You are on page 1of 2

Casa de Oración Iglesia del Nazareno

Tema 02: Fidelidad

Base bíblica: Hebreos 13:8

Introducción:

La Biblia afirma que “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Él no cambia, su
carácter es el mismo. A diferencia de nosotros, su amor no depende de sus emociones e
incluso de lo que hagamos. Su amor es incondicional.

Los gustos de los seres humanos cambian, los de Dios no. Las Escrituras dicen:
“Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual
no hay mudanza, ni sombra de variación”. Esto es maravilloso, entre otras cosas, porque
revelan que Dios es 100% fiel y eso lo hace absolutamente confiable.

Saber esto, debe inspirarnos no solo a amar a Dios, sino también a imitarlo siendo fieles.
Ahora bien, ¿Cómo es una persona fiel? Una persona fiel:

1. Cumple lo que promete

El Señor nos advierte cuidarnos de prometer cosas y no cumplirlas. Aquel que aspire a
ser fiel, debe esforzarse por darle valor a su palabra. Es muy fácil comprometer las
palabras, pero es difícil ejecutar las acciones.

Si estableciste un compromiso, cúmplelo; a veces costará porque las circunstancias


bajo las cuales diste tu palabra cambiaron, pero aun así, debes ser coherente con tus
promesas.

Dios te bendecirá si te propones no incumplir con tus compromisos. Un cristiano debe


caracterizarse porque le da importancia y valor a su palabra. Si por razones de extrema
fuerza no fuera posible, debería pedir perdón a quien le incumplió; eso es de sabios.

2. Inspira confianza

¿Qué tan confiable eres en tu noviazgo, matrimonio, familia, trabajo o ministerio? La


gente confiable está destinada para ocupar lugares de relevancia y a ellas Dios les
reserva lo mejor. La confiabilidad es una virtud de sabios e inteligentes y es tan
sencillo como esto: eres confiable cuando otros pueden confiar en ti.

Jesús es una persona confiable. Durante su ministerio, Demostró ser confiable. La


gente quería estar con Él y le hablaban de sus desgracias. Por otro lado, Dios le
encargó una misión y pese a la oposición, Él la desarrolló a cabalidad. Nunca usó
excusas, por el contrario, fue totalmente responsable de su rol como enviado.
La confianza se pierde cuando mentimos o nos excusamos para liberar nuestra
responsabilidad. Ese comportamiento será un obstáculo para el cumplimiento del plan
de Dios en tu vida; pide al Señor que te ayude a ser una persona confiable.

3. No se olvida de Dios

Quien se olvida de Dios, puede olvidarse de cualquier otra persona en el mundo. Esta
es una verdad histórica. Dios le habló al pueblo de Israel diciendo: “Y cuando hayas
comido y te hayas saciado, cuando hayas edificado casas cómodas y las
habites, cuando se hayan multiplicado tus ganados y tus rebaños, y hayan aumentado
tu plata y tu oro y sean abundantes tus riquezas, no te vuelvas orgulloso ni olvides
al SEÑOR tu Dios, quien te sacó de Egipto, la tierra donde viviste como esclavo.”.

La razón por la que les pidió esto es sencilla. Cuando pasamos de una crisis a una
bendición o de un agitado mar a tierra firme, con frecuencia, nos olvidamos del Señor.
Dios sabía que al permitir que su pueblo entrara a la tierra prometida, muchos dejarían
de amarlo.

Fiel es aquel que ama a Dios cuando todo marcha muy bien y cuando todo puede ir muy
mal. El que es fiel conserva su fe como lo hizo Job; y persevera en sus convicciones
como lo hizo Pablo. En tribulación o siendo perseguido, nunca “le dio la espalda a Dios”.

Conclusión

Pensarás que ser fiel cuesta mucho (eso es verdad) y dudarás si en verdad vale la
pena. Lo cierto es que la fidelidad promete bendiciones esta tierra y el la eternidad.
Jesús dijo: Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. Como Dios no
miente y es absolutamente confiable, su palabra lo vale todo. Esfuérzate.