Вы находитесь на странице: 1из 10

AISLAMIENTOS TÉRMICOS PARA

EDIFICIOS Y VIVIENDAS
Esta información va dirigida a comunidades de vecinos, administradores de fincas y por
si, a todos los ciudadanos que, como usuarios de viviendas, tenemos la sensación del
confort en su interior y asumimos el coste que supone conseguir ese bienestar
térmico.

Aislar térmicamente una vivienda consiste en lograr que la "envolvente", es decir, los
elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia a las diferencias altas
y bajas de temperatura, lo que se consigue incorporando materiales aislantes en:
muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos.

Aislar no es tan complicado.

La idea fundamental que intentamos transmitir, es que, rehabilitar térmicamente un


edificio o vivienda no es tan complicado ni tan caro como en principio pueda parecer y
tiene beneficios muy apreciables. Cuando se realizan mejoras de aislamiento térmico
en los edificios, supone ahorros energéticos, económicos y de emisiones de CO2 del
30%, debido a un menor consumo de energía en las instalaciones térmicas de los
edificios.
Tres cuartas partes de la edificación residencial en nuestro entorno, tiene más de 50
años de antigüedad y están construidos sin la protección térmica adecuada.
Necesitan intervenciones para actualizar sus condiciones de habitabilidad,
accesibilidad y eficiencia energética y debemos tener una visión de conjunto antes de
comenzar cualquier obra.

Estos edificios son auténticos depredadores de energía. No debemos olvidar que el


consumo energético de todas las viviendas del estado, suponen casi el 20% del
consumo total de la energía utilizada y que en los últimos 15 años se ha producido
un crecimiento ascendente y sostenido.

Desde el Código Técnico de la Edificación (CTE) se pretende, entre


otros objetivos, reducir el consumo energético de
los edificios de nueva construcción y también en
los existentes. Para ello, desde las Comunidades
Autónomas, Diputaciones y Ayuntamientos, se han
habilitado ayudas económicas para aquellas en las
que se incluyan actuaciones para la disminución
del consumo de energía en los edificios.

¿CUÁNDO SE DEBE REHABILITAR


TÉRMICAMENTE?
Además de lo establecido por las normativas, cualquier edificio de más de 20 años o
aislado de manera deficiente, se estima aconsejable una rehabilitación térmica con la
podría alcanzarse un ahorro del 50% de la energía consumida en calefacción y/o
refrigeración.

Aunque el motivo que haya originado una reforma en un edificio o vivienda no sea el
mejorar el aislamiento térmico, se puede acometer la rehabilitación térmica como un
esfuerzo adicional en los siguientes casos:
 Reparación de goteras y humedades: Puede aprovecharse para realizar el
aislamiento térmico de la cubierta.
 "Lavado de cara" de fachada del edificio: Puede acometerse el aislamiento
térmico sobre la fachada existente.
 Sustitución de ventanas: Puede colocarse marcos con rotura de puente
térmico y doble acristalamiento con cámara.
 Reformas de fontanería: Puede colocarse aislamiento sobre las nuevas
tuberías.
 Sustitución de pavimentos: Posibilidad de colocarse lámina aislante bajo los
mismos.
El aislamiento es el único material de la obra que
se amortiza debido a la reducción energética y por
tanto el ahorro económico. NO se ve...PERO se
nota. Una rehabilitación térmica media,
considerando el coste total de la obra y del
aislamiento, se puede amortizar en 5-7 años.

BENEFICIOS DE LA EJECUCIÓN DEL


AISLAMIENTO TÉRMICO
 Reducir la factura energética. Se reducen las pérdidas de calor o
frío (invierno/verano) dentro de la vivienda y necesitamos menos energía para
calentar o enfriar las habitaciones. Su bolsillo será el primero en notarlo.
 Mejorar el confort y el bienestar de los usuarios. Una vivienda aislada
térmicamente contribuye al bienestar del usuario ayudando a mantener una
temperatura de confort dentro de la vivienda, tanto en invierno como en verano. Su
familia lo notará.
 Disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero: Las calderas de gas,
gasóleo o carbón emiten gases en su combustión. También la producción de energía
eléctrica provoca grandes emisiones de gases. Una vivienda aislada térmicamente
contribuye a reducir el consumo de energía y, por tanto, la emisión de gases con
efecto invernadero. El Medio Ambiente lo notará.
 Eliminar las condensaciones y mejorar el aislamiento acústico: Por un lado se
eliminan las humedades interiores que suelen conllevar la aparición de moho y,
además se reduce el ruido procedente del exterior o de sus propios vecinos. Su salud
lo notará.
 Añadir valor al edificio: Las beneficios expuestos pueden utilizarse como
argumentos positivos en caso de alquiler o venta. Su edificio lo notará.

¿QUÉ EDIFICIOS SE PUEDEN REHABILITAR


TÉRMICAMENTE?
En principio, cualquier edificio puede rehabilitarse térmicamente, aunque hay que
estudiar cada caso específico para evaluar las posibilidades de rehabilitación que
ofrece y su coste. Debemos tener en cuenta, que cualquier solución técnica de
aislamiento puede realizarse tanto por el interior como por la parte exterior del
edificio o vivienda, incluso por inyección en los muros.

¿CÓMO REALIZAR LA REHABILITACIÓN


TÉRMICA?
Debemos tener en cuenta que una buena rehabilitación térmica puede conseguirse
actuando en distintas partes del edificio o vivienda. Las más habituales son las
siguientes:
 Aislamiento de fachadas (muros y ventanas). Instalando un material aislante
térmico en los muros, ya sea por el exterior, interior o inyectando dentro del muro.
Sustitución de ventanas, con marcos con rotura de puente térmico y doble
acristalamiento con cámara.
 Aislamiento de cubiertas. Instalando un material aislante térmico en la
cubierta, ya sea entre tabiquillos, vigas de madera, entre rastreles, con teja adherida
sobre el aislante, con cubiertas ajardinadas, con pavimento flotante, etc.
 Aislamiento de suelos y Techos. Instalando un material aislante térmico en los
techos en contacto con espacios habitables, suelos en contacto con espacios no
habitables, apoyados sobre el terreno o en contacto con el aire exterior.
 Aislamiento de tabiques interiores y de separación entre viviendas y paredes y/o
separaciones con zonas comunitarias del edificio. Instalando un material aislante
térmico en los tabiques interiores o los de separación entre vecinos o en las paredes
de separación con las zonas comunitarias, como pueden ser, las escaleras,
ascensores, rellanos, etc.
 Aislamiento de las instalaciones (tuberías). Instalando un material aislante
térmico en las tuberías de agua caliente o fría, de las calderas, de los acumuladores
de calor, etc, para evitar pérdidas de calor del agua caliente y evitar posibles
condensaciones en las conducciones de agua fría.
PASOS A SEGUIR DE MANERA TÉCNICO-
ADMINISTRATIVA
Una vez que nos hemos decidido a realizar una rehabilitación en el edificio o vivienda,
seguiremos los siguientes pasos:
 Contactar con el técnico competente en edificación (Arquitecto, Ingeniero de la
Edificación y Arquitecto Técnico) que le ofrezca una solución completa y le asesore
sobre la viabilidad de la solución propuesta, su eficacia, otras alternativas posibles,
que efectúe una estimación de los ahorros obtenidos, redacte elproyecto
técnico correspondiente, etc.
 Contactar con empresa constructora especialista para las actuaciones a
realizar.
 Tramitación de ayudas económicas en su Comunidad Autónoma, Diputaciones
y Ayuntamientos paraproyectos de rehabilitación térmica. Estas ayudas económicas
pueden venir en forma de:
1. Información y Asistencia Técnica.
2. Subvención a fondo perdido.
3. Reducción de tasas (licencia de obras)
4. Desgravación fiscal.
5. Préstamos a bajo interés.
Recuerde que un proyecto bien hecho le ahorrará muchos problemas en el futuro,
pues los edificios son bienes de vida útil prolongada.

AISLAMIENTOS NATURALES EN LA
CONSTRUCCIÓN
Como ya hemos comentado, para una correcta rehabilitación térmica debemos
instalar un material aislante térmico. Sin embargo, es importante utilizar los
materiales como un complemento a la aplicación de los criterios de la bioconstrucción
y no como soluciones en sí mismos.
Los materiales aislantes sintéticos no son renovables, pueden contener elementos
tóxicos, su reciclaje es costoso o imposible, y tienen un proceso de fabricación más
intensivo en energía que los aislantes naturales. Las materias primas naturales, como
el corcho, el cáñamo y la madera son las de menor huella ambiental. Son renovables y
reintegrables en la naturaleza. Además, los aislantes orgánicos permiten un montaje
sin barreras de vapor, ya que son capaces de difundir la humedad absorbida.

Cañamo Lino Celulosa Virutas de


madera Lana de oveja

 Cáñamo. Se obtiene de la planta de cannabis. Se elaboran planchas aislantes,


naturales y transpirables. Se puede aplicar en pavimentos flotantes, sobre y entre
vigas, en techos y paredes externas e internas.
 Lino. Se elaboran planchas, regula la humedad y es reciclable al 100%.
Adecuado para su uso entre cabios, montantes y espacios que sea necesario
adaptarse por flexibilidad y compresión.
 Celulosa de papel reciclado. Material obtenido a partir de papel de periódico
reciclado. Se aplica proyectado o insuflado como asilamiento térmico en cubiertas,
forjados y cerramientos verticales.
 Panel aislante de virutas de madera. Los paneles se fabrican a partir de restos
de madera de la industria forestal, aglomerados con agua y luego prensados. Se
aplica entre armazón de las paredes, tabiques, techos y forjados.
 Lana de oveja. Se aplica en forma de manta o fieltro y es óptimo para
bajocubiertas, paredes, tabiques, forjados, bajo pavimentos, rellenos de cámara de
medianeras, tuberías y paneles solares.
 Corcho. Se obtiene de la corteza de los alcornocales. Se usa en forma de
virutas para rellenar cavidades; en forma de paneles para aislamiento de paredes,
tabiques, forjados, terrazas, sótanos y cubiertas e incluso proyectado para cubiertas
o revestimiento de superficies.
 Coco. Se extrae de la cáscara y se aplica en forma de mantas como aislante
acústico para suelos.
 Algodón. Se utiliza en forma de mantas aislantes como relleno de cámaras
entre medianeras, en cubiertas y en el aislamiento de cables eléctricos en forma de
cinta de algodón barnizada. Además se usa como aislante acústico, material ignífugo.
 Arlita, perlita y vermiculita. Se utilizan como aislantes térmicos y acústicos.
Son protectores contra el fuego.
 Vidrio celular. Se obtiene del reciclado del vidrio blanco. Se presenta en placas
rígidas, ligeras con textura similar a la piedra pómez. Aislante térmico con
resistencia al fuego, en muros medianeros, forjados, cubiertas y soleras; como falso
techo para lugares con alta humedad.

Corcho Coco Algodón Arlita


Vidrio Celular

Como final a lo expuesto, podemos resumir con la tabla siguiente las aplicaciones
más óptimas para los aislantes naturalesen la edificación.
2013. AiM taller de arquitectura