Вы находитесь на странице: 1из 3

EL PECADO

¿Qué es? ¿Dónde se originó?¿Por qué yo soy pecador? ¿Cuál es el castigo por el pecado?

¿Cómo ve Dios el pecado? ¿Qué hizo Dios con el pecado? ¿Qué debo hacer yo con el pecado?

El pecado en general, consiste en una transgresión libre y deliberada de la Ley de Dios. Por
leve que sea, es pecado cualquier desviación de los mandatos divinos. La naturaleza
esencial del pecado es la rebelión contra Dios, y es pecaminoso cualquier acto en el cual la
voluntad humana se opone a la voluntad divina. PECADO Desviación moral del ser humano
que lo lleva a una conducta ofensiva a los ojos de Dios. El pecado impide la relación con
Dios. Son diversos los términos usados en el Antiguo Testamento como en el Nuevo
Testamento para “pecado”. “Iniquidad, maldad, transgresión, son algunos de los términos
que se usan. Es importante tomar en cuenta la definición bíblica de “pecado”, el cual
podría ser: “Desorden en el sentido de rechazo de la ley o la voluntad de Dios”. 1Juan 3: 4
“Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la
ley”.

1. Pecar es rechazar la voluntad de Dios,


2. Pecar es vivir a espaldas de Dios.
3. Pecar es ir en contra de Dios.

La formación del pecado

El pecado no se formó en el huerto de Edén, tampoco en el hombre, por irónico que


parezca, se formó donde había más santidad, el pecado se formó en el cielo, en uno de
los seres que era muy consagrado, el lucero de la mañana que posteriormente fue
conocido como: “el diablo” 1Juan 3: 8 “el que practica el pecado es del diablo;
porque el diablo peca desde el principio…” Par una mejor claridad leamos las palabras
del profeta Ezequiel que habla por inspiración divina, el querubín protector el lucero
de la mañana se llenó de iniquidad (Ezequiel 28: 14 – 18).

La formación del pecado en el hombre


¿Por qué yo soy pecador? ¿Cuál es el castigo por el pecado?

El hombre permitió que el pecado entrara en él al desobedecer el mandamiento de


Dios en el huerto de Edén, cuando comió del árbol prohibido. Pero esta desobediencia
le costó caro al hombre, el precio es: “la muerte como castigo”.

Romanos 3: 23 “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.”


Romanos 6: 23ª “Porque la paga del pecado es la muerte,…”.
El pecado es como una bacteria invisible, es imperceptible para nuestros ojos pero
estamos rodeados de millones de ellas a nuestro alrededor, si tuviéramos un
microscopio lo podríamos ver, así también sucede con el pecado, nuestro
microscopio es La Biblia, La Palabra de Dios, pero para que lo podamos ver tenemos
que estar llenos de ella, debe abundar en nosotros.

¿Cómo ve Dios el pecado?


Dios odia el pecado porque él es santo; la santidad es su atributo más sublime (Isaías
6:3; Apocalipsis 4:8). Su santidad satura completamente su ser. Su santidad personifica
su perfección moral y la completa ausencia de cualquier contaminación (Salmo 89:35;
92:15; Romanos 9:14).

La biblia nos presenta la actitud de Dios hacia el pecado con fuertes sentimientos de
hostilidad, indignación, y el absoluto rechazo. Por ejemplo, el pecado se describe como
una llaga podrida (Isaías 1:6), una pesada carga (Salmo 38:4), contaminación (Tito 1:15; 2
Corintios 7:1), una deuda que nos ata (Mateo 6:12-15), oscuridad (1 Juan 1:6) y una
mancha carmesí (Isaías 1:18).

¿Qué hizo Dios con el pecado?


Todos los pecados de todas las personas quienes quieren vivir por siempre fueron
cargados en Cristo. Él los taladró tan íntimamente que la Biblia dice que Él mismo llegó a
ser pecado.

2 Corintios 5:21 “...por nosotros lo (Jesús) hizo (Dios) pecado...”

1 Pedro 2:24 “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero...”

Isaías 53:6 “...más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”.

Isaías 53:8 “...por la rebelión de mi pueblo fue herido”.

¿Qué debo hacer yo con el pecado?

Definitivamente debo sacarlo de mi vida. No debo darle lugar en mi ser. Debo


estar siempre atento para que el diablo no me engañe y me venza. Él siempre
busca disfrazar el pecado, o hacernos creer que no va a pasar nada si hago
este o aquel pecado, o simplemente, si todos lo hacen porque yo no lo voy a
hacer? Siempre está buscando debilitarnos, distraernos, apartarnos,
seducirnos, y hacernos caer. Pero Dios en su Palabra nos dice:” Someteos,
pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”. Santiago 4:7
Romanos 6:12-13

12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus
concupiscencias;

13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad,


sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros
miembros a Dios como instrumentos de justicia.