You are on page 1of 2

Las medicinas

El término medicina proviene del


latín medicīna y hace referencia a
la ciencia que permite prevenir y curar
las enfermedades del cuerpo humano.
Medicina también se utiliza como sinónimo
de medicamento (del latín medicamentum),
que es la sustancia que permite prevenir,
aliviar o curar las enfermedades o sus
secuelas.

La medicina, junto a la farmacia, la enfermería y otras disciplinas, forman el grupo


de las ciencias de la salud, dedicadas al diagnóstico, la prevención y el tratamiento
de las enfermedades.
Para ejercer la medicina, es necesario cursar estudios que permiten obtener el
grado necesario y la habilitación correspondiente. De esta forma, el médico
o doctor recibido está en condiciones de convertirse en un agente de saluden el
proceso sanitario, estableciendo una relación con el agente pasivo (el paciente,
que es la persona enferma o que busca cuidar su salud).
Usos adecuados
El uso adecuado de los medicamentos
es un factor importantísimo para aliviar
los síntomas que se estén padeciendo
o curar la enfermedad que se esté
sufriendo, además de ser
imprescindible para proteger al
paciente de reacciones adversas por
causa de la toxicidad propia de los medicamentos. Por otra parte, el uso racional de
los fármacos evita gastos inapropiados tanto para el paciente como para el sistema
sanitario.
Este buen uso pasa porque el paciente esté siempre perfectamente informado de
qué medicación debe tomar, cómo, cuándo y por qué. Además, llegado el caso,
debe saber qué hacer cuando aparecen efectos secundarios, alguna alergia o una
intolerancia por motivo de la medicación.
Los remedios
Para un gran número de personas,
yo me incluyo entre ellas, lo más
importante para nuestra vida es la
salud, sin ella todo lo demás puede
ser nada. Conocer los remedios
caseros que la naturaleza puede
ofrecernos nos puede ayudar a curar
y tratar diversas enfermedades.
Los remedios son utilizados desde
hace mucho tiempo, ya hace 5.000
años se encuentran referencias
sobre el estudio de la hierbas
medicinales por los antiguos
Sumerios. En el antiguo Egipto se registran (el Papiro de Ebers 1500 a.c.) una lista
de fórmulas y remedios caseros. El Antiguo Testamento también menciona el cultivo
y uso de hierbas medicinales. Hipócrates usaba la corteza de sauce para calmar el
dolor. En México se remonta el uso de remedios de origen vegetal a la época
prehispánica. En el siglo XIX se creó una rama de la ciencia de “la química de
productos naturales” donde en ella se trataba de identificar y aislar los principios
activos de diversas fuentes naturales que tuvieran propiedades farmacológicas.
También decir que a la vez también hay remedios que no tienen ningún tipo de
fundamento científico pero que se han ido transmitiendo por el boca a boca, de
generación en generación.
Usos adecuados
Las plantas medicinales no son totalmente
inofensivas y, al tratarse de un campo en el
que la auto prescripción es muy habitual,
debemos ser precavidos y sensatos al
preparar nuestros propios remedios
naturales.
Las características medicinales de numerosas plantas son innegables. En efecto,
una gran cantidad de tabletas tienen un ingrediente activo de origen vegetal.
También, en la misma forma que esos fármacos, una mayor alerta con las plantas
debe tenerse cuando es ingerido por niños, las mujeres embarazadas o los niños
lactantes y personas de edad avanzada. Estas tres fases de la vida son
especialmente sensibles, debido a que el metabolismo no está funcionando bajo los
parámetros habituales, ya sea porque aún no está estructurado, teniendo en cuenta
el hecho de que ha cambiado para adaptarse a un niño recientemente o porque
tiene los dolores comunes de la edad