Вы находитесь на странице: 1из 10

Rubrica:

Evaluación del Impacto Ambiental del


uso de Sustancias Refrigerantes
6to CICLO
Mantenimiento de Maquinaria de
Planta

Callata Quispe Hubert José

Chire Arratia Jhon Pedro

Alumno (os): Enriquez Chavez Diego

Quispe Huancollo Felix

Yucra Chambilla Giancarlo

Especialidad Nota:
: C3-B
Grupo
DOCENTE : Carlos Chama
Fecha de entrega : 12 04 18 Hora:
1. Introducción

 El trabajo de investigación se ha elaborado porque existe un gran problema


para la humanidad, que el medio ambiente está contaminado por las
actividades que realizan los seres humanos como el inadecuado manejo de
los gases refrigerantes que ese usan en las empresas para los equipos de
climatización y refrigeración. El efecto negativo que producen estos gases
provocando el deterioro progresivo de la capa de ozono, así como también
el denominado efecto invernadero.
Todos los refrigerantes usados desde las décadas pasadas han tenido un
potencial nocivo para el medio ambiente de diferentes características, unos
más que otros. En este caso el R-22 es uno de los menos nocivos dentro de
la familia de los clorofluorocarbonos CFC´s, sin embargo, su utilización sigue
en la era actual, pero existiendo ya algunos reemplazos o sustitutos como es
el R-290. Con la aplicación de mediciones realizadas en el proceso de
reconversión del R-22 por el R-290, se logró disminuir el consumo energético
del aire acondicionado, entre un 7% y un 10% con relación al R-22por lo que
el R-290 es un refrigerante sostenible y ecológico. Con el fin de dar a conocer
que existen alternativas en el mundo de la refrigeración y climatización en la
capa de ozono, para evitar el efecto invernadero y ahorrar considerablemente
sin afectar significativamente las condiciones de confort.
Como podemos apreciar en el grafico obtenido de la NASA se puede
diferenciar las zonas más calientes del planeta, por lo q podemos darnos
cuenta que la zona polar norte se encuentra con un aumento considerable
en las temperaturas debido al efecto invernadero, los cuales son producto de
los gases CFC y que de manera indirecta son producidos por los refrigerantes
por su mala manipulación en la industria.

2. Impacto de los refrigerantes en la capa de ozono

Para evaluar el impacto que tienen sobre el ozono los CFCs, halones y productos
similares se introdujo una nueva magnitud: el Potencial Destructor del Ozono (ODP).
Se ha determinado en relación con el R-12, al que se ha dado arbitrariamente el
valor de la unidad.
3. Esquema de Acción de los clorofluorocarbonos.

4. Refrigerante R22:
Al pertenecer a la familia HCFC’s es un refrigerante nocivo para la capa de ozono y
por ende peligroso para el medio ambiente. 1 kg de refrigerante equivale a
aproximadamente a más de 1.5 toneladas de CO2.
Actualmente el R22 ha sido sustituido por el refrigerante R407C o mas
modernamente por el R410A estos cumplen las siguientes características:
- No dañan la capa de ozono
- No son tóxicos o inflamables
- Son estables en condiciones normales de trabajo de presión y temperatura
La normativa al respecto indica que desde el 1 de enero del 2004 se prohíbe la
manufactura de todo tipo de equipos con HCFC´s. El 1 de enero del 2010 ese
prohibió por la UE sustancias que agoten la capa de ozono, además de importar,
producir, vender y/o usar R22.
Aun se permitió el uso del R22 generado hasta el 2015 para cubrir la demanda de
R22 en instalaciones existentes.

5. CFC'S y la crisis del ozono


Hasta hace poco tiempo, la mayoría de los refrigeradores domésticos fueron
fabricados con el uso del CFC-11 y CFC-12 como refrigerantes. En 1990, el total
combinado de CFC-11 y CFC-12 usado en refrigeradores domésticos eran
aproximadamente 40.000 toneladas métricas. El uso extenso de CFCs es una de
las causas primarias del agotamiento de la capa de ozono. Por lo tanto, con el
protocolo de Montreal se obliga a los países firmantes a eliminar y controlar las
sustancias que agotan el ozono; sustituyendo los CFCs por otras, asimismo creando
nuevas tecnologías.

6. Pactos actuales
Se señala que frente a la conmoción mundial que ha provocado la disminución del
ozono, se han suscrito Acuerdos Internacionales como: el "convenio de Viena para
la protección de la capa de ozono", adoptado en Viena en marzo de 1985 y el
"protocolo de Montreal relativo a las sustancias agotadoras de la capa de ozono",
suscrito en Canadá, en 1987. En 1987, alrededor de noventa naciones del mundo
firmaron un acuerdo en el que se decidió que para el 1998 se reduciría a la mitad el
consumo y la producción de los CFCs, a partir de los valores de 1986. Este acuerdo
se conoce como el protocolo de Montreal. Actualmente, la Agencia de Protección
Ambiental (USEPA, por sus siglas en inglés), tiene en efecto la legislación llamada
Clean Air Act Amendment de 1990 que, entre otras cosas, legisla para la eliminación
de la producción de los CFCs en territorio de los Estados Unidos, al igual que su
uso, manejo y disposición para el 31 de diciembre de 1995. Bajo el título VI de esta
a reglamentación, está prohibido el descargar intencionalmente el CFC en el curso
de mantenimiento, servicio, reparación y disposición de aire acondicionado o
equipos de refrigeración. En los Estados Unidos es ilegal la manufactura de CFCs
y para poder usarlos y disponer de ellos se necesitan licencias especiales.

7. Producción y consumo en Latinoamérica de Sustancias


Agotadoras de Ozono
América Latina para el año 2000 aún producía volúmenes importantes de
Clorofluorocarbonados, destacándose Argentina, Brasil, México y Venezuela como
los principales productores con 12.854 Ton (DIAN, 2006), mientras que el consumo
fue de 22.000 Ton. En la actualidad la producción de CFC es cero acorde con lo
establecido en el Protocolo de Montreal, y su consumo está más relacionado con
los procesos de recuperación y regeneración. Con respecto a los usuarios que en
Latino América aún conservan equipos que requieren de este tipo de sustancias, se
han identificado los siguientes, que se discriminan en dos categorías. Stavro, 2009:
• Grandes usuarios de sustancias agotadoras de la capa de Ozono
– Industrias de fabricación de equipos de refrigeración, aire acondicionado y
espumas de poliuretano.
– Industrias de alimentos.
– Industrias de bebidas.
– Almacenes de grandes superficies.
– Hoteles. – Clínicas, hospitales.

8. Recuperación, reciclaje y regeneración

Las grandes existencias de sustancias controladas que hoy contienen muchos


equipos fabricados con anterioridad al Protocolo, son potencialmente recuperables
mediante su reciclaje o regeneración con el fin de acelerar la reducción de la
producción, lo cual fue tenido en cuenta por las partes para eximir el consumo de
sustancias recicladas cuando calcularon el consumo de acuerdo con el Protocolo.
UTO, 2005. Para los países en desarrollo contemplados en el artículo 5 del
Protocolo, como Colombia, se les dió un plazo máximo de diez años, además de
asistencia técnica y ayuda financiera para la reducción total de la producción y uso
de Sustancias Agotadoras de Ozono. UTO, 2005. De acuerdo con los
planteamientos de la UTO en Colombia, se definen los siguientes avances en las
medidas de control por sectores:
• Reconversión industrial en la fabricación de refrigeradores, domésticos y
comerciales Las fábricas de refrigeradores domésticos y muchos comerciales no
utilizan CFC, debido a que los fondos a los que han tenido acceso, los han empleado
en reemplazar el agente refrigerante R12 por el gas R134a y el R11 por gas R141b
y también en la reestructuración y modernización de sus instalaciones, lo que a su
vez les ha permitido ser más competitivos en el mercado nacional e internacional
(UTO, 2005), al producir con mejor calidad, alta tecnología y a menores costos, así
como emplear refrigerantes que no tienen restricciones para su uso a nivel mundial
De acuerdo con Ortiz (2010) y ARAP (2007), la recuperación consiste en el proceso
de retirar la carga de refrigerante de un sistema de refrigeración y depositarlo en un
contenedor con el fin de almacenarlo, regenerarlo o trasportarlo, mientras que el
reciclaje consiste en reducir los contaminantes que se encuentran en el refrigerante
usado, mediante el proceso de separación de aceite, eliminación de no
condensables, remoción de partículas contaminantes sólidas y volverlo a utilizar en
el mismo sistema refrigerante. Con base en el proceso de capacitación y
certificación de técnicos, se suministró el equipo necesario a más de 300 técnicos
para la utilización responsable de los gases refrigerantes al momento de hacer
servicios de mantenimiento o desmontar los sistemas industriales que utilicen CFC,
con el fin de reducir el consumo de gas refrigerante y aprovechar al máximo los ya
instalados, mediante estaciones de reciclaje que están al servicio de los técnicos.
UTO, 2005. Entre los años 2008 y 2012 se han recuperado más de 36.763 kg de
refrigerante R22, más de 4.560 kg de R12, y más de 18.078 kg de R134a

9. Regeneración de gases refrigerantes


La regeneración consiste en tratar un refrigerante para llevarlo al grado de pureza
correspondiente a las especificaciones del refrigerante original, mediante
procedimientos de filtrado, secado y destilación, todo verificado en un análisis
químico.
Los fabricantes de refrigerantes así como de equipo recomiendan que el nivel de
pureza del refrigerante regenerado sea igual al del refrigerante original. El elemento
clave de la regeneración es que se efectúe una serie completa de análisis y que el
refrigerante sea sometido a reprocesamiento hasta poder satisfacer las
especificaciones correspondientes al refrigerante virgen. En la tabla se muestran
las características que tienen los refrigerantes R12, R22 y R134a nuevos, las cuales
debe cumplir un refrigerante que haya sido regenerado

Destrucción de gases refrigerantes Cuando los gases refrigerantes no pueden ser


regenerados por diversas razones, como estar mezclados con otros gases, o su
nivel de contaminación es muy alto o por presentar compuestos no regenerables,
es necesario proceder a su almacenamiento por un gestor de residuos peligrosos
para exportarlo a un país donde se cuente con la tecnología para su destrucción.
En Colombia se han hecho algunos estudios para tratar de destruir los refrigerantes
no regenerables, como una forma de disponer finalmente las sustancias agotadoras
de la capa de ozono, pero todavía no se ha logrado llegar a una solución viable
técnica y económicamente. Huertas (s.f.), construyó un incinerador tipo laboratorio
para la destrucción de los gases refrigerantes, donde las temperaturas alcanzan los
825°C, empleando en su combustión hidrógeno y determinando experimentalmente
las condiciones óptimas para que el proceso de incineración se lleve a cabo de la
manera más eficiente posible, pero los costos del proceso son todavía altos, debido
al alto consumo de hidógeno.
En Latinoamérica no se emplean equipos para la destrucción de gases
refrigerantes, pero el protocolo de Montreal aprobó las siguientes tecnologías, las
cuales se agrupan en tres categorías. (UTO, 2009):
1. Incineración
Reactor de craqueo, Oxidación en medio gaseoso, Inyección líquida, Horno
rotatorio, Incinerador de basuras y Horno cementero.
2. Plasma
Arco de Plasma con Argón, Plasma de frecuencia de radio inductivamente
acoplado, Plasma AC, Plasma con CO2, Plasma en microondas y Plasma con
nitrógeno.
3. Tecnologías de no incineración (otras tecnologías)
• Descomposición por electrones solvatados
• Reducción química en fase gaseosa
• Deshalogenación catalítica en fase gaseosa
• Reactor con vapor sobrecalentado.

Para el año 2013 se tiene pensado la construcción de un incinerador de gases


refrigerantes en la ciudad de Barranquilla, donde se empleará tecnología aprobada
por el Protocolo de Montreal.

10. Conclusiones:

 Se prohibió el uso de refrigerantes contaminantes y propiciadores del efecto


invernadero debido a su alta toxicidad y capacidad de destrucción elevada
de la capa de ozono. Todo esto según lo acordado en el protocolo de
Montreal para reducción del cambio climático.
 Los refrigerantes con base de cloro y flúor o hidroclouroflourocarburos son
los que mayor capacidad contaminante tienen debido a la alta volatilidad del
cloro en sus compuestos y, además, que este mismo elemento puede
mantenerse durante largo tiempo en la atmosfera.
 Actualmente existen una variedad de refrigerantes relativamente suficiente
para sustituir a los refrigerantes más contaminantes (como el R22 o R12)
usados antes de las legislaciones respectivas; y aunque estos sustitutos no
sean del todo amigables con el medio ambiente son mucho más fácilmente
recuperables y controlables.
11. Bibliografia:

 Pablo Emilio Sánchez. (miércoles 8 marzo, 2017). El gas refrigerante que


daña la Capa de Ozono. 12/04/2018, de http://portal.mma.gob.cl/ Sitio
web: http://portal.mma.gob.cl/el-gas-refrigerante-que-dana-la-capa-de-
ozono/
 Ing. Gildardo Yañes. (21 de otubre 2010). Gases Refrigerantes culpables del
daño a la capa de ozono . 12/04/2018, de www.mundohvacr.com Sitio
web: https://www.mundohvacr.com.mx/2008/07/gases-refrigerantes-
%C2%BFculpables-del-dano-a-la-capa-de-ozono/
 María Elena Holguín. (12 abril del 2018). Los gases refrigerantes dañan la
capa de ozono. 12/04/2018, de elsiglodetorreon.com Sitio web:
https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/271560.los-gases-
refrigerantes-danan-la-capa-de-ozono.html