Вы находитесь на странице: 1из 7

CASTILLO VERDE Eco-House. Harlem, Nueva York, Nueva York.

ESTADOS
UNIDOS.
Doctor Arquitecto Luis De Garrido
2015
286'87 metros cuadrados
473,740'00 USD
Green Castle Eco-House es una casa unifamiliar ecológica entre las partes en Harlem.
NUEVA YORK.
La innovación más destacada es el "muro cortina verde", una patente de Luis de
Garrido, que integra cubiertas de vidrio, techos verdes, jardines verticales, colectores
solares térmicos y colectores solares fotovoltaicos.
La casa tiene el nivel ecológico más alto posible ya que se reunieron extensamente
con 39 indicadores ecológicos identificados por Luis De Garrido (por ejemplo, el
conocido sistema de evaluación LEED se basa solo en 3 parámetros de estos 39
indicadores ecológicos).
La casa es autosuficiente en energía ya que la poca energía necesaria es generada
por un conjunto de colectores fotovoltaicos y térmicos integrados en el "muro cortina
verde" que conforman la fachada interior (lado sur) de la casa.
La casa es autosuficiente en agua, ya que el agua necesaria se obtiene de la lluvia, de
un pozo de riego, y recicla las aguas grises que genera.
La innovación más destacada es el "muro cortina verde", una patente de Luis de
Garrido, que integra cubiertas de vidrio, techos verdes, jardines verticales, colectores
solares térmicos y colectores solares fotovoltaicos.
1. Solución arquitectónica
La casa tiene cuatro pisos y un techo verde cubierto. El sótano tiene tiendas de
alimentos y oficinas, con acceso directo al jardín interior. El primer piso tiene la cocina,
el baño y la sala de estar, con acceso directo al jardín a través de una terraza.
El primer piso tiene el dormitorio principal, un baño y un estudio de trabajo. El piso
superior tiene el dormitorio de invitados, un baño y una terraza. La casa tiene una
escalera y un ascensor hidráulico que conecta todos los pisos con el techo verde
cubierto. La casa se articula a través de un patio interior que sirve como una conexión
visual y espacial entre todas sus plantas.
La fachada principal está orientada al norte y la fachada interior está orientada al sur.
La casa tiene una doble pared de vidrio hacia el sur a través de un "muro cortina
verde" que abarca toda la fachada y se curva hacia el norte, cubriendo el techo verde.
La fachada de vidrio curvo tiene un tremendo atractivo visual y convierte la casa en un
gran invernadero. Por lo tanto, la casa no necesita dispositivos de calefacción para
proporcionar una temperatura interior adecuada en invierno. Durante el verano se
abren diferentes aberturas de la doble piel de vidrio, y se convierte en un enorme
efecto de chimenea que genera el aire frío que se ha generado en las galerías
subterráneas. Este aire frío fluye a través de toda la casa y lo refresca por su camino.
Por lo tanto, la casa no necesita aire acondicionado en verano.
2. Análisis ecológico
Green Castle Eco-House ha sido diseñado con el nivel ecológico más alto posible ya
que se reunieron extensamente con 39 indicadores ecológicos identificados por Luis
De Garrido (por ejemplo, el conocido sistema de evaluación LEED se basa solo en 3
parámetros de estos 39 indicadores ecológicos):
1. Optimización de recursos
1.1. Recursos naturales. Se ha aprovechado al máximo recursos como el sol (para
generar agua caliente y proporcionar iluminación natural a todos los hogares), la brisa,
la tierra (para enfriar la casa), el agua de lluvia (depósitos de agua para regar el
jardín), ... por otro lado, se han instalado dispositivos de ahorro de agua en grifos,
duchas y cisternas.
1.2. El hombre hizo los recursos. Los materiales utilizados se han optimizado
completamente, sin generación de residuos, porque todos los componentes de la casa
se han fabricado en fábrica, con dimensiones repetitivas y modulares.
1.3. Recursos recuperados, reutilizados y reciclados.
Todos los materiales de construcción son recuperables, reparables y reutilizables, de
modo que la casa puede tener un ciclo de vida infinito y el menor impacto ambiental
posible.
Por otro lado, se ha promovido el uso de materiales reciclados y reciclables, como
pipas de agua, polipropileno, alcantarillado, tubos de polietileno, tableros aglomerados
OSB para puertas interiores, tableros contrachapados para revestimientos, vidrio
reciclado para encimeras de cocina y ventanas, etc ...
2. Reducción del consumo de energía
2.1. Construcción.
La casa ha sido construida con un consumo de energía mínimo. Los materiales
prefabricados usados se han fabricado con una cantidad mínima de energía.
2.2. Utilizar.
Debido a su diseño bioclimático especial, la casa no requiere aire acondicionado y
dispositivos de calefacción, y tiene un consumo de energía muy bajo (consumo de
electricidad de electrodomésticos e iluminación LED). En la parte superior de la casa,
integrada en el "muro cortina verde", se encuentran algunos tanques de agua
interconectados, para generar agua caliente natural y gratuita para consumo directo
(dentro de las chimeneas se alcanzan altas temperaturas, aproximadamente 40 ° C).
2. 3. Desmantelamiento
Todos los materiales y componentes arquitectónicos utilizados pueden recuperarse
fácilmente para ser reparados y reutilizados más adelante.
3. Uso de fuentes de energía alternativas
La energía utilizada es de dos tipos: solar térmica (depósitos ubicados en las
chimeneas solares para producir no agua) y geotérmica (sistema arquitectónico de
refrigeración de aire, aprovechando las bajas temperaturas existentes en las galerías
subterráneas).
4. Reducción de desechos y emisiones
La casa no genera emisiones, ni genera desechos, excepto orgánicos (utilizados para
hacer fertilizantes naturales en huertos).
5. Mejorar la salud y el bienestar
Todos los materiales utilizados son ecológicos y no tienen emisiones que puedan
afectar la salud humana. De manera similar, la casa tiene ventilación natural e
iluminación natural, creando un ambiente saludable que brinda la mejor calidad de vida
posible para sus ocupantes.
6. Precio reducido del edificio y mantenimiento
La casa ha sido diseñada racionalmente, eliminando los componentes redundantes o
innecesarios, permitiendo la construcción al precio más bajo posible.
3. Características bioclimáticas. Consumo de energía cero
Gracias a su diseño arquitectónico especial, Green Castle Eco-House puede
autorregularse térmicamente, con muy poco consumo de energía. Es decir, tiende a
calentarse solo en invierno, y se refresca solo en verano, sin la necesidad de
dispositivos tecnológicos que consuman energía.
Para lograr la autosuficiencia energética, se han seguido las siguientes estrategias de
diseño bioclimático:
a. Sistemas de generación de calor
La casa se calienta sola en invierno, de 3 maneras:
1. Evitar el frío. Debido a su alto nivel de aislamiento térmico, y al proporcionar la
mayor parte de la superficie acristalada orientada al sur.
2. Calentamiento natural. Debido a su diseño bioclimático cuidadoso y especial, y al
sur perfecto, la casa se calienta por efecto invernadero y luz solar directa. Del mismo
modo, permanece caliente durante mucho tiempo, debido a su gran inercia térmica.
3. Calefacción por suelo radiante (solo se necesitan días por año). La casa tiene un
sistema de calefacción por suelo radiante, alimentado por colectores solares
integrados en el muro cortina de la planta de la fachada sur.
b. Sistemas de generación de frío
La casa se enfría sola en verano, sin el uso de dispositivos tecnológicos, de 4
maneras:
1. Evitar el calor. Debido a su alto nivel de aislamiento térmico; proporcionando la
mayor parte de la superficie acristalada al sur; y tener filtros solares para la radiación
solar directa e indirecta.
2. Naturalmente refrescante. A través de un sistema de refrigeración de aire
arquitectónico formado por galerías subterráneas. El aire de ventilación externo
ingresa a la casa a través de galerías subterráneas. Fluyendo a través de estas
galerías, el aire cede su calor al suelo y entra enfriado a la casa. Por lo tanto, el aire
fluye a través de la casa y lo refresca por su camino.
3. Acumulando el frescor de la noche. Debido al hecho de que el aislamiento del
edificio está ubicado en el exterior de las envolturas arquitectónicas, y debido a su
gran inercia térmica, la casa se enfría durante la noche y permanece fría al día
siguiente.
4. Extraer el aire caliente de la casa a través de una "chimenea solar". El aire interior
se calienta durante el día y, por lo tanto, se vuelve menos denso y se eleva. Al
ascender, permite que el aire fresco de las galerías subterráneas entre en la casa.
Además, la chimenea solar (el lado superior de la "pared verde de la cortina") extrae
aire caliente del interior de la casa, creando un flujo de succión. Como resultado, se
genera una corriente ascendente de aire fresco, que mantiene la casa fresca.
do. Sistemas de acumulación (calor o frío)
El calor generado durante el día en invierno se acumula en la masa interior (la casa
tiene una gran inercia térmica), manteniendo la casa abrigada durante la noche. Del
mismo modo, la fresca noche generada en verano se acumula en su masa,
manteniendo la casa fresca durante el día. La alta inercia térmica del jardín refuerza
este proceso.
re. Sistemas de transferencia (calor o frío).
En invierno, la casa se comporta como un gran invernadero. El calor generado por el
efecto invernadero y la radiación natural se distribuye en forma de aire caliente en toda
la casa.
En verano, el aire fresco generado en las galerías subterráneas es compartido por la
casa a través de un conjunto de rejillas repartidas por la casa de losas. Este flujo de
aire enfría todas las habitaciones de la casa por su camino.
mi. Ventilación natural
Green Castle Eco-House se ventila de forma continua y natural a través de su
envoltura, lo que permite una ventilación adecuada sin pérdida de energía. Este tipo
de ventilación es posible ya que todos los materiales son transpirables (cerámica,
aislamiento natural, madera, paneles de madera y cemento, pinturas transpirables).

Anexo. Indicadores ecológicos de Luis De Garrido, para lograr una verdadera


arquitectura ecológica Como el ciudadano no tiene criterios de evaluación para
determinar si un producto es ecológico o no, los diversos niveles de poder se
apresuraron hace algunos años a crear métodos de evaluación que fueran
convenientes, a través de asociaciones creadas por terceros. Por lo tanto, los
productos que hacen, una vez evaluados los métodos de evaluación que han diseñado
y que controlan, dejando calificados de forma ventajosa. Dado lo anterior, aquí se
brinda un sistema de evaluación alternativo -exhaustivo y absolutamente objetivo- del
nivel de ecología y salud de los edificios. Este sistema de evaluación es muy simple,
fue diseñado por Luis De Garrido hace más de 20 años y puede ser utilizado por
cualquier persona. El uso de este sistema de evaluación también tiene un objetivo
mucho más amplio: proporcionar criterios sólidos y no manipulados para los
arquitectos, a fin de proyectar una arquitectura con el nivel más saludable y ecológico
posible. El método de evaluación propuesto tiene su origen en la definición detallada
de lo que debe entenderse como "arquitectura ecológica", se basa en los pilares que
respaldan la definición y se detalla considerando todos los indicadores sostenibles que
permitan el más alto nivel de cumplimiento de estos pilares. Por lo tanto, es esencial
primero tener la mejor definición posible de lo que debe entenderse como "arquitectura
ecológica". "Una verdadera arquitectura ecológica es aquella que satisface las
necesidades de sus ocupantes, en cualquier momento y en cualquier lugar, sin poner
en peligro el bienestar y el desarrollo de las generaciones futuras. Por lo tanto, la
arquitectura sostenible implica un compromiso honesto con el desarrollo humano y la
estabilidad social, utilizando estrategias arquitectónicas para optimizar recursos y
materiales; reducir el consumo de energía; promover la energía renovable; minimizar
el desperdicio y las emisiones; minimizar el mantenimiento, la funcionalidad y el precio
de los edificios; y mejorar la calidad de vida de sus ocupantes. "(Luis De Garrido.
2010). Esta definición de arquitectura ecológica ha sido propuesta, aceptada y
validada por 12 de los mejores arquitectos del mundo, comprometidos con la
arquitectura sostenible, con motivo de la Exposición Mundial de Arquitectura
Sostenible de la Fundación Canal, Madrid, en 2010. Luis De Garrido tuvo el honor de
ser el comisario de esta exposición, y los arquitectos invitados fueron:
Ken Yeang,
Emilio Ambasz,
Norman Foster,
Richard Rogers,
Antonio Lamela,
David Kirkland,
Jonathan Hines,
Rafael de la Hoz,
Iñigo Ortiz,
Enrique León,
Mario Cucinella y
Jacob van Rijs (MVRDV).

En esta definición se identifican claramente los objetivos generales que se deben


alcanzar para obtener una arquitectura ecológica. Estos objetivos son, por lo tanto, los
pilares básicos que deberían basarse. 1. Optimización de recursos. Natural y artificial
2. Reducción del consumo de energía 3. Promoción de las fuentes de energía
naturales 4. Reducción de desechos y emisiones 5. Mejorar la calidad de vida de los
ocupantes de los edificios 6. Reducción de mantenimiento y costo de edificios El grado
de logro de cada uno de estos pilares es, por lo tanto, el nivel ecológico de un edificio.
Como estos pilares son muy generales y ambiguos, es necesario dividirlos en varias
partes, por lo que son diferentes y, al mismo tiempo, fáciles de identificar, ejecutar y
evaluar. Estas partes se llaman "indicadores ecológicos" y se pueden usar para
evaluar el grado de ecología de un edificio en particular y, lo que es más importante y
útil, para proporcionar un conjunto de pautas a seguir para lograr una verdadera
arquitectura ecológica. Luego se brindan los 39 indicadores, que Luis De Garrido
identificó personalmente, que pueden permitir el logro de una arquitectura ecológica.
Luis De Garrido los usa desde hace más de 20 años en su profesión. 1. Optimización
de recursos. Natural y artificial 1.1. Nivel de uso de los recursos naturales 1.2. Nivel de
uso de materiales duraderos 1.3. Nivel de uso de materiales recuperados 1.4.
Reutilización de los materiales usados 1.5. Nivel de uso de materiales reutilizables 1.6.
Capacidad de reparación de los materiales usados 1.7. Nivel de uso de materiales
reciclados 1.8. Reciclabilidad de los materiales utilizados 1.9. Nivel de utilización de los
recursos utilizados
2. Reducción del consumo de energía
2.1. Energía consumida en la obtención de materiales
2.2. Energía consumida en el transporte de materiales
2.3. Energía consumida en el transporte de mano de obra
2.4. Energía consumida en el proceso de construcción del edificio
2.5. Energía consumida por el edificio a lo largo de su vida
2.6. Nivel de idoneidad tecnológica para la satisfacción de las necesidades humanas
2.7. Eficiencia energética del diseño arquitectónico bioclimático
2.8. Nivel de inercia térmica del edificio
2.9. Energía consumida en el proceso de demolición o desmantelamiento del edificio
3. Promoción de las fuentes de energía naturales
3.1. Nivel de uso tecnológico con energía solar
3.2. Nivel de utilización geotérmica basada en la utilización tecnológica
3.3. Nivel de uso tecnológico con energías renovables por el ecosistema natural
4. Reducción de desechos y emisiones
4.1. Nivel de residuos y emisiones generados en la producción de materiales de
construcción
4.2. Nivel de residuos y emisiones en el proceso de construcción
4.3. Nivel de residuos y emisiones en el mantenimiento del edificio
4.4. Nivel de residuos y emisiones generados en la demolición de edificios
5. Mejorar la calidad de vida de los ocupantes de los edificios
5.1. Emisiones perjudiciales para el ecosistema natural
5.2. Emisiones perjudiciales para nuestra salud
5.3. Número de enfermedades de los ocupantes del edificio
5.4. Satisfacción y bienestar de los ocupantes del edificio
6. Menor mantenimiento y costo de los edificios
6.1. Nivel de consistencia entre la durabilidad de los materiales y el ciclo de vida
funcional
6.2. Aptitud funcional de los componentes
6.3. Recursos consumidos por el edificio en sus actividades diarias
6.4. Energía consumida por los equipos tecnológicos del edificio
6.5. Energía consumida en el acceso al edificio
6.6. Energía residual consumida por el edificio cuando no está ocupado
6.7. Nivel de mantenimiento en el edificio
6.8. Nivel de necesidad de tratamiento de emisiones y desechos generados por el
edificio
6.9. Costo económico en el edificio
6.10. Entorno social y económico
Una verdadera arquitectura ecológica debe cumplir con el conjunto más amplio posible
de indicadores ecológicos. Aunque, ciertas restricciones deben ser tomadas en
cuenta.

En primer lugar, debemos ser conscientes de que todos los indicadores no tienen el
mismo valor relativo, por lo que debe usar las ponderaciones. Del mismo modo,
muchos indicadores están interrelacionados, por lo que debemos comprometernos,
dependiendo del entorno social y económico particular. Finalmente, cada indicador
está asociado con diferentes costos económicos, por lo tanto, debemos empoderar a
aquellos que son más efectivos y más asequibles, y los más caros e ineficaces. Por
otro lado, debemos tener en cuenta que cada indicador utiliza una unidad de medida
diferente, y algunos pueden cuantificarse fácilmente, pero no otros. Por ejemplo,
algunos indicadores como "Energía consumida en la obtención de materiales" se
cuantifican fácilmente (cualquier unidad de energía (p. Ej., MJoules / kg) es el
consumo de energía conocido para obtener cada material y conoce la cantidad de
materiales utilizados). Sin embargo, otros indicadores, como "Residuos y generados al
obtener suministros de emisiones" son mucho más difíciles de cuantificar (y no se
conoce con precisión la cantidad de emisiones y residuos generados en la producción
de un material, y también los fabricantes tienden a manipular estos datos) . Por otro
lado, otros indicadores no se pueden cuantificar de ninguna manera, como "Grado de
satisfacción y bienestar de los ocupantes del edificio". Por lo tanto, se puede
establecer un sistema simple de cuantificación general, válido para todos los
indicadores. Además, todos los indicadores deberían ser muy fáciles de percibir y
cuantificar. De hecho, cualquiera debería poder hacerlo sin ser un especialista. Para
ilustrar el concepto, se puede dar un ejemplo. En la ciudad de Seattle en los Estados
Unidos, hace algunos años se identificaron un conjunto de indicadores para medir la
efectividad de su política ambiental. Sin embargo, al elegir un indicador para medir el
grado de degradación ambiental de los ríos en Seattle, no se eligió un medidor
complejo, ya que podría ser "cantidad de metales pesados" o "grado de eutrofización"
o "sustancia química de contenido", o similar . No, en cambio, el indicador elegido fue
"nivel de movimiento del salmón en el río". Es decir, si se observa mucho movimiento
de salmón, es una clara indicación de que la salud del río es buena; pero se observa
poco movimiento, el río sale mal. Solo en este caso es cuando se deben identificar las
causas de la degradación ambiental, realizar mediciones complejas (cantidad de
metales, productos químicos, etc.) y luego remediar la situación estableciendo las
políticas de acción más apropiadas. El ejemplo deja un concepto perfectamente claro:
los indicadores deben ser muy simples y muy fáciles de cuantificar.
Por lo tanto, Luis De Garrido ha definido un sistema simple de evaluación numérica
para cada indicador:
0: nivel cero
1: muy bajo
2: nivel bajo
3: nivel promedio
4: nivel alto
5: muy alto nivel
Con este sistema simple, cualquier arquitecto puede cuantificar cada indicador en sí y
así obtener un resultado numérico exacto en el "nivel ecológico" de un material
determinado, un sistema de construcción determinado, una determinada acción o un
edificio completo.
Finalmente, se obtiene una media aritmética ponderada como valor numérico. Este
valor se escalará de "0" a "5", por lo que para obtener una escala decimal (de "0" a
"10") simplemente multiplique el resultado por dos.
Por ejemplo, a la vista de la tabla anterior, cualquiera podría evaluar el indicador de
"energía consumida en la obtención de materiales". Por ejemplo, para el valor de
concreto reforzado sería "1" (alto), para cerámica "2" (bajo), por lo que el vidrio sería
"3" (centro) y aluminio (peor material de construcción por mucho) el valor sería "5".
El valor decimal resultante proporciona una idea inicial de la idoneidad de cada
material en la arquitectura orgánica, y es un sistema de elección muy efectivo. Debería
quedar muy claro que este resultado inicial es de poca validez, porque debe
ponderarse adecuadamente.
Luis De Garrido utiliza solo materiales ecológicos y estrategias de diseño con puntajes
más altos, y en base a ellos ha creado una nueva sintaxis de composición. Este hecho
determina en parte su estilo arquitectónico y su lenguaje de expresión arquitectónica.
Nunca usa, bajo ninguna circunstancia, materiales con puntuaciones más bajas.