Вы находитесь на странице: 1из 4

DIA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MAYORES

El día 14 de diciembre de 1.990 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1 de Octubre
como Día Internacional de las Personas Mayores. Y señaló un doble objetivo: La necesidad de reflexionar
sobre el hecho demográfico del aumento de las personas mayores en nuestro mundo, sobre todo en los
países desarrollados, y la necesidad de solidaridad con las personas de edad para mejorar su calidad de
vida y paliar algunos de sus déficits.

Y hoy, 1 de Octubre de 2.010, el Partido Socialista Obrero Español se hace eco, una vez más, de aquel
mandato, de aquella proclamación y se une a todas las instituciones, asociaciones, grupos y personas
que se solidarizan con este colectivo y lo significan en sus valores y necesidades, llama la atención a
todos sus afiliados y a toda la sociedad sobre la situación de las personas mayores, invita a todos a la
reflexión y al diálogo sobre esta realidad y pide actuaciones concretas que mejoren su calidad de vida y
su situación social.

El Partido conoce la realidad actual de las personas mayores y trabaja seriamente con y para ellos. El
PSOE es consciente que en la demografía de nuestro país el grupo sociológico de las personas mayores
es importante. Por su número, por su implicación y repercusión en la sociedad, por su potencial como
recurso social, por la totalidad de sus propias biografías. Por esto, el Partido Socialista señala la política de
mayores como una de sus prioridades.

El PSOE lleva tiempo reflexionando sobre el fenómeno nuevo del envejecimiento actual y la aparición
del nuevo mayor. El PSOE es consciente de que el colectivo de personas mayores no es algo homogéneo,
sabe que es un colectivo plural y, en casos, con identidades distintas. Y sabe que hay mayores con distin-
tos tipos de carencias: debilidad económica, falta de autonomía personal, escasez de relaciones sociales,
situaciones de maltrato, incultura tecnológica, etcétera. También es consciente de que un porcentaje
bastante amplio de mayores se saben válidos y sin embargo se sienten personas anónimas, no rentabili-
zadas socialmente y que , en muchos casos, no encuentran respuesta a sus intereses. Son personas con
capacidad de participar activamente como cualquier otro ciudadano en el mundo de la economía, de lo
social, de la cultura, de la política. Son un verdadero recurso social pero están discriminadas sólo por su
edad. El PSOE sabe que una política correcta y unas actuaciones correctas con las personas mayores no
pueden dejar en el olvido el dato de que las mujeres son mayoría en este colectivo y que su calidad de
vida es inferior a la de los hombres.

Y porque sabe todo esto está acompasando su sentir, su pensar y su actuar a estas nuevas realidades.

En su política social que tiene como destinatarios a los mayores – reforzada en más de una ocasión con
distintas políticas por José Luis Rodríguez Zapatero- y en su apuesta por fortalecer el Estado de Bienestar
el PSOE, entre otras cosas, ha incrementado, como en ningún otro periodo, las pensiones mínimas y no
contributivas, hace esfuerzos por consolidar en las distintas Comunidades el derecho ciudadano a ser
atendido en situación de dependencia, impulsa la alfabetización digital y tecnológica de las personas
mayores. Y reconociendo el derecho a una participación plena ha creado el Grupo Federal de Mayores y
anima a la creación de Grupos Regionales como impulsores y animadores de la actuación del Partido con
y para los mayores.
Hoy el PSOE trabaja más allá de la visión parcial y, en ocasiones exclusiva, de ver al mayor simplemente
como objeto sólo de políticas asistenciales. Ha superado también la tentación de “edadismo” que hace y
considera al mayor “ciudadano de segunda” y lo discrimina precisamente por su edad, y, por ello, apoya
con firmeza la realización por el gobierno de un Proyecto de Ley de Igualdad de Trato. Y da pasos serios
para adaptar su política de mayores y responder de manera eficiente a las necesidades de un envejeci-
miento activo y a las exigencias que plantea la aparición del nuevo mayor.

Por todo esto y en solidaridad con las personas mayores el Partido Socialista Obrero Español MANIFIESTA:

Primero: Creemos que a nuestra sociedad le falta reflexión y diálogo sobre el envejecimiento actual
porque es un fenómeno social nuevo sobre el que se ha pensado poco. Ha habido actuaciones y análisis
desde aspectos parciales que nos enfrentan a escenarios preocupantes, que sin duda hay que afrontar,
pero es necesario avanzar en una reflexión integral, total de los muchos aspectos –también de los positi-
vos- que conlleva esta nueva realidad.

Segundo: Creemos que además de reflexión hace falta revisar nuestro pensamiento y nuestra actuación.
En una situación de cambio el seguimiento y revisión de todo lo que tiene como destinario al mayor
deben ser nuestros compañeros de viaje. Actuaciones, programas, herramientas que se idearon ayer y
que dieron buen fruto han de ser revisados y actualizados.

Tercero: Y también pedimos imaginación creativa que nos capacita para crear posibilidades mejores.
Imaginación que, elevándose por encima de lo hecho hasta aquí, sea capaz de concretar respuestas
adecuadas a las necesidades y demandas del mayor de hoy.

Cuarto: Como Partido nos comprometemos a seguir insistiendo en la política social que ayuda a paliar
los déficits que padecen parte del colectivo de Mayores.

Trabajaremos dentro y fuera del Partido para procurar un cambio cultural sobre la persona mayor. Que la
sociedad vea y valore a la persona mayor no exclusivamente como ciudadano pasivo y que genera gasto
sino, sobre todo, como potencial y recurso a aprovechar.

Y, dentro del esquema organizativo del Partido, seguiremos trabajando para que los militantes y simpati-
zantes mayores desarrollen plenamente sus potencialidades como cualquier otro militante en todos sus
aspectos de trabajo y gestión, sin exclusión por edad. En este sentido, valoramos de manera positiva la
creación en los últimos años de secretarías de personas mayores o del mayor en las ejecutivas regionales
y/o de nacionalidad, provinciales y locales.

1 de octubre de 2010.