Вы находитесь на странице: 1из 4

La auténtica historia de Misión RAMA - 22 AÑOS DE CONTACTOS EXTRATERRESTRES

En 1974, miembros del Instituto Peruano de Relaciones Interplanetarias, aseguraron haber


entrado en contacto con seres extraterrestres. Estos les encomendaron la puesta en marcha de
la Misión RAMA, que muy pronto alcanzó notoriedad mundial.

¿Qué ha sido de la Misión RAMA? ¿Hubo contactos con los extratrresres? ¿Continúan hoy?¿Son
auténticas las experiencias narradas desde entonces por el líder del grupo, Sixto Paz?

Por Bruno Cardeñosa

Justo hace diez años, en agosto de 1986 paseaba perdido por las calles de Guadarrama (Madrid),
en donde disfrutaba en compañía de mi familia de las vacaciones veraniegas. Era tan sólo un
joven adolescente, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Frente a mí, el escaparete de una
librería me mostraba, tentadora, la oferta de un libro: "OVNIS: S.O.S. a la Humanidad", de J.J.
Benítez. Los dos días que empleé en su lectura cambiaron mi vida diametralmente. En aquella
obra, el popular periodista narraba sus experiencias con los miembros del IPRI (Instituto
Peruano de Relaciones Interplanetarias) en Lima, Perú. Según aseguraban los integrantes de
este grupo peruano, estaban en contacto con seres de otros mundos que les alertaban del
erróneo rumbo de la humanidad. Pero es más: el líder del grupo, Sixto Paz, un joven estudiante
de Historia nacido en 1955 aseguraba haber visto a estos seres, entrado en sus naves y visitado
su lugar de origen, Ganímedes, una de las lunas de Júpiter. Desde la lectura del citado libro, toda
mi vida ha girado en torno a la investigación del fenómeno OVNI. Y entre mis muchos retos
siempre estuvo el averiguar qué había detrás de estos presuntos contactos...

1974: comienza la aventura

Enrique Valls, corresponsal de la Agencia EFE en la capital peruana ni siquiera se imaginaba, al


escribir aquel pequeño "despacho", la repercusión de la información que a finales de agosto de
1974 difundió a medio mundo: "Cinco miembros del Instituto Peruano de Relaciones
Interplanetarias han establecido contacto con un ovni procedente de Ganímedes, el mayor de
los satélites naturales de Júpiter. El grupo indicado viene estando en contacto con los
extraterrestres desde hace ocho meses, reveló a Efe el presidente de dicha Institución, Carlos
Paz García". Según las primeras informaciones que nos llegaban del mítico país inca, los
miembros del IPRI pretendían divulgar la llamada "Operación RAMA", una misión que
aseguraban se había iniciado 100 años atrás y que tenía como fin hacer comprender a la
humanidad que nuestro mundo se halla al borde del abismo y de su propia autodestrucción.
Sólo un cambio de actitud cambiaría el nefasto rumbo del planeta azul.

Pocos días despues de la difusión de la nota, Juanjo Benítez, entonces reportero del diario
bilbaíno "La Gaceta del Norte", aterrizaba en Lima y durante dos semanas interrogó a los
miembros del IPRI. A su regreso escribió una serie de crónicas en el desaparecido diario que
elevaron la tirada en más de 20.000 ejemplares. En aquellos 12 reportajes iniciales, el audaz
reportero narraba una a una las fascinantes experiencias de los contactados peruanos y el
avistamiento de dos ovnis que tuvo ocasión de presenciar en los arenales de Chilca el 7 de
septiembre de 1974, fecha señalada previamente por los extraterrestres a los contactados
peruanos.

En los últimos años, las visitas a España del líder de RAMA, Sixto Paz, han sido frecuentes. En
media docena de ocasiones he podido charlar con él. Siempre me ha parecido un hombre culto,
inteligente, con buen sentido del humor. Pero tambien calculador y distante. Recuerdo como
fue mi primer encuentro y entrevista con él el 5 de marzo de 1991. Frío, muy frío. Respondía a
mis preguntas con serenidad, casi con parsimonia. Como si le aburriera contar tantas y tantas
veces -y era lógico- la historia de su contacto, dejando entrever que lo importante no era él, ni la
experiencia, sino el mensaje de los "extraterrestres", cargado de armonía y paz. Aún asÆ, a
petición mía y de los otros asistentes a aquella entrevista, volvió a narrarnos su "aventura"
desde el comienzo:

"En el ñûo 73 me uní a una serie de personas que practicaban la meditación. A raíz de una serie
de noticias referentes al proyecto OZMA, antesala del SETI, nos planteamos la posibilidad de
utilizar nuestro cerebro como antena receptora natural. Así pues, el 22 de enero de 1974 , mi
madre, mi hermano y yo, cogimos papel y lápiz, nos relajamos e iniciamos la concentación. A los
15 minutos vino a mí un deseo irrefrenable de escribir y el lápiz empezó a hacer garabatos, pero
luego salieron una serie de palabras: "Sala de hogar buena para comunicación. Me llamo Oxalc,
soy de Morlen, luna de Júpiter. Ustedes le llaman Ganímedes, podemos tener contacto. Pronto
nos verán". Al día siguiente mi hermano trajo a veinte personas, compañeros y amigos. Yo
enseguida me dije que todo había sido un rollo mental mio, y no quería engañarme a mí ni a los
demás. Pero cual sería mi sorpresa cuando en el nuevo mesaje de aquel día, el extraterrestre
nos citaba el 7 de febrero a las 9 de la noche a 60 km. al sur de Lima, en el desierto".

Las dos semanas que faltaban para la fecha del encuentro fueron tensas y los nervios atenazaron
a la familia Paz y a los otros miembros del IPRI. Tanto que llegaron al lugar elegido por Oxalc, el
presunto "guía" extraterrestre con el que estaban contactando, con 24 horas de antelación.
Cuando llegó la hora de la cita, un objeto en forma de disco apareció por el horizonte y se situó a
80 metros de los allí congregados. Sintieron pánico y terror, "cada uno mirábamos al lugar hacia
donde podíamos salir corriendo", nos comentó Sixto.

Expansión de los grupos RAMA

A raíz de la publicación de los reportajes en "La Gaceta del Norte", cientos de cartas de todo el
país llegaban semanalmente al diario. Pocas semanas despues de la llegada a España de Benítez,
se formó el primer grupo en Bilbao. Y aunque el periodista siguió de cerca la evolución de este y
otros grupos, nunca se involucró en ellos. Siempre prefirió mantenerse al margen fiel a su
vocación como investigador y divulgador . Aún así, el periódico decidió enviarle por segunda vez
a Perú en Enero de 1975. En esta ocasión viajó en compañía del reportero gráfico Fernando
Múgica, hoy en El Mundo. Ambos asistieron a una escisión en el seno de Misión RAMA. Por un
lado, Sixto Paz lideraba una corriente más espiritual e interesada en el mensaje de amor y paz
que les transmitían los "guías" extraterrestres y por otro lado, su hermano Carlos Paz lideraba
otra corriente más preocupada por el aspecto científico de los contactos. La brecha abierta entre
los hermanos sigue abierta hoy día, transcurridos más de 20 aûos y ha sido y es, uno de los
principales males de Misión RAMA. Sin embargo, ni Benítez ni Múgica detectaron
enfrentamientos personales entre ambas facciones. Es más, asistieron a una nueva observación
de ovnis en una playa del norte de la ciudad de Lima.

A finales de 1975, la editorial Plaza & Janés publicó la obra de Benítez "OVNIs: S.O.S: a la
humanidad" que recogía -básicamente- los reportajes publicados en su diario un año antes. De
esta forma la Misión RAMA alcanzaba fama mundial. En pocos meses, aparecieron grupos de
contacto en toda España. La mayoría de ellos mantenían intercambio de experiencias entre sí y
con el grupo madre de Perú. Cuatro años despues, el número de grupos en España era de 600. A
finales de los ochenta RAMA tenía seguidores en 33 paises diferentes y Sixto Paz era ya uno de
los líderes espirituales más importantes y seguidos del siglo.

Viaje a Ganímedes

Pero volvamos atrás. A raíz de aquellos primeros contactos visuales con OVNIs y sus tripulantes -
descritos por ellos mismo como "de gran estatura, esbeltos, rubios de pelo largo y expresión
armoniosa"- Sixto Paz y el resto de integrantes de la misión RAMA vivieron experiencias cada
vez más alucinantes. La que cambio el destino de por vida de Sixto Paz ocurrió en julio de 1974,
durante el transcurso de otro avistamiento "previa cita".

"Venía caminando por Chilca en compañía de otras veinte personas -me relata Sixto Paz con su
peculiar estilo- y de repente me encuentro sólo, dos kilómetros por delante de los demás.
Cuando superé una colina ví media luna dorada, brillante, en el suelo. Era un "xendra", una
especie de puerta en el tiempo y el espacio. Tenía unos 5 metros de diámetro y yo me sentía
atraído por aquello, y ví en su interior a un ser alto, de pelo largo, rasgos mongoloides...que me
indicaba que me acercara". Sixto siguió caminando con pánico, pero firmeza. Al atravesar la luz
sintió una agradable sensación: "Aquel ser me dijo que íbamos a viajar a Ganímedes. Dimos
unos pocos pasos y salimos a un lugar muy distinto a Chilca. Al fondo había unas grandes
cúpulas que según me dijo Oxalc eran la ciudad de Cristal o Matriz. Me dijo que ellos no eran
originalmente de Morlen, sino que venían de Orión y que habían establecido hace 20.000 años
colonias allí".

Según narró Sixto, los habitantes de Ganímedes viven gracias al aprovechamiento que han
realizado de la intensa actividad volcánica, lo que les ha llevado, incluso, a edificar bajo tierra
muchas de sus construcciones. Allí la vida se efectua de forma normal, supliendo la inexistencia
de agua estacanda gracias al aprovechamiento de la humedad que provoca una casi constante
lluvia sutil de pequeños copos de nieve.

Las experiencias continuaron, pero como ya he señalado, en el grupo comenzaron las primeras
desaveniencias. El grupo de Perú comenzó poco a poco a desintegrarse. Quedó Sixto, y poco
más. Su hermano Carlos abandonó el país por motivos personales que no vienen al caso y se
afincó en Brasil, donde formó un primer grupo RAMA y contribuyó a la difusión de los mensajes
extraterrestres en el país carioca. Curiosamente, mientras el grupo de Lima entraba en un
letargo -a pesar de que las comunicaciones existían, aunque de dudosa valided- que iba a durar
diez años, en el resto del mundo, y especialmente en los paises de habla hispana, los grupos
RAMA crecían como la espuma. España, por supuesto, no era ninguna excepción. Quizá uno de
los personajes que más contribuyó al nacimiento de grupos de contacto fue José Luis Barturen,
un bilbaíno empleado de banca que desde su adolescencia estaba buscando un sentido a la
existencia humana. Sin embargo, ninguno de los "caminos" que había recorrido le convencían,
así que cuando leyó las primeras noticias llegadas desde Perú, no lo dudó un instante. Desde el
primer instante intuyó que allí se encontraba la Verdad que tanto ansiaba. José Luis Barturen,
una de las mejores personas que he conocido, me ha relatado en decenas de ocasiones aquellos
primeros pasos.

Había acudido a la redacción de La Gaceta del Norte antes del viaje de J.J. Benítez. A su regreso,
él y otro grupo de personas escucharon por boca del periodista las "aventuras" de Sixto Paz.
Aquello les apasionó y decidieron iniciar sus propios contactos. En un principio sólo sumaron
fracasos, pero poco a poco los ovnis empezaron a hacer acto de presencia en los montes
vizcainos de Gorbea y Umbe, precisamente los elegidos por los "guías extraterrestres" para
manifestarse en aquellos primeros encuentros previa cita. En algunas ocasiones, incluso, los
ovnis se dejaron fotografiar. El grupo creció, y las reuniones en casa de José Luis Barturen se
convirtieron en un hervidero de experiencias. Profesionales preparados y de toda condición
estaban en contacto telepáticos con aquellos misteriosos seres.Entre los miembros de aquel
primer grupo RAMA en Espaûa estaban un importante ingeniero, Alberto Torregrosa, que llegó a
tomar varias fotos ovni y Gloria, una mujer dotada con una capacidades fuera de lo común y que
tenía la facilidad de desplazarse mentálmente a otros tiempos. Algunas de estos "viajes"
inspiraron a J.J. Benítez parte de algunos de sus libros como "El Enviado" o "La rebelión de
Lucifer".Una de las anécdotas que más me impactó de cuantas me ha narrado José Luis fue la
que ocurrió a finales de 1975: Una de las personas que frecuentaba aquellas reuniones soñó que
la Lotería de Navidad iba a recalar en el número 20.004. "Bartu" por aquel entonces precisaba
de una insulfa económica para poder desahogar su situación, y no dudó en pedir ayuda a los
"guías". Localizaron el número en cuestión y lo repartieron a doquier...

Efectivamente, el gordo de la Lotería de Navidad cayó en manos de Barturen. Y aunque no fue el


20.004 el número agraciado, lo cierto es uno de los números que habían repartido en su lugar de
trabajo en la oficina central del Banco de Bilbao, resultó premiado y gracias a ello, José Luis no
sólo pudo viajar a Perú, sino al resto de capitales españolas en las que se estaban formando
grupos RAMA con los cuales estaba en contacto.

Los otros grupos españoles