Вы находитесь на странице: 1из 19

ISSN 1692-5858 Vol. 14 No. 02. Julio / Diciembre de 2016 • P.

191 - 209

Aproximación teórica a la geografía educativa,


política y comunicativa contemporánea
Katia Martínez Heredia Anyela Moreno Martínez How to cite this article:
PhD. (C) Ciencias Sociales Magíster en Investigación en Martínez Heredia, Katia; Salgado Martínez,
Docente investigadora Universidad Problemas Sociales. Diego; Moreno Martínez, Anyela (2016)
Autónoma del Caribe, Colombia. Universidad Central, Colombia. Aproximación teórica a la geografía educati-
kathymilmh@gmail.com anyelamor@gmail.com va, política y comunicativa contemporánea.
Revista Encuentros, Vol. 14-02 , pp. 191-209
Diego Salgado Martínez
DOI: http://dx.doi.org/10.15665/re.v14i2.774
Candidato a Doctor en Educación.
Universidad de la Salle de Costa Rica.
diegofliper@gmail.com

RESUMEN
Este artículo de revisión19 pretende explorar los conceptos y nociones contemporáneas acerca del campo educativo, político y
comunicativo. Se explica que la formación del sujeto en general adquiere nuevos sentidos y el ciudadano de la sociedad actual
es aquél que, a través de la obtención, producción y generación de saberes, es capaz de re-conocer los contextos dentro de los
cuales co-construye su significación y su actuación. La investigación demuestra que las transformaciones en el ámbito educa-
tivo, político y comunicativo son de larga duración, y que no son inducibles por vía de la consciencia, o del discurso dirigido a
la consciencia, sino que se haría necesario generar unas condiciones de reproducción material y cultural de los individuos, lo
cual implicaría en las instituciones transformaciones en la interacción de las mismas como actores políticos y en función de los
sujetos que las componen, generando innumerables expectativas, que no podrían ser todas abordadas en este artículo dadas la
magnitud de su alcance. Es por ello que esta investigación pretende articular la visión Humanista de la educación, de la política
y de la comunicación, como ciencias, disciplinas o campos de estudio, desde una perspectiva cualitativa y teórico-conceptual.
La metodología de investigación se encuentra orientada desde la teoría crítico-social, como teoría emergente, que permite abrir
el debate incorporando visiones contemporáneas y contextualizadas de la realidad abordando los intereses teóricos y extra-
teóricos que surgen. El desafío al que nos enfrentamos supone una mirada compleja de los campos del saber, que transversalice
el conocimiento de las ciencias humanas y las ciencias sociales, en apertura a la comprensión de nuevas racionalidades y nuevas
cartografías, quizás, nuevas figuras de pensar, sin olvidar las apuestas transdisciplinares
Palabras clave: Educación, Política, Comunicación, Educación política

19
Artículo de Revisión Bibliográfica, asociado al Proyecto de Investiga-
ción: Hacia una educación política de los sujetos, a través de Medios
Alternativos de Comunicación. De la Línea de investigación: Comuni-
cación y Cultura, de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, de la 191
Recibido: 7 de abril de 2016 / Aceptado: 2 de junio de 2016 Universidad Autónoma del Caribe. Junio-Diciembre de 2015. ENCUENTROS
Theoretical approach to a contemporary
educational geography, politics and communication
ABSTRACT
This article of bibliographical review tries to explore the concepts and contemporary notions about an educational,
political and communicative field. It is explained that the formation of a person in general acquires new senses
and that the current society citizen is that one who through the securing, production and creation of knowledge,
is capable of recognizing the contexts where he is able to co-construct his significance and his performance. This
research demonstrates that the transformations in the educational, political, and communicative ambiances are
long lasting, and they are not induced by conscience, or by the speech of conscience, but it would be necessary to
generate a few conditions of material and cultural reproduction by the individuals, which would involve in the
institutions, transformations, in the interaction of the same ones, as political actors and according to the subjects
that compose them, generating innumerable expectations, which might not be all tackled in this article given the
magnitude of its range. For this reason, this research tries to articulate the Humanist vision of education, politics,
and communication, as sciences, disciplines or fields of study, from a qualitative and theoretical - conceptual pers-
pective. The research methodology is faced from the critical - social theory, as emergent theory, which allows to
open the debate incorporating contemporary points of view and in context with reality, tackling the theoretical and
extra-theoretical interests that arise in the process. The challenge we face involves a complex look to many fields
of knowledge transversely, from human sciences to social sciences, in the opening to the comprehension of new
rationalities and new cartographies, and perhaps, new ways of thinking considering transdisciplinarity.

Keywords: Education, Politics, Communication, Education policy.

Abordagem teórica e contemporâneo à


geografia educacional, comunicação política
RESUMO
Esta revisão de literatura tem como objetivo explicar os conceitos e noções contemporâneas de campo educacional,
política e comunicativa. Explica-se que a formação do sujeito, em geral, assume novos significados e cidadãos na
sociedade de hoje é aquele que, através da aquisição, produção e geração de conhecimento, é capaz de re-conhecer
o contexto no qual co-construído seu significado e seu desempenho. A pesquisa mostra que as mudanças no nível
educacional, política e comunicativa são duradouros e não são induzível por meio da consciência, ou discurso a
consciência, mas seria necessário para criar um material equitativas indivíduos culturais, implicando instituições
alterações na interação dos mesmos atores políticos e, dependendo dos indivíduos que as compõem, gerando mui-
tas expectativas que não poderiam ser abordados neste artigo, dada a magnitude do seu âmbito . É por isso que
esta pesquisa se destina a articular a visão humanística da educação, da política e de comunicação, como a ciência,
192
disciplinas ou campos de estudo a partir de uma perspectiva qualitativa e teórica e conceitual. A metodologia da
ENCUENTROS pesquisa é orientada a partir da teoria social crítica como a teoria que abre o debate incorporando visões contem-
porâneas e realidade contextualizada abordando emergente conhecimento e interesses extra-teórico emergente. O
desafio que enfrentamos é uma visão complexa dos campos do conhecimento, que mainstreams o conhecimento
das ciências humanas e sociais, a abertura a uma nova compreensão dos mapas racionalidade e novos, talvez, no-
vas figuras do pensamento, para não mencionar riscos transdisciplinares.

Palavras chaves: Educação, política Política, Comunicação, Educação.

1. Introducción la posibilidad de tal denominación. guaje con el cual entrará en interac-


ción, las nociones sobre las que se
La geografía educativa, política y Hay que empezar a comprender la construyen las posturas y se erigen
comunicativa por la que se pretende necesidad de insertar las relaciones las instituciones con las que inte-
transitar remite a hacer un mapeo comunicación y política en un mapa ractúa y los haceres. Desde aquí se
teórico-conceptual complejo inaca- cruzado por tres ejes: la reconstruc- constituye una política por alcanzar
bado. El escenario socio-político y ción de lo público, la constitución y por la cual luchar, una meta y una
socio-económico constituido dará de los medios y las imágenes en el libertad anhelada.
las pautas para comprender los ro- espacio del reconocimiento social,
les, las acciones y las prácticas que y las nuevas formas de existencia y A este respecto, se hace necesario
asumen hoy lo sujetos en general y ejercicio de la ciudadanía (Barbero, reconocer la disyuntiva existente
los ciudadanos en particular en me- 2007, p. 71). entre libertad y poder al interior de
dio de condiciones culturales que las sociedades contemporáneas, que
determinan las relaciones de poder. Sobre esas líneas de comprensión permiten repensar aquellos meca-
se pone en discusión qué constituye nismos, modos y formas sobre los
Se parte de la hipótesis de que la lo político, desde el marco de reco- cuales los sujetos toman decisiones,
Escuela, el Estado, los Medios de nocimiento de unos sujetos que se se movilizan, actúan, interactúan y
comunicación Social no han gene- movilizan en lo público, como refe- se comunican.
rado históricamente espacios de in- rentes del ejercicio real de un sujeto
clusión y de participación en medio político en emergencia. Sin duda resulta problémico dia-
de la institución de sujetos y ciuda- logar con lo educativo más allá de
danos que responden a condiciones Arendt (1997) plantea que la polí- las concepciones de Escuela, con lo
de vida múltiples y plurales con for- tica cobra sentido en tanto libertad, político más allá de las concepciones
mas de pensar y cosmologías, igual- y por lo tanto requiere de unos suje- modernas de Estado, con lo comuni-
mente, diversas. tos ideales, con una actitud libre de cativo más allá de las concepciones
estar atentos y abiertos al mundo, lo de Medios Masivos de Comunica-
Es insuficiente suponer que la for- cual derivará en que tendrá la posi- ción, campos en que el sujeto se re-
mación política de los ciudadanos bilidad de acceder a tantos recursos, vela y se manifiesta.
se agota en la educación formal o en relaciones e informaciones que le
la escolarización, presumiendo de posibilitará la capacidad de juzgar. Es por ello que Crick (2001) ase-
igual modo que todo aquel que cur- gura que la especificidad más va-
se los niveles de educación para la De tal manera, se hace necesario liosa de la actividad política, casi
titulación establecida se considerará que se revise cuál es el pensamiento totalmente, es su carácter público.
educado políticamente, y aquel ex- político sobre el que se está asentan- La pregunta que cabe entonces es 193
cluido del sistema jamás contará con do el sujeto, para identificar el len- si ¿Éstos sujetos, son en nuestros ENCUENTROS
tiempos, los sujetos democráticos 2. Metodología en permanente transformación, tal
o ideales, humanos libres? Ello im- como lo manifestaba el premio No-
plica un diálogo de saberes entre Todo ello en la comprensión que bel de Química Prigogine (1977).
las distintas culturas y los distintos surge del análisis conceptual pre-
campos de acción, para reconocer, sentado, es en su conjunto, un acer- Una racionalidad epistémica im-
comprender y visibilizar los univer- camiento que permite afirmar cuá- plica la comprensión, el análisis y
sos simbólicos que le dan sentido y les son los desafíos futuros. Cuando la interpretación de un saber sobre
legitiman las acciones políticas de se habla de "investigación científica la base de sus propios referentes, de
en ciencias sociales" y cuando se ha- sus lecturas, de sus aprehensiones
los sujetos, situadas en el tiempo y
bla de "investigación científica en y de sus planteamientos, pero que
en el espacio.
ciencias naturales", se está hablan- desde este punto de vista, es una
Por tanto, la revisión bibliográfica do, tanto en uno como en otro caso, racionalidad inclusiva de otras, que
que se propone en este artículo pre- de "investigación científica”. (Maga- sin lugar a dudas exponen también
tende explorar los conceptos y nocio- riños, 1996, p. 1) sus propios referentes.
nes contemporáneas, recorriendo los
territorios de tres campos de estudio: En su tiempo la modernidad pre- El desafío supone una mirada
sentó las bases epistemológicas de compleja de los campos del saber,
el campo educativo, el político y el
las ciencias puras o ciencias exactas que transversalice el conocimiento
comunicativo. Se explica que la for-
a partir de la consolidación del ob- de las ciencias humanas, en aper-
mación del sujeto en general adquie-
jeto, sujeto y método de estudio, a tura a la comprensión de nuevas
re nuevos sentidos y el ciudadano
través de los paradigmas inductivis- lógicas, nuevas racionalidades, y
de la sociedad actual es aquél que,
tas, positivistas, empiristas, estruc- nuevos referentes, nuevas cartogra-
a través de la obtención, producción
turalistas, cientificistas, de tal suerte fías, nuevas aproximaciones, quizás,
y generación de saberes, es capaz de
que por largos periodos de tiempo nuevas figuras de pensar (Najmano-
re-conocer los contextos dentro de
el conocimiento tuvo su sustento a vich, 2005), a través de la creación
los cuales co-construye su significa-
partir de dichos referentes. de dispositivos heurísticos de gene-
ción y su actuación. La investigación
ración de conocimiento que posibi-
demuestra que las transformaciones Sin embargo, a partir de la lla- liten la inclusión, la pluralización y
en el ámbito educativo, político y co- mada revolución paradigmática de la de-clasificación: eso significa un
municativo son de larga duración, y las ciencias desde Kuhn (1962) se encuentro con la diversidad de sen-
que no son inducibles por vía de la presentan nuevas rutas y nuevas tidos, saberes, formas y modos de
consciencia, o del discurso dirigido apuestas teóricas desde las diferen- producción.
a la consciencia, sino que se haría tes áreas del conocimiento, inclu-
necesario generar unas condiciones yendo los diversos modos de ver Lo interesante de ello surge en la
de reproducción material y cultural al sujeto, al objeto y al método de medida en que hoy existe un inte-
de los individuos, lo cual implicaría estudio, replanteándose así por el rés por conversar y dialogar entre y
en las Instituciones Estatales trans- reconocimiento de las ciencias, las con los saberes, de manera amplia,
formaciones en la interacción de las disciplinas, los campos y los saberes compleja y holística, a fin de empe-
mismas como actores políticos y en en el que se ubican, sobre la base de zar a dar respuestas a los grandes
función de los sujetos que las com- la inconmensurabilidad: sin medida dilemas del mundo contemporáneo,
ponen, generando innumerables ex- común, que permite entender que que invitan a la discusión de las dis-
pectativas, que no podrían ser todas el mundo no es un mecanicismo tintas lógicas y racionalidades, tal
abordadas en este artículo dadas la determinado, sino un universo de cual como lo afirma Finkenthal, M,
194
ENCUENTROS magnitud de su alcance. creatividad y complejidad creciente (1998), el reducir la realidad a un
solo tipo de lógica, generará incom- der. Con el paso del tiempo, la ins- mente, comunicaciones eficientes.
prensión. Hoy el mundo reclama trucción, las formas de enseñanza, Y que hay dos vías para lograr estos
con urgencia metadiscursos, meta- el aprendizaje y los métodos de eva- objetivos: la violencia o la integra-
lenguajes, metasistemas, metasu- luación, así como los modelos peda- ción voluntaria. La segunda da las
jetos, metasentidos, que permitan gógicos modernos se construyeron a estrategias, demanda un proceso de
superar la estratificación del cono- partir de los estudios, aportes teóri- aculturación, consenso, justificación
cimiento, traspasando sus propias cos y modelos de enseñanza propios y legitimidad.
fronteras. de la tradición occidental.
Así las cosas, la educación se
La metodología de investigación Después de la finalización de la transforma en una razón de Estado.
se encuentra orientada desde la Teo- Guerra Fría y la desintegración de La escuela se constituye en el esce-
ría Crítico-Social, como teoría emer- la U.R.S.S. (Unión de las Repúbli- nario institucionalizado de poder
gente, desde una perspectiva cuali- cas Socialistas Soviéticas) los países del Estado, no solo con el objetivo
tativa, que no dista de ésta reflexión, de servir de canalizador en la garan-
desarrollados e industrializados del
tía del derecho a la educación, como
ya que ha estado dispuesta a abrir la mundo consolidaron el marco de re-
responsabilidad social natural del
discusión teórico conceptual, incor- ferencia a seguir en el plano educa-
Estado, sino también como instru-
porando e incluyendo visiones con- tivo y pedagógico, en apoyo con las mento hegemónico del determinis-
temporáneas y contextualizadas de Organizaciones mundiales como la mo conceptual y práctico impuesto
la realidad abordando los intereses O.N.U. (Organización de las Nacio- a las masas.
teóricos y extra-teóricos que surgen. nes Unidas) y la UNESCO (United
Es por ello que esta investigación Nations Educational, Scientific and El sistema educativo, como con-
pretende articular la visión Huma- Cultural Organization) quienes lo- junto articulado de elementos soli-
nista de la educación, de la política y graron estandarizar y homogenei- dariamente interrelacionados, reco-
de la comunicación, como ciencias, zar los contenidos y los currículos, noce sus potencialidades y entiende
disciplinas o campos sociales, revi- introduciendo el concepto de com- que para su funcionamiento necesi-
sando las nociones y conceptos con- petencias, acordes a las exigencias ta de sujetos educadores y sujetos a
temporáneos que surgen. del Sistema Internacional. educar, estructuras jerárquicas de
organización, planificación y eje-
Se pretende entonces, realizar una En la actualidad el Estado conti- cución, sistemas de información y
aproximación teórica a la geografía núa influyendo en las estructuras difusión, y fuertes estructuras de
educativa, política y comunicativa, del sistema educativo: un estado poder, garantizadas por un marco
sin olvidar las apuestas transdisci- educador que penetra las esferas legal y jurídico complejo que legiti-
plinares a los que se somete. educacionales de las sociedades ac- ma su poder y su acción.
tuales y ejecuta funciones de medi-
3. Análisis y Resultados La Escuela resulta siendo el esce-
ción y cuantificación de procesos de
nario donde los sujetos aprenden y
Mapa problémico de la educación la población que gobierna, domina y
aprehenden un conjunto de conteni-
como hecho político, cultural y co- educa. Así las cosas, la educación se dos, hábitos, patrones de conducta,
municativo transforma en una razón de Estado. formas de pensar y comportamien-
Hobsbawn (1995) argumenta que tos determinados e instituidos por
De la Iglesia en el siglo XVI al Es- ésta fabricación requiere, dominio el sistema educativo imperante.
tado en el XVIII, la educación for- geográfico, delimitación territorial,
mal fue un eje articulador entre la un sistema impositivo, una admi- Lo que no puede controlar el Esta- 195
sociedad y las instituciones de po- nistración centralizada y natural- do son las otras formas de aprendi- ENCUENTROS
zaje más cotidianas, más informales hegemónicos, excluyentes y anti- La educación es vinculante en la
o culturales que recrean y configu- plurales. formalidad de los procesos acadé-
ran las maneras en que el sujeto se micos mediados por el Estado, pero
expresa, se comunica y se cuestiona. Aguilar, L. (2000) recalca que: ésta es más amplia dada las múlti-
la dimensión política de la perso- ples opciones sociales y públicas
La educación es una pedagogía con las que cuenta el ciudadano ac-
amplia e integral, formal e informal, na es tan profunda y constitutiva de
su ser, que sin una adecuada educa- tual. Los medios de comunicación,
sobre el conjunto de la población, y la sociedad, las relaciones sociales,
desde los distintos ámbitos, y por lo ción su despliegue se traduce en una
limitación o amputación de valiosas la cultura, la familia sirven de refe-
tanto no solo desde la escuela y la
posibilidades del sujeto y de la co- rentes de conocimiento y saber en
universidad, sino también desde la
munidad en la que está inserto, en la toma de posturas políticas. No
familia, el barrio y el medio abier-
lugar de multiplicarlas o de poten- obstante, “la educación democrática
to, las universidades populares, el
ciarlas. (p.43) compartida por padres, ciudada-
tiempo libre, las esferas de la comu-
nos, docentes y funcionarios, cuyas
nicación social, el discurso político,
Los ciudadanos se configuran en funciones precisas y peso específico
etc. (Abelló et al, 2008, p. 66)
el escenario de lo público, como deben decidirse democráticamente
De igual manera, se insiste sobre sujetos políticos en el sentido de su dentro de los límites establecidos
el papel de instituciones de educa- acción colectiva, o como sujetos his- por los denominados principios de
ción superior como instrumentos de tóricos al reconocer su capacidad re- la no discriminación y la no repre-
socialización política, se destaca que flexiva y de actuación con potencia- sión” (González, 2002, p. 366).
el factor determinante en el interés lidades diversas para disentir sobre
hacia la política recaen en el conjun- lo político, económico y social, don- Lo más probable es que el pro-
to de circunstancias que acompañan de dualmente se movilizan. Dichos ceso de socialización política y de
a la persona, como las coyunturas lugares comunes sirven de motor y creación de identidades políticas
sociales o factores extra universita- constructo sobre la formación que durante la infancia y la juventud sea
rios, destacando que “los estudian- deviene de la condición cotidiana el resultado de la combinación de
tes son portadores de valores demo- del sujeto en el marco de las múl- diferentes influencias que proceden
cráticos” (Aguado, I. & Palomino, L. tiples posibilidades plurales y so- de la escuela, la familia, el grupo de
2010, p. 21). ciales de comunicación con las que iguales y los medios de comunica-
cuenta, en términos de la diversidad ción social (Francesc P, 2003). Sin
Desde los sujetos populares, cul- discursiva y capacidad heurística embargo, los lugares y contextos en
turales e históricos, la naciente ciu- para crear y recrear lo público. los que los sujetos se movilizan no
dadanía se configura bajo las re- se reduce a la Escuela y al Estado,
creaciones y construcciones sociales Batallán, G. & Campanini, S. ya que como bien lo asegura Aguile-
y políticas que emergen alrededor (2008) aluden que es en esta trama ra, O. (2010) “En la actualidad se re-
o quizás al margen de los procesos de sentidos y tradiciones sobre lo quiere pensar políticamente las cul-
de consolidación de la democracia político en la escuela, en la cual es turas dada la centralidad que esta
representativa. En la mayoría de los posible hallar una explicación de la dimensión ocupa en las sociedades
casos el joven de a pie no se iden- naturalizada exclusión de las nue- contemporáneas y en especial en los
tifica ni con los partidos políticos, vas generaciones de la mítica “co- mundos juveniles” (p 102).
ni con las Instituciones del Estado, munidad escolar”, la que hasta aún
asumiendo su propio rol desde su hoy no es masivamente reclamada Es por ello que Aparicio (2005)
196
ENCUENTROS posición crítica frente a los modelos por ellos. afirma que es necesario “propulsar
acciones de formación educativa, bre una gama de comportamientos, Articular estas tres nociones, edu-
integración civil y promoción indi- conductas y prácticas que sirven de cación y política en el escenario de
vidual basadas en el conocimiento y dispositivos de producción social, la cultura apunta entonces apren-
afirmación de la diversidad cultural basado en la diversidad y la plura- der a significar y re-significar los
y social, sin que ello implique una lidad. “Se debe permitir que el con- nuevos espacios físicos y virtuales
justificación sutil de la desigual- flicto se exprese, se reconozca y se que emergen en el escenario públi-
dad, la exclusión y la auto-deter- resuelva, avanzando hacia la cons- co, como plataforma de diálogo de
minación de los destinos sociales titución de identidades colectivas” los sujetos con los centros de poder:
fracasados”(p. 294). (Díaz, 2003, p.55). Estado, Gobierno, Transnacionales,
Mass Media, etc.
En consecuencia, se hace evidente Espitia, U. y Valderrama, C. (2009)
(Botero, Ospina, Gómez, & Gutié- piensan que es necesario continuar Se requiere más cualificación y
rrez, 2008 construyendo un sentido nuevo de menos cuantificación de la edu-
ciudadanía destacando “su capa- cación. Educar significa ayudar a
(…) que los procesos de movili- cidad de constituirse como sujetos pensar, a reflexionar y por ende a
zación, desde el punto de vista de demanda y proposición en di- transformar la realidad circundante,
educativo, no se centran en los en el que deben participar todos los
versos ámbitos vinculados con su
contenidos sobre la ciudadanía, actores en un esfuerzo mancomuna-
experiencia: desde la nacionalidad
los derechos y la política, sino en do que apunte a materializar los ob-
y el género hasta las categorías la-
procesos cotidianos de educa- jetivos misionales de la educación…
borales, y las afinidades culturales”
ción en y para la democracia que (Martínez & Álvarez, 2014, p. 67)
(Mata, 2002, p. 66).
logran romper con los sistemas
de dominación y jerarquías al in- La cultura se constituye en la he- Mapa problémico de lo político
terior de las relaciones escolares rramienta de educación y de inter- como hecho educativo, cultural y
(Botero, Ospina, Gómez, & Gu- locución permanente de los sujetos, comunicativo
tiérrez, 2008, p. 90). como cuerpo orgánico que se man- Aproximarse al estado del cono-
tiene vivo, que se reconstruye y se cimiento sobre educación política
Por otra parte, Lenzi, A. et al.
constituye a partir de los medios y comunicación llevó a abordar de
(2005) entienden “la participación
y las mediaciones que los mismos la forma lo más amplia posible los
transformadora del sujeto en la di-
sujetos disponen en diversos luga- ámbitos en mención, buscando ha-
mensión política de su vida social.
res y en distintos lenguajes, dando cerlos confluyentes y coherentes en
Por lo tanto, la comprensión y prác-
legitimidad a lo público. Henao, relación al problema de investiga-
ticas críticas de esta dimensión no
Ocampo, Robledo & Lozano (2008), ción, en lo cual la noción de campo
pueden seguir constituyendo una
reafirman que “las minorías persi- que Bourdieu en su sociología em-
asignatura pendiente” (pp. 127-128).
guen la construcción de un “senti- plea resultó fundamental para dos
Por tanto, “La educación en general
do de nosotros” (p. 863). Más bien cosas, por una parte, para aproxi-
y la universitaria particular está hoy
estamos viendo una eclosión de las mar la idea, de que la Escuela y las
atravesando por múltiples crisis,
identidades, incapacitando a la polí- Universidades en la actualidad son
pero una de ellas es la crisis de iden-
tidad, que permea su calidad” (Mar- tica para poner en comunicación la ante todo agentes políticos, antes
tínez & Álvarez, 2014, p. 67). racionalidad objetiva de los flujos de que culturales o educativos. Y por
información, comercio y tecnología otra, acercar la idea de que las de-
Procesos cotidianos en escena- en el mundo intersubjetivo de las cisiones y los criterios para la toma
197
rios de expresión de los sujetos so- identidades (Barbero, 2003). de las mismas en el campo político, ENCUENTROS
son determinadas por la influencia tas décadas, ha pasado de defender esos problemas: Ante todo, es nece-
de criterios y decisiones provenien- causas políticas o paradigmas ideo- sario recalcar que el desarrollo de la
tes del económico, y esto es una lógicos, a comprender y explicar institución universitaria en Colom-
condición sustancial de las actuales procesos para, a partir de ese cono- bia constituyó el principal elemento
circunstancias. cimiento histórico, sugerir criterios condicionante para comprender la
o estrategias para la acción política. evolución de la profesionalización
En la literatura revisada aparece de los estudios políticos. La tardía
la dicotomía entre la política como Esta última idea de sugerir crite- modernización de la sociedad, en
espacio o escenario y la política rios o estrategias para la acción po- el plano de la consolidación capita-
como ciencia, lo cual ha tenido que lítica evidencia como la especializa- lista, determinó que la Universidad
ver con la forma en que se han re- ción de los estudios políticos, propia solamente rompiera con su tradi-
lacionado los actores políticos y los de la ciencia política, en tanto saber ción elitista a partir de la década de
investigadores, pero sobre todo con experto, termina puesto en juego en los años cuarenta.
la forma en que se han diferenciado el campo de lo político, para afectar
y especializado, es decir, la manera relaciones de lucha por intereses y Sin embargo, esta ruptura se hizo
en que se ha distribuido el capital ganancias, y para posicionar a las espontánea y caóticamente, pues no
puesto en juego y a la manera como universidades como agentes de un hubo ninguna política que orienta-
se posicionan cada uno de ellos en capital simbólico específico, que en ra el proceso. El resultado fue una
relación a dicho capital. tanto es conocimiento del campo, universidad dispersa, con grandes
las convierte en protagonistas de la altibajos en calidad y sin que existie-
Según (Bourdieu, 1999) dicho ca- lucha por la estructura de distribu- ra en su seno un componente explí-
pital puede ser cultural, político, o ción de dicho capital, hacia afuera cito de investigación. De esta forma
económico, lo cual implica una es- en relación con el capital de otros la diferencia entre la política como
tructuración de las relaciones, y en campos, primordialmente del cam- escenario y la política como ciencia
consecuencia, una transformación po económico, y hacia adentro en desaparece, y la investigación en
de los posicionamientos a lo largo relación con otros agentes o institu- ciencias política o estudios políticos,
del juego, y a su vez una autonomía ciones en lucha por posiciones y ob- adquiere un valor diferenciador,
relativa de cada campo. jetos dentro del mismo campo. pero lo que aquí interesa no es la
evolución, ni el posicionamiento de
Esto se puede ver en la investiga- Esto se aprecia en la investigación las universidades mediante la inves-
ción de (Bejarano & Wills, 2006), de (Buitrago, 1998) donde se ubica tigación, sino el reconocimiento de
quienes plantean que las transfor- historiográficamente el desenvol- la noción de campo político, como
maciones se pueden medir no sólo vimiento de los estudios políticos base fundamental para determinar
en términos de la autonomía que en Colombia, dentro del contexto el papel de las instituciones, los ac-
adquiere la ciencia política frente a de las tendencias generales de la tores o agentes, (ciudadanos) y los
instituciones como la Iglesia Cató- sociedad, encontrándose cierta co- lugares o espacios en que acontecen
lica, sino también por la distancia rrespondencia entre el desarrollo las relaciones, plazas, calles, o me-
que los estudios políticos realizados económico capitalista de una so- dios de comunicación.
desde la universidad han adquirido ciedad, particularmente con respec-
frente a los partidos, sean ellos los to al reconocimiento social de sus Parafraseando a Bourdieu, tene-
tradicionales, los de izquierda o los problemas y a la capacidad institu- mos que: (1) El campo es un entra-
actores armados; y aun frente a los cional para enfrentarlos, y el dise- mado de relaciones objetivas entre
movimientos sociales y la sociedad ño de interpretaciones teóricas que posiciones, las cuales pueden ser
198
ENCUENTROS civil. Así, la ciencia política, en es- busquen explicar la razón de ser, de de dominación o empate, de com-
plementariedad o antagonismo; (2) La teoría de las mediaciones (Bar- o como política para ejercer la me-
cada posicionamiento resulta obje- bero, 2002) al desprenderse de la diación.
tivamente definida por su relación mirada centrada en los medios, a fa-
con las demás posicionamientos; (3) vor de observar, acompañar y com- Segunda transición. De la educa-
a los diferentes posicionamientos prender los procesos comunicativos ción en democracia a la democrati-
corresponden tomas de posición en los contextos socio-culturales es- zación de la educación.
homólogas, expresadas en produc- pecíficos, le da un lugar privilegia-
tos culturales que pueden ser in- Desde la reflexión pedagógica
do a los estudios en comunicación
vestigaciones pero también actos centrada en el sistema educativo,
pues ya no se limitan a estudiar los
(culturales o políticos); (4) en un pe- se han elaborado diversidad de de-
efectos sociales de los medios y sus
ríodo definido, el espacio entre las mensajes, sino que abarcan en su sarrollos teóricos, de los cuales re-
posiciones condiciona fuertemente mirada al conjunto de instituciones sulta pertinente presentar las líneas
el espacio de los posicionamientos; sociales en que los procesos de pro- generales de lo que se considera
(5) cada toma de posición se define ducción de sentido, están en la base sustancial a la luz del problema de
respecto al conjunto de las tomas de de la estructuración, organización investigación.
posición y a la problemática abor- y cohesión social, esto quiere decir
dada como espacio común de pre- La formación ética, valores y de-
que la Escuela, el Estado, la familia,
supuestos aceptados; (6) la relación mocracia, muestran cómo la preo-
la pareja, la empresa, las ONGs, en-
entre las posiciones y las tomas de cupación por problemas agobiantes
tre otras, cumplen una función po-
posición no es mecánica, está me- como la violencia política, y la in-
lítica implicada en el agenciamiento
diada por la historia del campo justicia social y material encuentran
de la comunicación.
como historia de las tomas de posi- un eco de respuesta en la educación
ción efectivamente realizadas, y por Dicha función no es solamente para la ciudadanía. “La finalidad no
las potencialidades futuras abiertas política, sino cultural y educativa, es reprimir las diferencias sino más
por el estado presente de las relacio- de ahí que las mediaciones sean una bien posponerlas, de modo que los
nes en el campo. (Bourdieu, 1992) herramienta para explicar y com- niños aprendan primero a ser ciu-
prender los procesos de producción dadanos, y trabajadores, gerentes,
Tomando la noción de campo po-
de sentido que articulan las prác- comerciantes y profesionales des-
lítico, y abocados a pensar la articu-
ticas de comunicación, implicado pués” (Rivera, 2015, p. 142).
lación con la educación, la cultura y
en su agenciamiento y reflexión,
la comunicación ubicamos tres tran- Indudablemente, la génesis de la
asumir criterios de responsabilidad
siciones de funcionamiento no li- Escuela como institución encargada
política, cultural o educativa, adop-
neal, pues están numeradas pero no de formar la ciudadanía, marca el
tando en ello variables del campo
son secuenciales. Transiciones en el derrotero del proyecto de moderni-
de la política, tales como ciudada-
sentido del uso que de ellas se hace dad que se instauró globalmente, y
nía, medios ciudadanos, democra-
en el lenguaje audiovisual, es decir,
cia, democratización de los medios, que deriva en un imperativo educa-
que se les puede pegar, o utilizar
horizontalidad de la información, tivo. Si no utilizamos la educación
para pasar de un plano a otro, por
etc., Por esta razón, la categoría para lo que se inventó, es decir, para
lo cual no son constitutivas, sino, lu-
mediación es sustancial, dado que formar ciudadanos, y si no los for-
gares de paso, referentes acaecidos.
implica reflexionar los actos comu- mamos con base en principios y va-
Primera transición: de las media- nicativos y sus efectos de sentido en lores para la convivencia, nos hemos
ciones comunicativas a las políticas un contexto dado, lo cual puede ser rajado en educación y en pedagogía
199
de mediación interpretado como decisión política, (Hoyos, 2001). ENCUENTROS
Dicho imperativo, junto a los idea- sentido, es decir, que nuevas for- ca actuando en consecuencia según
les de igualdad y libertad, se conju- mas de entender y ejercer la ciuda- su cultura, quizás sea el lugar de
gan en la centralidad del discurso danía se hacen legítimas, las cuales la democratización de la educación
democrático, en el que la sociedad insertas en los ámbitos de la cultura política, el cual tendría que recono-
consagró instituciones especializa- y la comunicación, hacen visibles en cer las características de los sujetos
das para tal fin, de forma que (la es- consecuencia, que la educación polí- políticos, (ciudadanos) sus hábitos,
cuela, la universidad y la academia) tica necesaria para la democracia, se nociones, ideales, territorialidades,
garantizan el proyecto de moderni- origina en escenarios distintos a los discursos, planes de acción, etc.,
dad, en tanto forman costumbres, instituidos para tal fin. para darle cuerpo, espacio y tiempo
idearios, y representaciones nece- a los conflictos, tensiones y manifes-
sarias para la cultura de los ciuda- De la misma manera que los cam- taciones que las diferencias puedan
danos. bios políticos y culturales de la ac- traer consigo.
tualidad cuestionan la forma en que
En la amalgama del impulso cul- sea analizada la relación entre edu- Tercera transición: De la investi-
tural, tecnológico y desarrollista cación y el sistema político. Si bien gación en cultura política a la ins-
de la modernidad, la distribución anteriormente se pensaba que la es- titucionalización de la formación
de los contenidos educativos de la cuela era la institución privilegiada política
democracia supone un mejor fun- para la formación ciudadana, en la
No existe consenso sobre lo que
cionamiento de las instituciones actualidad la consolidación de otros
los distintos campos de estudio y
del Estado, dado que su pertinen- escenarios demuestra la descentra- los diferentes grupos de investiga-
cia universal es inexpugnable, sin lización de la función educativa en ción abordan como cultura políti-
embargo la realidad latinoamerica- esta materia. Los procesos de forma- ca, posibilitándose así diferentes
na ha desentonado respecto de los ción ciudadana en la actualidad es- compresiones sobre asuntos sus-
asuntos centrales del proyecto, pues tán cargados de múltiples sentidos y tanciales, como: la interrelación de
las particularidades de los contex- se expresan de esa manera en varios los fenómenos culturales y los fenó-
tos territoriales, étnicos, históricos escenarios de socialización, por tal menos políticos, la interacción gru-
y culturales han cobrado expresio- razón, los análisis sobre la recons- pal y las lógicas de distintos actores
nes políticas que han hecho visibles trucción de la cultura política deben colectivos, los procesos simbólicos
las diferenciaciones culturales y los combinar estrategias metodológicas de renovación de los vínculos y las
subtextos económicos de inequidad, y conceptuales para acercarse, con identidades colectivas, los juegos
e incomparabilidad en el orden mi- más rigor, a la compleja realidad comunicativos inherentes a los pro-
cro o macro social. socio cultural en la que se escribe la cesos de construcción de la hegemo-
conformación de proyectos de de- nía, la estructuración del poder en la
De esta forma el aplanamiento mocracia a principios del siglo XXI vida cotidiana. (Roche, 2003, p. 48)
y homogenización que suponía el (Henao y Castro, 2001, p. 92). y, aunque las condiciones de tiempo
proyecto de modernidad, en tanto
y de recursos limiten las posibilida-
igualdad y unidad institucional de La proliferación de espacios de
des de observación, la mirada busca
los ciudadanos nacionales queda formación política, donde los ciuda- detenerse en los sujetos, sus hábitos,
sin aire, evidenciando el cambio en danos hacen evidente sus formas de mundos y expectativas políticas.
la función del Estado, al abandonar entender y realizar la democracia,
su papel central de formador de la es decir, su forma particular de in- Pero lo que hace más interesante
ciudadanía, pues irrumpen varia- terpretar, apropiar, representar y re- y complicado es que la cultura po-
200
ENCUENTROS bles políticas de otros órdenes de significar los referentes de la políti- lítica, sea el campo político mismo,
que no divida en aparatos, institu- así como por la experiencia directa en ruptura con la naturaleza [refi-
tos o agrupamientos especializados de la gente en el funcionamiento del riéndose a su propio planteamiento
el conocimiento sobre el campo, del sistema político. funcional, de los mecanismos fun-
agenciamiento del mismo, sino damentales postulados de las cien-
que se traduzca en una asignación Sin embargo, la transformación cias llamadas “exactas”]. Cuando el
de sentido a la experiencia de cada de la cultura política, su construc- hombre crea y utiliza objetos técni-
sujeto político, y ello sólo es posible ción, o promoción de una nueva, no cos, abandona el ámbito de la na-
conociendo su cultura. responde a la lógica causa – efecto turaleza, el de los objetos sin vida,
propio de la intervención y/o con- por el de la cultura. La técnica sólo
Forman parte de la cultura po- cientización social, a través del in- se considera como modificación de
lítica de una sociedad las orienta- flujo modernizador del Estado, y la la naturaleza, ya es un problema so-
ciones actitudinales más o menos universalización de la educación. cial, a pesar de sus dimensiones fun-
difundidas, como por ejemplo, la cionales” (p. 18).
Sin embargo, ¿Cuál sería el rol de
indiferencia, el cinismo, la rigidez,
los sujetos políticos? En contextos Se plantea entonces, que la co-
el dogmatismo o por el contrario, el
complejos permeados por medios municación tiene postura –cultural
sentido de confianza, la adhesión, la
y mediaciones comunicacionales en y política- y sus formas (técnicas)
tolerancia hacia las fuerzas públicas,
un mundo que dejó de ser local para cómo medios de transformación
también forman parte de aquella,
trascender a lo global, nutrido de di- también son culturales. Así afirma
las normas -el derecho y el deber de
versidad política, ideológica, educa- que
los ciudadanos de participar en la tiva, cultural, puestos al servicio de
vida política, la obligación de acep- lo público. (…) comunicar consiste en con-
tar las decisiones de la mayoría, la vocar objetos, relaciones sociales y
exclusión o no del recurso a formas Mapa problémico de la comunica- órdenes políticos. Toda teoría de la
violentas de acción -. Por último ción como hecho cultural, político y comunicación propone un conjunto
tenemos el lenguaje y los símbolos educativo de elementos momentáneamente
específicamente políticos, como las indivisibles: un modelo de inter-
banderas, las consignas y las contra- “No nos falta comunicación, al
cambio funcional entre los hombres,
señas de las distintas fuerzas políti- contrario tenemos demasiada, nos
un punto de vista sobre sus relacio-
cas (Cobos, 1999). falta creación, nos falta resistencia al
nes de poder y de cultura, una vi-
presente”
sión del orden político que los une
Dado que la cultura política así de-
GILLES DELEUZE Y FÉLIX … está compuesta de presupuestos
finida no es algo homogéneo, pues GUATTARI científicos y puntos de vista ideoló-
explica los procesos de significación
gicos, éticos y políticos”(Maigret, p.
de lo político en cada contexto, es Define Maigret (2005) que “la co- 16).
decir, las asignaciones de sentido municación es primero un hecho
que los sujetos hacen a su experien- cultural y político y no técnico, sim- Y en esa medida es una relación
cia política; se consideraría consti- plemente porque el hombre se en- con un sentido y con un poder, que
tuida por un conjunto específico de cuentra de este lado del espejo, del se ve concretada en sus contenidos
actitudes, normas y valores diversos mundo que llamamos sentido y la y en las formas que se usan en los
y diferenciadores, que pueden ser acción” (2005. p. 17) y lo diferencia medios, definición que se aleja de la
opuestos entre sí, de acuerdo con los de los medios (técnicas) porque “ya instrumentalización de la comuni-
condicionamientos de la estructura aparecen en sus funciones como cación como un “canal” trasmisor
201
social y de los cambios en la misma, elementos sociales, como sistemas de mensajes planos, en cambio se ENCUENTROS
propone como otro elemento dentro está respondiendo. Con lo anterior colarización de la modernidad y los
de la producción cultural que tie- se describe un campo de tensiones proyectos emancipadores de peda-
ne una intencionalidad y que sirve constantes gogías que se tildan genéricamente
para unos actores y unos fines espe- como pedagogías críticas. El segun-
cíficos. Al hablar de los medios masivos do nodo de tensión atañe al quiebre
de comunicación, generalmente, el de las instituciones tradicionales. Lo
Ahora bien, cuando la comuni- sujeto los ubica bajo el sesgo lector instituido en el marco de Occidente
cación se ubica en unos no-lugares, de que están en … se ve seriamente confrontado, a
en la des-territorialidad que trae la dinámicas instituyentes que inter-
comunicación globalizada, que pasa (…) complicidad -de los medios-
pelan la idea de familia nuclear, des-
por los medios masivos de comuni- en los procesos de dominación… lo
legitiman los partidos políticos por
cación y por el consumismo, se obli- que significó también la reducción
la vía del vaciamiento de su propio
ga a hablar de la comunicación de del estudio de los procesos de co-
proyecto (Barbero, 2003) minan el
masas que municación a la generalidad de la
sentimiento de homogeneidad reli-
reproducción social, condenando
giosa al tiempo que hacen proliferar
(…) es un dialogo jerarquizado, las tecnologías y sus lenguajes a un
multiplicidad de prácticas espiritua-
pero al fin y al cabo un diálogo, in- irreductible exterior: el de los apa-
les y, por último, cuestionan la es-
cluso en la dominación y el sufri- ratos y los instrumentos. (Barbero,
colaridad en tanto reafirman las vie-
miento. Forma un juego en el cual 2003, p. 214).
jas deudas del pasado: los sistemas
se negocian las múltiples relaciones
Sin embargo, algunos teóricos educativos de los países del Tercer
de clases, de géneros y de edades, y
proponen contribuir a la superación Mundo y de Latinoamérica, en par-
no solamente la dominación de un
de algunos de los reduccionismos ticular, aún no han cumplido con lo
centro con respecto a una perife-
que han caracterizado el campo de mínimo aceptable en términos de
ria. Se debe relacionar la ideología
la comunicación-educación y, al acceso, cubrimiento y calidad edu-
con la historia, la hegemonía con el
mismo tiempo, ampliar el horizonte cativa, disminución de la deserción
conflicto, el poder y la cultura, para
político del mismo. Espitia & Val- escolar, elevación de logros educati-
describir un universo de medios en
derrama (2009) plantean que “una vos, erradicación de la segregación
equilibrio inestable, atravesado por
mayor comprensión del lugar de la tanto urbano-rural como por estra-
tensiones y apropiaciones contra-
información y el conocimiento en la tos socioeconómicos (Barbero, 1996;
dictorias (Maigret, p. 26).
producción de lo ciudadano, en la Hopenhayn, 2003). … Una tercera
Como se puede apreciar el análi- construcción de lo local y en los pro- fuente de tensión que configura el
sis se complejiza, ya que se cruza de cesos de resistencia” (p. 164). campo de la comunicación- educa-
múltiples fuerzas, que no dejan de ción se relaciona con el conocimien-
estar “localizadas” espacio-tempo- Esos mundos alternativos, plan- to mismo. … El cuarto nodo de ten-
ralmente -así sea por periodos muy tean Espitia & Valderrama (2009) sión está relacionado con el lugar de
cortos- pero “localizadas” e inscri- bosquejar algunas líneas que es- la información, la comunicación y
tas en unos marcos que los vectores tán abriendo el horizonte de la co- el conocimiento en la sociedad con-
intencionados delinean. Precisa- municación-educación, desde las temporánea, y especialmente, lo que
mente son esos límites los que hay principales “coordenadas” con las han implicado para los descentra-
que identificar, para demarcar el cuales se han venido delineando, mientos en la educación y la comu-
campo de acción en el que se está especialmente en Latinoamérica. nicación (Orozco, 2001, 2002 y 2004).
produciendo el proceso de comuni- … Un primer nodo es el que atañe … Finalmente, la tensión inherente
202
ENCUENTROS cación y qué intereses son a los que a la tensión entre el proyecto de es- a la construcción de las subjetivida-
des. La idea del sujeto pedagógico fin y al mismo tiempo es el recurso dios de comunicación, en adelante
concebido como “alguien que aún por medio del cual se generan trans- mediaciones, son el puente entre lo
no es” (pp. 166 -167). formaciones micro y macro sociales público (social, lugar anterior de lo
y por lo tanto es una mediación. político, lo exterior, las institucio-
El texto anterior, permite identifi- nes) y lo privado (practicas priva-
car con claridad las rupturas que la Una esfera pública global impli- das, creencias y afectos), limites des-
comunicación –medios de comuni- ca un ejercicio de la participación dibujados por las transformaciones
cación, mass media, entre otros; sean cualitativamente diferente, con ho- culturales interpeladas por las me-
éstos vistos como aparatos, instru- rizontes de referencia más amplios, diaciones y que han permitido ver al
mentos o como producción ha gene- con criterios que integren la tensión sujeto como un agente en sí mismo.
rado en las concepciones de educa- entre lo local y lo global. Es decir, es
ción, en las formas de estructurar las aquél capaz de generar un diálogo Tan es así que Morduchowicz
instituciones sociales, en la forma de de saberes entre las distintas cultu- (2009) “plantea la necesidad de de-
producir conocimiento y por tanto, ras, que sabe reconocer, comprender sarrollar una comprensión crítica
ha implicado que se replantee la re- y visibilizar los universos simbóli- de los medios de comunicación” (p.
lación educación-comunicación, en cos que le dan sentido y legitiman 132). Se llama entonces la atención a
cuanto a que el sujeto centro de la las acciones políticas concretas, si- los aspectos prácticos de la partici-
educación ya no es “quién adolece” tuadas en el tiempo y en el espacio, pación de los sujetos, de los agentes
sino es un agente comunicativo. así este sea virtual. políticos, que teniendo acceso a la
información, con capacidades in-
No obstante, es importante decir En este sentido, la educación po- telectivas y con conocimiento de la
que: lítica como proceso de conocimien- situación histórica, deben analizar,
to, de formación política, de ma- interpretar y evaluar tanto lo que
Los medios masivos de comunica- nifestación ética, de búsqueda de consumen como lo que transforman
ción están en crisis; desde este punto la belleza, de capacitación científica y producen, llegando con ello a que
de vista, la responsabilidad social de y técnica, es práctica indispensable lo público se ejercite en el sentido
los medios es la de servir de motores para los sujetos, como movimiento real de participación, en los actos
y viabilizadores de lugares comu- de deliberación y reflexión de senti- cotidianos y no como algo ajeno,
nes, no son solo prolongaciones más dos, hacia una comprensión crítica dispuesto por otros y con intereses
o menos precisas de los sentidos de la historia (Espitia &Valderrama desconocidos.
humanos, sino que son extensiones 2009. p. 171).
sociales de los individuos y grupos La relación medios de comuni-
que los utilizan para reunirse y/u Significa poner en primer plano cación social y sujetos es estrecha,
oponerse frente a las conductas re- los ingredientes simbólicos e ima- como herramienta constitutiva, a
guladoras y controladoras de las so- ginarios presentes en los procesos través de los cuales dichos sujetos
ciedades actuales. (Martínez, 2015, de formación del poder”, lo cual interactúan colectivamente, a fin de
p. 64) implica “la reconfiguración de las producir y reproducir modos, for-
mediaciones en que se constituyen mas y subjetividades distintas de
Es así que la comunicación se sus nuevos modos de interpelación hacer política, en razón del poder de
plantea inserta en “las prácticas so- de los sujetos y de representación de la vida. (Martínez, 2015, p.61)
ciales cotidianas” explica (Barbero, los vínculos que cohesionan la so-
2003, p. 221) no solo como un apara- ciedad. (Barbero, 2003, p. 222). Educar para los medios de co-
to o instrumento para transmitir un municación, afirma Morduchowicz
203
mensaje sino que es el medio, es un Por tanto la comunicación y me- (2009) es educar para la ciudadanía, ENCUENTROS
en tanto que las mediaciones repre- Sin embargo, cabe una pregunta, lemos, que no es otra cosa que el
sentan, traducen y representan la como un alto en el camino, ¿Existen antagonismo y el conflicto (Mouffe,
realidad, ubica a los actores en luga- diferencias entre la educación y la Ch. 1998). Y lo que ocurre es que la
res y no-lugares posibilitando o no educación política? democracia hasta ahora no les ofre-
condiciones para participar, actuar ce a los jóvenes la valoración de su
y tomar decisiones. Así retoma a Se ha planteado la necesidad de propia cotidianeidad: imposibilita-
Ferguson (1994) para decir que generar ciudadanos críticos y re- da de reconocer la fuerza del póle-
flexivos, como condiciones de prác- mos, privilegia la polis (es decir, la
Una educación para los medios es ticas cívico-políticas por tanto ciu- norma). ¿Y qué otra cosa nos encon-
una pregunta constante sobre la ma- dadanas, y que gran parte de esta la tramos en las opiniones juveniles
nera en que damos sentido al mun- formación de los ciudadanos recae desarrolladas en sus propios micro-
do y el modo en que los medios le sobre el sistema educativo y que de- medios de comunicación, en los
dan sentido para nosotros” (p. 132). bido a los cambios en las mediciones grandes medios de comunicación a
De cualquier modo, y para todos, éste sistema también debe transfor- los que son invitados, y en los en-
los consumos culturales forman marse. De tal forma que la educa- cuentros a los que son convocados
parte esencial de la identidad juve- ción y la educación política, no tie- por parte de las autoridades sino la
nil. Los medios de comunicación y nen diferencias en su concepción, necesidad de reconocerse diferentes
las tecnologías de la información se sino que tiene mayores exigencias y antagónicos al mundo adulto e
han convertido para los jóvenes de en tanto el compromiso que debe institucionalizado?
hoy en el –a veces único– escenario asumir no solo de formar al indivi-
que habla de ellos y a ellos (Mordu- duo sino aportar a la formación del De allí que autoritarismo, demo-
chowicz, p. 133). ciudadano. cracia, seudo-democracia, “demo-
cracia a medias” sean temas ligados
Es así que no se puede dejar esca- Ciudadano que se ha venido defi- a este debate desde el mundo juve-
par del análisis, las condiciones es- niéndose como el sujeto agente, crí- nil. Conversar socialmente, desde la
tructurales que permean el agencia- tico, reflexivo, propositivo, ubicado diferencia y con respeto, parece ser
miento de lo político, ya que éstas en el contexto histórico-situacional, la propuesta de acción que lanzan
que sabe leer lo aportado por los los jóvenes a través de sus diversas
inciden decisivamente. Al mismo
diversos discursos y que al mismo formas expresivas y sus opiniones;
tiempo que se plantean las dificul-
tiempo tiene la capacidad y habili- asumiendo que polis y pólemos,
tades de acceso, del otro lado se ob-
dades de comprender y manejar di- constituyen el fundamento central
serva que las formas de circulación
ferentes lenguajes. Aguilera (2010) de una política democrática (pp. 95
del conocimiento, de los saberes y
problematizó a las culturas juveni- – 96).
de la información se movilizan más
les pensándolas políticamente “am-
rápidamente y se difunden sin dis-
pliando el campo de estudios hacia Se puede apreciar que lo institui-
tinción, lo que le propone al sistema
prácticas juveniles que impugnan do no responde a las transformacio-
educativo que se “descentre y des-
los significados hegemónicos de la nes que plantean sujetos, agentes,
temporalice” (Barbero, 2003), Retos
participación política” (p. 91). propiciando con ello una polaridad
que se traducen en imperativos la en el discurso que conlleva a prácti-
comunidad universitaria y que al De acuerdo con la etimología, la cas que devienen diferenciadoras y
tiempo son unos de los motivos del palabra política tiene al menos dos no convergentes y críticas.
planteamiento del proyecto de in- raíces: una de ellas es polis, y de ahí
vestigación del que hace parte éste la idea de “vivir conjuntamente” Dinámica que implica disparidad
204
ENCUENTROS artículo. propio de la polis, y la otra es pó- en los tiempos de ejercicio, mientras
las y los jóvenes plantean propues- Dentro de ese marco, los espacios Es, precisamente, la producción
tas comunicativas y ejercen su agen- y tiempos de la política los y las jó- de pensamientos, de contra- sentido,
ciamiento, las instituciones conti- venes han encontrado en la media- afectos y solidaridades lo que hace
núan en los clásicos roles de imposi- tización política (televisión) (Aran- que los sujetos se redefinan. Son ciu-
ción normativa y poca flexibilidad. cibia, 2006) un lugar útil para los dadanos, estudiantes, televidentes,
“El Estado plural no nacería de una propios propósitos, planteando que públicos, agentes de cambios. Son
repentina destrucción del Estado éste debería constituirse en una voz “sujetos activos, multiplicadores,
actual, sino de un lento proceso de alternativa promoviendo con ello potenciadores, reformadores, dina-
reforma de las instituciones existen- el ejercicio de las nociones de de- mizadores, creadores y constructo-
tes” (Villoro, 2007). mocracia, participación, ciudadanía res de un proyecto social y político,
y política que han construido las y que analiza e interpreta los aconteci-
Desde este planteamiento se llama los jóvenes; espacio simbólico, para
la atención sobre las lecturas que se mientos actuales, que discute y de-
el debate y de reapropiación de los bate sobre su realidad, en profunda
han realizado sobre el ejercicio y/o medios y técnicas sociales pero “al
interés de los jóvenes hacia lo polí- relación con su dinámica expresiva
servicio de la democracia intergene- y creativa” (Martínez, 2015, p. 48).
tico, ya que se pudo correr el riesgo racional” (p. 98).
de haberlas realizado desde lo espe- Por ello, creemos que la formación
rado para una generación institu- 4. Conclusiones
del sujeto en general, y del ciudada-
cionalizada y no confluyendo con el Aproximarnos a los territorios teó- no en particular, adquiere nuevos
hacer de los jóvenes, invisibilizando ricos del campo educativo, político sentidos que el sistema educativo
con ello otras prácticas y propuestas y comunicativo contemporáneo, a tradicional está en deuda de cum-
fuera de un “orden” establecido. partir de sus nociones y conceptua- plir.
En este sentido de otredad, se lizaciones es una tarea inacabada.
plantea la participación desde los su- No obstante, es vital para la Aca- En ese sentido, el sujeto en general
jetos, en tanto que no se realizan de demia continuar en estos hallazgos, y el ciudadano de la sociedad con-
manera tradicional sino performati- que permitan enriquecer los estu- temporánea es aquél que asume con
va “una fuerte crítica a los actuales dios Humanísticos y de las Ciencias autonomía e independencia ciertas
modos de participación ciudadana Sociales, capaces de reconocer la posiciones y se ubica en lo público
se complementa con el desarrollo de gama de nuevas teorías e interpreta- con multiplicidad de identidades,
acciones cotidianas que fomentan y ciones, que le aportan a los campos expresadas como identidades polí-
profundizan unos modos participa- en cuestión. ticas, identidades culturales e iden-
tivos y activos de desarrollar el com- tidades con diversidad de lenguajes
Dicha apuesta teórica y práctica para expresarse y hablar.
promiso con la sociedad.
se constituye en una escenario con-
En este contexto emerge la necesa- ceptual de análisis, de discusión, de Entre la educación en general y la
ria relación entre “estilos juveniles interpretación, de descripción y de educación política existe la siguien-
y participación política, en que de síntesis de aquellos fenómenos en te diferencia: la primera se orienta
modo performativo los sujetos van movimiento y en ruptura que han a la formación y el desarrollo de la
descubriendo a partir de una prácti- provocado que tanto los actores, persona en todas sus dimensiones:
ca concreta (musical o cultural), arti- como sus discursos y sus lugares se como sujeto consciente, libre, res-
culando experiencia y construcción trasgredan y se reposicionen, a sa- ponsable y orientado a todos los va-
de subjetividad, sus propios signifi- ber, por los cambios y las luchas lo- lores que lo hacen más humano, la
cados y acciones de participación” gradas, a partir de un haz complejo verdad, la justicia, la solidaridad, la
205
(Aguilera, 2010. p. 96). de relaciones de poder. unidad, la belleza. La educación po- ENCUENTROS
lítica, por su parte, es una caracterís- cenario de diversidad de opciones texto de la globalización. La Revista
tica o matiz de la educación enten- de formación y emergencia de su- Venezolana de Educación (Educe-
dida del modo descrito. No le quita jetos políticos, es necesario aclarar, re). Vol.9, no.30, p.287-296. ISSN
ni le añade nada a lo anteriormente que esto no querría decir una borra- 1316-4910.
dicho. miento de las fronteras y tensiones
propias del campo político, sino lo Arendt, Hannah. (1997) ¿Qué es la
Su énfasis está puesto en el modo política? Barcelona, Paidós.
en que la educación así señalada contrario. Dado que en las actuales
debe insertarse en la convivencia condiciones, todo espacio de parti- Barbero, J. (2001). De Las políticas
dentro de la comunidad, de la ciu- cipación social en resonancia de las de comunicación a la re-imagina-
dad, del Estado y de todos los aspec- políticas hegemónicas es cooptado ción de la política. Revista Latinoa-
tos de la vida social (economía, cul- por el mercadeo de Estado, se su- mericana de Ciencias Sociales Nue-
tura, ecología, etcétera). De tal for- pondría entonces, la existencia de va Sociedad 175. Culturas, medios y
ma que la educación y la educación otros espacios, prácticas y sujetos políticas. Septiembre-octubre. Pág.
política, no tienen diferencias en su políticos no reconocidos, esperando 70-84.
concepción, sino que tiene mayores ser revelados en un próximo trabajo
exigencias en tanto el compromiso de investigación. Batallán, G. y Campanini, S.
que debe asumir no solo de formar (2008). La participación política
al individuo sino aportar a la forma- Referencias: de niñas y jóvenes – adolescentes.
ción del ciudadano. Contribución al debate sobre la de-
Abelló, L., Arnanz, E., Avila, A.,
mocratización de la escuela. En:
Los medios y las mediaciones Aznar, P., Barba, C., Batlle, R., Ma-
Cuadernos de Antropología Social.
construyen, y amplían el espacio novel, M., López J., Pérez, A., Rodrí-
Nº 28. ISSN: 0327-3777. Argentina:
público. Influyen sobre la agenda guez, H. y Subirats, J. (2008). Edu-
Universidad de Buenos Aires. pp.
de aquello que se debate en la so- cación y ciudadanía en un cambio
85–106, 2008.
ciedad. Agregan algunos temas y de época. En: Documentos para el
evitan o ignoran otros. Sin embar- debate. Vol. 2. Madrid: Fundación Bejarano A.M. y Willis M.E. (2006)
go, aun cuando pueden incorporar Esplai. pp. 1-100. La ciencia Política en Colombia de
un tema nuevo en la agenda social, Vocación a Disciplina. Revista de
esto no significa que el espacio pú- Aguilar, L. (2000). Caminos de la ciencia política / volumen 25 / nº 1
blico se amplíe. La circulación de la Educación Política. En: Revista Elec- / / 111 – 123. Universidad Nacional
información puede también contri- trónica Sinéctica. Núm. 16. México: de Colombia.
buir a despolitizar lo social y des- Instituto Tecnológico y de Estudios
socializar lo político. La información Superiores de Occidente. pp. 37-44. Botero, P., Ospina, H. F., Gómez,
por la información misma –efectiva- E. A., & Gutiérrez-Ospina, M. I.
mente– no alcanza. Valoramos una Aguilera, O. (2010). Cultura polí- (2008). Condiciones de participa-
información inserta en una cultura tica y política de las culturas juveni- ción y formación política de jóvenes
política (en la cual la información les. En: Utopía y praxis latinoameri- colombianos constructores de paz.
tiene sentido) como un «insumo» cana. Vol. 15, Núm. 50. Venezuela: Magis, Revista Internacional de In-
para la participación y la ampliación Universidad de Zulia. pp. 91 – 210. vestigación en Educación, 1. Bogotá-
del espacio público, sin restricciones Colombia. p. 81-94.
Aparicio, P. (2005) Los jóvenes,
ni privatizaciones.
educación y política de juventud en Bourdieu, Pierre (1999) Intelectua-
Si bien la democratización de la Argentina. Restricciones y desafíos les, política y poder, Buenos Aires,
206
ENCUENTROS educación política, plantea un es- de la integración social en el con- Eudeba, 1999 Campo del poder,
campo intelectual y habitus de Cla- lítica y ciudadanía juvenil. En: Les municar. pp. 131-138. Disponible
se. Cahiers de Psychologie politique. en PDF en: http://redalyc.uaemex.
Número 7, Julio. Disponible en lí- mx/pdf/158/15812476016.pdf
Bourdieu, Pierre, (1992) Las reglas nea: http://lodel.irevues.inist.fr/
del arte. Génesis y estructura del cahierspsychologiepolitique/index. Finkenthal, M. 1998. Rethinking
campo literario. Barcelona, Anagra- php?id=1140 Logic: Lupasco, Nishida and Matte
ma. Blanco. Bulletin Interactif du Centre
Díaz, Á. (2005). Representaciones International de Recherches et Étu-
Buitrago, Francisco Leal, (1998). sociales juveniles sobre la democra- des Transdisciplinaires. http://per-
La profesionalización de los estu- cia. En: Reflexión política. Vol. 7, No. so.club-internet.fr/nicol/ciret/
dios políticos en Colombia. Análisis 13. Colombia: Universidad Autóno-
político. No. 3 ENE/ABR Instituto ma de Bucaramanga. pp. 180 – 191. Francesc P. ¿DÓNDE ESTÁN LAS
De Estudios Políticos Y Relaciones LLAVES? Investigación politológica
Internacionales (IEPRI). Universi- Eric Hobsbawn. 1998. Historia y cambio pedagógico. En la educa-
dad Nacional De Colombia. del siglo xx crítica. Título original: ción cívica. Revista: Aprendiendo a
EXTREMES. THE SHORT TWEN- ser ciudadanos. Experiencias socia-
Cobos Guevara, E (1999) Apro- TIETH CENTURY 1914-1991.Mi- les y construcción de la ciudadanía
ximaciones Sociológicas en Torno chael Joseph Ltd, Londres. De la entre los jóvenes. Universitat Pom-
a la Cultura Política Colombiana. traducción castellana para España y peu Fabra, Barcelona. P. 235-257.
Reflexión Política, diciembre, año 1, América: Grijalbo Mondadori. Bue-
número 2. Universidad Autónoma Francesc Pedró. « ¿DÓNDE ES-
nos Aires (1093) Buenos Aires – Ar-
de Bucaramanga. TÁN LAS LLAVES?». Investigación
gentina.
politológica y cambio pedagógi-
Crick, Bernard. En defensa de la Espitia, U. y Valderrama, C. co. En la educación cívica. Revista:
Política. (En defensa de la política. (2009). Hacia una apertura política Aprendiendo a ser ciudadanos. Ex-
Crick, Bernard. Marzo 2001.Krite- del campo comunicación-educa- periencias sociales y construcción
rios KR 1ISBN: 978-84-8310-736-2. ción. En: Revista Nómadas. Núm. de la ciudadanía entre los jóvenes.
País edición: España) 30, Abril. Colombia: Universidad Universitat Pompeu Fabra, Barcelo-
Central. pp. 164-179. Disponible en na. P. 235-257.
Díaz, A. (2003). Una discreta di-
ferenciación entre la política y lo PDF en: http://www.ucentral.edu.
Giraldo, A. (2010). Ciudadanía y
político y su incidencia sobre la edu- co/sites/tienda/images/stories/
participación política en los jóvenes
cación en cuanto a la socialización iesco/revista_nomadas/30/noma-
de Manizales. En: Revista Ánfora.
política. En: Reflexión política. Bu- das_30_12_ev_hacia_una_apertura.
Año 17. Número 29. Colombia: Uni-
caramanga: Universidad Autónoma pdf
versidad Autónoma de Manizales.
de Bucaramanga. pp. 49 - 58. Ferguson, R. (1994). Debates Pp. 91-104.

Díaz, A. (2004). Socialización polí- about Media Education and Me-


González, M. (2002). Educación
tica en la perspectiva educación/co- dia Studies in the UK. Critical Arts
y política. Claves para el futuro de
municación. En: Reflexión política. Journal, No. 8. South Africa: Uni-
la democracia. En: Anales de la Cá-
Junio, Año 001, Núm. 11. Colombia: versity of Natal. Citado por: Mor-
tedra Francisco Suárez. No. 36. Es-
Universidad Autónoma de Bucara- duchowicz, R. (2009). Cuando la paña: Universidad de Santiago de
manga. pp. 170-177 educación en medios es política de Compostela. pp. 363-372.
Estado. Revista Comunicar. Vol.
207
Díaz, A. (2005). Subjetividad po- XVI, Núm. 32. España: Grupo Co- Henao Willes M. C. y Castro J.O. ENCUENTROS
(2001) Compiladores. Estados del NES, PARTICIPACIÓN POLÍTICA Bogotá (Colombia), Univ. Central.
Arte de la Investigación en Educa- Y CAMPAÑA DEL MIEDO. UNI-
ción y Pedagogía. Artículo: Forma- VERSIDAD NACIONAL AUTÓ- Martín-Barbero, Jesús (2002). La
ción Ética, Valores y Democracia. NOMA DE MÉXICO. Revista Elec- educación desde la comunicación.
Hoyos Vásquez Guillermo. Bogotá. trónica de Psicología Iztacala. Vol. México: Gustavo Gili.
COLCIENCIAS. SOCOLPE. 13 No. 2. Mayo de 2010.
Martín-Barbero. (2003). El Oficio
Henao, J., Ocampo, A., Robledo, Kuhn, Thomas. 1962. La estruc- de cartógrafo. En: Travesías latinoa-
A. y Lozano, M. (2008). Los grupos tura de las revoluciones científicas. mericanas de la comunicación en la
juveniles universitarios y la forma- Fondo de Cultura Económica. Ar- cultura. Santiago de Chile: Fondo de
ción ciudadana. Bogotá: Pontificia gentina. Cultura Económica.
Universidad Javeriana. Martínez H. Katia & Álvarez T.
Lenzi, A. y otros. (2005). Educa-
Hopenhayn, M. (2003). Educa- ción ciudadana y comprensión. En: (2014). Hacia una Universidad In-
ción, comunicación y cultura en la Revista de Teoría y Didáctica de las vestigadora, Educadora y Adminis-
sociedad de la información: una Ciencias Sociales. Mérida-Venezue- tradora de lo público en el contexto
perspectiva latinoamericana. En: la. ISSN 1316-9505. Enero-Diciem- de la globalización. Revista Encuen-
CEPAL, No. 12, Serie Informes y bre. Nº 10. pp. 101-131. tros, Universidad Autónoma del
Caribe, 12 (1), 61-74.
Estudios Especiales. Santiago de
López de la Roche, F. (2003). His-
Chile. Disponible en: http://www. Martínez H. Katia. (2015). Políti-
toria, modernidades, medios y ciu-
eclac.org/publicaciones/. [Consul- cas de las Multitudes. Medios alter-
dadanía en los estudios culturales
tado en noviembre de 2004]. Citado nativos de comunicación social en
latinoamericanos. En: Educación y
por: Espitia, U. y Valderrama, C. el contexto biopolítico contemporá-
cultura política. Bogotá: Universi-
(2009). Hacia una apertura política neo. Editorial Académica Española.
dad Pedagógica Nacional. Plaza y
del campo comunicación-educa- Berlín, Alemania.
Janes.
ción. En: Revista Nómadas. Núm.
30, Abril. Colombia: Universidad Magariños de Morentin, Juan. Martínez, M., Silva, C., Morandé,
Central. pp. 164-179. Disponible en 1996. Esbozo Semiótico. Para una M. y Canales, L. (2010). Los jóvenes
PDF en: http://www.ucentral.edu. metodología de base en ciencias ciudadanos: reflexiones para una
co/sites/tienda/images/stories/ sociales. Facultad de Periodismo y política de formación ciudadana
iesco/revista_nomadas/30/noma- Comunicación Social. Universidad juvenil. En: Última Década. Nº 32.
das_30_12_ev_hacia_una_apertura. Nacional de La Plata. Buenos Aires. Valparaíso: CIDPA. pp. 105-118.
pdf Reeditado en Fundamentos Lógicos
Mata, M. (2002). Comunicación,
de la Semiótica. Edicial. Primera
IIF “LUIS VILLORO” DE LA ciudadanía y poder. Pistas para
edición, 1991.
UMSNH Citando a E. Dussel, 2007, pensar su articulación. En: Diálo-
Materiales para una política de la Maigret, E. (2005). Sociología de la gos de la Comunicación, No. 64,
liberación, UANL-PyV, México, D. Comunicación y de los medios. Mé- noviembre. FELAFACS. Disponi-
F., pág. 328. Y, L. Villoro, 2007, Los xico: Fondo de Cultura Económica. ble en: http://www.felafacs.org/
retos de la sociedad por venir, FCE, files/5.Marita.pdf pp. 64-76. Cita-
México, D, F., pág. 183. M (paper) Martín-Barbero (2007). Heredan- do por: Espitia, U. y Valderrama, C.
do el futuro. Pensar la educación (2009). Hacia una apertura política
Irene Aguado Herrera. (2010). desde la comunicación, Publicado del campo comunicación-educa-
208
ENCUENTROS Laura Palomino Garibay. JÓVE- en Rev. Nómadas, Nº 5, Santa Fé de ción. En: Revista Nómadas. Núm.
30, Abril. Colombia: Universidad Mouffe, Ch. (1998). El retorno de las figuras del pensar, COMPLE-
Central. pp. 164-179. Disponible en lo político. Paidós, Barcelona. Cita- XUS Revista de Complejidad, Cien-
PDF en: http://www.ucentral.edu. da por: Aguilera, O. (2010). Cultura cia y Estética, Universidad CAECE,
co/sites/tienda/images/stories/ política y política de las culturas ju- Buenos Aires, Argentina.
iesco/revista_nomadas/30/noma- veniles. En: Utopia y praxis latinoa-
das_30_12_ev_hacia_una_apertura. mericana. Vol. 15, Núm. 50. Vene- Rivera, Juan. (2015). Michael Wal-
pdf zuela: Universidad de Zulia. pp. 91 zer y la educación como un bien so-
– 210. Disponible en PDF en: http:// cial autónomo. Perspectiva crítica.
Morduchowicz, R. (2009). Cuan- www.scielo.org.ve/pdf/upl/ Revista Zétesis, no. 1, vol. 2, enero
do la educación en medios es polí- v15n50/art07.pdf / http://redalyc. de 2015, pp. 64 – 79.
tica de Estado. Revista Comunicar. uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.
Vol. XVI, Núm. 32. España: Grupo Villoro, Luis. (2007). Los retos de
jsp?iCve=27915750007
Comunicar. pp. 131-138. Disponible la Sociedad por venir. Fondo de
en PDF en: http://redalyc.uaemex. Najmanovich, Denise. (2002). La Cultura Económica. México.
mx/pdf/158/15812476016.pdf complejidad: de los paradigmas a

209
ENCUENTROS