Вы находитесь на странице: 1из 11
¿Cómo usar Oráculo Matemágico en el aula? 1 Ahora que ya sabemos cómo usar la

¿Cómo usar Oráculo Matemágico en el aula? 1

Ahora que ya sabemos cómo usar la aplicación Oráculo Matemágico, es tiempo de pensar cómo podemos integrarla en nuestra dinámica pedagógica del día a día, de manera que podamos potenciar los procesos de enseñanza- aprendizaje dentro de nuestras aulas de clase. Las posibilidades son muchas, y como docente creemos que será capaz de crear gran variedad de situaciones para aprovechar el recurso de esta app; sin embargo, nos gustaría ofrecerle aquí, como una forma de pequeña introducción, algunas ideas de uso tanto para sus cursos de Matemática, como para Historia, Lenguaje y Arte. Asimismo, en cada una de las aplicaciones que se comentan a continuación se discuten algunas buenas prácticas de la dinámica de interacción docente- alumno que creemos que le serán provechosas (por ejemplo, el fomentar la discusión acerca de distintos métodos de resolución de un mismo problema matemático, o el saber aprovechar los errores de los alumnos para crear aprendizajes significativos, entre otros). Estos principios de interacción, si bien se presentan en una sección determinada de este texto, tienen valor para cualquier otra sección, y en general, sirven para cualquier dinámica de la labor pedagógica cotidiana. Sin más introducción, empecemos por las aplicaciones de Oráculo Matemágico en los cursos de Matemática. Se proponen cinco aplicaciones: tarea para la casa, proyecto anual, trabajos grupales, competencias en el aula y evaluaciones antes y/o después de clase. Revisemos una por una.

1. Tarea para casa

Una primera posibilidad de uso de la aplicación Oráculo Matemágico es dejarla como tarea para la casa. Supongamos que usted ha estado trabajando el tema de fracciones con sus alumnos; más específicamente, fracciones equivalentes. Una buena posibilidad sería dejarles como tarea a sus alumnos que trabajen algunos ejercicios relacionados al tema en Oráculo Matemágico. Pero, ¿dónde ubicar esos problemas?

1 Documento de trabajo elaborado por la Pontificia Universidad Católica del Perú para el curso virtual del proyecto “Oráculo Matemágico”.

Ubicando el paquete de tareas adecuado Si volvemos a la organización básica del app, recordará

Ubicando el paquete de tareas adecuado

Si volvemos a la organización básica del app, recordará que hay dos grandes secciones en esta: la sección Entrenamiento y la sección Aventura.

en esta: la sección Entrenamiento y la sección Aventura. Sobre la segunda de estas secciones volveremos

Sobre la segunda de estas secciones volveremos más adelante; por el momento, concentrémonos en la primera. La sección Entrenamiento cuenta con seis subsecciones: Numeromagia, Mente Poderosa, Intuición Mágica, Práctico Matemagia, Esquemas Matemágicos y Solidomancia. Cada una de estas subsecciones representa un área temática y en su interior se encuentran paquetes de tareas, cada uno de los cuales contiene ejercicios sobre un tema específico de matemática.

Así, por ejemplo, la subsección Práctico Matemagia trabaja los temas de fracciones, decimales y porcentajes,
Así, por ejemplo, la subsección Práctico Matemagia trabaja los temas de fracciones, decimales y porcentajes,

Así, por ejemplo, la subsección Práctico Matemagia trabaja los temas de fracciones, decimales y porcentajes, y si usted ingresa a esta subsección encontrará paquetes de tareas relacionados a este tema general. Uno de esos paquetes de tareas tiene por nombre Fracciones (2) y trabaja el tema de fracciones equivalentes. Entonces, si volvemos al ejemplo con el que iniciamos esta sección, si usted quisiera dejar a sus alumnos una tarea para el tema de Fracciones Equivalentes que acaba de trabajar, este sería el paquete indicado para usted.

Corrigiendo la tarea

Lo más conveniente al momento de que los alumnos realicen su tarea es que los procedimientos los realicen en su cuaderno, y luego marquen su respuesta en la aplicación. Esto es importante ya que muchos de los problemas que se presentan en el app son difíciles de realizar de manera mental y porque así usted como docente puede corroborar que el alumno realmente reflexionó sobre los problemas (y que no respondió al azar). Finalmente, de este modo es posible corregir la tarea. Pero, ¿cuál es el mejor modo de realizar la corrección de la tarea? En ocasiones, los alumnos pueden temer el momento de la corrección de la tarea, porque están acostumbrados a que si han cometido algún error en la resolución de sus problemas entonces serán penalizados. Por ello, pasa mucho que los alumnos se frustran cuando no “les sale” un problema, y empiezan a copiarse la tarea, como si el fin de esta fuera poder presentar sus ejercicios correctamente desarrollados, y no el

poder desarrollar en ellos mismos sus habilidades matemáticas. Como docente, está en sus manos evitar

poder desarrollar en ellos mismos sus habilidades matemáticas. Como docente, está en sus manos evitar este tipo de actitudes, y el formato de Oráculo Matemágico le ofrece una vía para esto. Veamos cómo. Supongamos que Richi vuelve a casa del colegio y empieza a realizar su tarea de matemáticas. Encuentra un primer ejercicio de su paquete de tareas y empieza a desarrollarlo en su cuaderno. Cuando ya lo ha acabado marca su respuesta en el app y entonces descubre que se equivocó. Sin embargo, la aplicación no le dice por qué. Entonces, revisa su ejercicio en el cuaderno y cree encontrar el error. ¿Debería borrar el ejercicio anterior y corregirlo encima? La opción que le ofrecemos es que no lo haga, sino que escriba debajo lo que él cree ahora que es lo que debió hacer. La razón es la siguiente: en su próxima clase de matemáticas, usted como docente revisará con su salón de clases la tarea, y fomentará que los alumnos que se equivocaron en un problema expliquen cuál creen que fue su error y cómo creen que este error puede corregirse (no importa si el alumno se equivoca por segunda vez, en este caso usted lo ayudará a notar su error: lo importante es que el alumno lo intente). No haga que se sientan penalizados por ello: al contrario, ¡felicítelos! El ejercicio de auto-corregirse demuestra que el alumno piensa y reflexiona sobre el ejercicio, y esto crea un aprendizaje significativo que hace más duradero el aprendizaje. Asimismo, el alumno no solo repite un procedimiento mecánico, sino que, al comprender en qué consistió su error, va entendiendo las razones de ese procedimiento.

2. Proyecto Anual

Una segunda posibilidad de uso de la aplicación Oráculo Matemágico es proponer a los estudiantes un desafío que deben superar para fin de año. ¿Cómo funcionaría esto?

Sección Aventura en Oráculo Matemágico

Decíamos líneas arriba que en la organización básica de Oráculo Matemágico podemos encontrar dos grandes secciones: la sección Entrenamiento y la sección Aventura. Recordemos que la segunda de estas secciones nos lleva al juego de cartas de Oráculo, que es justamente uno de los atractivos principales de la aplicación, y lo que la hace tan divertida para los estudiantes. En este juego de cartas, los estudiantes tienen que enfrentarse a diferentes personajes históricos relacionados a las matemáticas: a medida que avanzan en el juego, los estudiantes tendrán que

enfrentarse a personajes cada vez más poderosos. Sin embargo, antes de cada partida de cartas

enfrentarse a personajes cada vez más poderosos.

enfrentarse a personajes cada vez más poderosos. Sin embargo, antes de cada partida de cartas que

Sin embargo, antes de cada partida de cartas que los alumnos jueguen, estos deben pasar por una etapa de “canalización”. En esta etapa, los estudiantes deben desarrollar cinco ejercicios de matemáticas: mientras más ejercicios desarrollen correctamente, tendrán más puntos matemágicos, los cuales luego les serán de utilidad en el juego. Por tanto, mientras más jueguen los alumnos, ¡más practican matemáticas! Lo que le proponemos aquí, entonces, es que desafíe a sus estudiantes a que, para final de año, todos hayan ganado el juego completo de Oráculo Matemágico (es decir, todos hayan vencido a todos los personajes del juego de cartas). Para esto, pueden ponerse metas bimestrales o mensuales: por ejemplo, puede ponerse como meta que para el final del bimestre todos hayan vencido a dos personajes, y se va evaluando el avance de los estudiantes, para que no vayan a retrasarse, etc.

Discutiendo los distintos métodos de resolución de un problema

Mientras avanzan en el juego, los estudiantes irán notando que al enfrentarse a un problema matemático algunos de ellos usan un método determinado, pero otros usan métodos distintos. Es natural que esto suceda: los problemas de matemáticas pueden abordarse de distintas maneras, si bien en el salón de clase un docente puede priorizar un método determinado. Piense por ejemplo en la operación de sumar, digamos 415 + 235. En el aula de clase, donde contamos con lápiz y papel, suele priorizarse el procedimiento de sumar

primero las unidades (y llevamos una decena), luego las decenas y finalmente las centenas, en

primero las unidades (y llevamos una decena), luego las decenas y finalmente las centenas, en orden de derecha a izquierda. Pero, ¿qué pasa cuando estamos, por ejemplo, en la calle y debemos realizar la operación mentalmente? Para muchas personas, en este caso resulta más cómodo realizar la suma empezando por las centenas, luego las decenas y finalmente las unidades, en orden de izquierda a derecha. Ambos métodos son válidos, y cada uno acentúa operaciones cognitivas y habilidades distintas. Es importante, por esta razón, que al momento que los estudiantes se enfrenten a problemas de matemáticas, les sea dada la libertad de buscar sus propios métodos de resolución del problema, y no que se les imponga un único método o procedimiento. En algunas ocasiones, si el alumno sólo se enfoca en utilizar un único procedimiento impuesto, puede olvidarse de pensar en el problema, entenderlo, etc., y solo se dedica a repetir el procedimiento de modo mecánico. De otro lado, si se le da la libertad de usar sus propios métodos, esto obligará al estudiante a darle sentido al problema y reflexionar sobre este. Si usted nota que algunos estudiantes están usando de modo exitoso métodos diferentes de resolver un problema, invítelos a mostrárselos al resto del salón: juntos, conversen sobre esos métodos, compárenlos, resuelvan otros ejercicios usando ambos métodos e invite a sus estudiantes a ver cuál de esos métodos les resulta más cómodo y por qué.

3. Trabajos grupales

Una tercera forma de usar Oráculo Matemágico dentro del aula de clases es dividir a los estudiantes en grupos y pedirles que resuelvan de modo colaborativo un paquete de tareas de la aplicación. La dinámica puede seguir la siguiente pauta: se divide a los estudiantes por grupos (preferentemente equilibrando los grupos: los equipos deberían tener tanto alumnos que tienen facilidad como alumnos que tienen dificultad con el tema que se trabajará) y se les entrega varios papelógrafos a cada uno; luego, se le indica a todos los grupos que deben trabajar un paquete de tareas (idealmente, relacionado al tema que se ha venido trabajando en clase durante la última semana) y se les da un tiempo para realizarlo, de manera que en cada papelógrafo se copie y resuelvan uno o más problemas del paquete de tareas. Si una respuesta de los ejercicios que resuelve el grupo resulta estar equivocada, el grupo marca ese ejercicio para ser revisado posteriormente.

Durante el tiempo que toma la actividad, el docente va monitoreando los grupos, viendo que

Durante el tiempo que toma la actividad, el docente va monitoreando los grupos, viendo que todos participen y discutan la resolución de los problemas. Acabada la actividad, los grupos presentan al salón sus ejercicios: en este momento, el docente puede aprovechar para comparar las metodologías usadas por cada grupo, o discutir con todo el salón por qué un ejercicio de algún grupo resultó errado (aquí, conviene seguir las recomendaciones dadas líneas arriba acerca del papel del error en el aprendizaje, o del uso de distintas metodologías para resolver un problema).

El valor de los trabajos grupales en el aula

¿Por qué fomentar el trabajo grupal en el aula? ¿Tiene algunas ventajas respecto del trabajo individual? Tanto el trabajo individual como el trabajo grupal son beneficiosos para el proceso de aprendizaje del estudiante, y un equilibrio adecuado entre ambos tipos de actividad puede potenciar esta meta final. Sin embargo, por razones de espacio nos gustaría limitarnos ahora a indicar dos razones muy específicas de por qué es valioso el trabajo grupal en el aula. Una de estas razones se deriva de una teoría psico-pedagógica de la que estamos seguros usted ha oído: es la teoría socio-cultural de Lev Vygotsky. Si bien extensa y compleja, una de las bases elementales de la teoría de Vygotsky sostiene que el desarrollo de conocimientos en el ser humano se da siempre en interacción social, ya que el sujeto no puede conocer al mundo directamente, sino que requiere de instrumentos sociales que le sirvan de “mediadores” entre el mundo y su propia cognición. Así, por ejemplo, el lenguaje vendría a ser un mediador social, que nos permite apropiarnos de las cosas del mundo al darles nombres (nombres que, además, no son solamente palabras aisladas, sino que están asociadas a conceptos que en ocasiones pueden ser muy complejos). Otros instrumentos sociales pueden ser, por ejemplo, el lenguaje matemático (signos de suma, resta, multiplicación, división, porcentaje…), conceptos matemáticos (qué es una fracción, qué es un número decimal, qué es una división y un cociente…), entre otros. Siguiendo con esta teoría, en la medida que un alumno va mejorando sus capacidades de resolver un problema, alcanza cierto nivel de desarrollo; sin embargo, esta capacidad puede alcanzar niveles ligeramente mejores cuando el alumno trabaja en colaboración con alguien más capacitado que él. La teoría explica esto indicando que el alumno está logrado mejorar su capacidad de usar los instrumentos sociales (mediadores), pero aún necesita la tutela de alguien más experimentado para usar

esos instrumentos adecuadamente. Esta persona más capacitada, por supuesto, puede ser el docente, aunque en

esos instrumentos adecuadamente. Esta persona más capacitada, por supuesto, puede ser el docente, aunque en ocasiones también puede ser un compañero con más experiencia. Entonces, ¿por qué en ocasiones puede ser conveniente que el guía de un alumno sea otro alumno y no siempre el docente? Las razones pueden ser varias. Por un lado, en ocasiones el docente puede no darse abasto para ayudar y guiar a todos sus alumnos, por lo que puede ser conveniente que se apoye en algunos de sus alumnos. Pero, por otro lado, también puede darse el caso de que, en ocasiones, los alumnos entiendan mejor que el docente las dificultades de comprensión de sus compañeros. Ya que el docente comprende bien los temas de matemáticas que enseña, y los ha explicado tantas veces, en ocasiones puede volverse difícil para él entender por qué un alumno no entiende un tema, o un problema; mientras tanto, un estudiante que recién está viendo un tema, o que recién lo ha comprendido, podría entender mejor las dificultades que uno de sus compañeros está teniendo con un tema, y por tanto puede hacérsele más fácil explicarle un problema a su compañero. Atendiendo a la posibilidad de estos casos, por tanto, resulta conveniente realizar trabajos grupales de tanto en tanto. ¡Es un recurso que un buen docente sabe aprovechar!

4. Competencias en el aula

Una cuarta posibilidad en el uso de Oráculo Matemágico en el aula es usarla para hacer competencias. Esto podría darse al acabar un tema o una unidad de la clase de matemática: se les indica a los alumnos que ingresen a un paquete de tareas determinado y se les anima a contestar las preguntas de ese paquete lo más rápido que puedan y sin cometer ningún error. El alumno que acabe antes sin equivocarse puede recibir algún tipo de incentivo. Si se quiere hacer más justa la competencia, atendiendo al hecho de que es probable que algunos alumnos destaquen más que otros en un determinado tema, se puede dividir al salón en grupos según cómo les ha ido en ese tema durante el bimestre, y realizar la competencia al interior de cada uno de esos grupos. Sin embargo, aquí será importante recordarles a los alumnos que si bien a algunos les puede haber ido mejor en ese tema durante ese bimestre, a otros les puede haber ido mejor en otro tema, o les puede ir mejor en otras materias. No todos tienen por qué ser los mejores en matemáticas: cada uno tiene sus puntos fuertes y sus posibilidades de mejora.

5. Evaluaciones antes y/o después de clase La quinta posibilidad que queremos sugerirle en este

5. Evaluaciones antes y/o después de clase

La quinta posibilidad que queremos sugerirle en este documento es el uso de Oráculo Matemágico para realizar evaluaciones antes y/o después de una clase. Supongamos que se encuentra trabajando el tema de ángulos complementarios y suplementarios con sus alumnos. Este probablemente sea un tema que requiera tomar unas cuantas clases para abordarlo adecuadamente. Por tanto, luego de una clase usted podría

necesitar identificar el nivel de comprensión que sus alumnos han tenido del tema, de manera que pueda saber qué tanto necesita retomar los temas de esta clase en su siguiente sesión; o quizá esta información le ayude a pensar modos alternativos de abordar el tema (ejemplos distintos, ejercicios que sean más adecuados para reforzar los puntos que a sus alumnos no les han quedado del todo claro, etc.). Alternativamente, puede en la segunda o tercera sesión en la que se está tratando el tema usted considere que es conveniente aplicar una evaluación de entrada: esta información le podría proveer indicadores de qué tanto se está consolidando el tema entre sus alumnos o qué tanto han estudiado; por otro lado, quizá esta información le sea útil para poder saber qué puntos reforzar de manera rápida antes de continuar con

el desarrollo del tema desde donde se quedó la clase pasada.

Como vemos, las razones para tomar una evaluación antes y/o después de una clase son varias, y Oráculo Matemágico le ofrece la posibilidad de realizar estas evaluaciones rápidamente. Si, como proponíamos, se encontraba usted trabajando el tema de ángulos complementarios y suplementarios, simplemente ingresa a la sección Entrenamiento; allí, dirige a sus alumnos a la pestaña de Esquemas Matemágicos y tiene como opciones los paquetes de tareas “Ángulos 1” o “Ángulos 2”, que, como

notará si revisa su tabla temática, abordan los temas de ángulos complementarios y ángulos suplementarios, respectivamente. Puede pedir que sus alumnos trabajen tres

o cuatro de los ejercicios de esos paquetes de manera individual, grupal, sacando a algunos estudiantes a la pizarra o trabajándolos de manera conjunta con usted.

El propósito de la evaluación en el proceso de aprendizaje

Según lo que comentáramos líneas arriba, se desprende entonces que el propósito de estas evaluaciones de entrada o de salida son brindar información al docente como al estudiante acerca de qué tanto se han consolidado ciertos aprendizajes. Esta información, como también viéramos líneas arriba, es de gran valor, pues permite al profesor tomar decisiones acerca de qué puntos de una clase anterior debe retomar,

qué aspectos deben corregirse, qué problemas sería más conveniente revisar con sus alumnos, etc: en

qué aspectos deben corregirse, qué problemas sería más conveniente revisar con sus alumnos, etc: en suma, permite tomar decisiones para mejorar los aprendizajes de los estudiantes. Sin embargo, es muy común que los estudiantes les teman a las evaluaciones, y esto tiene sentido si reconocemos que en gran medida la evaluación ha sido utilizada en el ámbito educativo como medio para penalizar al estudiante. En primer lugar, se suele asumir que toda evaluación debe ir de la mano de una calificación (lo cual no necesariamente es así); en segundo lugar, se suele asumir que una calificación baja indica desinterés del estudiante por el curso, dejadez y poca disposición al estudio (lo cual no siempre es cierto). No es de extrañar, entonces, que el plagio se vuelva tan común: si un estudiante se enfoca más en sacar una buena nota que en ponerse a prueba a sí mismo y ver qué tanto ha aprendido (y qué aprendizajes le falta consolidar para adquirir mejores habilidades matemáticas), es probable que este comportamiento deplorable aparezca. El tipo de evaluación que le proponemos aquí es distinto: las evaluaciones de entrada o salida que le sugerimos no necesitan tener calificaciones: sirven únicamente como indicadores de qué aspectos de un tema se han consolidado adecuadamente, y de cuáles aspectos requieren reforzarse antes de proseguir con el tema. Si se le indica al estudiante cuál es el objetivo de este tipo de evaluación, el nivel de estrés que este experimentará será menor, y aumentará su disposición a retarse a sí mismo y descubrir cuánto ha aprendido, favoreciendo su propio proceso de aprendizaje.

6. Aplicaciones en otros cursos

Además de aplicaciones en el área de Matemáticas, Oráculo Matemágico puede ser usado con ingenio en otros cursos de la malla curricular. Dado lo atractivo que resulta con los estudiantes, puede servir como un recurso motivacional en esos cursos, potenciando los procesos de enseñanza-aprendizaje, y dinamizando las clases. Aquí hacemos unas pequeñas sugerencias para Historia, Lenguaje y Arte.

Historia

Oráculo Matemágico hace referencia a cinco matemáticos importantes de la historia:

Hipatia de Alejandría, Liu Hui, Leonardo Fibonacci, Sofia Kovalévskaya y Alan Turing. Una actividad interesante podría ser pedir a los estudiantes que investiguen acerca de estos matemáticos, y expongan sus hallazgos ante el resto de sus compañeros. Luego

de esto, pueden realizarse actividades interesantes para potenciar el pensamiento histórico de los estudiantes: por

de esto, pueden realizarse actividades interesantes para potenciar el pensamiento histórico de los estudiantes: por ejemplo, puede pedirse a los estudiantes que investiguen acerca de la época histórica y la cultura de cada uno de los matemáticos, y para ello pueden sugerirse las siguientes preguntas: de qué época fueron estos personajes, en qué parte del mundo vivieron, cómo era la cultura de su región, cómo era el estilo de vida en esa época, cuáles eran los medios de comunicación que había, cómo vestían las personas, qué inventos habían y cuáles no, cuáles eran las creencias de la época, etc.

Lenguaje

Oráculo Matemágico sugiere toda una historia para cada uno de los personajes de su juego. Asimismo, el estudiante interpreta también un personaje, que debe enfrentarse contra varios de estos personajes. Así, las posibilidades para echar a volar la imaginación son infinitas, lo cual puede aprovecharse para explotar los recursos de lectura y escritura de nuestros estudiantes. Un medio para ello es pedirles que redacten una historia haciendo uso de uno, varios o todos los personajes de Oráculo Matemágico. Esto puede hacerse pidiéndoles una tarea corta para una semana, o incluso puede formar parte de un proyecto de largo plazo (digamos, por ejemplo, todo un bimestre), donde deben crear una historia un poco más larga, realizando entregas semanales hasta que acaben su historia. Aún más, puede emparejarse a los estudiantes, para que cada compañero deba leer las entregas del otro y corregir los errores de ortografía y redacción, luego de lo cual pueden discutir esas correcciones entre ambos.

Arte

Ya la propuesta anterior de Lenguaje abordaba temas de arte, pero aquí podemos hacer una propuesta adicional relacionada al dibujo y pintura: los estudiantes pueden realizar copias de algunos de los personajes que aparecen en Oráculo Matemágico, o pueden crear sus propios personajes y dibujarlos.