Вы находитесь на странице: 1из 6

EXPEDIENTE : 01676-2013

ESPECIALISTA : (indicar el nombre)


ESCRITO : 02-2013
SUMILLA : Recurso de apelación contra auto
SEÑOR JUEZ DEL DÉCIMO JUZGADO ESPECIALIZADO EN LO CIVIL.
JUANA SALAZAR RIMACHI en el proceso de desalojo que se sigue en mi
contra; a Ud., respetuosamente, digo:
Pretensión impugnatoria.
Interpongo Recurso de apelación sin efecto suspensivo en contra de la Resolución
05 que declara improcedente mi pedido de interrupción del proceso, con la
finalidad de que el superior en grado después de un examen proceda a declarar
fundado mi recurso de apelación y disponga la admisión de mi escrito de
contestación de demanda.
Errores de hecho y de derecho.
Se incurre en error en el segundo considerando de la resolución cinco por cuanto
se aplica e interpreta indebidamente lo dispuesto en el artículo 146 del Código
Procesal Civil que indica lo siguiente: “Los plazos previstos en este Código son
perentorios. No pueden ser prorrogados por las partes con relación a
determinados actos procesales. La misma regla se aplica al plazo judicial. A falta
de plazo legal, lo fija el Juez.”
Sin embargo, respecto de mi pedido de interrupción del proceso no se ha tomado
en cuenta lo dispuesto en el Artículo IX del Código Procesal Civil que establece
lo siguiente: “Las normas procesales contenidas en este Código son de carácter
imperativo, salvo regulación permisiva en contrario.”
En efecto, cuando acaece un hecho imprevisto como es la afectación del estado
de salud de la recurrente, la ley ha establecido la figura de Interrupción procesal
en los siguientes términos: “La declaración de interrupción tiene por efecto cortar
el plazo o diferir el término para realizar un acto procesal, produciendo la
ineficacia de la fracción del plazo o difiriendo el término transcurrido.”
Como se verificará en el presente caso, a través de la figura de la interrupción
procesal se crea una regla permisiva a lo dispuesto en el artículo 146 del CPC,
situación que no se ha tomado en cuenta incurriéndose en error.
Fundamentos del recurso.
El fundamento del presente recurso se sustenta en que conforme a lo dispuesto
en el artículo 317 del CPC mediante Certificado Médico visado por el Ministerio
de Salud acredité la existencia de un hecho imprevisto que hacía imposible
contestar la demanda dentro del plazo de ley, a lo que se suma el hecho que el
pedido de interrupción lo hice dentro del plazo de tres días de cesado el hecho
interruptivo.
Naturaleza del agravio.
El agravio resulta moral en el entendido que al restringir mi derecho de defensa
se afectaría mi familia que vive en el bien inmueble que se pretende desalojar.

POR LO EXPUESTO:
A UD. pido conceder el presente recurso de apelación.
Arequipa, 22 de mayo de 2013
Secretario :

Expediente :

Cuaderno : CAUTELAR

Escrito : 03

Sumilla : APELA RESOLUCIÓN Nro. 02

SEÑOR JUEZ DEL XXX JUZGADO ESPECIALIZADO EN LO CIVIL DE LIMA

XXXXXXXXX, en los seguidos contra LA MUNICIPALIDAD XXXXXXXX, sobre ACCIÓN DE


CUMPLIMIENTO; a usted digo:

PETITORIO IMPUGNATIVO:

Que, no encontrando arreglada a ley, el auto número 02, emitida por vuestro despacho,
mediante el cual RECHAZA la solicitud cautelar; dentro del término legal correspondiente,
INTERPONGO RECURSO DE APELACIÓN, a efectos de que los autos del cuaderno incidental
sean elevados al superior, esperando que el mismo se pronuncie actuando en sede de
instancia declarándola nula la indicada resolución y declare la admisibilidad de la misma en
razón de los siguientes fundamentos:

HECHOS:

I. FLAGRANTE INCUMPLIENTO AL PRINCIPIO CONSTITUCIONAL DEL ACCESO A LA


TUTELA JURISDICCIONAL EFECTIVA -ARTICULO 139 NUMERAL 3), A LA DEBIDA
MOTIVACION Y A LA CORRECTA APLICACION DE LOS PRECEDENTES VINCULANTES.

1. La acción de cumplimiento, como todos los procesos de garantía constitucional, tiene como
fin esencial garantizar la primacía de la constitución, constituyendo un mecanismo instrumental
compuesto por un conjunto de actos jurídicos procesales, a través del cual una o varias
pretensiones litigiosas, invocadas por los justiciables, son resueltas por los órganos de la
jurisdicción, aplicando el derecho objetivo, con el objeto de restablecer la paz social y la
justicia. Como tal, dota a los ciudadanos de un instrumento procesal sumarísimo, ágil y
expeditivo, distinto del contencioso administrativo, por tanto posee una naturaleza jurídica
propia que obliga a los actores procesales a respetar escrupulosamente el orden jurídico que la
regula.
2. Las medidas cautelares, son las dictadas mediante providencias judiciales, con el fin de
asegurar que cierto derecho podrá ser hecho efectivo en el caso de un litigio en el que se
reconozca la existencia y legitimidad de tal derecho. Las medidas cautelares no implican una
sentencia respecto de la existencia de un derecho, pero sí la adopción de medidas judiciales
tendentes a hacer efectivo el derecho que eventualmente sea reconocido. Por tanto son todas
aquellas actuaciones o decisiones, que sin prejuzgar el resultado final, de contenido positivo o
negativo, que un órgano de la Administración Pública o un juez o magistrado del poder judicial,
puede adoptar para que las resultas de la resolución administrativa o judicial surtan plenos
efectos para los interesados o parte procesal. Por otro lado, en España, la medida cautelar es
el fiel reflejo del derecho a la tutela judicial efectiva previsto en el artículo 24 de la Constitución
Española de 1978.

3. Bajo esta premisa, es necesario identificar que el a quo, como defensor del principio
constitucional de la tutela jurisdiccional efectiva , la legalidad y principal responsable de
cautelar el debido proceso. No obstante, declara improcedente mi pedido cautelar, en evidente
infracción del derecho a la tutela procesal efectiva, ya que la causal en la que se ampara para
la improcedencia de la acción interpuesta no ha sido correctamente aplicada.

4. Tal como se observa, el juzgado de tramite no cumplió con su rol defensor del principio
constitucional a la ejecutoriedad de sentencia judicial, permitiendo con su actuar que se
materialice mi indefensión desde hace 12 años, no solo frente a la autoridad renuente en
cumplir con lo dispuesto por la sentencia de autos y la resolución 105, sino también por el
análisis jurídico que hace a razón de declarar la improcedencia de la pedido cautelar; análisis
que no tiene una debida interpretación jurídica, así como el proceder deficiente a razón de
seguir vulnerando los derechos del recurrente.

5. A que, pese en existir normas procesales que facultan al juez a efectos de adecuar una
solicitud cautelar conforme lo señala el artículo 611 (el juez atendiendo a la naturaleza de la
pretensión principal y a fin de lograr la eficacia de la decisión definitiva, dicta medida cautelar
en la forma solicitada O LA QUE CONSIDERE ADECUADA, siempre que, de lo expuesto y la
prueba presentada por el demandante lo aprecie) de Código Procesal Civil de aplicación
supletoria; ESTE NO LO HACE, simplemente rechaza el pedido sin más motivación que el
decir: “(…) no habiendo señalado que cuentas corrientes son de carácter privado y por ende
susceptibles de ser embargados, …, resulta razón suficiente para que el pedido precedente
sea inviable…, SE RESUELVE: rechazar el pedido cautelar…”.

6. NOTESE, QUE ESTE ARGUMENTO EXPUESTO POR LA RESOLUCION EN CUESTION,


SE ENCUENTRA FALTO DE MOTIVACION, YA QUE SI BIEN ES CIERTO QUE EL
RECURRENTE NO SEÑALO QUE CUENTAS CORRIENTES QUE POSEE LA EJECUTADA
SON DE CARÁCTER PRIVADO Y POR ENDE SUSCEPTIBLES DE SER EMBARGADOS;
ESTO NO QUIERE DECIR QUE EL A QUO SE ENCUENTRA EXCENTO DE
DETERMINARLOS, MAS AUN SI EXISTE REITERA JURISPRUDENCIA QUE SAÑALA QUE
ES DEBER DEL JUZGADO DE EJECUCION DETERMINARLO A FIN DE TRABAR EL
EMBARGO SOLICITADO Y DE ESTA FORMA SALVAGUARDAR LA EJECUTORIEDAD DE
SENTENCIA JUDICIAL FIRME.
7. SIN EMBARGO, EL JUZGADO EJECUTOR NO HA TENIDO EN CONSIDERACION QUE
RESULTA CASI IMPOSIBLE PARA EL ACCIONANTE DETERMINAR QUE BIENES QUE
POSEE LA ACCIONADA SON DE DOMINIO PRIVADO Y POR ELLO EMBARGABLES; EN
ESE CONTEXTO, SE ESTIMA PERTINENTE INDICAR QUE EL UNICO QUE DEBE O PUEDE
DETERMINAR QUE BIENES DEL ESTADO SON DE DOMINIO PRIVADO Y POR ENDE
SUSCEPTIBLES DE SER EMBARGADOS ES EL JUZGADO DE TRAMITE. PESE A ELLO,
FALTANDO A SU DEBER DE ADMINISTRAR JUSTICIA CON PROBIDAD Y DILIGENCIA
ESTE SOLO RECHAZA EL PEDIDO DE FORMA ARBITRARIA; BUSCANDO DE ESTA
FORMA COADYUVAR A LA EJECUTA A RAZON DE CONTINUAR IMPIDIENDO SE PUEDA
COBRAR LA ACREENCIA EN EJECUCION DE SENTENCIA; CONDUCTA QUE DEBE SER
VALORADA DEBIDAMENTE Y CUESTIONADA POR EL A QUEM.

8. En esa lógica, el primigenio no ha tenido en consideración los argumentos expuestos por el


accionante ni mucho menos el estado de autos que es el de ejecución de sentencia desde el
2003, es mas ha dejado de lado las normas del Código Procesal Constitucional, los criterios
vinculantes emitidos por el Tribunal Constitucional con respecto a la obligación del juez, quien
es el llamado en determinar que bienes que posea la ejecutada (entidad pública) son de
dominio privado y por ende embargables en ejecución de sentencia.

Exp. Acumulados: Nro. 015-2001-AI/TC, 016-2001-AI/TC Y 004-2002-AI/TC .

Fundamento 14: “por ello, en línea de principio, el tribunal considera que cuando el obligado –
sea un particular o el estado- no cumple lo ordenado por la sentencia o la resolución judicial
firme, el derecho a la efectividad de las resoluciones judiciales autoriza al afectado con el
incumplimiento a pedir del órgano jurisdiccional competente la adopción de las medidas y
providencias necesarias para que se ejecute lo dispuesto”.

Fundamento 25: “es preciso insistir en que LA INEXISTENCIA DE UNA LEY ESPECIAL QUE
DETERMINE QUÉ BIENES DEL ESTADO SON EMBARGABLES, NO SUPONE QUE EL JUEZ
DE EJECUCIÓN Y EL ÓRGANO ADMINISTRATIVO CORRESPONDIENTE NO PUEDAN
DICTAR O EJECUTAR EMBARGOS SOBRE BIENES DEL ESTADO”. Por el contrario. En
efecto, la procedencia del embargo sobre bienes del estado, sean estos muebles o inmuebles,
no debe tener más límite que el hecho de tratarse, o tener la condición, de bienes de dominio
público, POR LO QUE CORRESPONDE AL JUEZ, BAJO RESPONSABILIDAD,
DETERMINAR, EN CADA CASO CONCRETO, QUÉ BIENES CUMPLEN O NO LAS
CONDICIONES DE UN BIEN DE DOMINIO PRIVADO Y, POR ENDE, SON EMBARGABLES.

9. Por ello, resulta merituable cuestionar la resolución de improcedencia y la conducta del


juzgado de ejecución, ya que ella solo hace un análisis jurídico poco coherente de los actuados
y de la norma jurídica que la regula; amparando de esta manera el incumplimiento de sentencia
judicial firme.

10. Por los argumento precedentes narrados se puede colegir que la apelada fue emitida
contrario a derecho, con arbitrariedad, en contravención del derecho a la tutela jurisdiccional
efectiva y la debida motivación, a fin de impedir se trabe embargo; causando un grave perjuicio
al recurrente por la dilación de la presente causa al máximo, ya que el solo hecho de ser
declarado improcedente y recurrir mediante apelación al superior para la admisión del embargo
resulta atentatorio al plazo razonable para el cumplimiento de sentencias judiciales firmes. Por
ello, pido revocar y/o declarar nula la apelada, disponiendo se admita trabar el embargo
solicitado.

II. NATURALEZA DEL AGRAVIO:

La resolución apelada me causa agravio porque, al declarar improcedente la solicitud cautelar


de manera irregular (indebida) y con una evidente falta de motivación por el juzgado, se está
afectando mi derecho a la tutela jurisdiccional efectiva y al debido proceso, sobre todo si se
tiene en cuenta que existe una indebida valoración de los actuados, así como deficiencia en la
interpretación de la norma procesal y los precedentes vinculantes que regulan el proceso de
cumplimiento y el embargo sobre bienes del estado que sean susceptibles de ello.

III. SUSTENTO JURIDICO DE LA PRETENSION IMPUGNATORIA:

Mi pretensión impugnatoria se sustenta principalmente en las siguientes normas legales:

Los artículos 365º, 366º, 374º Y 376º inciso 1) del Código Procesal Civil, concordante con el
artículo 57º del Código Procesal Constitucional.

El Principio de la plenitud , como aquel principio que señala que el superior tiene las mismas
facultades que el inferior, de tal manera que puede examinar la demanda en todo sus aspectos,
analizar nuevamente la prueba y analizar cuestiones no consideradas por el inferior, pues el
recurso de apelación tiene por objeto que el órgano jurisdiccional superior examine, a solicitud
de parte o de tercero legitimado, la resolución que le produzca agravio de conformidad con el
artículo 364 del Código Procesal Civil. (F. 2).

Falta de motivación interna del razonamiento: tiene una doble dimensión; por un lado, cuando
existe invalidez de una inferencia a partir de las premisas que establece previamente el juez en
su decisión; y por otro lado, cuando existe incoherencia, que a la postre se presenta como un
discurso absolutamente confuso incapaz de transmitir, de modo coherente, las razones en las
que apoya la decisión. (STC 03043-2006-PA/TC, F. 4).

Falta de motivación externa: cuando las premisas de las que parte el juez no han sido
confrontadas o analizadas respecto de su validez fáctica o jurídica –problemas en las pruebas
o de interpretación de las norma- (STC 00728-2008-PHC/TC, F. 7).

La motivación insuficiente: resulta relevante desde una perspectiva constitucional si es que la


ausencia de argumentos o la “insuficiencia” de fundamentos resulta manifiesta a la luz de lo
que en sustancia se esta diciendo. (STC 03943-2006-PA/TC, F. 4).
Motivación sustancialmente incongruente: obliga a los órganos judiciales a resolver las
pretensiones de las partes de manera congruente con los términos en que vengan planteadas,
sin cometer, por lo tanto, desviaciones que supongan modificación o alteración del debate
procesal (…), es decir, dejar incontestada las pretensiones, o el desviar la decisión del marco
del debate judicial generando indefensión , constituye vulneración del derecho a la tutela
judicial y también del derecho a la motivación (incongruencia omisiva). (STC 03943-2006-
PA/TC, F. 4).

Por tanto:

Al Juzgado, solicito se sirva admitir el presente recurso de apelación, a fin de que el superior en
grado lo examine y proceda a revocar y/o anular la resolución impugnada.

PRIMER OTROSI DIGO: Así mismo, la jurisprudencia acumulada precitada con antelación
expone en su fundamento 62, párrafo tres: “Dicha ejecución forzosa deberá realizarse
conforme a las reglas del artículo 713° y siguientes del Código Procesal Civil. En tal sentido, en
aplicación del artículo 716° de mismo cuerpo de leyes, EL JUEZ PODRÁ TRABAR EMBARGO
SOBRE LOS BIENES DE DOMINIO PRIVADO DEL ESTADO QUE JUZGUE CONVENIENTE”.
Y EN SU PÁRRAFO CUATRO ACOTA: “(…) LA JUDICATURA GOZA DE LA POTESTAD
PARA DETERMINAR LOS BIENES ESTATALES DE DOMINIO PRIVADO SOBRE LOS QUE
RECAERÁ EL EMBARGO (…)”.

SEGUNDO OTROSI DIGO: Tenga presente lo dispuesto por el Código Procesal Civil: artículo II
último párrafo del Título Preliminar (impulso del proceso), artículo 50º (deberes de los jueces),
124º (plazos máximos para emitir resolución), articulo 145º inc. 3) (falta grave); todos ellos
concordados con el artículo 201º de Ley Orgánica del Poder Judicial. Hinostroza A. (2006:33)
en la jurisprudencia que cita señala: “… la expedición de pronunciamiento jurisdiccional tardía
al plazo legal puede dar lugar a medida disciplinaria, pero no es causal de nulidad”. (Cas. Nº
3050 – 99/ICA, publicado en el diario oficial el peruano, el 08-04-2000, pág. 50010). Asimismo,
la Ley Núm. 29574 artículo 5 que modifica los artículos 34 numeral 6 y 47 numeral 19 de la Ley
núm. 29277, Ley de la Carrera Judicial la cual considera como falta grave el no cumplir con
expeditar las resoluciones pertinentes dentro del término de ley.

SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, suscribo el presente el escrito conforme a lo dispuesto por el
artículo 290º de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Lima, XXX de marzo de 20XX