Вы находитесь на странице: 1из 12

REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

Curriculum escolar
y curriculum oculto
La enseñanza Lo que define un “curriculum oculto”, eviden-
ciado ya desde los trabajos de Philip W. Jackson, es
su fenomenología implícita, paralela y simultánea

de la historia a los procesos oficiales de escolarización3.


El estudio del curriculum oculto puede ser reali-
zado a partir de dos perspectivas distintas y teórica-

y curriculum oculto
mente opuestas: la primera, enmarcada en una vi-
sión funcionalista, que rescata su utilidad instru-
mental desde la consideración de su rol potencial
como adaptador del sujeto a la vida institucional

en la educación chilena del centro escolar (y con ello a la vida de la socie-


dad como sistema global), y la segunda, inspirada
en una visión crítica, que analiza este curriculum
como un poderoso conjunto articulado de mensa-
jes implícitos, por el cual el sistema escolar y sus
Francisco Cisterna Cabrera1 instituciones tienden a entregar particulares repre-
sentaciones, visiones e interpretaciones del conoci-
miento escolar, que conforman un modo orgánico
de expresión de sesgos, prejuicios, discriminacio-
nes y estereotipos, bajo los cuales subyacen deter-
minadas orientaciones ideológicas, a partir de las
Analizar crí- tudios e investigaciones que están rea- que se expresa una visión hegemónica de mundo.
ticamente el lizando docentes chilenos que podrían Sin embargo, una premisa básica sostiene am-
bas perspectivas: analizar el curriculum oculto es
curriculum y enriquecer las conversaciones en tor- interpelar a los aspectos profundos de la vida esco-
sus compo- no al próximo Congreso Pedagógico lar, ya que su estudio nos devela claves fundamen-
nentes es una Curricular, presentamos un artículo, tales para la comprensión de lo que sucede en un
sistema o un centro educativo, ya sea a través de los
tarea que per- elaborado especialmente para Docen- procesos de socialización estudiantil, o bien, a tra-
mite compren- cia, por Francisco Cisterna Cabrera, vés de los procesos de selección de cultura.
Los procesos de socialización escolar dan cuenta, El análisis del curriculum como se-
der con mayor académico de la Universidad de Pla- en primer término, de la incorporación que un sujeto lección cultural parte de la constatación
Los contenidos de
profundidad ya Ancha, elaborado a partir de su Te- vivencia de las normas, procedimientos y hábitos, que de que las escuelas no son sitios políti-
estudio son de una
conforman lo que es la cultura escolar de un centro, camente neutrales, sino que están di-
cómo éstos, sis Doctoral2. que en última instancia es también expresión de la rectamente relacionados con la cons- u otra forma la re-
explícita o im- Este trabajo nos adentra en el cultura de un sistema, y en segundo término, de las trucción y control de discursos, signifi-
presentación de
interacciones de ese sujeto con otros, que son las que cados y subjetividades, y en cuya trans-
plícitamente, concepto de curriculum oculto presen- le dan vida y dinamismo al propio sistema. misión a las jóvenes generaciones, se elecciones no sola-
se imbrican en torno a un tipo de per- te en los textos de estudio en la ense- La selección cultural presente en el curriculum reproduce la visión del mundo, de la mente científicas,
escolar expresa lo que una determinada sociedad se- cultura, de los grupos sociales dominan-
sona y sociedad que estamos, como ñanza de los distintos contenidos de lecciona como conocimiento educativo para ser en- tes. Cuando se decide lo que se incor-
sino también, y de
sistema escolar, favoreciendo su for- las asignaturas, específicamente, en señado y aprendido por las jóvenes generaciones. En pora, también se decide lo que se omi- modo muy impor-
mación. la historia de Chile, durante el perío- este ámbito, el curriculum se operacionaliza en el te, por lo que los contenidos de estudio tante, elecciones
sistema educativo formal a través de los planes y pro- son de una u otra forma la representa-
En la perspectiva de compartir es- do de conquista y colonia. ción de elecciones no solamente cien-
de tipo ideológi-
gramas de estudio. En Chile, el Estado define los
Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos tíficas, sino también, y de modo muy cas.
Obligatorios y planes y programas que se imple- importante, elecciones de tipo ideoló-
mentan en la gran mayoría de las escuelas y liceos. gicas.
1 El autor es Profesor de Historia y Geografía (Universidad de Concepción), Administrador Educacional (Universidad Mayor), Magíster en Curriculum Programas que visualizan lo que se considera impres- Lo incluido resulta ser lo que decide la autori-
Educacional (Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación) y Doctor en Filosofía y Letras (Universidad de Valladolid, España). Actual- cindible que niños y jóvenes deben adquirir a nivel dad respectiva, que legitima estas decisiones con el
mente se desempeña como académico de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso. Dirección de cognitivo y valórico. aval de determinadas comunidades académicas, que
contacto: fcisterna@yahoo.com.
2 “Curriculum oculto e ideología en la enseñanza de la historia: la visión de la conquista hispánica y la formación nacional en Chile”, Facultad de
no sólo depuran un conocimiento disciplinar espe-
Ciencias de la Educación de la Universidad de Valladolid, España. 3 JACKSON, P. (1994). Págs. 73 y 77. cífico, sino que también filtran dichos conocimien-

48 49
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

Curriculum escolar
y curriculum oculto
La enseñanza Lo que define un “curriculum oculto”, eviden-
ciado ya desde los trabajos de Philip W. Jackson, es
su fenomenología implícita, paralela y simultánea

de la historia a los procesos oficiales de escolarización3.


El estudio del curriculum oculto puede ser reali-
zado a partir de dos perspectivas distintas y teórica-

y curriculum oculto
mente opuestas: la primera, enmarcada en una vi-
sión funcionalista, que rescata su utilidad instru-
mental desde la consideración de su rol potencial
como adaptador del sujeto a la vida institucional

en la educación chilena del centro escolar (y con ello a la vida de la socie-


dad como sistema global), y la segunda, inspirada
en una visión crítica, que analiza este curriculum
como un poderoso conjunto articulado de mensa-
jes implícitos, por el cual el sistema escolar y sus
Francisco Cisterna Cabrera1 instituciones tienden a entregar particulares repre-
sentaciones, visiones e interpretaciones del conoci-
miento escolar, que conforman un modo orgánico
de expresión de sesgos, prejuicios, discriminacio-
nes y estereotipos, bajo los cuales subyacen deter-
minadas orientaciones ideológicas, a partir de las
Analizar crí- tudios e investigaciones que están rea- que se expresa una visión hegemónica de mundo.
ticamente el lizando docentes chilenos que podrían Sin embargo, una premisa básica sostiene am-
bas perspectivas: analizar el curriculum oculto es
curriculum y enriquecer las conversaciones en tor- interpelar a los aspectos profundos de la vida esco-
sus compo- no al próximo Congreso Pedagógico lar, ya que su estudio nos devela claves fundamen-
nentes es una Curricular, presentamos un artículo, tales para la comprensión de lo que sucede en un
sistema o un centro educativo, ya sea a través de los
tarea que per- elaborado especialmente para Docen- procesos de socialización estudiantil, o bien, a tra-
mite compren- cia, por Francisco Cisterna Cabrera, vés de los procesos de selección de cultura.
Los procesos de socialización escolar dan cuenta, El análisis del curriculum como se-
der con mayor académico de la Universidad de Pla- en primer término, de la incorporación que un sujeto lección cultural parte de la constatación
Los contenidos de
profundidad ya Ancha, elaborado a partir de su Te- vivencia de las normas, procedimientos y hábitos, que de que las escuelas no son sitios políti-
estudio son de una
conforman lo que es la cultura escolar de un centro, camente neutrales, sino que están di-
cómo éstos, sis Doctoral2. que en última instancia es también expresión de la rectamente relacionados con la cons- u otra forma la re-
explícita o im- Este trabajo nos adentra en el cultura de un sistema, y en segundo término, de las trucción y control de discursos, signifi-
presentación de
interacciones de ese sujeto con otros, que son las que cados y subjetividades, y en cuya trans-
plícitamente, concepto de curriculum oculto presen- le dan vida y dinamismo al propio sistema. misión a las jóvenes generaciones, se elecciones no sola-
se imbrican en torno a un tipo de per- te en los textos de estudio en la ense- La selección cultural presente en el curriculum reproduce la visión del mundo, de la mente científicas,
escolar expresa lo que una determinada sociedad se- cultura, de los grupos sociales dominan-
sona y sociedad que estamos, como ñanza de los distintos contenidos de lecciona como conocimiento educativo para ser en- tes. Cuando se decide lo que se incor-
sino también, y de
sistema escolar, favoreciendo su for- las asignaturas, específicamente, en señado y aprendido por las jóvenes generaciones. En pora, también se decide lo que se omi- modo muy impor-
mación. la historia de Chile, durante el perío- este ámbito, el curriculum se operacionaliza en el te, por lo que los contenidos de estudio tante, elecciones
sistema educativo formal a través de los planes y pro- son de una u otra forma la representa-
En la perspectiva de compartir es- do de conquista y colonia. ción de elecciones no solamente cien-
de tipo ideológi-
gramas de estudio. En Chile, el Estado define los
Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos tíficas, sino también, y de modo muy cas.
Obligatorios y planes y programas que se imple- importante, elecciones de tipo ideoló-
mentan en la gran mayoría de las escuelas y liceos. gicas.
1 El autor es Profesor de Historia y Geografía (Universidad de Concepción), Administrador Educacional (Universidad Mayor), Magíster en Curriculum Programas que visualizan lo que se considera impres- Lo incluido resulta ser lo que decide la autori-
Educacional (Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación) y Doctor en Filosofía y Letras (Universidad de Valladolid, España). Actual- cindible que niños y jóvenes deben adquirir a nivel dad respectiva, que legitima estas decisiones con el
mente se desempeña como académico de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso. Dirección de cognitivo y valórico. aval de determinadas comunidades académicas, que
contacto: fcisterna@yahoo.com.
2 “Curriculum oculto e ideología en la enseñanza de la historia: la visión de la conquista hispánica y la formación nacional en Chile”, Facultad de
no sólo depuran un conocimiento disciplinar espe-
Ciencias de la Educación de la Universidad de Valladolid, España. 3 JACKSON, P. (1994). Págs. 73 y 77. cífico, sino que también filtran dichos conocimien-

48 49
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

la reproducción de la ideología dominante, de sus


formas de conocimiento, y la distribución de las
En este contexto de imposición hegemónica, el
sistema escolar (el curriculum, la escuela, el sistema Objetividad
habilidades necesarias para la reproducción de la
división social del trabajo”5.
normativo, las expectativas que se construyen, etc.),
es una poderosa institución de difusión y legitima- y subjetividad
Apple reflexiona sobre esto al estudiar las rela-
ciones entre el sistema de enseñanza, el sistema eco-
ción, logrando que mediante un proceso de inter-
pelación a la conciencia de los sujetos, la ideología del conocimiento
nómico y las formas de control social que se van
estableciendo. Para este autor, dichas relaciones se
sea vivida y asumida como referente de verdad y,
por tanto, de juicio y validación. histórico
expresan básicamente en la verificación de que, por Desde esta perspectiva teórica, por consiguien-
una parte, las instituciones educativas se encargan te, analizar el fenómeno del curriculum oculto es Los ejes en torno a los que se articula esta discu-
de repartir diferentes servicios y bienes educativos develar los mecanismos implícitos, subyacentes, sión están enmarcados en dos cuestiones centrales:
a diferentes alumnos, según su ubicación dentro de tácitos, no manifiestos, mediante los cuales la ideo- la objetividad tanto como un problema de método,
la jerarquización social. Y por otra, en que esta des- logía hegemónica en el sistema escolar encuentra como también de interpretación.
igual distribución de “propiedad simbólica” está una de sus más efectivas vías de transmisión y re- • Objetividad y método
estrechamente relacionada con la forma mediante creación. Desde la posición de un grupo importante de
la cual el sistema escolar, como sistema en sí, es to- historiadores contemporáneos, el conocimiento
talmente funcional respecto a los intereses de los histórico adquiere validez y categoría científica
grupos en el poder, sin que éstos “tengan necesidad
de recurrir a mecanismos manifiestos de domina- Objetividad, cuando el proceso de su producción se sostiene en
el seguimiento riguroso de un método investigativo
ción”6.
Desde la mirada crítica, analizar el problema del subjetividad fundado en principios de trabajo científico.
Para Topolsky las preconcepciones de los histo-
curriculum es, en el fondo, analizar la forma cómo
a través de la selección de cultura, se expresan ofi- y finalidades riadores condicionan de por sí el fruto de sus traba-
jos, lo que trae como consecuencia que la naturale-
cialmente los valores e intereses de los grupos de
control y dominio social, y con ello, cómo la ideo- de la enseñanza za del conocimiento histórico se relacione con los
problemas derivados de la interpretación, los que
logía dominante encuentra uno de sus cauces más
propicios para su expresión, circulación, reproduc- de la Historia “se pueden agrupar en torno a dos preguntas cen-
trales: ¿Es posible hacer afirmaciones con significa-
ción y renovación. do sobre el pasado, o sea, afirmaciones con un va-
Las relaciones profundas entre escuela y socie- En este trabajo, tomamos como fenómeno de lor lógico? (esto partiendo del supuesto de que nues-
dad hacen que el problema del curriculum escolar estudio el análisis del curriculum oculto en la ense- tras afirmaciones sobre el pasado se refieren real-
deba ser planteado, entonces, íntimamente unido ñanza de la Historia de Chile, y como objeto espe- mente al pasado) y ¿es posible dar una descripción
tos a la luz de acuerdos que establecen los criterios al tema de la ideología. Cómo las escuelas distribu- cífico de investigación, el develamiento de este sis- verdadera (objetiva) del pasado?”8.
de validez. En el decir de Stenhouse, “convencio- yen determinadas visiones e interpretaciones de la tema de mensajes implícitos en la presentación e Para este autor, la respuesta está en la premisa
nes y valores impregnan toda la enseñanza escolar, realidad y a quiénes interesan, legitiman y benefi- interpretación de los fenómenos de conquista y de que la validez del conocimiento histórico, en
su estructura y organización. Las disciplinas, las ar- cian esas visiones son vistos, desde aquí, como los asentamiento colonial hispánico del Reino de Chi- torno al problema de la interpretación, se logra ha-
tes, las destrezas y las lenguas implican valores y temas claves de la problemática escolar. le que se realiza en los libros de texto para la educa- ciendo apelación al entendimiento dialéctico de la
convenciones. (…) En muchas escuelas, sobre todo En tanto la ideología es entendida como un ción media nacional7. realidad, con la salvedad, en todo caso, que para un
del sector privado, se enseñan explícitamente valo- constructo mediante el cual los hombres entienden Para llevar a cabo esta investigación, se hace historiador científico “su objetividad nunca será
res y convenciones correspondientes a una deter- lógicamente el mundo, lo estructuran mentalmen- necesario, que así como hemos realizado una aproxi- absoluta, ya que sería absurdo afirmar que el cono-
minada clase social, y también están implícitas en te y le confieren sentido y coherencia, haciendo mación teórica al concepto de curriculum oculto cimiento de todos los historiadores es uniforme. Las
muchas otras. Es objeto de discusión si las propias posible la existencia construida de una determina- desde el campo de la teoría curricular propiamente gafas a través de las cuales miran los historiadores
disciplinas se hallan basadas en valores vinculados da realidad social; su característica más importante tal, también realicemos, para efectos de ampliar el los colores y las formas del mundo siempre perma-
a clases sociales. Incluso, procedimientos escolares resulta ser su historicidad, es decir, su origen y de- horizonte hermenéutico en que se sostiene este tra- necerán diferenciadas, aunque sólo sea por las dife-
corrientes como el agrupamiento por capacidad, sarrollo dentro de un conjunto determinado de cir- bajo, caracterizar epistemológicamente, en térmi- rencias de la experiencia individual”9.
etc., implican valores, al igual, desde luego, que ri- cunstancias donde los intereses de los grupos que nos sintéticos, las propiedades de la enseñanza de Por su parte, Vilar sostiene, en este sentido, que
tuales, como las reuniones matutinas y los días de- gobiernan y manejan el poder se manifiestan la Historia desde su propio campo disciplinar. “el objetivo de la historia no es hacer revivir el pasa-
dicados al diálogo. En todos estos casos, el centro hegemónicamente sobre el resto de los otros gru- En esta visión, indagar sobre el fenómeno del do, sino comprenderlo”, por lo cual al “historiador
educativo refleja valores sustentados por sectores pos que componen la sociedad. Así, mediante la curriculum oculto en la enseñanza de la Historia no (le) basta con hacer revivir una realidad política,
sociales fuera de las escuelas. (…) En la mayoría de ideología se unifica la conciencia de los hombres nos lleva a discutir, en primer término, en torno al sino que debe someterse un momento y una socie-
los casos, la posesión radica en algún grupo exte- en determinadas concepciones de mundo y reali- problema de la objetividad/subjetividad del cono- dad a un análisis de tipo científico”10.
rior a la escuela que actúa como lugar de referencia dad; mediante la hegemonía se confiere una direc- cimiento histórico, y en segundo término, sobre las Esto viene a expresar la idea de que por “científi-
y fuente de normas”4. ción material concreta a dichas concepciones. finalidades de la enseñanza de este conocimiento. co” se entiende a un método que se reconoce toda-
Esta perspectiva de análisis nos sitúa en una ra- vía en etapa de creación, y que en sus rasgos funda-
cionalidad sociocrítica, en cuya base está la idea de mentales se caracteriza por: “la preocupación críti-
que “las funciones primordiales de la escuela son: 5 GIROUX, H. (1985). Págs. 44 - 49. 7 Como se verá más adelante, los textos tomados como muestra
6 APPLE, M. (1986). Pág. 13. Al respecto, los propios datos ofi- de estudio son aquellos que se utilizaron en Chile hasta la re-
ciales señalan que en la realidad escolar chilena sigue existien- forma educativa actual de la Educación Media. No tenemos 8 TOPOLSKY, J. (1992). Pág. 243.
do una estrecha relación entre el acceso a los bienes educati- registro si dichos textos se siguen utilizando bajo el nuevo 9 Ibid. Pág. 266.
4 STENHOUSE, L. (1984). Pág. 39. vos y el origen socioeconómico y cultural de los sujetos. marco regulatorio. 10 VILAR, P. (1982). Pág. 22.

50 51
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

la reproducción de la ideología dominante, de sus


formas de conocimiento, y la distribución de las
En este contexto de imposición hegemónica, el
sistema escolar (el curriculum, la escuela, el sistema Objetividad
habilidades necesarias para la reproducción de la
división social del trabajo”5.
normativo, las expectativas que se construyen, etc.),
es una poderosa institución de difusión y legitima- y subjetividad
Apple reflexiona sobre esto al estudiar las rela-
ciones entre el sistema de enseñanza, el sistema eco-
ción, logrando que mediante un proceso de inter-
pelación a la conciencia de los sujetos, la ideología del conocimiento
nómico y las formas de control social que se van
estableciendo. Para este autor, dichas relaciones se
sea vivida y asumida como referente de verdad y,
por tanto, de juicio y validación. histórico
expresan básicamente en la verificación de que, por Desde esta perspectiva teórica, por consiguien-
una parte, las instituciones educativas se encargan te, analizar el fenómeno del curriculum oculto es Los ejes en torno a los que se articula esta discu-
de repartir diferentes servicios y bienes educativos develar los mecanismos implícitos, subyacentes, sión están enmarcados en dos cuestiones centrales:
a diferentes alumnos, según su ubicación dentro de tácitos, no manifiestos, mediante los cuales la ideo- la objetividad tanto como un problema de método,
la jerarquización social. Y por otra, en que esta des- logía hegemónica en el sistema escolar encuentra como también de interpretación.
igual distribución de “propiedad simbólica” está una de sus más efectivas vías de transmisión y re- • Objetividad y método
estrechamente relacionada con la forma mediante creación. Desde la posición de un grupo importante de
la cual el sistema escolar, como sistema en sí, es to- historiadores contemporáneos, el conocimiento
talmente funcional respecto a los intereses de los histórico adquiere validez y categoría científica
grupos en el poder, sin que éstos “tengan necesidad
de recurrir a mecanismos manifiestos de domina- Objetividad, cuando el proceso de su producción se sostiene en
el seguimiento riguroso de un método investigativo
ción”6.
Desde la mirada crítica, analizar el problema del subjetividad fundado en principios de trabajo científico.
Para Topolsky las preconcepciones de los histo-
curriculum es, en el fondo, analizar la forma cómo
a través de la selección de cultura, se expresan ofi- y finalidades riadores condicionan de por sí el fruto de sus traba-
jos, lo que trae como consecuencia que la naturale-
cialmente los valores e intereses de los grupos de
control y dominio social, y con ello, cómo la ideo- de la enseñanza za del conocimiento histórico se relacione con los
problemas derivados de la interpretación, los que
logía dominante encuentra uno de sus cauces más
propicios para su expresión, circulación, reproduc- de la Historia “se pueden agrupar en torno a dos preguntas cen-
trales: ¿Es posible hacer afirmaciones con significa-
ción y renovación. do sobre el pasado, o sea, afirmaciones con un va-
Las relaciones profundas entre escuela y socie- En este trabajo, tomamos como fenómeno de lor lógico? (esto partiendo del supuesto de que nues-
dad hacen que el problema del curriculum escolar estudio el análisis del curriculum oculto en la ense- tras afirmaciones sobre el pasado se refieren real-
deba ser planteado, entonces, íntimamente unido ñanza de la Historia de Chile, y como objeto espe- mente al pasado) y ¿es posible dar una descripción
tos a la luz de acuerdos que establecen los criterios al tema de la ideología. Cómo las escuelas distribu- cífico de investigación, el develamiento de este sis- verdadera (objetiva) del pasado?”8.
de validez. En el decir de Stenhouse, “convencio- yen determinadas visiones e interpretaciones de la tema de mensajes implícitos en la presentación e Para este autor, la respuesta está en la premisa
nes y valores impregnan toda la enseñanza escolar, realidad y a quiénes interesan, legitiman y benefi- interpretación de los fenómenos de conquista y de que la validez del conocimiento histórico, en
su estructura y organización. Las disciplinas, las ar- cian esas visiones son vistos, desde aquí, como los asentamiento colonial hispánico del Reino de Chi- torno al problema de la interpretación, se logra ha-
tes, las destrezas y las lenguas implican valores y temas claves de la problemática escolar. le que se realiza en los libros de texto para la educa- ciendo apelación al entendimiento dialéctico de la
convenciones. (…) En muchas escuelas, sobre todo En tanto la ideología es entendida como un ción media nacional7. realidad, con la salvedad, en todo caso, que para un
del sector privado, se enseñan explícitamente valo- constructo mediante el cual los hombres entienden Para llevar a cabo esta investigación, se hace historiador científico “su objetividad nunca será
res y convenciones correspondientes a una deter- lógicamente el mundo, lo estructuran mentalmen- necesario, que así como hemos realizado una aproxi- absoluta, ya que sería absurdo afirmar que el cono-
minada clase social, y también están implícitas en te y le confieren sentido y coherencia, haciendo mación teórica al concepto de curriculum oculto cimiento de todos los historiadores es uniforme. Las
muchas otras. Es objeto de discusión si las propias posible la existencia construida de una determina- desde el campo de la teoría curricular propiamente gafas a través de las cuales miran los historiadores
disciplinas se hallan basadas en valores vinculados da realidad social; su característica más importante tal, también realicemos, para efectos de ampliar el los colores y las formas del mundo siempre perma-
a clases sociales. Incluso, procedimientos escolares resulta ser su historicidad, es decir, su origen y de- horizonte hermenéutico en que se sostiene este tra- necerán diferenciadas, aunque sólo sea por las dife-
corrientes como el agrupamiento por capacidad, sarrollo dentro de un conjunto determinado de cir- bajo, caracterizar epistemológicamente, en térmi- rencias de la experiencia individual”9.
etc., implican valores, al igual, desde luego, que ri- cunstancias donde los intereses de los grupos que nos sintéticos, las propiedades de la enseñanza de Por su parte, Vilar sostiene, en este sentido, que
tuales, como las reuniones matutinas y los días de- gobiernan y manejan el poder se manifiestan la Historia desde su propio campo disciplinar. “el objetivo de la historia no es hacer revivir el pasa-
dicados al diálogo. En todos estos casos, el centro hegemónicamente sobre el resto de los otros gru- En esta visión, indagar sobre el fenómeno del do, sino comprenderlo”, por lo cual al “historiador
educativo refleja valores sustentados por sectores pos que componen la sociedad. Así, mediante la curriculum oculto en la enseñanza de la Historia no (le) basta con hacer revivir una realidad política,
sociales fuera de las escuelas. (…) En la mayoría de ideología se unifica la conciencia de los hombres nos lleva a discutir, en primer término, en torno al sino que debe someterse un momento y una socie-
los casos, la posesión radica en algún grupo exte- en determinadas concepciones de mundo y reali- problema de la objetividad/subjetividad del cono- dad a un análisis de tipo científico”10.
rior a la escuela que actúa como lugar de referencia dad; mediante la hegemonía se confiere una direc- cimiento histórico, y en segundo término, sobre las Esto viene a expresar la idea de que por “científi-
y fuente de normas”4. ción material concreta a dichas concepciones. finalidades de la enseñanza de este conocimiento. co” se entiende a un método que se reconoce toda-
Esta perspectiva de análisis nos sitúa en una ra- vía en etapa de creación, y que en sus rasgos funda-
cionalidad sociocrítica, en cuya base está la idea de mentales se caracteriza por: “la preocupación críti-
que “las funciones primordiales de la escuela son: 5 GIROUX, H. (1985). Págs. 44 - 49. 7 Como se verá más adelante, los textos tomados como muestra
6 APPLE, M. (1986). Pág. 13. Al respecto, los propios datos ofi- de estudio son aquellos que se utilizaron en Chile hasta la re-
ciales señalan que en la realidad escolar chilena sigue existien- forma educativa actual de la Educación Media. No tenemos 8 TOPOLSKY, J. (1992). Pág. 243.
do una estrecha relación entre el acceso a los bienes educati- registro si dichos textos se siguen utilizando bajo el nuevo 9 Ibid. Pág. 266.
4 STENHOUSE, L. (1984). Pág. 39. vos y el origen socioeconómico y cultural de los sujetos. marco regulatorio. 10 VILAR, P. (1982). Pág. 22.

50 51
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

ca”, que “consiste en no sos hechos y fenómenos, para legitimar visiones ideológicas y políticas clara- da “Tercera República”
aceptar la existencia de un configura un cuerpo de mente determinadas, encuentra entre los historia- francesa se proponen
hecho, la autenticidad de elementos subyacentes dores contemporáneos a Fontana como uno de sus como importante meta
un texto, hasta después de que van marcando el que- más importantes representantes. Fontana analiza que la enseñanza de la
verificaciones minucio- hacer de la historia como este problema a partir de la gran difusión que tuvo historia “sea una tarea
sas”, y la “preocupación campo de estudio, lo que a fines de la década de 1980 el artículo de Francis primordial (…) por me-
constructiva”, que consis- cuestiona la creencia en Fukuyama titulado “El fin de la Historia”. A su jui- dio de la cual [se pue-
te en elegir determinado una historia cientifista y cio, esta extremada difusión se relaciona directa- da] devolver a nuestro
tipo de hechos, en con- puramente objetiva, y re- mente con intereses conservadores, en donde la lec- país (Francia en este
frontarlos y en buscar las afirma el criterio de sub- tura de los últimos acontecimientos históricos del caso) la unidad y la
correlaciones, con el fin de jetividad que el historia- siglo XX se inserta en una interpretación muy fuerza moral”, es decir,
resolver un problema plan- dor introduce en su tra- parcializada de ellos. Frente a los sesgos contenidos que la enseñanza de la
teado por el pasado huma- bajo. Desde aquí, se sos- en tales proposiciones, Fontana plantea que la ve- historia a las jóvenes
no”11. tiene la existencia de un racidad de las interpretaciones históricas y la vali- generaciones se con-
Con todo ello, más la “curriculum oculto”, no dez del conocimiento que se construye está direc- vierta precisamente en
comprensión dialéctica, el sólo en la transmisión del tamente relacionado, por tanto, con la capacidad el mejor instrumento
conocimiento producido conocimiento histórico, crítica de analizar la realidad, y sobre todo de “des- para poder “despertar la
por el historiador puede sino también en su pro- montar las ideologías legitimadoras”17. conciencia de sí misma
aspirar a alcanzar la cate- pia construcción. Desde nuestra perspectiva, la dialéctica que sus- en el alma de la nación
goría de científico, es de- A este respecto, Pagés tenta todo trabajo interpretativo, en el caso de la a través del conoci-
cir, de verdadero dentro señala que “el historiador historia adquiere especial importancia, pues en el miento profundo de su
del marco del avance que introduce el criterio de su centro de aquello que se denomina verdad históri- historia”18. De esta con-
los medios disponibles lo subjetividad desde el mo- ca está la idea de la re-construcción continua, lo cepción utilitaria de la
permitan. Es en este sen- mento en que hace una que significa el reconocimiento de que no existen enseñanza de la histo-
tido que otro autor, Tuñón elección teórica que con- periodos cerrados al análisis histórico, sino que cual- ria, nacerá todo el con-
de Lara, afirma que en la dicionará inevitablemen- quier periodo o fenómeno de la historia se halla en junto de instrucciones ministeriales de esa Tercera
base de la cientificidad histórica está la propia rigu- te el producto de su trabajo, la que además, no pue- revisión permanente. Así, tanto la acción de pro- República, las que apuntan a propugnar la elabora-
rosidad de quienes construyen el conocimiento his- de ser desvinculada de la problemática específica ducción del conocimiento histórico como la acción ción de manuales escolares impregnados de una
tórico, no sólo para constituir un saber sobre la ex- de su presente… pero con la salvedad de que el he- de circulación y enseñanza de dicho conocimiento ideología nacionalista, cuyo fin supremo será edu-
periencia colectiva de un pueblo, sino que para ex- cho de que se reconozca la imposibilidad absoluta deben estar impregnadas de este sentido crítico. car “en el amor a la República, a fin de consolidar el
plicar, desmitificar, entregar una visión equilibrada del conocimiento objetivo de la historia y la inevi- soporte social del régimen; rechazar el oscurantismo
de los hechos y fenómeno estudiados, y sobre todo, tabilidad del subjetivismo, no significa relativizar clerical, retirándole a la Iglesia el control sobre los
para “detectar y rechazar las manipulaciones, las
funciones justificadoras de la ideología”12.
todos los trabajos de historia o aceptar todo tipo de
interpretaciones, pues aun entre historiadores que Las finalidades espíritus; preparar la venganza contra el enemigo
hereditario, contra el Reich alemán”.
En síntesis, si bien un método de naturaleza crí-
tica, exhaustivo, colaborativo con otras ciencias, ha
reivindican posiciones teóricas e ideológicas dife-
rentes, pueden existir criterios unánimes que en de la enseñanza Todo lo anterior, en nuestro objeto de estudio,
cobra importancia fundamental, ya que, como po-
ido validando progresivamente el sentido científi-
co del conocimiento histórico, la mirada ideológi-
muchos casos permiten delimitar una verdad his-
tórica universalmente aceptada, aunque sea una de la Historia dremos ver, aunque en la educación media chilena
la enseñanza de la Historia, a diferencia del ejem-
ca de los historiadores, admitida por ellos mismos, verdad interpretada de formas diferentes y desde plo anterior, no está estructurada desde la idea de
sigue teniendo importante incidencia en la veraci- distintas perspectivas”14. ¿Cuál es la utilidad de enseñar Historia a los es- un estado-nación inalterable, sino de la de un esta-
dad de sus productos. El planteamiento de Carr en torno a que “histo- colares? do-nación estrechamente ligado al devenir europeo,
• Objetividad e interpretación. riar significa interpretar”15 implica que dicha acción Una revisión del desarrollo historiográfico de- específicamente a la historia de España, el factor
Como es sabido, construir conocimiento histó- interpretativa es un proceso de conocimiento del muestra que si hay un eje instrumental para la ense- ideológico nacionalista es uno de los elementos más
rico es, en primer término, interrogar exhaus- pasado desde una reconstrucción mental o espiri- ñanza de la historia a las generaciones jóvenes, en destacados de los sesgos que como
tivamente a las fuentes históricas. Sin embargo, di- tual hecha desde el presente16. los distintos países y sistemas político-sociales, éste curriculum oculto se expresan en
chas fuentes informativas “no son neutras, ni están La afirmación de que la historia y el discurso es el nacionalismo, el cual, actuando como factor los textos escolares chilenos, no
dadas de antemano, sino que es el historiador el histórico son a menudo utilizados como un medio inspirador, se ha presentado de múltiples maneras, sólo como construcción de pasa- Tanto la acción de
que les otorga a los restos del pasado tal carácter y pero bajo un común denominador, que es la exalta- do como nación, sino como ele- producción del cono-
trabaja con lo que éstos le proporcionan de acuer- ción de aquellos elementos considerados vitales para mento de búsqueda para la cons-
do con su particular formación científica, pero tam- 14 PAGÉS, P. (1990). Págs. 14 a 31.
el fortalecimiento del concepto de estado-nación. trucción y legitimación de la iden-
cimiento histórico co-
15 CARR, E. (1984). Pág. 32.
bién de acuerdo con su particular interpretación del 16 Esta misma idea es planteada por otros historiadores clásicos, Un ejemplo ilustrador de este tipo de uso de la tidad. mo la acción de circu-
período histórico que está estudiando”13. como Collingwood, para quien el quehacer del historiador y historia es el que citan Bourdé y Martin, dando cuen- lación y enseñanza de
El discurso histórico, y el uso que de él se hace el rol de la Historia se relacionan con dos cuestiones esencia- ta de la forma como a través de la idea de una histo-
para narrar, describir, explicar e interpretar diver-
les: el concepto del conocimiento histórico concebido como
ria positivista, que se difunde con la denominación
dicho conocimiento
la re-construcción de lo que la propia mente humana ha he-
cho en el pasado, y el concepto del pensar histórico, entendi- de “historia metódica”, las autoridades de la llama- deben estar impreg-
do como un acto de imaginación mediante el cual el historia-
11 Ibid. Pág. 33. dor entiende un pasado cuya desaparición material le impedi-
nadas de este sentido
12 TUÑÓN DE LARA, M. (1983). Págs. 20 y 21.
13 ARÓSTEGUI, J. (1995). Págs. 40-54.
rá por siempre un total conocimiento. COLLINGWOOD, R.
(1987). Págs. 213 y 244. 17 FONTANA, J. (1992). Págs. 87-100.
18 BOURDÉ, G. y MARTIN, H. (1992).
Pág. 131.
crítico.

52 53
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

ca”, que “consiste en no sos hechos y fenómenos, para legitimar visiones ideológicas y políticas clara- da “Tercera República”
aceptar la existencia de un configura un cuerpo de mente determinadas, encuentra entre los historia- francesa se proponen
hecho, la autenticidad de elementos subyacentes dores contemporáneos a Fontana como uno de sus como importante meta
un texto, hasta después de que van marcando el que- más importantes representantes. Fontana analiza que la enseñanza de la
verificaciones minucio- hacer de la historia como este problema a partir de la gran difusión que tuvo historia “sea una tarea
sas”, y la “preocupación campo de estudio, lo que a fines de la década de 1980 el artículo de Francis primordial (…) por me-
constructiva”, que consis- cuestiona la creencia en Fukuyama titulado “El fin de la Historia”. A su jui- dio de la cual [se pue-
te en elegir determinado una historia cientifista y cio, esta extremada difusión se relaciona directa- da] devolver a nuestro
tipo de hechos, en con- puramente objetiva, y re- mente con intereses conservadores, en donde la lec- país (Francia en este
frontarlos y en buscar las afirma el criterio de sub- tura de los últimos acontecimientos históricos del caso) la unidad y la
correlaciones, con el fin de jetividad que el historia- siglo XX se inserta en una interpretación muy fuerza moral”, es decir,
resolver un problema plan- dor introduce en su tra- parcializada de ellos. Frente a los sesgos contenidos que la enseñanza de la
teado por el pasado huma- bajo. Desde aquí, se sos- en tales proposiciones, Fontana plantea que la ve- historia a las jóvenes
no”11. tiene la existencia de un racidad de las interpretaciones históricas y la vali- generaciones se con-
Con todo ello, más la “curriculum oculto”, no dez del conocimiento que se construye está direc- vierta precisamente en
comprensión dialéctica, el sólo en la transmisión del tamente relacionado, por tanto, con la capacidad el mejor instrumento
conocimiento producido conocimiento histórico, crítica de analizar la realidad, y sobre todo de “des- para poder “despertar la
por el historiador puede sino también en su pro- montar las ideologías legitimadoras”17. conciencia de sí misma
aspirar a alcanzar la cate- pia construcción. Desde nuestra perspectiva, la dialéctica que sus- en el alma de la nación
goría de científico, es de- A este respecto, Pagés tenta todo trabajo interpretativo, en el caso de la a través del conoci-
cir, de verdadero dentro señala que “el historiador historia adquiere especial importancia, pues en el miento profundo de su
del marco del avance que introduce el criterio de su centro de aquello que se denomina verdad históri- historia”18. De esta con-
los medios disponibles lo subjetividad desde el mo- ca está la idea de la re-construcción continua, lo cepción utilitaria de la
permitan. Es en este sen- mento en que hace una que significa el reconocimiento de que no existen enseñanza de la histo-
tido que otro autor, Tuñón elección teórica que con- periodos cerrados al análisis histórico, sino que cual- ria, nacerá todo el con-
de Lara, afirma que en la dicionará inevitablemen- quier periodo o fenómeno de la historia se halla en junto de instrucciones ministeriales de esa Tercera
base de la cientificidad histórica está la propia rigu- te el producto de su trabajo, la que además, no pue- revisión permanente. Así, tanto la acción de pro- República, las que apuntan a propugnar la elabora-
rosidad de quienes construyen el conocimiento his- de ser desvinculada de la problemática específica ducción del conocimiento histórico como la acción ción de manuales escolares impregnados de una
tórico, no sólo para constituir un saber sobre la ex- de su presente… pero con la salvedad de que el he- de circulación y enseñanza de dicho conocimiento ideología nacionalista, cuyo fin supremo será edu-
periencia colectiva de un pueblo, sino que para ex- cho de que se reconozca la imposibilidad absoluta deben estar impregnadas de este sentido crítico. car “en el amor a la República, a fin de consolidar el
plicar, desmitificar, entregar una visión equilibrada del conocimiento objetivo de la historia y la inevi- soporte social del régimen; rechazar el oscurantismo
de los hechos y fenómeno estudiados, y sobre todo, tabilidad del subjetivismo, no significa relativizar clerical, retirándole a la Iglesia el control sobre los
para “detectar y rechazar las manipulaciones, las
funciones justificadoras de la ideología”12.
todos los trabajos de historia o aceptar todo tipo de
interpretaciones, pues aun entre historiadores que Las finalidades espíritus; preparar la venganza contra el enemigo
hereditario, contra el Reich alemán”.
En síntesis, si bien un método de naturaleza crí-
tica, exhaustivo, colaborativo con otras ciencias, ha
reivindican posiciones teóricas e ideológicas dife-
rentes, pueden existir criterios unánimes que en de la enseñanza Todo lo anterior, en nuestro objeto de estudio,
cobra importancia fundamental, ya que, como po-
ido validando progresivamente el sentido científi-
co del conocimiento histórico, la mirada ideológi-
muchos casos permiten delimitar una verdad his-
tórica universalmente aceptada, aunque sea una de la Historia dremos ver, aunque en la educación media chilena
la enseñanza de la Historia, a diferencia del ejem-
ca de los historiadores, admitida por ellos mismos, verdad interpretada de formas diferentes y desde plo anterior, no está estructurada desde la idea de
sigue teniendo importante incidencia en la veraci- distintas perspectivas”14. ¿Cuál es la utilidad de enseñar Historia a los es- un estado-nación inalterable, sino de la de un esta-
dad de sus productos. El planteamiento de Carr en torno a que “histo- colares? do-nación estrechamente ligado al devenir europeo,
• Objetividad e interpretación. riar significa interpretar”15 implica que dicha acción Una revisión del desarrollo historiográfico de- específicamente a la historia de España, el factor
Como es sabido, construir conocimiento histó- interpretativa es un proceso de conocimiento del muestra que si hay un eje instrumental para la ense- ideológico nacionalista es uno de los elementos más
rico es, en primer término, interrogar exhaus- pasado desde una reconstrucción mental o espiri- ñanza de la historia a las generaciones jóvenes, en destacados de los sesgos que como
tivamente a las fuentes históricas. Sin embargo, di- tual hecha desde el presente16. los distintos países y sistemas político-sociales, éste curriculum oculto se expresan en
chas fuentes informativas “no son neutras, ni están La afirmación de que la historia y el discurso es el nacionalismo, el cual, actuando como factor los textos escolares chilenos, no
dadas de antemano, sino que es el historiador el histórico son a menudo utilizados como un medio inspirador, se ha presentado de múltiples maneras, sólo como construcción de pasa- Tanto la acción de
que les otorga a los restos del pasado tal carácter y pero bajo un común denominador, que es la exalta- do como nación, sino como ele- producción del cono-
trabaja con lo que éstos le proporcionan de acuer- ción de aquellos elementos considerados vitales para mento de búsqueda para la cons-
do con su particular formación científica, pero tam- 14 PAGÉS, P. (1990). Págs. 14 a 31.
el fortalecimiento del concepto de estado-nación. trucción y legitimación de la iden-
cimiento histórico co-
15 CARR, E. (1984). Pág. 32.
bién de acuerdo con su particular interpretación del 16 Esta misma idea es planteada por otros historiadores clásicos, Un ejemplo ilustrador de este tipo de uso de la tidad. mo la acción de circu-
período histórico que está estudiando”13. como Collingwood, para quien el quehacer del historiador y historia es el que citan Bourdé y Martin, dando cuen- lación y enseñanza de
El discurso histórico, y el uso que de él se hace el rol de la Historia se relacionan con dos cuestiones esencia- ta de la forma como a través de la idea de una histo-
para narrar, describir, explicar e interpretar diver-
les: el concepto del conocimiento histórico concebido como
ria positivista, que se difunde con la denominación
dicho conocimiento
la re-construcción de lo que la propia mente humana ha he-
cho en el pasado, y el concepto del pensar histórico, entendi- de “historia metódica”, las autoridades de la llama- deben estar impreg-
do como un acto de imaginación mediante el cual el historia-
11 Ibid. Pág. 33. dor entiende un pasado cuya desaparición material le impedi-
nadas de este sentido
12 TUÑÓN DE LARA, M. (1983). Págs. 20 y 21.
13 ARÓSTEGUI, J. (1995). Págs. 40-54.
rá por siempre un total conocimiento. COLLINGWOOD, R.
(1987). Págs. 213 y 244. 17 FONTANA, J. (1992). Págs. 87-100.
18 BOURDÉ, G. y MARTIN, H. (1992).
Pág. 131.
crítico.

52 53
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

Ideología y contrados en los textos analizados, en el ámbito es-


pecífico del análisis textual de contenidos21. El curriculum oculto en los textos escolares
curriculum oculto • Referentes metodológicos La muestra de análisis se presenta en la siguiente tabla.

en la presentación Para realizar el análisis textual de contenidos se


procedió a revisar críticamente la presentación e in- Texto Autor(es) y título
e interpretación de terpretación de contenidos, tanto sobre hechos como
sobre personajes fundamentales del período históri- 1 Villalobos Rivera, Sergio, Toledo Olivares, Ximena y Zapater Alvarado, Eduardo (1992). “Historia y Geografía de Chile”.

la Historia de Chile co en cuestión por parte de los textos escolares, y


compararlos con lo que dicen, al respecto, las fuen-
2
Texto para el 3er año de Educación Media. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.

Vial Correa, Gonzalo y Hernández Gurruchaga, Hilario (1984). “Historia y Geografía de Chile”.
tes históricas propiamente tales, entendiendo por
Texto para el 3er año de Educación Media. Santiago de Chile: Editorial Santillana.
Actualmente, los materia- ellas, para efectos de este trabajo, tanto a los cronis-
les didácticos más utilizados tas de la época como a los historiadores modernos. 3 Cheix Montenegro, Raúl y Gutiérrez Muñoz, Jorge (1992). “Conociendo mi tierra y mi gente”.
por los docentes son los li- Para poder llevar a cabo dicha comparación, uti- Texto de Historia y Geografía de Chile para el 3er año de Educación Media. Santiago de Chile: Editorial Salesiana.
bros de texto, los que no sólo lizamos las categorías e indicadores propuestos por 4 Mellafe, Rolando y Ortiz, Jorge (1994). “Historia y Geografía de Chile”.
son portadores de una selec- Jurjo Torres como “operaciones distorsionadoras del Texto para el tercer año de Educación Media. Santiago de Chile: Ediciones Pedagógicas Chilenas.
ción oficial de cultura, sino conocimiento”, que son las siguientes:
también de todo un curri- Supresiones de contenidos: consistentes en el uso 5 Cunill, Pedro y otros (1969). “La naturaleza y el hombre americano”.
culum oculto, que expresado de operaciones mediante las cuales determinados Texto de Ciencias Sociales. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
como mensajes implícitos acontecimientos, personajes, objetos, etc., simple- 6 Galdames, Luis (1995). “Historia de Chile”. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
imprimen sellos ideológicos mente son suprimidos, omitidos o negados.
determinados a través del de- Adiciones de contenidos: consistentes en “inventar 7 Villalobos Rivera, Sergio y otros (1995). “Historia de Chile”. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
sarrollo de sus contenidos de la existencia de sucesos o de características de acon- 8 Frías Valenzuela, Francisco (1995). “Manual de Historia de Chile. Desde la Prehistoria hasta 1973”.
enseñanza19. tecimientos, objetos o personas que no son tales”. Santiago de Chile: Editorial Zig-Zag.
Tal como lo señala Torres, Deformaciones cuantitativas de contenidos: que se
el curriculum oculto que se expresan en la exageración o minimización de de- 9 Aldunate, Carlos y otros (1996). “Nueva Historia de Chile.
manifiesta en los libros de terminados datos. Desde los orígenes hasta nuestros días”. Santiago de Chile: Editorial Zig-Zag.
texto y manuales de ense- Deformaciones cualitativas de contenidos: que se
ñanza puede adquirir dife- producen generalmente a través de tres ámbitos de
rentes matices: desde discri- información falsa: sobre la identidad de los persona- Para efectos ilustrativos, a continuación propor- ques indígenas a la ciudad de
minaciones relacionadas con jes, acontecimientos, lugares, etc.; sobre las caracte- cionamos un ejemplo de las cinco principales ex- Concepción se convierte en la La única mujer que apa-
el desarrollo de los conteni- rísticas y condiciones de un suceso, personaje u ob- presiones de operaciones de curriculum oculto en- principal heroína, al impulsar
dos de acuerdo con orienta- jeto; y sobre los motivos de una acción. contradas en estos textos desde el ámbito específi- la organización de la resisten-
rece identificada como
ciones sobre la clase social a la cual se tiende a legi- Denominación por lo contrario o inversión de la acu- co del análisis textual de contenidos. La correspon- cia e infundir valor a los su- personaje histórico es
timar, como discriminaciones referidas a condicio- sación: que se generan cuando la cantidad de infor- dencia numérica de la tabla anterior será la que uti- yos23. Inés Suárez, no hay nin-
nes de género, raza, religión, oficios e incluso luga- mación llega a transformar la cualidad, deformando lizaremos para identificar cada uno de los textos. En términos de presencia
res de residencia20. un acontecimiento o personaje hasta hacerle signifi- Operación de curriculum oculto expresada cualitativa, uno de los mejo- guna otra que sea siquie-
En el caso de la investigación que aquí damos car todo lo contrario, o volviendo una acusación como supresión de contenidos: Inés de Suárez y el res ejemplos es la presenta- ra mencionada.
cuenta, la unidad de estudio está conformada por contra el adversario. rol de la mujer en la historia de Chile. ción que se hace de Inés de
un conjunto de 9 textos escolares, en los que anali- Desvío de la atención: consistente en “llamar la aten- Uno de los hechos más interesantes, como ob- Suárez, cuyo rol no sólo se re-
zamos cómo se presentan e interpretan los fenó- ción sobre otro acontecimiento, personaje, lugar u jeto de reflexión, es la constatación de que en los duce a su estatus de compañe-
menos esenciales que configuran el período histó- objeto, o bien dando tantos rodeos alrededor del tema textos escolares analizados, en general, la historia ra de aventuras de los conquis-
rico de conquista y asentamiento colonial hispáni- en cuestión con tal de lograr su difuminación; o, lan- de este período se concibe y presenta como una cues- tadores, sino que además se
co en el llamado Reino de Chile. zando informaciones contradictorias”. tión exclusivamente masculina, en una concepción omite su relación de convi-
La investigación completa comprende e integra Las alusiones a la complejidad del tema y a sus difi- unilateral en la que las mujeres como género no vencia con el héroe conquis-
bajo una triangulación dialéctica el análisis de con- cultades para conocerlo: que corresponde a otra forma tienen prácticamente ninguna importancia, salvo tador, Pedro de Valdivia.
tenidos, el análisis de las imágenes, el análisis de de suprimir hechos o personajes o fenómenos, omi- su participación lógica como madres y parejas de En el Texto 1, pág. 42 y el
lenguaje y el análisis de las actividades didácticas; tiéndolos como contenido de enseñanza, pero esta los hombres. texto 5, pág. 297 se dice que
sin embargo, para el caso de este artículo, por razo- vez bajo el argumento sutil basado en la estrategia Esto queda claramente demostrado tanto desde Pedro de Valdivia en su redu-
nes de espacio, sólo daremos cuenta de algunos de apelar a las dificultades para desarrollarlos con una perspectiva cuantitativa como cualitativa. cido grupo inicial fue “secun-
ejemplos de operaciones de curriculum oculto en- los alumnos22. En términos de presencia cuantitativa, la úni- dado por Inés Suárez, mujer
ca mujer que aparece identificada como personaje valiente que sería eficaz apo-
19 Al respecto, interesantes referencias sobre el sentido del cono- 21 Una versión completa, que incluye los cuatro ámbitos indica-
histórico es Inés Suárez, no hay ninguna otra que yo”. En el Texto 2, pág. 62, la
cimiento educativo depositado en los textos escolares y sus dos, se encuentra pronta a salir editada como libro en: FRAN- sea siquiera mencionada, con lo que se omite la presencia de Inés Suárez se
características como selección de cultura oficial, se pueden CISCO CISTERNA CABRERA, “Curriculum oculto y formación presencia no sólo del género, sino incluso de per- narra de la siguiente manera:
encontrar en APPLE, M. (1996). Págs. 66 y 67. de la conciencia nacional. La transmisión de ideología en la
sonajes femeninos que en circunstancias muy con-
20 Interesante es la reflexión que al respecto realiza Jurjo Torres enseñanza de la historia”, en un sello editorial próximo a
en (1994). “Globalización e interdisciplinariedad: el curriculum definirse. cretas tuvieron especial relevancia, como es el caso 23 GÓNGORA y MARMOLEJO,
integrado”. Págs. 168 a 170. 22 TORRES, Jurjo. (1991). Pág. 110. de Mencía de los Nidos, que ante uno de los ata- Alonso. Págs. 113 -114.

54 55
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

Ideología y contrados en los textos analizados, en el ámbito es-


pecífico del análisis textual de contenidos21. El curriculum oculto en los textos escolares
curriculum oculto • Referentes metodológicos La muestra de análisis se presenta en la siguiente tabla.

en la presentación Para realizar el análisis textual de contenidos se


procedió a revisar críticamente la presentación e in- Texto Autor(es) y título
e interpretación de terpretación de contenidos, tanto sobre hechos como
sobre personajes fundamentales del período históri- 1 Villalobos Rivera, Sergio, Toledo Olivares, Ximena y Zapater Alvarado, Eduardo (1992). “Historia y Geografía de Chile”.

la Historia de Chile co en cuestión por parte de los textos escolares, y


compararlos con lo que dicen, al respecto, las fuen-
2
Texto para el 3er año de Educación Media. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.

Vial Correa, Gonzalo y Hernández Gurruchaga, Hilario (1984). “Historia y Geografía de Chile”.
tes históricas propiamente tales, entendiendo por
Texto para el 3er año de Educación Media. Santiago de Chile: Editorial Santillana.
Actualmente, los materia- ellas, para efectos de este trabajo, tanto a los cronis-
les didácticos más utilizados tas de la época como a los historiadores modernos. 3 Cheix Montenegro, Raúl y Gutiérrez Muñoz, Jorge (1992). “Conociendo mi tierra y mi gente”.
por los docentes son los li- Para poder llevar a cabo dicha comparación, uti- Texto de Historia y Geografía de Chile para el 3er año de Educación Media. Santiago de Chile: Editorial Salesiana.
bros de texto, los que no sólo lizamos las categorías e indicadores propuestos por 4 Mellafe, Rolando y Ortiz, Jorge (1994). “Historia y Geografía de Chile”.
son portadores de una selec- Jurjo Torres como “operaciones distorsionadoras del Texto para el tercer año de Educación Media. Santiago de Chile: Ediciones Pedagógicas Chilenas.
ción oficial de cultura, sino conocimiento”, que son las siguientes:
también de todo un curri- Supresiones de contenidos: consistentes en el uso 5 Cunill, Pedro y otros (1969). “La naturaleza y el hombre americano”.
culum oculto, que expresado de operaciones mediante las cuales determinados Texto de Ciencias Sociales. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
como mensajes implícitos acontecimientos, personajes, objetos, etc., simple- 6 Galdames, Luis (1995). “Historia de Chile”. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
imprimen sellos ideológicos mente son suprimidos, omitidos o negados.
determinados a través del de- Adiciones de contenidos: consistentes en “inventar 7 Villalobos Rivera, Sergio y otros (1995). “Historia de Chile”. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.
sarrollo de sus contenidos de la existencia de sucesos o de características de acon- 8 Frías Valenzuela, Francisco (1995). “Manual de Historia de Chile. Desde la Prehistoria hasta 1973”.
enseñanza19. tecimientos, objetos o personas que no son tales”. Santiago de Chile: Editorial Zig-Zag.
Tal como lo señala Torres, Deformaciones cuantitativas de contenidos: que se
el curriculum oculto que se expresan en la exageración o minimización de de- 9 Aldunate, Carlos y otros (1996). “Nueva Historia de Chile.
manifiesta en los libros de terminados datos. Desde los orígenes hasta nuestros días”. Santiago de Chile: Editorial Zig-Zag.
texto y manuales de ense- Deformaciones cualitativas de contenidos: que se
ñanza puede adquirir dife- producen generalmente a través de tres ámbitos de
rentes matices: desde discri- información falsa: sobre la identidad de los persona- Para efectos ilustrativos, a continuación propor- ques indígenas a la ciudad de
minaciones relacionadas con jes, acontecimientos, lugares, etc.; sobre las caracte- cionamos un ejemplo de las cinco principales ex- Concepción se convierte en la La única mujer que apa-
el desarrollo de los conteni- rísticas y condiciones de un suceso, personaje u ob- presiones de operaciones de curriculum oculto en- principal heroína, al impulsar
dos de acuerdo con orienta- jeto; y sobre los motivos de una acción. contradas en estos textos desde el ámbito específi- la organización de la resisten-
rece identificada como
ciones sobre la clase social a la cual se tiende a legi- Denominación por lo contrario o inversión de la acu- co del análisis textual de contenidos. La correspon- cia e infundir valor a los su- personaje histórico es
timar, como discriminaciones referidas a condicio- sación: que se generan cuando la cantidad de infor- dencia numérica de la tabla anterior será la que uti- yos23. Inés Suárez, no hay nin-
nes de género, raza, religión, oficios e incluso luga- mación llega a transformar la cualidad, deformando lizaremos para identificar cada uno de los textos. En términos de presencia
res de residencia20. un acontecimiento o personaje hasta hacerle signifi- Operación de curriculum oculto expresada cualitativa, uno de los mejo- guna otra que sea siquie-
En el caso de la investigación que aquí damos car todo lo contrario, o volviendo una acusación como supresión de contenidos: Inés de Suárez y el res ejemplos es la presenta- ra mencionada.
cuenta, la unidad de estudio está conformada por contra el adversario. rol de la mujer en la historia de Chile. ción que se hace de Inés de
un conjunto de 9 textos escolares, en los que anali- Desvío de la atención: consistente en “llamar la aten- Uno de los hechos más interesantes, como ob- Suárez, cuyo rol no sólo se re-
zamos cómo se presentan e interpretan los fenó- ción sobre otro acontecimiento, personaje, lugar u jeto de reflexión, es la constatación de que en los duce a su estatus de compañe-
menos esenciales que configuran el período histó- objeto, o bien dando tantos rodeos alrededor del tema textos escolares analizados, en general, la historia ra de aventuras de los conquis-
rico de conquista y asentamiento colonial hispáni- en cuestión con tal de lograr su difuminación; o, lan- de este período se concibe y presenta como una cues- tadores, sino que además se
co en el llamado Reino de Chile. zando informaciones contradictorias”. tión exclusivamente masculina, en una concepción omite su relación de convi-
La investigación completa comprende e integra Las alusiones a la complejidad del tema y a sus difi- unilateral en la que las mujeres como género no vencia con el héroe conquis-
bajo una triangulación dialéctica el análisis de con- cultades para conocerlo: que corresponde a otra forma tienen prácticamente ninguna importancia, salvo tador, Pedro de Valdivia.
tenidos, el análisis de las imágenes, el análisis de de suprimir hechos o personajes o fenómenos, omi- su participación lógica como madres y parejas de En el Texto 1, pág. 42 y el
lenguaje y el análisis de las actividades didácticas; tiéndolos como contenido de enseñanza, pero esta los hombres. texto 5, pág. 297 se dice que
sin embargo, para el caso de este artículo, por razo- vez bajo el argumento sutil basado en la estrategia Esto queda claramente demostrado tanto desde Pedro de Valdivia en su redu-
nes de espacio, sólo daremos cuenta de algunos de apelar a las dificultades para desarrollarlos con una perspectiva cuantitativa como cualitativa. cido grupo inicial fue “secun-
ejemplos de operaciones de curriculum oculto en- los alumnos22. En términos de presencia cuantitativa, la úni- dado por Inés Suárez, mujer
ca mujer que aparece identificada como personaje valiente que sería eficaz apo-
19 Al respecto, interesantes referencias sobre el sentido del cono- 21 Una versión completa, que incluye los cuatro ámbitos indica-
histórico es Inés Suárez, no hay ninguna otra que yo”. En el Texto 2, pág. 62, la
cimiento educativo depositado en los textos escolares y sus dos, se encuentra pronta a salir editada como libro en: FRAN- sea siquiera mencionada, con lo que se omite la presencia de Inés Suárez se
características como selección de cultura oficial, se pueden CISCO CISTERNA CABRERA, “Curriculum oculto y formación presencia no sólo del género, sino incluso de per- narra de la siguiente manera:
encontrar en APPLE, M. (1996). Págs. 66 y 67. de la conciencia nacional. La transmisión de ideología en la
sonajes femeninos que en circunstancias muy con-
20 Interesante es la reflexión que al respecto realiza Jurjo Torres enseñanza de la historia”, en un sello editorial próximo a
en (1994). “Globalización e interdisciplinariedad: el curriculum definirse. cretas tuvieron especial relevancia, como es el caso 23 GÓNGORA y MARMOLEJO,
integrado”. Págs. 168 a 170. 22 TORRES, Jurjo. (1991). Pág. 110. de Mencía de los Nidos, que ante uno de los ata- Alonso. Págs. 113 -114.

54 55
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

“Entre aquellos [los miembros hayan sostenido un conflicto bé- organización política, social y militar, los que se im- los cronistas consultados, los únicos dos que dan
de la reducida hueste de lico por más de dos siglos, no sig- pusieron a los pueblos vecinos y siempre lograron cuenta del hecho hablan de un solo español al que
Valdivia que sale del Cuzco] iba nifica que ello se debiera a que a mantener las defensas intactas en su fronteras exte- le había ocurrido el percance29.
una mujer de temple singular, estos indígenas consideraran la riores26. Con esta deformación, implícitamente se au-
Inés Suárez…”. No se agrega guerra como actividad en sí mis- Operación de curriculum oculto expresada como menta la heroicidad de los conquistadores y se re-
ninguna otra información sobre ma “la única digna de un ser hu- deformación cualitativa de contenidos: las razones salta el valor de quienes llevaron a cabo la Con-
ella. En el Texto 3, pág. 72, la mano”, sino más bien significa para la esclavitud de los indígenas de Chile. quista de Chile.
noticia que sobre ella se da dice que tuvieron que afrontar este Sobre este tema, encontramos operaciones de En el Texto 6, pág. 116, se dice que en la expedi-
que “Al partir de Cuzco, la can- conflicto como un hecho inelu- curriculum oculto, expresadas como deformaciones ción de Diego de Almagro a Chile por lo terrible de
tidad de españoles que acompa- dible para mantener su libertad y cualitativas de contenidos en los textos 2 y 8. En el la naturaleza “como diez mil indios dejaron sus hue-
ñaban a Valdivia no llegaba a la la propiedad de su tierras, razo- Texto 2, pág. 90, en relación con la fecha cuando se sos”.
docena. Figuraba entre ellos nes básicas para entender su re- comienza a practicar de hecho la esclavitud indíge- De acuerdo con
Inés Suárez, destinada a tener sistencia al dominio hispánico. na en Chile, antes de ser legalizada por el Rey Felipe los cronistas de la
un destacado papel en los pri- El cronista González de Ná- III en 1608, se afirma que: “Se practicó esta esclavi- época esta cifra re-
meros años de la conquista”. En jera ilustra muy bien lo anterior tud, de hecho, después del alzamiento de 1598”. sulta abiertamente
el Texto 4, Inés Suárez no es del siguiente modo: “Obliga tam- De acuerdo con Jara, la fecha que da este texto excesiva, a pesar de
nombrada. En el Texto 6, pág. bién a los indios a hacer hechos es errónea, ya que la esclavitud comenzó en el Rei- no saberse a cien-
126, se da noticia sobre Inés animosos, el apasionado celo de no de Chile mucho antes de 1598. Jara entrega abun- cia cierta cuál fue la
Suárez sólo identificándola defender su viciosa vida, y el sin- dante información en relación con probar que ya cantidad exacta de
como la única española que iba gular amor que tienen a su pa- desde el primer gobierno de Rodrigo de Quiroga, es indígenas que pe-
en la hueste de Pedro de tria, de la cual es cosa particular decir, desde 1565, se practicaba asiduamente la es- recen en este viaje
Valdivia. En el Texto 7, pág. 96, que no hay indio que se atreva clavitud de los indígenas, tanto los capturados como a Chile. Implícita-
sólo se da noticia de que en la Se estaría transmitiendo a salir, porque les parezca que se prisioneros de guerra, como los que eran captura- mente con ello se
expedición de Pedro de Valdivia una visión sexista de la han de morir luego, y así no la dos estando pacíficamente en sus casas. De este puede inducir a
venía una persona llamada Inés dejarán aunque crezcan más sus modo, según este autor, el Real Decreto de 1608 sólo pensar en dos he-
Suárez “…mujer de gran carác-
historia, en la cual el rol victorias, y lleguen a recuperar vino a legalizar una actividad que ya llevaba cerca chos: en primer lu-
ter y energía que secundó con del mundo femenino no por ellas todas sus tierras”24, con de medio siglo en este reino27. gar, se da la imagen
valor y audacia extraordinarios es rescatado ni valorado lo cual de pasada el autor reco- En el Texto 8, pág. 121, se hace alusión al tema de verdaderas he-
a sus compañeros.” En el Texto noce también aquí explícita- de la esclavitud de los indígenas de guerra en Chile catombes huma-
8, páginas 85 y 86, la alusión a
en toda su real partici- mente que las tierras conquista- de la siguiente manera: “Considerando el fracaso nas para los indí-
este personaje es textualmente pación. das por los españoles pertenecen de la guerra defensiva, Felipe IV resolvió ponerle genas, como con-
la siguiente: “El descrédito de de derecho a los indígenas y por término, mandando se atacase a los mapuches y se secuencia de las ac-
Chile era tan grande, que lo tanto su lucha es justa. redujese a los prisioneros a la esclavitud”. ciones a que les for-
Valdivia hubo de salir del Cuzco con sólo once sol- En el Texto 8, pág. 91, se afirma que los indíge- Esta forma de reducir el estado de esclavitud sólo zaban los conquis-
dados españoles. A ellos se unían el comerciante nas huilliches eran más avanzados culturalmente que a los indígenas de guerra en Chile, constituye abier- tadores, y en se-
Francisco Martínez y una mujer, la viuda Inés de los mapuches, y dicha diferencia se relaciona en el tamente una deformación de los hechos, pues como gundo lugar, que
Suárez”. Y en el Texto 9, pág. 92, la alusión que se texto, con el grado de belicosidad de ambos pueblos. ya se ha expuesto anteriormente, esta medida no es las muertes de in-
hace de Inés Suárez es la más mínima que se pue- De acuerdo con los historiadores y antropólogos dictada por Felipe IV, sino por Felipe III en 1608, es dígenas son menos
de lograr, pues sólo la nombra. que han estudiado las diferentes culturas, en el Chile decir, antes del inicio de la guerra defensiva, y por impactantes que
Desde el punto de vista del curriculum oculto, prehispánico el grado de desarrollo cultural de los tanto al darse por finalizada esta política, lo que se las de sus adversa-
estas supresiones pueden ser interpretadas como una diferentes pueblos era variado, siendo el principal hace es volver al estado anterior, es decir, al rios.
forma de discriminación, en las que se estaría elemento diferenciador su localización geográfica25. imperante a partir de esta disposición punitiva para Todo ello puede inducir a la impresión de que
transmitiendo una visión sexista de la historia, en Las diferencias entre los pueblos situados en una los indígenas28. se puede fácilmente hablar de muchos indígenas
la cual el rol del mundo femenino no es rescatado misma zona geográfica solían ser mínimas (aunque Operación de curriculum oculto expresada muertos, porque como son tantos, resulta más fácil
ni valorado en toda su real participación. se dio el caso de la tribu de los Changos, situada como deformación cuantitativa de contenidos: el admitir la cuantía de sus bajas, sin que ello altere
Operación de curriculum oculto expresada como también en el norte, pero en la zona costera, que al paso de la cordillera de los Andes por la expedi- mayormente la positiva valoración de la conquista,
adición de contenidos: las supuestas característi- no entrar en contacto con el Imperio Incaico man- ción del “adelantado” Diego de Almagro. que en general los textos imprimen.
cas guerreras intrínsecas del pueblo mapuche. tuvo formas primitivas de vida basadas en la reco- Esta operación de curriculum oculto se encuen- Operación de curriculum oculto expresada
Estas operaciones son principalmente eviden- lección y la pesca), y más aún específicamente en el tra en los textos 1 y 6. En el Texto 1, pág. 40, se dice como desvío de la atención: los derechos de las per-
tes en los textos 3 y 8. En el Texto 3, pág. 90, se caso que el texto menciona, donde no es posible que el paso de la hueste de Diego de Almagro por la sonas en tanto súbditos de la Corona de Castilla.
señala como característica de los mapuches que: afirmar que los huilliches fueran más adelantados Cordillera de los Andes fue tan penoso y terrible que En el Texto 2, pág. 77, se realiza una explicación
“Era un pueblo sufrido, acostumbrado a conside- que los mapuches. Incluso si se toman las peque- con el frío “algunos perdieron los dedos de los pies”. sobre el tema de los derechos de las personas en los
rar la guerra como la única actividad digna de un ñas diferencias existentes, la situación era al revés, La deformación cuantitativa que ocurre aquí está siglos de conquista y colonia, donde se enumeran y
ser humano”. ya que fueron los mapuches, debido a su grado de referida al uso del plural “algunos”, pues de todos explican, destacándose como derechos esenciales el
De acuerdo con la bibliografía consultada, nos derecho de petición, la libre correspondencia, el re-
parece que efectivamente aquí se está adicionando
24 GONZÁLEZ DE NÁJERA, A. (1971). Pág. 50. 26 ALDUNATE, C. (1986). Págs. 61 y siguientes.
una característica psicológica y cultural de la cual no 25 Al respecto se puede consultar, entre otras, el trabajo de 27 JARA, A. (1990). Págs. 151- 161. 29 Consúltese al respecto a MARIÑO DE LOBERA, P. (1960). Pág.
hay pruebas, ya que el hecho de que los mapuches MOSTNY, G. (1972). “Prehistoria de Chile”. 28 NÚÑEZ DE PINEDA Y BASCUÑÁN, F. (1974). Pág. 74. 241, y GARCILASO DE LA VEGA, I. (1960). Pág. 114.

56 57
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

“Entre aquellos [los miembros hayan sostenido un conflicto bé- organización política, social y militar, los que se im- los cronistas consultados, los únicos dos que dan
de la reducida hueste de lico por más de dos siglos, no sig- pusieron a los pueblos vecinos y siempre lograron cuenta del hecho hablan de un solo español al que
Valdivia que sale del Cuzco] iba nifica que ello se debiera a que a mantener las defensas intactas en su fronteras exte- le había ocurrido el percance29.
una mujer de temple singular, estos indígenas consideraran la riores26. Con esta deformación, implícitamente se au-
Inés Suárez…”. No se agrega guerra como actividad en sí mis- Operación de curriculum oculto expresada como menta la heroicidad de los conquistadores y se re-
ninguna otra información sobre ma “la única digna de un ser hu- deformación cualitativa de contenidos: las razones salta el valor de quienes llevaron a cabo la Con-
ella. En el Texto 3, pág. 72, la mano”, sino más bien significa para la esclavitud de los indígenas de Chile. quista de Chile.
noticia que sobre ella se da dice que tuvieron que afrontar este Sobre este tema, encontramos operaciones de En el Texto 6, pág. 116, se dice que en la expedi-
que “Al partir de Cuzco, la can- conflicto como un hecho inelu- curriculum oculto, expresadas como deformaciones ción de Diego de Almagro a Chile por lo terrible de
tidad de españoles que acompa- dible para mantener su libertad y cualitativas de contenidos en los textos 2 y 8. En el la naturaleza “como diez mil indios dejaron sus hue-
ñaban a Valdivia no llegaba a la la propiedad de su tierras, razo- Texto 2, pág. 90, en relación con la fecha cuando se sos”.
docena. Figuraba entre ellos nes básicas para entender su re- comienza a practicar de hecho la esclavitud indíge- De acuerdo con
Inés Suárez, destinada a tener sistencia al dominio hispánico. na en Chile, antes de ser legalizada por el Rey Felipe los cronistas de la
un destacado papel en los pri- El cronista González de Ná- III en 1608, se afirma que: “Se practicó esta esclavi- época esta cifra re-
meros años de la conquista”. En jera ilustra muy bien lo anterior tud, de hecho, después del alzamiento de 1598”. sulta abiertamente
el Texto 4, Inés Suárez no es del siguiente modo: “Obliga tam- De acuerdo con Jara, la fecha que da este texto excesiva, a pesar de
nombrada. En el Texto 6, pág. bién a los indios a hacer hechos es errónea, ya que la esclavitud comenzó en el Rei- no saberse a cien-
126, se da noticia sobre Inés animosos, el apasionado celo de no de Chile mucho antes de 1598. Jara entrega abun- cia cierta cuál fue la
Suárez sólo identificándola defender su viciosa vida, y el sin- dante información en relación con probar que ya cantidad exacta de
como la única española que iba gular amor que tienen a su pa- desde el primer gobierno de Rodrigo de Quiroga, es indígenas que pe-
en la hueste de Pedro de tria, de la cual es cosa particular decir, desde 1565, se practicaba asiduamente la es- recen en este viaje
Valdivia. En el Texto 7, pág. 96, que no hay indio que se atreva clavitud de los indígenas, tanto los capturados como a Chile. Implícita-
sólo se da noticia de que en la Se estaría transmitiendo a salir, porque les parezca que se prisioneros de guerra, como los que eran captura- mente con ello se
expedición de Pedro de Valdivia una visión sexista de la han de morir luego, y así no la dos estando pacíficamente en sus casas. De este puede inducir a
venía una persona llamada Inés dejarán aunque crezcan más sus modo, según este autor, el Real Decreto de 1608 sólo pensar en dos he-
Suárez “…mujer de gran carác-
historia, en la cual el rol victorias, y lleguen a recuperar vino a legalizar una actividad que ya llevaba cerca chos: en primer lu-
ter y energía que secundó con del mundo femenino no por ellas todas sus tierras”24, con de medio siglo en este reino27. gar, se da la imagen
valor y audacia extraordinarios es rescatado ni valorado lo cual de pasada el autor reco- En el Texto 8, pág. 121, se hace alusión al tema de verdaderas he-
a sus compañeros.” En el Texto noce también aquí explícita- de la esclavitud de los indígenas de guerra en Chile catombes huma-
8, páginas 85 y 86, la alusión a
en toda su real partici- mente que las tierras conquista- de la siguiente manera: “Considerando el fracaso nas para los indí-
este personaje es textualmente pación. das por los españoles pertenecen de la guerra defensiva, Felipe IV resolvió ponerle genas, como con-
la siguiente: “El descrédito de de derecho a los indígenas y por término, mandando se atacase a los mapuches y se secuencia de las ac-
Chile era tan grande, que lo tanto su lucha es justa. redujese a los prisioneros a la esclavitud”. ciones a que les for-
Valdivia hubo de salir del Cuzco con sólo once sol- En el Texto 8, pág. 91, se afirma que los indíge- Esta forma de reducir el estado de esclavitud sólo zaban los conquis-
dados españoles. A ellos se unían el comerciante nas huilliches eran más avanzados culturalmente que a los indígenas de guerra en Chile, constituye abier- tadores, y en se-
Francisco Martínez y una mujer, la viuda Inés de los mapuches, y dicha diferencia se relaciona en el tamente una deformación de los hechos, pues como gundo lugar, que
Suárez”. Y en el Texto 9, pág. 92, la alusión que se texto, con el grado de belicosidad de ambos pueblos. ya se ha expuesto anteriormente, esta medida no es las muertes de in-
hace de Inés Suárez es la más mínima que se pue- De acuerdo con los historiadores y antropólogos dictada por Felipe IV, sino por Felipe III en 1608, es dígenas son menos
de lograr, pues sólo la nombra. que han estudiado las diferentes culturas, en el Chile decir, antes del inicio de la guerra defensiva, y por impactantes que
Desde el punto de vista del curriculum oculto, prehispánico el grado de desarrollo cultural de los tanto al darse por finalizada esta política, lo que se las de sus adversa-
estas supresiones pueden ser interpretadas como una diferentes pueblos era variado, siendo el principal hace es volver al estado anterior, es decir, al rios.
forma de discriminación, en las que se estaría elemento diferenciador su localización geográfica25. imperante a partir de esta disposición punitiva para Todo ello puede inducir a la impresión de que
transmitiendo una visión sexista de la historia, en Las diferencias entre los pueblos situados en una los indígenas28. se puede fácilmente hablar de muchos indígenas
la cual el rol del mundo femenino no es rescatado misma zona geográfica solían ser mínimas (aunque Operación de curriculum oculto expresada muertos, porque como son tantos, resulta más fácil
ni valorado en toda su real participación. se dio el caso de la tribu de los Changos, situada como deformación cuantitativa de contenidos: el admitir la cuantía de sus bajas, sin que ello altere
Operación de curriculum oculto expresada como también en el norte, pero en la zona costera, que al paso de la cordillera de los Andes por la expedi- mayormente la positiva valoración de la conquista,
adición de contenidos: las supuestas característi- no entrar en contacto con el Imperio Incaico man- ción del “adelantado” Diego de Almagro. que en general los textos imprimen.
cas guerreras intrínsecas del pueblo mapuche. tuvo formas primitivas de vida basadas en la reco- Esta operación de curriculum oculto se encuen- Operación de curriculum oculto expresada
Estas operaciones son principalmente eviden- lección y la pesca), y más aún específicamente en el tra en los textos 1 y 6. En el Texto 1, pág. 40, se dice como desvío de la atención: los derechos de las per-
tes en los textos 3 y 8. En el Texto 3, pág. 90, se caso que el texto menciona, donde no es posible que el paso de la hueste de Diego de Almagro por la sonas en tanto súbditos de la Corona de Castilla.
señala como característica de los mapuches que: afirmar que los huilliches fueran más adelantados Cordillera de los Andes fue tan penoso y terrible que En el Texto 2, pág. 77, se realiza una explicación
“Era un pueblo sufrido, acostumbrado a conside- que los mapuches. Incluso si se toman las peque- con el frío “algunos perdieron los dedos de los pies”. sobre el tema de los derechos de las personas en los
rar la guerra como la única actividad digna de un ñas diferencias existentes, la situación era al revés, La deformación cuantitativa que ocurre aquí está siglos de conquista y colonia, donde se enumeran y
ser humano”. ya que fueron los mapuches, debido a su grado de referida al uso del plural “algunos”, pues de todos explican, destacándose como derechos esenciales el
De acuerdo con la bibliografía consultada, nos derecho de petición, la libre correspondencia, el re-
parece que efectivamente aquí se está adicionando
24 GONZÁLEZ DE NÁJERA, A. (1971). Pág. 50. 26 ALDUNATE, C. (1986). Págs. 61 y siguientes.
una característica psicológica y cultural de la cual no 25 Al respecto se puede consultar, entre otras, el trabajo de 27 JARA, A. (1990). Págs. 151- 161. 29 Consúltese al respecto a MARIÑO DE LOBERA, P. (1960). Pág.
hay pruebas, ya que el hecho de que los mapuches MOSTNY, G. (1972). “Prehistoria de Chile”. 28 NÚÑEZ DE PINEDA Y BASCUÑÁN, F. (1974). Pág. 74. 241, y GARCILASO DE LA VEGA, I. (1960). Pág. 114.

56 57
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

curso contra el abuso de autori- fundamentalmente de país blan- un largo listado de batallas, personajes y he-
dad y el derecho a reclamar con- co, occidental y católico, en don- chos casi aislados. Es decir, pasar de una no- Bibliografía
tra la ley injusta. La operación de
La historia como tal de la historia como tal se conci- ción de una historia vista como narración de
curriculum oculto, manifestada se concibe sólo a be sólo a partir de la llegada de hechos bélicos y la descripción de formas de ALDUNATE, C. (1986). “Cultura Mapuche”. Santiago de Chile:
Ministerio de Educación.
en este caso como desvío de la partir de la llegada los europeos al territorio y don- administración pública y macroeconomía, a APLEBEY, L, HUNT, L. y JACOB, M. (1998). La verdad sobre la
atención, consiste en que a tra- de la vertiente indígena sólo apa- una historia más viva que incorpora elemen- historia. Santiago de Chile: Andrés Bello.
vés de la explicación de estos de-
de los europeos al rece como contraposición a esta tos cercanos a la vida cotidiana de los indivi- APPLE, M. (1996). “El conocimiento oficial”. Barcelona: Paidós.
APPLE, M. (1986). Ideología y Currículo. Madrid: Akal.
rechos (muy importantes sin territorio y donde la acción colonizadora30. duos que protagonizan el período histórico es- ARÓSTEGUI, J. (1995). La Investigación histórica: teoría y méto-
duda), se envía el mensaje de una vertiente indígena Ahora bien, reconociendo el tudiado, esto es, construir la “capacidad de re- do. Barcelona: Crítica. PAGÉS, P. (1990). Introducción a la His-
cierta situación de protección de carácter del conocimiento histó- flexionar sobre los conocimientos históricos toria. Barcelona: Barcanova.

la población con respecto a las li-


sólo aparece como rico, la vulnerabilidad a la que que proporciona la propia existencia…y tam-
BOURDÉ, G. y MARTIN, H. (1992). Las Escuelas históricas. Ma-
drid: Akal.
bertades básicas y a los derechos contraposición a se encuentra afecta la objetividad bién la capacidad de construir la propia identi- CARDOSO, C. (1981). Introducción al trabajo de la investigación
humanos (como llega a decir el de dicho conocimiento, la utili- dad con los puntos de vista que proporciona histórica. Conocimiento, método e historia. Barcelona: Críti-
esta acción coloni- ca.
texto), pero se olvida mencionar dad que este cuerpo disciplinar una prolongación temporal que superando los
que la mayor parte de la pobla-
zadora. tiene para un Estado en tanto límites del tiempo vital propio vuelva al pasa-
CARR, E. (1984). ¿Qué es la historia?. Barcelona: Ariel.
CASTELLS, Manuel (1999). “La era de la información. Economía,
ción no pertenecía al grupo de los factor de construcción de una do y alcance el futuro”31, y donde el contexto sociedad y cultura”. Vol. 1 La sociedad red. Madrid: Alianza
Editorial.
criollos, para los cuales estaban identidad, coherencia y proyec- de la actual sociedad de la información, en los CISTERNA CABRERA, Francisco. “Curriculum oculto y formación
pensados, sino que estaba com- ción en el tiempo como nación, términos en que la describe Castells, es un re- de la conciencia nacional. La transmisión de ideología en la
puesta por indígenas y mestizos en primer lugar, y ¿es posible plantear la superación del curriculum ferente ineludible a la hora de reemplazar los enseñanza de la historia”, en proceso de edición.
COLLINGWOOD, R. (1987). Idea de la Historia. México: Fondo
por negros, mulatos y zambos, en menor medida, oculto a nivel de materiales didácticos tan en uso nacionalismos estériles de las viejas tradiciones de Cultura Económica.
los que, mayoritariamente, no estaban alcanzados como son los textos escolares? modernistas de los siglos XIX y XX, por tipos FEBVRE, L. (1993). Combates por la historia. Barcelona: Planeta-
por dichos derechos, porque su situación histórica A nuestro juicio, sostenemos que ello es posi- de pensamiento que más bien apuestan por la Agostini.
estaba muy por debajo de ellos, sobre todo en el ble, quizás no en términos absolutos, pero sí en colaboración y el diálogo entre los pueblos32. FERRADA T., D y CISTERNA C., F. “La producción de conocimien-
to científico en educación desde el paradigma y la racionali-
caso de quienes se encontraban reducidos al estado cuanto a la disminución de los sesgos y direc- • Propiciar en los docentes, desde el ámbito de dad socio-crítica”, en REXE. Revista de estudios y experiencias
de esclavitud o servidumbre. cionismos ideológicos que hemos podido consta- la acción didáctica, la capacidad de utilizar en educación. Nº 4, agosto de 2003. Facultad de Educación,
tar. críticamente los textos escolares producidos por Universidad Católica de la Santísima Concepción.
FONTANA, J. (1992). La Historia después del fin de la Historia.
Algunos parámetros que pueden resultar de uti- los diversos autores y casas editoriales, es decir, Barcelona: Crítica.

Enseñanza lidad para la construcción y enseñanza de una his-


toria más objetiva y veraz, son los que a continua-
romper la actitud, que muchas veces significa
comodidad, de tomar los textos al pie de la le-
FREIRE, Paulo (1994) ”Pedagogía del Oprimido”. México: Siglo XXI.
GARCILASO DE LA VEGA, I. (1960). “Comentarios reales de los
incas” en Obras completas del Inca Garcilaso de la Vega. Madrid,
de la historia ción se exponen:
• Desarrollar en los profesores de aula la capaci-
tra y enseñar tal cual a los estudiantes.
• Generar nuevos procedimientos evaluativos,
Biblioteca de Autores Españoles, Ediciones Atlas.
GIROUX, H. (1985). “Teorías de la reproducción y la resistencia

e ideología. dad de construir material didáctico propio, y


en dicha construcción hacer uso de los méto-
donde los aprendizajes memorísticos tradicio-
nales, muy comunes a la enseñanza de la his-
en la nueva sociología de la educación: un análisis crítico”.
Revista de Cuadernos Políticos Nº 44. México.
GÓNGORA Y MARMOLEJO, Alonso (1960). “Historia de Chile

¿Es posible dos de investigación histórica, como, por ejem-


plo, la crítica de las fuentes tomadas para pro-
toria, sean reemplazados por procedimientos
de validación de corte más constructivistas, que
desde su descubrimiento hasta 1575", en Crónicas del Reino de
Chile. Tomo 131. Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, Edi-

la superación veerse de información, la verificación de los da-


tos obtenidos, la contrastación de la bibliogra-
den cuenta de la significatividad y la re-
flexividad de los aprendizajes.
ciones Atlas.
GONZÁLEZ DE NÁJERA, A. (1971). “Desengaño y reparo de la gue-
rra de Chile”. Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello.

del Curriculum fía, etc. Todo lo cual, además, está muy relacio-
nado con el concepto de la autonomía y la
Por último, la superación del curriculum ocul-
to implica también el esfuerzo por romper los es-
JACKSON, P. (1994). La vida en las aulas. Madrid: Morata.
JARA, A. (1990). “Guerra y sociedad en Chile”. Santiago de Chile:
Editorial Universitaria.
Oculto? profesionalización docente.
• Reemplazar los tradicionales enfoques aca-
quemas tradicionales de la llamada “educación
bancaria”, en los términos planteados por Freire33,
MARIÑO DE LOBERA, P. (1960). “Crónica del Reino de Chile” en
Crónicas del Reino de Chile. Tomo 131. Madrid, Biblioteca de
demicistas, centrados en los contenidos de es- para pasar a prácticas reflexivas, donde la propia Autores Españoles, Ediciones Atlas.
MOSTNY, G. (1972). “Prehistoria de Chile”. Santiago de Chile:
Del conjunto de la investigación que hemos rea- tudio, por enfoques curriculares de orientación auto-conciencia de la historia y sus formas de en- Editorial Universitaria.
lizado, y de la cual hemos mostrado algunos ejem- más reflexiva, inspirados en racionalidad socio- señanza es a la vez el acto metacognitivo funda- NÚÑEZ DE PINEDA Y BASCUÑÁN, F. (1974). “Cautiverio Feliz”.
plos, la tesis central que surge es que la enseñanza críticas, que generen en los estudiantes la posi- mental que puede propiciar una visión más críti- Santiago de Chile, Editorial Zig-Zag.
RÜSEN, Jörn (1997). “El libro de texto ideal. Reflexiones en torno
de la historia nacional en el sistema escolar chile- bilidad de romper la idea de una enseñanza de ca, y por tanto más certera, de nuestro devenir en a los medios para guiar las clases de historia”, en Iber. Didácti-
no ha tenido, al menos en las últimas décadas, un la historia que sólo se centra en un código el tiempo. ca de las Ciencias Sociales. Nº12. Barcelona.
claro mensaje implícito: la idea de que el origen, curricular de colección, donde los diversos STENHOUSE, L. (1984). Investigación y desarrollo y desarrollo del
curriculum. Madrid: Morata.
sustento y desarrollo histórico como nación se rea- acontecimientos históricos pierden su sentido
TOPOLSKY, J. (1992). Metodología de la Historia. Madrid: Cáte-
liza esencialmente desde la pertenencia de adscrip- de globalidad, y son percibidos más bien como dra.
ción identitaria a la civilización cristiano-occiden- TORRES, Jurjo (1991). El curriculum oculto. Madrid: Morata.
tal, que es precisamente lo que historiza el territo- TORRES, Jurjo (1994). “Globalización e interdisciplinariedad: el
curriculum integrado”. Madrid: Morata.
rio y sus habitantes. Más allá de la discusión sobre TUÑÓN DE LARA, M. (1983). Introducción a la Historia de Espa-
30 A partir de la última reforma educacional se han actualizado
la certeza de tal premisa, lo concreto es que la edu- los textos escolares, fundamentalmente debido al hecho de ña. Madrid: Labor. VILAR, P. (1982). Iniciación al vocabulario
cación histórica de las jóvenes generaciones está que los planes y programas de estudio han experimentado al- del análisis histórico. Barcelona: Crítica.
impregnada de esta finalidad. gunos cambios, tanto en sus objetivos fundamentales como 31 RÜSEN, Jörn (1997). Pág. 82.
en sus contenidos mínimos obligatorios. Saber cuál es el 32 CASTELLS, Manuel (1999).
Por ello, no es extraño entonces que la auto- curriculum oculto de los actuales textos escolares es sin duda 33 FREIRE, Paulo (1994). Págs. 17, 18, 80 y siguientes.
conciencia que la historia chilena tiene de sí es un interesante objetivo para una nueva investigación.

58 59
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Docencia Nº 23 Agosto 2004 LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA Y CURRICULUM OCULTO EN LA EDUCACIÓN CHILENA

curso contra el abuso de autori- fundamentalmente de país blan- un largo listado de batallas, personajes y he-
dad y el derecho a reclamar con- co, occidental y católico, en don- chos casi aislados. Es decir, pasar de una no- Bibliografía
tra la ley injusta. La operación de
La historia como tal de la historia como tal se conci- ción de una historia vista como narración de
curriculum oculto, manifestada se concibe sólo a be sólo a partir de la llegada de hechos bélicos y la descripción de formas de ALDUNATE, C. (1986). “Cultura Mapuche”. Santiago de Chile:
Ministerio de Educación.
en este caso como desvío de la partir de la llegada los europeos al territorio y don- administración pública y macroeconomía, a APLEBEY, L, HUNT, L. y JACOB, M. (1998). La verdad sobre la
atención, consiste en que a tra- de la vertiente indígena sólo apa- una historia más viva que incorpora elemen- historia. Santiago de Chile: Andrés Bello.
vés de la explicación de estos de-
de los europeos al rece como contraposición a esta tos cercanos a la vida cotidiana de los indivi- APPLE, M. (1996). “El conocimiento oficial”. Barcelona: Paidós.
APPLE, M. (1986). Ideología y Currículo. Madrid: Akal.
rechos (muy importantes sin territorio y donde la acción colonizadora30. duos que protagonizan el período histórico es- ARÓSTEGUI, J. (1995). La Investigación histórica: teoría y méto-
duda), se envía el mensaje de una vertiente indígena Ahora bien, reconociendo el tudiado, esto es, construir la “capacidad de re- do. Barcelona: Crítica. PAGÉS, P. (1990). Introducción a la His-
cierta situación de protección de carácter del conocimiento histó- flexionar sobre los conocimientos históricos toria. Barcelona: Barcanova.

la población con respecto a las li-


sólo aparece como rico, la vulnerabilidad a la que que proporciona la propia existencia…y tam-
BOURDÉ, G. y MARTIN, H. (1992). Las Escuelas históricas. Ma-
drid: Akal.
bertades básicas y a los derechos contraposición a se encuentra afecta la objetividad bién la capacidad de construir la propia identi- CARDOSO, C. (1981). Introducción al trabajo de la investigación
humanos (como llega a decir el de dicho conocimiento, la utili- dad con los puntos de vista que proporciona histórica. Conocimiento, método e historia. Barcelona: Críti-
esta acción coloni- ca.
texto), pero se olvida mencionar dad que este cuerpo disciplinar una prolongación temporal que superando los
que la mayor parte de la pobla-
zadora. tiene para un Estado en tanto límites del tiempo vital propio vuelva al pasa-
CARR, E. (1984). ¿Qué es la historia?. Barcelona: Ariel.
CASTELLS, Manuel (1999). “La era de la información. Economía,
ción no pertenecía al grupo de los factor de construcción de una do y alcance el futuro”31, y donde el contexto sociedad y cultura”. Vol. 1 La sociedad red. Madrid: Alianza
Editorial.
criollos, para los cuales estaban identidad, coherencia y proyec- de la actual sociedad de la información, en los CISTERNA CABRERA, Francisco. “Curriculum oculto y formación
pensados, sino que estaba com- ción en el tiempo como nación, términos en que la describe Castells, es un re- de la conciencia nacional. La transmisión de ideología en la
puesta por indígenas y mestizos en primer lugar, y ¿es posible plantear la superación del curriculum ferente ineludible a la hora de reemplazar los enseñanza de la historia”, en proceso de edición.
COLLINGWOOD, R. (1987). Idea de la Historia. México: Fondo
por negros, mulatos y zambos, en menor medida, oculto a nivel de materiales didácticos tan en uso nacionalismos estériles de las viejas tradiciones de Cultura Económica.
los que, mayoritariamente, no estaban alcanzados como son los textos escolares? modernistas de los siglos XIX y XX, por tipos FEBVRE, L. (1993). Combates por la historia. Barcelona: Planeta-
por dichos derechos, porque su situación histórica A nuestro juicio, sostenemos que ello es posi- de pensamiento que más bien apuestan por la Agostini.
estaba muy por debajo de ellos, sobre todo en el ble, quizás no en términos absolutos, pero sí en colaboración y el diálogo entre los pueblos32. FERRADA T., D y CISTERNA C., F. “La producción de conocimien-
to científico en educación desde el paradigma y la racionali-
caso de quienes se encontraban reducidos al estado cuanto a la disminución de los sesgos y direc- • Propiciar en los docentes, desde el ámbito de dad socio-crítica”, en REXE. Revista de estudios y experiencias
de esclavitud o servidumbre. cionismos ideológicos que hemos podido consta- la acción didáctica, la capacidad de utilizar en educación. Nº 4, agosto de 2003. Facultad de Educación,
tar. críticamente los textos escolares producidos por Universidad Católica de la Santísima Concepción.
FONTANA, J. (1992). La Historia después del fin de la Historia.
Algunos parámetros que pueden resultar de uti- los diversos autores y casas editoriales, es decir, Barcelona: Crítica.

Enseñanza lidad para la construcción y enseñanza de una his-


toria más objetiva y veraz, son los que a continua-
romper la actitud, que muchas veces significa
comodidad, de tomar los textos al pie de la le-
FREIRE, Paulo (1994) ”Pedagogía del Oprimido”. México: Siglo XXI.
GARCILASO DE LA VEGA, I. (1960). “Comentarios reales de los
incas” en Obras completas del Inca Garcilaso de la Vega. Madrid,
de la historia ción se exponen:
• Desarrollar en los profesores de aula la capaci-
tra y enseñar tal cual a los estudiantes.
• Generar nuevos procedimientos evaluativos,
Biblioteca de Autores Españoles, Ediciones Atlas.
GIROUX, H. (1985). “Teorías de la reproducción y la resistencia

e ideología. dad de construir material didáctico propio, y


en dicha construcción hacer uso de los méto-
donde los aprendizajes memorísticos tradicio-
nales, muy comunes a la enseñanza de la his-
en la nueva sociología de la educación: un análisis crítico”.
Revista de Cuadernos Políticos Nº 44. México.
GÓNGORA Y MARMOLEJO, Alonso (1960). “Historia de Chile

¿Es posible dos de investigación histórica, como, por ejem-


plo, la crítica de las fuentes tomadas para pro-
toria, sean reemplazados por procedimientos
de validación de corte más constructivistas, que
desde su descubrimiento hasta 1575", en Crónicas del Reino de
Chile. Tomo 131. Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, Edi-

la superación veerse de información, la verificación de los da-


tos obtenidos, la contrastación de la bibliogra-
den cuenta de la significatividad y la re-
flexividad de los aprendizajes.
ciones Atlas.
GONZÁLEZ DE NÁJERA, A. (1971). “Desengaño y reparo de la gue-
rra de Chile”. Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello.

del Curriculum fía, etc. Todo lo cual, además, está muy relacio-
nado con el concepto de la autonomía y la
Por último, la superación del curriculum ocul-
to implica también el esfuerzo por romper los es-
JACKSON, P. (1994). La vida en las aulas. Madrid: Morata.
JARA, A. (1990). “Guerra y sociedad en Chile”. Santiago de Chile:
Editorial Universitaria.
Oculto? profesionalización docente.
• Reemplazar los tradicionales enfoques aca-
quemas tradicionales de la llamada “educación
bancaria”, en los términos planteados por Freire33,
MARIÑO DE LOBERA, P. (1960). “Crónica del Reino de Chile” en
Crónicas del Reino de Chile. Tomo 131. Madrid, Biblioteca de
demicistas, centrados en los contenidos de es- para pasar a prácticas reflexivas, donde la propia Autores Españoles, Ediciones Atlas.
MOSTNY, G. (1972). “Prehistoria de Chile”. Santiago de Chile:
Del conjunto de la investigación que hemos rea- tudio, por enfoques curriculares de orientación auto-conciencia de la historia y sus formas de en- Editorial Universitaria.
lizado, y de la cual hemos mostrado algunos ejem- más reflexiva, inspirados en racionalidad socio- señanza es a la vez el acto metacognitivo funda- NÚÑEZ DE PINEDA Y BASCUÑÁN, F. (1974). “Cautiverio Feliz”.
plos, la tesis central que surge es que la enseñanza críticas, que generen en los estudiantes la posi- mental que puede propiciar una visión más críti- Santiago de Chile, Editorial Zig-Zag.
RÜSEN, Jörn (1997). “El libro de texto ideal. Reflexiones en torno
de la historia nacional en el sistema escolar chile- bilidad de romper la idea de una enseñanza de ca, y por tanto más certera, de nuestro devenir en a los medios para guiar las clases de historia”, en Iber. Didácti-
no ha tenido, al menos en las últimas décadas, un la historia que sólo se centra en un código el tiempo. ca de las Ciencias Sociales. Nº12. Barcelona.
claro mensaje implícito: la idea de que el origen, curricular de colección, donde los diversos STENHOUSE, L. (1984). Investigación y desarrollo y desarrollo del
curriculum. Madrid: Morata.
sustento y desarrollo histórico como nación se rea- acontecimientos históricos pierden su sentido
TOPOLSKY, J. (1992). Metodología de la Historia. Madrid: Cáte-
liza esencialmente desde la pertenencia de adscrip- de globalidad, y son percibidos más bien como dra.
ción identitaria a la civilización cristiano-occiden- TORRES, Jurjo (1991). El curriculum oculto. Madrid: Morata.
tal, que es precisamente lo que historiza el territo- TORRES, Jurjo (1994). “Globalización e interdisciplinariedad: el
curriculum integrado”. Madrid: Morata.
rio y sus habitantes. Más allá de la discusión sobre TUÑÓN DE LARA, M. (1983). Introducción a la Historia de Espa-
30 A partir de la última reforma educacional se han actualizado
la certeza de tal premisa, lo concreto es que la edu- los textos escolares, fundamentalmente debido al hecho de ña. Madrid: Labor. VILAR, P. (1982). Iniciación al vocabulario
cación histórica de las jóvenes generaciones está que los planes y programas de estudio han experimentado al- del análisis histórico. Barcelona: Crítica.
impregnada de esta finalidad. gunos cambios, tanto en sus objetivos fundamentales como 31 RÜSEN, Jörn (1997). Pág. 82.
en sus contenidos mínimos obligatorios. Saber cuál es el 32 CASTELLS, Manuel (1999).
Por ello, no es extraño entonces que la auto- curriculum oculto de los actuales textos escolares es sin duda 33 FREIRE, Paulo (1994). Págs. 17, 18, 80 y siguientes.
conciencia que la historia chilena tiene de sí es un interesante objetivo para una nueva investigación.

58 59

Оценить