Вы находитесь на странице: 1из 1

Un buen diseño del entorno de trabajo

Un diseño adecuado del espacio debe cumplir con unas premisas que
respondan a las necesidades del trabajador ofreciendo espacios
cómodos en los que trabajar de forma eficaz dependiendo de la actividad
que se realice.

Debemos lograr superficies lo suficientemente espaciosas para evitar


que se adopten posturas forzadas o estáticas que impidan mantener una
buena salud en la oficina a los trabajadores. Para ello, se deben potenciar
ambientes que faciliten los movimientos y los cambios de postura
dejando un perímetro alrededor de la mesa y dejando un espacio mínimo
de 115 cm tras ella para facilitar la movilidad.
También debemos contar con una superficie de trabajo amplia y sin
elementos que entorpezcan, dejando al alcance aquellos de uso habitual
y almacenando los elementos de un uso más puntual. La mesa, si es
una mesa regulable, nos permitirá adaptarla a nuestras necesidades de
una forma versátil. Podremos así adaptarla a nuestra estatura y hacerla
más cómoda y ergonómica.