Вы находитесь на странице: 1из 8

TEJIDOS ANIMALES

Los tejidos de los animales se dividen en diversos tipos: epitelial, conectivo, sanguíneo,
muscular, óseo y nervioso. Los dos primeros son poco especializados, a diferencia de los
segundos que se caracterizan por su gran especialización. Cabe señalar que estos tipos de
tejidos están interrelacionados entre sí, formando los diversos órganos y sistemas de los
individuos.

Tejido Epitelial: Los epitelios están formados de


células en capa continua que cubre la superficie
corporal o reviste cavidades internas. Es avascular,
pero sus células se nutren a través de un tejido
conectivo altamente vascularizado subyacente a
éste. Pueden tener una o varias de las siguientes
funciones: protección, absorción, secreción y
sensación.

1-Tejido conectivo: se distribuye ampliamente por todo el organismo, ubicándose debajo de


la epidermis (dermis), en las submucosas y rellenando los espacios vacíos que hay entre los
órganos. Cumple funciones de protección, de sostén, de defensa, de nutrición y reparación.

2-Tejido sanguíneo: formado por los glóbulos rojos (eritrocitos), los glóbulos blancos
(leucocitos), las plaquetas y por una sustancia líquida llamada plasma. La sangre permite
que el organismo animal mantenga el equilibrio fisiológico (homeostasis), fundamental
para los procesos vitales. Sus funciones son proteger al organismo y el transporte hacia
todas las células de nutrientes, oxígeno, dióxido de carbono, hormonas, enzimas, vitaminas
y productos de desecho.
Los eritrocitos contienen hemoglobina en su interior, lo que le da su coloración rojiza.
Transportan oxígeno hacia las células y eliminan dióxido de carbono al exterior. Los
glóbulos rojos de mamíferos tienen forma de disco bicóncavo y carecen de núcleo. Otros
animales, como algunas aves, tienen eritrocitos nucleados y de forma ovalada.
Los leucocitos tienen por función proteger al organismo de gérmenes patógenos y cuerpos
extraños. Hay glóbulos blancos denominados polimorfonucleares, ya que poseen núcleos de
distintas formas. Actúan en reacciones inflamatorias y son los neutrófilos, eosinófilos y
basófilos. Aquellos leucocitos con núcleos redondeados y funciones específicas son los
linfocitos y monocitos.
Las plaquetas son restos de fragmentos celulares provenientes de la médula ósea.
Intervienen en la coagulación de la sangre.
El pasma es la parte líquida del tejido sanguíneo por donde se vehiculizan los glóbulos
rojos, los blancos y las plaquetas. Está formado por agua, albúminas y globulinas
(proteínas), hormonas, enzimas, vitaminas, glucosa, lípidos, aminoácidos y electrolitos
(sodio, potasio, cloruros, fosfatos, calcio, bicarbonatos, etc.)

3.-TEJIDO MUSCULAR
Está formado por células muy largas, compuestas por estructuras contráctiles llamadas
miofibrillas. Las células del tejido muscular se denominan fibras musculares, y las
miofibrillas que contienen aseguran los movimientos del cuerpo. Las miofibrillas están
compuestas por miofilamentos proteicos de actina y miosina. Los miofilamentos son
responsables de la contracción muscular cuando existen estímulos eléctricos o químicos. En
cada miofibrilla hay miles de miofilamentos, cuya disposición da lugar a estructuras
denominadas sarcómeros que permiten la contracción del músculo.
De acuerdo a la forma y al tipo de contracción, los músculos pueden ser esqueléticos,
cardíacos y lisos.

-Músculo esquelético: Las fibras musculares son alargadas, poseen numerosos núcleos y
bandas transversales que le dan un aspecto estriado. Tienen la facultad de contraerse de
manera rápida y precisa en forma voluntaria.
-Músculo cardíaco: es similar a la fibra muscular esquelética, con aspecto alargado y
estriaciones transversales, pero contiene un o dos núcleos centrales. El músculo cardíaco
tiene una contracción involuntaria y se halla en las paredes del corazón.
-Músculo liso: de forma alargada, contienen un solo núcleo, se disponen en capas y carecen
de estrías transversales. Se unen entre sí a través de una fina red de fibras reticulares. Sus
contracciones son mucho más lentas que las que ejercen los músculos estriados y no tienen
una acción voluntaria. Las miofibrillas lisas están ubicadas en las paredes de los capilares
sanguíneos y en las paredes de los órganos internos como el estómago, intestinos, útero,
vejiga, etc.
El tejido muscular tiene por función mantener la actitud postural y la estabilidad del cuerpo.
Junto con los huesos controla el equilibrio del cuerpo. Los músculos también intervienen en
las manifestaciones faciales (mímica) que permiten expresar los diferentes estímulos que
provienen del medio ambiente. Además, protegen a los órganos internos (vísceras),
producen calor debido a la importante irrigación sanguínea que tienen y le dan forma al
cuerpo.

4-Tejido óseo: formado por osteocitos de forma aplanada, rodeados de una sustancia
fundamental calcificada, constituida por sales de calcio y de fósforo que imposibilitan la
difusión de nutrientes hacia las células óseas. Por lo tanto, los osteocitos se nutren a través
de canalículos rodeados por la sustancia fundamental, que adopta forma de laminillas de
fibras colágenas. El tejido óseo es muy rígido y resistente, siendo su principal función la
protección de órganos vitales (cráneo y tórax). También brinda apoyo a la musculatura y
aloja y protege a la médula ósea, presente en los huesos largos del esqueleto (fémur, tibia,
radio, etc.).

5.-TEJIDO NERVIOSO
Está formado por células nerviosas llamadas neuronas y por células de la glia denominadas
neuroglia.
-Neuronas: poseen formas diversas aunque por lo general estrelladas. Tienen propiedades
de excitabilidad ya que recibe estímulos internos y externos, de conductividad por
transmitir impulsos y de integración, ya que controla y coordina las diversas funciones del
organismo. Las neuronas poseen prolongaciones citoplasmáticas cortas llamadas dendritas,
y una más larga denominada axón, cubierta por células especiales llamadas de Schwann. La
principal función de las neuronas es comunicarse en forma precisa, rápida y a una larga
distancia con otras células nerviosas, glandulares o musculares mediante señales eléctricas
llamadas impulsos nerviosos.
Hay tres tipos de neuronas, llamadas sensitivas, motoras y de asociación. Las neuronas
sensitivas reciben el impulso originado en las células receptoras. Las neuronas motoras
transmiten el impulso recibido al órgano efector.
-Células de la glia: su función es proteger y brindar nutrientes a las neuronas. Forma la
sustancia de sostén de los centros nerviosos y está compuesta por una fina red que contiene
células ramificadas.

2.- Meristemas

El meristema podría definirse como la región donde ocurre la mitosis, un tipo de división
celular por la cual de una célula inicial se forman dos células hijas, con las mismas
características y número cromosómico que la original. Histológicamente este tejido
embrionario está constituido por células de paredes primarias delgadas, con citoplasma
denso y núcleo grande, sin plastidios desarrollados.

Los meristemas están presentes en los extremos de raíces y tallos, conocido como
meristemas apicales, radical y caulinar respectivamente, son los responsables del
crecimiento primario de la planta.

Ápice caulinar Detalle de células meristemáticas

Los meristemas laterales o secundarios aparecen posteriormente, cuando la planta ha


completado el crecimiento primario en longitud y desarrollará el crecimiento secundario. El
cámbium y el felógeno son los dos meristemas secundarios, se localizan en forma cilíndrica
a todo lo largo de planta. El cámbium forma xilema y floema secundario o leño de los
árboles, y el felógeno es el que forma la peridermis, comúnmente llamada corteza.

El XILEMA, también llamado leño, se encarga del transporte y reparto de agua y sales
minerales provenientes fundamentalmente de la raíz al resto de la planta, aunque también
transporta otros nutrientes y moléculas señalizadoras. Es también el principal elemento de
soporte mecánico de las plantas, sobre todo en aquellas con crecimiento secundario. La
madera es básicamente xilema.

Esquema donde se representan los principales tipos celulares del xilema primario de una
angiosperma.

Xilema y floema. Tejidos conductores de las plantas con crecimiento secundario.

El xilema primario es el primer tipo de xilema que se forma durante el desarrollo de un


órgano de la planta, y está formado por el protoxilema y el metaxilema. En primer lugar se
forma el protoxilema a partir del meristemo procámbium. Completa su desarrollo durante
la elongación del órgano y luego desaparece por fuerzas mecánicas producidas durante el
crecimiento. La pared secundaria de los elementos conductores del protoxilema, traqueidas
y elementos de los vasos, tienen normalmente engrosamientos anulares inicialmente, para
luego ser helicoidales. El metaxilema aparece tras el protoxilema, cuando el órgano se está
alargando, y madura después que se detiene la elongación. Se origina a partir del cámbium
fascicular. Sus células son de mayor diámetro que las del protoxilema y las paredes
celulares de los elementos conductores tienen engrosamientos en forma reticulada y
posteriormente son perforadas. Es el xilema maduro en los órganos que no tienen
crecimiento secundario.

Lignina

El xilema secundario se produce en aquellos órganos con crecimiento secundario a partir


del cámbium vascular. Es el tejido de conducción maduro en plantas con crecimiento
secundario, junto con el floema secundario.

El FLOEMA, llamado líber o tejido criboso, es un tejido de conducción formado por


células vivas. Su principal misión es transportar y repartir por todo el cuerpo de la planta
las sustancias carbonadas producidas durante la fotosíntesis, o aquellas movilizadas desde
los lugares de almacenamiento, y otras moléculas como hormonas.

El floema está formado por más tipos celulares que el xilema. Se compone de dos tipos de
células: los elementos conductores y los no conductores. Los elementos conductores son los
tubos o elementos cribosos y las células cribosas . Ambos tipos celulares son células vivas,
aunque sin núcleo, y tienen la pared primaria engrosada con depósitos de calosa. Dentro de
los elementos no conductores se encuentran las células parenquimáticas, siendo las más
abundantes las denominadas células acompañantes. También se pueden encontrar células de
soporte asociadas al floema, entre las que se encuentran las fibras de esclerénquima☆ y las
esclereidas.
Esquema donde se representan los principales tipos celulares del floema de una
angiosperma.

El floema primario es el primer tipo de floema que aparece en los órganos en desarrollo,
aparece primero como protofloema y más tarde como metafloema. El protofloema es el
primer floema que aparece y se forma a partir del procámbium. El protofloema contiene
elementos cribosos poco desarrollados en angiospermas, mientras que en gimnospermas y
pteridófitas posee células cribosas, también poco desarrolladas. Las células acompañantes
son muy raras o ausentes. El metafloema sustituye rápidamente al protofloema,
normalmente cuando termina la elongación del órgano, y se origina a partir del cámbium
fascicular. Contiene tubos cribosos y células cribosas de grosor y longitud mayores que en
el protofloema y siempre tienen células acompañantes. Aparecen las placas cribosas en los
tubos cribosos. Este tejido es funcional en las plantas con crecimiento primario.

El floema secundario se forma a partir del cámbium vascular en plantas con crecimiento
secundario. Los elementos conductores están muy desarrollados, así como las células
acompañantes, y aparecen tanto el parénquima axial como el radiomedular. Las células del
floema secundario, al contrario que el xilema, no depositan pared secundaria, y son células
vivas. Sin embargo, el citoplasma de los elementos cribosos puede carecer de núcleo,
microtúbulos y ribosomas, y el límite entre la vacuola y el resto del citosol no es claro. En
los árboles en crecimiento hay muy poco floema secundario activo implicado en la
conducción de nutrientes.

Colénquima

Las células del colénquima constituyen el tejido de sostén de plantas jóvenes y herbáceas.
Son células vivas a la madurez, poseen paredes primarias más ensanchadas en algunas
zonas. De acuerdo a la forma de las células y la ubicación del engrosamiento de las paredes
se reconocen varios tipos de colénquima: angular, tangencial y lacunar. Se encuentran
generalmente debajo de la epidermis en tallos y hojas de Dicotiledóneas, especialmente en
rincones angulares de los tallos.
Esquema de células de colénquima en corte
CT colénquima del pecíolo de Nymphaea amazonum.
transversal.

Esclerénquima

Las células del esclerénquima se caracterizan por tener paredes secundarias engrosadas,
secundarias; al igual que las del colénquima sirven de soporte a la planta. Son células
muertas a la madurez, incapaces de dividirse. Se diferencian dos tipos de células: fibras y
esclereidas.

 Fibras: células alargadas, estrechas. A menudo se encuentran unidas en un manojo.

 Esclereidas: son células cortas de diversas formas: las braquiesclereidas son más o
menos isodiamétricas (forman las estructuras arenosas en el fruto del peral, enlace
para observarlas aquí); macrosclereidas con formas de varilla, osteosclereidas, con
forma de hueso, junto a las anteriores son comunes en cubiertas seminales;
astroesclereidas, con formas estrelladas y ramificadas (en pecíolos y hojas).