Вы находитесь на странице: 1из 4

Volumen

¡El volumen no es simplemente intensidad


de sonido!
El volumen de sonido (loudness en inglés), es un término subjetivo que
describe la efectividad del oído en la percepción del sonido. Esta íntimamente
relacionado con la intensidad del sonido, pero de ninguna manera puede ser
considerado idéntico a la intensidad. La intensidad del sonido debe ser
ponderada por la sensibilidad del oído a las frecuencias particulares
contenidas en el sonido. Este es el tipo de información contenida en las curvas
isofónicas del oído humano. También se debe considerar que la respuesta del
oído al aumento de la intensidad de sonido, es una "potencia de diez" o
relación logarítmica. Esta es una de las motivaciones para el uso de la escala
de decibelio en la medición de la intensidad del sonido. Una "regla de oro"
general para el volumen es que para sonar dos veces más fuerte, la potencia
debe ser aumentada por un factor de diez. Para evaluar de manera más realista
el volumen del sonido, se deben ponderar las curvas de sensibilidad del oído,
para producir una escala de fonios del volumen. Posteriormente se puede usar
el factor de diez de la regla de oro para producir la escala de sonio del
volumen. En la medición del nivel de sonido práctica, se usan los filtros de
contornos tales como los de contornos A, B, y C, para hacer que el
instrumento de medición esté más próximo a la sensibilidad del oído humano.

"Regla de Oro" del Volumen


Una "regla de oro" ampliamente usada para el volumen de un sonido
particular, es que el sonido debe aumentarse en intensidad por un factor de
diez, para percibirlo el doble de fuerte. Una manera común de decirlo es que
se necesitan 10 violines para que suenen dos veces más fuerte que un solo
violín. Otra forma de enunciar la regla es decir que el volumen se duplica por
cada aumento de 10 fonios en el nivel de intensidad del sonido. Aunque esta
regla es ampliamente utilizada, se debe enfatizar que es una instrucción casi
general, basada en una gran cantidad de investigación de la audición humana
normal, pero no debe ser tomada como una regla fija.
¿Por qué la duplicación de la intensidad del sonido en el oído, no produce un
aumento drástico en el volumen? No podemos dar respuestas con total
confianza, pero parece que hay efectos de saturación. Las células nerviosas
tienen tasas máximas a las que se pueden activar, y parece que la duplicación
de la energía del sonido sobre la sensibilidad del oído interno, no duplica la
fuerza de la señal nerviosa al cerebro. Esto es sólo un modelo, pero parece que
se correlaciona con las observaciones generales que sugieren, que se requiere
algo así como diez veces la intensidad, para duplicar la señal en el oído
interno.

Una de las dificultades con esta "regla de oro" para el volumen, es que sólo es
aplicable a la adición del volumen de sonidos idénticos. Si un segundo sonido
está ampliamente separado en frecuencia para estar fuera de la banda
crítica de la primera, esta regla no se aplica en absoluto.

Aunque no es una regla precisa incluso para el aumento del mismo sonido,
cuando se juzga la importancia de los cambios en el nivel de sonido, la regla
junto con la diferencia apenas perceptible en la intensidad del sonido, tiene
una utilidad considerable.

Suma de Volúmenes
Cuando se produce un sonido y se añade otro, el aumento en la percepción
del volumen depende de la relación de su frecuencia respecto al primer
sonido. La comprensión de este concepto se puede obtener a partir de la teoría
del lugar en la percepción del tono. Si el segundo sonido está ampliamente
separado en tono del primero, entonces ellos no compiten por las mismas
terminaciones nerviosas de la membrana basilar del oído interno. La adición
de un segundo sonido de igual volumen, lleva a un sonido total dos veces de
fuerte. Pero si los dos sonidos están próximos en frecuencia, dentro de
una banda crítica, entonces, el efecto de saturación en el órgano de Corti es tal
que el volumen combinado percibido es solo ligeramente superior al de
cualquiera de los sonidos en solitario. Esta es la condición que nos lleva a la
comúnmente utilizada regla de oro para la suma de volúmenes.

Banda Crítica
Cuando dos sonidos de igual volumen que sonando separadamente están muy
próximos en el tono, su volumen combinado cuando suenan juntos, será
solamente, ligeramente más alto que uno de ellos en solitario. Se dice que
están en la misma banda crítica, donde están compitiendo por las mismas
terminaciones nerviosas de la membrana basilar del oído interno. De acuerdo
con la teoría del lugar para la percepción del tono, los sonidos de una
determinada frecuencia, excitarán las células nerviosas del órgano de Corti, de
solamente unas localizaciones específicas. Los receptores disponibles
muestran efectos de saturación que lleva a la regla práctica general del
volumen, limitando el aumento de la respuesta neuronal.

Si dos sonidos están ampliamente separados en tono, el volumen percibido de


los tonos combinados será considerablemente mayor porque no se superponen
en la membrana basilar y no compiten por las mismas células ciliadas. El
fenómeno de la banda crítica se ha investigado considerablemente.
Backus informa que esta banda crítica tiene alrededor de 90 Hz de ancho para
los sonidos por debajo de 200 Hz, y aumenta a unos 900 Hz para frecuencias
alrededor de 5000 Hercios. Se sugiere que esto corresponde a una longitud
aproximadamente constante en la membrana basilar, de alrededor de 1,2 mm e
involucra a unas 1300 células ciliadas. Si los tonos están muy separados en
frecuencia (no dentro de una banda crítica), el sonido combinado puede ser
percibido como dos veces tan alto que el de uno solo.

Medición de la Banda Crítica


En las bajas frecuencias, la banda crítica tiene unos 90 Hz de ancho. Para
frecuencias más altas, está entre 1 tono completo y 1/3 de octava de ancho.

Ancho de
Frecuencia
banda
central
crítico
(Hz)
(Hz)
100 90
200 90
500 110
1000 150
2000 280
5000 700
10000 1200
Rossing 2ª Ed. p74

Похожие интересы