You are on page 1of 1

Katerine Yaniris Martínez Payano 18-EPSS-1-559

Sábado
Relación entre Filosofía y Religión

La relación entre ciencia y filosofía tiene varias opiniones; algunos creen que se oponen y
otros que se identifican. Aun así, la relación que mantienen es de complementación. Como
ya hemos dicho, tanto una como la otra tienen como objetivo el conocimiento de la verdad.

Los contenidos del conocimiento, los contenidos empíricos, sólo nos llegan a través de las
ciencias positivas, que necesitan de la filosofía para entramar esos conocimientos en tanto
totalización, y para discutir hasta qué punto alcanzan esos conocimientos un grado de
objetividad, así que se necesitan mutuamente.

Igualmente, la filosofía no ha sido siempre buena amiga de la ciencia, ya que algunas


corrientes filosóficas, como por ejemplo el escepticismo, han provocado una distanciación
entre ellas, afirmando que el conocimiento científico estaba basado en creencias y que a
través de los sentidos no podíamos llegar al conocimiento absoluto.

En cuanto a la metodología, la filosofía utiliza un modo razonado de obrar, hablar o pensar;


que depende en gran medida de la manera o forma como se concibe el mundo. Para conocer
la realidad el filósofo se vale de la ciencia y ésta se vale de métodos de investigación.
Podemos afirmar que la filosofía es experimental también, no se queda en lo racional, en el
buen uso de la razón, porque se nutre delas investigaciones científicas.

La ciencia posee cualidades específicas que la diferencia del pensar cotidiano y de otras
formas de conocimiento, ellas son: es objetiva, porque investiga al objeto o fenómeno de
estudio; es racional, porque utiliza la razón,; es sistemática, porque es organizada en sus
métodos y en sus resultados; es general, porque su interés fundamental es establecer leyes o
normas generales; es falible, porque reconoce que comete errores, el científico nunca cree
haber alcanzado la verdad absoluta, sus conclusiones son válidas mientras no sean
desmentidas. En consecuencia todas sus afirmaciones, leyes o teorías están sujetas a revisión
permanente para perfeccionarlas hasta hacerlas cada vez más objetivas, racionales,
sistemáticas y generales.

En conclusión, podemos decir que, por una parte, la filosofía ayuda a la ciencia a razonar sus
teorías conseguidas a través del método hipotético-deductivo que se validan conforme
sucedan los hechos en la realidad, y por otra parte, la ciencia ayuda a la filosofía a comprender
los hechos de la realidad y la explicación del comportamiento del universo y de la naturaleza.