Вы находитесь на странице: 1из 6

La preparación de la prueba, consiste en el conjunto de actos que debe realizar

el tribunal con la colaboración de las partes y de los auxiliares del tribunal,


ejemplo: (citar testigos, peritos, etc.)
Desahogo de la prueba, es el desarrollo o desenvolvimiento de esta, así, si se
trata de la prueba confesional el desahogo consiste en el desarrollo y
desenvolvimiento de las preguntas y respuestas respectivas frente al tribunal
que las debe ir calificando, existen pruebas que por su naturaleza tienen un
desahogo automático o que se desahogan por si misma, como las
documentales, las cuales vasta en la mayoría de los casos exhibir. Cabe hacer
notar que la valorización de la prueba no pertenece a la etapa probatoria ya
que esta evaluación, este grado de convicción de los elementos probatorios,
debe desenvolverse en la sentencia o sea en la segunda etapa del proceso,
denominado juicio.
Etapa Pre-conclusiva. – En los procesos civiles, las partes formulan sus
alegatos, en el proceso penal el ministerio público presenta sus conclusiones
acusatorias y la defensa sus conclusiones absolutorias.
Los alegatos o conclusiones, son una serie de consideraciones y de
razonamiento que las partes hacen al juez precisamente respecto del resultado
de la segunda etapa ya transcurrida la postulatoria y la probatoria
Etapa del juicio. – acto por el cual el tribunal dicta su sentencia.
En materia penal las partes en las que se divide el proceso son:

En materia civil las partes en las que se divide el proceso son:

Las formas de instar


LA ACCION COMO INSTANCIA Y LAS FORMAS DE INSTAR
Instar. – Es una conducta del particular o sujeto de derecho frente al estado,
los órganos de autoridad por medio del cual informa, pide, solicita o de
cualquier forma excita o activa las funciones de los estos órganos de autoridad
CLASIFICACION DE LAS FORMAS DE INSTANCIA
 a) A petición. – Es la forma de instar o instancia mas simple y extendida y
consiste en una actitud por la cual el ciudadano o gobernado solicita algo al
gobernante, el derecho de petición que se encuentra consagrado en
nuestra constitución (Art. 8 const.)
 b) La denuncia. – Se considera como una participación
de conocimiento que da el particular a los órganos estatales, es
la información que otorga el gobernado de hechos que pueden ser
importantes para la administración como el derecho penal y el fiscal y la
mayoría de las ocasiones es de forma verbal. Es la participación de hechos
delictivos al ministerio publico está hecha andar la maquinaria de
averiguación penal para posteriormente se procede a ejercitar
la acción penal.
 c) La querella. – Es la forma de instar muy semejante en la denuncia y
consiste en dar parte a la autoridad, pero a diferencia de la denuncia esta
solo puede ser hecha por la parte directamente afectada, por los actos o
hechos o interesada en los resultados que produzcan y que van a ser objeto
de la participación del órgano estatal, en materia penal existen que solo se
persigue a querella de parte como; el adulterio, lesiones I y II, abuso de
confianza, etc.….
La querella se presenta ante el ministerio público y solo esta legitima la parte
interesada para presentarla por el contrario, en el caso de la denuncia no es
necesaria esta circunstancia sino que puede denunciar
cualquier persona aunque no este directamente interesada ni se vea afectada
por los hechos o actos materia de la participación de este conocimiento.
 d) La queja. – se puede concebir como una instancia hecha generalmente
ante el superior jerárquico para que imponga una sanción a un funcionario
inferior por algún incumplimiento o falta
 e) Recurso administrativo. – Es una forma de in conformación o recurso de
inconformidad que se presenta ante la autoridad administrativa dado una
resolución que afecta los intereses de la parte que se siente agraviada con
dicha resolución.
 f) La acción. – Es poner en movimiento al órgano jurisdiccional a través de
la presentación de un asunto de demandas, hablando en materia civil o
motivando al ejercicio de la acción penal a través de la denuncia o querella.
Competencia en sentido lato y en sentido estricto, competencia objetiva y
subjetiva.
En un sentido lato, la competencia puede definirse como el ámbito, la esfera o
el campo dentro del cual un órgano de autoridad puede desempeñar
validamente sus atribuciones y funciones, es el texto legal el que
determina, marca o limita el ámbito competencial de cada órgano.
En sentido estricto, entendemos a la competencia referida al órgano
jurisdiccional o sea la competencia jurisdiccional es la que primordialmente nos
interesa desde el punto de vista procesal, en este sentido se puede afirmar que
"La competencia es en realidad la medida del poder o facultad otorgado a un
órgano jurisdiccional para entender de un determinado asunto, es decir, es el
ámbito, esfera o campo dentro de los cuales un determinado órgano
jurisdiccional puede determinar sus funciones"
Jurisdicción y competencia no son conceptos sinónimos no obstante suelen a
veces ser confundidos, esta confusión se origina quizás por la intima relación
que priva entre los 2 conceptos, sin embargo, la jurisdicción es una función del
estado mientras que la competencia es el limite de esa función, el ámbito de
validez de la misma, comúnmente un determinado órgano jurisdiccional tiene
jurisdicción y competencia pero también puede darse el caso de la
competencia sin jurisdicción, ejemplo; Cuando el juez es competente pero no
ha habido todavía ejercicio de la acción, también puede haber ejercicio de la
jurisdicción, sin competencia en el supuesto del juez que actúa fuera de sus
atribuciones (juez competente).
La competencia jurisdiccional pede tener 2 dimensiones o manifestaciones y
estos son las siguientes;
1. – Competencia Objetiva
2. – Competencia Subjetiva
La competencia objetiva
La genuina competencia es la objetiva porque se refiere al órgano jurisdiccional
con abstracción de quien sea su titular en un momento determinado.
La competencia subjetiva, no alude a dicho órgano jurisdiccional sino a su
titular, o a las personas físicas encargadas del desenvolvimiento
deldesempeño de las funciones del órgano.
Ejemplo;
Si el sujeto A fue juez hasta el día de ayer del juzgado primero civil y desde hoy
el sujeto B es el nuevo titular, la competencia objetiva no ha variado porque el
órgano jurisdiccional no ha cambiado por el contrario si el problema es de
competencia subjetiva, el titular actual es distinto del titular anterior y si el
primero es competente subjetivamente el segundo quizás no lo sea o
viceversa.
Tradicionalmente se ha hablado de 4 criterios para determinar la competencia
objetiva los cuales son;
1. – La materia
2. – El grado
3. – El territorio
4. – La cuantía o la importancia del asunto
Se suelen agregar otros dos: El turno y La prevención
Competencia por materia
Surge como consecuencia de la complejidad y especialización de la vida social
moderna, cuando los lugares son pequeños, el órgano jurisdiccional puede ser
mixto, conoce tanto de las cuestiones civiles como la de las penales, cuando el
lugar es desarrollado aparecen los jueces competentes en materia civil por una
parte y los de materia penal en la otra, es pues, la división de la competencia
en función de la materia, es decir, en función de las normas jurídicas
sustantivas que deberán aplicarse para dirimir o solucionar la
controversia, conflicto o litigio presentado a la consideración del órgano
respectivo.
Competencia por grado
Este criterio presupone los diversos escalones o instancias del proceso y trae
aparejada la cuestión relativa a la división jerárquica con los órganos que
desempeñan la función jurisdiccional, así, la primera instancia se lleva ante los
jueces de primer grado ty la segunda ante los jueces de apelación o de
segundo grado.
Competencia por territorio
La competencia por territorio de los órganos judiciales en función del territorio,
implica una división geográfica del trabajo determinada por circunstancias y
factores de tipo geográfico, demográfico, económico y social.
Nuestra constitución política divide a la republica por razones administrativas
en municipios, esta división no corresponde a la división del trabajo judicial,
sino que se hace reagrupamientos de varios municipios, en todos los estados
de la federación estas circunscripciones territoriales están fijados en
las leyes orgánicas de los poderes judiciales respectivos y reciben diversas
denominaciones como las de FRACCIONES JUDIDICALES O DISTRITOS
JUDICIALES.
Todas las leyes orgánicas de los poderes judiciales determinan el número de
distritos, sus denominaciones y los municipios que comprenden
Competencia por cuantía o importancia por asunto
Los sistemas judiciales han creado órganos para conocer asuntos de poca
monta, es decir, pleitos entre vecinos o litigios que plantean cuestiones de poca
importancia económica, sus procedimientos no se someten a formalidades
regidas ni a tramites dilatados y complicados, se procura que el proceso sea
rápido, barato y que el juez actué como amigable componedor y se comporte
mas como un juez de equidad que como un juez de derecho, a estos tribunales
se les llama de diferente manera como; juzgados municipales, juzgados de paz
y juzgados menores.
El Turno
Este ejercicio de afinación de la competencia que se presenta cuando en el
mismo lugar, en el mismo distrito judicial existan 2 o más jueces que tienen la
misma competencia tanto por materia como por territorio, grado y cuantía. El
turno es un sistema de distribución de los asuntos nuevos entre diversos
órganos jurisdiccionales ya sea en razón del orden de presentación de dichos
asuntos o en razón de la fecha en que estos se inician. Si el turno se establece
no por fechas, sino por orden de llegada de los asuntos, es claro que debe
organizarse una oficialia de partes la que distribuirá los asuntos nuevos entre
los juzgados en función del orden de presentación.
La prevención
También la prevención es un criterio de la competencia y se presenta cuando
existe 2 o más tribunales que son igualmente competentes para el
conocimiento de algún asunto, la prevención implica que el juez primero en
conocer del asunto es el que determina a su favor la competencia excluyendo a
los restantes, significa la aplicación en materia judicial del principio "El que es
primero en tiempo es primero en Derecho"
La competencia subjetiva
Es la que se requiere a la persona física titular del órgano jurisdiccional. Todo
órgano de autoridad debe tener necesariamente un titular, es decir, una
persona física al frente del mismo, para poder desenvolver sus funciones
publicas.
Los impedimentos, las excusas y la recusación se encuentran relacionados con
toda la problemática de la competencia subjetiva de los titulares de los órganos
judiciales.
Los impedimentos
Concite ven la descripción de situaciones o de razones que la ley considera
como circunstancias de hecho de derecho que hacen presumir parcialidad del
titular de un órgano jurisdiccional. Esto se refiere a los vínculos que pueda
tener el juez con las partes ya sea por enemistad, amistad, familiaridad, etc., de
alguna de ellas.
La excusa-
El juez o titular de un órgano judicial al conocer la existencia de un
impedimento esta obligado por ley a excusarse, es decir, a dejar de conocer del
asunto.
La recusación (magistrados)
Suele suceder que el juez no se percata de la existencia de un impedimento o
percatándose no se excusa entonces cualquiera de las partes que se sienta
amenazada por ese impedimento del juez. Puede iniciarse la recusación la cual
consiste en un expediente o tramite para que el juez impedido que no se ha
excusado sea separado del conocimiento de ese asunto, los superiores del
juez impedido conocerán de dicho trámite.
Diversas formas de plantear la incompetencia de un órgano jurisdiccional
Por regla general quien puede objetar la competencia de un juez o de un
órgano jurisdiccional, o la parte demandada, ya que el actor ha acudido ante
ese juez y se ha sometido a su competencia y también por regla general, quien
se ha sometido a la competencia de un juez no puede posteriormente objetarla
o impugnarla.
Tradicionalmente tanto en la teoría como en la práctica han contemplado 2
formas de plantear las cuestiones de incompetencia de un órgano judicial que
son:
1. – La declinatoria
2. – La inhibitoria
La declinatoria, se propondrá ante el juez que haya empezado a conocer,
pidiéndole que se separe del conocimiento del negocio, con igual remisión
deautos al tenido por competente.
La inhibitoria, se intentara ante el juez que la parte crea competente,
pidiéndole que dirija oficio al que estime no hacerlo, para que se inhiba y remita
los autos.
La declinatoria constituye una típica expresión procesal, no referida a la
pretensión substancial del actor sino a la competencia del órgano jurisdiccional.
Quedando claro que Tratándose de la inhibitoria, el actor debe tener cuidado al
plantear su demanda, a efecto de estar cierto de la competencia del juez ante
el que promueve porque al demandado puede estar colocado en una posición
expectante, para que ya habiendo avanzado bastante el desarrollo de la
instancia, promover la inhibitoria y detener esta existo, hacer ineficiencias o
nulo todo lo que se haya actuado.
Por su parte el demandado debe tener mucha seguridad de que la inhibitoria
que hace valer proceda porque de no ser así, habría perdido la oportunidad de
contestar la demanda ante el juez que estimo incompetente y que después
resulta ser el competente, por lo que es mas recomendable tramitar la
declinatoria contestando la demanda adcuatelum, es decir, expresándole al
juez que aunque no se le reconoce competencia para conocer del asunto en
cualquier forma cautelarmente se contesta la demanda, pero se hace valer al
mismo tiempo la excepción declinatoria de jurisdicción. Todo lo actuado ante el
juez incompetente es nulo.
Papel que en el proceso incumbe al juzgador
El papel que incumbe o toca en el proceso al juzgador o titular del órgano
jurisdiccional, consiste en dirigir o conducir el proceso y en su oportunidad
dictar sentencia aplicando la ley al caso concreto controvertido para dirimirlo o
solucionarlo