Вы находитесь на странице: 1из 16

Momento Narrativo Número 12

Órgano de divulgación de la Fundación Aguas de Mayo


Caracas, septiembre de 2010

“No me mata el ser alguien, sino la zozobra de no serlo” Depósito Legal


PP200301CS654

Mi querida Policía
realidad, lo que es ser policía, y
Darwin Hernández es que no es fácil llegar a tu
Discente UNES lugar de trabajo y encontrarte
todas las guardias, con una rea-
Voy a comenzar este re- lidad que espanta a cualquier
lato desde el principio de mi vida persona, como llegar al Co-
policial, no de cómo entré a la mando y encontrarte unos
Policía porque ya lo hice en un baños que mejor no digo, aun-
relato anterior; a lo mejor el pro- que el profesor diga “falta com-
fesor me diga “hace falta más promiso”, pero es que era una
compromiso”, pero voy a comen- vaina cochina y desagradable,
zar desde ese sueño de ser poli- unos colchones en el dormitorio,
cía, sin saber en realidad lo que peores que los de los indigen-
implicaba ser policía. Hoy que lo tes, aparte de eso, reunir plata
sé, me doy cuenta de que mi de los policías para echarle ga-
verdadero sueño, en ese tiempo, solina y aceite al camión.
era tener un carro con un sonido Cuando salíamos al servicio, ha-
súper arrecho, para llamar la cerle caso a un carajo inmoral
atención de las carajitas por mi que trabajaba borracho y quería
casa, una pistola todo el tiempo que los más nuevos le pidiéra-
en la cintura, unos lentes oscu- mos una botella de ron en
ros súper pavos y ser el novio de cuanta licorería él se paraba, y
la tipa más buenota del barrio. cuando entregabas el servicio,
Eso era lo que en realidad que- te dejaban reenganchado por-
ría en ese entonces y para tener que había marcha. Cuando lle-
esas cosas ¿qué había que gaba la quincena en vez de
hacer? Ser policía. alegrarme, me daba era tristeza
Pero hoy por hoy me doy ver el poquito de billetes que sa-
cuenta que ser policía, implica lían del cajero que, de paso, ya
cualquier otra cantidad de cosas los debía y que para tener lo
más importantes que tener una que yo en aquel momento que-
apariencia del tipo que está de ría tener, tenía que meterme en
moda. Cosas, como ser mejor peo, arriesgar mi libertad, arries-
ciudadano, como darse el gusto gar a mi familia, dormir con la
de ayudar a la gente, como ser conciencia destruida y muchas
un ejemplo y un orgullo para mis cosas más. Hay quienes se
hijos y muchas cosas más. arriesgan y salen airosos, pero
Pero, ¿qué será verdaderamente ahora sé que se llama del Pelotón de la gran mayoría pierde.
ser policía? ¿qué lleva a eso, con qué se Apoyo, y lo extraño es que la vaina no es lo Por eso señores, señoras, ¡qué an-
come eso? Bueno señores, allí empieza que yo esperaba, sino todo lo contrario, gustiante es ser policía, pero siempre,
para mí lo interesante. Empieza a partir del pues ese camión estaba lleno de personas siempre será mi querida Policía!
momento de ese primer día de trabajo, uniformadas con cara de pocos amigos,
cuando uno llega bien, pero bien perdido otros sin ánimo de trabajar, otros con
con la mirada de carajito asustado, pero ánimo de salir al servicio porque estaban Número dedicado
chivo eléctrico con ganas de perseguir mamando, y así una cantidad de factores
choro, con ganas de tener el primer enfren- que yo no entendía en la actitud de esos a la Universidad Nacional
policías. Pero con el tiempo y la rutina, me
tamiento, pero a la vez viendo un aconteci-
di cuenta de las causas por las cuales esos
Experimental
miento bastante extraño. Y es que cuando
llegué me mandaron a subirme en el ca- policías tenían esa actitud, y es que uno de la Seguridad
mión que antes conocía como el “perolón”, tiene que vivir esas causas para saber, en

lo que somos, lo que más nunca ha de ser…


unes
2 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

“Que no crea la gente, mi vida, que somos inmortales”

Momento Narrativo
Director: Ilustraciones: Oswaldo Ramos
Cristóbal Deffit Iván Muñoz (Portada)
Diseño: Néstor Hernández
La Fundación Aguas de Mayo, a acontecer, al devenir, en el contar Coordinador:
través del proyecto “El Leer como y relatar de nuestro decir; una vía Guido González Colaboradores;
proceso de integración personal y a la novedad, propiciadora de Comité de redacción: Hospital Psiquiátrico de Caracas
Julián Márquez Casa Nacional
colectivo”, trata en sus talleres, asombro, de poesía, de maravilla,
Iván Malchiodi de las Letras Andrés Bello
entre facilitadores y participantes, de humor, de disfrute y libertad, Guillermo Morillo Universidad Nacional Experimental
junto con este órgano divulgativo frente al caos, el tedio, el apego y María Alejandra Pérez de la Seguridad
Momento Narrativo, un acceso al el control. Guido González
Williams Barroeta
Información y sugerencias: Teléfonos: 0416 802 59 52 - 0424 1731760 e-mail: momentonarrativo@hotmail.com

Editorial
Contexto El Problema de Vivir
Cristóbal Deffit el conflicto. La práctica del secuestro del ahora este primo, el conflicto, en “diferen-
Problema, ha sido propia de la dominación cia de criterios” o “choque entre culturas”,
El problema, eso que se viene en- que ha visto en el sujeto en conflicto, llá- quitándole su carga indiscutible de violen-
cima en cada hombre y mujer, de cada ser mese persona o pueblo, una forma bien pro- cia, promoviendo el más productivo nego-
vivo en la tierra, ha sido secuestrado por la vechosa de explotación. En toda América se cio, el de la guerra, legitimando el odio, la
sociedad mediática del conocimiento, de los nos ha vendido un proyecto de vida de co- ira como forma de vida, no como simples
laboratorios de una ciencia social y clínica modidad que elude encarar la vida en rela- y naturales emociones que han de ser ex-
perversa, de las corporaciones norteameri- ción, en creación, en construcción a partir presadas acordes a las relaciones que
canas y europeas, que ha logrado de un de la novedad que nos presentan los cam- nos plantean los problemas, sino como
modo apartarnos, a los ciudadanos, de bios, en pos de una mera sensación que cúmulos o cápsulas valiosas para ejercer
nuestras propias responsabilidades como nos ponga a soñar o a volar, a dormir mejor. el poder de la fuerza. De tal manera que el
familia y buenos vecinos, como comunidad, Porque con la anulación del Problema nos conflicto ahora se normaliza y cada hom-
en pro de un condominio silencioso y aca- quitan el acceso a la pregunta y al saber, a bre y mujer puede ejercer su carga de vio-
llado, que ha alejado este término de nues- la seria y real investigación. Y quien no está lencia como un beneficio extra, que ahora
tro diario vivir, contaminándolo de elementos en sintonía con los problemas es evidente se expresa en una opinión diversa, dis-
extraños a él, con una sinonimia engañosa, que entra en conflicto. tinta. Eso, habrá ahora que decirle a los
vinculando el Problema al obstáculo, a la Pero la filosofía del éxito, que todo pacientes en pleno estado de lucha in-
violencia, al inconveniente y a un “pariente”, lo empata a su conveniencia, sublima terna. Cuestión de Culturas.

Edgar Ramírez
Para ver mi interior UNI-3
¿Qué tengo a mí alrededor? No pierdo a nadie. El que muere simple- Hay tantas cosas para gozar, y nuestro paso
Mi familia, qué grande es la familia para mí. mente le llegó su hora, porque para allá por la tierra es tan corto que sufrir es una
En la calle, mucha gente, hay para escoger, vamos todos, además lo mejor que es el pérdida de tiempo. Podemos gozar la nieve
lo que tú quieras, en el Metro muchas veces amor sigue en tu corazón, la muerte es una del invierno, las flores de la primavera, el
se encuentra gente que te acompaña en sus mudanza, donde hay gente maravillosa: chocolate, el vino, los mares, los ríos, el fút-
conversaciones y da tristeza cuando alguno Gandhi, Miguel Ángel, San Agustín, los bol, el béisbol, La Divina Comedia, El Qui-
de los dos se tiene que ir, porque llega a su abuelos, mi padre que creía que la pobreza jote, los boleros, las poesías, la música, las
Estación de destino. En las clases de talle- está más cerca del amor, porque el dinero pinturas, entre tantas maravillas.
res hay gente buena, uno aprende de ellos e nos hace desconfiados. Y como soy sano seré más humilde, más
igual ellos de ti, del facilitador o profesor, Soy feliz porque hago lo que quiero, o lo que agradecido… por lo tanto, feliz, libre de cul-
bastantes conocimientos. amo, porque lo que debe ser será y llegará pas de responsabilidad y de vanidad, dis-
¿Qué sufro por ser humano, cuando en el naturalmente. Trato de no hacer nada por puesto a vivir cada instante, profundamente,
mundo hay 5.600.000 millones? además no obligación, o por compromiso, solamente por como debe ser.
es malo vivir solo. Yo la paso bien, deci- amor, para tener plenitud y con ella todo es Ayudo al niño que me necesite, a los mayo-
diendo a cada instante lo que quiero hacer y posible y sin esfuerzo, porque me mueve la res, a los jóvenes que quieran algo de mis
gracias a mi soledad me conozco… algo fun- fuerza natural de la vida, la que me mantiene conocimientos, el servicio es una felicidad,
damental para vivir. cuando hay un fracaso en familia, o me man- como gozar de la naturaleza y evitarla.
¿Qué me siento viejo? Si Moisés dirigió el tiene vivo, cuando lo médicos diagnostican El bien es mi razón, no se nota porque es si-
Éxodo a los 80 años y Rubinstein interpre- perturbaciones de vida. lencioso y la caricia que alimenta mi vida.
taba como nadie a Chopin a los noventa por Estoy a cargo de mí ser, y soy libre y feliz Dios nos hizo la naturaleza, nos inunda en
citar dos casos conocidos. para compartir la verdadera vida con los amanecer cada mañana, el atardecer, el día
Todo fue dado, no hice ni un solo pelo de la demás. y la noche para su correspondiente contem-
cabeza, por lo tanto no puedo ser dueño de Me reconcilio conmigo, y pienso que soy una plación.
nada. Además la vida me alivia para ser más criatura de Dios, y decido ser feliz, porque la Dios no te prometió días sin dolor, risa sin
libre, para alcanzar la plenitud. felicidad es una adquisición, no es un dere- tristeza, sol sin lluvia, pero si fuerzas para
De la cuna a la tumba, es una escuela, por cho, sino un deber, porque lo contrario amar- cada día, consuelo para las lágrimas y luz
eso lo llamamos problemas, son lecciones. garía al mundo. para el camino.
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 15

el cordón de Plata
era tan intenso, casi comparable a un or- contuvo las ganas de orinar, estaba aterro-
Guilda Piña gasmo. Debía probar mi viaje, debía volar. rizado, se sentó en el piso. De sus gran-
Discente UNES Quería conocer más que mi presente. Con des ojos, casi desorbitados del terror, le
sólo pensar dónde quería ir, llegaba. Reco- brotaban las lágrimas. Me miró fijamente,
rrí la casa de mi madre, quien dormía en como pidiendo ayuda, como preguntán-
Hubo un tiempo en que trabajé con un su cuarto, una silla atravesada en el corre- dose el porqué de tanto maltrato, algunos
viejo amigo que asistía a congregaciones dor, unos juguetes de mi sobrina tirados en niños y adultos le gritaban, le lanzaban
de metafísica. Él me comentó sobre el el piso, todo oscuro. Decidí seguir avan- piedras, estaba acorralado por los colea-
desdoblamiento astral, que consiste en zando y llegué a una concentración de dores. Pero, ¿cómo era posible que ese
desprenderse del cuerpo físico a la hora personas, no me veían pero yo estaba ahí, animal lograra verme? ¿Estaba yo en ese
de dormir y viajar a la 5ta dimensión supe- observándolos. Era una fiesta de coleo, el momento y lugar para hacer algo por él?
rior. Este tema me interesó y si hablar de toro en plena manga, trataba de huir de los Sólo me acerqué y le abracé, con un pe-
esto con nadie comencé a practicarlo. Un coleadores. Por cansancio y miedo no queño impulso eleve su cuerpo astral, un
buen día después de varias semanas de cordón de plata parecía detenerlo al
intento fallido y ya casi por hábito ocurrió cuerpo físico. Venían nuevamente los cole-
un hecho que me dejaría confusa el resto adores, estábamos atrapados en su cír-
de mi vida, mientras dormía logré elevar mi culo de violencia, hasta que un cordón se
cuerpo astral, abandonando mi cuerpo fí- desprendió de su cuerpo y pude elevarle,
sico, me vi allí, acostada en mi cama, con al mismo tiempo que el toro cayó tendido
la mano izquierda en mi corazón y mi al piso, estaba muerto, su cuerpo astral
mano derecha sobre la izquierda: simple- estaba a mi lado, pero arriba lo esperaba
mente mágico. Era liviana como una una hermosa luz brillante que lo sustrajo
pluma, transparente como el agua, cons- hasta desaparecer. Todo estuvo bien, no
ciente, viva, era simplemente libre. De un hubo sufrimiento, ni angustia. Yo desee ir
pequeño salto me elevé, no lo podía creer, hacia allá, pero me sujetaba un cordón de
plata, que me ligaba a mi cuerpo. De re-
pente sentí mucho miedo, sentí como si la
punta de un alfiler tocara mi médula y se

una noche desprendieran mis piernas y mis brazos.


Logré ver unos espíritus que venían hacia
mí, me miraban, eran sucios, con ropas

en la cama
rasgadas, rostros de miseria, de maldad.
Venían por mí. Desperté muy agitada, el
cuerpo físico me trajo de vuelta el cuerpo
astral. Entonces, ¿fue realidad o fue una
burla del inconsciente? Sólo sé que nunca
más volví a hacer una práctica como esa.
Jesús R. Piña ¡Sólo sé que quiero vivir mi presente!
Discente UNES

Para muchos soy un objeto doméstico


más, pero ahora que puedo compartir y
puedo hablar, esta noche te voy a decir
los espacios
de mi existencia
que soy una cama, que siento, escucho y
padezco los maltratos que cada noche me
das, incluso cuando llegas cansado te me
montas encima sin echarte un agüita antes
de acostarte. Muchas noches he sufrido en
silencio esos olores flatulentos, con olor a está aquí y ahora, es la existencia perci-
grano. Soy el que vela tus sueños, te quita
el estrés y te da tu descanso placentero, Herwin Rafael Bello bida por todos mis sentidos, que se re-
Discente UNES fleja directa a mi conciencia, algunas
muchas veces me echas la culpa por tus
cosas quedan, otras se desvanecen con
dolores de espalda, por la picazón en todo
tu cuerpo. Sólo te has dedicado a cul- el pasar del tiempo. Hay un espacio fuera
parme de todas tus dolencias. Pero esta Hay dos dimensiones dentro de mi espa- de mi mundo, siento que estoy dentro de
noche no aguanto más, porque escuché cio, la primera está en lo más profundo un grano de arena, mirando fijamente
cuando hablabas por teléfono esta tarde de mi ser, está centrada en mi mente, hacia lo más profundo del infinito, donde
con la gorda Petra, invitándola para esta donde la imaginación me hace ver episo- después de la nada no hay fin. Mi mente
noche a dormir aquí contigo, sin impórtate dios de mi vida, los cuales he observado se pierde en ese universo, fusionándose
cuánta fuerza puedo soportar con ambos.
y sentido. Hay cosas que no he vivido, mis pensamientos, la dimensión y el es-
Así me pagas todo lo bueno que he sido
contigo. Cómo quisiera por un momento pero son imágenes claras de cómo se- pacio, lo único que me importa ahora es
que te pusieras en cuatro patas y te con- rían si acaso existieran. La segunda está que vivo para un fin dentro de algo que
virtieras sólo una noche en una cama. afuera, es la que veo, consciente de que está en un universo sin final.
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 3

encuentro con dios


generaciones, de la tuya tam-
Luis Mendoza bién. Me sentí algo consternado
Discente UNES y muy perturbado, pero lo único
que le pude decir fue: Dios, te
invito unas frías, y te cuento mis
Un día de mucha tristeza pesares. Yo pensaba que me
le pedí a Dios que me explicara la iba a dar un escarmiento, pero
realidad de lo que me estaba su- no fue así, me dijo: Esta bien,
cediendo. De pronto él apareció, pero una, porque tengo full tra-
no fue la aparición más fantástica bajo mañana. En medio de los
o luminosa del mundo, al contra- tragos, vimos a una catira de
rio, como si un carajo se haya unos ojos, que hipnotizaba, de
caído de un 2do piso y, queján- 1,80 más o menos, operada
dose dijo “Mierda, guevón, no te hasta la punta de los pies, o
me quedes mirando y ayúdame, sea, bien buenota. Y le pre-
que me transporté mal. gunté: Dios, ¿cómo tú puedes
Era negro, feo y calvo, no crear algo tan bello? Él, con una
era como lo pintan o lo escul- carcajada muy disimulada, me
pen. Después que me dijo esas dijo: No vale, yo a esa jevita la
duras palabras, cruzó por mi hice bien feita, pero muy inteli-
mente la interrogante, si era gente, y el mismo doctor que
Dios o simplemente un psicó- creé hizo un verdadero milagro. Luis! te hice así para que en- crear milagros. Salimos y me
pata que se quería matar. Mien- Compa, ya el trabajo me lo contraras tu belleza interior, y dijo: Bueno hermanito, yo me
tras lo ayudaba, él interrumpió están tumbando. Le pregunté: ayudaras a los demás. Hijo, yo llego cuando menos te lo creas,
mis pensamientos y me dijo: Sí, Convive, ¿por qué me hiciste creo a todos con un don, y la y nos tomamos otras frías. Ha-
soy yo Luis, padre de todas las tan feo? Me respondió: ¡Cóño paciencia y la capacidad de blamos, compa.

el monje que le gustaba la playa


imaginación se trasladaba a una isla en la que la
Pedro Candanoza arena de la playa era como granos de oro y el mar
Discente UNES de un azul cielo, y se bañaba y nadaba hasta que le
dolían los brazos y decía ¡como cuesta nadar en
esta playa y en eso se pasaba toda la mañana,
Esta es la historia de hasta que un día otro monje le dijo, “Mateo porque
Mateo, un monje budista que so- no me invitas a la playa y así yo me llevo el bote
ñaba con el mar. que hice en mi mente, porque no tengo donde lle-
Todas las mañanas después de varlo, te parece. A lo cual Mateo dijo, si, no hay pro-
hacer sus oraciones en un casti- blema, pero ¿cómo nos vamos? En eso otro monje
llo, en las montañas del Tíbet, que los estaba escuchando les dice, ya que uste-
Mateo se paraba frente a una de des sueñan tanto, yo me voy con los dos, pero me
las ventanas del castillo y des- llevo el remolque que estoy haciendo en mi imagi-
pués de ver durante largo rato el nación, pero eso sí, que no nos vean los demás,
horizonte, cerraba los ojos y porque si no el templo se queda sólo, les parece. A
decía, oh! Cómo sería la vida en lo que Mateo y el otro monje aceptaron, y se fueron
una casa frente al mar, y en su a la playa y pasaron un hermoso día de sol y arena.

Yetsy Correa
Misión Cultura
de los cables pelados y lo botó a la
basura. Ese día le monté guardia recuerdo de mi vida
a mi papá, porque se me ocurrió
Desde niña era muy tremenda, que podía decirle a un primo, con la casa de su abuela paterna. ciendo que lo enchufes! De ver-
siempre andaba viendo que inven- quien yo peleaba mucho para que Como yo no me iba a quedar con dad, creo que fue el peor corrien-
taba, es por ello que no me deja- lo enchufara y le diera un corrien- la ganas de joder a alguien, le dije tazo que me ha dado en mi vida.
ban respirar, siempre me tazo. Ya cuando mi papá recogió a mi hermano de 6 años que lo Quedé hasta temblando, mi
preguntaban qué estaba haciendo todo lo que estaba haciendo y se enchufara, y lo hizo, y no le paso mamá que vio el momento en que
y cuando me quedaba callada, fue a bañar rápidamente, me fui a nada. Le dije que lo hiciera por se- enchufamos el probador, nos dio
me vigilaban en silencio. la papelera y saqué el anhelado gunda vez y para mi sorpresa no una pela, a mí por mala y a él por
Cuando tenía 8 años, mi papá es- probador de corriente. Recuerdo paso nada. gafo. Sólo les puedo decir que el
taba trabajando electricidad y yo que no dormí, pensando como de- Bueno lo intentó como 4 veces y tiro me salió por la culata y que los
tomé un probador de corriente, él cirle a mi primo para que cayera no paso nada. Ya fastidiada y qui- correazos que me dio mi mamá,
me lo arrebató de las manos y me en la trampa. Cuando me levanto zás desesperada, lo tomé de la no los sentí, porque duré un buen
dijo que no jugara con eso, porque al día siguiente, que lo voy a bus- mano a la mala y lo enchufé di- rato con la sensación de la co-
no servía, él, explicó que tenía uno car, me enteré que se había ido a ciéndole: ¡Así es que te estoy di- rriente en el cuerpo.
14 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

un policía ante dios


lado de la señora, llegamos
Sequera Yonatan a una calle sin salida, me
Discente UNES puse muy nervioso ya que
pensé que iba a morir, la
señora me dijo, recuerda
Un día que decidí hacer mis diligencias que eres policía y ante dios
personales, fui al banco. Estando allí y es- eres muy importante, el te
perando mi turno y viendo en la pantalla da poderes así que úsalos.
los números próximos al mío, pude darme Así que la abrace fuerte y
cuenta de una señora que retiraba una cerré mis ojos, luego de
gran cantidad de dinero, al mismo tiempo rezar mucho me vi flotando
vi como un tipo con cara de delincuente le en el aire, volando junto a la
observaba y le hacía señas a otro que es- señora, escapando de la si-
taba cerca, logrando notar que querían ro- tuación tan peligrosa en
barla, Salí del banco y espere que saliera que nos encontrábamos,
la señora, le dije que unos tipos la querían aterrizamos a pocas cua-
robar, también le dije que era policía, que dras. Evite que robaran a la
yo la protegería si los tipos querían hacerle señora y probablemente
daño. Enseguida vi a los dos ladrones que salvé la vida de ambos, ella
venían. Comenzamos a correr para huir de me lo agradeció mucho y se
ellos. Uno de ellos me disparaba, yo tra- marchó, pocos segundos
taba de hacer lo mismo pero las balas que pasaron y sonó el desperta-
salían de mi arma caían a pocos metros era imposible poder neutralizar la acción dor, eran las 4:30am
sin fuerza, la señora muy nerviosa y llo- del enemigo al acecho, luego de quedar sin cuando desperté, y pensé, este será un
rando, me decía que apuntara bien, pero municiones en mi arma y correr mucho al gran día.

Era una vez un muchacho que le decían Pa-


puyo. Él era policía, pero el sueldo no le al-
canzaba para cubrir todas sus necesidades,
Papuyo de la Metro. Los tipos lo miran y le dicen:
Creíamos que eras de aquí. ¿Y qué ven-
des? Responde Papuyo: Donas, a 3,000
además Papuyo estaba estudiando TSU en cada una. ¿Cuántas quieren? Dame 5 –
Policía Preventiva, y tenía un gasto extra. De- le dicen. Papuyo se las da y con su cara
cidió entonces ponerse a vender donas para Roger García de molestia les cobra: Son 15.000. Al pa-
poder cubrir los gastos. Ya tenía dos meses Discente UNES garle los tipos le explican: Nosotros sa-
viviendo en el barrio de La Guaira, donde no bíamos que eras policía. Llegas todas
conocía a nadie, llegaba todas las noches allí las noches, con la chaqueta y la gorra
como a las 10:00 pm, siempre con su cha- malecón 5 tipos armados con revolver, puesta. Papuyo termina diciéndoles: Y
queta y su gorra de policía, puesta. todos, y le preguntan a Papuyo: Tú eres yo que pensaba que habían adivinado.
Un domingo sale a vender sus donas a la policía. Él responde: Sí, ¿y qué? Le repi- ¡Qué cosas, no! No me había percatado
orila de la playa, de repente saltan del can: ¿De dónde? Contesta: De Caracas, de eso.

el niño que soñaba


Robert José Echarry
Discente UNES

Erase una vez un niño, que se que- dormir y se quedó despierto toda la
daba dormido a la hora de ir a la es- noche para llegar temprano a cla-
cuela, el niño soñaba todos los días ses, lo que le ocasionó trasno-
en una sola cosa, que era volar alto charse y aún más sueño,
y veloz, porque vivía tan lejos de la quedándose dormido en clases, se
escuela, no pasaban autobuses y dio cuenta que era mejor dormir en
tenía que ir caminando todos los casa que en la escuela, porque per-
días hacia ésta, la escuela estaba día muchas clases y la maestra lo
ubicada a dos kilómetros de su regañó. El niño pensó, soñar tanto,
casa. Fue tan fuerte el sueño que el me trajo muchos problemas y dijo:
niño se durmió en el camino y siem- prefiero vivir en la realidad que vivir
pre llegaba tarde, un día decidió no soñando.
4 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

la hermana
Manuel Pacheco con mi tesoro, es la
Discente UNES única que me queda,
en ese momento
Fue una tarde, me encontraba en la entra la mamá, una
plaza Miranda, de El Silencio. Me disponía a linda señora, dulce,
montarme en mi moto, para ir a Catia, donde quien también me
vivía para ese entonces. De pronto una dice, cuídamela
mujer muy linda, ojos negros, pelo negro, mucho, es la única
cara angelical, vistiendo un pantalón formal, que me queda. Hace
negro y una blusa morada, se acerca a mí y un año, la que ves
me dice con voz nerviosa: ayúdame, por en esa foto, era una
favor, hay un hombre siguiéndome. Giré mi muchacha bella –
cara y apenas pude ver la camisa azul del tenía la misma cara
sujeto, le dije, tranquila, ya se fue, estás a de mi novia, pero
salvo. En ese momento nuestras miradas se más madura-. En la
clavaron, sentí hormigueo en mi estómago, foto aparecía soste-
mi corazón se aceleró, le pregunté su nom- niendo en sus
bre, se llamaba Angélica, me dijo que vivía manos un diploma
en El Paraíso. Yo te llevo en mi moto, le dije, de graduación. La madre continúa dicién- me miraron con desprecio, el papá me dijo:
ella aceptó. dome: ella era nuestro otro tesoro, pero un Más nunca. Me bajé de inmediato. Esa tarde
Pasado el tiempo estuvimos saliendo, policía, el día en que se graduó de odontó- fui a su casa, el papá me abrió la puerta,
sentía que ella era el amor de mi vida. Un loga, me la mata frente a la casa. Nunca su- quien con todas sus fuerzas me golpeó en la
día, en una alcabala nos paró la policía, nos pimos del policía que le disparó, desde cara en el pómulo izquierdo, caí al piso, me
mandaron a bajar de la moto, a ella la pusie- entonces hemos vivido para odiar a los poli- gritó: fuera de mi casa, Angélica nunca será
ron a un lado, y a mí cuando me pidieron los cías, y todo lo que tenga que ver con ellos. para ti. Después de ese día la llamaba, pero
papeles me les identifiqué como policía, los Los ojos del viejo se llenaron de lágrimas y no me contestaba. Era como si se la hubiera
funcionarios me dijeron, tranquilo, continua. los de su esposa también. Yo podía sentir su tragado la tierra. Otro día fui a su casa y
Al montarme en la moto Angélica me dice, dolor e impotencia, me levanté del sofá y les pude ver que estaba metiendo corotos, allí
esos malditos policías, no sé por qué no se dije: tengo que irme. había una señora como de sesenta años,
mueren todos. Esa tarde pensaba decirle Pasé varios días planeando para de- me le acerqué y le pregunté por la familia,
que yo trabajaba para la policía. Ya en la vía cirle a mi novia y a su familia que yo trabaja me dijo: yo soy la nueva propietaria, y no sé
me dice, vamos a mi casa para presentarte a en la policía, y que no era culpable de lo donde se mudaron los señores que me ven-
mis padres. Vivían en un apartamento bien ocurrido. Por esos días, estando en una al- dieron, pero una muchacha me dio un papel
bello, el padre de carácter fuerte y de cara cabala en el centro de Caracas, me monté para que se la diera al primero que pregun-
amplia, un poco gordo, fue quien nos recibió. en una camioneta para pedir cédula y su- tara por ella. Al leerlo decía: devuélveme a
Ella me presentó, papá él es mi novio, el biéndome, a los primeros que vi sentados mi hermana y sólo así volveré contigo. Más
señor con voz gruesa me advirtió, cuidado fue al papá y a la mamá de mi novia. Ambos nunca volví a verla.

el carrito Fui al parque y le dije a


Pinucho: Por favor dame
el carrito, sino mi papá
me va a pegar. Y él se-
Francisco Guarino guía jugando con otros
Servicio 5
niños y no me hacía
caso. Se lo repetí dos
Mi padre era barbero, y al lado de la barbe- veces, pero hizo caso
ría existía una venta de piñatas, juguetes, omiso, entonces me
caramelos y también unos carritos de plás- armé de valor y viendo
tico de colores de modelos antiguos. El en los alrededores del
costo de estos era bolívares 0,50 de mone- parque, localicé una
das de plata. Un corte de pelo valía tres bo- rama gruesa que siempre caían secas de
lívares de plata. Yo tenía ocho o nueve nucho, un amiguito, me dijo: préstamelo los árboles, la agarré, me volví a acercar a
años cuando le insistía a mi papá que me para verlo, y en lo que se lo pongo en sus Pinucho y le atesté un fuerte golpe, par-
comprara uno de esos carritos. Tanto in- manos el gordito sale corriendo hacia el tiéndose la rama en su cabeza, el gordito
sistí que me lo compró. Yo contento con mi parque y yo me puse a llorar, fui y le dije cayó al piso, yo aproveché y recuperé mi
carrito le amarré un hilo de coser y en la llorando a mi papá: Pinucho me quitó el ca- carrito y salí corriendo a la barbería, se lo
acera de enfrente de la barbería jugaba rrito, entonces mi padre me dijo: ve y busca mostré a mi papá, lo vio y siguió afeitando
con mi carrito. De repente se apareció Pi- ese carrito y no vengas aquí sin él. al cliente.
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 13

la Semilla Carta al Padre


mucho. Mi hermano entró solo
Ramón Oropeza a realizar los trámites. Fueron
Discente UNES muchos los que me animaron y
una vez dispuesto me acerqué
a tu ataúd, toqué tu mejilla, tu
¡Perdón padre, perdóname! frente, tu pelo. Mi viejo tenía
Nunca tuve el tiempo de decirte frío, había un cielo abierto, sole-
lo mucho que te amaba, lo im- ado, un clima caluroso, aquella
portante que eras para mí en la tarde, cuando llegó el momento
vida. Lamento el día que nos de despedirnos. Pero de re-
peleamos, debimos haber ha- pente, de manera inexplicable
blado, quizás nada de esto hu- el cielo se tornó gris, frío y
biese pasado. 21 de julio de acompañado de fuertes vientos,
2004, jamás olvidaré aquella rayos, centellas y un inmenso
llamada, el repicar sepulcral de aguacero cubrieron el cemente-
aquel teléfono, aceleró los lati- rio. No te querías ir mi ángel,
dos de mi corazón, sentí pero ya no insistas más- te dije,
miedo, algo anda mal, me dije. y rezaré por ti, te encenderé
Corrí como loco a lavarme la velas por siempre, para que
no muy lejano voy a ser una cara, es un sueño, sí un sueño, descanses en paz.
Yonathan Rodríguez mata, así podré ver el mundo ya no pude y las lágrimas co- Aquella noche estaba profun-
Discente UNES mucho mejor y podré reunirme menzaron a abrazar mi rostro. damente dormido, en la madru-
con mis hermanos nueva- Papá había muerto. Fui con mi gada me levanté exaltado, corrí
Soy una semilla de tomate, de mente. Algunos dicen que nos hermano mayor a retirar su de mi cuarto a la sala, por el
pronto sin darme cuenta estaba podrimos, ojala eso no me cuerpo. No puedo mirarte, vie- pasillo hacia el dormitorio prin-
sobre mucha tierra, casi no pase a mí. Cada día nos echan jito- le grité. El sólo imaginar a cipal y te abracé. ¡Perdóname
podía respirar, sentía que me más agua y tiene un sabor ho- mi ángel guardián, bañado en padre, pero no quiero esperar
faltaba el aire , era algo muy rrible, un amigo me dijo que
sangre y aquella herida abierta mañana para decirte que te
sofocante, hasta ayer estaba ese sabor es fertilizante, que
en su pecho, me llenaba de te- amo, que eres lo más impor-
con mis otros hermanos en una nos ayuda a crecer más rápido,
rror. Debió haber sufrido tante en mi vida!
lata caliente, casi no pude dor- más fuerte y más sanos, es
mir en la mañana, hace mucho como vitamina para nosotros.
Siempre escuché mucho ruido,
calor y casi todas las tardes
llueve o no sé por qué siempre por ahí oí que son los humanos de pelicula
amanezco mojada, pero lo y que por ellos estamos aquí.
bueno es que no estoy sola, Ya quiero ver el mundo exterior, Esta comedia, más que drama, cuenta
veo muchos animales que cada día estoy más aburrido, cómo un asesino a sueldo, es obligado
poco a poco estoy sintiendo un por la mafia (su familia y contratista), a
nunca había visto, me dicen
someterse a un “tratamiento de rehabili-
que soy una semilla de tomate, cambio en mí, ya tengo raíces
tación” contra el alcoholismo. Podremos
ya que nunca lo supe, porque y puedo alimentarme por ellas.
ver cómo la sociedad norteamericana,
nunca conocí a mis padres, Espero algún día crecer y cre- legitima con los instrumentos y métodos
siempre he estado con mis her- cer y poder ver más que una profesionales, la sordidez de la violencia,
manos, poco a poco siento simple oscuridad, poder ver el en su más sublime expresión intelectual,
como van creciendo unos fila- sol, la luz, la luna, sentir la llu- totalmente alejada de la sensibilidad so-
mentos que salen por todos via, algún día tener familia y no cial, en aras de un romanticismo gastado
lados de mi cuerpo, por lo que ser algo tan insignificante como como decadente. No es para menores
he escuchado y que algún día una simple semilla. de 16 años de edad.

Henry Astudillo
Discente UNES Mi primer beso fue un fracaso
Cuando yo cursaba 2do año de mi novio. Yo, a veces me escon- he escuchado que hay que me- me puse muy asustado y me
bachillerato, tenía 12 años de día, para que ella no me dijera terle la lengua y moverla para los acordé de lo que me había dicho
edad y todavía no pensaba en esas cosas, porque me daba lados. Yo le dije: ¿En verdad? Y mi amigo. Empecé a besarla,
tener novia, sólo me importaba pena. Un compañero de clases me dijo: Sí, compa. Entonces le metiéndole la lengua y movién-
jugar futbol y jugar maquinita, que vio, se dio cuenta de lo que respondí: Ah, OK, si me pide un dola rápida y fuertemente en su
había una muchacha de 5to año me decía esa muchacha, me beso se lo voy a dar. boca, cuando sentí algo caliente
que siempre me decía: Hola, ca- dijo: Henry, no seas tonto, dale Un día por la mañana, estoy en y amargo en la mía. No me
tire bello, cómo quisiera que tu- un beso. Yo le dije, compa, no sé el salón y la muchacha llega a había percatado que ella me
vieras más edad para que fueras besar. Él me contestó: Bueno, yo saludarme y me pide un beso, había vomitado.
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 5

Héctor Barreto
Discente UNES Mi padre y Yo
Era una revancha, provenía de tiempos atrás.
Ya no recordamos el porqué de ésta, sabía-
mos que era a muerte y que estábamos dis-
puestos a todo, igual que su padre y abuelo.
El día de la jornada, no era una mañana ra-
diante sino la peor de las noches de in-
vierno, con relámpagos y truenos. Sobre los
cuadros del campo de batalla, estaban dis-
puestos nuestros ejércitos, en fila discipli-
nada, teníamos la misma cantidad de
soldados, no había diferencia entre nuestras
fuerzas de caballería, e igual nuestras fortale-
zas. Sólo nos diferenciaban los colores de los
uniformes, negro el de mi padre y blanco el
mío. Mi ventaja, si es que era una ventaja,
consistía en poder iniciar la acción, ordenar el
primer movimiento de mi ejército. Miré al
frente y ordené con voz fuerte que el peón
avanzara dos tramos, y el peón que tenía de-
lante supo que era con él. Mi padre no esperó
nada para dar la misma orden y quedó enfren-
tado al mío. A una señal mía, mi caballo de la
derecha salto de su lugar, avanzando dos tra-
mos hacia el frente y uno a la izquierda. Con-
testó mi padre, haciendo que el caballo que
tenía a su derecha saltara dos cuadros al
frente y uno a la izquierda. Mi plan marchaba
al pie de la letra, mi alfil derecho corrió por la
diagonal, quedándose parado cuatro cuadros
delante de mi alfil. Esta vez mi padre, no repi-
tió mis movimientos, el peón suyo que estaba
delante de la Dama, caminó hasta su tercer
cuadro, saqué entonces mi segundo caballo,
quedando en el tercer cuadro del alfil de mi
Dama. Mi padre se apresuró a cruzar su alfil,
para colocarlo al lado de mi caballo de la dere-
cha. Adelanté el peón de mi Dama hasta la campo de batalla. Pero un Rey es un Rey, se caballo de mi Dama, jaque, le grite, miró aterro-
cuarta casilla, fue un error, su caballo se aba- debe a su pueblo. No podía ni tomar entre mis rizado a sus soldados, no era temor por la de-
lanzó sobre él y en un instante lo eliminó. Mi brazos a mí esposa, que había caído fulminada rrota, lo conozco, sino vergüenza. Recién había
padre río por mi primera baja. por la espada del alfil de mi padre, ni siquiera empezado la batalla, y ya tenía que rendirse,
Ay, ¿sería mi derrota? Traté de reaccionar, ata- tuve tiempo para vengarme de aquella jugada, mis soldados y yo gritamos, nos abrazamos y
cando a su peón, el que estaba cuatro cuadros y en medio de la peor tragedia, entreví la victo- festejamos la victoria.
delante del Rey. Mi caballo de la derecha lo ria. Ordene que mi alfil atacara al peón que es- En ese momento un rayo terrible, hizo retumbar
atropelló, dejándolo fuera, pero en ese mo- taba a la izquierda del Rey de mi padre, quedó la casa como si fuera un cañón, llorábamos
mento mi Dama gritó, había quedado al descu- sorprendido, él estaba a un paso de la victoria, emocionados, mi padre queda sorprendido, me
bierto, el alfil de mi padre se disponía a matarla, yo me veía vencido, de pronto tenía a mi alfil ve con mirada fija y dice: que va hijo dame la
sentí que me mareaba. Estaba todo perdido, ante su barba, al correr un cuadro hacia ade- revancha, y recomenzó nuestra guerra eterna
no me respondían las fuerzas ni parar mirar el lante, ya estaba saltando hacia el frente el fiel de todos los fines de semana.

este era un oso llamado Yogui


flejo en el agua del río y de repente escu- diento, y le dice al río: río Pardo, ¿dónde
Roberth Echarry cha una voz: Oso ¿por qué no cambias tu están tus aguas y tus soberbios caudales,
Discente UNES rutina y la manera de comer? ¿por qué me estoy viendo que somos parte de la madre
estás dejando sin peces? Ya me quedan naturaleza y en cualquier momento ella dis-
Este era un oso llamado Yogui, él vivía en pocos en mi largo cuerpo, y el oso le con- pone de nuestras almas, el río con una voz
lo más profundo del bosque y las monta- testa: ¿Por qué dices eso río Pardo, si, tú baja y débil le responde: Si yogui, pero si
ñas, en la parte más oscura y fría, yogui como yo, somos parte de la naturaleza, de yo muero, viviré y dejare huellas por mi
todo los días se levantaba muy temprano a ella nacimos y de la mano de ella morimos. cauce, y seré recordado por mi fuerte cau-
tomar agua y a buscar un rico desayuno al Pasan los días, las semanas, el río y su dal. Entonces le pregunto el oso: ¿Y tu
río Pardo, donde se sentaba a beber y a caudal comienzan a secarse por la ardua caudal vivirá? Aquel le responde: yo viviré
cazar un pescadito para saciar su hambre. sequía, el bosque y toda su vegetación, en en tu recuerdo y en la brisa donde nací y
Cuando el oso termina de comer, ve su re- eso se acerca el oso que estaba muy se- donde moriré.
12 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

LEEr sin sabEr y sin sabEr LEEr


el chance, no entienden amigas y amigos que
Darwin Hernández tan sólo estoy leyendo mis sueños de vernos
Discente UNES a todos con una sonrisa el día que nos gra-
duemos.”
Hoy ya se cumplen seis semanas, ya esta-
Escribir lo que sea, tachar cuando quieras, mos a punto de lograrlo y me pregunto ¿para
llorar cuando lees, viajar cuando escribes, qué me sirvió Creación Literaria?, porque al
plasmar lo que piensas, hacer un cuento a úl- igual que ese 14 de julio, sigo siendo policía…
tima hora, todo esto era desconocido para mí “Bueno, señoras y señores: sin tener que ir
hace seis semanas atrás, y digo desconocido muy lejos, ésta va a ser nuestra mayor herra-
porque sabía que cada cosa estaba, que mienta en la calle, cuando tengamos que sen-
cada cosa existía pero que nadaban en mi tarnos a escribir una buena acta policial,
pensamiento sin nunca utilizarlo, por no saber cuando tengamos que leer la actitud de un in-
en qué utilizarlo. “Señoras y señores, pero dividuo y cuando tengamos que escribir para
¿qué policía hace esto, si nosotros somos po- que la gente sepa de qué estamos hechos los
licías para perseguir choros, no para escribir policías.
ni para leer.” Y, bueno, ya esta última semana académica
Ese fue mi pensamiento el 14 de julio, cuando muchos diríamos “Ya se acabaron los cuentos
un tipo flaco, barbado y pelo largo escribió y las lecturas. Pero no, muchachas y mucha-
ese día en la pizarra su nombre y “El Leer chos: nuestra vida será un cuento que nunca
como proceso de integración, personal y co- terminará y que siempre seguiremos leyendo.
lectivo” y comenzó a preguntar más que mi “Gracias a la doctora por sus historias de
niña Camila, y mientras Luisa, mi compañera libro –como los que nombra William en sus suspenso, a Eleazar por su cómica imagina-
de aula, respondía, él la desesperaba con cuentos- no sabe leer?, porque si me lo ción, a Jorge por su compadre y su flecha, a
más y más preguntas. Así comenzó el hecho dicen, ¡coño! están pelados y bien pelados… William por sus historias de misterio, a
del Leer para el Aula 19, y a medida que fue- Porque yo en el Aula 19 aprendí que con tan Soezy por nunca querer comenzar sus bue-
ron pasando las semanas, fuimos descu- sólo abrir los ojos cuando me levanto en la nas historias, a Carlos por ese gran relato
briendo qué carajo era en realidad leer. Y es mañana ya estoy leyendo, incluso antes, por- de Apascacio Mata, y en fin, a todos por
que ahora, ¿quién viene a decirme a mí que que cuando mis compañeros me joden por- hacer de Creación Literaria una tarde rápida
un viejito campesino que nunca ha abierto un que me quedo dormido cada vez que tengo y agradable.

“No confundamos lo privado con lo particular, ni lo común con lo masivo”

La triste Historia de mi hijo


que se obstinan o cuando logran bajarme Miren, allá viene el soldadito de plomo, con
Rafael Carmona los 50 bolívares de mi bolsillo. En ocasio- su cara de ser supremo, como si yo no su-
Discente UNES nes, son insoportables. piera cómo es el manejo de la cosa aquí,
Como vine hoy solo, con el sólo deseo de verlo, pobre hombre…
sin un bolívar, la cosa se ha tornado difícil. Ya Ya sabía que me iba a ignorar, pero soy insis-
Me encuentro sentado en mi auto mientras son quince días los que tiene ahí dentro mi hijo. tente. Mi hijo no merece estar aquí. Ya está ano-
espero que llegue mi esposa, para que le en- Qué decisión tan dura de afrontar, todavía no checiendo y mi familia me espera, no llevo los
tregue este maletín a mi hijo. No me queda acepto que se haya entregado, es inocente del pañales. Menos mal que ella se hace cargo,
otra cosa que recordar las anécdotas de mi delito que se le acusa. Seguramente piensan sabe que sufro mucho, se está portando como
vida y contárselas a ustedes, para calmar un que como soy su padre, opino así, que debo utili- nunca lo esperé, esa mujer mía es una guerrera.
poco la ira que siento, no puedo gritar, ni zar la cabeza y no el corazón. En realidad, no es- Ya me la imagino quejándose por todo, pero ahí
agredir a nadie, porque me convertiría en un pero que ustedes me comprendan, ni sientan está, pendiente de cada detalle, no deseo que
ser irracional. compasión, sólo deseo que me escuchen. Un pase por esto, pero la vida da tantas vueltas que
Llevo más de una hora estacionado y ella fuerte dolor en el pecho me está consumiendo quizás dentro de 20 años esté igual que yo, an-
nada que llega, seguramente se esta arre- poco a poco. La vida me ha salpicado duro, me helando la libertad de mi otro hijo… Bueno, otra
glando y sé que aún no va a llegar. Ya ha vejado, ella sabe que me he levantado y que vez viene el soldadito de plomo, espero tener
estoy habituado a su impuntualidad. Mi he aprendido a sobrellevar las cosas. Soy un suerte esta vez, porque eso es lo que necesito.
madre no es así, cuando ella viene, está hombre, pero no un pendejo. Me tocó aprender a Ah, ya viene el cambio de guardia, se va el tipo
antes de la hora, la atienden súper rápido, rezar desde que mi hijo está ahí. Lo único que le ese, espero tener suerte esta vez.
es astuta, sabe cómo tratar a las perso- pido a Dios es que me de fuerzas para afrontar Me quejo tanto que a la final Dios termina son-
nas, les encuentra su lado débil, conquista este dolor, para conformarme, para aceptar esta riéndome, ese que acaba de llegar es de los
a los vigilantes para poder acceder. Soy situación, para que mi primer hijo no quede en el pocos que quedan, de los que llamamos
hombre y tengo las de perder, muy pare- olvido y no le ocurra como le pasa a muchos, “buena gente”.
cido a otros presentes, que tenemos que que los primeros días lo visitan y después que- Don, no se preocupe, vengase mañana tem-
esperar que ellas usen sus atributos, para dan en el recuerdo, hasta el día que le toca salir prano, que yo lo dejo pasar para que vea a su
que un baboso les permita el paso a la y recobrar su libertad. Eso es lo más triste, termi- hijo- me ha dicho el guardia después de la llo-
Comisaría, para que opten a un trato nan encerrados, coartados de su libertad, convir- rona que le monté. Ojala y hubiera muchos
justo. Así que ellos y yo nos limitamos a tiéndose en esclavos de otros, mi hijo es uno de como él. Ya puedo irme tranquilo a mi casa, con
insistir, a discutir, una y otra vez, hasta esos tontos que se entregan. mi familia. Mañana por fin podré ver a mi hijo.
6 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

creación literaria en uNeS


menzó pegunta que pregunta, apoyo de una comisión que no que contaban se parecía a
Guido González ¿cuál era la diferencia entre un llega, la gente esperando que cosas que yo también he vi-
Facilitador taller y un curso?, ¿qué nos los salve de un muchacho que vido.
distingue de los otros anima- se crió en el mismo barrio, El miedo en un enfrentamiento,
Con el nombre de la materia les?, ¿cuál es la disposición mientras ese muchacho le dis- el dolor de perder a alguien
pensé que sería fastidiosa, que adecuada para relacionarnos para. querido, las dudas o las incerti-
tendría que hacer un esfuerzo con las cosas?, lo que nace, Ahora que lo pienso, fue más dumbres, las frustraciones,
para leer algún libro, sacando está destinado a... Y uno, pen- difícil que darle lectura a un cuando hemos sufrido algún
tiempo de donde fuera, leyendo accidente... Cosas que parecen
en el carrito, en el baño, donde inevitables, como del destino,
pudiera robarme un tiempito que no vale de nada que las
entre tantas cosas que hay que niegue o no les dé importancia,
hacer todos los días, primero que a veces las he contado a
en la Universidad y luego al lle- alguien para desahogarme,
gar a la casa, después de pero que se quedan dentro de
horas que uno pasa para llegar. uno, ahí esperando que te des-
Con suerte, podría ser algún cuides, como un choro detrás
libro interesante, porque si no... de un muro en el callejón os-
Luego, estaba el profesor: un curo.
pelolargo con colita, una barba También las cosas que uno es-
como descuidada, esquelético, pera, los deseos, lo que uno
desarrapado (quién sabe si se quisiera para sus hijos, parecen
bañaba), que venía los miérco- cosas nuevas cuando uno las
les a darnos clase de Creación escribe. Como uno las da por
literaria. Justo ese día nos to- sentadas, porque suceden den-
caba ir a almorzar de últimos tro de la propia mente, porque
en la fila del comedor, enton- son cotidianas y pasan tantas
ces, además de llegar tarde al cosas seguidas unas de otras,
aula, recién almorzado, cayén- sando en cuanta cosa se le pa- libro o estudiar para una mate- entonces uno termina olvi-
dome de sueño, también ten- saba por la cabeza, tratando de ria, porque entonces tenía que dando o pasando por alto
dría que aburrirme leyendo y responder al pelúo, parecía que ponerme a inventar cosas, rela- cosas importantes. Pero
escuchando la cantaleta del fu- nunca diríamos la palabra que tos, como decía el profesor, o cuando las escribe y se em-
lano profesor. él estaba buscando, hasta que recordar cosas que me habían peña en contarlas con tanto de-
Bueno, pero lo de leer libros, la una compañera por allá o éste pasado. Aunque uno pueda talle, es como si pudieras ver
verdad, no fue así como lo es- otro por aquí, la decían y uno siempre reservarse las cosas cómo va a actuar el choro ése,
peraba, sino que tenía que es- se aliviaba. Me quedaba la ca- que son de uno, las que no dónde se escondió para que no
cribir yo mismo para después beza caliente de tanto pensar. quiere recordar o hemos olvi- lo sorprenda a uno.
leer en voz alta. Esto nunca se El profesor parecía siempre dado desde hace tanto ya, las Que alguien se empeñe en que
ha visto, resulta que nosotros como dispuesto a hacer más que uno ha querido sepultar cuentes sobre todo lo que
los discentes éramos los que preguntas, lo llegaba a obstinar pero siguen vivitas y coleando pasa, hace que uno se re-
escribíamos lo que había que a uno, aunque también se la en la memoria, aparecen mueva, que las imagine, que
leer, no abrimos ni un solo libro daba de chalequeadorcito. Si cuando uno está buscando qué vea las cosas desde otro lado,
durante la clase y para colmo el uno sigue por ahí, quizá se en- escribir. Y eso fue todas las se- hasta con otros ojos, a veces
profesor no nos dejaba tomar cuentre con preguntas que manas. como viéndolas por primera
notas. Además, esta clase nunca se había hecho. Como todos leíamos en voz vez. Esa manera de ver, de
cambiaba muchas cosas, por- A veces el profesor hablaba alta los textos que escribimos, acercarse a las cosas, a los
que ya la lectura no era lo demasiado, decía que si estaba escuché cosas que nunca seres, a las palabras, es como
mismo, sino que era El Leer, contento por participar en esta pensé que iba a saber de mis crear una historia que está pa-
que es como que todas las “ruptura con los métodos de compañeras y mis compañe- sando ahora mismo. Quizá,
cosas pueden leerse porque formación para la Policía” y no ros, unas que me emocionaron después de todo, las preguntas
están los signos, que si todos sé que más. Quisiera verlo a él (algunos hasta lloraron), otras que ese pelúo hacía en el taller
los seres vivos somos capaces haciéndole una pregunta de que nos hicieron reír. Entonces El Leer como proceso de inte-
de leer y el loquito de la barba esas a un malandro armado me di cuenta de que lo que gración, me sirvan para llegar a
daba ejemplos y todo. En vez con una pistola automática en conté despertaba la admiración las respuestas que estaba bus-
de darnos una clase y ya, co- una callejón, esperando el o la solidaridad de otros, y lo cando sin saberlo.

La construcción del conocimiento se dará en función de la reflexión que no deberá ser una mera
abstracción. El hombre, siempre deberá ser comprendido en relación a su vínculo con el mundo.
Paulo Freire
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 11

Facilitadores de uNeS
tiples humillaciones, exclusión gría, lo que he visto en las funcionarios/ras que van a
y olvido. aulas de clases, lo que hemos cambiar de una vez y para
María Quijada Guevara Como facilitadora de la mate- discutido, y por supuesto la siempre el quehacer policial.
Derechos Humanos ria de Derechos Humanos, fresca sensación que me Debo confesar que inicial-
debo contar con mucha ale- dejan los nuevos mente llegamos llenos de pre-
juicios con respecto a los
Un nuevo descubrimiento funcionarios /as policiales, pre-
y una nueva esperanza juicios absolutamente negati-
vos e injustos que insultaban
En un lugar de Catia, de cuyo no sólo al funcionario, sino a
lugar si quiero recordarles, en sus familiares y amigos. In-
este momento, conviven cien- justa situación que de seguro
tos de compañeros y compa- en poco tiempo va a cambiar,
ñeras, que con voluntad de afortunadamente.
piedra están esculpiendo con Todos esos prejuicios que sen-
el cincel más fino el nuevo fun- tía hacia los funcionarios/as
cionario /a policial. desparecieron una vez que los
Durante años, nuestra ciuda- conocí personalmente. La ma-
danía fue perdiendo la con- teria de Derechos Humanos, no
fianza en sus cuerpos se dicta desde un terreno me-
policiales y se resignó a que ramente académico, nuestras
clases se fundamentan y tienen
era parte de la violencia coti-
diana. Pero esta sensación de
escuchar o bajarse del caballo sentido desde lo afectivo, lo lú-
desesperanza se esfuma una dico y en manifestaciones mu-
Yoselín Chacón - Facilitadora
vez que recorres los pasillos, tuas de confianza y entrega por
aulas y jardines del Centro de ¿Cuántas veces hemos partici- nuestro, que nos brinda una opor- el otro. Cuando cultivamos
Formación Policial, ubicado en pado en una conversación, donde tunidad para acercarnos a la posi- este terreno, descubrimos per-
Catia (CEFOPOL). Desde el reiteradamente nos interrumpen o bilidad de aceptar que estamos sonas ricas en expresiones,
mismo momento, cuando en- interrumpimos a nuestro interlocu- equivocados, que no siempre las sensaciones, con las mismos
tras en su remozada estruc- tor, porque pensamos que lo que cosas que se han hecho o dicho sueños y esperanzas que tene-
tura, lo primero que nos nos está diciendo ya lo sabemos, de un modo, se han hecho o dicho mos todas y todos. Descubri-
impacta es el cambio que se o no es lo suficientemente impor- de la mejor manera. mos, en cada uno de ellos y
está generando, Se respira un tante como lo que nosotros desea- Existen caminos diferentes a los ellas, su disposición necesaria
ambiente transformador y nos mos transmitir, o simplemente la nuestros, porque siempre hay al- al cambio de la función policial,
contagiamos con las ganas del conversación no está a la altura de guien que tiene algo importante al igual que nuestras familias,
personal que labora allí. Son nuestras destrezas? que decir, que bueno sería hablar las suyas quieren y necesitan
“tiempos de cambio”, tatuados No escuchamos porque es imposi- y poder completar una frase sin un país más igualitario, equita-
en la piel de quienes transitan ble bajarnos del caballo de sentir- sentirnos atropellados por los pre- tivo, humano, no excluyente,
el edificio. Todas y todos, con nos dueños de la verdad, porque juicios o los juicios a priori, emiti- justo, solidario, como lleno de
gran gallardía, responsabilidad la obligación es del otro, nunca dos por nuestro interlocutor. Me oportunidades.
y entusiasmo, empujan el tren nuestra. Estamos demasiado ocu- atrevo a sugerir que intentemos, a Partiendo de esta premisa ab-
que cambiará de manera defi- pados para escuchar al otro, pero modo de ejercicio, escuchar por 2 solutamente afectiva, en las
nitiva la función policial. Desde lo que nosotros tenemos que ò 3 minutos lo que tiene que decir- aulas, compartimos nuestras
la amable señora que enga- decir, sí es realmente importante. nos el otro, sin interrumpirlo, para ideas sobre “Los derechos Hu-
lana y asea la sede, los cir- Así vamos relegando responsabili- hacerle sentir que lo que nos dice manos y la nueva función poli-
cunspectos jardineros que dades y trasladando nuestras pro- es realmente importante y significa cial”. Los nuevos
embellecen el ambiente ecolo- pias limitaciones, ante la para nosotros. funcionarios/ras concluyen,
gista de CEFOPOL, los afana- necesidad constante de buscar a En nuestra función como facilita- gracias a los diferentes análisis
dos “administrativos”, hasta los quien echarle la culpa, incluso por dores, enseñamos a los funcio- y discusiones en las dinámicas,
entregados facilitadores/ras no entendernos, haber interpre- narios/rias policiales la que la nueva policía tiene que
que diariamente entregan su tado mal sus palabras, no hacerse importancia de generar confianza partir desde el respeto de la
alma, voz, valores, conoci- escuchar o de que su caballo sea dentro de cada comunidad, de dignidad humana, la tolerancia
mientos, sobre todo su gran más pequeño que el nuestro. No igual forma, debemos enseñarles hacia la diferencia (igualdad y
afecto y confianza en las podemos asumir un error, una de- la importancia de escuchar de no discriminación) y la justicia
manos de los discentes (aspi- bilidad, porque el que se equivoca manera reflexiva para poder en- como ejes de su trabajo. Es
rantes), para que estos huma- o el débil es el interlocutor, ya sea tender analizar y comprender la por ello, que creo firmemente
nicen el quehacer policial bajo el hijo, cónyuge, vecino, el ciuda- posición y percepción, que la otra en el nuevo policía, porque
el marco de la ley y el respeto dano que plantea una denuncia o persona pueda tener ante un estos funcionarios/ras nos
de los Derechos Humanos. exige el ejercicio de un derecho conflicto, que los pueda llevar a muestran su riqueza personal,
Es impresionante como todos que le ha sido vulnerado, etc. El la confrontación, de manera que expresan sus esperanzas en la
y todas expresan de manera yoismo hace más grande nuestro les brinde herramientas para al- dignificación policial.
contundente que llegaron para caballo que nuestro aprecio y res- canzar acuerdos satisfactorios Lo maravilloso de este pro-
quedarse, que definitivamente peto por el ser humano. para ambas partes, sustentados ceso, es sentir la voluntad sin-
nada, ni nadie, puede ya echar Si aprendemos a escuchar baján- en la realidad social de cada co- cera de los discentes hacia el
para atrás este hermoso pro- donos del caballo, aprendemos munidad. El primer paso lo pode- cambio. Con esa sensación
yecto de dignificar a los funcio- que aunque el otro no necesaria- mos dar, escuchando me quedo llena de contento,
narios policiales, que durante mente tiene la razón, posee un activamente a los discentes den- les aseguro que la transfor-
décadas fueron objeto de múl- punto de vista que difiere del tro y fuera de las aulas. mación, sí es posible.
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 7

Mi Primer amor Iván Carlos Malchiodi H.

José Luis Ledo


El Incesto:
Discente UNES Autoritarismo
Sociopático
Todo comenzó una mañana del 12 de julio
de 2000. Me levanté temprano con mucha 1ra. Parte
energía y contento, solo faltaba un día para
mi cumpleaños y harían una fiesta de cele- El Incesto, definido como la relación sexual
bración, donde irían todos mis familiares y entre miembros consanguíneos de una familia
amigos. Luego de desayunar, mi madre me (padres con hijas, madres e hijos, entre herma-
dijo que me vistiera, que íbamos a salir a nos), es un fenómeno social que ha estado pre-
comprar todo lo necesario para la fiesta,
sente en la historia de la humanidad.
saldríamos con Carolina, una vieja amiga
de mi madre que la acompañaría a organi- Contrariamente a lo que podríamos suponer, la
zar la fiesta. Cuando llegó Carolina y se en- cuota biológica o instintiva en la práctica inces-
contró con mi mamá y conmigo, vi que tuosa tiene poco peso. La psicología compa-
venía acompañada de una linda muchacha, rada ha hecho grandes aportes en este sentido,
morena, con el pelo liso, muy largo, que le te preocupes –contestó, tú también eres un que demuestran la inexistencia del incesto en
llegaba a las caderas. Tenía unos ojos muy niño muy simpático. En ese momento el especies cercanas en su evolución al Homo sa-
hermosos, me quedé tonto y distraido mi- que se sorprendió fui yo, me dio tanta pena piens. En efecto, de todos los temas que la
rándola, no me pude contener y rápida- que salí corriendo a donde mamá para pe- Psicología Comparada ayuda a esclarecer, tal
mente me acerqué a ella, le pregunté: dirle un helado. Mi madre se dio cuenta de vez el que haya tenido mayor repercusión en
¿cómo te llamas? Andreína, me dijo, y soy lo que me pasaba con la muchachita, me Psicología Humana es el de la evitación del in-
sobrina de Carolina, y tú, ¿cómo te llamas? dio dinero y me empujó: Anda achantao, cesto en los últimos peldaños de la escala zoo-
Me dijo la hermosa niña, a lo que yo res- cómprate uno y le brindas uno a la niña. Le lógica. En los primates, especies esencialmente
pondí: Carlos, mucho gusto, soy hijo de dije a mi mamá: Tampoco es que soy tan sociales, en las que teóricamente son mayores
Luz, la señora que me acompaña. Co- achantao, yo le dije que era muy bonita y
mencé entonces a sacarle conversación, le las posibilidades de concretar el incesto, se
me dijo que yo era simpático. Corrí hacia
pregunté: ¿Sabes a dónde vamos? Hizo descubren variados sistemas para evitarlo. In-
donde Andreína, me miró: ¿Qué te hice, te
una pausa la muchacha, luego agregó: Tú asusté, que saliste corriendo? No, es que cluso, en los grupos más o menos promiscuos,
si sabes, ¿verdad? ¿Por qué no me dices? soy muy penoso, pero no me hagas caso. con varios machos adultos, como los macacos
Entonces le dije: Vamos a comprar una pi- ¿Quieres un helado? –le dije. Me da pena y los chimpancés, el incesto también es evi-
ñata y todo lo que se necesita para hacer contigo –respondió. No importa, no te de tado. Leakey y Lewin (1974) reseñan que:
una fiesta. Mañana es mi cumpleaños y lo pena –la animé. Comimos helado, riéndo- “Sea como fuere, los monos rhesus evitan el in-
vamos a celebrar en mi casa. Me gustaría nos, me sentía muy contento, me di cuenta cesto entre madre e hijo y entre hermanos, por-
que vinieras, vienen todos mis amigos, la que nos gustábamos, al final del día com- que el macho joven, al llegar el momento de la
vamos a pasar bien. Ella respondió que sí, pramos todo y regresamos. Cuando nos madurez sexual, a menudo se traslada a otra
que allí estaría. Contento le dije: ¡Qué tocó despedirnos, le robé un besito en la banda. Pero los investigadores sobre el terreno
bueno! Y nos fuimos a comprar, hablamos boca, se puso roja, pero no dijo nada, se han comprobado que ni siquiera aquellos ma-
de muchas cosas, como de dónde era, por sonrió y me dijo chao, nos vemos mañana chos que permanecen en su banda nativa sue-
qué nunca la había visto con Carolina, ella en la fiesta. Al día siguiente, en mi cumplea-
me respondió que era de Yaracuy, que len aparearse con sus madres respectivas. Y el
ños llegó a la fiesta, vestida muy hermosa,
venía solo de vacaciones, por eso no la co- apareamiento entre hermanos es así mismo
todos mis amigos se quedaron locos, se
nocía. Yo muy encantado con la muchacha, veía muy linda y para mi sorpresa, me sa- mucho menos frecuente que entre animales no
no me aguanté, y le dije: No sabía que en ludó con un besito en la boca, diciéndome: emparentados”.
Yaracuy hubiera niñas tan bellas. Ella se Feliz cumpleaños Carlos. Ese fue el mejor La protección de la pureza de la sangre fue uno
quedó sorprendida, se puso roja. No cumpleaños de mi vida, porque fue el día de los motivos fundamentales para esta prác-
aguanté la pena y le dije: Disculpa, se me que tuve mi primera novia, mi primer amor. tica entre los antiguos egipcios. En algunas di-
salió, es que eres tan linda, desde que te vi Luego, a los ocho meses, me enteré que mi nastías egipcias lo habitual era que el faraón se
quería decírtelo y no me pude contener. No novia era mi prima. casase con sus hermanas.
En las ancestrales culturas incas, sólo el Inca

relato del Sexo tenía el derecho de contraer matrimonio con su


hermana. Los otros estaban condenados a ser
pidiendo a gritos el cuerpo del amor mío. castigados con la extracción de los ojos si lo ha-
Erica Soto cían. La calidad sobrenatural de la sangre real
Todo se prestaba en ese momento, sin-
Discente UNES se protegía de impurezas mediante el incesto,
tiendo mi cuerpo caliente, ardiente por ti.
un motivo antiquísimo que permanece aún vivo
Cada instante nos acercábamos más, era
La noche estaba bella, el cielo alumbrado entre la alta aristocracia y las monarquías de
una corriente, daba una sensación divina
todo el mundo. Elevadas culturas, como
con su resplandor de estrellas. Brisa fría, a mi ser, sentir esos suaves labios, tibios,
Egipto y Persia, desmienten a etnólogos de
hambrienta, de deseo rozando suave- húmedos, rozando mi cuerpo y pensando la fama del francés Claude Lévi-Strauss,
mente por mi cara, el ruido de los árboles, en ti, amor mío. para quien la prohibición del incesto repre-
senta la transición de la naturaleza a la cul-
Ay de nuestras hambres tura. Lo contrario parece ser evidente: la
naturaleza pone barreras al incesto, mien-
y de nuestro apetito. tras que la cultura las transponen.
10 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

actividades en la computadora, por el con-

De niña a mujer trario yo sentí que sobreactuaba, tratando


de no manifestar, mi gran incertidumbre.
Pensaba, cuando este muchacho llegue,
lo voy abordar con antipatía, desprecio, le
haré algún que otro comentario que lo
Franklin Rafael Aguilar haga sentirse incómodo y opte por irse.
Discente UNES También pensaba, será que más bien lo
dejo que hable, y cuando se vaya, lo inter-
cepto en el camino para asustarlo y per-
Sucedió aproximadamente hace un año, suadirlo para que se aparte de mí hija.
cuando mi hija mayor Laura Suaney, de Al llegar el crepúsculo, aquellas ideas
17 años de edad, me abordó de una que me habían perturbado mis pensa-
forma muy pacífica, pero sorpresiva. Con mientos toda la tarde, se disiparon,
palabras suaves y sutiles, me dijo: Papá cuando mi hija se acercó nuevamente a
hay un joven en la universidad que desea mí, y me dijo: Papá tienes toda la tarde,
hablar contigo, para poder visitarme, aquí sin hablar, sin decir una palabra, siento
en nuestra casa y conocernos mejor. que te he alejado de mi. Por favor, no me
Podría decir con toda franqueza, aún hagas sentir culpable, piensa, que no te
cuando estaba consciente, que se trataba están robando una de tus hijas, sólo
de un hecho común, rutinario, que en estás llegando a una nueva etapa de tu
algún momento debía suceder. Muy inter- vida. Sentí tanta vergüenza, al entender
namente me invadió la indecisión, no que mi hija había logrado la madurez que
sabía qué responder, sólo tomé aire, res- aún yo no lograba. Desde ese momento,
piré profundo y conté hasta diez, fue en- mis palabras fluyeron con mayor facilidad
tonces cuando de una forma muy y sinceridad, desapareció el tarugo de mí
pausada, serena y tranquila le contesté: garganta, la abracé, esperamos a su
está bien Suany, tráelo para conocerlo y amigo y conversamos.
conversar con él. Traté que todo pare- Hoy día mi yerno es como un hijo más,
ciera normal, pero no lograba concen- con el que compartimos en familia, con
trarme. Mi hija regresó y continuó sus mucha felicidad.

Carlos Blanco
Discente UNES cannis Mayor
Éramos tres hermanos y vivíamos en una pero en fin la aceptó a regañadientes, o quizás cohol o tal vez por la rabia que tenía, salió con
casa, en uno de esos cerros de Caracas. El por la culpabilidad o la imposibilidad de poder el pequeño Lucero apretado por el pescuezo
mayor era Ciprianito y le decíamos “Panito” de comprarnos juguetes, y una mascota nos hacía en su enorme puño. El diminuto perrito gemía,
cariño. Tenía 10 años, luego le seguía Crucita bien. Pasaban los días y nos encariñábamos lloraba y lanzaba alaridos como pidiendo ayuda
que tenía 9 y yo que era el menor, con 6 años. más con Lucero, la bañábamos, peinábamos, y a decir verdad, siento cierta culpabilidad por
Recuerdo una tarde mi mamá nos mandó a alimentábamos y lo mejor era que jugábamos y que no pude auxiliarlo en ese momento. Ya es-
botar la basura de la casa a un relleno sanitario nos divertíamos con él. Llegó mi padre a casa tando en el patio, mi padre lanzó a Lucero
que quedaba a unas seis cuadras de la casa. en un estado deplorable de ebriedad, no era como si fuera una pelota de béisbol. En el aire
Íbamos muy contentos, saltando, silbando y ju- frecuente esa situación en casa, pero cuando se podían escuchar los últimos quejidos del
gando, en fin, como suelen ir los niños a todos eso pasaba, salíamos corriendo a nuestro animalito. Hubo un ruido a lo lejos y la noche
lados. Cuando dejamos las bolsas en el basu- cuarto, porque papá se convertía en una horri- se quedo muda, igual que nosotros. Vimos
rero pude notar que a escasa distancia había pilante bestia sin sentimientos, era una nega- luego a nuestro padre que se fue a su habita-
una caja, pero la que más me llamaba la aten- ción total a los ratos de cariño que nos ción como una bestia saciada. Al día si-
ción era que algo parecía dar con pequeños brindaba, pero el alcohol, hacía bien su trabajo. guiente buscamos a Lucero por el monte y
golpecitos y moverse en el interior. También En fin, empezó a discutir y a gritarle a mi los alrededores, lo conseguimos en el fondo
noté que al acercarme más la caja tenía unos madre, porque la comida estaba fría, solo era de un semibarranco, estaba allí, como dor-
agujeros hechos como con un lápiz o algún ob- un pretexto para pelear y sacar el ogro en el mido y un charquito de sangre coagulada se
jeto con punta y desde adentro sonaba como que a veces se transformaba, subía más y más veía que salía de su hocico, ya algunas mos-
una especie de respiración. Teníamos miedo el tono de voz, los platos, vasos y otras cosas cas invitadas al festín giraban inquietas,
de abrirla, pero nuestra curiosidad era más empezaban a volar por nuestra casa. No sé en dando vueltas alrededor de la muerte. Toma-
grande, nos armamos de valor y decidimos qué momento Lucero se escapó de su cajita y mos a Lucero, lo limpiamos y lo enterramos
abrirla de una vez por todas y … zas, la abri- fue a dar precisamente a los pies de mi papá, en la cajita que había llegado a nosotros. Fue
mos, allí estaba era un hermoso perrito de color el valiente perrito ladraba y ladraba, como re- uno de los funerales más triste que haya
negro como un azabache y un notable lunar clamando la actitud de mi padre, quien al verlo asistido y donde más he llorado.
blanco en forma de lucero en el medio de su lo agarró por el pescuezo y lo alzó exclamando Tengo 62 años, perdoné hace tiempo lo que mi
frente. Inmediatamente nos flechó, nos enamo- ¿Qué mierda es esta? Ya te voy a enseñar padre le hizo a Lucero. A él la bebida y los ava-
ramos del gracioso animalito, que nos pasaba dónde es que vas a ir a joder. Nosotros estába- tares, también lo arrojaron por un despeñadero
su lengua calientita por nuestras manos y mos aterrorizados, escondidos, paralizados de y yo aún recuerdo al perrito juguetón, contem-
nuestras caras y con la complicidad que tienen temor, veíamos todo lo que pasaba por la hen- plo el cielo en las noches y allá, allá en la cons-
los niños inventores nos lo llevamos a casa. La dija de la puerta, en ese momento vi cómo los telación del Cannis Mayor, me parece ver al
tarea de convencer a nuestra madre para que ojos de mi papá brillaban como dos inmensas inquieto animalito, moviendo su cola, ladrando,
nos dejara quedarnos con “Lucero” no fue fácil, brasas de carbón, tal vez por los efectos del al- saltando y jugando entre las estrellas.
8 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

Entrevista a S

Una Ante
Cuando la Fundación Aguas de cuando te pones a ver los rostros
Mayo se acerca al proyecto en eje- concretos de la gente, la situación
cución de la Universidad Nacional cambia. Eso ha significado un
Experimental de la Seguridad, con proceso de selección de la Policía
el propósito de contribuir a la crea- Metropolitana, para ello, los bare-

a la U
ción de la nueva formación para la mos para la selección han sido
Policía, nos sorprendió encontrar- muy exigentes, el entrenamiento
nos con Soraya El Alckar como di- físico, los exámenes médicos, las
rectora de esta institución, quien pruebas psicotécnicas y psicológi-
ha estado por más 20 años al cas. Ahora, esto tiene una conse-
frente de la Red de Apoyo, acom- cuencia, que no todos podrán ser
pañando a las víctimas de abuso asimilados. Al principio mucha
policial, una persona que ha es- gente saboteó el proceso, creían
tado justo del otro lado de la acera, que no iba a ser posible la funda-
quien ahora está impulsando el ción de la Policía Nacional Boliva-
sueño de formar un policía vincu- riana. Cuando ya se crea la
lado a la sensibilidad social. Más institución, comienzan a ver las
aún, nos cautivó conversar con ventajas, las reivindicaciones de
ella acerca de su visión. la función policial, las instalacio-
nes, el equipamiento, los salarios,
Proyecto uNeS entonces muchos quieren ser
UNES se debe a una historia muy parte de la PNB, pero no todos
larga, tenemos 200 años de Repú- van a poder serlo, por diversos
blica y nunca habíamos pensado factores asociados a la selección,
en la seguridad, tenemos 200 Hay que recordar que la Policía
años con policías y nunca había- Metropolitana ha sido una institu-
mos pensado en el policía como ción viciada desde hace muchos
profesional. La UNES nace con la años. Entonces, no podemos per-
idea de reivindicarlo como un pro- mitir que la Policía Metropolitana
fesional de la seguridad, que nece- pase completa a ser parte de la
sita de un lugar de estudios, una Policía Nacional Bolivariana, de
casa de reflexión, un lugar de me- otra manera sería un error histó-
ditación, un espacio para el entre- rico. Es por ello que debemos ce-
namiento físico, un lugar para rrar a la Policía Metropolitana,
pensar la seguridad, que además pero también reconociendo que
es un problema cada vez mayor, dentro de esa institución hay
no sólo de Venezuela, es del hombres y mujeres que son de
mundo. Entonces teníamos unos buena voluntad, por eso fue que
200 años con la deuda, porque te- abrimos un proceso riguroso de
nemos escuelas de medicina, de reentrenamiento, luego pasarán a
derecho, escuelas de antropolo- otra etapa de formación y al final
gía, de trabajos sociales, escuelas de este se decide quién va y
de comunicadores, pero no tenía- quién no.
mos una escuela de policía. dad muy linda y alrededor no lidad, que aprendan a intervenirla
La UNES convoca a todas aque- Primeros pasos tener seguridad. La propuesta de de manera directa e indirecta y
llas personas que quieren hacer de la uNeS la Universidad Nacional Experi- que trabajen por la liberación y
una carrera, una profesión vincu- UNES ahora está en Catia y sola- mental de la Seguridad es con- articulación de nuestro pueblo.
lada a las áreas de la seguridad mente estamos funcionando acá vertir ese espacio donde esté Esos son los mismos propósitos
ciudadana, convoca a bomberos, en este proceso de selección y de instalada, en una ciudad segura. de la educación popular. Si nos-
a protección civil, a penitencieris- migración de la Policía Metropoli- Por eso nosotros hablamos de otros en el aula no enseñamos a
tas, a policías, a investigadores tana y Tránsito Terrestre. Esta es Ciudad de educadores, entonces problematizar, y que la gente
en el área criminal; salvo tránsito, la antesala a la UNES, pero a par- la Universidad Experimental en- pueda dialogar e intervenir, criti-
porque a este lo absorbe la Poli- tir del año entrante se convierte saya, fundar una ciudad que edu- car, objetivar, que se involucre,
cía Nacional Bolivariana, Tránsito en una universidad de carácter que a los ciudadanos y a las participe, entonces, difícilmente
como institución desaparece de la nacional, con núcleos en, al instituciones en torno a las zonas lo harán luego. Nuestro propósito
Constitución, igualmente ocurrirá menos 11 municipios. ¿Hasta qué de seguridad. es lograr una metodología de en-
con la Policía Metropolitana, ésta punto vamos a ser experimenta- señanza que permita a los estu-
por otros decretos posteriores que les? Vamos a serlo en los pensum enseñanza alternativa diantes asumir una actitud de
dice que debe liquidarse, para de estudios, en los tabuladores de Talleres compromiso con el mundo, que
crearse un nuevo cuerpo de poli- salariales, en las metodologías de Estamos probando el taller como además asuman una actitud crí-
cía que es la Policía Nacional Bo- trabajo, en la vinculación social, forma de enseñanza. Esto tiene tica ante éste y puedan identificar
livariana. experimental en el sentido que asidero en un enfoque educativo dónde están los problemas, para
vamos a ir probando cuáles son de la educación popular. Todo el luego intervenirlos desde la óp-
Proceso de Migración las mejores fórmulas de ense- trabajo que estamos haciendo tica de seguridad. Por eso, llama-
La migración ha sido un proceso ñanza y metodología policial, tam- tiene un propósito, que es lograr mos a los estudiantes discentes,
bien difícil, porque cuando se dice bién de vinculación social y de en los estudiantes una actitud de porque ellos tienen la capacidad
liquidar una institución, es fácil cambios alrededor, porque no compromiso ante la realidad, que de discernir, de disentir, capaci-
pensar en una organización, pero tiene sentido tener una universi- aprendan a problematizar la rea- dad de discutir, de debatir y dia-
Caracas, septiembre de 2010 Momento Narrativo 9

zuela, es la disminución de los cía no es juez, ni verdugo, su mi- cia entre la persona y el delito. El
Soraya El Alckar peligros, de las situaciones y cir-
cunstancias que constituyen ries-
sión es hacer cumplir la ley. Cier-
tamente el funcionario tiene
problema es que la policía nunca
entendió que ser policía era y es

esala
gos y vulnerabilidad de la criterio, pero él no tiene la capaci- una profesión, porque sólo así po-
ciudadanía. Y nuestra misión dad de decisión sobre un conflicto demos comprender que hay un
como órganos de seguridad ciu- intrafamiliar, por ejemplo, igual es fenómeno que se llama delito y
dadana es disminuir las situacio- el caso de una persona que ha empezamos a estudiarlo, y pode-
nes, los escenarios que cometido un delito, son los tribu- mos así crear estrategias para re-
constituyen riesgos para la ciuda- nales los encargados de decidir. solver el problema, en lugar de
danía. Esto rompe con la concep- Ahora, si hay un conflicto comuni- atacar a las personas. A nosotros

UNES
ción de la custodia de la tario que se puede resolver por la nos interesa rescatar a todos los
propiedad privada y con la perse- vía de la mediación o la negocia- jóvenes, porque al fin y al cabo,
cución del delito. La seguridad ción, para eso sí está el oficial de ¿quiénes están muriendo?
ciudadana tiene que ver, por policía. ¿quién muere y quién mata? Jó-
ejemplo, si un riesgo para los ciu- venes, entre 15 y 28 años, de tez
dadanos es la quebrada, enton- el trato para nuestro morena y de sectores populares.
ces los órganos de seguridad policía Entonces no puede ser que la so-
tienen que estar atentos a que Antes, uno llegaba a esta es- lución sea eliminar a todos los jó-
esta quebrada no constituya ame- cuela, cuando era de la PM, y nos venes de tez morena entre 15 y
naza para la gente. Si observa- encontrábamos con un comedor 28. Mientras que la actitud de un
mos que el consumo de alcohol para los cadetes, para los agen- profesional es estudiar, colocar en
constituye amenaza y vulnerabili- tes y otro comedor para los oficia- categorías de análisis para lograr
dad para los jóvenes, hay que les, y había un tipo de comida comprender el fenómeno del de-
disminuir los niveles de riesgo en para los agentes y otro, tipo A, lito, para poder separar a la per-
cuanto a los niveles del consumo. para los oficiales. Hay una histo- sona del fenómeno, esto es, la
Las situaciones de riesgo y vulne- ria que nos viene de los militares, intervención de la realidad, pero
rabilidad que ponen a los sujetos clasista, dentro de las institucio- todo esto no como algo ajeno,
en peligro, son las situaciones y nes policiales, donde la diferencia sino como parte de lo que somos
escenarios que deben ser interve- está muy marcada entre la tropa y como sociedad. El problema de la
nidos para que los ciudadanos se los oficiales. Ahora la Ley Orgá- formación del policía en el país,
sientan tranquilos. nica del Servicio de Policía, del es que han querido separarlo de
cuerpo de Policía Nacional, esta- su pueblo, escindirlo de su propia
enlaces y alcances blece una carrera única. Puedes historia, y además, nos han incul-
de la PNB entrar como agente y salir como cado que son los pobres los
El nuevo modelo de formación Comisionado, son nueve escalas malos, eso de que los policías
policial, plasmado en la Ley Orgá- jerárquicas, esto para luchar con- son para proteger la propiedad,
nica de Servicio de Policía, del tra el clasismo dentro de las insti- sobre todo la privada. Eso tiene
cuerpo de Policía Nacional, esta- tuciones policiales. Porque esta que ver con la historia, la policía
blece que los propósitos de los distinción nos conecta con esa nació para proteger al Estado,
cuerpos de policía en general, matriz de opinión, de que por el pero esta se fue pervirtiendo con
municipales, los estadales y na- hecho de ser pobre, se es un cri- las políticas neoliberales, que fue-
cional, son propósitos vinculados minal, como consecuencia, se cri- ron diluyendo al Estado, que al
a la resolución de conflictos, a la minaliza a los barrios, y el policía final convirtió a la policía en pro-
prevención del delito y a ser órga- también lo ha asumido de esta tectora de bienes, no de perso-
nos auxiliares del sistema de jus- manera. Toda la historia del poli- nas, de tal forma que la policía
ticia. Necesariamente, por cía gira alrededor de esa prédica, termina matando personas por
mandato constitucional, los poli- que él como funcionario tiene que proteger bienes.
cías deber ser funcionarios encar- separarse del pueblo, porque los Hay que recordar que nuestros lí-
logar, de ser críticos, porque de gados de aproximarse a la gente, pobres son malos, por lo tanto, él mites en libertad tienen una regu-
lo contrario serían sólo unas per- de dialogar, de resolver los con- no puede vivir en el barrio, él no lación social, son las leyes y las
sonas que acumulan conoci- flictos por la vía de la negocia- puede comer como los pobres, normas el marco para la libertad.
miento, que al final no van a ción, la mediación. Por esta razón sus enemigos están en el barrio, Nosotros requerimos de la
intervenir la realidad. Todas los funcionarios han de tener sus enemigos son los pobres, y norma, porque no somos capa-
nuestras clases parten de proble- mucho control sobre sí mismos, por eso la tradición es que los po- ces de vivir juntos, en paz y ar-
mas, no del contenido, éste es muchas herramientas de diálogo, licías entran al barrio atacando, monía, con los recursos que
tangencial. Para nosotros lo más de capacidad de articulación co- ya disparando, buscando a los tenemos y creamos. Por eso
importante son los problemas munitaria con otras instituciones, enemigos, hasta llegar a negarse nace la ley, para permitirnos que
concretos, a lo que llamamos los porque, por ejemplo, un bote de a sí mismos, porque siendo del todos nosotros podamos vivir en
dispositivos alrededor de los cua- barrio, hablan como si no lo fue- paz y que nuestros recursos sean
agua un policía no te lo puede re-
les giran los contenidos, en este ran, separándose. Estamos ante distribuidos equitativamente, pero
solver, pero él puede articular con
sentido los contenidos lo que una sociedad que ha negado lo aún así la norma no ha sido sufi-
el ministerio que le compete, que
hacen es iluminar los problemas, que produce, que no es capaz de ciente, porque tampoco hemos
la gente haga su reclamo organi-
para intervenirlos, para que lo reconocer que produce al propio sido capaces de cumplirla, enton-
zadamente. Que el policía sea un
que hoy funciona de una forma delincuente. Nosotros, la socie- ces, nace también la policía, para
facilitador social, pero que tam-
que nos resulta indignante, ma- dad entera, nos queremos deslin- que nosotros, que no hemos sido
bién puede usar la fuerza de
ñana se desactive, y responda dar de la responsabilidad que capaces de autorregularnos,
forma proporcional, ajustado a la
de otra manera, en el marco de significa, que nosotros estamos cumplamos este convenio. La
necesidad y a la legalidad, él
la dignidad humana. creando delincuentes, incluyendo norma legal es el límite de nues-
puede incrementar su fuerza si
la propia policía, porque frente al tra libertad, así como las normas
los niveles de resistencia del su-
la Seguridad delito, uno ataca al delincuente, de costumbres. La policía fue
jeto que confronta aumentan, él
Nuestra concepción de seguridad en lugar de afrontar el delito y de creada para cumplir y hacer cum-
está facultado por la ley, incluso
es la misma de la Constitución rescatar al delincuente como per- plir la ley. Creo que, también,
para la utilización de la fuerza po-
Nacional Bolivariana de Vene- sona. Se trata de hacer la diferen- esta ley siempre ha de ser justa.
tencialmente mortal. Pero el poli-
16 Momento Narrativo Caracas, septiembre de 2010

Fundación Aguas de Mayo

el Policía ejemplar
Carlos Fariñas
Discente UNES

Este fue un hombre que desde quería pasar el semáforo,


muy niño soñaba con ser poli- por lo que cayó en una
cía. Al crecer entró en la es- discusión con los efecti-
cuela de la mejor policía de su vos militares. De pronto
país para la época, la Policía un hombre gordo y con un
Metropolitana. Logró graduarse gran bigote desde dentro
y estaba muy feliz por la meta de una limusina negra in-
alcanzada. Al poco tiempo, se dicó a los escoltas que
le asignó lo que para él fue su aguardaran el semáforo,
mejor labor, dirigir el tráfico, es- era el presidente de la
pecíficamente en la transitada época, quien horas des-
Esquina de Sociedad, en la Av. pués le mandó una invita-
Universidad. Hacía su trabajo ción a almorzar junto a él
con tal empeño que en muy en Miraflores, la que
poco tiempo se hizo muy popu- aceptó muy apenado y lo
lar en el lugar, todos, desde el que más disfrutó fue la
ciudadano común hasta perso- comida. Tiempo después,
nas de altos cargos políticos, gracias a su ardua labor
respetaban el semáforo para frente al semáforo, el pre-
evitar ser sancionados por ese sidente de los EE.UU de
insigne policía, que a la hora de la época, Jimmy Carter, lo invitó Municipio Libertador. Hasta la por su hijo, olvidado por la so-
corregir una infracción de trán- a su país a intercambiar expe- primera Miss Universo venezo- ciedad aquella que un día lo
sito, fuese quien fuese, era im- riencias con la policía de Mas- lana lo pidió como su escolta en llenó de elogios y condecora-
placable, su conducta era sachusetts. Meses después los eventos, se jubiló a los 33 ciones, observando todos sus
intachable, jamás en sus treinta regresó a su país como el único años como Sargento Mayor, méritos guardados en un baúl,
años en la policía faltó al servi- policía venezolano en portar en lleno de condecoraciones. A triste, de ver cómo los policías
cio, su apariencia era impeca- su pecho una placa que lo acre- pesar de ser un ciudadano y hoy trabajan con sus uniformes
ble, su uniforme limpio y ditaba como oficial ad honorem policía ejemplar hoy vive rode- rotos y en precarias condicio-
guantes blancos, botas pulidas, de los EE.UU, fue considerado ado de miseria en un deterio- nes laborales, y pensando no
siempre orgulloso de portar su el policía más famoso de la ciu- rado apartamento. Con dos soportar otra amputación más,
uniforme azul. dad de Caracas, y una de sus amputaciones a causa de una la que le harán a la ciudad de
Un día, ejerciendo lo que mejor tantas condecoraciones fue ser diabetes que lo aqueja, duerme Caracas cuando se dé la ya de-
hacía, dirigir el tráfico, detuvo nombrado Patrimonio Viviente en un colchón ortopédico que le cretada supresión de la Policía
una escolta presidencial que de la ciudad, por el alcalde del regalaron, acompañado sólo Metropolitana.

Poemas Camino de Hormigas

Juan Calzadilla Humbolt asienta que los insectos fosforescentes


(llamados cocuyos) copian sobre la tierra
OH, Brecht el espectáculo del cielo estrellado.
Igual podría decirse de los caminos de hormigas
Ya quisiéramos que ese magnífico Pero las hormigas sólo copian la forma
retazo azul del cielo en verano atolondrada en que los individuos
se desplazan en las ciudades
no fuera tan irresponsablemente bello.
De alguna manera, a semejanza de éstos,
Y que por ser bello
las hormigas siempre trazan el mismo camino
justamente no pidiera de nosotros aunque pujen por abandonarlo
que para cantarle nos cruzáramos de brazos y hasta simulen, como los hombres
ante tantas barbaridades que por un momento lo dejan
como las que vemos a diario. Para volverlo a tomar.

Похожие интересы