Вы находитесь на странице: 1из 8

Mt 25:35Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber;

fui forastero, y me recogisteis; 36estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me


visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. 37Entonces los justos le responderán
diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te
dimos de beber? 38¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te
cubrimos? 39¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 40Y
respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de
estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

La visita no es para juzgar cómo vive, sino para llevarle una palabra de Dios
para su bienestar espiritual, familiar y material… PPT

Pedro estaba visitando a todos. Todos necesitamos en uno u otro momento una
visita. Hay ocasiones que aún en necesidad, nadie llega, esto no es para
desanimarse sino Dios permite para confiar en Él y no en el hombre.

En la visita pueden suceder milagros de sanidad y de conversiones. Pedro estaba


visitando la ciudad de Lida, allí estaba Eneas que era paralítico. Le dijo: Eneas,
Jesucristo te sana. En seguida se levantó y muchos al ver este milagro, se
convirtieron al Señor.

Hch 9: 32Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que
habitaban en Lida. 33Y halló allí a uno que se llamaba Eneas, que hacía ocho años
que estaba en cama, pues era paralítico. 34Y le dijo Pedro: Eneas, Jesucristo te
sana; levántate, y haz tu cama. Y en seguida se levantó. 35Y le vieron todos los que
habitaban en Lida y en Sarón, los cuales se convirtieron al Señor.

La visita fue muy importante para el inicio de la iglesia entre los gentiles…PPT

Pedro, como buen hebreo, consideraba a los gentiles como comunes o inmundos y
no trataba con ellos. El Señor le habló a través de una visión. Cornelio, un centurión
piadoso y temeroso de Dios, recibió en visión que busque a Pedro que él le dirá qué
hacer. El Señor le dijo que vaya con ellos. Fue a casa de Cornelio quien había
reunido a todos sus parientes y les predicó el evangelio del Señor. Ellos creyeron,
fueron llenos del Espíritu Santo y fueron bautizados.

En la visita, uno puede llegar a hogares muy elegantes u hogares muy sencillos. La
persona que visita debe ser el mismo en uno o en otro y no hacerse especial en
ninguno. Lo especial en la visita es la presencia de Dios a través del mensaje que
llevamos.

Cosas maravillosas suceden en la visita, Jesús mismo visitó este planeta. Por eso
hay redención en este planeta.

Jesús visitó muchas personas, que seamos llenos de la unción de Jesús para la
visitación.
La visitación nos lleva a conocer la situación real de los hermanos. Únicamente así
se podrá adaptar la predicación a la situación real de la iglesia.

La visita me hizo bien me sanó, me fortaleció.

Si Ud. visita es como Jesús mismo entrara a esa casa. El que me recibe a mi
recibe al que me envió…PPT

Debemos visitar a todos los que asisten a nuestra célula o discipulado. Un


líder debe hacer por lo menos una visita semanal. Lo más aconsejable es que
una joven mujer visite a otra joven mujer, un hombre a otro hombre, dos
personas del mismo sexo a otra o una pareja a otra pareja…ppt

La visita quita la indiferencia, fortalece los lazos de amistad, nos da un sentido


de cuerpo. Nos da más unidad espiritual. Esto es hermoso ante los ojos de Dios.

La visita debe ser espiritual pero, a su vez, debe ser informal. Una cara larga y un
estilo formal no son conducentes a la conversación sobre temas espirituales. El
visitante viene como un amigo cristiano con un interés profundo en el bienestar
espiritual de la familia

El hablar con la gente sobre su relación para con Dios es siempre delicado y
demanda lo mejor del que visita

El visitante no debe mirar por alto a ninguno en la casa. Empleados, niños y los
mayores deben compartir de su atención y sentir que les quiere. Debemos visitar
ricos y pobres, creyentes e inconversos.

Por regla general, la visita debe ser breve… Normalmente una visita debe ser breve,
simpática, y seguida por una oración por la familia. Así nos alcanza tiempo para
visitar a todos sin quitar el tiempo que necesitamos para otros deberes.

Una visita debe ser confidencial. No tenemos derecho de animar a la gente a


que comparta con nosotros cosas privadas…PPT y después salir a compartir el
conocimiento nuevo con todo el barrio

DETALLES A TENER EN CUENTA.

1. Siempre que sea posible, y para evitar llegar en un momento inoportuno,


debemos avisar previamente de nuestra visita. Anticipar al menos la hora a la
que vamos a hacer esa visita.

2. Los horarios. Hay determinadas horas en las que debemos procurar no hacer
una visita, por mucha confianza que tengamos con las personas que vamos a visitar.
Esas horas son: por la mañana temprano, justo antes de la hora del almuerzo o la
cena, y en un horario demasiado tarde por la noche.

3. Amigos o familiares. No es correcto, sin avisar, presentarnos con terceras


personas que ellos no conocen, bien sean amigos o familiares. En tal caso, lo mejor
es anticiparles que vamos acompañados.

4. Averiguar los horarios de la familia y sus actividades. Puede que nos


presentemos de forma inoportuna cuando salen a practicar un deporte, van al teatro
o están viendo algún programa que no se pierden nunca (por ejemplo, un partido de
fútbol).

5.- Mascotas. Nunca se deben llevar los animales de compañía -mascotas- a


ninguna casa, ni tan siquiera aunque sea una finca o casa con jardín. Siempre
debemos consultar tal circunstancia con los dueños de la casa.

6. Niños. Si la casa a la que vamos no tiene niños, o sabemos que no les gustan
demasiado, es la ocasión para dejarles que pasen la tarde con los abuelos u otros
parientes o amigos. Si no podemos, y vienen con nosotros de visita, habrá que tener
cuidado y vigilarles constantemente para que no causen molestias o algún destrozo.

7. Regalos. Si es una visita de cortesía no hay porqué llevar nada, aunque siempre
se agradece cualquier detalle. Si por el contrario vamos por invitación (a tomar el té,
merendar, etc.) podemos llevar algún detalle para el encuentro (unas pastas de té,
un libro para los anfitriones, etc.).

8. Duración. Las visitas no se deben alargar demasiado, pues debemos tener en


cuenta que estas personas también tendrán cosas que hacer. Actualmente es
común que las mujeres trabajen, y no tengan todo el día como antes para disfrutar
de una larga tertulia. Tampoco es tan habitual como antaño contar con personal de
servicio en la casa.

9. Gestos. Debemos estar atentos a cualquier tipo de gesto que demuestre


aburrimiento o cansancio por parte de los anfitriones (si son buenos anfitriones esto
no ocurrirá). Si así ocurre, es hora de poner fin a nuestra visita.

10. Agradecimiento. Debemos dar las gracias por el recibimiento y el trato recibido,
y concertar (o perfilar) una posterior visita de los anfitriones a nuestra casa. Siempre
de manera cordial y sin ponerles en un compromiso. Aunque actualmente no se
siguen estas pautas, como anécdota diremos que antes si la visita era de un
caballero a un matrimonio era el caballero del matrimonio el que devolvía la visita o
el matrimonio, pero nunca la mujer sola.

VISITA EFICAZ A UN ENFERMO


La enfermedad provoca una ruptura en el desarrollo de la vida del ser humano
y en la familia…PPT. Enfermar... y perder así el equilibrio de la salud es una
experiencia que «hace daño» y que cuestiona en profundidad al hombre. Los
proyectos se desmoronan como un castillo de naipes... El abandono del trabajo, la
exclusión de la vida social... Se entra entonces en un mundo nuevo... Estar enfermo
significa muchas veces aguantar las visitas de la familia y de los amigos, sin defensa
posible, incluso en los días de mayor cansancio y dolor. La experiencia de la
enfermedad revela la profundidad fundamental de toda vida humana. El éxito y la
desbordante actividad se relativizan, de pronto, ante lo esencial: ¡Vivir! El hombre
toca los límites de la carne y del espíritu. Solo ante lo desconocido, la angustia se
esconde detrás de su puerta... Las preguntas durante tanto tiempo escondidas,
afloran a veces a la superficie: ¿Para qué sirve la vida? ¿Para llegar a esto?... ¿Por
qué y por quién sufrir...? ¿Me habrá señalado Dios una cita con Él? Como cualquier
otra prueba, también de la prueba de la enfermedad, se pueden sacar enseñanzas:
¿y si esta enfermedad fuese una señal de alarma que me invita a cambiar algo en
mi manera de vivir? ¿Este retiro forzoso no puede convertirse en una ocasión para
tomar distancia y revisar mis prioridades? Y, a veces, se descubre otro rostro de
Dios que cambia nuestra manera de estar en el mundo y de relacionarse con los
demás.

Jesús también dijo algo acerca del cuidado de los enfermos. Al relatar el juicio final
de las naciones, Jesús dijo de los santos, "[estuve] enfermo, y me visitasteis" (Mateo
25:36). Además, cuando Él mandó a sus discípulos a ministrar, Jesús los comisionó
y les dio autoridad "para sanar toda enfermedad y toda dolencia" (Mateo 10:1). En
cada Evangelio, el ministerio de sanidad de Jesús claramente ilustra su
preocupación y compasión para los enfermos.

El ejemplo de Jesús de cuidar a los enfermos fue seguido por la Iglesia Primitiva y
ha sido practicado hasta el presente

Elementos a tener en cuenta

El encuentro del VISITANTE con las personas que sufren pone de manifiesto una
de las preocupaciones más constantes de la Iglesia a través de su historia. Tanto
en el caso de que se realice dentro del contexto hospitalario como en el familiar, la
visita es un momento privilegiado para hacer sentir el apoyo de la comunidad
cristiana a sus miembros dolientes. Al visitar una persona enferma, el visitante
es el representante inmediato de toda la comunidad cristiana, por tal razón
debe ubicarse en ese papel…ppt

Hay visitas breves que confortan, otras largas que cansan; hay intervenciones que
molestan, otras que hacen madurar. Cada visita es una oportunidad de formación
permanente que permite al VISITANTE captar cada vez mejor los vericuetos,
laberintos del alma humana, acercarse con creciente respeto al sufrimiento de los
demás, y ofrecer su humilde contribución al crecimiento de los enfermos,
ayudándoles a esclarecer lo vivido y a despertar las energías recónditas en pro de
su salud física, psíquica y espiritual.

El contacto inicial
Cuando se visita a un enfermo es conveniente presentarse y motivar la visita. Una
presentación sencilla, en la cual se da a conocer el propio nombre, sirve para
personalizar el encuentro y para crear un clima favorable al desarrollo de la relación.
En esta fase inicial la capacidad de observación por parte del agente de pastoral
cumple una función significativa. Puede observar el ambiente que rodea al enfermo
(tal como el clima físico y los objetos particulares presentes: flores, periódicos,
fotografías, rosario, Biblia...) y captar las informaciones valiosas que tal ambiente
puede proporcionarle. Aún más importante es observar al paciente mismo: las
expresiones de su rostro, los sentimientos que deja entrever, para utilizarlos cuando
se considere oportuno, con el fin de alimentar el diálogo.

Además, el visitante tiene que poseer la capacidad de observarse a sí mismo


y de valorar en qué modo su comportamiento y sus reacciones pueden
favorecer u obstaculizar el diálogo.

El desarrollo de la conversación
Los primeros dos minutos de una visita son cruciales.

-conversación social: Se habla del "tiempo", de "fútbol”, de “política”, de las


"últimas noticias”, como método para explorar el terreno o para disipar un poco la
ansiedad. Pero también puede ser un método para evitar un verdadero encuentro.

A veces el paciente prefiere mantener el contacto a este nivel, hablando de cosas


que se refieren al mundo externo, no a su mundo. El problema nace cuando el
agente no sabe captar las aperturas pastorales del paciente y concentra su atención
en la conversación “social”;

-. Conversación enfocada (pastoral): El diálogo se centra en el paciente: éste


habla de “miedo”, de “condiciones físicas", de “preocupaciones familiares", de
"necesidades religiosas" y otros temas similares. La conversación adquiere un tono
personal. La capacidad de captar estas inquietudes y de contestar a ellas define el
estilo pastoral.

La escucha es un factor determinante en el planteamiento de la relación.

De la escucha nace la confianza. La presencia de alguien que escucha y comprende


facilita la tarea de abrir el propio corazón, compartiendo estados de ánimo,
tensiones y exigencias. El agente atento contribuirá a aclarar los problemas y a
sacar a la luz los valores y los recursos del enfermo

Actitudes que hay que evitar


Asumir caras tristes----Ver la enfermedad más que a la persona----Usar frases
hechas

Imponer propios valores o esquemas----Minimizar la enfermedad----Juzgar sus


sentimientos
Pretender cambios cuando están a punto de morir----Dar falsas esperanzas---
-Insistir en que coman o hablen

Frases que hay que evitar


Es la voluntad de Dios----Sé cómo te sientes----El tiempo cura todo----Hay
gente que sufre más Con llorar no solucionas nada----Dios sabe como hace
las cosas----Quien cree en Dios no llora

VISITA EFICAZ EN EL HOSPITAL

se necesita para hacer visitas significativas al hospital es la preparación emocional


y espiritual del ministro. Es importante que usted se conoce a sí mismo para ser
un cuidante eficaz en el ambiente del hospital. Incluido en el conocerse es el
conocimiento de su papel como ministro, sus emociones, mortalidad, y fe. Por
ejemplo, con respecto al punto de vista del paciente, es importante que evitemos
aferrarnos a la alta posición que los pacientes nos dan, y que mostremos nuestro
deseo de acercarnos al paciente y tener una relación que es para la persona.

Como cuidantes pastorales debemos de anticipar que algunas visitas con pacientes
y familiares nos agotarán y nos dejarán sin fuerzas. Por esta razón es esencial que
sepamos nuestros limites emocionales y evitemos que las emociones irracionales
tomen control. En situaciones que involucre la muerte, es vital que nosotros
hayamos resueltos nuestros propios asuntos acerca de la muerte y el dolor y que
seamos capaces de enfrentar los asuntos de una manera que ayudará al afligido.
Es de vital importancia que seamos firmes en nuestra fe para poder responder a
preguntas sobre la sanidad, el sufrimiento, y el perdón que surgen de los pacientes
y sus familias.

Haga

1. Llame antes para determinar si el paciente está disponible para una visita.
2. Toque a la puerta antes de entrar el cuarto y confíe que el Señor dirigirá su visita.
3. Observe señales, noticias, o precauciones en la puerta del paciente.
4. Si sea posible, siéntese donde puede mantener cómodamente el contacto visual
con el paciente.
5. Sea alegre y hable positivamente.
6. Determine el tono y sustancia de su conversación basado en las indicaciones
ofrecidas por el paciente.
7. Escuche atentamente y entregue su atención completa al paciente.
8. Explique al paciente que puede hablar de temas sensibles.
9. Ofrezca salir del cuarto si el doctor entre, a menos que le pida que se quede.
10. Comparta la Escritura y pregunte al paciente si tenga necesidades especiales
mientras usted se prepare a orar.
11. Notifique al Pastor de su visita si sea posible.

No haga
1. No se sienta insultado por las palabras o actitudes del paciente, ni muestre
sorpresa a su apariencia.
2. No ofrezca optimismo falso y no participe en el criticismo del doctor o personal
médico.
3. No toque el equipo y no se siente en la cama del paciente.
4. No le diga al paciente noticias desagradables - incluyendo los problemas de
usted.
5. No hable en voz baja cuando está hablando a los familiares o personal médico.
6. No rompa las reglas del hospital y no viole los asuntos confidenciales.
7. No despierte el paciente dormido a menos que la enfermera lo apruebe.
8. No le ayude al paciente salir de la cama y no le dé comida ni bebida sin el permiso
de la enfermera.
9. No asuma nada.

Por medio de la aplicación de las ideas mencionadas y la fortaleza del Espíritu


Santo, nuestro ministerio a los enfermos pueda llegar a ser más eficaz.

VISITA EFICAZ A UN RECIEN NACIDO

VISITA EFICAZ UN INCONVERSO

1. Ten un estilo de vida atractivo.


Vive el evangelio. Que la palabra del Señor se haga carne en tu vida.Que
otros te admiren por tu forma cristiana de vivir y quieran seguir tu ejemplo.
(Mateo 5:14-16;I Pedro 3:16)
2. Prepárate teológica y espiritualmente.
Antes de evangelizar inconversos necesitas tener un nivel mínimo de vida
espiritual y de conocimientos bíblicos, de otra manera no sabrás ni que decir.
(II Timoteo 3:16)
3. No repitas frases en forma mecánica.
Que el inconverso no sienta que le estás repitiendo un mensaje aprendido,
cual si fueras un vendedor de aspiradoras.
4. Utiliza un lenguaje sencillo.
Modera el uso de terminología bíblica y eclesiástica. Algunas de las palabras
que utilizas en la iglesia y los estudios bíblicos no son comprensibles para los
inconversos. Procura expresarte en términos del lenguaje cotidiano y de
acuerdo con la cultura de tu interlocutor. (II Corintios 3:6)
5. No presiones.
Cuando le hables del Señor a un inconverso trata de que no se sienta
presionado a aceptar tu punto de vista, ni que sienta que le estás
predicando.(I Pedro 3:15)
6. Actúa en forma amigable.
Procura irradiar calidez humana y aceptación incondicional. Interésate
sinceramente por su persona, no veas al inconverso solo como una
oportunidad de ganar puntos con el Señor.(Proverbios 18:24)
7. Haz más énfasis en mostrar valores que en enseñar doctrinas.
El mundo de hoy está cansado de discusiones teológicas, pero está
hambriento de valores que sirvan de guía en el diario vivir. Ofréceles valores
cristianos. Dales palabras de ánimo. (I Pedro 3:1-4)
8. Trata de comprender al inconverso.
Ponte en sus zapatos. Averigua cuales son sus valores y su cosmovisión, y
piensa como responderías al mensaje cristiano si estuvieras en su lugar. (I
Corintios 9:20)
9. Escucha atentamente las objeciones y preguntas del inconverso.
Las personas quieren sentirse especiales y comprendidas. Ten paciencia para
escuchar y procura responder a sus inquietudes en la medida que te lo
permitan tus conocimientos. (I Pedro 3:15)
10. No amenaces al inconverso.
Evita hablarle del infierno o de amenazas de castigos divinos si no acepta tu
mensaje. Si lo haces solo lo alejarás de tí y del Señor. Concéntrate en lo
positivo del mensaje cristiano y en lo que éste tiene que ofrecer.