Вы находитесь на странице: 1из 4

Facultad de Arquitectura Diseño y Artes

Carrera de Diseño – Prácticas

“SENTIDO DEL HACER: HACER DISEÑO Y SABER HACER DISEÑO”


Pontificia Universidad Católica del Ecuador sede Quito
Paula Sarmiento

Paula Sarmiento  Nivel 3 1


Facultad de Arquitectura Diseño y Artes
Carrera de Diseño – Prácticas

INTRODUCCIÓN

El sentido del hacer dentro del diseño es un tema el cual no ha sido profundizado, y se debe
tomar en cuenta que es muy distinto “hacer” a “saber hacer”. Cualquier persona puede ser capaz
de hacer un diseño, sin embargo todo radica en el “hacer bien”. En el libro “Artefactos” debido
a que el diseño es una disciplina la cual requiere de un proceso y también del conocimiento de
ciertos factores se convierte en una actividad dirigida a los diseñadores (Manzini, 1992). Este
tema ha motivado a la profundización de los componentes y beneficios dentro del saber hacer
con el fin de dar a conocer a estudiantes y profesionales de qué está formado un buen diseño y
cuándo el diseñador o aspirante a diseñador pasa de “hacer diseño” a “saber hacer diseño”.

Visto que en la actualidad existen muchos resultados de diseño fallido, incompleto o


incomprensible es importante analizar cuidadosamente lo mencionado en el párrafo anterior
para que no exista confusión alguna y de esta manera el lector reflexione y aplique los
conocimientos adquiridos a partir de esta reseña generando un cambio en el campo de diseño.
Dicho esto se quiere introducir los objetivos específicos que se quieren lograr a partir de la
reseña:

- Generar conciencia en el lector sobre las diferencias de hacer - saber hacer y cómo esto
afecta al resultado del diseño mediante la definición de sus conceptos y la comparación
con ejemplos de un proceso y resultado correcto e incorrecto con el fin de guiar hacia
una mejor comprensión del buen diseño.
- Impartir conocimientos de antecedentes y justificaciones al lector sobre de donde viene
el sentido del hacer, techné y tyché ligadas al hacer y saber hacer, además del buen
diseño mediante explicaciones gráficas y textuales para guiar al lector al entendimiento
de la reseña.

Una vez definido las bases de esta reseña es necesario continuar hacia los antecedentes
históricos en los que se ha basado esta investigación. Como se ha mencionado al inicio del texto
el “Sentido del Hacer” no es un tema el cual haya sido tomado en cuenta con la importancia
que debería y es debido a que no existe un conocimiento pleno previo sobre qué es. Hace
muchos años, en la época de la filosofía griega e incluso antes, surgen dos conceptos los cuales
se relacionan con el diseño: «TECHNÉ Y TYCHÉ».

En el artículo “De la techné griega a la técnica occidental moderna” se menciona que en la


Antigua Grecia se consideraba a la techné como técnica (característica específica del hombre)
por lo que se explica que el ser humano no es capaz de adaptarse a cualquier ambiente más si
adaptar el ambiente a sí mismo. Hay que entender la técnica como un proceso de articulación
del hombre con la naturaleza ya que la comprende y se comprende a sí mismo, esto implica un
acto dialectico y con conocimiento de la razón de ser dicha integración (Montoya, 2008).

Por otra parte la tyché y su comparación con la techné no surgen sino hasta los inicios de la
filosofía griega, esto es porque se la asignaron a ambas un concepto distinto al que se tenía. En
la filosofía griega la tyché se inauguró con la Filosofía de Aristóteles, en la cual se planteó que

Paula Sarmiento  Nivel 3 2


Facultad de Arquitectura Diseño y Artes
Carrera de Diseño – Prácticas

la tyché fuera ante todo una causa (Muñoz, 2013). Así pues, Aristóteles marca una diferencia
entre dos causas accidentales dentro de la tyché: lo espontáneo y la casualidad. Lo espontáneo
se refiere a una deliberación previa mientras que la casualidad se refiere a una causa sometida
a una relativa elección racional (Muñoz, 2013).

Ahora bien, si la techné es en resumen un acto dialectico y con conocimiento de la razón, es


decir, una acción realizada con el conocimiento pleno de los efectos y consecuencias que puede
conllevar entonces la tyché es todo lo inesperado, lo que surge espontáneamente y no es
planificado. Regresamos al concepto de Techné el cuál es de nuestro interés ya que se relaciona
con el sentido del hacer, es más, techné es el nombre para los conceptos de hacer y saber hacer.
Así mismo techné es el nombre para conocer en el sentido más amplio; dentro del conocer se
patenta algo, y el conocer es un hacer salir de lo oculto. Entonces podemos concluir que lo
decisivo de la techné no está en el hacer o saber hacer, más bien radica en el hacer salir de lo
oculto al elemento que se requiera (Montoya, 2008).

Centrándonos en el sentido del hacer, se puede mencionar que la techné básicamente está
enfocada en hacer bien las cosas, siguiendo un proceso y generando un resultado. Ya que no
existen referencias de un proceso ejecutado de la techné de Aristóteles, se ha tomado a Vitruvio
como ejemplo para explicar la techné desde un punto de vista práctico.

Vitruvio es un personaje conocido por sus escritos y tratados de arquitectura quien definió que
la teoría y práctica poseen una conexión cercana al momento de la ejecución de un proyecto.
Aquí es necesario mencionar al buen diseño, muchos de los pasos de los procesos que usa este
personaje en la arquitectura se vinculan en un 90% a los pasos de los procesos dentro del diseño.
En primer lugar, Vitruvio define que hay 3 características esenciales que toda estructura debe
tener: Belleza, Firmeza y Utilidad.

Dentro del diseño la belleza es referida a la estética mientras que la utilidad y la firmeza son
referidas a la función y a la durabilidad de un objeto o producto. Son los elementos más
importantes y que se deben tomar más en cuenta, sin embargo, hasta llegar a ese resultado es
preciso guiarse mediante un proceso. Dentro del proceso de vitruvio existen elementos como la
“eurythmia” (actividad creadora e intelectual), el “dispositio” (planos, representación de las
ideas), el “decoro” (adecuación de la forma sigue a la función, estética), “ordinatio”
(materialización de las ideas, prototipo) y la “fabrica” (producción, construcción) (Lorente,
2001).

En el párrafo anterior se puede deducir a través de los conceptos dados que el proceso
arquitectónico vitruvial posee gran conexión con el proceso estándar del diseño. Desde la
creatividad que es donde surgen las ideas, hasta la materialización y producción del objeto.
Vitruvio aún no tenía dentro de sus definiciones lo que es la techné, la técnica o el saber hacer,
sin embargo diseñó un proceso a seguir para poder completar sus proyectos. Y no estaba del
todo equivocado porque a pesar de hacerlo sin la intención de utilizar el concepto de la techné,
logró el mismo resultado.

Paula Sarmiento  Nivel 3 3


Facultad de Arquitectura Diseño y Artes
Carrera de Diseño – Prácticas

Con este ejemplo se quiere dar a entender que uno de los primeros pasos para lograr un buen
diseño, una buena técnica y una buena techné es la implementación de un proceso por
metodologías y saber hacerlo. Por ello se aclara que no existe una metodología fija la cual todo
diseñador deba seguir, existen muchas y todas fueron ingeniadas con el fin de poder ser usadas
de manera que se ajusten a la finalidad de un proyecto, es decir, las metodologías son ajustables
y pueden combinarse de acuerdo a la creatividad del diseñador para lograr un mejor resultado.

En la actualidad el saber hacer diseño tiene como fin producir variantes lingüísticas tomando
en cuenta al usuario para estimular una sociedad al consumo masivo de productos. A pesar de
esto, no se descarta que el objeto de diseño DEBE ser fundamentado y comprobado para su
éxito y para esto debe realizarse un proceso. El diseñador proyecta y produce porque es su
naturaleza y así mismo está implicado en el hacer, pero ¿qué es hacer en la actualidad? ¿Es
acaso un medio para cambiar una sociedad, un medio para lograr un bienestar o un medio para
poder dominar la naturaleza?

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Lorente, J. F. (2001). LA TEORÍA DE LA PROPORCIÓN ARQUITECTÓNICA EN


VITRUVIO. Artigrama, 229-256.
Manzini, E. (1992). ARTEFACTOS. Madrid: Celeste Ediciones .
Montoya, O. (2008). DE LA TÉCHNE GRIEGA A LA TÉCNICA OCCIDENTAL
MODERNA. Scientia et Technica Año XIV, 298-303.
Muñoz, I. (2013). EL PROBLEMA DE LA TYCHE EN LA LITERATURA GRIEGA
POSTCLÁSICA: A PROPÓSITO DEL RELATO DE SOLÓN Y CRESO SEGÚN
PLUTARCO. Córdoba, Argentina: Littera Aperta 1.

Paula Sarmiento  Nivel 3 4