Вы находитесь на странице: 1из 3

Enfermo crónico

Se denomina cuidador a la persona que asume la responsabilidad total en la atención y el


apoyo diario a una persona dependiente para las actividades básicas de la vida diaria (como un
anciano o un paciente). Los ejemplos más habituales son los cuidadores de ancianos con
enfermedades como la demencia senil o la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, también
existen cuidadores para otro tipo de pacientes más jóvenes, con enfermedades crónicas que
les producen gran invalidez y dependencia y que precisan un apoyo y cuidado diario.

Salud Mujer. Reportajes. El enfermo crónico y el cuidadorEl perfil típico del cuidador responde
a mujeres de mediana edad (50-60 años) y que son esposas o hijas del paciente. No hay olvidar
que a veces, mujeres de edad avanzada (>75 años) cuidan a sus cónyuges con el consiguiente
sobreesfuerzo y morbilidad que acompaña a esas edades.

Por otro lado hay que tener en cuenta que en muchos casos, los cuidadores están en una
etapa en la que ya no tienen que ocuparse de sus hijos y no pueden disponer de su tiempo
libre recuperado y disfrutar de su madurez por la obligación de cuidar a terceros lo que puede
aumentar la situación de estrés y sobrecarga del cuidador que explicaremos más adelante.
Las enfermedades crónicas son todas aquellas enfermedades de larga duración, por lo general
de progresión lenta, y que no puede preverse su curación. La cronicidad no tiene que ver con
la gravedad, ni significa que sean necesariamente mortales. Existen enfermedades crónicas
leves y enfermedades crónicas no mortales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades crónicas son responsables
del 63% de la mortalidad mundial, pero también son una importante causa de invalidez y
pérdida de calidad de vida.

Si bien no disponen un tratamiento que las cure de manera definitiva, sí se puede trabajar en
su prevención y aplicar terapias que puedan retrasar su evolución o bien reducir el número de
brotes agudos relacionados con ellas.

SARquavitae dispone de una amplia experiencia en el tratamiento de las enfermedades


crónicas que requieren de un abordaje integral que incluya no solo la parte médica y de
enfermería, sino también psicológica y con intervención de trabajadores sociales y terapeutas
ocupacionales.

SARquavitae acompaña a los pacientes crónicos en toda su evolución, desde los inicios de su
enfermedad hasta sus fases avanzadas o la atención en los momentos de brotes agudos. Por
este motivo, ha desarrollado un modelo de continuum asistencial que se va adaptando a cada
momento de la enfermedad, desde la atención telefónica, domiciliaria, centros de día o
residencias.

Aunque el cuidado de un familiar o un conocido puede ser muy gratificante, es cierto, que
supone una situación de exceso de trabajo y de pérdida de autonomía para el cuidador que
puede ocasionarle tensiones, frustraciones, abatimiento y dificultades en diferentes ámbitos
de su vida diaria.

Se ha descrito el denominado “síndrome del cuidador” que se caracteriza por la aparición de


una serie de problemas a nivel físico, psíquico y en el ámbito familiar generados por la
responsabilidad total en la atención y el apoyo diario del paciente por parte del cuidador. Así la
carga a la cual se ve sometida el cuidador puede manifestarse en forma de problemas de salud
que generalmente percibe y detecta el médico de familia o atención primaria.