Вы находитесь на странице: 1из 4

Qapac Runa, la innovadora propuesta peruana de envases

ecoamigables
Empresa reemplaza el uso del tecnopor (poliestireno expandido) por caña de
azúcar en sus envases.

Ante la problemática, nace Qapac Runa, una propuesta ecoamigable. Esta


empresa peruana nació a raíz de los huaicos que azotaron a nuestro país el
año pasado. “El ver a esa mujer [Evangelina Chamorro] pararse entre los
escombros y a los animales llevados por la corriente llena de desperdicios fue
fatal”, comenta Rayda Romero, encargada de marketing del proyecto.
Cansados de la contaminación y, sobre todo, de los riesgos cancerígenos que
provoca el tecnopor, decidieron lanzar envases hechos con caña de azúcar. La
ventaja: no emite ningún químico y se biodegradan.

Fabrican bolsas de plátano en Tarapoto para luchar contra el plástico

La Dirección de Desarrollo Agropecuario del Gobierno Regional de San Martín


presentó en Tarapoto el Proyecto Plátano, mediante el cual se elaboran bolsas
biodegradables elaboradas a base de corteza de plátano .
Este producto innovador y que no contamina el medio ambiente es para uso
agrícola y busca reemplazar los almácigos de semillas y así evitar el uso de los
típicos empaques de plástico negros.
Estas nuevas bolsas se fabrican con 'cacpa' o corteza seca de plátano, que
tienen una duración de dos meses para luego convertirse en tierra como
cualquier otro producto natural, informa Andina.
La idea nació debido a las constantes visitas de los técnicos agrícolas a las
parcelas de plátano, en donde luego de la cosecha de este fruto, se comprobó
que se desperdiciaba la 'cacpa' en grandes cantidades.
Este proyecto será replicado inicialmente en el distrito Pinto Recodo de la
provincia de Lamas.

Bienvenidos a Swiss Pac Perú somos una empresa con amplia experiencia en

el mercado de los empaques flexibles, por lo que conocemos los

requerimientos de los clientes por empaques de alta calidad, versátiles y

flexibles. A fin de cubrir sus requerimientos

Con el objetivo de reducir el daño ambiental hemos desarrollado una línea de


bolsas biodegradables. Estas bolsas biodegradables pueden ser utilizadas para
empacar una variedad de productos y a su vez estas bolsas son la opción más
amigable con el medio ambiente.
DISTUGRAF S.A.C. es una Empresa Peruana con más de 30 años en el mercado, contando con una
innovadora visión de futuro y un fuerte compromiso de trabajo por bienestar del medio ambiente.
Somos representantes exclusivos de Symphony Environmental UK (A British Public Company),
creadores de la Tecnología d2w – Oxo-Biodegradable para la producción de plásticos de vida útil
controlada, Tecnología d2p para la fabricación de plásticos inteligentes con propiedades especiales
Anti-microbiales / Anti-bacteriales / Anti-Insectos y Tecnología d2Detector – Anti-falsificación para
comprobar la presencia de los aditivos d2w y d2p.

Con nuestros aditivos masterbatch se pueden producir artículos como bolsas para residuos sólidos,
bolsas comerciales, mangas, films, empaques para alimentos, artículos descartables (vasos, platos,
tapas, cubiertos, sorbetes, etc.), productos rígidos, geomembranas, entre otros.

NatureWorks, en tres países


Con presencia en México desde hace cuatro años, en Colombia desde finales de 2008 y
en Brasil oficialmente desde julio pasado,NatureWorks le apuesta al mercado
latinoamericano. "Hemos detectado una necesidad por producir en la Región empaques o
productos que tengan una menor huella ambiental", comentó Salvador Ortega, director de
desarrollo de negocios para NatureWorks en América Latina. El directivo afirmó que
actualmente la compañía está en capacidad de ofrecer un suministro de material suficiente
para los desarrollos de los próximos años.
Actualmente, Natureworks atiende al mercado mexicano de forma directa y a través de su
representante PromaPlast SA de CV, con sede en Ciudad de México. En el país ya existen
en el mercado productos nacionales fabricados con las resinas de Ingeo, de NatureWorks.
"Cerca de cuatro compañías están en la etapa de comercialización. Así mismo, varios
convertidores están probando y ensayando los materiales para fabricar múltiples
aplicaciones", añadió Ortega.
Nutrigo SA de CV, compañía mexicana fabricante de empaques desechables para
diversos productos alimenticios, ofrece actualmente envases tipo almeja en PLA para
empacar frutas y hortalizas. De acuerdo con Enrique Mendoza, directivo de la empresa, los
mejores promotores de esta tendencia hasta ahora han sido las cadenas de autoservicio.
"Con su poder de compra y afluencia de clientes, son ellos quienes pueden ayudar a
generar esta nueva cultura en el mercado", señaló. Otra empresa que ofrece empaques
fabricados con PLA a escala comercial en México es Plásticos del Futuro SA de CV.
En Colombia, NatureWorks inició actividades oficialmente a finales del año pasado y con
abastecimiento de materias primas en enero de este año, gracias a la representación
deQuimicoplásticos. "Hemos trabajado en diversos proyectos con algunos de los
principales fabricantes de empaques de Colombia, y aunque todavía no hay ningún
producto en la fase comercial, tenemos en vista un gran lanzamiento para finales de
agosto. Se trata de un proyecto muy interesante, no sólo para Colombia, del que no
podemos revelar detalles", comentó Ortega.
De acuerdo con Federico Londoño, vicepresidente de Quimicoplásticos, en el mercado
colombiano NatureWorks ofrece las resinas Ingeo para cubrir tres frentes principalmente:
Extrusión de lámina rígida para termoformación; inyección-soplado y extrusión-soplado, e
inyección en general. "El mercado con mayor proyección es el de alimentos. Los clientes
que atienden mercados de exportación se han sentido muy atraídos por estas resinas.
Estamos trabajando actualmente en varios proyectos que aún están en etapa de pruebas
para la fabricación de bandejas termoformadas, botellas de agua y desechables. Hay otro
mercado bien interesante relacionado con cosméticos y cuidado personal. Es un sector en
el cual el gancho de la venta está en la innovación", le comentó Londoño a Tecnología del
Plástico.

El maíz es un cultivo popular; tiene muchos usos además de alimentar directamente a las
personas y ser empleado en la producción de etanol. Un tercio del cultivo se transforma en
alimento para el ganado, y 13% de la producción americana se exporta. Pero si tomáramos
como base el binomio productor-consumidor, ¿es el etanol de maíz sostenible? ¿Además
de provocar pérdida neta de energía, encarecerá también el coste de uno de los alimentos
básicos más importantes del mundo? Ese debate se ha intensificado debido a los aumentos
de los precios del maíz, los cuales, según los críticos, están causados por el desvío de
prácticamente la mitad del cultivo a la producción de combustible.
Los partidarios del etanol presumen de una reducción del 30% en las emisiones de monóxido
de los tubos de escape, y una reducción del 50%, en comparación con la gasolina, del
material particulado causante de cáncer. Además de eso, el etanol es también un oxigenador
y neutralizador de emisiones de la gasolina. Sus defensores dicen que hay un equilibrio
positivo de energía, generando prácticamente dos veces más energía que la usada en la
producción. Los científicos David Pimentel, de la Universidad Cornell, y Tad Patzek, de la
Universidad de California, en Berkeley, se oponen de forma drástica a esta idea. En 2005,
ellos relataron en un estudio que, en general, el etanol de maíz usa 29% más de energía de
combustible fósil en su producción que el combustible producido por él.
El etanol tiene, sin lugar a dudas, algunos efectos positivos, pero las desventajas también
son grandes, explica Kent Smetters, profesor de Economía empresarial y Políticas públicas
de Wharton. "Aún con una oferta mayor de maíz, es posible que los precios aumenten de
forma considerable, perjudicando a la población, sobre todo en los países en desarrollo",
dijo.

Además de los precios más elevados de los alimentos, es improbable que el planeta consiga
adecuar las demandas cada vez mayores de alimentos, combustible y agua. Según el
estudio "Entender el nexo de relaciones", preparado para la Conferencia de 2011 de las
Naciones Unidas en Bonn: "El Nexo de Relaciones entre Agua, Energía y Seguridad
Alimentaria", "a menos que haya cambios significativos en la manera en que producimos y
consumimos, la producción agrícola tendrá que aumentar cerca de un 70% en 2050 y
prácticamente un 50% de energía primaria tendrá que estar disponible en 2035. Esos
aumentos tendrían implicaciones de largo alcance para los recursos hídricos y de tierras".

Hay también un contexto de largo plazo: ¿habrá "alimento suficiente para la población cada
vez mayor cuando lleguemos a 2050?" De entre los desafíos futuros, se puede citar la
necesidad de satisfacer los objetivos alimentarios cada vez mayores a medida que las
personas salen de la pobreza, dada la presión sobre el agua existente a que se enfrenta el
planeta. "Lo importante es cómo usar de manera eficiente la tierra disponible. No hay una
respuesta buena o mala, sin embargo si desocupamos grandes cantidades de tierra para
producir más etanol, no hay duda de que será una decisión mala".

Jerry Melillo, científico senior de Marine Biological Laboratories y presidente del Instituto de
Evaluación Nacional del Clima, también cree que aumentar el nivel del programa global de
biocombustibles puede ser arriesgado. "Tenemos 148 millones de km2 de tierras en el
planeta, y 16 millones de ese total son usados en cultivos", dijo. "Formar una red mundial de
etanol exigiría, como mínimo, el doble de eso", agregó.

El desafío del etanol de celulosa. Dave Juday, economista especializado en agricultura y


cuestiones de conservación, cree que es hora de volver a replantear el Patrón de
Combustible Renovable (RFS). Él destacó que la oferta de maíz en EE.UU. está 1.300
millones de barriles por debajo de las proyecciones de 2007, y la demanda de combustibles
motores cayó. Pero un tipo diferente de etanol —el etanol de celulosa, hecho de las partes
no comestibles de las plantas— ofrece una salida para el dilema del "alimento o
combustible". Se cree que proporciona un equilibrio mucho más positivo de energía que el
maíz, y como puede ser producido con hierbas de otras plantas, no existe el conflicto entre
alimentos y combustible.
John Paul MacDuffie, profesor de Gestión de Wharton, dijo que la mejor manera de hacer
etanol es de "fuentes no alimenticias, como hierba de mijo, que ha proporcionado avances
prometedores en el desarrollo de enzimas que separan las plantas en azúcares después de
convertidos en combustible".

El etanol de celulosa, que se puede hacer de plantas cultivadas en tierras abandonadas o


degradadas, presenta pocas desventajas. Pero Juday destaca que la tecnología necesaria
para la comercialización del combustible (hecho de las partes fibrosas de las plantas) no se
ha materializado según lo previsto.

En 2011, Shell y su socia Cosan lanzaron una iniciativa de US$2.000 millones, Raízen, para
producir etanol de caña de azúcar en Brasil. Los biocombustibles deberán representar 30%
o más del mix de combustible para transporte en Brasil en 2030, y Raízen sola atenderá
prácticamente 9% de la demanda de etanol del país. El etanol de caña de azúcar se mezcla
con la gasolina brasileña en porcentajes de concentración del 10% al 25% desde 1976.
"Brasil es el país donde el uso del etanol está más extendido. Prácticamente un 100% de
los coches en las carreteras son del tipo 'flex', y pueden ser abastecidos con etanol o
gasolina", dijo MacDuffie. "El etanol se puede encontrar en cualquier parte y tiene un precio
accesible, además de constituir un sector importante de la economía brasileña".

Brasil es el mayor productor de caña de azúcar del mundo, y la mitad de su cultivo está
dirigido a la producción de etanol. Según Triple Pundit, "la política energética brasileña es
uno de las piezas del engranaje que transformó el país en uno de los niños mimados de la
economía durante la última década. Brasil, con más de 190 millones de habitantes, disfruta
de relativa independencia energética. Se convirtió en una nación acreedora por primera vez
el año pasado, y domó la inflación conservando, al mismo tiempo, una tasa de crecimiento
respetable".

El etanol de caña de azúcar es más eficiente que el de maíz, porque el cultivo de la caña
absorbe grandes cantidades de dióxido de carbono, y el forraje de la planta puede ser
utilizado como fuente de energía para alimentar el proceso. Según Shell, el etanol de la caña
de azúcar produce 70% menos de dióxido de carbono que la gasolina, "tomándose en
cuenta los procesos de cultivo y producción". Fast Company informó que por cada unidad
de combustible fósil gastada en la producción del etanol de caña, se producen ocho
unidades de energía. Además, el cultivo de la caña de azúcar prácticamente duplicó la
producción de etanol por acre de maíz
OXO BIODEGRADABLES

Las denominadas bolsas oxibiodegradables consisten en bolsas constituidas por polietileno, al


cual se le agrega un aditivo que facilitaría un proceso de oxidación rompiendo la bolsa en
pequeños fragmentos los cuales se degradarían luego por acción biológica. El aditivo es
comercializado en Argentina por la empresa RES, la cual promueve el reemplazo de los plásticos
convencionales por plásticos degradables. En primer lugar vale señalar que estas bolsas siguen
estando constituidas por un derivado del petróleo, por lo que no representan ninguna solución
en cuanto a la extracción de recursos no renovables y sus impactos asociados.
Todos los productos fabricados con materiales convencionales tales como PE, PP, y PS pueden convertirse
en degradables por medio de la incorporación de aditivos TDPA™. Los productos comerciales que han
incorporado exitosamente los aditivos TDPA™ incluyen bolsas de compras, bolsas de supermercado,
bolsas de basura, bolsas Zip-Lock, películas adhesivas, películas termo-encogibles, y bandejas EPI.

Похожие интересы