Вы находитесь на странице: 1из 31

Okis

Okis para hablar de migración.


Obra teatral original de Diana Benítez
Proyecto UAQ 2017-2018
Escena I

-Los vehículos de los emigrantes salían de las carreteras secundarias a la gran autopista que
cruzaba el país y ahí tomaban la ruta migratoria hacia el Oeste. Era la ruta 66.

-Mientras había luz avanzaban furtivamente, como insectos.

-Y cuando les sorprendía la noche se apiñaban como palomillas en algún lugar tranquilo y con
agua.

-Y como se sentían desconcertados porque todos venían de algún lugar de aflicción, de inquietud y
derrota,

-Y como todos se dirigían a un lugar nuevo y misterioso, se arrimaban y hablaban sobre sus vidas,
su comida, su esperanza en la nueva tierra.

-Así, si una familia había acampado cerca de un arroyo, la siguiente acampaba allí por el agua y
por la compañía, y cuando llegaba la tercera, era porque dos familias habían probado el sitio y lo
habían encontrado bueno.

-Y cuando se ponía el sol, podía haber unas veinte familias y veinte coches viejos.

-Esas veinte familias se convertían en una sola, y los niños eran hijos de todos. La pérdida del
hogar se convertía en una sola pérdida y los buenos tiempos venideros se convertían en un mismo
sueño.

-Era 1930, Estados Unidos de América.

-El fenómeno de los años treinta, conocido como Dust Bowl, literalmente: 'Cuenco de Polvo', fue
uno de los peores desastres ecológicos del siglo XX. La sequía afectó a las llanuras y praderas que
se extienden desde el golfo de México hasta Canadá.

-La sequía se prolongó al menos entre 1932 y 1939, y fue precedida por un largo periodo de
precipitaciones por encima de la media.

1
-El efecto Dust Bowl fue provocado por condiciones persistentes de sequía, favorecidas por años
de prácticas de manejo del suelo que lo dejaron susceptible a la acción de las fuerzas del viento.

-El suelo, despojado de humedad, era levantado por el viento en grandes nubes de polvo y arena
tan espesas que escondían el sol.

-Estos días recibían la denominación de «ventiscas negras» o «viento negro».

-El Dust Bowl multiplicó los efectos de la Gran Depresión en la región y provocó el mayor
desplazamiento de población habido en un corto espacio de tiempo en la historia de Estados
Unidos.

-Tres millones de habitantes dejaron sus granjas durante la década de 1930, y más de medio
millón emigró a otros estados, especialmente hacia el oeste.

-A veces, este grupo de gente sacaba una guitarra y cantaban las canciones que todos conocían.
Los hombres cantaban mientras las mujeres hacían el coro o la melodía, las canciones eran de
todos.

-Todas las noches se creaba un mundo completo.

-Todas las noches se creaba un mundo de relaciones y de redes,

-Y todas las mañanas se desmontaba ese mundo, como la carpa de un circo.

-Al principio las familias echaban abajo esos mundos tímidamente, pero poco a poco fueron
haciendo suya la técnica de construir esos mundos. Se establecieron reglas, como leyes, y
nacieron nuevos códigos.

-Mientras se avanzaba al Oeste, los mundos se hacían más complejos, más completos, pues
quienes los construían tenían más experiencia.

-Para la construcción de uno de esos pequeños mundos se necesitan ciertas condiciones


materiales: agua, la orilla de un río, una fuente o incluso una llave de agua sin vigilancia.

-Se necesita suficiente tierra plana para poner las tiendas y un bosquecillo para poder hacer las
fogatas.

2
-Los mundos se creaban al caer la tarde. Los que huían del polvo y la miseria se salían de la
carretera y los construían con sus manos y sus pocos recursos.

-Y conforme las familias avanzaban hacia el Oeste, se fijó la técnica de construir un hogar por la
tarde y deshacerlo con las primeras luces de la mañana, y así, la tienda doblada se colocaba en el
mismo lugar y los trastes se metían en la misma caja.

-De este modo cambiaron su vida social, y cambiaron ellos mismos, como sólo el hombre es capaz
de cambiar en todo el universo. Ya no eran granjeros, eran emigrantes.

(Entrada teatro de cámara)

-La migración es el cambio de residencia de una o varias personas de manera temporal o


definitiva, generalmente con la intención de mejorar su situación económica, así como su desarrollo
personal y familiar.

-Cuando una persona deja el municipio, el estado o el país donde reside para irse a vivir a otro
lugar se convierte en un emigrante, pero al llegar a establecerse a un nuevo municipio, estado o
país, esa misma persona pasa a ser un inmigrante.

-Y todo el pensamiento, toda la planificación, los largos silencios que le habían dedicado a los
campos, los dedicaban ahora a las carreteras, a las distancias, a la idea del Oeste.

-Hombres que acostumbraban pensar en hectáreas, ahora miraban los kilómetros de asfalto y
medían distancias y se ocupaban de aceite, gasolina y refacciones.

-La voluntad viajaba delante de ellos.

-Algunas familias caían presas del pánico en la carretera, de modo que conducían día y noche,
sólo paraban para dormir en los mismos coches.

-Tanto anhelaban llegar a la nueva tierra que únicamente miraban hacia el Oeste, únicamente se
avanzaba hacia allá con toda la decisión, forzando los motores y también la voluntad.

-La mayoría de las familias se acostumbraron a esa nueva vida y cuando caía el sol:

Escena I.I
Hombre A y B

3
Mujer A y B

Hombre A: Habrá que buscar un lugar donde pasar la noche.

Mujer A: Ahí delante hay tiendas.

(Llega un grupo de 4 o 5 personas frente a otro que ya está en el lugar)

Hombre A: ¿Les importa que paremos aquí para dormir?

Hombre B: Qué nos va a importar. Con mucho gusto. ¿De qué estado son?

Mujer A: De Arkansas.

Mujer B: Allá hay otros de Arkansas.

Mujer A: No me diga. ¿Qué tal está el agua?

Mujer B: No sabe muy buena, pero hay mucha.

Hombre A: Gracias.

Hombre B: No hay de qué.

Mujer B: Nosotros somos de Oklahoma

Hombre A: ¿De qué condado?

Hombre B: De Cherokee.

Hombre A: ¡Allá tengo familia! ¿No conoce a los Allen?

Mujer B: Claro que sí, los Allen, y los Willis.

Mujer A: Sí, también los Willis.

Hombre A: No sé a dónde va a ir a parar todo esto, el campo está arruinado.

4
Hombre B: Pero eso se va a recuperar, lo malo es que no estaremos ahí para verlo.

-El gran desarrollo de las máquinas de cultivar y, en concreto, la introducción de la hoja de acero
que sustituyó las herramientas de hierro, facilitaron el cultivo del suelo de las Grandes Llanuras,
una tierra difícil de arar por su carácter arcilloso.

-La labor del arado fue tan intensa que cuando los agricultores especializados miraron hacia el
territorio de las grandes praderas, el triángulo entre Indiana y Texas que se proyecta hasta
Manitoba por el norte, ese ecosistema original de las praderas, prácticamente había desaparecido.

-La destrucción de las comunidades de gramíneas, que mantenían el suelo cohesionado y


atrapaban humedad, dejó el suelo sin protección. La sequía redujo las capas superiores de suelo,
lo convirtió en polvo, que fue desplazado hacia el sur y el este, formando nubes gigantescas que
acabaron depositando gran parte del suelo en el Atlántico. Tormentas ocurridas en los meses de
primavera y verano de 1934.

Monólogo I

Mujer (público) - En mi familia, la hermana de mi abuelita tuvo 12 hijos de los cuáles la mayoría
decidieron irse a vivir a los Estados Unidos. Tenemos poco contacto con ellos. Conseguí que mi
mamá me diera el celular de uno de ellos, su nombre es Eliseo Lara.

Eliseo Lara - El proceso de inmigración ilegal fue muy complicado ya que son muchos los
riesgos. Es un viaje lleno de incertidumbre. Crucé la frontera por Tijuana a San diego y de San
Diego a los Ángeles. Pasar la noche en el cerro, caminar y correr, luego transportarnos en una mini
van de ocho personas donde tal vez íbamos veinticinco. Después de cruzar y estar con
desconocidos, te retienen como rehén hasta que la deuda es liquidada. Te tratan como si fueses un
animal. Nos retuvieron
en una casa para una familia de cuatro o seis personas, pero llegamos a estar tal vez hasta
cincuenta, ahí, esperando a ser rescatados por decirlo de alguna manera. De ahí, estas personas
nos llevaron al aeropuerto y abordamos un vuelo con destino a Miami, pero con escala en Raleigh,
North Carolina y allí inmigración nos interceptó y nos regresaron a Brownsville/Matamoros. De este
punto era regresar a casa o intentarlo de nuevo…. Lo intenté de nuevo y me trasladé a Tijuana y lo
hice todo nuevamente, con la excepción de que el vuelo de los Ángeles a Miami fue directo y logré
llegar a mi destino. Comenzó una nueva vida; a trabajar hasta veinticuatro horas al día. Los
primeros cambios que percibí es que aun estando con algún miembro de tu familia estás solo.
Extrañas tu familia y tu cultura. Te encuentras con muchas limitaciones como el idioma por ejemplo.
La discriminación existe en todas partes, inclusive en México existe demasiada discriminación.
Conforme fui aprendiendo el idioma, vas obteniendo seguridad personal y ahora no hay lugar u
persona que me intimide. He experimentado momentos de discriminación porque comienzas a

5
superarte y sobresalir, y las personas que ya estaban antes intentaron sabotearme, amenazarme e
inclusive reportarme a inmigración, pero todo esto sólo me dio incentivo para trabajar y empujar
más fuerte, mi interpretación de la discriminación es que tratan de reprimirte para que nunca dejes
de ser una persona más, sin aspiraciones ni oportunidad.
Creo que es un fenómeno global casi imposible de evitar, creo que todo ser humano tiene el
derecho de buscar la oportunidad de un porvenir, ya sea dentro de su país u otros países. Toda
persona que decida dejar su país, tiene que estar muy consciente de que habrá una etapa muy
difícil, pueden ser años. Yo me he encontrado con personas que dejaron todo en sus países porque
alguien les metió la idea de que llegarían a este país y estarían mucho mejor de lo que estaban. Si
alguien desea buscar oportunidades, tienen que hacerlo e ir a donde sea necesario. La emigración
le da un toque especial a las comunidades, ya que nos da la oportunidad de conocer culturas de
todo el mundo, yo he conocido gente de: Rusia, Iran, Inglatera, Ghana, Venezuela, Colombia,
Argentina, Brasil, Chile, Perú, Costa Rica, Honduras (casi me caso con una), Salvador, Panamá,
Trinidad Y Tobago, etcétera. Hay una frase que dice: “No deseamos lo que tienen los demás
porque no sabemos cómo lo obtuvieron.”
Espero que te sirva esta información. Omití muchos detalles de mi viaje por la vida relacionado con
el tema porque son bastante largos y un tanto complejos.

Escena II
Hombre A y B
Mujer A y B
Hombre A: Tal vez cometimos un pecado muy grande, pero no nos dimos cuenta.
(Silencio)

Hombre B: Tenía un hermano, Charly, güero como elote y ya era todo un hombre, sabía tocar el
acordeón y contaba historias de miedo. Un día andaba preparando la siembra en el llano y, al ir a
despejar un surco, asomó una cascabel. Los caballos se espantaron y el rastrillo le cayó encima y
los filos le cayeron en el vientre y le destrozaron la cara y...(Pausa) ahora él está enterrado en
esas tierras a las que tal vez no regrese jamás.

Hombre A: A mí me dieron unas estampas donde todo se ve muy bien, muy bonito. En una de las
fotos salen unos nogales y unas matas de frambuesas, y parece que el clima es bueno y a lo lejos,
junto a una mula, se mira un cerro muy alto cubierto de nieve. Todo muy bonito. Dice California en
letras rojas.

Mujer B: Ojalá haya trabajo. Allá seguro no pasaremos frío. Voy a mandar a los hijos a la escuela
porque yo sé leer y quiero que ellos...pues, también sepan escribir su nombre.

6
Mujer A: Hasta mañana.

Mujer B: Buenas noches.

Transición.
Escena II.I

Hombre B: Después de cruzar Colorado hay un desierto. Lo mejor es no parar y llevar una buena
cantidad de agua, por si acaso.

Hombre A: No, yo lo voy a pasar de noche, si no te achicharras vivo.

-Al salir completo el sol, las familias se habían ido. Los vehículos de los emigrantes avanzaban
como insectos, y ante ellos se extendían los cientos de kilómetros de asfalto.

Hombre A: Pues aquí estamos. Esto es California.

Hombre viejo: Nos falta cruzar el desierto y ya sabemos que es lo peor.

Hombre A: ¿Esta misma noche?

Hombre D: No sé.

Hombre viejo: No nos haría mal un poco de descanso, sobre todo a la abuela. Aunque mientras
más pronto lo crucemos, mejor. Me quedan cuarenta dólares para comer, sin olvidar que somos
nueve.
Hombre joven: Yo por mí, me quedaría aquí tumbado para siempre. Sin pasar hambre ni ponerme
triste. Aquí junto al río, o adentro del agua. Eso quiero, revolcarme en el lodo sin hacer nada más.

Mujer A: En mi vida había visto montañas tan enormes.

Mujer B: Esta tierra es asesina. Esta tierra no es una tierra, es el esqueleto de una tierra. Ya no sé
si vamos a llegar nunca a un lugar donde se pueda vivir sin tener que luchar contra todo, hasta con
las piedras.

Hombre joven: En las fotos que vi, era una tierra verde, con casitas blancas. Madre tiene mucha
esperanza puesta en esas casitas, pero me da la impresión de que esa tierra no está en ningún
lado.

7
Hombre viejo: Espérate a que lleguemos a California, allá hay buena tierra.

Hombre C: ¡Por Dios padre! Esto es California, esto que ve.

Hombre B: ¿Van hacia el Oeste?

Hombre B: No, señor. De allá venimos. Nos regresamos a nuestra tierra.

Hombre viejo: ¿Y dónde es su tierra?

Mujer B: Somos del norte de Texas, cerca de Pampa.

Mujer A: ¿Y California? ¿No pudieron salir adelante?

Hombre B: No. Pero al menos podemos morirnos de hambre con los nuestros. Siempre es mejor
que morirse de hambre con gente que lo odia a uno.

Mujer A: ¿Por qué dice que lo odian?

Hombre B: No lo sé.

Hombre viejo: Díganos algo más, por favor.

Hombre joven: ¿Por qué lo odian en California?

Mujer B: ¿Van al Oeste? ¿Es la primera vez que van?

Hombre viejo: Sí

Hombre B: Bueno, entonces no me hagan caso. Vayan y véanlo ustedes mismos.

Hombre joven: Pero todo el mundo quiere saber lo que le espera.

Hombre B: Si de verdad quieren saberlo... Es una tierra hermosa, pero hace tiempo que se la
quedaron unos cuantos. Uno atraviesa el desierto y llega cerca de Bakesfield y no ha visto en su
vida una cosa tan bonita: huertos, viñas, la tierra más hermosa.

8
Mujer B: Y entonces empiezas a pasar por tierras llanas, con agua de sobra y ves que están en
barbecho. Tierras como abandonadas.

Hombre B: Pero usted nunca va a poder trabajar un solo pedazo. Hay una compañía Agrícola y
Ganadera, y si ellos no quieren trabajarlas, no las trabajará nadie.

Hombre B: Y si vas y plantas un poco de maíz, terminas en la cárcel.

Hombre joven: ¿Y nadie las trabaja?

Hombre B: Eso, buena tierra que nadie trabaja. La gente los mirará a ustedes de mala manera. Se
les queda mirando con cara de "vete de aquí hijo de mala madre".

Mujer B: Y luego está la policía que no te deja vivir. Si acampas a un lado de la carretera, vendrán
a echarlos.

Hombre B: Lo verán en la cara de la gente, verán su odio.

Hombre B: Y les voy a decir algo, nos odian porque tienen miedo. Saben que cuando uno tiene
hambre hará lo que sea por encontrar algo que llevarse a la boca, aunque tenga que robarlo.

Mujer A: Saben que dejar la tierra abandonada, sin trabajar, es un pecado y que alguien terminará
haciéndolo.

Hombre B: (Diciendole a mujer B) Es que a ellos nadie los ha llamado okies.

Hombre Viejo: ¿Okies? ¿Qué es eso?

Hombre B: Así llaman a los de Oklahoma. Pero ahora se lo dicen a cualquiera, ahora eso quiere
decir que eres un cerdo asqueroso.

Mujer B: Okies es lo mismo que decirte que eres basura, lo peor de lo peor. No significa nada, es la
manera en que te lo dicen.

(Pausa)

Hombre B: Pero tienen que ir a verlo con sus propios ojos. Me dijeron que hay cerca de trescientos
mil como ustedes y que viven como animales.

9
Mujer B: Porque en California todo es ya de alguien, no queda tierra sin dueño y los dueños no la
van a soltar nunca aunque tengan que matar a medio mundo.

Hombre B: Y tienen miedo y eso los pone furiosos. Tienen que oírlo.

Hombre B: La mejor tierra que van a ver en su vida, pero su gente no es buena, lo tratan a uno a
patadas. Tienen tanto miedo y están tan preocupados con lo suyo que ni siquiera son amables
entre ellos mismos.

Hombre viejo: ¿Y si uno ahorra, no puede comprar un pedazo de tierra?

Hombre B: No van a encontrar un trabajo estable. Cada día va uno a un jornal y luego a otro. Se
trabaja con alguien que lo mira mal y siempre pueden encontrar a otros dispuestos a trabajar en
peores circunstancias.

Hombre joven: ¿Y no hay nada bueno allá?

Hombre B: Sí, pero sólo para ver de lejos. Si te sorprenden tomando una naranja del suelo se te
aparece un hombre con escopeta que tiene permiso para matarte.

Mujer B: Hay un hombre que vive solo y tiene cuatrocientos mil hectáreas de tierra.

Hombre joven: ¿Y qué hace con tanta tierra?

Hombre B: Tiene algo de ganado, hay vigilantes por todos lados, el tipo va de un lado a otro en un
coche blindado. Lo he visto en fotos, es gordo y fofo, y tiene unos ojillos pequeños y mezquinos y
una boca que parece el culo de una gallina. Tiene miedo de que lo maten.

Hombre A: Es el dueño de cuatrocientas mil hectáreas y tiene miedo de morirse, el muy cabrón.

Hombre viejo: Pero, ¿para qué las quiere?

Hombre B: Sabe. Para mí que está loco. En su retrato del periódico parece loco.

Mujer B: Y mezquino. Es dueño de una compañía de prensa o algo así. Tiene miedo de que Dios
se lo lleve.

10
Hombre B: No sé. Sólo miedo.

Hombre viejo: Si necesita cuatrocientos mil hectáreas para sentirse rico, digo yo que las necesita,
porque dentro de él se siente muy pobre, y si es pobre por dentro, ni cuatrocientas mil ni un millón
van a hacer que se sienta rico.

Hombre B: Mire, yo no lo sé todo, tal vez ustedes llegan y encuentran un trabajo fijo, pero también
puede suceder que no encuentre trabajo. Lo que le puedo decir es que la mayoría de los que
llegan, viven mal.

Hombre joven: ¿Y tú qué piensas de todo esto?

Hombre A: Ni pienso ni dejo de pensar. Estamos en camino, ¿no? Nada de lo que se ha dicho nos
lo va a quitar de la cabeza, vamos a ir igual, digan lo que digan. Cuando lleguemos, llegaremos, y
cuando encontremos trabajo, trabajaremos, y cuando no lo encontremos, nos sentaremos a
esperar. ¿Para qué hablar tanto?

Hombre joven: El tío casi no habla, pero cuando habla, habla cabal.

Mujer A: Hoy mismo podríamos atravesar el desierto.

Monólogo II

.
Público- ¿Nombre? Público- ¿Nombre?

Miguel: Miguel F. Rodríguez Damián. Alejandra: Alejandra Galván Rodríguez

Público- ¿Qué entiende por "hogar"? Público- ¿Qué entiende por "hogar"?

Miguel: ¿Qué es el hogar? Hmmmm. El hogar es el Alejandra: La bendición más grande que me dio
lugar que construyes con amor y sacrificio, con Dios, el tener un techo el cual comparto con mis
esfuerzo y con dolor. Es el lugar en el cual sientes seres más queridos que son mis hijos y mi esposo.
paz, amor y al cual deseas siempre regresar. Un
hogar no se construye ni se forma con muros. Su
mayor soporte es el amor. Es el lugar donde
siempre encontrarás un abrazo, unos ojos que
siempre te miran, y la pregunta más siemple pero
la más llena de amor: ¿Cómo te fue hoy? Para mí
eso es un hogar.

Público- ¿Qué es lo que considera más importante Público- ¿Qué es lo que considera más importante
en su vida? en su vida?

11
Miguel: Yo viví sin conocer a Dios por cuarenta Alejandra: Mi familia, empezando por mis hijos,
años, y en tres que tengo de conocerle mi vida esposo y el resto de mis familiares cercanos.
cambió y tomó un giro mucho más grande. Vivía sin
un propósito en la vida, sin saber por qué estaba
aquí. Ahora es diferente. Mientras llego a mi
destino disfruto del paisaje.
Público- ¿Por qué tomó la decisión de migrar?
Público. ¿Por qué tomó la decisión de migrar?
Alejandra: Tenía el deseo de trabajar fuera de casa
Miguel: Lo he pensado mucho, pues fue una de las y ayudar económicamente a mi familia.
decisiones más grandes, con mayores
consecuencias en mi vida. Solo puedo decir que lo
sentí en mi corazón, sentí que había mucho más
que sólo quedarme a morir en mi pueblo, al cual
amo y recuerdo. Pero no sólo fue lo económico, fue
algo personal.
Público: ¿En qué año migró?
Público- ¿En qué año migró?
Alejandra: 1983.
Miguel: Salí en marzo de 1999.
Público- ¿Qué descubrió al migrar? Es decir, ¿Qué
Público- ¿Qué descubrió al migrar? Es decir, ¿Qué resultó como se esperaba y qué no?
resultó como se esperaba y qué no?
Alejandra: Que es muy difícil estar lejos de tus seres
Miguel: Descubrí la vida, tal cual es: dura, porque queridos.
no estaba preparado para enfrentarla. Pero fue
algo que me dio mucha enseñanza y ahora puedo
decir que la vida es maravillosa.
Público- ¿Sufrió alguna vez alguna clase de
Público- ¿Sufrió alguna vez alguna clase de discriminación? Comentarios, miradas, agresión
discriminación? Comentarios, miradas, agresión física.
física.
Alejandra: Sí, recuerdo que fue en el
Miguel: Sí, sufrí discriminación y la sigo sufriendo estacionamiento de la tienda Sam´s. una señora
todos los días. Pero me he dado cuenta de que no americana se molestó porque no puse el carrito del
es por el idioma, ni mi color de piel (pues la mandado en el lugar que iba al terminar mis
mayoría de las veces es mi propia raza quien lo compras, y me grito: “Regrésate a México, de
hace). Pero sé que no hay algún problema en mí, el dónde vienes, este no es tu país”. Muy, muy
problema está en ellos. Solo no permito que su molesta la señora. Eso pasó unos veinticinco años
actitud o comentarios me afecten. Nosotros atrás.
decidimos si lo que los demás opinan nos afecta o
no.
Público- ¿Qué fue lo que más extrañó o extraña de
Público- ¿Qué fue lo que más extrañó o extraña de su hogar?
su hogar?
Alejandra: Lo que más extraño es a mi familia, mi
Miguel: Mi familia. papá, mis hermanos, mis sobrinos y el resto de mi
familia. Se pierde uno momentos muy especiales
con todos ellos.

Público- ¿Si pudiera volver en el tiempo, volvería a


Público- ¿Si pudiera volver en el tiempo, volvería a hacerlo?
hacerlo?

12
Alejandra: Sí, pues gracias a Dios me ha ido muy
Miguel: Sí, sí lo haría. Trataría de hacerlo mejor, bien en este país, tuve la oportunidad de terminar
aprender de mis errores. Pero lo volvería a hacer. mis estudios, que dejé inconclusos al venirme a
Estados Unidos a los quince años de edad. Obtener
mis documentos y poder trabajar y darles lo
indispensable a mis hijos. Y sí, sí volvería a hacerlo
porque acá conocí al amor de mi vida David
Aboytes.

Escena III

Hombre 1: Habrá que verlos en seis meses.

Hombre 2: Uno siempre quiere sentirse el más listo, el que lo sabe todo y decirles a los demás las
cosas que se tienen en la cabeza.

Hombre 1: Ellos preguntaron.

Hombre 2: Pero de todas formas van a ir. Lo que les dije no ha cambiado nada, sólo se van a
amargar el camino antes de tiempo.
Transición

Mujer A: ¿Quién está ahí?

Policía: ¿Quién está ahí?

Mujer A : ¿Qué quiere usted?

Policía: ¿Y qué cree usted que quiero? Quiero saber quién está ahí dentro.

Mujer vieja: Somos tres mujeres. Yo, la abuela y mi hija.

Policía: ¿Dónde están los hombres?

Mujer vieja: Bajaron al río. Viajamos toda la noche.

Policía: ¿De dónde vienen?

Mujer vieja: De cerca de Sallisaw, en Oklahoma.

13
Policía: Bueno, pues sepa que no pueden estar aquí.

Mujer vieja: Vamos a atravesar el desierto hoy en la noche.

Policía: Más les vale, si los encontramos aquí en la mañana, los vamos a arrestar. Aquí no
queremos a nadie merodeando.

Mujer vieja: En mi tierra, la gente como usted no levanta la voz. Ni anda por ahí asustando
mujeres.

Policía: Pues ahora no está en su tierra, está en California y no los queremos aquí, malditos Okies.

Mujer vieja: ¿Okies?

Policía: Sí, okies. Ya le advertí, los encuentro mañana y me los llevo presos.

-California perteneció a México y sus tierras a los mexicanos; pero una horda de estadounidenses
harapientos y febriles cayó sobre ellas, se las adueñaron, robaron la tierra de Sutter y Guerrero, al
norte de la República. Las tomaron, las dividieron y se pelearon por ellas.
-Aquellos hombres desesperados por saciar su hambre de tierra luego custodiaron con escopetas
lo que habían robado.

-Levantaron casas y graneros, marcaron los campos y plantaron cosechas y así tomaron posesión.

-Poseyeron las tierras mexicanas.

-A los mexicanos les bastaba con lo que tenían para vivir y comer, no opusieron demasiada
resistencia porque no existía en su naturaleza una necesidad tan desesperada por poseer la tierra.

-Con el paso del tiempo estos colonos ilegales se convirtieron en dueños, y sus hijos crecieron y
tuvieron sus propios hijos en aquellas tierras.

-Y desapareció su necesidad de poseer tierras y agua.

- Estos pobladores y colonos de Estados Unidos que llegaron a California en el siglo XIX ya no
sentían esa necesidad de hectáreas de tierra fértil. Ya no se levantaban por las mañanas con la
necesidad de escuchar los primeros gorjeos de pájaros y sentir la brisa húmeda, eso se perdió.

14
-Desde los años treinta, las cosechas se calculan en dólares y se compran y venden antes de ser
cultivadas, desde entonces la tierra se valoraba en relación con el capital principal, más los
intereses.

-Una mala cosecha simplemente significaba pérdida de dinero.

-Su amor por la tierra se diluyó entre el valor de los dólares.

Monólogo III

Hombre: Hola Abby, lo que te estoy enviando es una recopilación de testimonios que encontré en
internet de migrantes mexicanos en Estados Unidos, te estoy enviando esto porque yo no tengo
familia que haya migrado a/de algún país, hasta donde llega el conocimiento de la familia con la
que tengo contacto (chequé hasta las familias de los tíos de mis padres y los únicos casos de
migración habían sido vacacionales). Es posible que del lado de mi abuelo materno haya
migrantes pero nadie me supo decir debido a que es un lado de la familia con el que se cortaron
lazos hace más de 20 años. Espero sea de utilidad.

Jesús: Volveré a intentar cruzarme la frontera en diez horas. Espero que todo salga bien, aunque si
me detienen me arrestarán por cuatro meses. En el centro de detención me trataron de la
chingada, muy sarra. Te insultan muy cabrón los agentes de migración. Ni saben español pero te
dicen: "Chinga a tu madre pinche mexicano". A mí me golpearon en las costillas; así como no
queriendo me pegaron con el puño en los riñones.

Gabriel Pineda: Yo he pensado muchas veces regresar a México, pero cuando hablo para mi
pueblo donde viví, donde todavía vive mi padre, mi madre, mis hermanos y mis hijos, siempre hay
una mala noticia. Que mataron a un amigo, a un vecino o a un familiar. No hay opción de regreso,
tal vez al próximo que maten sea yo si regreso. Soy de Morelos, donde todos los días matan a
mucha gente, por ninguna razón o por muchas razones.

Luis Arias: Viví toda mi vida en California, desde los 3 años, me regresé en 2009, mi madre metió
papeles, pero nunca llegó nuestra fecha para arreglar papeles. Me quedé sin trabajo por lo del e-
Verify, entonces decidí mejor regresarme a México, ahora tengo mi casa, trabajo y carro acá.

Sarai Ferrer Emigré a Estados Unidos el 13 de febrero del año 2000. Durante casi todo el año
anterior los problemas económicos fueron empeorando para mi familia y para mí. Yo era, junto con
mi hermana Magdalena, el sostén económico de nuestro hogar. Una prueba palpable del
pensamiento y filosofía de mi familia, fue que mi padre emigró a Estados Unidos durante su

15
juventud —en los años cuarenta— y trabajó allí en la pizca de cítricos, jitomate y otras legumbres
en California. Sin embargo, después de cumplir su contrato, regreso a Tacátzcuaro, Michoacán, su
tierra natal. Jesús- De allí emigró casi inmediatamente a la ciudad de México para casarse y
formar familia. Contrariamente a sus hermanos y paisanos, que echaron raíces en el país del norte,
lo atrajo más lograr la estabilidad familiar de los bienes materiales en Estados Unidos. Nosotros
nunca pensamos en emigrar sino echar raíces en México. Mi padre nos narraba los sufrimientos a
los que los emigrantes eran sujetos durante su travesía y estancia en Estados Unidos. Gabriel-
Deseaba evitarnos el dolor que él mismo sintió al llegar a una tierra donde no se hablaba el
castellano y donde se vivía frío, hambre y discriminación. Reconocía las ventajas económicas de
ser trabajador inmigrante en Estados Unidos, pero estaba también sensibilizado del “precio de
sangre” que se debía ofrendar a cambio. Por todo eso, ni yo ni ninguno de mis hermanos
queríamos emigrar de nuestro país, pero eso cambió cuando nuestra economía se vio
empobrecida. Tuve que irme. Así fue como desaparecí. Saraí- No fui más yo, Saraí Ferrer, sino una
tal Bettina Saavedra, así decían mis papeles. Cambié de identidad para conseguir trabajo,
rebuscando las formas de movilizarme para la supervivencia. Cada día que pasaba extrañaba más
a mi familia, mi país, mi vida en México. Lloré durante muchas horas en lugar de dormir. Todo en
silencio. Ni los que me hospedaban, ni mi familia en México debían saberlo.

Escena IV

-Y toda la fuerza con la que se araba la tierra se quedó perdida en los intereses del banco.

-Dejaron de ser agricultores, se convirtieron en comerciantes de tierras.

-Los empresarios se apoderaron de las tierras, de las granjas.

-La agricultura se convirtió en industria y los propietarios importaron esclavos.

-Chinos, japoneses, filipinos, mexicanos.

-A los esclavos les bastaba con algo de arroz y frijoles, no necesitaban mucho para vivir.

Hombre californiano: Estos no sabrían qué hacer con una paga mayor.

Mujer 1 californiana: Mira cómo viven, cómo comen.

16
Mujer 2 californiana : Son ignorantes y sucios, son portadores de enfermedades, ellos aumentan la
necesidad de vigilancia y ocuparán los espacios en escuelas públicas en lugar de que nuestros
niños los ocupen.

Mujer 1 calif. : Si ellos se organizan y se niegan a trabajar, pueden acabar con una cosecha
completa en nuestros campos.

Mujer 2 calif. : Nunca serán bienvenidos en la comunidad ni se les hará sentir en casa cuando
lleguen a instalarse en los lugares donde se necesita su trabajo.

Mujer 1 calif. : Y si reclaman cualquier cosa, los deportamos.

-Las granjas eran cada vez más grandes y había cada vez menos propietarios.

-Cuando algunos de los siervos reclamaban por un derecho a mejor paga o a mejores condiciones
de vida, se les golpeaba, amedrentaba, se les expulsaba del país o simplemente se les mataba.

-Como a los trabajadores mexicanos que llegaron alrededor de 1920. Aunque ellos no se dejaron
intimidar del todo.
Periodista A: El problema básico en el Valle Imperial con los trabajadores mexicanos es que se
quieren organizar.

Periodista B: Un gran número de hombres y mujeres fueron arrestados y culpados por cargos de
todo tipo, las fianzas eran tan altas que nadie puede pagarlas, por lo que no fueron liberados.

Periodista C: Para poder controlarlos se tuvieron que usar gases lacrimógenos porque se les
detectaron armas de fuego, eso dijo la autoridad del condado.

Periodista A: El derecho de libertad de expresión, el derecho a reunirse y a un juicio justo no es


para los mexicanos acá en el Valle Imperial de California.

Periodista B: El mismo gobierno mexicano ayudó a repatriar a muchos mexicanos que sufrían en
los campos californianos.

Periodista C: No fueron los únicos, también había chinos, japoneses y hasta filipinos.

Periodista A- Las cosechas cambiaron, hubo más árboles frutales, menos cereales. Había más
productos de la huerta: papas, lechugas, coliflores, cosechas que había de recogerse encorvado.

17
Periodista B- Arrastrarse como insecto entre las hileras de lechuga, inclinarse y arrastrar el costal
entre las hileras de algodón, avanzar de rodillas, como un penitente, entre las coliflores.

Periodista C: Se necesita un ejército de hombres para trabajar la tierra y capataces con varios
ayudantes que vigilen que los hombres encorvados se muevan entre los surcos.

Periodista A: Ya nadie cree que sea posible que los mexicanos regresen a trabajar las tierras de
California después de haber sido tratados así.

Monólogo IV

Arleenn: Me salí de México a los 34. Mi esposo y yo estábamos buscando una oportunidad de vivir
fuera de México porque hay algunas cosas de la situación en México que no nos gustaban:
inseguridad, la sociedad basada en dinero olvidándose de valores, oportunidades de trabajo,
calidad de vida vs lo que ganas...
Actualmente tengo 4 años viviendo en Chicago
¿Qué si he vivido discriminación? UUfffff, la lista es larga pero las que más recuerdo es una vez
que esperando a subirnos a un avión un señor que me estaba tratando muy bien hasta que se
enteró que era mexicana y me empezó a tirar mierda y decir que viva Trump
Y también en la cuenta pasada en la que trabajaba me hacían menos por ser mexicana.
Me comunico seguido con mi familia pero no voy lo que me gustaría. Por suerte mi marido si va
seguido y me trae comida que es de las cosas que más extraño. Aunque no lo crean, uno va
perdiendo noción de que cosas saben de verdad como México. Extraño de México su alegría, su
gente, el calor humano y bienestar por el de enfrente que no existe en USA. Su música, las
sobremesas en restaurantes (aquí no existen), el poderle caer a una amiga a su casa sin avisar,
unos tacos en la madrugada, correr en Reforma, las conchas, el mercado De la Cruz, su queso
panela, salsas, mi cantina favorita...
USA es un lugar donde la gente está muy sola pero te puedo decir que mi calidad de vida es
increíble, que vivo en una ciudad llena de cosas que hacer gratis y que tengo oportunidades que en
México hubieran sido muy difíciles de conseguir o menos relevantes. Soy feliz. A pesar de que amo
a mi país como a nada en el mundo no creo regresar a vivir o por lo menos en un muy buen
tiempo.
Monólogo IV.I

José Luis: Vine a los estados Unidos por trabajo, unos amigos míos me invitaron. Es muy diferente
a México, demasiado diferente. La vida si es más fácil. Aquí se siente uno mejor que en México.
Por ejemplo aquí en el trabajo lo que se hacemos en un día, allá en México se trabaja toda la
semana. Yo estuve trabajando en un fabrica allá en México, pero en realidad ahí no se hace nada,
ese es un trabajado que hacen aquí los gringos, el trabajo de nosotros los migrantes es la

18
construcción, aquí uno tiene que trabajar muy duro, por eso es por lo que pagan mucho dinero,
porque uno tiene que trabajar demasiado.
Ahora vivo en New Jersey, y pues acá estoy mejor, aquí compré una casa, compre mi propia casa,
traigo mi carro, tengo un buen trabajo, estoy mucho mejor que allá. En México no hubiera pasado
de un obrero.
No, no volvería México, solamente a visitar a mi familia, yo ya hice mi vida aquí, yo ya hice una
familia, tengo mis hijos, tengo mi esposa, ya no puedo abandonarlos, ya no puedo dejarlos aquí, o
llevármelos para México, qué les puedo ofrecer allá, yo no les puedo ofrecer nada, en cambio aquí,
ya tienen todo. Tienen escuela, tienen todo el estudio que ellos quieren, tienen mejores trabajos,
ganan mejor que en México, eso es indispensable, yo pienso, que aquí es mejor, en Estados
Unidos.

Escena V

-Llegaban en oleadas desde el otro lado de las montañas. Inquietos y hambrientos, como hormigas
invasoras.

-Todo lo soportarían, estaban ansiosos de recoger, sembrar, cargar, llevar, todo lo soportarían con
tal de comer.

-Los hombres reventaban en medio de los campos, dejaban la sangre de sus cuerpos en una tierra
que no les pertenecía.

-Los grandes terratenientes los odiaban porque se dieron cuenta de que ellos se habían convertido
en flojos y los okies eran trabajadores a pesar de su hambre, o por lo mismo.

-Los propietarios los odiaban.

-Los tenderos los odiaban porque no tenían dinero para gastar en sus tiendas.

-Los banqueros los odiaban porque no podían sacar ningún beneficio de ellos.

-Los okies no tenían nada.

-Y los otros trabajadores también los odiaban porque eran tan pobres que no les importaba aceptar
cualquier trabajo, cualquier cosa con tal de comer, y los patrones se aprovechaban y les daban el
trabajo más fácilmente.

19
-Y los emigrantes y los desposeídos se extendieron por todo California.

-Nuevas oleadas de desposeídos, de hombres y mujeres sin techo, endurecidos, decididos y


peligrosos.

-Una familia de desposeídos, con hijos famélicos tenía más fuerza de trabajo y más seguridad de
que en algún momento sacaría de la tierra las zanahorias, las papas y las coliflores, porque su
necesidad era enorme.

Hombre E
Mujer E y D

Hombre A: Lo que yo podría hacer con un par de cerdos.

Mujer A: Ni los tienes ni los tendrás.

Mujer A: Todos esos campos tienen dueño, todo lo que alcanzas a ver.

Hombre B: A lo mejor podemos comprar un cachito, ese de allá abajo, míralo, lleno de malas
hierbas.

Mujer A: No podríamos, aunque esté lleno de hierbas del diablo, así tendrá que quedarse porque
no nos pertenece.

Hombre A: ¿Y si voy por la noche a plantar unos nabos o zanahorias...?

Mujer A: Pero deja malas hierbas al rededor para que no se fije nadie. Ve por las noches y riega
con una lata para que no haya sospecha de que siembras.

Monólogo V

Público: Historia de Alejandro Osornio Cano, hermano de mi madre Martha Osornio Cano y
redactada por mí.
Hola tío. Oye, estamos haciendo investigación para nuestra siguiente obra de teatro y el tema es
migración, debemos recopilar historias reales y de nuestra familia. Así que te agradecería
muchísimo si me cuentas la tuya desde el principio, cuándo y por qué te fuiste, cómo fue tu vida ahí
al principio y que es lo que ha ocurrido hasta ahora, los pros y los contras, etc

20
Alejandro Osornio: Trataré de resumir con las cosas más importantes. Porque ya son muchos años
y es mucho lo vivido. Pero... Todo comenzó en el año de 1999; cuando decidí emigrar a los
Estados Unidos. La falta de dinero, la falta de oportunidades, mi inmadurez, mi espíritu de juventud
aventurera me hicieron salir de mi pueblito querido, el maldito sueño de venir a Estados Unidos a
trabajar para lograr otro sueño: comprar un carro o camionetita que tanto anhelábamos tener en la
casa de Don Fitos y que tantos diciembres mis hermanos prometieron que nos la iban a regalar y
nada más nunca llegó. El día que decidí venirme y despedirme de mis padres, hermanos, amigos y
novia, fue un día muy duro que hasta la fecha no he podido olvidar. Cuando me despedí de mi
novia, que en ese momento ella estaba en la secundaria atendiendo sus clases, llegué llorando con
ella y nos abrazamos porque sabíamos que no lo volveríamos a hacer, me dio la bendición al igual
que mi madre y el beso de despedida. Solo como un perro, destrozada mi alma y corazón, me fui
de mi tierra querida sin saber qué me deparaba el maldito destino, con unos cuantos pesos en la
bolsa que con mucho sacrificio consiguió mi padre.
Me fui a vivir mi aventura gabacha. A la pesadilla americana...
Al llegar a Tijuana, que por cierto es la ciudad más culera y horrible que he conocido en mi corta
vida, mi primera noche en un hotel de quinta fue muy triste y tenebrosa, cerré los mil candados que
tenía, le puse un sillón viejo que estaba ahí y me puse a llorar hasta quedarme dormido. Hice una
llamada a Lucio y él me mandó a Irma, su esposa, para mandarme unos dolaritos y ella me llevó
con unos familiares que tenía en Tijuana, ahí duré dos semanas en lo que me buscaron un coyote
que me cruzara. Para esto mi soledad era enorme y lloraba por las noches, mi dedo que me
machuqué en el taxi, ya estaba morado y muy hinchado. Después de dos semanas ya me llevaron
con un coyote con un pasaporte falso y cuando estaba en línea para mostrarlo al oficial, con la
mano temblorosa y sin saber qué, lo mostré y me dijo -hey yu mexicano venir para acá- . Me
llevaron a la oficina, me interrogaron, me tomaron todos mis datos y huellas, cuando me tomaron
las huellas, mi dedo que tenía hinchado y morado, el migra me lo apachurró sin piedad y zaz! tronó
y se salió toda la sangre podrida que traía dentro, fue muy doloroso. Me regresaron a Tijuana y a
esperar otra vez al coyote para cruzar de nuevo. La segunda vez con otro pasaporte de un cabrón
de Kuwait, que ni se parecía a mí, pude cruzar y lo primero que miré fue la bandera de los Estados
Unidos de Norteamérica en un maldito Mc Donalds. Un 19 de Marzo de 1999 llegué a los United
States. Comencé la agonía de los United, una vida que los primeros años fue muy difícil y dolorosa,
llena de soledad y de recuerdos. Casi todas las noches soñaba que regresaba con mis padres.
Para no hacerla tan larga, la soledad nunca se ha ido, han pasado muchísimos años y no logro
superarlo, la vida acá en el gabacho es miserable y bonita. Llega el momento donde pierdes toda
esperanza de regresar y te resignas a quedarte acá.
Hay muchas aventuras que contar, hasta para hacer un libro. Ahora después de 19 años ya tengo
mi familia y eso me ha impedido regresar a mi tierra. Me ha ido muy bien y muy mal. El llegar a un
país totalmente desconocido y con un idioma muy diferente es muy muy difícil. Pero hemos sido

21
tan cabrones que hemos sabido salir adelante y hasta aprendimos un poco de inglés. Espero te
sirva y pos, saludos y abrazos a todos.
Escena VI
Hombre E
Mujer E y D
Policía 2
Hombre californiano
Mujer californiana

-Pero entonces un día aparece un policía con escopeta y te apunta:

Policía 2: ¿Sabe lo que está haciendo?

Hombre B: No le hago daño a nadie.

Policía 2: Esta tierra no es suya, es de otro propietario y usted no tiene permiso.

Hombre B: La tierra está sin cultivar.

Policía 2: Ha ocupado esto ilegalmente y luego va a creerse que es suyo, pensará que le
pertenece.

Grupo de californianos: ¡Fuera de aquí! ¡Forasteros desconocidos! Aunque hablen nuestra lengua
no son como nosotros.

Mujer californiana: ¿Se ha dado cuenta cómo viven?

Hombre californiano: ¿Creen que así viviríamos nosotros?

Hombre B: Es que el policía tiene razón, una vez que has cosechado la zanahoria y te la has
comido, te sientes capaz de luchar por ese pedazo de tierra.

Mujer B: ¿Por qué no nos juntamos veinte y nos hacemos de un trozo de tierra? Tenemos pistolas.
La tomamos y decimos: échenos si pueden. ¿Por qué no lo hacemos?

Mujer A: Nos matarían como ratas.

Mujer californiana: Hay que mantenerlos a raya o Dios sabe lo que serán capaces de hacer.

22
Hombre californiano: Son tan peligrosos como los negros del sur, si llegan a juntarse, nada, pero
nada los va a detener.

Mujer californiana: En Lawrenceville un agente de policía desalojó a un inmigrante que había


ocupado ilegalmente un trozo de tierra, pero éste se resistió, de modo que el agente tuvo que
utilizar la fuerza. El hijo del inmigrante, de once años de edad, disparó al agente con un rifle calibre
22 y lo mató.

Hombre californiano: Y si no se asustan, si se resisten o se aguantan y disparan también. Estos


okies han estado armados desde niños, los rifles son una extensión de su cuerpo.

Mujer californiana: ¿Y si no se asustan?


Hombre californiano: ¿Y si en algún momento un ejército de ellos irrumpe en el país como los
lombardos hicieron en Italia, como los germanos en Galia o los turcos en Bizancio?

Policía 2: Ellos también eran hordas de hambrientos, de necesitados de tierra y mal armados, pero
ni los ejércitos pudieron detenerlos. Ni las matanzas ni el terror pudieron con ellos.

Mujer californiana: ¿Cómo se puede asustar a un hombre muerto de hambre y preocupado por el
hambre de sus hijos? No se les puede asustar.

Transición
-Básicamente esta migración de los Okis fue una migración interna, que se dá en todos los países
gracias a la posibilidad de tránsito y la no necesidad de documentos especiales.

-La migración interna se produce dentro del propio país de origen. El efecto que han causado estas
migraciones ha sido la concentración de población en focos urbanos, ya que ha habido un
desplazamiento del campo a la ciudad.

- La consecuencia de este tipo de inmigración es el desequilibrio en la densidad de población así


como el abandono del campo y del sector productivo agrícola. Al ser una migración dentro de una
misma nación ciertamente hay perdida de raíces culturales, pero se siguen reconociendo sus
derechos ciudadanos por lo cual el cambio que enfrenta el individuo no es tan contrastante.

Monólogo VI

Dionisia: Soy Dionisia Leonor Guillermina Sánchez Sánchez, nací en Sta. Cruz Itundujia, Oaxaca.
Es en la mixteca alta, hace mucho frío, hay árboles muy grandes… Ahí se vive de sembrar,

23
siembran maíz, mi papá era campesino yo le ayudaba, en lo poco que se podía y en lo que no
pues no.
Tenía dos niñas, la primera a los 14 años, la segunda a los 16. Debía alimentarlas y no podía. Es
que me volví una señora que tuve a mis hijas y el esposo me abandonó a mí y a mis niñas,
entonces yo era una persona sumamente ignorante, no terminé ni la primaria, creo que como de
tercero de primaria me quedé, fue más que nada… Era mucha la necesidad, porque en el pueblo
no había comida, no había dinero para comprar, la padecimos muy fuerte y mi papá era ¿Cómo
decirte?... Medio alcohólico, sí era alcohólico. Además ya no se daba muy bien la siembra, éramos
muchos en la casa y alguien tenía que trabajar, así que decidí dejar a mis niñas, a tu tía Caro la
dejé con mis papas, y a Chelin con la hermana de mi papá, ella no tuvo hijos y yo veía que mi niña
estaba bien, porque la tía la quería mucho.
En la capital me pagaban muy poco, yo era muy ignorante, yo no estudié y trabajé de sirvienta, de
domestica no ganaba gran cosa, ¿Qué podía yo ganar? Y lo que ganaba lo ahorraba para que se
lo girara a mi papá para que compraran maíz, frijol. Fueron años críticos, mucho muy difíciles, mi
papá venía por dinero para comprar comida, para que se sostuvieran.
El camino a la capital fue difícil, era pura terracería, nosotros nos teníamos que ir del pueblo, nos
íbamos a un distrito que se llama Tlaxiaco caminando o en burro, en caballo, eran como 2 días,
¡híjole!, era muy duro, era feo, feo, no había transporte, apenas eran caminos que llegaban de mi
tierra a Tlaxiaco, de Tlaxiaco ya tomábamos el autobús o cargueros que venían a la Ciudad de
México, buscábamos lo barato. Los cargueros eran camionetas donde echaban gallinas,
guajolotes, olía muy feo, lleno de popó y muy incómodo, nos veníamos en eso porque no había
dinero para sentarte dignamente, eso es sufrir, hija.
Estuve con mi tía, mi tía que tuvo su hijo, ella me pagaba lo que quería porque yo era muy tonta.
Yo no podía ganar mucho porque me daba miedo la ciudad, yo no sabía nada, solo conocía los
carros de algún pueblo, no estaba tan cerrada, pero pus, pus todo eso era dificultad para mí,
porque yo no conocía México, me costó comer carne, cosas de aquí, porque comíamos borregos,
conejos, gallinas o lo que fuera pero ya cambiar todo… es complicado. Yo casi ni platico nada de lo
que viví, fue algo muy muy difícil, para todas, para mis hermanas y todo.
Las personas con las que yo venía me regalaban un taco, un refresco, a esa gente yo le agradezco
que vine bien, me llevaron a su casa, me trataron muy bien, porque pues eran sus papás de ellos,
compadres de mi papá y mi papá era una persona que antes tuvo maíz, frijol, que estaba bien
económicamente pues, mi papá tenía todo, había leche, quesos, pero como llegó una plaga se
murieron animales y mi papá empezó a tomar, entonces fue el acabose, se quedaron muy pobres
ellos. Pero esas personas me siguieron apoyando, no sé cómo se llaman.
Dejar dos niñas fue doloroso, cuando yo me embaracé de Chelín yo tenía 14 años, pues yo no sé
ni cómo sobreviví, pasaron tantos años, tantos, y mi vida tan tan pesada, tan fea… Pues ya ahorita
ya estoy vieja, ahorita es la tercera edad, pero yo creo que esta es la última.

24
Escena VII

Mujer californiana: Este campamento es una amenaza para la salud de nuestros ciudadanos.

Hombre californiano: ¡Habrá que sacarlos antes!

Policía: ¡Fuera! Órdenes del departamento de Salud Pública.

Hombre B: ¿A dónde quiere que nos vayamos?

Mujer californiana: Eso no nos interesa.

Policía: Tenemos órdenes de sacarlos de aquí. Dentro de media hora prenderemos fuego a todo el
campamento.

-Las migraciones tienen consecuencias directas e indirectas tanto en los países o áreas de
emigración como en los de inmigración y en ambos casos, pueden tener efectos tanto positivos
como negativos:

-Algunos de los aspectos negativos de la inmigración en la economía es que puede tener efectos
contraproducentes, ya que muchos inmigrantes no tienen papeles para trabajar de forma legal, y
tienen que vender productos o servicios de forma ilegal.

-Eso significa que no pagan impuestos mientras que otras personas sí lo hacen.

-Otro de los mayores problemas de la inmigración es que estas personas envían dinero al exterior,
por lo que no se invierte en el país donde trabajan.

-También pueden aparecer desequilibrios en cuanto a la estructura social, ya que introducen una
mayor diversidad política, lingüística, religiosa, y se pueden llegar a formar grupos completamente
segregados y marginales.

-Como los inmigrantes suelen aceptar salarios inferiores a los de la población local, causan enojo
entre los trabajadores locales.

-También aumentan las necesidades de servicios, sobre todo, asistenciales y educativos.

25
-Hay una disminución de los salarios en algunas ramas o sectores por la explotación laboral de los
inmigrantes, al no llevar documentos de autorización de tal migración.
- Y los derechos como ciudadano desaparecen ya que el país donde se trabaja puede decidir en
cualquier momento si echa al emigrante o no.

-El dato fundamental es que cuando la propiedad se concentra en unas pocas manos, termina
siendo arrebatada.

-La mayoría que pasa hambre y frío, tomará por la fuerza lo que necesita.
- Alrededor del mundo existe un fenómeno actual que tiene que ver con violencia de todo tipo,
desde el narcotráfico, las guerras o las creencias religiosas, a este tipo de migración se le
denomina Migración forzada

-La Organización Internacional para las Migraciones define la migración forzada como la realizada
por cualquier persona que emigra para escapar de la persecución, el conflicto, la represión, los
desastres naturales y provocados por el hombre, la degradación ecológica u otras situaciones que
ponen en peligro su existencia, su libertad o su forma de vida.

-Pensemos que en otro momento la migración forzada por motivos políticos en la historia de
América Latina la encontramos como producto de las guerras. Por ejemplo, en las guerras de
Centroamérica que desde los años setenta, ochenta y noventa del siglo XX generaron un flujo de
miles de ciudadanos que tuvieron que emigran a otros países. Hablamos de esas dictaduras
centroamericanas como las de la dinastía Somoza en Nicaragua y las de Guatemala como la de
Efraín Ríos Mont. O bien las dictaduras que como las de Augusto Pinochet y Videla en Chile y
Argentina.
Monólogo VII
(Posible audio)

Zoia: Buenos días. Soy Zoia Zúñiga. Bueno, mi primera migración de mi país, Honduras, fue
cuando tenía yo 2 años, que me llevaron a vivir a otro lado, por circunstancias pues… fuera de mi
alcance. La segunda vez que me fui, fui a vivir al Salvador también por circunstancias de
enfermedad; me dejaron con mi abuela. La tercera vez mi abuela me trajo a México para un…un
tratamiento, porque tenía yo, había sufrido un accidente en la garganta (ingestión de ácido) y me
trajeron a curar a México. Ya regresé a Honduras y de Honduras me enviaron a estudiar a un
internado que estaba en la Unión soviética.
Salí para la Unión Soviética, pero pues pasé por Cuba. Ahí estuvimos 15 días iba con 8 niños más,
todos éramos hijos… hijos de dirigentes de un partido político; del Partido Comunista de Honduras.

26
Nos enviaron, estuvimos hospedados en un hotel, pues… cuidados por una tía de uno de los
compañeros.
Eh… la estancia en Cuba Fue divertida porque pus nos la pasamos jugando, nadábamos en la
alberca. En una ocasión hubo un alboroto en el hotel era uno de esos… bueno nos informaron que
era uno de esos casos de los ataques que hicieron a Fidel Castro, como muchos, por el bloqueo
económico.
Salimos de Cuba y nos embarcaron hacia la Unión Soviética. El día que nos embarcaron fue el día
en que en todas las noticias, en todos los radios, se oía la noticia de que habían asesinado al
presidente Kennedy en Estados Unidos, ese día nos embarcamos. Viernes 22 de
noviembre de 1963 porque tengo un escrito de un diario que hice a esa edad, tenía yo 9 años.
Eh, pues iba alegre porque era una aventura, pero triste a la vez porque había dejado a mi abuelita
que era como mi mamá. En ese barco iban puros soldados. Supongo que habían ido a entrenar
ahí, a Cuba. Iban muchos, muchos soldados y sólo una señora. Embarcamos, 8 o 9 niños, y esta
señora nos cuidaba. Entonces durante el viaje, el trayecto que fue de 18 días, hubo una tormenta,
y pues nos tenían encerrados en el camarote por cuestiones de seguridad que como éramos niños
casi no nos dejaban subir al… ahí arriba porque pues… como era un barco no de pasajeros, sino
de soldados, pues tenía muchas… pocas… tenía pocas medidas de seguridad, entonces para
evitar cualquier accidente. Creo que solo subimos en una ocasión y luego, luego nos bajamos
porque inclusive yo creo que sentí miedo al ver esa inmensidad que era el mar.
Llegamos a Leningrado, que ahora es en San Petersburgo, la antigua capital de la de la Unión
Soviética, y me acuerdo que llegamos en diciembre entonces estaba todo lleno de nieve y hacía
muchísimo frío. De ahí nos subimos, nos subieron a un tren y en el tren nos trasladaron a la ciudad
donde estaba el internado, la ciudad se llama Ivano.
Por supuesto que nos llevaban ropa especial, nos la pusimos y al bajar del barco me acuerdo que
tuve un grandísimo resbalón y así me fui “uhhhh” me resbala por toda la nieve porque todo estaba
congelado.
Llegamos a Ivano al internado y pues… digo, en un momento fue como muy impactante puesto
que ninguno de nosotros sabía el idioma, pero como éramos niños, pues la necesidad de
comunicación nos hizo aprender muy rápido el idioma. Y entonces pasando un mes ya nosotros
pues ya nos entendíamos con los alumnos de ahí. Sólo había dos personas que hablaban español
que era una colombiana y una… y un guatemalteco. Bueno, ya a mí me instalaron, me pusieron en
el cuarto grado, que es como el cuarto de primaria aquí y de ahí en adelante pues yo empecé a
dedicarme al estudio. Estudié bastante, estaba en todos los deportes que había en el internado. En
la tarde ayudaba en la biblioteca porque los horarios empezaban desde las siete de la mañana
hasta las dos de la tarde. Luego hacíamos tarea, o también me iba a otras actividades,
esquiábamos y en verano hacíamos atletismo, también estaba en el grupo de danza, realmente no
me aburría. Fue una vida muy padre. Bueno La pregunta es porqué migré. Pues migré porque mi
papá me consiguió esa beca para estudiar en el internado. De hecho yo debí terminar ahí mi

27
carrera, pero no la terminé porque me mandó a traer antes y, bueno eh... digo la estancia allá para
mí fue muy muy especial. Fue lo mejor que me ha pasado, porque a mí me dio mucha seguridad,
me dio mucha autonomía, mucha independencia, y pues me formó para ser lo que soy ahora, en
estos momentos. Por el momento es lo que puedo platicar, si tienes alguna pregunta más
específica con mucho gusto te la responderé. Me encantó estar en el internado si yo volviera a
tener la oportunidad y volviera a nacer, creo que me gustaría terminar mi carrera, no dejarla trunca
como se quedó, pero estuve muy feliz en ese tiempo, fueron seis años. Regresé a México a los 16.
Gracias y... a las órdenes.

Escena VIII
-Por supuesto que existen consecuencias positivas para el lugar de emigración:

- Como el rejuvenecimiento de la población;

-La población se hace más dispuesta a los cambios sociales, culturales, técnicos.

-Hay aportes de capital y de mano de obra; aportes de nuevas técnicas, innovación tecnológica.

-Llegan personas ya preparadas sin que haya tenido que invertirse en su educación o su
preparación;
-Existe un aumento en cuanto a la diversidad cultural, por lo que el país comienza a tener acceso
a manifestaciones culturales nuevas en la arquitectura, arte, nuevas tecnologías, etc.;

-Mujer A: Vamos a acampar de una vez. No puedo con mi alma. A ver si todos descansamos un
poco.

Hombre A: Lo que no entiendo es qué pasa con la policía, ¿por qué no nos quieren aquí?

Hombre Joven: Sabe. Unos dicen una cosa, otros otra. Unos dicen que porque no quieren que
votemos, otros que seguro queremos apuntarnos en el servicio social, y otros que porque si nos
quedamos podemos organizarnos.

Hombre B: Pero si somos como vagabundos. Buscamos trabajo, trabajaremos en lo que salga.

Hombre Joven: Mira, todos esos colchones mugrosos, esas mantas llenas de remiendos, las
tiendas miserables que se extienden por estos cientos de metros, son las posesiones de toda la
gente que igual que tú, busca trabajo.

Hombre A: ¿Cuántos serán?

28
Hombre Joven: Cientos de familias, y éstas son sólo en este campamento.

Hombre viejo: ¿Y nadie tiene trabajo?


Hombre B: No lo sé, aunque parece que no, ¿verdad? Dicen que hay trescientos mil como
nosotros.

Hombre Joven: Usen la cabeza: Figúrense que tienen un campo y necesitas diez hombres para
trabajar, cuando los encuentras debes pagar lo que ellos te piden porque es difícil encontrar otros,
pero si tienes cientos de hombres dispuestos a trabajar en las condiciones que sean, pues
entonces el que decide cuánto pagar eres tú, el dueño de las tierras. A mayor número de
trabajadores, menor salario.

Hombre A: eso es asqueroso.

Hombre viejo: Pero con esas tierras y viñedos y perales...necesitan brazos.

-Carros cargados de familias hambrientas: veinte mil, cincuenta mil, cien mil, doscientos mil.

-Desposeídos de Kansas, de Oklahoma, del norte de Texas y de Nuevo México, de Nevada, de


Arkansas; tribus enteras expulsadas de sus tierras por sequías y por no poder pagar los créditos a
los bancos.

Monólogo VIII

Juan Hombre Viejo: Mi nombre es Juan Hernández Ramírez, tengo 84 años, soy originario de San
Juan Yucuita, Nochixtlan Oaxaca, una comunidad de la Mixteca Alta de Oaxaca. A los 17 años tuve
que salir de mi comunidad para iniciar mi viaje al sueño americano, salí por la falta de empleo
además de escases de recursos en mi familia. Salí de mi pueblo junto con cuatro paisanos: uno de
mi comunidad y tres de pueblos vecinos.
Fue en 1950, un 27 de Junio después de la fiesta patronal. Tomamos un autobús a la Ciudad de
México. Y luego otro a Tijuana que tardó tres días. Comíamos solo plátanos y agua que pedíamos
en los restaurantes ya que lo único que guardábamos de dinero era lo que le pagaríamos al coyote
para pasar a Estados Unidos, en específico a los Ángeles, California.
Contactamos al coyote y estábamos listos para iniciar el cruce. Primero pasar el rio Bravo y
después, a través del desierto. Compramos agua y galletas. Esa misma noche salimos rumbo a
Estados Unidos. Con el favor de la oscuridad caminamos toda la noche. Empezaba a amanecer
cuando nos detuvimos y nos escondimos debajo de las ramas de los árboles, ahí permanecimos
todo el día hasta que el sol se ocultó y volvimos a caminar. Casi al amanecer llegamos a nuestro

29
destino, ahí nos dejó el coyote y de ahí, cada quien a buscar a dónde dirigirse, en esa época era
fácil cruzar a Estados Unidos.
Siempre pensé que ir allá cambiaria todo en mi vida; la de mi familia que dejaba en mi pueblo, mi
economía, y aunque alcancé a hacer algo de dinero, dinero que se acabaría, ya que con el paso
del tiempo el permanecer en un país de ilegal donde no tenía la libertad, ni acceso a salud,
discriminado por algunos de la sociedad americana por el simple hecho de ser mexicano,
escondiéndonos de la migra... Todo lo anterior dañó mi persona, mis sentimientos y mi orgullo.
Trabajando de sol a sol en lo que se pudiera, por no tener papeles, despedido injustificadamente
por los patrones sin ningún beneficio ni reconocimiento ni mucho menos liquidación. Haciendo los
trabajos duros del campo, trabajé en la pisca de algodón, en la crianza de pavos, y en muchas
cosas más.
Después de 10 años regresé a mi comunidad y lo poco que pude ahorrar se fue terminando. Me
casé, vinieron los hijos y no había trabajo en mi comunidad y nuevamente tomé la decisión de
regresar a los Estados Unidos por segunda ocasión y la historia se vuelve a repetir, pareciera que
los mojados o ilegales repiten la misma historia cada vez que regresan a ese país.

Escena IX

Muje A: No somos extranjeros, somos americanos.

Hombre B: Descendientes de Irlandeses, escoceses, alemanes, mexicanos

Periodista A: Estos migrantes tienen hambre y están furiosos.

Periodista B: Al llegar nunca hay lugar para ellos, por eso se asientan en las afueras de las
ciudades.

Periodista A: Casi todos los días se puede encontrar en las informaciones cotidianas de los medios
de información, las crónicas que describen los padecimientos o el calvario de los migrantes.

Periodista B: Sus derechos figuran al límite de la degradación humana. Son trabajadores


internacionales indocumentados, sin voz y seguramente si llegan a su destino se convertirán en los
trabajadores globalmente más explotados.

-El fenómeno migratorio ha dejado de ser la experiencia de unos pocos, en un solo momento
excepcional de sus vidas, y ha comenzado a ser una alternativa cotidiana en la sociedad actual.
-No es que hayan desaparecido las olas migratorias, como las históricas. Subsiste la emigración de
los africanos a Europa como los magrebís a Francia, o los sudamericanos hacia Norteamérica,

30
como los mexicanos a los Estados Unidos. Además es cada vez más común la migración interna
de las regiones de provincia hacia las capitales de los países.

Periodista A: Desde los años veinte del siglo pasado, la tierra, en su totalidad, se dividió entre unos
pocos, aumentó el número de desposeídos y todos los esfuerzos por cambiar la situación se
dirigieron hacia la represión.

Periodista B: O lo que hoy en día podemos llamar: guerra.

Periodista A: En aquellos años, el dinero se gastó en armas, en gases. Se ignoró que se había
producido un cambio en la economía, se ignoró todo proyecto de transformación. Hoy eso ha
cambiado un poco.

Periodista B: ¿Sí? No lo creo.

Hombre joven: ¿Qué prefieres para tus hijos, verlos muertos dentro de dos años de desnutrición o
soportar un trabajo mal pagado?

Madre A: ¿Y tú qué prefieres, estar muerto o estar aquí, aunque te vean como a los Okis?

Fin.

31

Оценить