Вы находитесь на странице: 1из 7

Dios primero

Mensaje de Jorge Olivares del domingo 14 de enero de 2018

¿A qué cosas le da más importancia la gente en su vida? Las


respuestas varían según la persona: pueden ser pareja, hijos, nietos,
sobrinos, hacer carrera, ser feliz, la salud. ¡Tantas cosas! Sin embargo, todo
eso, que son bendiciones que Dios nos da, fueron diseñados para ser
disfrutados como parte de nuestra experiencia humana como expresión del
amor de Dios por nosotros y ordenarse poniendo a Dios primero, en el
centro.

Me apuro a decirte que es pecado que te ocupes de cosas “espirituales” y


descuides cualquiera de las cosas mencionadas. Si estoy diciendo que
hay un orden: primero Dios, segundo la familia, tercero el miisterio y de ahí en
adelante como te guste priorizar.

1
La semana pasada te presenté en forma general la palabra que nos
dirige este año como iglesia. Te animé a considerar cómo te afecta a vos,
dado que una palabra para la iglesia es una palabra para vos y para mí.

Esta palabra que recibimos es una orientación que se sumará a otras


especificaciones que Dios te de a vos en lo personal y a tu familia.

Como también anticipé, desde hoy y hasta el aniversario de la iglesia


estaremos predicando sobre estos desafíos utilizando otros pasajes bíblicos y
luego del aniversario estaré predicando en detalle sobre la palabra que
está en Hechos 2.42-47.

Hoy quiero hablarte del desafío más importante y que no se menciona en el


texto: dejar que Dios sea el protagonista.

Te invito a abrir tu Biblia en Isaías 55.6-9

2
1 Acercarse a Dios
Isaias nos invita a actuar en concreto.

Primero nos dice en quien enfocarnos: Dios. En los versículo 1 y 2 dice


que cuando tenemos necesidad buscamos como suplirla pero a veces
buscamos mal, en el lugar equivocado o en algo que no nos resuelve el
problema de fondo.

Ahora nos dice: deben buscar a Dios. Solo Dios tiene las respuestas. Solo
en Dios hay realización. Solo en Dios hay libertad.

Segundo, nos dice qué hacer: “buscar” y “llamar”. La idea de buscarlo no


tiene que ver con buscar algo que se perdió sino en buscar algo que
sabemos que vamos a encontrar. No es buscar como cuando decimos
“donde dejé las llaves” o “dónde dejé el teléfono” y si es como “te paso a
buscar por la esquina de tu trabajo”. Es decir, es una búsqueda cuyo
resultado se conoce de antemano, motivada por la seguridad de encontrar
lo que estamos buscando.

3
La palabra “buscar” se utilizaba en el Antiguo Testamento para establecer
una relación cercana con Dios. También la usaban los profetas para una
invitación a cambiar completamente la vida volviéndose a Dios.

También se habla de “llamarlo”, que se puede traducir como “invocarlo” o


“clamar a él”. Es decir, se refiere a una oración que surge de una
necesidad y que se dirige a quien puede y está dispuesto a resolverla.
Suele ser una comunicación “a viva voz”, es decir, a los gritos y bastante
prolongada.

Tercero, nos indica el tiempo de la acción: Mientras puede ser hallado.


La invitación a la salvación en Cristo no estuvo siempre abierta y no estará
siempre abierta. Cuando concluya la historia, concluirá la oportunidad.

Este es el tiempo de oportunidad de que Dios está disponible y


accesible. Hoy él se deja hallar. Pronto viene el tiempo en que esto se
terminará y será tarde

4
También se dice “mientras está cerca”. No es difícil encontrar a Dios. Hay
que buscarlo.

2018 es un año para que dejes de buscar sustitutos que te traigan


algún alivio o placer momentáneo para tus necesidades de vida
cotidiana. Buscá a Dios y ponelo en el centro de tu vida

2 Abandonar el pecado
El arrepentimiento tiene dos pasos: renunciar y cambiar de dirección

Primero, se debe renunciar. El impío es el que vive lejos de Dios, que se


decide a seguir pecando. Es una persona que no teme a Dios ni le respeta ni
busca agradarlo.

Su camino es su estilo de vida. Es decir, la manera en que vive una persona


que no conoce a Dios ni le toma en serio.

5
El malvado, que vive haciendo el malo, debe dejar sus pensamientos.
Es decir, dejar de meditar y planear lo que va a hacer.

En forma poética, Isaías está abarcando con estas dos frases a todos lo
que viven sin tomar a Dios en serio. Señala que deben cambiar su estilo
de vida (su camino) y su filosofía de vida (sus pensamientos).

Segundo, hay que volverse a Dios. Es decir, hay que cambiar la


dirección de nuestra vida. Ya no vivimos alejándonos de Dios sino que
vivimos volviéndonos a Dios.

2018 es el tiempo de dejar de pecar, apartarse del mal y de los malos


pensamientos.

3 Recibir a Dios
Si nos arrepentimos, lo que vamos a encontrar es a Dios, su
misericordia, su perdón.

6
La misericordia es la compasión de Dios, el amor de Dios hacia
nosotros, hacia su pueblo. No importa lo lejos que andes de Dios, las veces
que hayas andado lejos, Dios te ama. Dios nos ama y nos extiende perdón,
sanidad, misericordia

El perdón es la cancelación de nuestras deudas y la restitución de nuestra


capacidad de vivir plenamente.

Los versículos 8 y 9 añaden que Dios también nos dará sus


pensamientos para nosotros. Y que así nos bendecirá.

Cierre: Jesús en el centro


Buscar a Dios implica vivir bajo su guía y dirección. No deberíamos
buscar a Dios para obtener algo que queremos pero luego seguir viviendo
como si Dios no existiera.

Dios nos recibe como somos y como estamos pero no para dejarnos así sino
para cambiarnos y darnos una mejor calidad de vida.

Похожие интересы