Вы находитесь на странице: 1из 2

1 Introducción

1.1 Modelos elastoplásticos

En

la figura 1.1a se representa, no a escala, el aspecto general que presenta la curva de tracción, o diagrama - ,

de

un acero estructural. En ese diagrama se señalan sucesivamente sobre el eje :

OA, la zona elástica lineal, intervalo en que la probeta se alarga según la ley de Hooke y recupera su longitud inicial al disminuir la carga hasta anularse;

AB, la zona de transición entre la zona elástica lineal y la zona plástica;

BC, la zona plástica, intervalo en que la probeta se deforma plásticamente, es decir, además de alargarse notablemente sin que la carga varíe, al retirarse la carga conserva un alargamiento remanente;

CD, la zona de endurecimiento por deformación, intervalo en que la probeta sigue comportándose plásticamente, pero es necesario que aumente la carga para que siga alargándose; y

DE, la zona de estricción, intervalo en que la probeta, desde un valor máximo de alcanzado al final de la zona anterior, sigue alargándose con una fuerte contracción alrededor del punto de la probeta donde sobreviene finalmente la rotura.

Se

indican en la figura las posiciones del límite de proporcionalidad P , del punto de fluencia Y , y del esfuerzo

último u . Entre el límite de proporcionalidad y el punto de fluencia, hay una zona intermedia en que la probeta,

sin dejar de comportarse elásticamente, ya no obedece a la ley de Hooke. Esa zona debería marcar el límite elástico, pero de hecho los aceros estructurales presentan un punto de fluencia superior y un punto de fluencia inferior, tal como se muestra en el recuadro de la misma figura 1.1a. En las curvas obtenidas mediante las máquinas de tracción el límite de proporcionalidad y los dos puntos de fluencia se muestran muy claros, pero suelen estar poco separados. Además, la recta representativa de la zona elástica lineal presenta una pendiente tan acusada que casi parece paralela al eje de ordenadas ( ), tal como se aprecia en la figura 1.1b, que muestra una curva de tracción real de un acero estructural. La zona elástica lineal de la curva ocupa un fracción muy reducida del eje de abscisas ( ) y es unas quince veces menor que la zona plástica.

A efectos prácticos se conviene en idealizar la curva de tracción representándola como en la figura 1.1c,

mediante un tramo inclinado OA, representativo del comportamiento elástico lineal del material, y un tramo horizontal AB, representativo del comportamiento plástico. La pendiente del tramo OA es igual al módulo de elasticidad E del acero, y se da la circunstancia de que E = 210 GPa para todos los aceros estructurales. En el

punto A, se reúnen el límite de proporcionalidad y los dos puntos de fluencia, por lo que goza de las propiedades

de los tres; es decir, hasta A se supone que el material es elástico lineal, y a partir de A se supone que es

perfectamente plástico, por lo cual A se conoce como punto de fluencia o punto de cesión plástica. El valor de correspondiente al punto A se designa como esfuerzo de fluencia, o esfuerzo de cesión (plástica) y se representa por Y . Su valor se establece tomando como referencia uno de los dos valores de indicados en la figura 1.1d, es decir, el valor del esfuerzo que dé una deformación remanente del 0,2%, el más empleado, o una deformación del 0,5%. 1 A diferencia de E, el valor de Y no es el mismo para todos los aceros estructurales, y Y puede variar

1 Estrictamente, el punto de fluencia y el esfuerzo de fluencia no son la misma cosa. El primero es una verdadera característica del material, mientras que el segundo es un valor asumido.

12

Análisis plástico de estructuras. Introducción

entre 200 MPa y 700 MPa. Sin embargo, el valor de Y de los aceros estructurales más empleados (por razones económicas) se sitúa en torno a 250 MPa y éste es el valor que aquí adoptamos en general. Además, el valor de Y permitido para el análisis de fuerzas por el método plástico está limitado en todas las normas y en ningún caso sería admisible un valor de Y tan alto como 700 MPa.

Fig. 1.1

Fig. 1.1