Вы находитесь на странице: 1из 5

Inventario

Las empresas tienen la obligación de realizar inventario. Un inventario es una relación de los
bienes de que se disponen, clasificados según familias y categorías y por lugar de ocupación. y
es necesario que éste se ajuste a la realidad.

Por un lado, el inventario se realiza a través de la contabilidad de la empresa, por lo que se


habla de inventario contable; resulta de aumentar o disminuir nuestro inventario cuando hay
entradas o salidas. En este caso no hay recuento físico de las unidades que quedan en
almacén.

Sin embargo, cuando se lleva a cabo un recuento físico en determinados periodos de tiempo,
se habla de un inventario extracontable, es decir, fuera de la contabilidad, ya que nos
olvidamos por un momento de lo que está reflejado en la contabilidad y pasamos a la realidad
del almacén. Estas diferencias pueden deberse a deterioros de mercancías, robos, errores
administrativos, etcétera.

Existen distintos tipos de inventario:

Periódico. Se produce una vez al año y se extiende a todos los artículos.

Cíclico. Suele tener una periodicidad inferior al año. También suele ser extensible a todos los
artículos.
Permanente. Se hace teniendo en cuenta algún factor que nos interese: por valor, por
marketing, etcétera. Se pueden establecer distintas periodicidades en función del factor
considerado.

El inventario permanente consiste en confeccionar una ficha por cada artículo y modelo,
registrando las entradas al mismo tiempo que cotejamos la mercancía recibida con el albarán
del proveedor.

Actualmente se utilizan medios informáticos para realizar dichas fichas, concretamente las
salidas quedan registradas al pasar el código de barras del artículo por el escáner del Terminal
del Punto de venta, de esta forma podemos saber en todo momento el stock existente de cada
producto.

Inventario contable

El control de existencias a nivel contable se lleva a cabo en unas fichas que reflejan
información sobre las entradas, salidas y existencias, en unidades, precio e importes.

Cuando adquirimos un producto la entrada en nuestro almacén la debemos reflejar a precio de


coste; si existen distintos precios de adquisición, hay que identificar las distintas partidas y
darles un valor independiente.

La valoración de las salidas no ofrece ningún problema cuando el valor de entrada es idéntico
para todas las unidades almacenadas. En la práctica, esta condición es difícil que se cumpla,
por lo que nos obliga a buscar soluciones operativas y prácticas en la valoración de las salidas.

Los principales métodos de valoración son:


Método Precio Medio Ponderado.

Consiste en valorar las existencias al precio resultante de dividir la suma de multiplicar las
cantidades adquiridas por sus precios correspondientes entre la suma de las unidades. la
fórmula que se aplica es la siguiente:

q: son las unidades compradas en cada partida.

p: son los precios.

Método F.I.F.O.

El método FIFO (primera entrada, primera salida) establece la hipótesis de que las salidas de
los artículos se realizan en el mismo orden que las entradas, las primeras salidas corresponden
a las existencias más antiguas. Este criterio responde al movimiento físico real de un almacén
de productos perecederos y con una fecha de caducidad reflejada en el envase.

En la segunda parte del Plan General de Contabilidad de 2007, “Normas de registro y


valoración”, concretamente en la norma 10 sobre “Existencias”, nos encontramos en su
apartado 1.3, los métodos de asignación de valor.

El PGC, permite, para la valoración de sus existencias, la utilización del PMP (valorando las
salidas de existencias de almacén al precio medio ponderado de las que entraron) y el FIFO (de
forma que se valorarán las salidas de almacén al precio de las primeras existencias que
entraron).

No obstante el Plan contable, recomienda utilizar, PMP para la valoración extracontable de las
existencias de almacén, por su menor afectación de la inflación o deflación del periodo. No
obstante, el FIFO se acepta si la empresa lo considera necesario para su gestión. Exigiendo, en
cualquier caso, que para cada existencia de igual característica se utilice un solo método,
aplicando así el Principio de Uniformidad.
La empresa tendrá que utilizar una ficha de inventario para cada tipo de existencias y llevar un
control riguroso y preciso de sus bienes almacenables. La estructura de la ficha es la siguiente:

Registro de devoluciones y mermas.

Las devoluciones son operaciones derivadas de una compra o venta anterior y cuando las
registramos debemos hacerlo al mismo precio de adquisición o coste que se reflejaron en su
origen.Del mismo modo debemos reflejar el precio de salida de un artículo que damos de baja
porque se ha roto o deteriorado y no se puede vender bajo ningún concepto.Sin embargo en
las mermas, robos, deterioros y extravíos, es difícil conocer en que partida adquirió el
producto, por lo que en estos casos nos debemos atener a la regla general del criterio de
valoración que estamos utilizando. Estas mermas o bajas se imputan cuado se conozcan o bien
al final del período económico.

Una vez conocido el valor de sus existencias finales mediante el método elegido (FIFO o PMP
se registrarán contablemente en el proceso de regularización con el siguiente asiento:

Las cuentas del Subgrupo 61. Variaciones de existencias, son para mercaderías, materias
primas y aprovisionamientos, mientras las del subgrupo 71. son para productos en curso,
semiterminados, terminados, subproductos, materiales recuperables y residuos.

La Variación de existencias tiene saldo deudor, si las existencias finales son menores que las
iniciales, y saldo acreedor si las existencias finales son mayores que las iniciales.

La variación de existencias refleja la resta entre las existencias finales de almacén y las
existencias iniciales.
Contablemente, esta cuenta recoge, como su propio nombre indica, la variación de las
existencias de almacén durante un periodo y sumará o restará al resultado del ejercicio según
si su saldo es acreedor o deudor respectivamente.

El valor de las existencias iniciales es, siempre, el que se encuentra en el mayor de la cuenta
del grupo 3 correspondiente, al comienzo de periodo contable. Mientras que las existencias
finales son las que se obtienen de las fichas de almacén realizadas por alguno de los dos
métodos comentados (FIFO o PMP).

MARGEN COMERCIAL

Vistos estos conceptos podemos definir el margen comercial o beneficios contables con la
siguiente fórmula:

Este margen comercial puede ser positivo (beneficios) o negativo (pérdidas).

Hay que tener en cuenta que para calcular las ventas netas se deben restar a las ventas las
devoluciones de las ventas.

Похожие интересы