Вы находитесь на странице: 1из 213

GRAN AJEDREZ A. Alekhine

GRAN

AJEDREZ

(Mis mejores análisis)

FUNDAMENTOS /AGUILERA

Club

de Ajedrez

Club de Ajedrez C Editorial Caracas Teléfonos Fundamentos 28010 4199619 15. Madrid y 4195584 Primera edici6n

C Editorial

Caracas

Teléfonos

Fundamentos

28010

4199619

15.

Madrid

y

4195584

Primera

edici6n

1947

Segunda

edici6n

1958

Tercera

edici6n

1973

Cuarta

edici6n

1982

Quinta

edici6n

1986

ISBN:

p

84-245-0340-6

legal:

De

6sito

M.38981.1986

Im

Las

Im

p

p

reso

reso

p

Matas

or

Técnicas

en

5.

Es

28039

p

aña:.

Gráficas

Madrid.

S.L.

Todos

blicación

de

mecánicos

los

derechos

reservados.

La

reproducción

así como

y

su

la

de cualquier

por

Editorial.

apartado

de esta

pu­

memoria

o

queda totalmente

prohibida

almacenamiento

medios

en la

electrónicos

computadoras,

de

transmisión.

fotocopia

grabación

de

reproducción

previa

autorización

Unas

palabras

del

editor

en la primera edición

-No Zo crea usted;

110

110

esto11

satisfecho.

A

veces

pienso

que

he

perdido

mi

vida por

ese

atdn

de

ser

el

mejor

del

mundo

en

ajedrez.

Siempre

me

he

sentido

con tuerzas

para

algo mds

trascendmte,

más

completo, más

adecuado a mú energías.

 

-Sin embargo,

el

ajedrez

es

mu11

capaz de

llenar

una vida.

Todo

el mundo

conoce,

más

o

menos,

las

formidables

dificultades

11

belle­

zas de este jut�o. Ser campeón del mundo en ajedrez es un motivo

de orgullo.

-Sí, sí;

Aquel

día

ajedrez es un motivo de orgullo. -Sí, sí; Aquel día sí pero, al fin 11 al

pero,

al

fin 11 al cabo,

Alekhine

no

es más que eso:

en tristes

ideas,

un juego

11

en

aus

pala­

bras

el

Había luchado vigorosa 11 tenazmente por plasmar

su genio en el tablero de las sesenta 11 cuatro casillas; rara alcanzar el éxito había usado de sus poderosas facultades. Era e mejor jugador

de ajedrez del mundo

Sin embargo, alguna fuerza se desbordaba

contra

ocaso de su vida hubo de sufrir, sino también una sorda ·protesta

podía adivinarse no sólo el efecto de los golpes morales que eñ

estaba

sumido

mismo.

en él, algo que, rebasando la capacidad 11 el sentido de su título de Campeón Mundial, le hablaba ·de su finalidad estéril, de las oportu­

nidades que acaso perdía en otras actividades de mayor relieve entre

los hombres. Era tarde, quizd,

JI largas horas de meditaciones.

Española de Ajedrez, en la calle

solitarias

11

esta

idea

le

amargaba

sus

Desde

el

local

de

el

la

Federación

acompañaba 710 un

día de diciembre de

sación tuvo por epüogo esas palabras transcritas, cuyo recuerdo no es

fácil se borre de mi memoria. Mú relaciones con el campeón del mua­ do se originaban en su colaboración, como asesor técnico, en la ro­ vista Ajedrez Español, en la que por aquella techa realizaba 110 el papel de anónimo redactor único. Fué por aquella época también cuan­

do Alekhine

ración de Francisco José Pérez- también anónimamente-, titulado Ajedrez Hipermoderno, el cual ha alcanzado ciert a mente una difusión muy notable. La noticia de su muerte en Lisboa, ocurrida en circunstancias un

tanto

un

acogí sin extraff.eza al­

guna. No podía negar, sin embargo, que me causó verdadero sentí-

del Barquillo,

hasta

hotel en que ae

hospedaba,

1944

al Dr. Alejandro Alekhine

11

nuestra conver­

revisaba

los originales de un libro que escribí, en colabo­

11 nuestra conver­ revisaba los originales de un libro que escribí, en colabo­ extrañas, en la

extrañas,

en

la

soledad

de

hotel,

la

miento. Experimenté el dolor que puede sentirse c:uando se tiene la

conciencia

mente

po,

11

t i r s e c:uando se tiene la conciencia mente po, 11 de que con

de

que

con nosotros

m vigorosa

la conciencia mente po, 11 de que con nosotros m vigorosa muy valioso, algo verdadera­ largo

muy valioso, algo verdadera­

largo tiem­

per-

30nalidad.

Se- dice llfU Alekhine tuvo siempre el hábito de la bebida. Poai­ blemente, esto es verdad, pero dudo que el abandono de que hacia ob­ ;eto a su persona en, este sentido, por aqueUa época, reflejase ese há­ bito: bebia de una forma arrebatada, más para conseguir la inhibi­ ción de los sentidos 11 la ausencia del mundo exterior que para satis­ facer un fin morboso. Sería inútil hablar en este libro de la vida de Alekhine, de su ca­

rrera ajedrecística y de las circunstancias tan varias en que se desarro­

su vida, no sólo porque 9ran parte de su biografía es 11a muy co­

tema sobrado para mcú de un volumen,

sólo es permitido ofrecer a los ajedrecistas del mundo

la más valiosa herencia del gran campeón: sus mejores análisis sobre

�l tablero. Sin embargo, nos interesa a quienes le. tratamos en las úl­

la verdad 11 decir lo que nos­

otros sabemos por él mismo

respecto a lós duros ataques de que fué

objeto

en Europa durante la ocupactón

alemana. Recuerdo que me

en varias ocasiones de ciertClf dificultades

ha desaparecido

algo
algo

excepcional. Había convivido Alekhine

desde

cerca

adquiría caracteres bien

definidos

nocida;

11

en

sino porque eUo

daraa

este libro

timos años de su vida cuidar un poco (le

con

motivo

de

su

timos años de su vida cuidar un poco (le con motivo de su estancia habló en

estancia

habló

en la obtención de pasa

p
p

orte para .au esposa, asunto que debia cons­

pues frecuentemente, viniera o no a cuen-

tituir para él una obsesión,

to, sacaba a colación este tema. Pero nadie más autorizado para hablar de este deltcada asunto que don Francisco Ojeda Cobos, Director de AJedrez Español, de cuya com­

pañía no se apartó Alekhine un momento. Contesta a mis preguntas

el

intimidad con Alekhine.

Sr.

Ojeda

con voz un

poco

ausente,

abstraído e-n

el

recuerda ele

su

-En efecto,

idea

esa obsesión de Ale�hine

de

escapar

la

influencia

con

.

11randes

no era otra cosa que su

alemana .

Durante

de temor

e

a

América,

1943.

a

El

su

er- p estan-
er-
p
estan-

manente

cia

cia

dría ganarla Alemania, que desde un principio tenia

de

en Alemania me rogó

le

ayudase a

venir

a

sospechasen

a

España con

que

se

para

la

este

sus

el año

muestras

marchar

de

de

impacien-

jamás o- p seguridad.
jamás
o-
p
seguridad.

permiso

Espana. Me aseguró

intenciones

de

la

de

que la gw:rra

esta

Temia

titud era la de un verdadero perseguido. Conseguí su permiso para un

viaje

era

vié­

semos

damente; no queria volver a

nia. Su deseo era obtener el pasaporte de su esposa, stlbclita norteame­ ricana, 11 marchar con eUa a América. Este deseo, que en otra ocasión,

ha-

en

sólo

un Torneo Interna­

cional,

11 JU ac-

motivo

pero

justificar

organización

en

octubre

en

España

permanencia

celebró

acto,

de

en Madrid

una

vez

su

volvió

entre

suplicarme

forma

1941,

nosotros

indefini­

las mquietudes de su estancia en Alema-

malogró por

estuvo a punto de realizarse y que se

1

1

1

j

berse

negado las

autoridades alemanas en el último

momento al

nece-

sario

permiso,

no

Uegó

a

realizarse

nunca:

no

fué

posible

obtener

el

permiso alemán.

-'· · ··

?

-Nunca le .vt tan descompuesto, tan enfadado como cuando se le

un

es­

estúP.ido

cribJó aqueUo con mi nombre iqué sé yo por qué! Cre11ó posiblemente

no

darle así más tuerza

me resultaba posible rectificar aqueUa patraña. ¿cómo rectificar'?"

hablaba de aquel articulo publicado en París con su firma

periodista,·

no

por

qué

hay

personas

tan

a

sus

mezquinas

pasiones.

Lo

Fué

;

que

estúpiclas

peor

era

 

-l

?

-Pudo

justificarse

su

estancia

en

España

indefiniclamente

mercecl

a

su

cargo

de

Asesor

Técnico

de

Ajedrez Español

He

aquí

el

princi-

pal

Eapaftol4

motivo

de

cgradecimiento AJedre1.
cgradecimiento
AJedre1.

de

hacia

l4

remta

11

luJcic

l4 red,ercdón

?

-Esta

varios

parecidaa

oa

de

y

gratitud

fué

m11os

cmpliamente

V

ofreciendo

.

demodrada

este

valioso

por

en.tregdndome

o

acto la mejor prue­

�l.

cucdemos

obaequio

con

éataa

pal4braa : am{stad
pal4braa :
am{stad

"Quiero que

sabría

ellos

atención;

pueden

vea usted en este

qu.e 110

no

en

podria ofrecerle. lli

cómo

ezpreaarl4.

notaa,

pdginaa

ri

gratitud a Ajedrez Espaftol

Estos

cuadernos

son

desarroUé

IIIS

algo

cuí como hijoa míos. Los quiero con cariño de padre. Conmigo fueron

laa partidaa, los datos que

MEJORES

día conaitlerc deben

algún

en

a

m peraona

mía

viajea

11

recogi lea

en

sus

u.stedea

m4s

llamaron

mi

ANALISIS.

Así

lo

decir

ser recogidos en una edición, después de aer publfcadoa en su revistCL

en una edición, después de aer publfcadoa en su revistCL He aquf, lector, la Ju,stificación. fuese

He

aquf,

lector,

la

Ju,stificación.

fuese

veces

de

eate

los

libro.

giros

del

11

Loa

cuadernos

e

tte

in­

Alekhine estdn escritoa de au puAo 11 letrc en alemdn, trancé&

gléa, con aquella aorprendente facilidad con que dominaba esos idio­

maa qtu no ef'an el su11o. He encargado a los traductores rea!izaaen su

pecu­

la

liares

pema­

miento. Loa cuademoa est4n escrito• en diversaa épocaa, si bien el

mds antiguo ea del año 1941. Sin embargo, en este libro aparecerdn sus trabajoa, no por cuadernos completos, sino por orden crono!ó!lico

de laa partf4aa

caatellano, en

trabajo

respetando

él,
él,

de

en

cuanto

a

absoluta

posible

expresiones

de

m

sacrificando

l4

mda

belleza

en

la

idioma

servicio

fidelidad

traalación

reco g total
reco
g
total

en

los

estudio

ida& en ellos.

analitico

aome­

de

grandes maeatros jugadaa en los últimos torneos; alguncu de eUaa, u

tidaa

Contienen

al

aagaz

cuadernos

de

CIEN

partidaa,

Se

todcu

de

ellas

Alekhine.

trata

parttdcu

cargo del míamo Alekhine.

Para satúfacción del lector, se reptodacen algunaa de lcu pd!]inaa

de Alekhine, con aquello• diagramas trazado• con Qllt�.el

caracterizaba.

Creo que eata obra, recopilada con verdadero carlfto 11 con la má­

tam­

moderno

originales

sentido grd/ico 11 veloz que le

zima atencfón, aerd

del

agrado

de

todos

tesoro

loa

ajedrecistaa,

11
11

bién

qu.e

conatitu11e

un

ajedrez.

 

para la hútorla del

creo

verdadero

RICARDO AGUILERA.

Reprod

ucción

de

una

cua::-t1Jia

orlgmal

de

la

Alekhihe,

Partida

correspondiente

Yanowsky-Dulanto.

a

del

Torneo

de

Nac1ones.

de

Buenos

de

1939. QUE'

Aires,

figura

este

11bro

en

la

en

143

pag.

. -_r

•• � �- ��--�������--����--�-- r. . � Mt'\t ,J.J. � .1� ·�
••
�- ��--�������--����--�--
r.
.
Mt'\t
,J.J.
.1�
·�
7��-::
�e
·/··.
�.,. .J�
'b
o-J
.Jt�.�w:
u�v�
c.
·
·
·.
j'
tt/.
tt.,
V!�
-
h .
· ""o
.,·
�·�
- 'h.'� �
it_9-,di.A.;
� ;i;pu1
¿"t;-1t)
.11.11g.
.
·
7#-�tJ
Y'�A·'f
;i.-f�q!lri
3. 1�
-l('".r
1
'
-:.
t
1
. (-q,fJ
�¡,.,!<Y. ;,Ji.f-J?>
�-
·
o�·D, �-y3
.
,.?'
· llM;!
i3�'H
7·/l·.'<.l . e-o
�."P-N.��'fi
.'(f-.f?2 .•13�.?
1� �P.> g
lo
1·- J ;<
,-<.F
;¿j-3 /J. 8-X. 3.! e¡"'/�
-
;3 �1(/" ·:J�.
� 'f
��
?• �
/3�."<."3
��- "-Í" · $1 :)·;tf
1.�
,.¿,
�.1 3
KX.t-.-:
· :,
.7'·
;¿J-1.1
!''J
-1-.J!:.
h'
.l.i./ �- í' -"'{'
,
1 3
r
r
.��'fr. Y 11 ';i
,:i.J .t:- ,.,;;-
b/.:?
'J.
., · ! •· 2
;,
;.-:. R.r .:::�
{?."'·S. h ;:�.¿o
�_,
.
· q1
l).l
· .:J . J/3. e-· ·k
¡:-:¿¡-:
} -:{ 1./
•. J;(; /.,
,''=- í"(
·f
- 9'\
.
,:. �
··)
.
�:
��
. !olt·,
.
.,J.
.
. ,:;.'< )·
í->�
-::• 7�
1
.
' 'i
\o
l
.,
.
1
"""'
.
:.
,
v
.
r,�
H
:l
t')
·.;-.
· · "·
Kt ·
·
·��.
r •'"
1;
1r
.:
·r
/
. · ;
/,.' D
a
.J
,
1
.;
1
-
!-f�
•11 • r· :
�r:r
;e- k.t
:_( -;
.r� •·
,
'3 :/ .r.
¡�
¡,-.,.
�,:-.
;{
Kf �
}'
,';·,\' ::
�¡:
J(,
� "':
.,'í'
�:. ,.:o.i
l·'
,
.
' "
,,_
1( •'fl(f
1:1.-.:.·� ,.�
-
,.a

Reproducción de una cuartilla. original de Alekhlne . con la que lntcla sus nota.s aobre el torneo celebrado en Montevideo. en sept1embrt> de 1939.

a

benenclo

de

la

Pollsh

Red

Cro."c;

IVéa.se

pé.g

112

1

DE OTROS TIEMPOS

Hace poco, l'epasando uno de mis viejos cuadernos, que desde ha­ cfa muchos años no babia mirado, encontré esta partida. Fué la pri­ mera partida de un breve campeonato que disputé y "gané" en Düs­ seldorf, en el año 1008, al ex campeón C. V. Bardeleben, y cuyo re­

sultado fué de + 4 = t. Este campeonato tuvo lugar poco tiempo des­ pués del Congreso de la Federación Alemana de Ajedrez y un poco

antes de la lucha por el campeonato del mundo entre La.sker y Tar­

rasch. Aunque entonces tenía yo solatncute quince años y no podía juzgar sobre mi verdadera fuerza, o, por mejor decir, debilidad, me resultaba bien claro que no debfa envanecerme demasiado por este

éxito, ya que mi adversario-un señor anciano y muy simpático-ca­ recía de toda ambición de hicha y, lo que e1'n peor, de verdadera clase de ajedrecista.

De todos modos, creo que esta partida-que ha8la ahora nunca {ut:

el

public�tai

vez

revista

una

pequeña

importancia

histórica

para

aj edrez

y

no

carezca

del

todo

do

interés.

{ut: el public�tai vez revista una pequeña importancia histórica para aj e dr ez y no

PRIMERA PARTIDA DEL MATCH

PARA EL CAMPEONATO DE DüS- j

SELDORF,

Blancas

AGOSTO

BARDELEBÉN

DE

1908

Negras

ALEKBINE

Defensa

Phllldor

l. P4R,

P4R

2.

C3AR,

P3D

3.

P4D,

CD2D

La propuesta de Nimzowitsch de reemplazar esta innovación del ame­

ricano Hanham por 3

rece ser refutada por la continuación

,' C3AR, pa­

4.

P x P ,

CxP;

5.

4.

5." PXP,

A4A,

D5D!,

etc.

P3AD

Es muy indi­

cada la continuación de Schlechter

el

A2R

(algo mejor que

ces 6. PxP, PxP;

de

8.

D5T, con la ventaja de la pareja

Ni útil, ni

necesario.

en

(jugada contra mi

1910) 5. C3A, y

Hamburgo

.,

en caso de 5.

,

7.

P3TR), enton­

C5C!,

A2R;

Hamburgo . , en caso de 5. , 7. P3TR), enton­ C5C!, A2R; Alfiles. 5 .

Alfiles.

5 .

6. A3R,

,

Para evitar 6.

6.

'1.

.,

CSA,

,

PxP

C4A.

A2R

D!A

En este momento no resultaba ne­

cesaria esta jugada, que pudo ser re­ emplazada p o r el movimiento de

, CR3A, seguido de

8. , 0-0, lo cual era sin duda más

lógico y más cómodo para las negras.

desarrollo

8. P4TD,

C4A

Sin

sido

C3A

siempre más natural y

embargo,

8.

hubiera

mejor.

9.

P4CD?,

Un doble error, que hace pasar a

manos del negro la iniciativa. En primer lugar, las blancas con esta

jugada comprometen sin compensa­

ción alguna la estructura de Peones

en su flanco de Dama, y en segundo

lugar desaprovechan la oportunidad

de adquirir ventaja por medio de 9 C5CR, C3T; 10. P3TR!, etc.

9.

10.

11. 0-0,

,

TDIC,

12.

CIR.

CSR

C3A

0-0

Probablemente con la idea de con­

tra 12

Pero si las blancas hubieran previs­

to la jugada de expansión que sigue, habrían preferido prevenirse median­

te 12. A2R (o bien 12. A3D), en cuyo

caso, sin embargo, hubiera sido pre­

ferible la posición negra después de

12

TlD, seguido de C5D.

,

T1D, poder jugar 13. C3D.

14

ALBS:HIN.E

12.

P4CD!

En unión de la jugada que sigue,

éste es, sin duda, el mejor método

para aprovechar. la debilidad de la

novena jugada blanca, que deja el

Caballo de Dama en posición pre­

caria.

13.

A3D,

P4TD!

14.

PTxP.

C&4.i no existe otra alternativa, ya

que después de 14. PC x P, PSC, se­

guido de 15, D xP, el' Peón blanco

hubiera quedado sin protección.

14.

PTXP

15.

P6C,

Las negras habrían quedado con

Peón de más en el caso de haber

permitido la jugada

15.

.,

P x P.

15.

16. CZR.

.,

DZC

PU

preten­

la

que esperaba obtener una ventaja

decisiva. Sin embargo, la verdad era

que el blanco disponfa a� de diver­

sas posibilidadea ocultas.

día

Esta era la

en

posición que yo

duodé�lm&,

Ql.i j\lgada

con

1'J.

P3A.D!

Lo mejor, ya que esta previsora

maniobra contribuirá a la amenaza

Cen caso de 18. P3AR, por ejemplo�

18. ., A5T; 19. C2A, TDlD, etcétera,

con mejor partida. En su consecuen­

cia, las blancas han de asegurar su

Peón de Rey con el Caballo, para lo

cual han de llevar a cabo un des­

ventajoso cambio sobre la casilla

4CD.

18.

PXP,

PxP

19.

C3C,

C4A

Amenazando dos Peones a la vez.

Las blancas prefieren-no sin ra­

zón- proteger su Peón libre.

20.

A4AD,

No

21.

ción.

es

C3D,

posible

20.

de.,

con

zt.

ex c.

C4XP

D x PC, buena

debido

compensa­

a

CxC!

Mucho

mejor

que

21.

,

D x c.

22.

D3D!,

etc

e o n

posibilidades

equivalentes.

%2. ASO,

lu

negras. Por ello lo más convincente

era 22. DSD, no sólo con I. �·

ASA;

TlR,

La

simplificación

23.

DXPR,

favorece

24.

OSA,

a

A3D;

 

sino también

con II.

Dx D;

Con esto no sólo ae elimina la de­

23.

AXD,

C6A;

24.

AXT,

CXT;

25.

bilidad del Peón de Alftl, sino que

A7C,

etc.,

con

lo

que

la batalla no

ae evitó la dañina posibilidad

,

habla

sido resuelta todavia de nin­

CxPR en virtud de 18. PxP, P X P;

19. C2A, etc., con bastante buen jue­

go para el blanco.

1'7.

A2D

gún

modo.

u.

%3.

%4.

AXA,

DST,

ORAN

AJEDREZ

16

Esto es · verdadera desesperación.

Amenazando Dx T+, que

pasa in­

Pero en caso de 24. D3A, entonces , DSA, etc., con limpia superio­

advertido

a

las. blancas.

ridad

11. P'7C?,

DXT+

 

32. RxD,

TST+

 

U

,

C6A

!3. AlA,

P'7C

ZS. TZC,

Abandonan.

En

caso

de

25.

TIA,

entonces

25.

Sin duda alguna, el repasar viejas partidas y examinar el grado de

 

., PSCR, seguido, si es necesario, de

25 .

,

P4A;

P5R,

y,

finalmente,

conocimientos propios en tiempos

C7R+,

con

ventaja

decisiva.

 

pasados, produce e i e r t a emoción, quizá porque de esta forma asocia­

 

!5 .

.

D4C!

mos el recuerdo de nuestra juven­

 

tud, tan

lejano

y tan próximo a la

Amenazando de nuevo P3C-P4A,

vez.

etcétera, con ganancia de calidad. En

caso de que las blancas eviten esta

BERLIN,

OCTUBRE

1929

 

Unea mediante 26. P3C, entonces

seguida 26

, TBT, seguido de vic­

 

torioso avance de la infantería.

 

Blancas

ALEKHINE

Negras

BOGOUUBOW ·

 
 

C3A,

%6.

Con gusto o no, las negras se ven

en el caso de aceptar este sacrifi­

Defensa

l. P4D,

2.P4AD,

Grünfeld

C3AR

P3CR

 

cio, ya que el uso de más complica­

3.

P3AR,

P4D

dos métodos ofensivos hubiera lle­ vado a igual fin con jugadas de in­

Aunque

no

parece

de gran efica­

 

ferior

calidad.

Por

ejemplo:

,

cia

esta

idea,

en

realidad

no

existe

P4A; 27. CSC?, DxT+, seguido de

mejor procedimiento contra la mo­

 

mate en dos Jugadas. Pero contra

dalidad blanca. En otro caso, la op­

26

,

P4A, la respuesta blanca hu­

ción al centro seria más dificil para

biera debido ser 27. TlR.

 

el

segundo

jugador.

 

4.

PxP,

CXP

 
 

!6

2'7. Txc.

28. DXJ.»R,

29. DSAD

C7R+

DXT

A3A

P6C

5.

P4R,

C3C

6.C3A, A.2C

7. A3R,

C3A?

10. AtA,

Era

necesario

7.

.

,

0-0, como

el

 

mismo

Bogoljubof

eligió·

en

Bled,

La

última

esperanza

1931, contra mi. a lo cual hube de

 
 

responder prudentemente e o n

8.

 

Jt.

,

TRlR!

P4A.

16 Pude 8. PSD, CfR bot P3AR la 9. A4D, tedor.
16
Pude
8. PSD,
CfR
bot
P3AR
la
9. A4D,
tedor.

s1 las negras se hubiesen decidido

, 0-0, la continua­

ahora por

ción sería 10. P4A, C<4R)2p; 11.

13.

0-0-0, con lo que las blancas obtendrían un fuerte ataque sobre

A x A,

9.

seguido

de

12.

D4D +

y

otra

C5D,

CR3A,

ALBKHINE

Bogolju­

es prome­

hay

apen�

,

0-0;

,

D3D;

TRlD;

las

18.

19.

20.

posibili­

impercepti­

plantear

oferta

P4A,

ahora

a

lo

que

Pero,

en realidad,

cosa,

pues

si

17.

AXC;

(si. 18.

etc.);

ClA;

19.

21.

D X A,

D7C,

salvación

son

0-0-0,

dades

bles.

de

el Rey.

10.

PU?,

18. DfT

PSR,

19.

PU

No hay duda que la posición blan­ ca es preferible; sin embargo, la

jugada del texto no es desagrada­

ble para las negras. Se imponla 10.

po­

sible

P4TD!,

ya

que

después

no

seria

P4R.

10.

C2A

11.

P4TD.

P4R

12.

PxPa. p.

AXP

13.

PST,

C2D

14.

PGT.

De a.náloga torma, pero en un ata­

que sobre el Rey, gané una partida

a Rubinstein, en Den Haag, en 1921.

En esta posición no es forzado obli­

gar; pero, en todo caso, resulta muy enérgico.

H.

.,

P3C

15.

ASC,

de

Con

17.

la

amenaza

etc.

ese,

16.

Si

ria

15.

ahora

16.

. ,

16.

A6A,

la

0-0-0.

16. CRZR.

A6A.

seguido

D2R

respuesta

PUD

se­

En

A4A

,

este

momento

la

a

nada

ClC!;

conducirá,

20.

AxA+.

jugada

debido

a

DX A ;

19.

19.

21.

C5C,

C3A

(o

bien,

T2D),

etc.

19.

,

P4C

Las

blancas

 

están

obligadas

a

una

decisión,

ya

que

si

20.

P3CR,

P x P;

21.

P

x

P,

entonces

con

21.

,

CD xP!;

las

negras

quedaban

libe­

radas.

 

20.

AU!,

 

CDxP!

 

Otro sistema de defensa era 20.

CDlC, pero seria prontamente

anulada mediante 21. AxA + , D x A;

22. 0-0, con la fuerte amenaza 23.

P4CD, etc. Sin embargo, con la ju­

habrán

de

mantener

exactituq para

,

gada

del

texto

con

las

toda

blancas

proceder

la

ventaja.

21.

AXA+,

 

DxA

22.

P.,)< P,

f'"'

.-

CX P

23. 0-0,

 

D5A!

La

ese,

aceptable· continuación para las ne­

una

posibilidad

24.

R 1 e .

etc

D X D,

CX D;

25

constituiria

RAN

AJEDREZ

17

mas hacia un !inal de ciertas chan­

ces de igualdad. Y en caso de 24. D2A, Jugarian D6D, con resultado semejante. Es por ello por lo que la respuesta blanca rehusa las ideas

negras y encuentra un final inespe­

rado.

!t. P4CD,

'/

Las blancas ofrecen un Peón con

obJeto de facilitar posibilidades más definidas a su agresión, evitando el

cambio de Damas y el control de la

casilla 3D por la Dama negra. Si 24.

, P x P, la continuación seria

25.

C5C!, DXC2R; 26. TRlR, 070; 27.

CxP+. RlC; 28. C6A+. etc., ga­ Hando.

 

2f.

 

,

DXP

25.

D2A,

C6D

La

única

 

defensa

contra

la

doble

amenaza

26. T4T

y 26. Dx P+

 
 

26.

TRIC,

OSAD

27.

T4T,

D3R

En

caso

 

de

27.

D2A,

seguirá

28.

A 4 D

!

,

P XA

(si

A XA+;

29.

CxA,

TxC;

30.

TxT,

PxT;

31.

ese+.

y

 

las

blancas

ganan);

29.

C5D+!,

C4A;

30.

CxP+!,

P XC;

31.

'I'x PC,

seguido

de 32.

P7T,

ganando.

-

28.

ese.

RJC

2

/

1

Mayor resistencia ofrecía CxA; 29. RxC (y no 29. CxP+,

, RlC; 30. D X PAD?,

pero

después de 30. C2-3C, TRlA; 31. T3T, am.énazando 32. T3R, las blancas au­

la

debido a

TD8D+ !,

etc.);

29.

RlC;

,

�entan su iniciativa victoria.

y

garantizan

29.

CR4D!,

D5R

, AXC; 30. AxA, TxA;

31. TxT, D6R+; 32. RlA, y las ne­ gras quedan después de esto total­

mente desannadas.

Si

1

j. l

1.

1

30. C3AD,

oxc.

Ax.P.

32.

31.

DIR

PXC

DSR

1 S3. D3A!,

$4. AXP,

D2A

Y

si

ahora

34.

P

x

A ;

35.

T X P +,

RlA,

seguido

de

36.

D6A + ,

D2A;

37.

T8C+, RxT;

38.

P71'+.

y

mate

en

dos

jugadas.

 

Las

negras

abandonan.

 

TORNEO

DE

SAN

REMO,

193t

Blanca.s

 

Negras

 

YATES

ALEKHINE

/

 

Apertura

Espafiola

 

l.

P4R,

P4R

2.

C!AR.

C3AD

3. ASC,

P3TD

4. A4T,

PSD

5. CSA,

Una táctica poco usada contra la

aerensa

elegida

por

las

negras.

Lo

normal y conocido es P3AD, asegu­

rando la conservación de la pareja de Alfiles al ser reservado un lugar al "Alfil español" y proyectando una maniobra de expansión de la infan­

tería en el centro.

18

ALEKHlNJ!:

S.

6. P3D,

···•

-- --------------- -----------------� .UD 11• , CXA 12. PTXC, C3T lJ. P4CD, 1 1 La
-- --------------- -----------------�
.UD
11•
,
CXA
12. PTXC,
C3T
lJ.
P4CD,
1
1
La
verdadera
dificultad
para
1aa
l-lancas reside en la limitación de
1 movimientos de sus Caballos, ya que
eJ tratar de romper la estructura
PlCR
central de Peones, no ocasionarla
P4CD!
1 otra cosa que la movilidad conjunta
de los Alfiles negros.
13.
,
P4AR
Esta
jugada
estaría
también
Jus­
tificada aun en el caso de que el
movimiento anterior de las blancas
C4T
hubiese sido 13. P4D.
14.
D2R,
C2A
la
diagonal
a2-g8,
se
halla
15.
ClA,
D2R
a
que
Una
jugada
tranquila:
las
negraa
no
sienten
prisas
en
la
batalla
y
aplazan la posibilidad
P5A, ya
que
las
blancas
habrán
de
confor­
marse con sostener la posición cen ­
P3AR
tral.
P3A
16.
C3C,
P5A
si
10.
, C X A�
17. C1A,
P4C
18. AJA.
P4TR!
12.
A5T.
Con
el
proyecto
19.
, P5T,
y
si
20. P3T,
entonces
20.
, P5C; 21.

que

en

el

centro,

P'xP, AxP. segUido de C4C, P6T. et­ cétera. Para evitar esta amenaza

deciden las blancas debilitar su ala

de Rey.

19.

C3A - 2D,

ASC

20.

P3A,

A3R

21.

P4D,

Tampoco

21.

C3CD

restarla

juego

al ne gro, que

en

tal caso

tiene

a su

Esto es lógico; pero lo más concor­

dante con el espíritu de este plan­

teo debe ser 6. A x C, seguido de 7.

P4D.

6. ,

7.

CSD,

Este es el momento justo para re­

chazar el Alfil, pues en otro caso se

posibilitaría el proyecto P3AD, lo

que equivaldría a una ventaja estra­

tégica de indudable valor.

8.

9.

A3C,

ASC!,

La

apertura

de

pese

sometido el Alfil español, concede

a

la

condena

con esta jugada a las blancas una '

perspectiva de diversión muy su­

gestiva.

9.

··-·

10. A2D.

Necesario,

ya

ll. PTx C, las blancas amenazarían

la

fuerte

maniobra

11.

C3R?,

Más consecuente era 11. Axc.

D x A+; 12. C3A. lo que obligarla a.

las negras, ante cualquier acto de

a

buscar la seguridad para su Rey en

la maniobra C3T-2A, seguido de A2C

y 0-0. Pero traa la jugada del tex­

to. son las negras las que han de buscar la iniciativa en su expansión

central

inici a tiv a

blanca

19

GRAK

!\JEDRE:Z

-- - -· ·-· ---- ------------------------

alca nce

ClD-3A-5 D.

la

21.

22.

.

.•

D3D,

idea P 4 A, seguido de 1 realmente el Peón no será salvado,

quedando reducido el final a una pu­

ra cuestión de técnica. Sin embargo,

debieron las negras evitar el último

ensayo

(30.

que

Yates se vería imposibilitado de pro­

longar la lucha. Yo habría previsto