Вы находитесь на странице: 1из 29

Manual de Planeación Pastoral Participativa

Agosto

IV Asamblea
Diocesana de Pastoral

Manual de
Planeación Pastoral
Participativa

2012 1
Manual de Planeación Pastoral Participativa

Objetivo:

Vivir el Taller de la Planeación Pastoral


Participativa, para facilitar la elaboración de
Programas y Proyectos Pastorales en todos
los niveles.

2
Manual de Planeación Pastoral Participativa
CONTENIDOS:

Justificación

VER
I. Presupuestos Reales de Planeación Pastoral.
Introducción.

1. Descripción de situaciones que nos hacen ver la necesidad de planear. 10 min.


2. Generalidades del diagnóstico pastoral que nos invitan a responder, de manera
organizada, estratégica y eficaz. 10 min.
3. Trabajo en equipos
a) Asignar a los equipos un aspecto de la realidad diocesana. 40 min.
Presentación por alguno de los equipos a todos los asistentes. 10 min.
b) Necesidad de trabajar de manera planificada. 10 min.

JUZGAR
II. Presupuestos Teóricos de Planeación Pastoral.

1. Iluminación: La Planeación Pastoral Participativa 20 min.


Diversos modelos de planeación:
El Modelo Participativo.
2. Trabajo en Equipos:
a) Provocar un diálogo que nos ayude a entender los elementos que integran la
Planeación Pastoral Participativa. 40 min.
3. Plenario. 30 min.

ACTUAR
III. Ejercicios Prácticos de Planeación Pastoral.

1. Elaboración de Programas Pastorales


a) Introducción: Elementos para la Programación. 10 min.
b) Ejercicio: Explicación y elaboración de la ficha. 10 min.
d) Trabajo en equipos. 40 min.
c) Plenario. 30 min.

2. Elaboración de Proyectos
a) Ejercicio: Explicación y elaboración de la ficha. 15 min.
b) Trabajo en equipos. 40 min.
c) Plenario. 30 min.

3
Manual de Planeación Pastoral Participativa
JUSTIFICACIÓN

En nuestras comunidades tenemos gran diversidad de grupos, actividades y servicios:


hablamos de equipos de liturgia, catequesis, coros, pastoral social, grupos de jóvenes,
movimientos parroquiales, Cofradía del Santísimo; etc. toda esta realidad compleja nos habla de
las distintas maneras y experiencias de vivir el Evangelio.

Sin embargo, reconociendo todas estas manifestaciones de vida pastoral como un don de
Dios, nos encontramos frente al desafío de trabajar de manera coordinada y con criterios
comunes.

Cualquier proceso de planeación pastoral exige, como requisito indispensable, una espiritualidad
acorde con el compromiso pastoral y los cambios que esperamos. Es decir, no habrá plan de
pastoral si no se tiene en una vida espiritual sólida y comprometida de todos los participantes.

Con el proceso de elaboración del Plan Pastoral Diocesano, se ha despertado la conciencia


de trabajar de manera conjunta y organizada. Se ha reconocido también la diversidad de
ambientes en que se realiza la labor evangelizadora por ello, se requiere una actitud analítica de la
situación y del lugar.

Ante esto proponemos una formación metodológica de planeación pastoral a través de


talleres dirigidos a quienes están involucrados en la actividad pastoral, en función no sólo de la
coyuntura diocesana, sino también de la permanente necesidad de aprender a trabajar bajo un
espíritu de comunión en los decanatos, parroquias y comunidades. Unificar la metodología de
nuestra planeación pastoral será una herramienta muy útil para fortalecer la unidad que
deseamos.

Los talleres de formación metodológica parten de las mismas necesidades pastorales y


pretenden ser un instrumento que ayude a desarrollar habilidades para la misma práctica
cotidiana de la planeación.

Con este taller se pretende, que los participantes hagan suyo el proceso de planeación
pastoral que estamos viviendo en nuestra diócesis y, así, facilitar la elaboración de los programas
y proyectos en los diversos niveles y espacios pastorales.

Para este taller se necesitarán, en total, al menos seis horas de trabajo, por lo que se
sugieren dos o tres sesiones; cuidando que, al momento del Actuar, se le asigne el tiempo
suficiente para desarrollar este trabajo que requiere de gran disponibilidad de los participantes.

4
Manual de Planeación Pastoral Participativa
I. Presupuestos Reales de Planeación Pastoral. (VER)

Introducción

En la justificación anterior se menciona el desafío de cómo trabajar de manera coordinada y con


criterios comunes. ¿Cómo lograrlo? Es necesario echar una mirada a otros campos del saber.

La planeación ha surgido en el campo de las ciencias de la administración y de la organización, y


tiene como objetivos, la producción, la eficiencia, la participación corresponsable, el empleo racional del
tiempo y los recursos, el control de calidad y la evaluación permanente. Se concibe como herramienta,
técnica y método que refleja un proyecto y genera un proceso, a fin de conseguir unos resultados
evaluables y lograr un estilo participativo de trabajo. Las empresas, los gobiernos y las instituciones de todo
tipo ven en la planeación el recurso principal para mantenerse vivas, operantes y eficaces.

La pastoral de la Iglesia se ha beneficiado grandemente de esta nueva situación. Ha comenzado a


entender que su acción salvífica tiene mayores alcances si, además de la gracia de Dios, pone en juego los
recursos que le ofrece la técnica de la planeación.

1. Descripción de situaciones que nos hacen ver la necesidad de planear. 10 min.


¿Qué situaciones pastorales vivimos las cuáles nos hacen ver la necesidad de trabajar más
organizadamente, de acuerdo a un Plan Pastoral?
Se estimula a la participación espontanea de la asamblea y se puede complementar, con lo siguiente:

Han sido muchos los vicios que han acompañado por siglos a la pastoral, y la planeación ataca
directamente la improvisación, el centralismo, el individualismo, la dispersión, el paralelismo, la
interferencia, la duplicidad de acciones, entre otros. Todo esto ha hecho de la acción pastoral una tarea
que desgasta mucho a los pastores, sin lograr ni eficacia ni objetivos precisos1.

La improvisación: Se manifiesta en la actitud y la práctica de quien se orienta con lo que la


institución y la espontaneidad, las corazonadas y hasta las ocurrencias dictan en determinado momento.
Hay una total falta de análisis, reflexión y organización que capaciten para realizar una pastoral concebida
como proceso continuo.
El centralismo: Es la práctica de quien concentra las decisiones y responsabilidades en una o en
pocas personas, ignorando con esto los carismas de los demás miembros de la comunidad. En esta
situación se eliminan o se asfixian los talentos y carismas de los demás. Incluso no hay la sensibilidad para
percibirlos. A las demás personas se les mira como simples receptores pasivos y sumisos, impidiendo el
crecimiento y la maduración de todos los miembros de la comunidad por la ambición, consciente o
inconsciente, de un control total.
El individualismo: Con esto tenemos otra actitud que afecta a la vida de nuestras comunidades. En
este ambiente nunca se llega a una convivencia real y profunda. Todo avanza como en vidas paralelas, ya
que el individualismo es una conciencia exagerada del propio valor personal y la incapacidad para percibir
el carisma de los demás. Esta actitud suele generar mucha frustración y desilusión.

1 Merlos, Francisco. Teología Contemporánea del Ministerio Pastoral. Editorial Nueva Palabra. 2012, págs. 39-41

5
Manual de Planeación Pastoral Participativa
La dispersión: Esta actitud se manifiesta en el derroche de los recursos (dinero, tiempo, personas,
energías, etc.) de que se dispone en cualquier trabajo pastoral. Las más de las veces los resultados se ven
reflejados en la ineficiencia y el desgaste. Al desconocer las necesidades reales y las urgencia prioritarias de
cualquier comunidad, aparece la dispersión como inevitable. Sucede que cuando no se sabe a dónde se
quiere llegar se gasta y se invierten recursos inútilmente, sin sujetarse a un plan con objetivos y luego nos
hay ninguna posibilidad de verificar si hay avances significativos. De manera frecuente se gastan recursos
en cosas superficiales que deberían dedicarse a otras urgentes y necesarias.
El paralelismo: Muy frecuentemente, con esta actitud, se ignora a los demás cayendo en la trampa
de pensar que sólo y únicamente lo nuestro es lo que vale. ¨ Los demás pueden hacer lo que quieran
mientras yo siga haciendo lo mío a mi modo.¨ ¨Esta actitud demuestra la incapacidad para mirar más allá
de nosotros y tender puentes que nos acerquen e integren en una fraternidad cristiana. Hasta casi
podríamos decir que esta actitud es un enemigo de cualquier comunión pastoral.
La competencia: Es la práctica pastoral según la cual cada quien quiere sobresalir pasando por
encima de los demás. A los otros se les considera rivales, competidores, enemigos a los cuales habrá que
desactivar. Se busca hacer prevalecer el propio prestigio, poder o autoridad por encima de los demás. Y
entonces habrá que eliminar, desplazar, excluir y aplastar al compañero de trabajo.
Es cierto que también suele tener unos obstáculos que necesita superar: la indefinición, los
temores de diversa índole, los prejuicios arraigados, la subestima o la sobrestima de uno mismo o de los
demás, el encasillamiento de personas, la pereza mental, los intereses creados, la falta de actualización, las
situaciones neuróticas, el endurecimiento o cerrazón ante las nuevas realidades, etc.

2. Generalidades del diagnóstico pastoral que nos invitan a responder de manera organizada,
estratégica y eficaz: 10 min.

Teniendo en cuenta los datos obtenidos en los trabajos de consulta y análisis elaborados en las
parroquias, nos aproximamos a la realidad diocesana.

a. Trabajo en equipos.

Se forman equipos y a cada uno se le asignara un aspecto de la realidad diocesana: Pobreza, Corrupción,
Crisis de sentido, Desintegración familiar, Agentes de Pastoral (Sacerdotes, Religiosas, Laicos) Pastoral
Territorial (Decanatos, Parroquias) Pastoral Funcional (Áreas de Pastoral y Movimientos) Los equipos lo
comentan y lo confrontan con su propia realidad, posteriormente elaboran un dibujo que represente el
aspecto que les tocó y que será presentado, por alguno del equipo, a todos los asistentes.

E-1 Pobreza: entre los muchos problemas que afectan la vida en las comunidades, destaca el de la pobreza,
con su diversidad de rostros: migrantes, personas con adicciones, víctimas de la violencia, desempleados,
fenómeno íntimamente ligado al modelo económico que la genera, que no ha sido capaz de proporcionar
condiciones dignas y equitativas de trabajo para todos, de acceso a servicios y a una mejor calidad de vida.
El desempleo, el sub-empleo, los bajos salarios no proporcionales a los horarios excesivos de trabajo, las
pocas garantías laborales, son síntomas de un sistema económico y político injusto, que favorece a las
grandes empresas, principalmente transnacionales, que privilegian la ganancia sobre la persona y sobre las
culturas.

E-2 La corrupción como sistema de vida, que ha penetrado todas las esferas sociales, tanto políticas como
ciudadanas y de cualquier nivel o índole; causante de diversos problemas, tales como la drogadicción, el

6
Manual de Planeación Pastoral Participativa
narcotráfico y la violencia. Esta corrupción provoca la pérdida de credibilidad en las instituciones políticas y
sociales, como los partidos, fundaciones, sindicatos, empresas, etc. ya que las influencias y el dinero han
sido uno de los principales caminos de acceso al control del poder.

E-3 Crisis de Sentido: Un tema que hay que tener en cuenta, ya que afecta de manera directa a nuestras
familias, jóvenes, adolescentes y niños, es la creciente falta de sentido de la vida (vacío existencial), la
búsqueda continua de la felicidad mal encausada (drogadicción, alcoholismo, poder, etc.) generando
fuertes crisis existenciales que repercuten en la toma de decisiones inadecuadas, la apatía, la indiferencia y
la falta de compromiso en las comunidades parroquiales y en la sociedad. Es necesario buscar formas de
llegar a todas las personas que conforman nuestras comunidades (personas divorciadas, separadas,
adolescentes y jóvenes en situación de marginación, jóvenes obreros, campesinos, indígenas y migrantes).
Tenemos el gran reto de incluir a todos ellos en nuestro Plan de Pastoral, buscando con ello crear
conciencia de la importancia de tener un profundo conocimiento del valor de la persona, como hijo de Dios
y hermano nuestro, para que a su vez logre tener un proyecto de vida que lo lleve a la felicidad verdadera.

E-4 La desintegración familiar ha aparecido como una preocupación constante por parte de la Iglesia. Se
habla de falta de comunicación y formación en los valores, falta de atención de los padres hacia los hijos
por los ritmos de trabajo, violencia doméstica o intrafamiliar, violencia sexual entre adolescentes, incluso
se llega a veces a afirmar que la responsabilidad de la descomposición social recae mayoritariamente sobre
la familia. Otros aspectos de esta problemática son los siguientes: personas divorciadas, separadas,
adolescentes y jóvenes en situación de marginación, jóvenes obreros, campesinos, indígenas, etc.

E- 5 Religiosidad Popular: La vida cristiana se nutre de formas variadas de piedad popular, enraizadas en
distintas culturas. Conociendo mejor el amor que se tiene por sus tradiciones, ritos, su tierra y su
religiosidad, podremos aprovecharlas debidamente para evangelizar y catequizar a nuestros hermanos
bautizados que viven un catolicismo debilitado, y llevarlos a una adhesión personal a Jesucristo y a la
Iglesia.
Para acompañar este proceso, puede darse una catequesis apropiada que acompañe la fe ya presente en la
religiosidad popular. Una manera concreta puede ser el ofrecer un proceso de iniciación cristiana.
También es conveniente aprovechar pedagógicamente el potencial educativo que encierra la piedad
popular mariana.

E-6 Agentes de Pastoral. Sacerdotes: En su mayoría son respetuosos, cariñosos, cercanos, entregados a su
trabajo pastoral, acompañan los procesos de crecimiento y promoción de sus fieles. Sin embargo
encontramos una carencia de madurez y conocimientos anticuados por falta de formación permanente. La
falta de unificación de criterios en los sacramentos, provoca un desinterés por trabajar a la par con sus
fieles. Se ve la necesidad de impulsar la formación permanente, adecuada a la realidad, darles un
acompañamiento cercano y efectivo en los cuales se evalúen los procesos de formación en los presbíteros.
E-7 Agentes de Pastoral. Religiosas: Se cuenta con una gran riqueza de carismas y dones que se ven
reflejados en las 20 comunidades religiosa que trabajan en nuestra diócesis, las cuales realizan diversos
servicios de acuerdo a su carisma y necesidad parroquial. Vemos un área de oportunidad para seguir
impulsando las comunidades parroquiales desde su carisma, sobre todo en la formación de los agentes y en
el servicio al hermano necesitado, con una participación más incluyente en los procesos de la pastoral
diocesana.

E-8 Agentes de Pastoral. Laicos: Expresan un fuerte deseo de seguir trabajando por el Reino de Dios, son
dinámicos, alegres, optimistas, comprometidos, tienen conciencia de sus limitantes, de su servicio

7
Manual de Planeación Pastoral Participativa
misionero, viven en unidad con sus sacerdotes, solicitan urgentemente una formación permanente, se
sienten invitados y comprometidos para asumir su proceso de conversión, están abiertos a las nuevas
propuestas diocesanas. Se ven algunas áreas de oportunidad como: un mayor compromiso de los laicos,
desarrollar mejor los distintos carismas personales, la unificación de criterios en los servicios y ministerios,
dejar el celo por el movimiento o grupo y vivir la unificación, llenar los vacios en cuanto a la promoción del
laico. Se requiere ver también su presencia viva y eficaz en las diversas estructuras de la sociedad (trabajo,
política, cultura, educación, etc.) siendo fermento en la masa.

E-9 Pastoral Territorial. Decanatos: Se cuentan con 12 decanatos bien constituidos, cada uno con un
sacerdote encargado (decano) quien convoca a las reuniones periódicas, en las que se informa de los
asuntos tratados en las reuniones del presbiterio con su Obispo. A las reuniones del decanato se convocan
a los sacerdotes que lo integran y a los representantes de las distintas comisiones. Es tarea pendiente la
articulación de los decanatos ya que cada uno se organiza de modo independiente, por ejemplo en la
formación de los laicos y los criterios pre-sacramentales.

E-10 Pastoral Territorial. Parroquias: Vivas, creativas, con sentido de pertenencia, conscientes de la gran
tarea encomendada por el Maestro, se tiene claridad en relación al proceso evangelizador. Sin embargo
nos ayudaría solicitar apoyo entre Comunidades Parroquiales y así generar una red de apoyo solidario entre
las distintas comunidades, otra área de oportunidad es la unificación de criterios en la impartición de
sacramentos, formación y procesos de pastoral en cuanto a la atención del migrante, se percibe un
desconocimiento en relación a los elementos del proceso de planificación y de organización. Un elemento a
tener en cuenta será unificar la gran diversidad de planes pastorales, proyectos y respuestas en el quehacer
de las comunidades, ya que esto representa un riesgo, siendo una arma de doble filo, por un lado, permite
ver la riqueza de la Iglesia, pero también puede ser tanta la diversidad que no les permite hablar los
mismos lenguajes y enfrentar, desde la perspectiva de la comunión eclesial, retos comunes con respuestas
compartidas.

E-11 Pastoral Funcional. Áreas de Pastoral:


Las distintas áreas de la pastoral Diocesana muestran un sentido de pertenencia y objetivos claros para
impulsar la pastoral de conjunto, tienen también un recorrido amplio en su organización para trabajar en la
Diócesis, cuentan con equipos y programas de trabajo en diferentes niveles de la Diócesis pero aún existen
lagunas.
Se puede notar que hacia adentro de la pastoral se necesita tener una mayor claridad en la planeación,
organización y coordinación entre los diversos aspectos de cada pastoral y entre las diferentes áreas que
componen la pastoral funcional de la Diócesis, en todos los niveles eclesiales.
Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta será aquellos aspectos en los cuales nos hace falta crecer
más: no hay revisión del caminar (evaluación) de las Áreas, falta fomento espiritual o experiencia de Dios y
una vivencia eclesial mayor, falta formación en los agentes de pastoral y trabajo en equipo.

E-12. Pastoral Funcional. Movimientos.


Se ve un claro esfuerzo de los movimientos y asociaciones laicales por encontrar su lugar en la construcción
de la comunidad diocesana y en la tarea a ella encomendada. Una recomendación: es necesario dejar en
claro que ellos están en función de la comunidad eclesial y no al revés.
Tienen gran presencia en las Parroquias, lo que ocasiona la eficaz integración en los planes parroquiales de
los mismos. Hay cercanía entre los diferentes grupos.
Hay atención, compromiso y apertura de algunos de los sacerdotes. Hay una apropiada asesoría de
coordinadores y directores espirituales.

8
Manual de Planeación Pastoral Participativa
Se sigue careciendo de adecuada y profunda formación en los líderes, y de conciencia sobre lo que piden
los documentos de la Iglesia.

b. Al terminar la presentación, quien coordina este momento, a partir de los datos expuestos
y comentados, ayuda a los participantes a caer en la cuenta de la necesidad de trabajar de
manera planificada, y agrega:

La planeación pastoral tiene que ser comprendida para no equipararla, sin más, con otros procesos de
planificación. Es necesario señalar los principios básicos que la regulan, a fin de distinguirla de procesos
planificados cuyo propósito primordial es la producción y la eficiencia. A continuación recordamos algunos
de los más importantes.

 Un plan y el proceso que implica, no es un fin en sí mismo ni una técnica dotada de poderes milagrosos
es, sobre todo, un instrumento de trabajo que suscita una actividad pastoral realizada con sentido
eclesial por parte de los creyentes.
 Las personas son los sujetos o actores principales en un proceso de planeación pastoral; lo que significa
que nada debe estar por encima de ellos.
 La columna vertebral de la planeación pastoral es la participación según la experiencia, la capacidad, la
formación, la especialidad y los talentos que cada uno posea. De aquí deriva la conciencia solidaria y
eclesial.
 Un plan debe respetar las fases elementales de su realización: elaboración, ejecución y evaluación.
 Para que la planeación pastoral pueda influir realmente en la vida de la comunidad tiene que afectar al
mismo tiempo la totalidad de la vida pastoral: las personas, las estructuras y los métodos de trabajo. Si
alguno de estos sectores quedara marginado estaría en riesgo de ser inoperante.

Trabajar planificadamente en pastoral es mucho más difícil y complicado que trabajar sólo, pero es mucho
más interesante. Tiene unas ventajas que no pueden existir en un trabajo individual y aislado, como son: la
eficacia comunitaria, la ubicación de las personas y de sus responsabilidades, sin interferencias ni
duplicidad de actividades, la utilización racional de los recursos que se tienen, la prioridad de los tiempos y
de las urgencias, la complementación en las tareas, pero sobre todo la realización de las personas en su
vocación y en su servicio a los demás.

Un plan de pastoral es herramienta y proceso, pero también estilo de trabajo que educa, estimula y
disciplina las tareas que se realizan.2

2 Merlos, Francisco. “Cien Palabras para evangelizar la Ciudad”, Págs. 79-80. Ed. Dabar. 2004 México, D.F.

9
Manual de Planeación Pastoral Participativa
II. Presupuestos Teóricos de Planeación Pastoral. (JUZGAR)

1. Iluminación: (Exposición) 20 min.

Se presentará una sencilla síntesis de los diversos modelos de Planeación3 con los fundamentos que
aportan los Documentos de Puebla y de Aparecida, para comprender el porqué hemos optado en la
Diócesis por el Modelo de Planeación Pastoral Participativa.4.

METODOLOGÍA DE PLANEACIÓN PASTORAL PARTICIPATIVA

JUSTIFICACIÓN:

Planear en el ámbito de la acción pastoral implica llevar la pedagogía evangélica a las técnicas de
planeación. Es muy importante tener un plan, (saber a dónde queremos llegar), pero es muy importante,
también, saber cómo llevarlo a cabo (cómo llegar). Hay diferentes modelos de Iglesia e igualmente, hay
diversos modos de planear.

En la actualidad se utilizan cuatro métodos diferentes:

La planeación normativa a partir de la autoridad


La planeación estratégica a partir de la institución
La planeación prospectiva a partir de lo ideal
La planeación participativa a partir de la acción.

Nosotros hemos escogido el Método de Planeación Pastoral Participativa sin olvidar que detrás del
método hay una eclesiología y una mística.

Este método se basa en el principio conciliar (Vaticano II) de la radical igualdad en la dignidad de
todos los ministerios fundada en el mismo bautismo. La eclesiología del Concilio tiene una fuerte
connotación misionera y concibe la obra de la evangelización como un proceso compartido de decisiones
entre todos los miembros de una comunidad eclesial, en vistas a la edificación y acogida del Reino de Dios.

El Documento de Puebla nos dice: “En una sociedad que se estructura y planifica cada vez más, la
eficacia de la actividad apostólica depende también de la organización (803) y explica en el No. 801 que “La
organización es signo de comunión y participación en la vida de la Iglesia; permite la transmisión y
crecimiento de las experiencias y la permanente formación y capacitación de sus miembros.”5

El Documento de Puebla también nos dice: “Una Iglesia misionera que anuncia gozosamente al
hombre de hoy que es hijo de Dios en Cristo; y se inserta solidaria en la actividad apostólica de la Iglesia
Universal, en íntima comunión con el sucesor de Pedro” (1304) y “La acción pastoral planificada es la
respuesta específica, consciente e intencional, a las necesidades de la evangelización. Deberá realizarse en

3 BRIGHENTI, Agenor. Reconstruyendo la Esperanza. Editorial Nueva Palabra. 2008


4 DE LA VEGA B., Héctor. Técnicas de Diseño Pastoral. Editorial Nueva Palabra. 2006
5 Ver también Documento de Puebla 1304 al 1307.

10
Manual de Planeación Pastoral Participativa
un proceso de participación en todos los niveles de las comunidades y personas interesadas, educándolas
en la metodología de análisis de la realidad, a partir del Evangelio” (1307)

El Documento de Aparecida en un llamado que hace a todo el pueblo de Dios a la conversión dice:
“…estamos llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral, que implica escuchar con
atención y discernir “lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias” (Ap 2,29) a través de los signos de los
tiempos en los que Dios se manifiesta”. (366) Enseguida en el No. 367 nos dice que “La pastoral de la Iglesia
no puede prescindir del contexto histórico donde viven sus miembros. De allí nace la necesidad, en
fidelidad al Espíritu Santo que la conduce, de una renovación eclesial, que implica reformas espirituales,
pastorales y también institucionales. El No. 370 del mismo documento dice: “La conversión pastoral de
nuestras comunidades exige que se pase de una pastoral de mera conservación a una pastoral
decididamente misionera”.

ASPECTOS CLAVES PARA LA PLANEACIÓN:

1. Tener los pies sobre la tierra. El proceso exige de sus participantes la inserción en la propia realidad.
Se debe tomar en cuenta la realidad histórica en que se está inserto y el ideal al que se quiere
reorientar esa realidad.
2. Tener los ojos puestos en el horizonte. La planeación es la acción futura. No hay auténtico proceso de
planeación sin esperanza en el futuro.
3. Tener el coraje de ensuciarse las manos. De nada valen la conciencia de la realidad y la esperanza si lo
planeado no se aterriza.

11
Manual de Planeación Pastoral Participativa
ETAPAS DEL PROCESO

I. MARCO REFERENCIAL: (Momento de reflexión ascendente) Intervienen tres aspectos:

1. Marco de la Realidad. Por realidad se entiende la situación tanto social como eclesial. La aprehensión
de la realidad es hecha por las propias personas involucradas en el proceso de planeación.
2. Marco Doctrinal. De la confrontación entre lo que Dios quiere (Revelación) y la situación real se
proyecta el futuro deseable que debe ser seguido por la acción pastoral.
3. Diagnóstico Pastoral. Este es el resultado de la confrontación entre los marcos de la Realidad y
Doctrinal. Se trata de identificar fuerzas de apoyo y resistencia. Con el diagnóstico se precisa lo que
impide pasar de “lo que somos” a “lo que queremos ser”.

II. MARCO OPERACIONAL (Crea el camino descendente). Consta de dos pasos:

1. Pronóstico Pastoral: Es el momento de establecer el Objetivo General del Plan Global y los Objetivos
Específicos que deben ser breves y comprensibles. Se deben establecer, también, líneas de acción que
hagan operativos los objetivos y determinar los recursos de todo tipo con que se cuenta.
Objetivo General. Es el enfoque general que se quiere dar a todo el Plan Pastoral, expresado “en el
qué se quiere alcanzar y “para qué”, inspirados sobre todo por el marco doctrinal.
Objetivos Específicos. Caminos o modos muy precisos para operar y llevar a cabo una parte del
objetivo general. Deberán responder a los desafíos pastorales y orientar la planeación.
Criterios de Acción. Son orientaciones generales para la realización de un plan. Cada objetivo
específico es operado a través de líneas (políticas) y formas (estrategias) de acción. Inventario de
Recursos. Es el conjunto de recursos humanos y materiales con los que contamos para llevar a cabo
nuestra programación pastoral.

2. Programación Pastoral. La programación se compone de Programas y Proyectos y distribución de


actividades, teniendo presente otros niveles eclesiales.
Programa. Forma de operación de los objetivos, a través de un conjunto de acciones realizadas en
diversas etapas. Un programa es operado a través de varios proyectos. Proyecto. Es el conjunto de
actividades a realizar para desarrollar una parte del programa.

III. MARCO ORGANIZACIONAL. Con la programación no termina el proceso de planeación. Falta la


ejecución del plan que se compone de tres partes:

1. Organización Institucional. Se refiere al soporte organizacional como son: los mecanismos de


coordinación, organismos o equipos de animación, coordinación y asesoría con sus respectivos
responsables.
2. Seguimiento o Control. Se necesita el seguimiento del plan no sólo en la preparación sino durante la
realización de las actividades programadas. Esto no sólo para corregir errores sino para evitarlos. El
control corresponde a los responsables de esas actividades.
3. Evaluación. La evaluación es un factor muy importante y sirve para medir si el plan está siendo
instrumento de comunión. Es un medio de aprendizaje y nos permite evitar errores.

12
Manual de Planeación Pastoral Participativa
2. Trabajo en equipos. Se pretende provocar un diálogo que nos ayude a entender los elementos
que integran la Planeación Pastoral Participativa.
Ejercicio “La Baraja de la Planeación Pastoral” 40 min.
a. Se forman equipos según el número de participantes, cada equipo con un máximo de diez,
en caso extremo quince, personas.
b. A cada equipo se le entregan las mismas ocho cartas, que contienen los elementos del
Método de Planeación Pastoral Participativo:
1. Marco de la Realidad; 2. Marco Doctrinal; 3. Diagnóstico Pastoral; 4. Objetivos (general y
específicos); 5. Criterios de Acción (Políticas -qué- y estrategias -cómo-); 6. Inventario de
Recursos; 7. Programas y Proyectos (actividades, responsables, tiempos); 8. Ejecución y
Evaluación.
c. Cada equipo discute el orden de las cartas y las acomoda conforme al acuerdo a que
lleguen.
3. Plenario: El grupo comparte la experiencia del juego y expone el orden de sus cartas. El
animador de este momento indicará el orden correcto. 30 min.

13
Manual de Planeación Pastoral Participativa
III. Ejercicios Prácticos de Planeación Pastoral. (ACTUAR)

1. Elaboración de Programas Pastorales.


a) Introducción: Elementos para la Programación. 10 min.
b) Ejercicio: Explicación de la ficha. 10 min.
c) Trabajo en equipos. 40 min.
d) Plenario. 30 min.

2. Elaboración de Proyectos
a) Ejercicio: explicación y de la ficha. 15 min.
b) Trabajo en equipos. 40 min.
c) Plenario. 30 min.

14
Manual de Planeación Pastoral Participativa
ELEMENTOS PARA LA PROGRAMACIÓN

Tal vez hemos entendido por “Programa” aquello que casi todos los grupos hacen al inicio de un
año o de un período determinado de trabajo. Podría decirse que es una especie de lista de actividades, en
donde se indican las reuniones, los temas que se irán viendo, las fechas de los retiros, sacramentos, paseos,
etc. Es algo fácil de hacer, incluso es necesario para no estar teniendo que improvisar actividades a último
momento. Pero un programa, en realidad, no es simplemente volcar en papel, con calendario en mano, las
actividades a realizar.

Razones para programar: la programación es necesaria para saber dónde estamos, dónde
queremos ir y cómo seguir caminando. No nos limita, sino que es un medio que nos ayuda a evitar la rutina
de hacer lo que siempre venimos haciendo y nos libra de los protagonismos pastorales y de la
improvisación del momento.

El punto de arranque es el Plan.


El punto de partida de la acción pastoral en nuestra Diócesis es el Plan Diocesano de Pastoral. En él
se nos da un diagnóstico de nuestra situación eclesial y también un tratamiento para conseguir que
nuestras comunidades crezcan en eficacia evangelizadora. Por tanto, lo primero que se requiere es
asimilarlo.
La programación tiene por finalidad aplicar el Plan para hacerlo efectivo.

Hacer propios los objetivos y trabajar para que se cumplan.


Lo primero es “apropiarse” los objetivos y ver el modo cómo pueden cumplirse. Es imprescindible
asumirlos e incorporarlos a nuestro caminar pastoral. A la luz de la situación de nuestra parroquia, grupo,
decanato o diócesis, hemos de ver cómo podemos abordar algunos de los objetivos descritos en el Plan
para que sean alcanzables, al menos, en parte.

Hay que tener claro quiénes deben programar.


Son los responsables pastorales quienes han de programar. La programación no puede venir hecha
desde instancias ajenas a aquellos que han recibido la corresponsabilidad en la misión. El cauce ordinario
de la programación parroquial es el Consejo de Pastoral, cuyos representantes ejercen bien su
representación, si la programación encarna la eficacia de la comunión misionera y no se convierte en la
suma de lo que cada grupo ha dicho.

No se trata de que esté presente “lo nuestro”, lo que represento, sino aquello que mejor responda
al objetivo propuesto. Corresponde, pues, a los miembros del Consejo de Pastoral animar al grupo al que
representan, a que participe y se implique en la programación. Con la programación, de ninguna manera se
pretende encerrar la variedad de la vida parroquial o decanal, al contrario, se busca salir de la rutina, del
individualismo pastoral y de la improvisación. Es la programación el instrumento que hace visible la
responsabilidad de la comunidad.

Es necesaria la coordinación de quienes desean trabajar conjuntamente.


Para asegurar la coordinación hay que determinar quiénes van a ser los responsables de la misma y
cuándo se van a reunir. Como esta tarea no es nada fácil, habrá que pedir un especial interés y un esfuerzo
extra por parte de todos.

15
Manual de Planeación Pastoral Participativa
La evaluación debe ser permanente.
Es importante el seguimiento que debe concluir en una evaluación final, para ver si hemos
conseguido lo que nos habíamos propuesto. Debemos evitar la tentación de esperar al final, cuando ya no
hay posibilidad de enmienda. La evaluación es condición previa a una nueva programación.

Informar a la comunidad cada cierto tiempo.


La comunidad no puede quedar al margen del camino o proceso seguido. Por ello se le ha de
informar, de vez en cuando, bien trimestralmente o bien en momentos en los que la información llegue al
mayor número de fieles.

Ningún tipo de programación está destinado a complicar la vida parroquial o decanal, a


sobrecargar las actividades pastorales o a quienes las dirigen. La programación decanal no puede ser un
añadido a las programaciones parroquiales, sino que debe complementarlas y abrirlas al horizonte de la
Diócesis. El decanato no es una super-parroquia sino el lugar donde se acentúa la comunión y la
coordinación, donde se asumen acciones comunes por parte de todas las parroquias que lo componen.
Corresponde al Decano el deber y el derecho de fomentar y coordinar la actividad pastoral común en el
decanato (Canon. 555).

16
Manual de Planeación Pastoral Participativa
PROGRAMAS Y PROYECTOS PASTORALES

I. PROGRAMAS

1. El programa es un esquema que muestra la secuencia que lleva a cabo un proceso. Los
programas son instrumentos para ordenar y racionalizar el trabajo, dando una secuencia lógica a
las acciones tendientes a alcanzar los objetivos; proporciona un esquema orientador general que
no es rígido, sino que es flexible necesariamente, según sea la realidad a la cual se quiere
responder.
Un programa se hace con una política o agrupando varias políticas, por lo tanto, el objetivo
del programa será la política y en caso de que se agrupen varias políticas, se redactará un solo
objetivo que las abarque a todas.
Las etapas son objetivos intermedios en que se divide el programa, para que llegue a ser
operativo; éstas van a dar lugar a los proyectos.

La evaluación es un proceso participativo, nos damos cuenta de nuestros valores,


actitudes, prácticas y experiencias Es necesaria una evaluación al finalizar cada etapa y al final del
programa, para comparar lo que se planeó y programó con lo realizado.

2. Elaboración de la ficha de un programa. Una vez decidida las políticas vamos a redactar
el programa.

A. Encabezado de la ficha.

Objetivo Específico: Se escribirá el objetivo específico que tengamos.


Programa. Título breve del programa (en relación al objetivo).
Objetivo. Escribir la política que se eligió.
Equipo Responsable: Responsables de la ejecución del programa.
Destinatarios: Personas a las que va dirigido el programa.
Duración: Tiempo que durará todo el programa.
Lugar: Territorio o espacio en que se desarrollará.

B. Cuerpo de la ficha. El orden que se sigue para el llenado de la ficha es: Cómo estamos, cómo
queremos estar y qué necesitamos hacer para lograrlo.

 En la columna Situación Actual, anotaremos cómo nos encontramos en el presente


mencionando hechos positivos y negativos.
 Imaginemos que ya hemos alcanzado lo que deseamos enseguida escribimos ese ideal en
la fila correspondiente a la Situación Final.
 Llegaremos a un acuerdo acerca de las etapas que necesitamos para pasar de la Situación
Actual a la Situación Final y le pondremos título a cada etapa. Anotar el tiempo de duración
de cada etapa. Enseguida se redacta un objetivo breve y conciso para cada etapa de
nuestro programa.

17
Manual de Planeación Pastoral Participativa
EJEMPLO DE PROGRAMA PARA LA PARROQUIA

Programación de Política: 3.1 Objetivo Específico 3: El Dinamismo Misionero


Equipo responsable: Párroco y Equipo de Animación
Parroquial
Objetivo: Reavivar el espíritu misionero a Destinatarios: La Comunidad Parroquial
partir del discipulado.
Duración: Tres años
Lugar: Territorio Parroquial

ETAPA / DURACIÓN DESCRIPCIÓN

Nuestra Parroquia no vive un dinamismo misionero,


si acaso se realizan visitas domiciliarias, una o dos
SITUACIÓN ACTUAL veces al año sin darles continuidad

Etapa 1 Constituir y capacitar un Equipo Misionero


Equipo Misionero responsable Parroquial
4 meses

Etapa 2 Convocar a los agentes de pastoral para vivir un


Capacitación de agentes proceso de formación misionera a partir de un
4 meses encuentro con Cristo.

Etapa 3 Ir a toda la comunidad parroquial para entrar en un


Ir a todos proceso de conversión.
16 meses

Etapa 4 Lograr que los feligreses de la parroquia tengan la


Formación y acompañamiento de las oportunidad de vivir su fe en pequeñas
pequeñas comunidades. comunidades.
12 meses

SITUACIÓN FINAL La Parroquia vive en misión permanente

18
Manual de Planeación Pastoral Participativa
EJEMPLO DE PROGRAMA PARA COMISIÓN DE PASTORAL DE COMUNICACIÓN

Ficha para programación de política: 1.7 Objetivo específico: 1. Estructuras de Comunión y


Participación.
Objetivo:
Revisar y evaluar el ser y quehacer de la Equipo responsable: Equipo de Comunicación
Comisión para la Pastoral de la Comunicación, Destinatarios: Iglesia Diocesana
para que preste un mejor servicio al proceso
diocesano de pastoral. Duración: 2 años
Lugar: Instalaciones Comisión de Comunicación

ETAPA / DURACIÓN DESCRIPCIÓN


La Comisión de Comunicación tiene una estructura, una
organización, un plan de trabajo y personal contratado,
pero si bien llega a varias comunidades, no interactúa con
SITUACIÓN ACTUAL todas las estructuras diocesanas y no ha logrado
posicionar su imagen institucional. Además no cuenta
con los recursos económicos suficientes para apoyar
todos los proyectos pastorales de evangelización en los
medios de comunicación, pues son muy costosos.
Formar un equipo de profesionales, externos, que
Etapa 1 analicen nuestra estructura pastoral y empresarial y nos
Integrar un equipo de evaluación interna den una visión clara de nuestra situación actual y los
6 meses lineamientos y objetivos a seguir a corto y mediano plazo.
Integrar el Consejo de Asuntos Económicos, que genere
Etapa 2 ingresos permanentes para los proyectos de
Integrar un equipo de asuntos económicos evangelización en medios de comunicación, tanto
6 meses nuestros como de las demás estructuras diocesanas.

Etapa 3 Integrar un equipo de vinculación con representación de


Consolidar los vínculos con las estructuras cada Dimensión, Movimiento y Decanato, para elaborar
diocesanas de pastoral un Plan universal de evangelización en medios de
6 meses comunicación.

Etapa 4 Remodelar nuestras instalaciones, para tener los espacios


Remodelación y adecuación de las oficinas adecuados para la realización de los diferentes proyectos
de la Comisión de Comunicación de Comunicación.
6 meses
La diócesis tiene una Comisión de Comunicación
autosustentable, que es vínculo de comunicación entre
SITUACIÓN FINAL las estructuras diocesanas, las comunidades parroquiales,
los Movimientos y Asociaciones y los medios masivos de
comunicación.

19
Manual de Planeación Pastoral Participativa
FICHA PARA PROGRAMA

Ficha para programación de política: Objetivo Específico:

Objetivo:
Equipo responsable:
Destinatarios:
Duración:
Lugar:

ETAPA / DURACIÓN DESCRIPCIÓN

SITUACIÓN ACTUAL

Etapa 1
Duración

Etapa 2
Duración

Etapa 3
Duración

Etapa 4
Duración

SITUACIÓN FINAL

20
Manual de Planeación Pastoral Participativa
II. PROYECTOS

1. El proyecto es un conjunto de actividades que es necesario realizar para desarrollar


una parte del programa. Se elabora a partir de las estrategias y debe comprender:

Actividades a realizar Tiempo y Duración


Recursos Humanos y Materiales Lugar
Responsable directo Seguimiento y Evaluación.

2. Elaboración de la ficha de un proyecto.

Redacción de los proyectos. Una vez terminado de redactar el programa vamos a elaborar los
proyectos, se van a realizar con cada una de las etapas que enumeramos en el programa, así pues,
el objetivo de la etapa se convierte en el objetivo del proyecto.

A. Encabezado de la ficha.

Programa: Es el correspondiente a la política o políticas elegidas.


Etapa: Título de la Etapa a la que se refiere.
Objetivo del proyecto: Es el objetivo correspondiente a la etapa.
Responsable: Responsable directo del proyecto.
Duración: Tiempo que durará todo el proyecto.

B. Cuerpo de la ficha.

 Las actividades. Cada etapa da origen a un conjunto de actividades que será necesario
realizar estableciendo una secuencia lógica entre ellas. La descripción de las actividades y
pasos, se hace de la manera más exhaustiva posible, de modo que no se hagan omisiones
importantes que, al no considerarlas, pueden alterar la ejecución del proyecto.
 Recursos. Describir el cómo y con qué vamos a realizar cada una de las actividades.
 Responsable. Indicar responsable de cada actividad.
 Tiempo. El momento en que se va a realizar cada actividad así como cuánto tiempo tomará
su realización.
 Lugar. Anotar el espacio donde se desarrollará cada actividad.

Evaluación. Se tomará en cuenta la revisión de contenidos, metodología, participación, lugar,


tiempo, etc. Es necesaria una evaluación al finalizar cada actividad y al final del proyecto, para
comparar lo que se proyectó con lo que se realizó.

21
Manual de Planeación Pastoral Participativa
EJEMPLO DE PROYECTO

Programa: El Espíritu misionero.

Etapa 1 Equipo Misionero responsable

Objetivo Proyecto: Integrar y capacitar un equipo misionero parroquial.

Responsable: Párroco y Equipo de Animación Parroquial.

Duración: Cuatro meses.

Actividades Recursos Responsables Tiempo Lugar


(Qué) (Cómo y con qué) (Quienes) (Cuándo) (Dónde)

Invitación general Coordinador del Salón


1.- Constituir un Área Profética Un mes Parroquial
Equipo Misionero Invitación personal

Invitación por:
Medios Electrónicos
Periódico mural
Visitas a grupos

2.- Capacitación Invitación a Coordinadores Tres meses Salón


Para El Equipo personas para de pastoral (todos los Parroquial
Misionero capacitar. Profética, sábados)
Retiro Kerigmático Litúrgica y Social
Reuniones
semanales de
seguimiento.

3.- Evaluación En ambiente de Coordinadores Último Sábado La Casa de


retiro de las tres Campo “X”
Formato del los Áreas.
aspectos a evaluar

22
Manual de Planeación Pastoral Participativa
FICHA PARA PROYECTO
Programa:___________________________________________________
Etapa: ___________________________________________________

Objetivo Proyecto:___________________________________________________________________

Responsable: ________________________________________________

Duración: ____________________

Actividades Recursos Responsables Tiempo Lugar


(Qué) (Cómo y con (Quienes) (Cuándo) (Dónde)
qué)

23
Manual de Planeación Pastoral Participativa
DIÓCESIS DE TABASCO
ALGUNOS ASPECTOS SOBRESALIENTES DE
LAS ASAMBLEAS DIOCESANAS DE PASTORAL

AÑO 2011
¿Cuáles crees que son los procesos pastorales que podemos impulsar en nuestro
Proyecto Diocesano?
 Que exista una Escuela de Formación de Agentes diocesanos.
 Impulsar la Pastoral Profética.
 Que los Procesos se organicen a nivel Decanal y Parroquial.
 Impulsar los Procesos de Formación Bíblica.
 Que todos los Procesos se realicen y se orienten en la Comunión.
 Retomar los Procesos Pastorales que hay.
 Que se lleven a cabo los Procesos de Formación en el Presbiterio.
 Registros notariales con formato común en la Diócesis (red digital).
 Fortalecer más la Pastoral Vocacional.
 Impulsar la Pastoral Familiar.
 Que los Procesos Pastorales sean Eclesiales.
 Fortalecer la Pastoral de de Adolescentes y Jóvenes.
 Que los Medios de Comunicación sirvan para Evangelizar.
 Impulsar la Pastoral Social.
 Unificación de Criterios Pastorales.
 Formación para el conocimiento y la integración de los valores culturales en orden a la
Evangelización.
 Que el Seminario conozca los Procesos adecuados de cada grupo diocesano.
 Que se elaboren materiales para la Evangelización para todos los Grupos.
 Personalizar los Procesos Pastorales.
 Continuidad en la formación sacramental.
 Construcción de la Catedral.
 Que el Equipo de Pastoral sea estructurado.
 Formación solida para los Sacramentos.
 Actualizar la planificación Pastoral diocesana.
 Proceso de integración de las Comisiones y Dimensiones de la Pastoral Diocesana.
 Continuidad en la educación de la fe.
 Formación permanente de los Agentes de Pastoral.
 Formación para la Oración personal, familiar y Comunitaria.
 Desarrollo completo de Procesos.

24
Manual de Planeación Pastoral Participativa
¿Cuáles crees que son las necesidades más sentidas y profundas en nuestra Pastoral de
Nuestra Diócesis?
 Pastoral Familiar. (Especiales)
 Pastoral de Conjunto con Perspectiva Integral.
 Plan Maestro con Procesos Definidos (Continuidad).
 Proceso Evangelizador.
 Formación Continuada de Agentes.
 Misión Evangelizadora.
 Pastoral de Adolescentes y Jóvenes.
 Formación y Procesos con Espiritualidad.
 Conversión. (Renovación Diocesana y Parroquial)
 Comunión.
 Compromiso Social.
 Unificar Criterios Sacramentales y Pastorales.
 Pastoral Vocacional.
 Procesos de Integración Diocesana.
 Formación para la Responsabilidad y el manejo de Conflicto (Liderazgo)
 Acompañamiento Sacerdotal.
 Diagnósticos Adecuados.
 Pastoral Bíblica.
 Conocimiento y Diálogo con la Cultura.
 Evangelizar la Cultura Religiosa.
 Formación Humana de los fieles.
 Pastoral para los que se van.
 Procesos de Participación.
 Formación Continuada de los Sacerdotes.
 Formación adecuada para los futuros Pastores, insertados en su Realidad.
 Definir estructura Diocesana.
 Procesos de Comunicación adecuados (medios).
 Problemas Sociales desde la Familia.

25
Manual de Planeación Pastoral Participativa
AÑO 2012
¿Cuáles son los desafíos?
 Saber explotar las riquezas de la Diócesis en todos sus niveles social, moral, geográfico, etc.
 Dejar actuar los carismas personales y unificarlos en los criterios Diocesanos para que
trabajen en sintonía con la Evangelización: Comunión.
 Compromiso en las etapas de Formación y Misión.
 Que en los Procesos de todos los niveles Presbítero y Laico trabajen a la par, cada uno
desde su identidad correspondiente.
 Unificación de criterios en los Sacramentos y Procesos Parroquiales, así como también la
aceptación de los Párrocos de estos criterios.
 Formación de todos los niveles se fomente la participación Diocesana a favor de la
Evangelización.
 Vencer la pasividad, no tener miedo de dar a conocer nuestra riqueza Pastoral.
 La continuidad de los Procesos Pastorales.
 La falta de compromiso del laico al ver la carente madurez del Párroco en su ministerio,
aunado a los conocimientos anticuados por la renuencia a la formación permanente y
constante.
 La actualización en el uso de las nuevas tecnologías en favor de la Evangelización y como
uno de los medios de propagación del Plan Diocesano.

¿Qué le pide Dios a su Iglesia en Tabasco?


 La unificación de criterios Pastorales Diocesanos.
 Que sigamos una misma metodología en todos los niveles que se aplique a las realidades
pastorales.
 Mayor entrega, pasión y compromiso tanto del Laico como del Presbítero
 Conversión personal que nos lleve a la Comunión.
 Dejar la soberbia, el egoísmo y el personalismo en los grupos, movimientos y Pastorales.
 Tener la conciencia de lo que somos para la misión por el compromiso bautismal como
laicos y consagrados en el servicio, es una Evangelización como el ser en lo que nos une
que es Cristo.
 Que seamos verdaderos Discípulos y Misioneros a ejemplo del Buen Pastor ser servidores y
no funcionarios
 Que los bautizados reciban el kerigma para tener un encuentro con Cristo, porque hay
cantidad pero no calidad de católicos.
 Una Evangelización casa por casa, de tal modo que el católico este enamorado de Cristo
sea responsable y responda a las exigencias de la Nueva Evangelización
 Que nos mantengamos unidos en la fe y por nuestro bautismo dar testimonio en nuestra
Iglesia doméstica
 Ser hombres y mujeres de Iglesia en la Comunidad teniendo la misión como una forma de
vida
 Estar abierto a los cambios, a los tiempos, a las estructuras y a un Proceso de Conversión
Personal y Pastoral.

26
Manual de Planeación Pastoral Participativa
VICARIA DE PASTORAL DE LA DIÓCESIS DE TABASCO

Conclusiones del análisis Pastoral con Comisiones y Dimensiones:


1. Nuestro punto de partida es la recuperación de los Procesos Pastorales iniciados, desde lo
positivo que se ha logrado.
2. Que todo la siguiente etapa del Proceso sea discernido, consensado y realizado
Eclesialmente.
3. Que nos orientemos a una Pastoral de Procesos.
4. Situarnos en nuestra Realidad por medio de un análisis.
5. Partir de la Conversión Pastoral.
6. Definir la terminología y la metodología, asegurando la mejor participación de todos.
7. Sectorización y formación Comunitaria.
8. Retomar los elementos de la aportación del Magisterio en Aparecida.
9. Evaluación y nivelación de la situación Pastoral en las Comunidades Parroquiales.
10. Desde una Espiritualidad de Comunión.
11. Buscando definir claramente nuestro modo de ser Iglesia: Un Proyecto Conjunto.
12. Retomar lo que ha faltado y reorientar lo que no ha funcionado.
13. Orientarnos a una Renovación Integral de la Diócesis desde las Comunidades Parroquiales.
14. En un análisis y dialogo con la Cultura de nuestro tiempo.

27
Manual de Planeación Pastoral Participativa
BIBLIOGRAFÍA

BRIGHENTI, AGENOR, Reconstruyendo la Esperanza. Ed. Nueva Palabra, 3ª. Edición, México 2008.
Título Original en portugués “Como Planear la Acción de la Iglesia”. Traducción de Agenor
Brighenti.

CIEN PALABRAS PARA EVANGELIZAR LA CIUDAD. Espacio de Pastoral Urbana, Equipo de Pastoral
Urbana, Ed. Dabar 2005.

CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO. Ediciones Paulinas, 3ª. Edición, México 1985.

CORRIPIO, FERNANDO, Diccionario de Ideas Afines. Ed. Herder Editorial, S.L., 2ª. Edición, Barcelona
2007.

DE LA VEGA B., J. HÉCTOR, Técnicas de Diseño Pastoral. Ed. Nueva Palabra, 1ª. Edición, México
2006.

DOCUMENTO DE PUEBLA, III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, 20ª. Ed. Basilio
Núñez, México 1996.

DOCUMENTO DE SANTO DOMINGO, IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Ed.


Dabar, México 1992.

DOCUMENTO DE APARECIDA, V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Ediciones


Paulinas, Caracas 2007.

MANUAL DE PLANIFICACIÓN PASTORAL. Arquidiócesis de Hermosillo. 2009.

MERLOS ARROYO, FRANCISCO, Teología Contemporánea del Ministerio Pastoral. Ed. Nueva
Palabra, 1ª. Edición, México 2012.

SAGRADA ESCRITURA
Biblia Latinoamericana, Ed. Verbo Divino, XXXV edición, México 1995.

28
Mons. Gerardo de Jesús Rojas López
Obispo de Tabasco