnizar y una pena al infractor


Si es un deber legal, se restringirá extraordinariamente el ámbito de aplicación de
las normas represivas, porque, generalmente, el acto de competencia desleal no
viola ninguna ley: consiste más bien en un abuso del propio derecho.
La mayoría de los actos de competencia ilícita se configuran
como delitos de carácter continuo o sea aquellos cuya consumación no se agota
en un instante sino que se prolongan sin interrupción en el tiempo. Por ejemplo
publicar anuncios o reclamos que tiendan a depreciar la calidad de los productos
de un contrincante.

Los supuestos legales de competencia ilícita se dividen en cinco grupos:


Engaño al público en general o a personas determinadas mediante:
El soborno de los empleados del cliente para inducirlo a error sobre los productos
o servicios suministrados
6
Falsedad sobre el origen o calidad de los productos o servicios, o acerca de
premios y distinciones obtenidos por los mismos.
Actos que tienden a producir confusión con los productos de otro competidor, es
decir, empleando envases, inscripciones o cualquier otro medio que atribuya
apariencia de legítimos a los productos falsificados o alterados.
Propagar acerca de las causas que tenga el vendedor para ofrecer condiciones
especiales, noticias falsas que sean capaces de influir en el propósito del
comprador, como anunciar ventas procedentes de liquidaciones, quiebras o
suspensiones sin que existan realmente. Las mercancías compradas en
una quiebra, suspensión o liquidación no podrán ser revendidas con anuncio de
aquella circunstancia.
Efectuar realizaciones en las que los artículos puestos a la venta no sean a
precios que impliquen una rebaja efectiva frente a los productos anteriores.
Perjudicar directamente a otro comerciante sin infringir obligaciones contractuales
para con el mismo por medio de:
uso indebido de nombres comerciales, emblemas, muestras avisos, marcas
patentes y otros elementos de una empresa o de sus establecimientos.
Propagación de noticias capaces de desacreditar los productos o servicios
otra empresa.
Soborno de los empleados de otro comerciante para que le retiren la clientela
Obstaculización del acceso de la clientela al establecimiento de otro comerciante.
Comparación directa y pública de la calidad y precios de las propias mercancías o
servicios con los de otros empresarios señalados nominativamente o en forma que
haga notoria su identidad.
Perjudicar directamente a otro comerciante faltando a los compromisos contraídos
en un pacto de limitación de competencia.

Algunos artículos que rigen la competencia desleal


Artículo 4 Cláusula general

1. Se reputa desleal todo comportamiento que resulte objetivamente contrario a


las exigencias de la buena fe.
En las relaciones con consumidores y usuarios se entenderá contrario a las
exigencias de la buena fe el comportamiento de un empresario o profesional
contrario a la diligencia profesional, entendida ésta como el nivel de competencia y
cuidados especiales que cabe esperar de un empresario conforme a las prácticas
honestas del mercado, que distorsione o pueda distorsionar de manera
significativa el comportamiento económico del consumidor medio o del miembro
medio del grupo destinatario de la práctica, si se trata de una práctica comercial
dirigida a un grupo concreto de consumidores.

7
A los efectos de esta ley se entiende por comportamiento económico del
consumidor o usuario toda decisión por la que éste opta por actuar o por
abstenerse de hacerlo en relación con:
La selección de una oferta u oferente.
La contratación de un bien o servicio, así como, en su caso, de qué manera y en
qué condiciones contratarlo.
El pago del precio, total o parcial, o cualquier otra forma de pago.
La conservación del bien o servicio.
El ejercicio de los derechos contractuales en relación con los bienes y servicios.
Igualmente, a los efectos de esta ley se entiende por distorsionar de manera
significativa el comportamiento económico del consumidor medio, utilizar una
práctica comercial para mermar de manera apreciable su capacidad de adoptar
una decisión con pleno conocimiento de causa, haciendo así que tome una
decisión sobre su comportamiento económico que de otro modo no hubiera
tomado.

2. Para la valoración de las conductas cuyos destinatarios sean consumidores, se


tendrá en cuenta al consumidor medio.

3. Las prácticas comerciales que, dirigidas a los consumidores o usuarios en


general, únicamente sean susceptibles de distorsionar de forma significativa, en
un sentido que el empresario o profesional pueda prever razonablemente, el
comportamiento económico de un grupo claramente identificable de consumidores
o usuarios especialmente vulnerables a tales prácticas o al bien o servicio al que
se refieran, por presentar una discapacidad, por tener afectada su capacidad de
comprensión o por su edad o su credulidad, se evaluarán desde la perspectiva del
miembro medio de ese grupo. Ello se entenderá, sin perjuicio de la práctica
publicitaria habitual y legítima de efectuar afirmaciones exageradas o respecto de
las que no se pretenda una interpretación literal.

Artículo 5 Actos de engaño

1. Se considera desleal por engañosa cualquier conducta que contenga


información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o
presentación induzca o pueda inducir a error a los destinatarios, siendo
susceptible de alterar su comportamiento económico, siempre que incida sobre
alguno de los siguientes aspectos:

La existencia o la naturaleza del bien o servicio.

8
Las características principales del bien o servicio, tales como su disponibilidad,
sus beneficios, sus riesgos, su ejecución, su composición, sus accesorios, el
procedimiento y la fecha de su fabricación o suministro, su entrega, su carácter
apropiado, su utilización, su cantidad, sus especificaciones, su origen geográfico o
comercial o los resultados que pueden esperarse de su utilización, o los resultados
y características esenciales de las pruebas o controles efectuados al bien o
servicio.
La asistencia posventa al cliente y el tratamiento de las reclamaciones.
El alcance de los compromisos del empresario o profesional, los motivos de la
conducta comercial y la naturaleza de la operación comercial o el contrato, así
como cualquier afirmación o símbolo que indique que el empresario o profesional
o el bien o servicio son objeto de un patrocinio o una aprobación directa o
indirecta.
El precio o su modo de fijación, o la existencia de una ventaja específica con
respecto al precio.
La necesidad de un servicio o de una pieza, sustitución o reparación, y la
modificación del precio inicialmente informado, salvo que exista un pacto posterior
entre las partes aceptando tal modificación.
La naturaleza, las características y los derechos del empresario o profesional o su
agente, tales como su identidad y su solvencia, sus cualificaciones, su situación,
su aprobación, su afiliación o sus conexiones y sus derechos de propiedad
industrial, comercial o intelectual, o los premios y distinciones que haya recibido.
Los derechos legales o convencionales del consumidor o los riesgos que éste
pueda correr.

2. Cuando el empresario o profesional indique en una práctica comercial que está


vinculado a un código de conducta, el incumplimiento de los compromisos
asumidos en dicho código, se considera desleal, siempre que el compromiso sea
firme y pueda ser verificado, y, en su contexto fáctico, esta conducta sea
susceptible de distorsionar de manera significativa el comportamiento económico
de sus destinatarios.

Artículo 6 Actos de confusión

Se considera desleal todo comportamiento que resulte idóneo para crear


confusión con la actividad, las prestaciones o el establecimiento ajenos.
El riesgo de asociación por parte de los consumidores respecto de la procedencia
de la prestación es suficiente para fundamentar la deslealtad de una práctica.

Artículo 7 Omisiones engañosas

9
1. Se considera desleal la omisión u ocultación de la información necesaria para
que el destinatario adopte o pueda adoptar una decisión relativa a su
comportamiento económico con el debido conocimiento de causa. Es también
desleal si la información que se ofrece es poco clara, ininteligible, ambigua, no se
ofrece en el momento adecuado, o no se da a conocer el propósito comercial de
esa práctica, cuando no resulte evidente por el contexto.
2. Para la determinación del carácter engañoso de los actos a que se refiere el
apartado anterior, se atenderá al contexto fáctico en que se producen, teniendo en
cuenta todas sus características y circunstancias y las limitaciones del medio de
comunicación utilizado.
Cuando el medio de comunicación utilizado imponga limitaciones de espacio o de
tiempo, para valorar la existencia de una omisión de información se tendrán en
cuenta estas limitaciones y todas las medidas adoptadas por el empresario o
profesional para transmitir la información necesaria por otros medios.

Artículo 8 Prácticas agresivas

1. Se considera desleal todo comportamiento que teniendo en cuenta sus


características y circunstancias, sea susceptible de mermar de manera
significativa, mediante acoso, coacción, incluido el uso de la fuerza, o influencia
indebida, la libertad de elección o conducta del destinatario en relación al bien o
servicio y, por consiguiente, afecte o pueda afectar a su comportamiento
económico.
A estos efectos, se considera influencia indebida la utilización de una posición de
poder en relación con el destinatario de la práctica para ejercer presión, incluso sin
usar fuerza física ni amenazar con su uso.
2. Para determinar si una conducta hace uso del acoso, la coacción o la influencia
indebida se tendrán en cuenta:

El momento y el lugar en que se produce, su naturaleza o su persistencia.


El empleo de un lenguaje o un comportamiento amenazador o insultante.
La explotación por parte del empresario o profesional de cualquier infortunio o
circunstancia específicos lo suficientemente graves como para mermar la
capacidad de discernimiento del destinatario, de los que aquél tenga
conocimiento, para influir en su decisión con respecto al bien o servicio.
Cualesquiera obstáculos no contractuales onerosos o desproporcionados
impuestos por el empresario o profesional cuando la otra parte desee ejercitar
derechos legales o contractuales, incluida cualquier forma de poner fin al contrato
o de cambiar de bien o servicio o de suministrador.

10
La comunicación de que se va a realizar cualquier acción que, legalmente, no
pueda ejercerse.

Los Límites y La Actividad Mercantil y De La Competencia Desleal

Articulo º 422

Los comerciantes deben ejercer sus actividades profesionales de acuerdo con la


ley, los usos y costumbres mercantiles, sin perjudicar al público, ni a la economía
nacional y sin agraviar las buenas costumbres.
La violación de esta obligación con fines de competencia permite el perjudicado
permitir que cese la conducta ilegal, y en su caso, la reparación del daño.

Articulo º 423

Son válidos los pactos que restrinjan la actuación mercantil de un comerciante


respecto a una plaza o región y una especie determinada de comercio, si no
tienen duración superior de diez años.

Articulo º 424

Son igualmente válidos los pactos entre empresas que reglamenten las
condiciones y modalidades en general de la cantidad y calidad de la producción o
de las características de los servicios prestados al público, siempre en los límites
del artículo 422.

Articulo º 425

Se considera competencia desleal la realización por un comerciante de actos


encaminados a atraerse indebidamente clientela, tales como los siguientes:

El engaño del público en general o de personas determinadas mediante:

El soborno de los empleados del cliente para confundirlo sobre los servicios y
productos suministrados;

Utilización de las falsas indicaciones acerca del origen o calidad de los productos
de servicio s o de premios y distinciones obtenidos por los mismos;

11
Empleo de envases e inscripciones que contribuyan apariencia de genuinos a
productos falsificados o adulterados la realización de cualquier falsificación que
persiga el mismo efecto;

y, Propagar noticias falsas acerca de las causas que tiene el vendedor para
ofrecer condiciones especiales, que Sean influir en el propósito del comprador,
como anunciar ventas procedentes de liquidaciones, quiebras o suspensiones, sin
existir realmente esas situaciones. Las mercancías compradas a un a quiebra,
anuncio de aquélla circunstancia. Sólo pueden anunciar se como ventas de
liquidación aquellas resulten la resolución, de la conclusión de la empresa, del un
establecimiento de sucursal o de la conclusión de la empresa, del cierre de un
establecimiento o sucursal o de la terminación de actividades en uno de los ramos
de actividad de la empresa en cuestión.

Perjudicar directamente a otro comerciante, sin infringir deberes contractuales


para con el mismo, mediante:

Uso indebido de nombres comerciales, emblemas de una empresa de sus


establecimientos;
Propagación de noticias capaces de desacreditar los productos o servicios de otra
empresa;
Soborno de los empleados de otro comerciante para que le ahuyenten la clientela;
Obstaculización del acceso de la clientela al establecimiento del otro comerciante,
y,
Comparación directa y pública de la calidad de los precios de las de las propias
mercancías o los servicios de los otros empresarios señalados nominalmente o en
forma de que haga notoria la identidad.

Perjudicar directamente a otro comerciante con infracción de contratos, como


sucede:

Si se violan los pactos de limitación de la competencia establecidos de acuerdo


con el artículo 423 y los del artículo 424;

Utilización del nombre de quien ha celebrado alguno de los pactos de quien ha


celebrado alguno de los pactos del artículo 423, si el contrato de limitación de la
competencia fue debidamente inscrito en el Registro Público de Comercio
correspondiente a la plaza región en que debe sustituir sus efectos; y,
Aprovechando los servicios de quien ha roto sus contratos de trabajo a invitación
del comerciante que le dé nuevo empleo. A este efecto y salvo prueba en

12
contrario, la invitación se presume hecha por quien utiliza los servicios de la
persona que se halla en este caso.

Cualesquiera otros actos similares, encaminados directa o indirectamente, a


desviar la clientela de otro comerciante.

Articulo º 426

Cuando los actos de competencia desleal perjudican los intereses de un grupo


profesional, la acción corresponderá tanto a los directamente afectados como a la
asociación profesional o Cámara de Comercio e Industrias respectiva.

Articulo º 427

La acción podrá prepararse mediante la exhibición o el aseguramiento de todos


los objetos que sean prueba de los actos de competencia desleal, o de un número
suficiente de ellos, siempre que se otorgue la caución correspondiente.

Articulo º 428

La resolución que declare la existencia de actos de competencia desleal


dispondrá, además de su cesación las medidas necesarias para impedir sus
consecuencias y para evitar la repetición de dichos actos, y el resarcimiento de
daños y perjuicios cuando sea procedente.

Articulo º 429

Se presume dolosa, sin que valga la prueba en contrario, la repetición de los actos
de competencia desleal, después de la sentencia que ordene su cesación.

13
Conclusiones

Se le llama competencia desleal a toda tentativa de aprovecharse de manera


indebida de las ventajas de una reputación industrial o comercial adquirida por el
esfuerzo de otro que tenga su propiedad al amparo de las leyes existentes. Puede
existir cuando se infringe una prohibición de competir o cuando se usan medios
repudiados por la ética profesional. En las primeras encontramos el
incumplimiento de un acuerdo de no concurrencia y en las segundas el uso de
medios para engañar al público, perjudicar al comerciante con el uso de elementos
de su empresa sin que exista pacto de limitación de competencia, aprovechar los
servicios de quien ha roto su contratos de trabajo o cualquier acto análogo.
La protección de la empresa depende de la concepción de empresa, que según el
código de comercio, es una cosa mercantil y Como tal se le protege por su
carácter patrimonial.
Cuando existe un caso de competencia desleal, el afectado puede ejercitar acción
en un tribunal mercantil, allí se ordenará el cese de los actos, indemnización de
daños y si es reincidencia, la cancelación de la matrícula de comerciante.

En cuanto a nuestro gobierno en realidad no hace mucho por regular o manejar de


manera estratégica la competencia desleal, muchas veces el consumidor compra,
por los precios, son más bajos, o porque simplemente se acostumbró a usar dicho
producto. En el país no existen muchas leyes que regulen la competencia desleal
entre organizaciones.
En nuestro país solo existen unos cuantos artículos que regula este tipo de
competencia, pero muchos no las usas, ya que muchos utilizan la competencia
desleal como un beneficio propio.
El en país es muy difícil controlar la competencia desleal, no existe un arancel que
logre cambiar la forma de hacer negocio las empresas, muchas engañan para
vender sus productos y el cliente compra por el precio que les ofrecen, a muchos
no les importa el que tan bueno o malo sea el producto, si no el precio.

En mi opinión en nuestro país se deben hacer muchas más cosas para reprimir
este tipo de competencia se debe tratar de crear muchas más leyes que rijan de
una manera más efectiva las relaciones entre organizaciones para proteger tanto a
las empresas como a los consumidores que en este caso son los hacen que
cualquier empresa salga a flote para luego la economía del país sea mayor.

14
Sin duda alguna que exista competencia es algo sumamente importante más para
los consumidores porque pueden elegir en un Mercado mayor un producto de
mejor calidad a un mejor precio pero muchas veces esto afecta a muchas
industrias cuando se practica de una forma perversa, hoy en día podemos ver en
la calle cuantas diferentes imitaciones de productos que tienen una gran
trayectoria y que normalmente no se encuentran tan baratos en sus comercios
correspondientes porque estas organizaciones tienen muchos más costos que
cubrir en cambio personas que solo copian una imagen un estilo y se ven muy
similar a un producto original, claro sin la misma calidad pero que la ofrecen al
público muchísimo más baratos porque ellos se ahorran muchos gastos con
material prima más barata y esto de una u otra forma daña mucho a otros
comerciantes y se considera un acto desleal. Conducta de sus colegas que van en
contra de las costumbres mercantiles y que intentan privarlos de parte de su
mercado y también a los terceros en general que se ven afectados por dichas
conductas.
Para que la competencia desleal exista basta que la actuación en cuestión sea
incorrecta y pueda perjudicar a cualquiera de los participantes del mercado.

A pesar que existen algunos actos que no están contemplados por la ley, las
personas que se sientan afectadas por las prácticas de competencia desleal,
pueden acudir a los entes reguladores que están dispuestos a vigilar y controlar
todos estos actos.
Según la Ley cualquier persona que participe o demuestre su intención en
participar en el mercado, cuyos intereses resulten amenazados por actos de
competencia desleal puede iniciar una acción declarativa y de condena o
preventiva o de prohibición.

La competencia implica la posibilidad de concurrir y participar en un mercado en


igualdad de condiciones, las normas sobre competencia desleal procuran proteger
a los competidores frente a conducta de sus colegas que van en contra de las
costumbres mercantiles y que intentan privarlos de parte de su mercado y también
a los terceros en general que se ven afectados por dichas conductas.
Para que la competencia desleal exista basta que la actuación en cuestión sea
incorrecta y pueda perjudicar a cualquiera de los participantes del mercado.

Para finalizar nuestro estado debe de procurar que cada organización inscrita en
la cámara de comercio y que ejerza operaciones en nuestro país se comprometa
con el mismo y con los consumidores a hacer que las prácticas y usos de la
competencia sean los mejores sin pensar tanto en lo que ellos pueden obtener y
más por el bienestar de sus consumidores y el desarrollo de la economía del país
donde operan.
15
Anexos

16
17
Bibliografías

http://monografias.com/trabajo13/marcole.shtml (Recuperado el 04 de marzo del


2014)

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/l3-1991.html#c2 (recuperado el 4
de marzo)

http://www.estuderecho.com/documentos/derechoinformatico/0000997908cde76.ht
mal (recuperado 5 de marzo del 2014)

18