Вы находитесь на странице: 1из 2

Consecuencias comunes tras una experiencia de violencia contra una mujer

La mayoría de los actos de violencia contra una mujer se viven en el espacio de la crisis privada y
en la intimidad familiar. El problema de esto es que las víctimas se sienten solas, aisladas y sin
posibilidad de buscar ayuda ante la vergüenza que se asocia con la sexualidad y la victimización
en nuestra cultura.

El desorden de estrés postraumático

El aislamiento que se vive tras un acto de violencia, es una de las herramientas más poderosas
de los atacantes. La re-experimentación recurrente y angustiosa de las imágenes, palabras,
pensamientos y percepciones de ese momento profundizan el trauma y a esto se le conoce
como “estrés postraumático”. Pesadillas, alucinaciones, recuerdos, irritabilidad, problemas de
concentración y respuestas negativas a los recuerdos del trauma son algunas de las
manifestaciones de éste desorden.

Estas son algunas reacciones comunes, aunque no limitadas, tras los ataques violentos :

-Miedo, terror y sentimientos de inseguridad

-Sentimientos de culpa y vergüenza

-Rabia que puede convertirse en depresión, que incluso puede llegar al suicidio

-Dependencia de sustancias como el alcohol o las drogas

-Desordenes alimenticios

-Auto-agresión

-Cambios en la sexualidad e intimidad

La violencia contra las mujeres TAMBIÉN afecta a los hombres: No sólo porque hiere a las
mujeres presentes en sus sus vidas, sino también porque los limita a tener relaciones
destructivas con sus esposas, hijas, hermanas, amigas, madres o colegas.

No a la violencia contra la mujer

La violencia contra la mujer se puede detener denunciando el delito en el momento exacto que
se cometió. Nosotras, las mujeres, no la debemos permitir a la violencia desde el momento en
que nos empiezan a ofender o que nos hagan sentir humilladas, porque es cuando empiezan los
maltratos contra nosotras.

Las parejas deben dar un ejemplo a nuestros hijos enseñándoles desde pequeños que a una
mujer no se le pega, ni se puede ofender con cualquier otra cosa. Como por ejemplo un padre le
dice a su hijo cuidado por donde caminas y el niño le dice ten cuidado tú, porque yo sigo tus
pasos. Entonces esto enseña que todos debemos dar un ejemplo bueno hacia los más pequeños.

Como evitar la violencia contra la mujer:

Denunciar el maltrato: debemos denunciar con las autoridades para que tenga una sanción al
acusado.

No permitir el maltrato: no debemos permitir que ellos nos humillen o hagan que nos sintamos
mal y poner un alto desde ese momento.

Darnos a respetar: eso se pide detener cuando le decimos en claro las cosas y no permitir el
maltrato hacia nosotras para que ellos se atengan a las consecuencias.